Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La Iglesia Ministerio de Comunión

No description
by

COMPUSERVICIO TUNJA

on 6 November 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La Iglesia Ministerio de Comunión

La Iglesia Ministerio de Comunión

Dones Espirituales o Carismas
(1Co 12, 1-3):
Diversidad y
Unidad
de los carismas
(1Co 12, 4- 11)

Diversidad y Unidad
de los
Carismas



(1Co 12, 4- 11)

Comparación del Cuerpo




(1 Co 12, 12-31),
Cuerpo
místico
de
Cristo

(1Co 27-30).
La naturaleza sacramental de la Iglesia mientras
"Caminamos lejos del Señor"
(2Cor 5, 6: “Estamos siempre confiados, sabiendo que, mientras habitamos en el cuerpo, caminamos lejos del Señor” Cfr. Const. Lumen gentium, n. 1.).
La esencial unidad que hace a los fieles ser miembros de un mismo Cuerpo, el Cuerpo místico de Cristo

(Cfr. Const. Lumen gentium, n. 9/c.).
El concepto
de
COMUNIÓN

Expresa
(Cfr. ibidem, n. 7; PIO XII, Enc. Mystici Corporis, 29-VI-1943: AAS 35 (1943) pp. 200 ss.8),
una comunidad orgánicamente estructurada
(Cfr. Const. Lumen gentium, n. 11/a.),
"Un pueblo reunido por la unidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo"
(S. CIPRIANO, De Oratione Dominica, 23: PL 4, 553; cfr. Const. Lumen gentium, n. 4/b.),
Dotado también de los medios adecuados para la unión visible y social
Fruto de la iniciativa
divina cumplida en
el Misterio Pascual.
La comunión
es
Don de Dios,
La nueva relación entre el hombre y Dios,
se extiende también a una nueva relación de los hombres entre sí.
Establecida en Cristo
y comunicada
en los
sacramentos,
LA TRINIDAD: FUENTE Y META DE LA COMUNIÓN
(CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II,
Constitución dogmática Lumen gentium (21.XI.1964).
«"como un sacramento, o sea signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano"»
es decir,
La Constitución dogmática Lumen gentium, del Concilio Vaticano II, presenta a la Iglesia como misterio de comunión
Fuente en
Dios
mismo,
El Misterio de Comunión de la Iglesia
tiene su
que se revela como una
comunión interpersonal
de Amor y llama a la
salvación a todos los hombres.
El Plan de Salvación de la humanidad tiene su origen en el seno de la Trinidad y

llega a su cumplimiento gracias a la perfecta comunión entre las tres Personas divinas, que hizo posible que el Padre
enviase al Hijo y que éste, uniéndose a nosotros a través de la encarnación y
reconciliándonos con el
Padre mediante el

Misterio Pascual,
nos envíe el Espíritu Santo
.
En su doble dimensión, el agente de esta
comunión
es el
Espíritu Santo
y se manifiesta
concretamente
en la
vida de la Iglesia
, que es como una
prolongación

visible y eficaz, esto es,
como un
sacramento
, de la

vida trinitaria
Desde Pentecostés en adelante,
la Iglesia está en
Cristo y Cristo en la Iglesia,
por virtud del Espíritu.
Constituida en el sacramento del
Cuerpo de Cristo,

la Iglesia también está llamada a ser un sólo «cuerpo», en correspondencia a la unicidad de Jesucristo.

Sin embargo, aunque real, la comunión eclesial no es perfecta, pues coexiste con las debilidades propias de sus miembros.

La Iglesia, como lo dice la Lumen gentium 8, abraza en su seno a pecadores y, siendo santa, necesita al mismo tiempo de continua purificación y conversión. Por ello, la comunidad cristiana camina bajo la esperanza de

alcanzar la comunión
perfecta al final de los tiempos:
nacida del Padre, por el Hijo, en el Espíritu Santo, la comunión eclesial tiene que volver al Padre en el Espíritu por el Hijo, hasta el día en que todo quede sometido al Hijo y éste se lo entregue todo al Padre,
para que "Dios sea todo en todos" (1 Cor 15,28).
La Trinidad, fuente e imagen ejemplar de la Iglesia, es finalmente su meta;
En su realidad invisible
es comunión de cada hombre con el Padre por Cristo en el Espíritu Santo, y con los demás hombres copartícipes de la naturaleza divina (Cfr. 2 Pedro 1, 4.), de la pasión de Cristo (Cfr. 2 Cor 1, 7.), de la misma fe (Cfr. Ef 4, 13; Filem 6.), del mismo espíritu (Cfr. Fil 2, 1.).
en la doctrina de los Apóstoles, en los sacramentos y en el orden jerárquico,
Mediante estos dones divinos, realidades bien visibles
Cristo ejerce en la historia de diversos modos Su función profética, sacerdotal y real para la salvación de los hombres (Cfr. Const. Lumen gentium, nn. 25-27.16).
Esta relación entre los elementos invisibles y los elementos visibles de la comunión eclesial
es constitutiva de la Iglesia como Sacramento de salvación.
De esta sacramentalidad
se sigue que la Iglesia es una realidad permanentemente abierta a la dinámica misionera y ecuménica, pues ha sido enviada al mundo para anunciar y testimoniar, actualizar y extender el misterio de comunión que la constituye: - a reunir a todos y a todo en Cristo (Cfr. Mt 28, 19-20; Jn 17, 21-23; Ef 1, 10; Const. Lumen gentium, nn. 9/b, 13 y 17; Decr. Ad gentes, nn. 1 y 5; S. IRENEO, Adversus haereses,
III, 16, 6 y 22, 1-3: PG 7, 925-926 y 955-958.);
-
a ser para todos "sacramento
inseparable de unidad"
(S. CIPRIANO, Epist. ad Magnum,
6: PL 3, 1142.).
La comunión eclesial
es al mismo tiempo
invisible y visible.
 En la Iglesia sobre la tierra existe una íntima relación, entre esta comunión invisible y la comunión visible
 La comunión eclesial, en la que cada uno es insertado por la fe y el Bautismo
(Ef 4, 4-5: "Un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como habéis sido llamados a una sola esperanza, la de vuestra vocación.
Un solo Señor, una sola fe,
un solo bautismo".
Cfr. También Mc 16, 16.19),
tiene su raíz y su centro en la
Sagrada Eucaristía.
 El Bautismo es incorporación
en un cuerpo edificado
y vivificado por el Señor resucitado mediante la Eucaristía
(de tal modo que este cuerpo puede ser llamado verdaderamente Cuerpo de Cristo

La entre sí y con su cabeza, con Cristo Y con los hombres.
La participación de unos mismos bienes, sobre todo sobrenaturales
EL PRINCIPIO DE comunión
Anima toda la concepción eclesiológica del Vaticano II. Comunión que expresa:
COMUNION
en el Concilio Vaticano II se desarrolla:
La
* Exterior como interior
* Eucarística como eclesiástica
* En relación con los fieles y con los obispos
* Con las Iglesia católicas y con las separadas.

LA COMUNION tiene destacada relevancia en:
- Lumen Gentium

- En los decretos sobre la función pastoral de los Obispos y sobre el ministerio y la vida de los Presbíteros

-
En los decretos sobre las Iglesias Orientales católicas y el Ecumenismo, Comunión espiritual que es con los demás creyentes (LG 50) y se extiende incluso a las Iglesia separadas (LG 15 y UR 14-18).
La comunión eucarística de un mismo sacrificio divino, por ser sacramental, es una comunión visible,
Signo eficaz de la invisible unión con Cristo y con los cristianos que comulgan de un mismo Señor.
Esta comunión entre Dios y el hombre, realizada en la persona de Jesucristo es, a su vez, comunicable en el misterio de la Pascua, es decir, en la muerte y resurrección del Señor.
La Eucaristía es nuestra participación en el misterio pascual y constituye a la Iglesia como Cuerpo de Cristo.
 La Eucaristía
es fuente y fuerza
creadora de comunión entre los miembros de la Iglesia precisamente porque une a cada uno de ellos con el mismo Cristo
"participando realmente del Cuerpo del Señor en la fracción del pan eucarístico, somos elevados a la comunión con El y entre nosotros: 'Porque el pan es uno, somos uno en un solo cuerpo, pues todos participamos de ese único pan'
(1 Co 10, 17)" (Const. Lumen gentium, n. 7/b. La Eucaristía es el sacramento "mediante el cual se construye la Iglesia en el tiempo presente"
(S. AGUSTIN, Contra Faustum, 12, 20: PL 42, 265).
"Nuestra participación en el cuerpo y en la sangre de Cristo no tiende a otra cosa que a transformarnos en aquello que recibimos"
(S. LEON MAGNO, Sermo 63, 7: PL 54, 357).
la

Iglesia

es el
Cuerpo de Cristo
significa que la
Eucaristía
, en la que el Señor nos entrega su Cuerpo y nos transforma en un solo Cuerpo
(Cfr. Const. Lumen gentium, nn. 3 y 11/a; S. JUAN CRISOSTOMO, In 1 Cor. hom., 24, 2: PG 61, 200.),
Por esto, la expresión paulina
Es el lugar donde permanentemente la Iglesia se expresa en su forma más esencial: presente en todas partes y, sin embargo, sólo una, así como uno es Cristo.
 COMUNIÓN ECLESIAL:
Unión de todo el cuerpo Místico de Cristo, que simboliza y realiza la comunión eucarística. (LG 13, 37; UR, 3, 10; AG 22, 25; canon 840):
“Los sacramentos del Nuevo Testamento, instituidos por Cristo Nuestro Señor y encomendados a la Iglesia, en cuanto que son acciones de Cristo y de la Iglesia, son signos y medios con los que se expresa y fortalece la fe, se rinde culto a Dios y se realiza la santificación de los hombres, y por tanto contribuyen en gran medida a crear, corroborar y manifestar la comunión eclesiástica; por esta razón, tanto los sagrados ministros como los demás fieles deben comportarse con grandísima veneración y con la debida diligencia al celebrarlos”.
También la expresan: La eucaristía y los emás sacramentos, la fe acompañada de las virtudes Teologales.

LA COMUNIÓN
ECLESIÁSTICA
Espiritual –
del Espíritu de Cristo
arranca todo el orden
sobrenatural-

Personal –
de personas elevadas
al orden sobrenatural.

Es interna y externa, individual y social
(LG 8, 10, 11,14);
canon 96; 205).

- Esta comunión es también exterior, visible e incluso social y jurídica.
LA COMUNIÓN
une a las Iglesias particulares católicas (LG 13)
Se extiende la comunión, aún cuando no plena, a las Iglesias separadas (UR 3), al tener al mismo Cristo como principio de comunión. (UR 1; canon 383, 3; 463, 3)

Canon 383 § 3.
“Debe mostrarse humano y caritativo con los hermanos que no estén en comunión plena con la Iglesia católica, fomentando también el ecumenismo tal y como lo entiende la Iglesia”.

Canon 433§ 3:
“Si lo juzga oportuno, el Obispo diocesano puede invitar al sínodo, como observadores, a algunos ministros o miembros de Iglesias o de comunidades eclesiales que no estén en comunión plena con la Iglesia católica”.

 La Iglesia es
Comunión de los santos,
La común participación visible en los bienes de la salvación
(las cosas santas),
especialmente en la Eucaristía, es raíz de la comunión invisible entre los participantes (los santos). Esta comunión comporta una solidaridad espiritual entre los miembros de la Iglesia, en cuanto miembros de un mismo Cuerpo
(Cfr. 1 Cor 12, 25-27; Ef 1, 22-23; 3, 3-6.), y tiende a su efectiva unión en la caridad, constituyendo
"un solo corazón y una sola alma"
(Hechos 4, 32.).
La comunión tiende también a la unión en la oración
(Hechos 2, 42.), inspirada en todos por un mismo Espíritu (Cfr. Rom 8, 15-16.26; Gal 4, 6; Const. Lumen gentium, n. 4.),
el Espíritu Santo "que llena y une toda la Iglesia"
(STO. TOMAS DE AQUINO,
De Veritate, q. 29, a. 4 c. En efecto,
"
levantado en la cruz y glorificado, el Señor Jesús envió el Espíritu que había prometido, por medio del cual llamó y congregó al pueblo de la Nueva Alianza, que es la Iglesia"

(Decr. Unitatis redintegratio, n. 2/b).).
Esta comunión,
en sus elementos invisibles
Esto significa, entre otras cosas, que existe una mutua relación entre la Iglesia peregrina en la tierra y la Iglesia celeste en la misión histórico-salvífica
De ahí la importancia eclesiológica no sólo de la intercesión de Cristo en favor de sus miembros (Heb 7, 25.), sino también de la de los santos y, en modo eminente, de la Bienaventurada Virgen María (Cfr. Const. Lumen gentium, nn. 50 y 66.).
La esencia de la devoción a los santos, tan presente en la piedad del pueblo cristiano, responde pues a la profunda realidad de la Iglesia como misterio de comunión
según la expresión tradicional que se encuentra
en las versiones latinas del Símbolo apostólico
desde finales del siglo IV
(Cfr. Denz.-Schön. 19, 26-30.).
existe no sólo entre los miembros de la Iglesia peregrina en la tierra, sino también entre éstos y todos aquellos que, habiendo dejado este mundo en la gracia del Señor, forman parte de la Iglesia celeste o serán incorporados a ella después de su plena purificación
(Cfr. Const. Lumen gentium,
n. 49.).
Full transcript