Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Familias Propensas a las Crisis,

No description
by

Alan Cuevas

on 25 February 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Familias Propensas a las Crisis,

Todos conocemos a personas que compensan su pequeñez física volviéndose gritonas o agresivas, a la de pobreza usando joyas y vestimenta extravagante y ala de fealdad, maquillaje. Todos nos pasamos la vida compensando en exceso las deficiencias que creemos tener y sobreprotegiéndonos contra los peligros del mundo, hasta la conducta más agresiva es intencionada para proporcionar seguridad y garantizar la supervivencia y bienestar.
Familias Propensas a las Crisis,
La lucha por no cambiar...

Estas familias presentan una falla estructural que puede ser ocasionada por fuerza externa o porque solamente es el momento oportuno de una crisis.

¿Qué se puede pensar de aquellas personas que hacen de una patología el centro de su vida y exigen que se respete y la compartan no importando el dolor que produzca?

Todos cometemos chifladuras pero hay personas que lo hacen por hábito y consiguen que sus familias lo consecuente.

Familias alcohólicas, violentas o psicosomáticas,
que amenazan con suicidio, divorcio, son infieles,
infringen las leyes, son temerosas a experiencias normales de la vida o son alborotadoras.

Estas familias experimentan las mismas crisis
una y otra vez y se someten a terapia pero también logran contra el cambio.

Lo que un tratamiento puede ser un fracaso
para el terapeuta, para los pacientes sería un éxito
por que alivia sus síntomas, no quieren que los vuelvan
“normales” porque sus defectos son virtudes y rasgos
de identidad propia.

Los defectos son virtudes llevados al exceso, como el ser destructivo, quienes se comportan así es para protegerse contra un peligro que consideran más destructivo. Todos crecemos con la idea de que hay un mundo peligroso pero cada uno de nosotros concibe lo peligroso de manera diferente. Sí practicamos nuestras maniobras para protegernos parecerá muy raro para otras personas que no lo perciben de la misma forma.
Los aborígenes que se embadurnan el cabello con bosta de yak creen protegerse contra los malos espíritus y se sienten más seguros. Imaginamos que los espíritus malignos existen en todas las personas o entre las del sexo opuesto, o bien imaginamos que están en nosotros mismos, en nuestros impulsos y características.
Todas las familias saben que afrontarán
crisis inesperadas, las sufrirán en ciertos puntos
previsibles de su proceso de desarrollo.
Algunas familias viven de crisis en crisis siguiendo
a intervalos irregulares, no importando
cual sea la etapa de desarrollo
y exista o no tensión externa.
Algunas familias tienen una visión compartida de los peligros que plantea la vida, la terapia
les podría parecer peligrosa, pero eso no lo compartirá el terapeuta.

Todos venimos al mundo con diferentes manuales de instrucciones, cuanto más nos empeñamos en cumplir reglas, tanto mayor es nuestro fracaso.

Al terapeuta y al mundo, observar la manera en que la gente comete una y otra vez la misma torpeza les parecerá una danza extrañamente perversa.

Como terapeuta queremos aliviar
el dolor interrumpiendo la pauta
de conducta, pero está danza
perversa lo está
protegiendo
contra los malos espíritus
que les han enseñado a temer.
El terapeuta torpe que no
aprecie esto parecerá la
encarnación de un espíritu
maligno.

Las personas muy comúnmente eligen parejas que compartan
sus miedos con respecto al mundo, supersticiones individuales,
se convierten en su religión familiar, la nueva pareja hacen en forma conjunta barreras emocionales y conductuales que los protegen
de los peligros y luego tratan de criar a sus hijos con los mismos
miedos y defensas impidiendo cualquier conducta
contra fóbica de los niños en desarrollo.
Cada familia es un caso único y en cuanto a su definición compartida de lo peligroso y lo seguro. Las tensiones pueden originarse en
la forma que el mundo tenga valores diferentes o
por fuerzas internas
de la familia, los hijos se diferencian, los cónyuges empiezan a desilusionarse al ver que no
se cumplen sus expectativas.
Hay fuerzas externas que hacen considerar a la familia sus valores preciados y organizativos y fuerzas internas que se resisten como si estuviera en juego la familia misma.
Síndromes familiares pueden juzgarse como patológicas y nada beneficiosas, cada familia posee algunas y otras renuncian a ellas cuando es necesario, otras se aferran
con más tenacidad a pautas que dan peores resultados.

De ahí surge la misma conducta destructiva en cada punto crítico de la vida, al proteger está conducta se convierte en el centro de la existencia familiar, haya
o no un problema, sea cual fuere la realidad, unas vacaciones, la familia responderá siempre del mismo modo, madre se emborrachará, el padre será infiel, el hijo amenazará con suicidarse o la hija hará un berrinche.

La neurosis es Dios y la defienden a muerte, un ritual, una expresión de fe en la familia.

Full transcript