Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Literatura española: Siglo XVI. El Renacimiento. Contexto histórico-social y principales manifestaciones literarias

Presentación para la clase de literatura
by

Michele Vio

on 18 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Literatura española: Siglo XVI. El Renacimiento. Contexto histórico-social y principales manifestaciones literarias

Contexto histórico - social
Literatura española
1) El Siglo XVI y el Renacimiento en España. Contexto histórico-social y principales manifestaciones literarias
Principales
Manifestaciones
literarias

Felipe I y Juana la Loca

Apuntes: Ana Álvarez San Andrés y Michele Vio
Adaptación y realización: Michele Vio

- tras la muerte de Isabel y de los dos infantes herederos, serán Juana la Loca y su esposo Felipe de Austria (Felipe I el Hermoso) los sucesores del trono de Castilla
- en 1506 muere Felipe I (envenenado)
- la reina Juana sufre constantes delirios de locura
EL RENACIMIENTO
Italia: ya en el Siglo XV
España: Siglo XVI
en italiano:
Rinascimento
"Rinascita" de la época clásica, en especial del arte griego y romano.
Renacimiento, corriente artística y cultural que se desarrolla paralelamente al humanismo (corriente filosófica y cultural)
HUMANISMO
corriente filosófica
- visión antropocéntrica que se opone a visión teocéntrica, tipicamente medieval
- todo gira entorno al hombre
el hombre en el centro del mundo
DINERO
por primera vez el hombre se puede hacer a si mismo
- de la sociedad estamental a una sociedad en la que el hombre empieza a ser dueño de su propio destino
POTENCIA DEL INDIVIDUO
enorme confianza en el hombre y en su poder (ver self made man en el siglo XX)
HUMANISMO ...
- se ponen en duda algunas de las visiones medievales relacionadas con los dogmas de la Iglesia
- el HUMANISMO se centra en el hombre
- en filosofía : Erasmo de Rotterdam
- religión: protestantismo, reforma luterana
- en el momento en el que el hombre es dueño de su propia vida, cobra importancia la VIDA TERRENA (y no sólo la vida después de la muerte)
RENACIMIENTO
Armonía
Equilibrio
Belleza
Renacimiento
- se recuperan los valores artísticos y culturales de la edad clásica
- como la vida terrena es importante, cobra un significado especial la belleza
- se imita la naturaleza
Temas y características
- la belleza no es subjetiva, está sujeta a unas reglas ya que siempre se busca alcanzar la perfección
- para alcanzar la belleza y la perfección hay que respetar dos valores fundamentales:
Armonía y equilibrio
RENACIMIENTO
cánones y tópicos
- reglas y valores = cánones
- tópicos = temas, ideas, ambientes que se repiten

Ejemplos: Carpe diem, fugacidad de la vida y paso del tiempo, locus amoenus, etc.
Un soneto renacentista...
Garcilaso de la Vega, Soneto XXIII
"En tanto que de rosa y azucena"
- Fernando el Católico decide encerrar a su hija Juana y se hace cargo de la regencia de Castilla hasta su muerte
- en 1516 muere Fernando, Carlos hijo de Juana (recluida en Tordesillas) se proclama rey de Castilla y Aragón
Hasta finales del siglo XV España, absorbida por la Reconquista y fraccionada en varios estados, se había dedicado sólo a cuestiones internas, manteniéndose al margen de la política europea. Sin embargo, los Reyes Católicos lograron hacer del país una gran potencia que en el siglo XVI se lanza con Carlos V a tomar las riendas del destino de Europa.

Isabel y Fernando tuvieron varios hijos, y la mayor, Juana, estaba destinada a ser la heredera al trono. Juana, que fue educada con gran severidad, manifestó desde niña una vena mística que quiso afirmar haciéndose monja. Sin embargo, sus padres tenían otros planes para su atractiva hija y cuando cumplió quince años se concertó su matrimonio con el archiduque Felipe de Austria, más conocido como Felipe el Hermoso. En 1496 Juana partió a Flandes a conocer a su prometido y celebrar la boda. Entre ellos nació una pasión irrefrenable, que con el tiempo aumentó para Juana y se apagó para Felipe, quien se dedicaba a aquello que mejor sabía hacer: cortejar a toda mujer guapa que se le acercara, lo que provocaba terribles celos a Juana. A pesar de los problemas, tuvieron varios hijos (Leonor, Carlos, Isabel, Fernando, María). Muertos sus hermanos Juan e Isabel, Juana se convirtió en heredera de Castilla y Aragón. Al morir su madre Isabel, Fernando el católico la nombró reina de Castilla, sin embargo Felipe reclamó su poder y, tras algunos enfrentamientos con su suegro, en 1506 se le proclamó rey de Castilla con el nombre de Felipe I. Murió envenenado un año después y, ante el evidente desequilibrio mental de la reina, Fernando volvió a ser regente de Castilla y decidió encerrar a su hija. En 1516 murió Fernando y, dada la incapacidad de Juana para reinar, proclamaron rey a su hijo Carlos, sin que ella dejase de ser reina. Juana permaneció en el castillo de Tordesillas hasta que murió en 1555.

CARLOS I
- 1517: Carlos I de España y V de Alemania (Casa de Austria), el Emperador
- al reinar en tantos territorios desatendió la política interna española
- "en su Imperio nunca se ponía el sol"
- rey europeista, con actitud tolerante hacia el humanismo
Siglo XVI
- A pesar de la expansión territorial y del desarrollo de la burguesía, la sociedad sigue siendo de tipo estamental y la mayor parte vive en condiciones de pobreza
- el oro y la plata que llegan de América se gastan en guerras, en la vida lujosa de la corte y terminan provocando una fuerte inflación (hacia la crisis)
- ya desde el principio el Imperio español manifiesta la decadencia que terminará destruyéndolo
En 1517 la Corona Española fue a parar a la Casa de Austria, que gobernaría el país más de 200 años. El imperio de los Austrias tiene tres grandes zonas de actuación: los Estados Peninsulares, en particular Castilla; América, que al inicio es una fuente de riquezas; territorios extrapeninsulares en Holanda, Bélgica, Italia (Nápoles, Milán, Sicilia) y en el norte de África. Carlos V, en cualquier caso, no tenía una visión nacionalista, mientras que con Felipe II, esta posesiones se consideran parte del Imperio Español. La llegada de Carlos de Austria supone, por un lado, la virtud de lanzar a España a una situación política impensable algunos años antes, pero, por otro, implica la participación en empresas que acabaron por agotar al país y conducirlo a una tremenda decadencia, que incluyó una reducción drástica de la población española. Esta situación provilegiada de España en la política mundaial contribuyó a que los nobles recuperaran el poder que había perdido en el siglo XV, al mismo tiempo que el pueblo identificaba sus ideales con los del Estado, mientras que la burguesía disminuia su influencia y se situaba en la oposición.


Carlos de Habsburgo (Gante, 24 de febrero de 1500 – Monasterio de Yuste, 21 de septiembre de 1558) desembarcó en España, siendo ya su rey, en 1517. Era joven, inexperto, extranjero y no hablaba español, así que al principio fue recibido con hostilidad por parte de sus súbditos. En 1519 fue elegido emperador de Alemania como Carlos V, convirtiéndose así en uno de los hombres más poderosos de su tiempo. Esta situación trao consigo protestas por amos bandos, y en 1922 Carlos eligió España como centro principal de su imperio, rientra que en Alemania triunfaba el movimento luterano. A pesar de su “españolizaciOn”, Carlos siguió siendo un rey, ante todo, europeísta y sin ideas nacionalistas. Esto contribuyó, sin duda, a que el país se abriera como pocas veces a las influencias europeas. El arte italiano y flamenco, la literatura y las ideas humanistas, l cultura del Renacimiento penetraban sin obstáculos entre los españoles, que se hacían universales sin perder su carácter especial.

Uno de los hechos que más acercaron al pueblo español a su rey fue la conquista del Nuevo Mundo, que se produjo inexplicablemente en apenas treinta años. Si bien la conquista de los territorios dependía de un puñado de ombre, de su valor, inteligencia o crueldad, los territorios se ponían inmediatamente bajo la soberanía del rey de España. Una vez terminadas las conquistas, las labores fueron tres: la expansión religiosa (las misiones), la organización político-administrativa (los virreinatos) y la explotación económica (metal precioso).

En 1545 centenares de teólogos se reunieron en el Concilio de Trento para afrontar la crisis religiosa que azotaba a Europa. Allí triunfó la visión conservadora de los católicos españoles y se fijaron una serie de medidas que han hecho que algunos historiadores llamen a este acontecimiento la Contrarreforma. Los protestantes no acudieron a Trento ni aceptaron los decretos conciliares, quedando definitivamente cerrada la puerta al diálgo que, en vano, había tratado de abrir el monarca.

Pero no solo hubo esplendor en el reinado de Carlos. El monarca tuvo que hacer frente a ciertos problemas de política exterior: el peligro turco, la potencia francesa y la reforma luterana que amenazaba el mundo cristiano. A pesar de los logros, Carlos no consiguió alcanzar todos sus objetivos y decidió abandonar España y abdicar, en 1556, dejando el trono a su hijo Felipe.

FELIPE II
- 1556: rey de un potente imperio, se concentra en una política oficialmente nacional
-
a pesar de las riquezas del Nuevo Mundo, la sociedad española sufre una constante penuria económica, que culminará en una de las peores crisis de su historia
- Monarquía Católica: monarca defensor del catolicismo y acérrimo enemigo de las demás religiones. Potencia la Inquisición y colabora con la Contrarreforma
- constantes enfrentamientos militares:
batalla de Lepanto (1571) y la derrota de la Invencible Armada
En 1556 Carlos, incapaz de afrontar los problemas de su Imperio y ya fuera de España decidió abdicar y dejó, por un lado, los reinos españoles y los territorios en América, Italia y Holanda a su hijo Felipe; Alemania, por otro lado, quedaba en manos de su hermano Fernando. Felipe II reforzó sus relaciones europeas al casarse con María Tudor y crearse así una alianza puramente formal con Inglaterra. Sin embargo, el rey enviudó pronto, y decidió sustituir la amistad de Inglaterra por la de la vecina Francia, contrayendo segundas nupcias con la hija de Enrique III, Isabel de Valois. Ambos países se unieron en su lucha contra los herejes y en la promoción de los decretos del Concilio. La hegemonía territorial de Felipe II es innegable. El imperio- potencia ideado por Carlos I se hace realidad histórica, pero con una nueva dimensión, ya que se concibe, no ya como un imperio europeo, sino simplemente como imperio español. De este modo, la política del rey de españa es oficialmente nacional.

SOCIEDAD

Durante este reinado, también conocido como Monarquía Católica, los nobles aumentan sus riquezas, su influjo social y su poder político, mientras que la burguesía cuidadana se mantiene al margen en una situación de aplastante inferioridad. No obstante, entre estos nobles había un gran número que no poseía un verdadero título y que apena contaba con un puñadode tierra. Estos nobles vivían por lo general en la ciudad y buscaban ocupar cargos oficiales. Junto a este noble urbano, existía también el hidalgo, de tipo más bien rural, pequeño propietario, más culto que rico y dotado de un alto sentido del honor.
Por otra parte, la clase media estaba formada por el típico burgués, hombre de negocios o mercader, pero también por el funcionario, el intelectual, el profesional (médico, abogado...), el pequeño propietario, el artista y el artesano. Esta clase media no era muy numerosa y la expulsión de los judíos junto a la subida de precios provocada por la llegada de la plata americana no favorecían en absoluto su desarrollo. Además, en la época de Felipe II, los negocios con América se hacen en beneficio de los grandes comerciantes y banqueros extrapeninsulares. Cabe destacar, por último, que en el siglo de oro el trabajo y el negocio no están de moda, lo que importa es el honor, la virtud, las hazañas heroicas, lo que contribuye a la decadencia de la clase burguesa.
Sin embargo, la mayoría de los españoles no eran ni nobles ni burgueses: trabajaban la tierra o en cualquier taller artesano, se enrolaban en los ejércitos o simplemente malvivían como pedigüeños, aventureros o pícaros. Gran parte de esta gente vivía de la agricultura, pero la pobre cosecha y los casi nulos beneficios desencadenaron una masiva emigración del campo a la ciudad. El trabajador urbano, por lo general, vivía en mejores condiciones que el campesino, gracias, sobre todo, al hecho de pertenecer a un gremio. No obstante, no todos lograban un oficio y había una gran cantidad de desocupados, aventureros y mendigos.

A veces resulta difícil de entender cómo España, dueña de los más ricos filones de metales preciosos del mundo, se viera sumida en una constante penuria económica. Sin embargo, la crisis de debió en gran parte a la inflación, es decir, había una enorme abundancia de dinero pero escaseaban los productos que poder adquirir con él, de manera que se produjo un desorbitado aumento de precios que imposilitaba a la precaria industria española competir con la extranjera. Los españoles estaban por tanto, obligados a comprar gran parte de los productos económicos que consumían en el extranjero, con lo cual la plata americana se esfumaba en cuanto llegaba al puerto. Felipe II trató de solventar la situación a través de préstamos y acuerdos, pero el país se hundía sin solución en una de las peores crisis de su historia.





POLÍTICA DEFENSIVA Y UNIÓN CATÓLICA

Una de las primeras preocupaciones de Felipe II a su regreso a España fue la de mantener la unidad católica y evitar conflictos como los que se habían producido en otros países europeos. Con ese fin, la Inquisición aumentó su rigor y vigilancia y se celebraron autos de fe en varias ciudades. Sin duda, esto coartó la libertad de pensar y de escribir y, sin embargo, fue en este momento en el que España alcanzó las más altas cimas del pensamiento y de las letras, lo que hace que se conozca este periodo como el Siglo de Oro.

Felipe II colocó su despacho en Madrid y desde allí lo dirigió todo a partir de un sistema caracterizado por el centralismo y el rigor burocrático. Uno de los problemas a los que tuvo que hacer frente fue la crisis económica que había azotado el país después de las guerras territoriales de los último años de Carlos, pero Felipe II no dudó en intervenir ante la amenaza de las incursiones berberiscas y turcas en las costas mediterráneas, contra las que obtuvo una gran victoria, aunque no definitiva, en la batalla de Lepanto en 1571, una de las batallas navales más grandes de la historia. Y no sólo en territorio extranjero se vio obligado a luchar contra los infieles, ya que hubo un levantamiento de los moriscos granadinos, que fueron expulsados de Granada y dispersados en pequeños grupos por el resto de Castilla.

Los territorios europeos también fueron fuente de conflicto para el monarca español, en particular a raíz de varios levantamientos de la población de los Países Bajos, que se oponía por distintos motivos a seguir estando bajo la jurisdicción de la Corona española. Aunque Felipe II logró apaciguar estas primeras insurrecciones, los Países bajos se iban transformando en un volcán que podía entrar en erupción en cualquier momento, alentados, además, por Francia e Inglaterra, preocupadas por la hegemonía española. De hecho, la erupción llegó algunos años más tarde y la falta de medios para trasladar hasta allí a más tropas españolas desemboca irremediablemente en el abandono de las tierras flamencas y el reconocimiento de todos sus privilegios.


POLÍTICA OFENSIVA Y DECADENCIA

Hacia 1580 la política de Felipe II dió un giro inesperado, y en lugar de limitarse a mantener sus territorios, ocupó Portugal, dominó de nuevo parte de los Países bajos y se demostró dispuesto a conquistar Francia e Inglaterra.
Cuando Portugal se quedó sin sucesor al trono, Felipe II reivindicó su derecho a ocuparlo y, ante las dudas de los portugueses, invadió el país sin mucha dificultad con la ayuda del Duque de Alba y se autoproclamó rey logrando así unir a los suyos los vastos territorios del imperio portugués.
A pesar de su alianza incial, Inglaterra y España protagonizan en los últimos años del reinado una enemistad sin precedentes. El enfrentamiento se debía fundamentalmente a dos motivos, uno religioso, ya que Isabel I pretendía encabezar la política del mundo protestante, y uno económico, al intentar los británicos romper el monopolio español en América. Ante esta situación, Felipe II estaba decidido a invadir Inglaterra y para ello organizó una enorme flota que algunos llamaron la Armada Invencible. En 1588 zarpó de Coruña convencida de su victoria, pero en parte por las mareas, en parte por los ataques de los ligeros barcos ingleses, tuvo que darse media vuelta, diezmada y vencida.
Felipe empezó entonces a preocuparse por Francia, que se veía sumida constantemente el lcuhas religiosas internas y en una gran inestabilidad política. Al subir al poder el rey hugonote Enrique IV, Felipe II decidió intervenir y dio orden a su ejército de invadir el país vecino, pretendiendo proclamar reina a su hija, pretensión que chocó enseguida con la Ley Sálica. Enrique IV resolvió la situación convirtiéndose al catolicismo, dejando sin argumentos al rey de España que finalemente reconoció al monarca francés, a condición de que mantuviera la religión católica.

Felipe II falleció en septiembre de 1598 dejando a su sucesor, Felipe III, un país en crisis y unas relaciones nada fáciles con el resto del mundo.

El Siglo de Oro:
Siglo XVI y Siglo XVII
periodo de máximo esplendor de la cultura española
- comprende dos corrientes artísticas
muy diferentes entre sí, Renacimiento (siglo XVI) y Barroco (Siglo XVII)
Poesía
- profana (lírica petrarquista):
Garcilaso de la Vega
- religiosa (mística y ascética):
San Juan de la Cruz, Fray Luis de León
y Santa Teresa de Jesús.
PROSA
- prosa didáctica
- novelas: de caballerías, bizantina, pastoril y morisca
- la novela picaresca (
El Lazarillo de Tormes
)
-
Miguel de Cervantes (
Don Quijote de la Mancha
)
Teatro
- comedia humanista
- Lope de Rueda (comedias y pasos)
- los Corrales de Comedias
- Tirso de Molina
Full transcript