Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Reacción internacional ante la agresión Alemana e Italiana 1940

No description
by

Elián Cruz

on 30 June 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Reacción internacional ante la agresión Alemana e Italiana 1940

add logo here
Reacción internacional ante la agresión Alemana e Italiana (1940)
Medidas internacionales para la protección Alemana
En septiembre de 1940, ya iniciadas las hostilidades, Alemania, Italia y Japón firmaron el “Pacto Tripartito”, con ello Japón se sumaba al Eje Roma-Berlín. El acuerdo obligaba a las potencias signatarias a ayudarse mutuamente en caso de guerra. Sin embargo, Japón quedó liberado del compromiso de atacar a la Unión Soviética. El gobierno nipón deseaba tener las manos libres para actuar contra de los Estados Unidos.

La Sociedad de Naciones, teórica garante del orden pacífico internacional, al carecer de medios militares disuasorios, nada pudo hacer para atajar la escalada de alianzas que condujo a la guerra.
La agresión Alemana en Europa
Ambiciones imperiales de Italia
Entre julio y principios de diciembre de 1941, las tropas alemanas conquistaron los estados bálticos (Estonia, Letonia y Lituania), Bielorrusia, la mayor parte de Ucrania, y grandes extensiones de territorio ruso. A principios de diciembre de 1941, los alemanes impusieron el estado de sitio en Leningrado en el norte, llegaron a las afueras de Moscú en el centro, y conquistaron Rostov, la entrada al Cáucaso, en el sur.
En los años 1930, Mussolini y Hitler empezaron a preparar a sus países para una guerra que pensaban se desataría hacia 1942 o 1943. A ambos les sorprendió que Francia y el Reino Unido le declarasen la guerra a Alemania en 1939 a raíz de la invasión por esta de Polonia. Por estas fechas, los aviones y blindados italianos eran muy inferiores a los aliados y el país solo tenía reservas de petróleo para unos meses. Dada la falta de preparación de Italia para la guerra, Mussolini optó inicialmente por mantenerse neutral en el conflicto. Fue solo a finales de junio de 1940, cuando Francia estaba invadida y prácticamente vencida por los alemanes, que Mussolini entró en la guerra al lado de Alemania. Su ejército atacó sin éxito el sur de Francia, si bien su intervención le permitió ocupar una parte del país tras el armisticio. Simultáneamente, las fuerzas armadas italianas iniciaron una larga lucha contra los británicos en el Mediterráneo y el continente africano.
Conclusión
Expansión de Alemania durante la guerra

Durante los tres primeros años de la Segunda Guerra Mundial, desde septiembre de 1939 a noviembre de 1942, una serie de victorias militares permitieron la dominación alemana del continente europeo.

Entre abril y junio de 1940, Alemania conquistó Dinamarca y Noruega. Los alemanes permitieron que el gobierno danés se quedara y gobernara.

En marzo de 1941, en un esfuerzo por ayudar a Italia, su aliado del Eje, la Alemania nazi invadió Yugoslavia y Grecia. Yugoslavia se desintegró al cabo de dos semanas. Con sus aliados italianos, los alemanes dividieron Eslovenia y anexaron la parte nordeste del país

Elián Cruz
"Cuando se inicia y desencadena una guerra lo que importa no es tener la razón, sino conseguir la victoria".
Adolf hitler
Evidentemente la agresión alemana e italiana fue un factor muy importante para dar inicio a las tensiones internacionales que más tarde conllevarían a la Segunda Guerra Mundial en donde la presencia de los países aliados sirvieron para frenar el creciente poder militar e imperialista de las dos naciones (Alemania-Italia), sin duda el constante crecimiento de estas ponía en alerta a los demás países debido a que una vez que hayan ganado suficiente fuerza lograrían convertirse en potencias lo que representaba una amenaza de carácter global.
Hitler inició su propia campaña expansionista con la Anschluss (en alemán, ‘anexión’ o ‘unión’) de Austria en marzo de 1938, para lograr la cual no hubo de hacer frente a ningún impedimento: Italia lo apoyó, y los británicos y franceses, intimidados por el rearme de Alemania, aceptaron que Hitler alegara que la situación de Austria concernía a la política interior alemana. Estados Unidos había limitado drásticamente su capacidad para actuar contra este tipo de agresiones después de haber aprobado una ley de neutralidad que prohibía el envío de ayuda material a cualquiera de las partes implicadas en un conflicto internacional
Durante la década de 1920, el primer ministro italiano Benito Mussolini habló con creciente insistencia sobre la necesidad de una expansión imperial, argumentando que Italia necesitaba darle una solución urgente a su "exceso de población" y que eso, a la larga, terminaría por beneficiar a otros países, incluso los ocupados.2
En 1935, Italia inició la Segunda Guerra Italo-Etíope, "una campaña colonial como las del siglo XIX, librada fuera de tiempo". La campaña contempló la posibilidad de organizar incluso un ejército etíope nativo "para ayudar a conquistar" el Sudán anglo-egipcio.

En octubre de 1938, a raíz del Acuerdo de Munich, Italia exigió concesiones de Francia. Estas contemplaban un puerto libre en Djibouti, el control del ferrocarril Addis Abeba-Yibuti, la participación italiana en el manejo de la Suez Canal Company, alguna forma de condominio franco-italiana sobre el Túnez francés, y la preservación de la cultura italiana en Córcega, sin contactos ni vínculos con su contraparte francesa.

La participación de Italia para la Segunda Guerra Mundial
La participación de Italia en la Segunda Guerra Mundial tuvo dos fases bien diferenciadas. Primero, a partir de junio de 1940, bajo el mando del dictador Benito Mussolini, luchó al lado de la Alemania nazi de Adolf Hitler contra Francia, el Reino Unido y sus aliados. En la segunda fase, a partir del derrocamiento de Mussolini en el verano de 1943, el rey Víctor Emmanuel III y su nuevo gobierno firmaron un armisticio y se alinearon con los aliados, mientras los alemanes se hacían con el control de gran parte del país, donde crearon una república títere presidida por Mussolini. Así, de 1943 a 1945 hubo tropas italianas en ambos bandos del conflicto, y a veces lucharon unas contra otras en lo que vino a ser una guerra civil dentro de la guerra mundial
Relaciones Exteriores de Italia

Italia ocupa un lugar destacado en el engranaje de relaciones internacionales. Su papel a lo largo de la historia, bien desde el imperio romano -donde polarizó las relaciones políticas y sociales de Europa y el norte de África-, bien en la edad Media donde a través de los sucesivos papados gestionaba los intereses políticos y la diplomacia, o bien a lo largo del siglo XIX donde la decisión de Mussolini y el juego de pactos acabó abocando a Italia a una guerra de donde salió bastante mal parada.

Dentro de la diplomacia europea Italia ha tendido lazos y alianzas siempre orientadas hacia la cohesión europea, siendo uno de los países que más ha apostado por la Unión Europea.
Full transcript