Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Copy of DANIEL BADIALI : UN SANTO EN LAS ALTURAS

No description
by

Edgar Palma Huerta

on 3 October 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Copy of DANIEL BADIALI : UN SANTO EN LAS ALTURAS

DANIEL BADIALI: UN SANTO EN LAS ALTURAS
Presidente de la República:
Alberto Fujimori Fujimori
Ministro del Interior:
Juan Briones Dávila.
Director Nacional de la Policía:
Antonio Ketín Vidal
Prefecto Regional de Ancash:
Fredy Moreno Neglia
Poder Judicial:
Sala Mixta Vacacional:
Nancy Alvis Mestanza,
Castañeda Díaz y Orellana.
Juez de Huari: Ivo Melgarejo
Fiscal de Huari:
Gladys Diestra Pascual
Pepe Melgarejo
Fiscal Superior: Marco De la Cruz Espejo.
Abogado defensor: Héctor Flores Leiva
Abogado defensor del padre Daniel Badiali:
Abraham Vilchez Castro
Jefe de la IV Región Policial Huaraz:
General PNP Ricardo Alfaro Febres.

AUTORIDADES Y PERSONAJES QUE VIERON EL CASO DANIEL BADIALI



Los magistrados Nancy Alvis Mestanza, Julio Díaz Castañeda y Pajuelo Orellana, integrantes de la Sala Especial de la Corte Superior de Justicia de Ancash dieron el histórico fallo y la sentencia contra el asesino del padre Daniel Badiali.

Falla: A) Condenando a Marco Arana Montesinos, por los delitos contra la libertad-violación de la libertad personal (secuestro con consecuente muerte), contra el patrimonio-tentativa de extorsión contra la vida, el cuerpo y la salud-asesinato, contra la seguridad pública-peligro común, tenencia ilegal de armas de fuego, cometidos en agravio de Daniel Badiali Massironi y el Estado; en consecuencia le impusieron la pena privativa de la libertad de Cadena Perpetua, la misma que se computa desde el día diez y ocho de abril de mil novecientos noventa y siete, y que la sufrirá en el centro reclusión que lo dispongan las autoridades competentes.


EL FALLO Y LA SENTENCIA

El expediente N° 573-Huari, contiene los detalles y alcances sobre el proceso judicial sobre la muerte del padre Daniel Badiali Massironi.
Entre los hechos y medios probatorios se mencionan que se encuentra suficientemente acreditado que el acusado Marco Arana Montesinos tenía en su poder un arma de fuego, consistente en una pistola marca Browning, calibre siete punto sesenta y cinco milímetros, en buen estado de conservación desde mucho antes de producirse los hechos materia de juzgamiento, arma cuyo origen no se puede establecer con certeza, por cuanto sólo se cuenta con la versión del acusado en el sentido que lo requisó a un ciudadano en la ciudad de Huancayo, en circunstancias que patrullaba durante su servicio militar obligatorio en el año 1989. Esa pistola la cambió por otra de la misma marca pero calibre nueve milímetros de propiedad del entonces suboficial de la Policía Nacional del Perú, Pedro Rojas Sapaico.

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

Viernes 18 de abril de 1997, el diario titula a toda página: Lo botaron de la congregación en Octubre del ´96: ASESINO DEL PADRE DANIEL BADIALI ES SU PROPIO CHOFER. Sacerdote fue victimado de un balazo en la cabeza. General dirigió personalmente las investigaciones. Cartas y anónimos son de su propio puño y letra. Marco Antonio Arana Montesinos es el presunto homicida.

Exactamente, a un mes del crimen del padre Daniel Badiali, la Policía Nacional, luego de enfrentar las presiones de uno y otro lado, dio con el presunto autor del crimen del religioso italiano. El detalle de la versión policial dada a conocer en conferencia de prensa ante la presencia de los diferentes medios de comunicación de Huaraz y de Lima fue como sigue:

“El día domingo 16 de marzo a horas 22:30 aproximadamente, el padre Daniel Badiali Massironi de nacionalidad italiana, párroco de la iglesia de San Luis fue asesinado en la forma y circunstancias siguientes:

“El padre Daniel retornaba de la localidad de Yauya a horas 22:30, después de haber realizado una misa en dicho lugar conforme lo hacía todos los domingos y, en circunstancias en que recorría, al llegar al lugar denominado Acorma, a ocho kilómetros antes de San Luis, el vehículo en la cual viajaban, marca Toyota color rojo de placa PGJ 334, de la propiedad de la Operación Mato Grosso, radicado en San Luis, el reverendo padre venía en dicho vehículo acompañado del chofer Juan Maquín Rucano, cuatro ocupantes más.


INVESTIGACIÓN POLICIAL

Durante el proceso de investigación sobre la muerte del padre Daniel Badiali Massironi (35), la policía trabajó en base a cuatro hipótesis acerca de las probables causas y motivos del crimen del religioso.

La primera de ellas, la presencia de los remanentes de Sendero Luminoso. Los indicios que alimentaron esta posibilidad fueron la serie de misivas y anónimos enviados por el asesino del italiano quien usó la modalidad de la extorsión usando las siglas PCP-SL, los cuales aluden al Partido Comunista del Perú y su facción Sendero Luminoso.

Esta hipótesis fue reforzada por la versión inicial del Monseñor Dante Frasnelli, responsable de la Prelatura de Huari, quien, mediante una misiva se inclinaba por esta versión. Muchas organizaciones y agencias de noticias siguen manteniendo esta hipótesis pese al tiempo trascurrido.
Los medios de prensa así como el grupo de investigación policial tomaron esta versión y la divulgaron sin tener en cuenta la existencia de otras tres hipótesis más.


La segunda hipótesis se refirió a la presencia de delincuentes comunes. Se conoce sobre la existencia de pedidos de dinero mediante la modalidad de tentativa de extorsión.

La congregación religiosa, dado a su carisma y espiritualidad que cultivan entre sus miembros no prestó atención a esta modalidad e incluso, el propio padre Daniel Badiali, al recibir en forma consecutiva dos cartas extorsivas, la primera en el mes de diciembre de 1996 y la última del mes de febrero del 97, un mes antes de su muerte, pero no le prestó el mayor interés y terminó a manos de su verdugo, su propio ex chofer, Marco Arana Montesinos quien pedía 60 mil dólares a cambio de su vida.


La tercera hipótesis, el que causó revuelo en los círculos de prensa así como generó el escándalo inicial en muchos miembros de la iglesia, por el celo en sus obras de caridad y amor al prójimo, fue el del supuesto triángulo amoroso.
La base de esta especulación fueron las misivas y cartas que intercambiaban la arquitecta Rosa María Picozzi y el sacerote asesinado Daniel Badiali, dado al amor especial que profesaba el religioso salesiano a sus amigos y feligreses que, visto a los ojos de las demás personas, sólo sirvieron para tejer versiones que no se ajustan a la verdad ni tampoco respetan la dimensión espiritual acerca del gran misterio del Amor que profesaba el sacerdote considerado como un hijo para el fundador de la Operación Mato Grosso (OMG).

La cuarta hipótesis, que finalmente quedó confirmado por la policía fue la participación del ex chofer del padre Daniel Badiali, Marco Arana Montesinos y sus cómplices que fueron absueltos debido a la falta de pruebas pero, finalmente,
condenados a tres años de pena privativa de libertad con suspensión, entre ellos el hermano del asesino así como un policía que se encontraba no habido Fidel Pretel Dámazo cuya orden de requisitoria e internamiento nunca se supo.



CUATRO HIPÓTESIS:

Pedro Maguiña, Director del diario «Ya» cubrió, junto a sus reporteros y redactores, los acontecimientos tras la sonada muerte del padre Daniel Badiali ocurrido el 17 de Marzo de 1997.

De la minuciosa revisión de los archivos podemos precisar que la primera noticia sobre la muerte del sacerdote italiano se registró el día Jueves 20 de Marzo de 1997 bajo el siguiente encabezado: Presuntos terroristas lo secuestraron y victimaron. Y, en grandes caracteres dice: MATAN A CURA EN SAN LUIS. En la página dos, en la parte inferior izquierda se detalla la noticia y a un costado aparece otra nota en donde se destaca: Población ancashina repudia atentado contra religioso italiano. Hasta aquí los reporteros cumplíamos con estar al tanto de las informaciones procedentes de la entonces Cuarta Región Policial además de nuestras propias fuentes y versiones procedentes desde San Luis.

Los siguientes días nos abocamos a buscar todo tipo de información sobre la muerte del padre Daniel Badiali. En la edición del sábado 22 de Marzo de 1997 aparece en la página cinco las reacciones en torno al hecho: Parlamento italiano presiona al gobierno para esclarecer muerte de sacerdote. En esta nota se alude a la posición adoptada por el partido italiano Refundación Comunista, cuyo portavoz, Ramón Montovani, invita al ministro de relaciones exteriores de dicho país, Lamberto Dini, a que no se conforme con la versión oficial dada por las autoridades peruanas en torno al crimen del padre Daniel y le conmina a presionar en los niveles respectivos para el pleno esclarecimiento de este demencial atentado. En esta nota también se da cuenta sobre el plagio, la modalidad empleada por lo delincuentes así como la solicitud de una suma ascendente a los cincuenta mil dólares a cambio de la vida del párroco de San Luis.


LA INVESTIGACIÓN PERIODÍSTICA

QUÉDATE VOY YO

Tienen hambre tienen sed,
ven Daniel a trabajar.
No es tan duro fatigar
Tu tocar es descansar.
Yo no te conocía
Andar tu me pedías
Ma cual será la vía
Quédate, voy yo
Quieren dinero y pasta,
Quédate, voy yo
No temas por mi vida
Quédate, voy yo
No es mi hora esta
Por los chicos escalar,
con Daniel Jesús buscar
La aventura de la fe
Cumbres blancas subiré


LAS CANCIONES DE DANIEL BADIALI

Muy pocos nos preguntamos si en el mundo actual existen personas a quienes podemos calificar de santos y, sobre qué parámetros es posible su denominación de santidad.
Con el acontecimiento ocurrido el pasado 17 de marzo, la población y, sobre todo, el padre Ugo De Censi en la romería por el primer año de la muerte del padre Daniel, declarado “Mártir de la Caridad”, fue enfático al calificar como un Santo al sacerdote italiano, venido de los lejanos Monte Pirineos y victimado en los Andes peruanos.

El recogimiento y la reflexión que acompaña a la Semana Santa nos hacen pensar en la obra de este gran misionero e indagar sobre sus razones y la entrega de su obra a favor de los más humildes a quienes ayudaba con su canto y oración.

Hoy, trascurrido más de una año de su sentida desaparición y trayendo a colación las palabras textuales del fundador de la Operación Mato Grosso podemos atrevernos a decir que, efectivamente, tuvimos un santo entre nosotros y no nos dimos cuenta de ello.
Nuestra ceguera del pecado original, nos impidió percibir acaso, esta gran obra. No es mentira si decimos que luego de la muerte del padre se registró el más grande y desastroso alud la que hubiese acabado con medio Chacas.

Lo que ahí aconteció puede ser visto sólo a la luz de la fe, pues, si bien hubo daños materiales, la gente se salvó milagrosamente y Chacas es ahora uno de los centros de desarrollo que impulsa a las demás provincias de la zona de Conchucos.


PADRE DANIEL…¿ UN SANTO EN LA TIERRA?

El 25 de noviembre, se produce una emboscada al Obispo y al P. Alessandro Dordi (párroco de Santa, de nacionalidad italiana) por 4 terroristas cerca de Tambo Real, cuando regresaban de las Confirmaciones de Vinzos y Rinconada.

En 1991, cuando las amenazas a la Iglesia se volvían más intensos los agentes pastorales (sacerdotes, religiosas y laicos), se reafirman públicamente en continuar con su labor pastoral. El 27 de julio a las 9 de la noche cuando el P. Miguel Company volvía, después de la Misa, a su Casa Parroquial, dos jóvenes y armados con revólveres le sorprendieron, uno le disparó, a corta distancia, con una bala calibre 38, a la nuca. La trayectoria de la bala fue de abajo hacia arriba y se alojó en la mandíbula. No murió. Fue trasladado de emergencia al día siguiente a Lima y posteriormente a España, su país de origen.

El hecho más grave ocurrió el 9 de agosto de 1991, cuando, después de la Misa, los sacerdotes franciscanos Zbigniew Strazalkowski (32) y Michel Tomasek (34) fueron sacados por una columna de SL de la casa Parroquial de Pariacoto.

EN LA COSTA

La Prelatura de Huari, dirigida por Mons. Dante Frasnelli, y luego por Mons. Ivo Baldi, fue afectada intermitentemente por SL desde 1988; entre los años de 1990 y 1992 las incursiones de los grupos subversivos se hicieron cada vez más constantes en las localidades de Tomanga, Pomallucay, San Luis y Chacas, donde misioneros laicos de origen italiano atendían a la población a través de programas de salud y de desarrollo productivo. Las incursiones senderistas tenían como objetivo asaltar las obras de los misioneros, llevarse los
bienes y amenazarlos de muerte si denunciaban los hechos a la policía. Los misioneros italianos atendían a las familias y sobre todo a los niños, a través de programas escolares y de asistencia alimentaria, así como en la capacitación y formación laboral a los pobladores de la zona. En los momentos más difíciles los voluntarios creían que el trabajo misionero no debería cesar, y la presencia de SL les generó un dilema: dejar el lugar abandonando a la población o quedarse, acompañar y seguir pagando un precio por permanecer en el lugar.

Muchos misioneros religiosos de la zona tuvieron que dejar el lugar para que las amenazas de muerte no se cumplieran; sin embargo, un grupo importante decidió quedarse. En julio de 1989 la prelatura realizó una procesión presidida por Mons. Frasnelli, y que tuvo como lema: “Bienaventurados los que trabajan por la Paz porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Comunicado, CENDOC).

EN CONCHUCOS

En julio de 1989, los terroristas dinamitan la torre de la catedral en Huari, y en noviembre atentan contra la casa parroquial de Chavín. En enero de 1990, el P. Franz Windischoffer, párroco de Huantar en Huari, es atacado, torturado y su casa incendiada.

Sendero Luminoso intentó asesinar a un sacerdote de la diócesis de Chimbote, el P. Miguel Company, pero falló, hiriéndolo gravemente. El 9 de agosto de 1991, un grupo de senderistas asesinó a dos sacerdotes franciscanos polacos, Michel Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski, en Pariacoto, Ancash. El 25 de del mismo mes, el P. Alessandro Dordi, misionero italiano, fue asesinado en Santa.

El 1 de octubre de 1999 (¿?), el joven italiano Giulio Rocca, quien trabajaba como voluntario en la Prelatura de Huari, fue asesinado en Jangas, cerca de Huaraz.

Giullio Rocca en Jangas (1992), sacerdote asesinado por una columna de Sendero Luminoso en el distrito de Jangas y, finalmente, el padre Daniel Badiali asesinado por Marco Aran Montesinos el domingo 16 de marzo en el paraje denominado Acorma, provincia de Carlos Fermín Fitzcarrald.


INICIOS DE LOS ATAQUES Y AMENAZAS

Entre 1991 y 1997 cinco sacerdotes murieron a manos de sus asesinos. La mayoría eran de nacionalidad extranjera, entre ellos italianos y polacos así como un español herido.

Muchos sufrieron secuestros y torturas así como graves lesiones a consecuencia de los disparos de parte de elementos subversivos.

El crimen del padre Daniel Badiali es diferente a los demás pero encierra un profundo significado como siervo de Dios al haber ofrecido dar su vida a cambio de otra persona.


LOS SACERDOTES ASESINADOS EN ANCASH

Con su guitarra intentó ganar el mundo para Dios.
Sus canciones como las flores del campo, daban fiel testimonio del amor de Dios.
Desde que llegó a las alturas de Chacas supo que su llamado era cerca de la Cruz de Jesucristo.

Amó como nadie los blancos nevados así como a la gente, sin pan ni dinero.
Un discípulo entregado de estos tiempos junto al patriarca de los andes, Ugo De Censi. Animaban las penas y alegrías de los más pobres y desposeídos de Conchucos, él con la guitarra y padre Ugo con el acordeón.

Las bienaventuranzas cobraban vida con sus hijos benditos de Mato Grosso y la obra, gracias al Espíritu Santo, se multiplicaron como lo hizo Jesús con los panes y peces.
Enseñar a Pescar, pero sobre todo, ser solidario con el hermano más necesitado fue la nueva prédica acuñada en las alturas como el santo guía, San Bosco.


Hugo De Censi y Daniel Badiali



DANIEL BADIALI:
«SANTO EN LAS ALTURAS»
Por: Edgar Palma Huerta



A trece años de su muerte, en un desolado paraje en las alturas de San Luis, el crimen del padre Daniel Badiali cobra actualidad.

El caso ha concluido en el ámbito policial y judicial así como en el periodístico, sin embargo, el pasado 19 de Marzo del 2010, en la ciudad del Vaticano, un hecho de suma trascendencia vuelve a reabrir la muerte del padre Daniel, pero esta vez desde una mirada muy diferente; el de la fe.

Se ha designado al obispo para efectuar el trabajo y, de ser posible, terminar con su ansiada canonización.
En la Santa Sede se han iniciado con los trámites para conseguir la beatificación del voluntario italiano, fallecido en las alturas de Ancash.

La versión oficial acerca del hecho, la entrega voluntaria del padre Daniel Badiali a cambio de la vida de una joven arquitecta, podría darle un giro significativo a quien aspira hoy por hoy a ser elevado a los altares.

La versión establece que el religioso de Mato Grosso se ofreció en canje a cuenta de la vida de su entrañable amiga con lo cual, aparentemente, se cumpliría con la máxima cristiana de que no hay sobre la tierra mayor amor en el mundo que aquel que la vida por el amigo.

Los magistrados Nancy Alvis Mestanza, Julio Díaz Castañeda y Pajuelo Orellana, integrantes de la Sala Especial de la Corte Superior de Justicia de Ancash dieron el histórico fallo y la sentencia contra el asesino del padre Daniel Badiali.

Falla: A) Condenando a Marco Arana Montesinos, por los delitos contra la libertad-violación de la libertad personal (secuestro con consecuente muerte), contra el patrimonio-tentativa de extorsión contra la vida, el cuerpo y la salud-asesinato, contra la seguridad pública-peligro común, tenencia ilegal de armas de fuego, cometidos en agravio de Daniel Badiali Massironi y el Estado; en consecuencia le impusieron la pena privativa de la libertad de Cadena Perpetua, la misma que se computa desde el día diez y ocho de abril de mil novecientos noventa y siete, y que la sufrirá en el centro reclusión que lo dispongan las autoridades competentes.


EL FALLO Y LA SENTENCIA

El expediente N° 573-Huari, contiene los detalles y alcances sobre el proceso judicial sobre la muerte del padre Daniel Badiali Massironi.
Entre los hechos y medios probatorios se mencionan que se encuentra suficientemente acreditado que el acusado Marco Arana Montesinos tenía en su poder un arma de fuego, consistente en una pistola marca Browning, calibre siete punto sesenta y cinco milímetros, en buen estado de conservación desde mucho antes de producirse los hechos materia de juzgamiento, arma cuyo origen no se puede establecer con certeza, por cuanto sólo se cuenta con la versión del acusado en el sentido que lo requisó a un ciudadano en la ciudad de Huancayo, en circunstancias que patrullaba durante su servicio militar obligatorio en el año 1989. Esa pistola la cambió por otra de la misma marca pero calibre nueve milímetros de propiedad del entonces suboficial de la Policía Nacional del Perú, Pedro Rojas Sapaico

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

Durante el proceso de investigación sobre la muerte del padre Daniel Badiali Massironi (35), la policía trabajó en base a cuatro hipótesis acerca de las probables causas y motivos del crimen del religioso.

La primera de ellas, la presencia de los remanentes de Sendero Luminoso. Los indicios que alimentaron esta posibilidad fueron la serie de misivas y anónimos enviados por el asesino del italiano quien usó la modalidad de la extorsión usando las siglas PCP-SL, los cuales aluden al Partido Comunista del Perú y su facción Sendero Luminoso.

Esta hipótesis fue reforzada por la versión inicial del Monseñor Dante Frasnelli, responsable de la Prelatura de Huari, quien, mediante una misiva se inclinaba por esta versión. Muchas organizaciones y agencias de noticias siguen manteniendo esta hipótesis pese al tiempo trascurrido.
Los medios de prensa así como el grupo de investigación policial tomaron esta versión y la divulgaron sin tener en cuenta la existencia de otras tres hipótesis más.


La segunda hipótesis se refirió a la presencia de delincuentes comunes. Se conoce sobre la existencia de pedidos de dinero mediante la modalidad de tentativa de extorsión.

La congregación religiosa, dado a su carisma y espiritualidad que cultivan entre sus miembros no prestó atención a esta modalidad e incluso, el propio padre Daniel Badiali, al recibir en forma consecutiva dos cartas extorsivas, la primera en el mes de diciembre de 1996 y la última del mes de febrero del 97, un mes antes de su muerte, pero no le prestó el mayor interés y terminó a manos de su verdugo, su propio ex chofer, Marco Arana Montesinos quien pedía 60 mil dólares a cambio de su vida.


La tercera hipótesis, el que causó revuelo en los círculos de prensa así como generó el escándalo inicial en muchos miembros de la iglesia, por el celo en sus obras de caridad y amor al prójimo, fue el del supuesto triángulo amoroso.
La base de esta especulación fueron las misivas y cartas que intercambiaban la arquitecta Rosa María Picozzi y el sacerote asesinado Daniel Badiali, dado al amor especial que profesaba el religioso salesiano a sus amigos y feligreses que, visto a los ojos de las demás personas, sólo sirvieron para tejer versiones que no se ajustan a la verdad ni tampoco respetan la dimensión espiritual acerca del gran misterio del Amor que profesaba el sacerdote considerado como un hijo para el fundador de la Operación Mato Grosso (OMG).

La cuarta hipótesis, que finalmente quedó confirmado por la policía fue la participación del ex chofer del padre Daniel Badiali, Marco Arana Montesinos y sus cómplices que fueron absueltos debido a la falta de pruebas pero, finalmente,
condenados a tres años de pena privativa de libertad con suspensión, entre ellos el hermano del asesino así como un policía que se encontraba no habido Fidel Pretel Dámazo cuya orden de requisitoria e internamiento nunca se supo.



CUATRO HIPÓTESIS:

QUÉDATE VOY YO

Tienen hambre tienen sed,
ven Daniel a trabajar.
No es tan duro fatigar
Tu tocar es descansar.
Yo no te conocía
Andar tu me pedías
Ma cual será la vía
Quédate, voy yo
Quieren dinero y pasta,
Quédate, voy yo
No temas por mi vida
Quédate, voy yo
No es mi hora esta
Por los chicos escalar,
con Daniel Jesús buscar
La aventura de la fe
Cumbres blancas subiré


LAS CANCIONES DE DANIEL BADIALI

El 25 de noviembre, se produce una emboscada al Obispo y al P. Alessandro Dordi (párroco de Santa, de nacionalidad italiana) por 4 terroristas cerca de Tambo Real, cuando regresaban de las Confirmaciones de Vinzos y Rinconada.

En 1991, cuando las amenazas a la Iglesia se volvían más intensos los agentes pastorales (sacerdotes, religiosas y laicos), se reafirman públicamente en continuar con su labor pastoral. El 27 de julio a las 9 de la noche cuando el P. Miguel Company volvía, después de la Misa, a su Casa Parroquial, dos jóvenes y armados con revólveres le sorprendieron, uno le disparó, a corta distancia, con una bala calibre 38, a la nuca. La trayectoria de la bala fue de abajo hacia arriba y se alojó en la mandíbula. No murió. Fue trasladado de emergencia al día siguiente a Lima y posteriormente a España, su país de origen.

El hecho más grave ocurrió el 9 de agosto de 1991, cuando, después de la Misa, los sacerdotes franciscanos Zbigniew Strazalkowski (32) y Michel Tomasek (34) fueron sacados por una columna de SL de la casa Parroquial de Pariacoto.

EN LA COSTA

La Prelatura de Huari, dirigida por Mons. Dante Frasnelli, y luego por Mons. Ivo Baldi, fue afectada intermitentemente por SL desde 1988; entre los años de 1990 y 1992 las incursiones de los grupos subversivos se hicieron cada vez más constantes en las localidades de Tomanga, Pomallucay, San Luis y Chacas, donde misioneros laicos de origen italiano atendían a la población a través de programas de salud y de desarrollo productivo. Las incursiones senderistas tenían como objetivo asaltar las obras de los misioneros, llevarse los
bienes y amenazarlos de muerte si denunciaban los hechos a la policía. Los misioneros italianos atendían a las familias y sobre todo a los niños, a través de programas escolares y de asistencia alimentaria, así como en la capacitación y formación laboral a los pobladores de la zona. En los momentos más difíciles los voluntarios creían que el trabajo misionero no debería cesar, y la presencia de SL les generó un dilema: dejar el lugar abandonando a la población o quedarse, acompañar y seguir pagando un precio por permanecer en el lugar.

Muchos misioneros religiosos de la zona tuvieron que dejar el lugar para que las amenazas de muerte no se cumplieran; sin embargo, un grupo importante decidió quedarse. En julio de 1989 la prelatura realizó una procesión presidida por Mons. Frasnelli, y que tuvo como lema: “Bienaventurados los que trabajan por la Paz porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Comunicado, CENDOC).

EN CONCHUCOS

Entre 1991 y 1997 cinco sacerdotes murieron a manos de sus asesinos. La mayoría eran de nacionalidad extranjera, entre ellos italianos y polacos así como un español herido.
Muchos sufrieron secuestros y torturas así como graves lesiones a consecuencia de los disparos de parte de elementos subversivos.
El crimen del padre Daniel Badiali es diferente a los demás pero encierra un profundo significado como siervo de Dios al haber ofrecido dar su vida a cambio de otra persona.


LOS SACERDOTES ASESINADOS EN ANCASH

A trece años de su muerte, en un desolado paraje en las alturas de San Luis, el crimen del padre Daniel Badiali cobra actualidad.

El caso ha concluido en el ámbito policial y judicial así como en el periodístico, sin embargo, el pasado 19 de Marzo del 2010, en la ciudad del Vaticano, un hecho de suma trascendencia vuelve a reabrir la muerte del padre Daniel, pero esta vez desde una mirada muy diferente; el de la fe.

En la Santa Sede se han iniciado con los trámites para conseguir la beatificación del voluntario italiano, fallecido en las alturas de Ancash.
Se ha designado al obispo para efectuar el trabajo y, de ser posible, terminar con su ansiada canonización.

La versión oficial acerca del hecho, la entrega voluntaria del padre Daniel Badiali a cambio de la vida de una joven arquitecta, podría darle un giro significativo a quien aspira hoy por hoy a ser elevado a los altares.

La versión establece que el religioso de Mato Grosso se ofreció en canje a cuenta de la vida de su entrañable amiga con lo cual, aparentemente, se cumpliría con la máxima cristiana de que no hay sobre la tierra mayor amor en el mundo que aquel que la vida por el amigo.

Presidente de la República:
Alberto Fujimori Fujimori
Ministro del Interior:
Juan Briones Dávila.
Director Nacional de la Policía:
Antonio Ketín Vidal
Prefecto Regional de Ancash:
Fredy Moreno Neglia
Poder Judicial:
Sala Mixta Vacacional:
Nancy Alvis Mestanza,
Castañeda Díaz y Orellana.
Juez de Huari: Ivo Melgarejo
Fiscal de Huari:
Gladys Diestra Pascual
Pepe Melgarejo
Fiscal Superior: Marco De la Cruz Espejo.
Abogado defensor: Héctor Flores Leiva
Abogado defensor del padre Daniel Badiali:
Abraham Vilchez Castro
Jefe de la IV Región Policial Huaraz:
General PNP Ricardo Alfaro Febres
Comandante PNP Edgar Altamirano Cordero
Coronel PNP Dirincri: Hernani
Periodistas:
Pedro Maguiña Calderón:
Director del Diario «Ya»
Reportero :
Edgar Palma Huerta (eph)
Autoridades Eclesiásticas:
Obispo Auxiliar de Huaraz:
Eduardo Velásquez Tarazona.
Padre Ildefonso Espinoza Cano
Responsable de los medios de
comunicación de la Iglesia.
Operación mato Grosso:
Ugo De Censi
Prelatura de Huari:
Monseñor Dante Frasnelli Tarter


AUTORIDADES Y PERSONAJES QUE VIERON EL CASO DANIEL BADIALI



Viernes 18 de abril de 1997, el diario titula a toda página: Lo botaron de la congregación en Octubre del ´96: ASESINO DEL PADRE DANIEL BADIALI ES SU PROPIO CHOFER. Sacerdote fue victimado de un balazo en la cabeza. General dirigió personalmente las investigaciones. Cartas y anónimos son de su propio puño y letra. Marco Antonio Arana Montesinos es el presunto homicida.

Exactamente, a un mes del crimen del padre Daniel Badiali, la Policía Nacional, luego de enfrentar las presiones de uno y otro lado, dio con el presunto autor del crimen del religioso italiano. El detalle de la versión policial dada a conocer en conferencia de prensa ante la presencia de los diferentes medios de comunicación de Huaraz y de Lima fue como sigue:

“El día domingo 16 de marzo a horas 22:30 aproximadamente, el padre Daniel Badiali Massironi de nacionalidad italiana, párroco de la iglesia de San Luis fue asesinado en la forma y circunstancias siguientes:

“El padre Daniel retornaba de la localidad de Yauya a horas 22:30, después de haber realizado una misa en dicho lugar conforme lo hacía todos los domingos y, en circunstancias en que recorría, al llegar al lugar denominado Acorma, a ocho kilómetros antes de San Luis, el vehículo en la cual viajaban, marca Toyota color rojo de placa PGJ 334, de la propiedad de la Operación Mato Grosso, radicado en San Luis, el reverendo padre venía en dicho vehículo acompañado del chofer Juan Maquín Rucano, cuatro ocupantes más.


INVESTIGACIÓN POLICIAL

Pedro Maguiña, Director del diario «Ya» cubrió, junto a sus reporteros y redactores, los acontecimientos tras la sonada muerte del padre Daniel Badiali ocurrido el 17 de Marzo de 1997.

De la minuciosa revisión de los archivos podemos precisar que la primera noticia sobre la muerte del sacerdote italiano se registró el día Jueves 20 de Marzo de 1997 bajo el siguiente encabezado: Presuntos terroristas lo secuestraron y victimaron. Y, en grandes caracteres dice: MATAN A CURA EN SAN LUIS. En la página dos, en la parte inferior izquierda se detalla la noticia y a un costado aparece otra nota en donde se destaca: Población ancashina repudia atentado contra religioso italiano. Hasta aquí los reporteros cumplíamos con estar al tanto de las informaciones procedentes de la entonces Cuarta Región Policial además de nuestras propias fuentes y versiones procedentes desde San Luis.

Los siguientes días nos abocamos a buscar todo tipo de información sobre la muerte del padre Daniel Badiali. En la edición del sábado 22 de Marzo de 1997 aparece en la página cinco las reacciones en torno al hecho: Parlamento italiano presiona al gobierno para esclarecer muerte de sacerdote. En esta nota se alude a la posición adoptada por el partido italiano Refundación Comunista, cuyo portavoz, Ramón Montovani, invita al ministro de relaciones exteriores de dicho país, Lamberto Dini, a que no se conforme con la versión oficial dada por las autoridades peruanas en torno al crimen del padre Daniel y le conmina a presionar en los niveles respectivos para el pleno esclarecimiento de este demencial atentado. En esta nota también se da cuenta sobre el plagio, la modalidad empleada por lo delincuentes así como la solicitud de una suma ascendente a los cincuenta mil dólares a cambio de la vida del párroco de San Luis.


LA INVESTIGACIÓN PERIODÍSTICA

Muy pocos nos preguntamos si en el mundo actual existen personas a quienes podemos calificar de santos y, sobre qué parámetros es posible su denominación de santidad.
Con el acontecimiento ocurrido el pasado 17 de marzo, la población y, sobre todo, el padre Ugo De Censi en la romería por el primer año de la muerte del padre Daniel, declarado “Mártir de la Caridad”, fue enfático al calificar como un Santo al sacerdote italiano, venido de los lejanos Monte Pirineos y victimado en los Andes peruanos.

El recogimiento y la reflexión que acompaña a la Semana Santa nos hacen pensar en la obra de este gran misionero e indagar sobre sus razones y la entrega de su obra a favor de los más humildes a quienes ayudaba con su canto y oración.

Hoy, trascurrido más de una año de su sentida desaparición y trayendo a colación las palabras textuales del fundador de la Operación Mato Grosso podemos atrevernos a decir que, efectivamente, tuvimos un santo entre nosotros y no nos dimos cuenta de ello.
Nuestra ceguera del pecado original, nos impidió percibir acaso, esta gran obra. No es mentira si decimos que luego de la muerte del padre se registró el más grande y desastroso alud la que hubiese acabado con medio Chacas.

Lo que ahí aconteció puede ser visto sólo a la luz de la fe, pues, si bien hubo daños materiales, la gente se salvó milagrosamente y Chacas es ahora uno de los centros de desarrollo que impulsa a las demás provincias de la zona de Conchucos.


PADRE DANIEL…¿ UN SANTO EN LA TIERRA?

En julio de 1989, los terroristas dinamitan la torre de la catedral en Huari, y en noviembre atentan contra la casa parroquial de Chavín. En enero de 1990, el P. Franz Windischoffer, párroco de Huantar en Huari, es atacado, torturado y su casa incendiada.
Sendero Luminoso intentó asesinar a un sacerdote de la diócesis de Chimbote, el P. Miguel Company, pero falló, hiriéndolo gravemente. El 9 de agosto de 1991, un grupo de senderistas asesinó a dos sacerdotes franciscanos polacos, Michel Tomaszek y Zbigniew Strzalkowski, en Pariacoto, Ancash. El 25 de del mismo mes, el P. Alessandro Dordi, misionero italiano, fue asesinado en Santa.
El 1 de octubre de 1999 (¿?), el joven italiano Giulio Rocca, quien trabajaba como voluntario en la Prelatura de Huari, fue asesinado en Jangas, cerca de Huaraz.
Giullio Rocca en Jangas (1992), sacerdote asesinado por una columna de Sendero Luminoso en el distrito de Jangas y, finalmente, el padre Daniel Badiali asesinado por Marco Aran Montesinos el domingo 16 de marzo en el paraje denominado Acorma, provincia de Carlos Fermín Fitzcarrald.


INICIOS DE LOS ATAQUES Y AMENAZAS

Con su guitarra intentó ganar el mundo para Dios.
Sus canciones como las flores del campo, daban fiel testimonio del amor de Dios.
Desde que llegó a las alturas de Chacas supo que su llamado era cerca de la Cruz de Jesucristo.
Amó como nadie los blancos nevados así como a la gente, sin pan ni dinero.
Un discípulo entregado de estos tiempos junto al patriarca de los andes, Ugo De Censi. Animaban las penas y alegrías de los más pobres y desposeídos de Conchucos, él con la guitarra y padre Ugo con el acordeón.
Las bienaventuranzas cobraban vida con sus hijos benditos de Mato Grosso y la obra, gracias al Espíritu Santo, se multiplicaron como lo hizo Jesús con los panes y peces.
Enseñar a Pescar, pero sobre todo, ser solidario con el hermano más necesitado fue la nueva prédica acuñada en las alturas como el santo guía, San Bosco.


PADRE DANIEL BADIALI



DANIEL BADIALI:
«SANTO EN LAS ALTURAS»
Por: Edgar Palma Huerta



Familia de Daniel Badiali
Full transcript