Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Comentario de texto filosófico: definición de términos

Realizado por Denisse Caizatoa, Natalia Pérez, Cristina Anaya, Yolanda Tolosa, Paula García y Nadia Mimbrera
by

Natalia Pérez Díaz

on 4 January 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Comentario de texto filosófico: definición de términos

"Ciencia de allí" Comentario de texto: definición de términos filosóficos Preparación de la respuesta Tabla de los términos opuestos Síntesis de la definición Esquema de ideas a desarollar en el comentario Síntesis de la definición Síntesis de la definición 1º Lectura del fragmento a comentar.
2º Releer el fragmento para una mejor comprensión si es necesario.
3º Identificación del fragmento i término opuesto.
4º Tener claros de los términos a definir. Teniendo claro el tema a tratar, debemos subrayar:
Término a analizar y sus sinónimos.
Palabras o expresiones que convienen al término y le aportan significado o lo aclaran.
Palabras o expresiones que son opuestos o contrarios al término (en otro color), para explicar su significado por contraposición.
Otras palabras o expresiones relacionadas con el término a definir. Dos columnas con palabras y expresiones referidas a cada término con su determinada localización en el texto. Grados de conocimiento:
dualismo epistemológico + símil de la línea 1º. Introducción:
-Identificación del fragmento.
-Presentación+breve definición de la expresión o término a definir.
* Si el término es una expresión metafórica: significado en el texto + significado filosófico.
* Nunca decir "ES", sino "significa", "se refiere a", etc.
- Presentación+breve definición del término opuesto por contraposición. 2º. Comentar más detalladamente el término filosófico:
En contraposición a su opuesto
A partir de la información del fragmento y los conocimientos sobre la filosofía de Platón.
Haciendo SIEMPRE referecias al texto
Empezando por lo general y acabando por lo concreto: en nuestro caso empezamos por el dualismo epistemológico y acabamos con el símil de la línea -Necesitaría acostumbrarse, creo yo, para poder llegar a ver las cosas de arriba. Lo que vería más fácilmente serían, ante todo, las sombras, luego, las imágenes de hombres y de otros objetos reflejados en las aguas, y más tarde, los objetos mismos. Y después de esto le sería más fácil el contemplar de noche las cosas del cielo y el cielo mismo, fijando su vista en la luz de las estrellas y la luna, que el ver de día el sol y lo que le es propio.

-¿Cómo no?

-Y por último, creo yo, sería el sol, pero no sus imágenes reflejadas en las aguas ni en otro lugar ajeno a él, sino el propio sol en su propio dominio y tal cual es en sí mismo, lo que él estaría en condiciones de mirar y contemplar.

-Necesariamente -dijo.

-Y, después de esto, colegiría ya con respecto al sol que es él quien produce las estaciones y los años y gobierna todo lo de la región visible y es, en cierto modo, el autor de todas aquellas cosas que ellos veían.

-Es evidente -dijo- que después de aquello vendría a pensar en eso otro.

-¿Y qué? Cuando se acordara de su anterior habitación y de la ciencia de allí y de sus antiguos compañeros de cárcel, ¿no crees que se consideraría feliz por haber cambiado y que les compadecería a ellos? Efectivamente.

-Y, si hubiese habido entre ellos algunos honores o alabanzas o recompensas que concedieran los unos a aquellos otros que, por discernir con mayor penetración las sombras que pasaban y acordarse mejor de cuáles de entre ellas eran las que solían pasar delante o detrás o junto con otras, fuesen más capaces que nadie de profetizar, basados en ello, lo que iba a suceder, ¿crees que sentiría aquél nostalgia de estas cosas o que envidiaría a quienes gozaran de honores y poderes entre aquéllos, o bien que le ocurriría lo de Homero, es decir, que preferiría decididamente «ser siervo en el campo de cualquier labrador sin caudal » o sufrir cualquier otro destino antes que vivir en aquel mundo de lo opinable?

-Eso es lo que creo yo -dijo-: que preferiría cualquier otro destino antes que aquella vida.

-Ahora fíjate en esto -dije-: si, vuelto el tal allá abajo, ocupase de nuevo el mismo asiento, ¿no crees que se le llenarían los ojos de tinieblas como a quien deja súbitamente la luz del sol?

-Ciertamente -dijo.

-Y, si tuviese que competir de nuevo con los que habían permanecido constantemente encadenados, opinando acerca de las sombras aquellas que, por no habérsele asentado todavía los ojos, ve con dificultad -y no sería muy corto el tiempo que necesitara para acostumbrarse-, ¿no daría que reír y no se diría de él que, por haber subido arriba, ha vuelto con los ojos estropeados, y que no vale la pena ni aun de intentar una semejante ascensión? ¿Y no matarían, si encontraban manera de echarle mano y matarle, a quien intentara desatarles y hacerles subir ?

-Claro que sí-dijo. Primeros pasos... Fragmento 516-517a del libro VII (fragmento)
de la República (obra)
de Platón (autor) Identificación del fragmento: Término a definir: En contraposición: "Ciencia de allí" --> Opinión o doxa Conocimiento o episteme Opinión o doxa Ciencia o episteme "las cosas de arriba" 516a
"imágenes reflejadas en el agua" 516b
"objetos mismos" 516a
"lo que es propio" 516b "ciencia de allí" 516c
"sombras" 516a
"antiguos compañeros de cárcel" 516c
"quienes gozaban de honores y poderes" 516d
"anterior habitación" 516c
"mundo de lo opinable" 516d
"allá abajo" 516e Mundo sensible Físicos Mayoría de la humanidad Imágenes Mundo inteligible Ideas Objetos matemáticos Símil de la línea: división en dos subniveles tanto de la opinión como del conocimiento Imaginación o eikasia OPINIÓN Los sentidos Imágenes:
sombras y reflejos, visiones deformadas de las cosas Creencia o pístis Objetos físicos y fabricados Mayoría de la humanidad=mayoría prisioneros encadenados Filósofos de la naturaleza, técnicos, expertos...= prisioneros encadenados con más saber sobre las sombras que el resto MUNDO SENSIBLE Pensamiento o dianoia Inteligibles inferiores (copian a las Ideas):
objetos matemáticos OBJETO

FUENTE

AQUÍ SE HALLAN Los sentidos La razón ayudada por representaciones sensibles El matemático= prisionero liberado que acaba de salir de la caverna y necesita acostumbrarse a la luz Inteligencia o noesis Inteligibles superiores: Ideas La razón con la sola ayuda del poder dialéctico El filósofo o dialéctico = prisionero liberado al acostumbrarse a la luz del sol MUNDO INTELIGIBLE - real + real - claro + claro En el fragmento 516-517a del Libro VII de La República de Platón, la expresión “ciencia de allí” hace referencia al saber de los prisioneros encadenados en el interior de la caverna. El significado metafórico de esta expresión es la opinión o doxa, es decir, el nivel inferior del saber. En contraposición, el saber que alcanza el prisionero liberado en el exterior de la caverna, significa metafóricamente el conocimiento científico o episteme, es decir, el nivel superior del saber. Presentamos la postura del filósofo a desarrollar: Como se sabe, Platón defiende un dualismo epistemológico, es decir, dos niveles de saber: opinión y conocimiento. Desarollamos la explicación de opinión y conocimiento (grados de saber generales, dualismo epistemológico, +general): La opinión o doxa es el grado de saber inferior, ya que versa acerca de la realidad sensible y material cuya fuente son los sentidos, es decir, acerca del mundo sensible. Por ello, es un saber oscuro, confuso, aparente, poco fiable, relativo y cambiante. En el texto, el interior de la caverna se refiere al mundo sensible y aparece como “anterior habitación” en 516c y como “mundo de lo opinable” y “allá abajo” en 516d. De ahí que el saber de los prisioneros encadenados sólo pueda ser opinión.
El conocimiento científico o episteme es el grado de saber superior. Es el saber acerca del mundo inteligible, al cual pertenecen los entes matemáticos y las Ideas. El texto hace referencia a este mundo mediante expresiones como “las cosas de arriba” en 516a. Al ser su objeto el mundo inteligible, se trata de un saber claro, verdadero, objetivo, no relativo y no cambiante. Además es fiable, ya que su fuente es la inteligencia. Para Platón, es el auténtico saber acerca de lo real. En el texto, la visión que tiene el prisionero liberado se refiere al conocimiento científico, aludido en el texto como “ciencia de allí”. Ampliamos con la subdivisión de grados de saber del símil de la línea (+ concreto): En cuanto a la opinión, distingue dos niveles: la imaginación o eikasia y la creencia o pístis.
Por un lado, Platón considera que la mayoría de la humanidad tienen el saber menos claro, el saber más inferior, ya que su objeto de conocimiento son las imágenes, es decir, “sombras” y reflejos de los objetos físicos y fabricados, visiones deformadas de las cosas. Este saber recibe el nombre de imaginación o eikasia. En la alegoría de la caverna, la mayoría de la humanidad son los prisioneros encadenados en el interior de la caverna, aparecen referencias como “antiguos compañero de cárcel”. Ya fuera del texto, sabemos que en la alegoría las sombras de los objetos que transportan los porteadores se refieren a las imágenes. En el texto, aparecen mediante expresiones como “las sombras que pasaban” (516d).
Por otro lado, reconoce que los filósofos de la naturaleza, aludidos en el texto como “aquellos otros” o “quienes gozaran de honores y poderes”, tienen un saber superior al de la mayoría de la humanidad. Sin embargo, para Platón este saber no deja de ser simple opinión, pues versa sobre el cambiante mundo sensible. En el texto, estos filósofos son aludidos a través de aquellos prisioneros que a fuerza de investigar sobre las sombras han llegado a ser expertos en ellas y han adquirido saber más claro sobre ellas que el resto. Por eso, causan admiración entre los prisioneros y reciben “honores y alabanzas”. Este saber, superior a la imaginación o eikasia, se denomina creencia o pístis.
En cuanto al conocimiento científico o episteme, Platón distingue dos niveles: el pensamiento o dianoia y la inteligencia o noesis.
Por un lado, el pensamiento o dianoia es el saber acerca de los objetos matemáticos accesibles a la razón y por ello inteligibles. Sin embargo, también son copias de las Ideas, por tanto un saber menos claro. En el texto aparece mediante la expresión “las imágenes de hombres y de otros objetos reflejados en las aguas”, ya que las sombras y reflejos en el agua de los objetos verdaderos representan metafóricamente los objetos matemáticos que copian a las Ideas.
Por otro lado, la inteligencia o noesis es el auténtico conocimiento, pues es el saber acerca de la auténtica realidad, las Ideas, aludidas en el texto como “los objetos mismos” o “las cosas verdaderas”. En el texto se refiere al saber que alcanza el prisionero liberado cuando finalmente contempla el sol, y significa metafóricamente la Idea de Bien que gobierna el mundo de las Ideas, se alude en el texto como “lo que es propio”. Introducimos el símil de la línea: Sin embargo, en el símil de la línea, Platón divide de nuevo tanto la opinión como el conocimiento en dos niveles o grados. Expresiones.

Para hacer referencias:
Como vemos en el texto...
En 516a se dice que...

Para contraponer:
Por contraposición al término a analizar...
La expresión a analizar se opone en el texto a...
La expresión X se refiere a..., en clara oposición a Y, que se refiere a... -Necesitaría acostumbrarse, creo yo, para poder llegar a ver las cosas de arriba. Lo que vería más fácilmente serían, ante todo, las sombras, luego, las imágenes de hombres y de otros objetos reflejados en las aguas, y más tarde, los objetos mismos. Y después de esto le sería más fácil el contemplar de noche las cosas del cielo y el cielo mismo, fijando su vista en la luz de las estrellas y la luna, que el ver de día el sol y lo que le es propio.

-¿Cómo no?

-Y por último, creo yo, sería el sol, pero no sus imágenes reflejadas en las aguas ni en otro lugar ajeno a él, sino el propio sol en su propio dominio y tal cual es en sí mismo, lo que él estaría en condiciones de mirar y contemplar.

-Necesariamente -dijo.

-Y, después de esto, colegiría ya con respecto al sol que es él quien produce las estaciones y los años y gobierna todo lo de la región visible y es, en cierto modo, el autor de todas aquellas cosas que ellos veían.

-Es evidente -dijo- que después de aquello vendría a pensar en eso otro.

-¿Y qué? Cuando se acordara de su anterior habitación y de la ciencia de allí y de sus antiguos compañeros de cárcel, ¿no crees que se consideraría feliz por haber cambiado y que les compadecería a ellos? Efectivamente.

-Y, si hubiese habido entre ellos algunos honores o alabanzas o recompensas que concedieran los unos a aquellos otros que, por discernir con mayor penetración las sombras que pasaban y acordarse mejor de cuáles de entre ellas eran las que solían pasar delante o detrás o junto con otras, fuesen más capaces que nadie de profetizar, basados en ello, lo que iba a suceder, ¿crees que sentiría aquél nostalgia de estas cosas o que envidiaría a quienes gozaran de honores y poderes entre aquéllos, o bien que le ocurriría lo de Homero, es decir, que preferiría decididamente «ser siervo en el campo de cualquier labrador sin caudal » o sufrir cualquier otro destino antes que vivir en aquel mundo de lo opinable?

-Eso es lo que creo yo -dijo-: que preferiría cualquier otro destino antes que aquella vida.

-Ahora fíjate en esto -dije-: si, vuelto el tal allá abajo, ocupase de nuevo el mismo asiento, ¿no crees que se le llenarían los ojos de tinieblas como a quien deja súbitamente la luz del sol?

-Ciertamente -dijo.

-Y, si tuviese que competir de nuevo con los que habían permanecido constantemente encadenados, opinando acerca de las sombras aquellas que, por no habérsele asentado todavía los ojos, ve con dificultad -y no sería muy corto el tiempo que necesitara para acostumbrarse-, ¿no daría que reír y no se diría de él que, por haber subido arriba, ha vuelto con los ojos estropeados, y que no vale la pena ni aun de intentar una semejante ascensión? ¿Y no matarían, si encontraban manera de echarle mano y matarle, a quien intentara desatarles y hacerles subir ?

-Claro que sí-dijo. CONOCIMIENTO
Full transcript