Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

3.1 Estrategias educativas para el uso y ahorro eficiente de

No description
by

Ecci produccion

on 9 February 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of 3.1 Estrategias educativas para el uso y ahorro eficiente de

3.1 Estrategias educativas para el uso y ahorro eficiente del agua
La cultura del agua
3.1.1 Cambio en los hábitos de consumo
Son acciones encaminadas el ahorro y uso eficiente del agua tales como: disminución de tiempos de uso del agua, prevención de fugas en sistemas hidro- sanitarios domiciliares, y alternativas de medidas de reducción del consumo de agua como el uso de dispositivos ahorradores.
3.1.2 Programa para el uso eficiente y ahorro del agua
El Gobierno Nacional promueve acciones de manejo racional del agua a través de la Ley 373 de 1997 por la cual se establece el programa para el uso eficiente y ahorro del agua como un conjunto de proyectos y acciones dirigidas a los usuarios del recurso hídrico. Este programa debe tener unas fases de implementación como son:
• Diseño del programa de uso eficiente del agua

• Desarrollo del programa recomendado de uso eficiente del agua

• Implementación del programa de uso eficiente del agua
3.1.3 Evaluación del programa.
3.1.4 Actualización de los elemento del programa
Puede ser entendida desde una perspectiva cognitiva de comportamientos y dimensiones sociales relacionadas con distintos niveles de idiosincrasia (valores, creencias, conocimiento y actitudes) que se expresan en diferentes opciones según el acceso y la calidad del agua que el ciudadano obtiene en su hogar. Dichas opiniones se ven alteradas según las características demográficas de la población, así como por variables socioeconómicas, culturales y políticas.

Según Eduardo Moyano en su trabajo: “La nueva Cultura del Agua: Discursos, Estrategias y Agentes Sociales” (2003), describe cuatro dimensiones a la hora de analizar cómo perciben los ciudadanos los temas relacionados con el agua.


• Dimensión afectiva.
Incluye los sentimientos que manifiesta la población respecto al tema del consumo y distribución del agua, permitiendo analizar, al menos, dos cuestiones: El agua como objeto social (por ejemplo, la percepción de la gravedad de su escasez) y el agua como objeto político (por ejemplo, los modelos de gestión y las formas de asignación del recurso).
• Dimensión cognitiva.
Incluye el nivel de conocimiento de la población sobre temas relacionados con el debate hídrico.
• Dimensión conativa.
Se refiere a la predisposición o grado de acuerdo de la población en torno a medidas que regulan el consumo y distribución del agua.
• Dimensión activa
(o de comportamiento)
Se refiere a las conductas individuales, y colectivas de los ciudadanos en relación al consumo y distribución del agua (Moyano E., 2003. pp. 548).
Es importante comprender la planeación y diseño educativo de un programa de ahorro y uso eficiente del agua en el cual se comuniquen acciones que garanticen la oferta del recurso hídrico como estrategia de conservación, mediante el enfoque de tareas educativas que comprometan las dimensiones cognitivas dirigidas a poblaciones preestablecidas tales como: estudiantes, grupos juveniles, mujeres cabeza de hogar, juntas de acción comunal, entre otras.
La estrategia de educación ambiental, entendida como un proceso permanente en el que los individuos y la colectividad, cobran conciencia de su medio y adquieren los conocimientos, valores, competencias, experiencia y voluntad, capaces de hacerlos actuar, individual y colectivamente (UNESCO-PNUMA, 1987), es el objetivo primordial en el uso y ahorro eficiente del agua en las diferentes actividades humanas.
Estas estrategias educativas para el uso y ahorro eficiente del agua llevan a indagar en la optimización de resultados de consumos racionales y cambios en los hábitos de consumo, a través de la introducción de patrones de comportamiento que estimulen un uso eficiente del agua. Esto con el fin de reducir las dotaciones costosas de su uso, sin sacrificar el nivel de satisfacción de la población.
Las estrategias de uso eficiente y ahorro de agua se encuentran en función de las acciones de ingeniería apropiadas a la red de saneamiento básico, como lo son la reparación, reposición e instalación de medidores, programa de mantenimiento preventivo y dispositivos ahorradores de agua, así como en función de las prácticas de conducta o comportamiento social.
A continuación, se nombrarán algunas de las estrategias educativas que optimizan la formación de nuevos usuarios conscientes de la necesidad de usar de manera eficiente el recurso hídrico, ya que en ocasiones las acciones de ingeniera pueden generar altos costos en los insumos y obras.
• Diseño del programa de uso eficiente del agua
Se trata de diseñar objetivos generales y específicos mediante una matriz de seguimiento a las acciones que se desarrollen para implementar un programa de ahorro y uso eficiente del agua, y que a su vez, permita evaluar, definir y ejecutar las medidas preventivas y correctivas para cada una de las etapas que corresponden.
• Desarrollo del programa recomendado de uso eficiente del agua
Una vez se tengan claros los objetivos, se realizarán las mediciones de modo que evalúen las diferentes actividades programadas sobre el ahorro y uso eficiente del agua para verificar su avance y cuantificar la disminución de las pérdidas físicas y comerciales del recurso hídrico.
• Implementación del programa de uso eficiente del agua
Poner en práctica el programa de uso eficiente del agua es la fase más importante ya que su implementación reconoce la forma en la que los usuarios utilizan el servicio de agua, y a la vez, permite diseñar las estrategias y planes de acciones a corto, mediano y largo plazo.
No obstante, en la implementación del programa, es importante resaltar el uso de recurso humano capacitado en el tema, elementos de difusión necesarios, programas educativos y una evaluación efectiva del mismo para verificar los resultados.
Permanente
Comités o clubes
Criterios
El programa se evalúa basándose en la implementación de los dispositivos de ahorro, cambios de hábitos de consumo etc., teniendo en cuenta la lectura de medidores, optimización del sistema de acueducto, fugas presentadas y los balances de agua registrados mensualmente en el lugar en el que se implemente.
Se realizará una evaluación anual por parte de un grupo conformado por representantes de diferentes comités o clubes. Esta evaluación debe ser general y estará a cargo del comité administrativo, el cual será encabezado por el cuerpo administrativo o directivo. Durante periodos trimestrales en reuniones del comité técnico operativo, se hará una evaluación parcial.
La evaluación y el control del programa se desarrollarán permanentemente, ya que son indispensables para identificar y definir las necesidades de ajuste dentro del programa.
Las actualizaciones se realizarán periódicamente, (dependiendo del diseño y objetivos planteados) según las acciones programadas y las contingencias que surjan, y de manera parcial, al terminar la vigencia según el plan de acción del lugar en que se implementa el programa.
Se debe además tener en cuenta en la actualización del programa de ahorro y uso eficiente de agua: innovar un sistema de publicidad el cual será:

­
Revisar las estadísticas

del indicador de agua no contabilizada, buscando ajustar los indicadores para el año siguiente acorde a las metas de reducción propuestas.

­
Evaluar anualmente las estadísticas

de las oficinas de peticiones quejas y reclamos, para ajustar y actualizar los aspectos negativos que tengan relación con la ejecución y buena marcha del programa.

Ajustar los indicadores
Plan de mejora
Full transcript