Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Trastornos disruptivos del control de los impulsos y de la c

No description
by

on 24 April 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Trastornos disruptivos del control de los impulsos y de la c

Trastornos disruptivos del control de los impulsos y de la conducta
312.34 (F63.81) Trastorno Explosivo Intermitente
Trastorno de la personalidad antisocial

313.81(F91.3) Trastorno Negativista Desafiante
Otro trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta especificado. 312.89(F91.8)
Esta categoría se aplica a presentaciones en las que se predomina los síntomas característicos de un trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta, que causan un malestar clínicamente significativo o deterioro en las aéreas social, laboral o de otro tipos importante para el individuo, pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de la categoría diagnostica de trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta. La categoría de otro trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por comunicar el motivo especifico por el que la presentación no cumple los criterios de ningun trastorno disruptivo especifico, del control de los impulsos y de la conducta. Esto se hace registrando ¨otro trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta especificado seguido del motivo especificado (p,ej., arrebatos recurrentes de comportamiento, de frecuencia insuficiente).

Trastorno de Conducta
Los trastornos disruptivos del control de los impulsos y de la conducta incluyen afecciones que se manifiestan con problemas en el autocontrol del comportamiento y las emociones mientras que otros trastornos del DSM-5 pueden tratar sobre problemas de la regulación del comportamiento y las emociones.
Estos trastornos se dan mas en sexo masculino que en el sexo femenino.
Estos trastornos se unen en un espectro de exteriorización, comúnmente asociado a las dimensiones de personalidad etiquetadas como DESINHIBICION y RESTRICCIÓN, y, en menor medida, emocionalidad negativa. Esta dimensión de la personalidad compartida podría explicar el alto nivel de comorbilidad con el trastorno de la personalidad antisocial.

¿Oposicionismo normal?
El control de impulsos y la disciplina
La conducta agresiva vrs. agresión patológica
El trastorno negativista desafiante, o también denominado “trastorno de las ansias de la libertad”, es una categoría nosológica incluida en el DSM-V donde se caracteriza por el desarrollo de una actitud hostil, desobediente, desafiante, y negativista hacia las figuras de autoridad.
La angustia y la preocupación que los niños y adolescentes que tienen el trastorno negativista desafiante provocan en los demás son mayores que las que ellos mismos experimentan.
Puede diferenciarse entre dos tipos: pasivo y activo.

Criterios diagnósticos
A. Un patrón de enfado/irritabilidad, discusiones/actitud desafiante o vengativa que dura por lo menos seis meses, que se manifiesta por lo menos con cuatro síntomas de cualquiera de las categorías siguientes y que se exhibe durante la interacción por lo menos con un individuo que no sea un hermano.

ENFADO/IRRITABILIDAD
1. A menudo pierde la calma.
2. A menudo esta susceptible o se molesta con facilidad.
3. A menudo esta enfadado y resentido.
DISCUSIONES/ACTITUD DESAFIANTE

4. Discute a menudo con la autoridad o con los adultos, en el caso de los niños y los adolescentes.
5. A menudo desafía activamente o rechazo satisfacer la petición por parte de figuras de autoridad o normas.
6. A menudo molesta a los demás deliberadamente.
7. A menudo culpa a los demás por sus errores o su mal comportamiento.

VENGATIVO

8. Ha sido rencoroso o vengativo por lo menos dos veces en los últimos seis meses.
Nota:
B.
Este trastorno del comportamiento va asociado a un malestar en el individuo o en otras personas de su entorno social inmediato( es decir, familiar, grupo de amigos, compañeros de trabajo), o tiene un impacto negativo en las áreas social, educativa, profesional u otras importantes.

C.
Los comportamientos no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico, un trastorno por consumo de sustancias, un trastorno depresivo o uno bipolar. Además, no se cumplen los criterios de un trastorno de desregulación disruptiva del estado de animo.

ESPECIFICAR LA GRAVEDAD ACTUAL:
LEVE:
Los síntomas se limitan a un entorno
MODERADO:
Algunos síntomas aparecen en dos entornos por lo menos.
GRAVE:
Algunos síntomas aparecen en tres o mas entornos.
Diagnóstico diferencial
Trastorno de conducta
Trastorno por déficit de atención/hiperactividad
Trastorno depresivo y bipolar
Trastorno impulsivo intermitente
Discapacidad intelectual
Trastorno del lenguaje
Trastorno de ansiedad social (fobia social)
Etiología
TEORIA BIOLÓGICA-FISIOLÓGICA
: En esta teoría existen factores heredados de tipo neurofisiológico psicofisiológico y bioquímico.
TEORIA COGNITIVA:
Distorsiones social-cognitivas y deficiencias cognitivas
TEORIA PSICODINÁMICA

Este trastorno se encuentra en familias en que los padres están muy preocupados por el poder control y autonomía en donde las prácticas educativas son duras, incoherentes y negligentes.
Tratamiento
Para el tratamiento de los niños con trastorno negativista lo que ha resultado más efectivo es es una combinación de psicoterapia individual para el niño y asesoría a los padres.

Tratamiento familar:
Entrenamiento conductual para los padres hasta el uso de técnicas de juego que mejoren la relación de padres-hijos.
Tratamiento conductual:

Esta técnica refiere a la utilización de videograbaciones de imágenes propias en las que se efectúa únicamente conductas apropiadas con el fin de lograr el modelaje de estas conductas en ambientes deseados.
El trastorno explosivo intermitente, se producen episodios repetidos de impulsivo, agresivo, comportamiento violento o arrebatos verbales airadas en la que reacciona groseramente desproporcionada con respecto a la situación.  Las personas con trastorno explosivo intermitente pueden atacar a los demás y sus posesiones, causando lesiones y daños materiales o corporales. También pueden lesionarse durante una explosión. Más tarde, las personas con trastorno explosivo intermitente pueden sentir remordimiento, arrepentimiento o vergüenza.
Criterios diagnósticos
A.
Arrebatos recurrentes en el comportamiento que reflejan una falta de control de los impulsos de agresividad, manifestada por una de las siguientes:
1.
Agresion verbal o agresión física contra la propiedad. Los animales u otros individuos, en promedio dos veces por semana, durante un periodo de tres meses. La agresión física no provoca daños ni destrucción de la propiedad, ni provoca lesiones físicas a los animales ni a otros individuos.
2.
Tres (3) arrebatos en el comportamiento que provoquen daños o destrucción de la propiedad o agresión física con lesiones a animales u otros individuos, sucedidas en los últimos doce (12) meses.
B.
La magnitud de la agresividad expresada durante los arrebatos recurrentes es bastante desproporcionada con respecto a la provocación o cualquier factor estresante psicosocial desencadenante.
C.
Los arrebatos agresivos recurrentes no son premeditados (es decir son impulsivos o provocados por la ira) ni persiguen ningún objetivo tangible (p. ej., dinero, poder, intimidación).
D.
Los arrebatos agresivos recurrentes provocan un marcado malestar en el individuo, alteran su rendimiento laboral o sus relaciones interpersonales, o tienen consecuencias económicas o legales.
E.
El individuo tiene una edad cronológica de seis años por lo menos (o un grado de desarrollo equivalente).

F.
Los arrebatos agresivos recurrentes no se explican mejor por otro trastorno mental ( p. ej., trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar, trastorno de desregulación disruptiva del estado de animo, trastorno psicóticos, trastorno de la personalidad antisocial, trastorno de la personalidad limite), ni se puede atribuir a otra afección medica (p. ej., traumatismo craneoencefálico, enfermedad del Alzheimer), ni a los efectos fisiológicos de alguna sustancia (p. ej., drogadicción, medicación). En los niños de edades comprendidas entre 6 y 18 años, a un comportamiento agresivo que forme parte de un trastorno de adaptación no se le debe asignar este diagnostico.
Nota:
Diagnóstico diferencial
Trastorno de desregulación disruptivo del estado de animo.
Trastorno de la personalidad antisocial o trastorno de la personalidad limite.
Delirium, trastorno neurocognitivo mayor y cambio de la personalidad debido a otra afección medica, tipo agresivo.
Intoxicación por sustancias o síndrome de abstinencia.
Trastorno de déficit de atención/hiperactividad, trastorno de conducta , trastorno negativista desafiante o trastorno del espectro autista
Etiología
La causa exacta del trastorno explosivo intermitente es desconocida, pero el trastorno es probablemente causado por una serie de factores ambientales y biológicos .

FAMILIAR-SOCIAL:
La mayoría de las personas con este trastorno se criaron en familias en las que el comportamiento explosivo y el abuso verbal y físico eran comunes.

GENETICO:
Puede haber un componente genético, que causa el trastorno que se transmite de padres a hijos.

NEUROQUÍMICA
: Puede haber diferencias en la forma de la serotonina, un mensaje químico importante del cerebro, que funciona en las personas con trastorno explosivo intermitente.

Tratamiento
Es importante que estas personas reconozcan que pierden el control y que necesitan ayuda para aprender a controlar sus impulsos. No hay un solo tratamiento que sea mejor para todas las personas con el trastorno explosivo intermitente. El tratamiento generalmente incluye la psicoterapia y la medicación.
Psicoterapia:

Sesiones de terapia individual o de grupo pueden ser útiles. Un tipo común de la terapia, la terapia cognitivo-conductual, ayuda a las personas con trastorno explosivo intermitente identificar qué situaciones o comportamientos pueden desencadenar una respuesta agresiva. Y, más importante aún, este tipo de terapia enseña a las personas a manejar la ira y a controlar las respuestas inadecuadas utilizando técnicas como la relajación, pensar de manera diferente acerca de situaciones (reestructuración cognitiva) y el aprendizaje de habilidades de afrontamiento.
Medicación:
Los diferentes tipos de medicamentos pueden ayudar en el tratamiento de trastorno explosivo intermitente. Estos medicamentos incluyen:
Antidepresivos.  
Anticonvulsivos.
Agentes anti-ansiedad.
Estabilizadores del humor.
312.33 (F63.1) Piromanía
La principal característica del trastorno de conducta es un patrón de comportamiento persistente y repetitivo en el que no se respetan los derechos básicos de otros, ni las normas o reglas sociales propias de la edad.
Los comportamientos más comunes se pueden dividir en cuatro grandes grupos:
Conducta agresiva
Conducta destructiva
Engaño
Transgresión de las reglas
Criterios diagnósticos
A.
Un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que no se respeta los derechos básicos de otros, las normas o reglas sociales propias de la edad, lo que se manifiesta por la presencia en los doce últimos meses de por lo menos tres de los quince criterios siguientes en cualquier de las categorías siguientes, existiendo por lo menos uno en los últimos seis meses:
Agresión a personas o animales
1.
A menudo acosa, amenaza o intimida a otros.
2.
A menudo inicia peleas.
3.
Ha usado un arma que puede provocar serios daños a terceros.
4.
Ha ejercido la crueldad física contra personas.
5.
Ha ejercido la crueldad física contra animales.
6.
Ha robado enfrentándose a una víctima.
7.
Ha violado sexualmente a alguien.
Destrucción de la propiedad
8.
Ha prendido fuego deliberadamente con la intención de provocar daños graves.
9.
Ha destruido deliberadamente la propiedad de alguien.

Engaño o robo
10.
Ha invadido la casa, edificio o automóvil de alguien.
11.
A menudo miente para obtener objetos o favores, o para evitar obligaciones.
12
. Ha robado objetos de cierto valor sin enfrentarse a la víctima.
Incumplimiento grave de las normas
13.
A menudo sale por la noche a pesar de la prohibición de sus padres, empezando antes de los 13 años.
14.
Ha pasado una noche fuera de casa sin permiso mientras vivía con sus padres o en un hogar de acogida, por lo menos dos veces o una vez si estuvo ausente durante un tiempo prolongado.
15.
A menudo falta en la escuela, empezando antes de los 13 años.
B.
El trastorno del comportamiento provoca un malestar clínicamente significativo en las áreas del funcionamiento social, académico o laboral.
C.
Si la edad del individuo es de 18 años o más, no se cumplen los criterios del trastorno de la personalidad antisocial.
Especificar si :
312.81(F91.1) Tipo de inicio infantil:
los individuos muestran por lo menos un síntoma característico del trastorno de conducta antes de cumplir los 10 años.
312.82(F91.2) Tipo de inicio adolescente:
los individuos no muestran ningún síntoma característico del trastorno de conducta antes de cumplir los 10 años.
312.89(F91. 9) Tipo de inicio no especificado:
se cumplen los criterios del trastorno de conducta, pero no existe suficiente información disponible para determinar si la aparición del primer síntoma fue anterior a los 10 años de edad.
Especificar si :
Con emociones prosociales limitadas:
para poder asignar este especificador, el individuo ha de haber presentado por lo menos dos de las siguientes características de forma persistente durante doce meses por lo menos, en diversas relaciones y situaciones. Estas características reflejan el patrón típico de relaciones interpersonales y emocionales del individuo durante ese periodo, no solamente episodios ocasionales en algunas situaciones. Por lo tanto, para evaluar los criterios de un especificador concreto, se necesitan varias fuentes de información. Además de la comunicación del propio individuo, es necesario considerar lo que dicen otros que lo hayan conocido durante periodos prolongados de tiempo.
Falta de remordimientos o culpabilidad:
no se siente mal ni culpable cuando hace algo malo ( no cuentan los remordimientos que expresa solamente cuando le sorprende o ante un castigo). El individuo muestra una falta general de preocupación sobre las consecuencias negativas de sus acciones .
Insensible, carente de empatía:
No tiene en cuenta ni le preocupan los sentimientos de los demás.
Despreocupación por su rendimiento:
No muestra preocupación respecto a un rendimiento deficitario o problemático en la escuela, en el trabajo o en las actividades importantes. El individuo no realiza el esfuerzo necesario para alcanzar un buen rendimiento, incluso cuando las expectativas son claras, y suele culpar a los demás de su rendimiento deficitario.
Afecto superficial o deficiente:
No expresa sentimientos ni muestra emocionales con los demás, salvo de una forma que parece poco sentida, poco sincera o superficial, o cuando recurre a expresiones emocionales para obtener beneficios.
ESPECIFICAR LA GRAVEDAD ACTUAL:
LEVE:
Existen pocos o ningun problema de conducta aparte de los necesarios para establecer el diagnostico, y los problemas de conducta provocan un daño relativamente menor a los demás.
MODERADO:
El número de problemas de conducta y el efecto sobre los demás son de gravedad intermedia entre los que se especifican en “leve” y en “gravedad”.
GRAVE:
Existen muchos problemas de conducta además de los necesarios para establecer el diagnóstico, o dichos problemas provocan un daño considerable a los demás.
Diagnóstico diferencial
Trastorno negativista desafiante.
Trastorno por déficit de atención/hiperactividad.
Trastorno depresivo y bipolar.
Trastorno explosivo intermitente.
Trastorno de adaptación.
Etiología
El trastorno de conducta ha sido asociado con:
- Anomalías genéticas.
- Hijo de madre/padre soltera/o.
- Rechazo/negligencia parental.
- Temperamento infantil de difícil control.
- Falta de supervisión adecuada.
- Frecuente cambio de cuidadores.
- Hacinamiento.
- Crianza incoherente con uso de disciplina severa.
- Residencia en edad temprana en instituciones.
- Asociación con pares delincuentes.
- Progenitor con trastorno de personalidad antisocial y/o problemas de abuso de sustancias.
- Progenitor con historia de violencia, conflicto con la ley, arrestos y encarcelamiento.
Prevalencia
El diagnóstico es más común entre varones (6-16%) que en féminas (2-9%).
Es difícil saber realmente qué tan frecuente es este trastorno, debido a que muchas de las cualidades necesarias para hacer el diagnóstico, tales como “actitud desafiante” y la “desobediencia de las reglas”, pueden ser difíciles de definir. Para realizar un diagnóstico preciso, el comportamiento tiene que ser mucho más extremo que una simple rebeldía de adolescente o entusiasmo juvenil.
El trastorno de conducta a menudo está asociado con el trastorno de déficit de atención. Ambas afecciones conllevan un riesgo de que se presente adicción al alcohol u otras drogas.
El trastorno de conducta también puede ser un signo inicial de depresión o trastorno bipolar.
Tratamiento
Para que el tratamiento sea efectivo, es necesario el compromiso estrecho de parte de la familia del niño. Los padres pueden aprender técnicas para ayudar a manejar la conducta problemática su hijo.
En casos de maltrato, es posible que sea necesario retirar al niño de la familia y ubicarlo en un ambiente menos caótico.
Enfoques cognitivo-conductuales:

La meta de la terapia cognitiva-conductual es mejorar las destrezas de solución de problemas, destrezas de comunicación, control de los impulsos y destrezas de manejo de la ira.
La
terapia grupal de pares
se enfoca con frecuencia en el desarrollo de destrezas sociales y destrezas interpersonales.
A pesar de que los medicamentos no se consideran efectivos en el tratamiento del trastorno de la conducta, la medicación puede ser utilizada si están presentes otros síntomas o trastornos que responden a la medicación.
Si está contemplando la posibilidad de optar por un programa de hospitalización, cerciórese de analizarlo a fondo, ya que se han presentado lesiones serias y muertes relacionadas con algunos de estos programas y en muchos estados no están regulados.
(Lopez-Ibor y Valdez) La piromanía se caracteriza por un patrón de comportamiento que lleva a provocar incendios por puro placer, gratificación, liberación de tensión. En términos semejantes, la piromanía se describe como la repetida conducta de placer y provocar incendios sin motivación y como respuesta a un impulso no controlado.
Criterios diagnósticos
A.
Provocación de incendios de forma deliberada e intencionada en mas de una ocasión.
B.
Tensión o excitación afectiva de hacerlo.
C.
Fascinación, interés, curiosidad o atracción por el fuego y su contexto.
D.
Placer, gratificación o alivio al provocar incendios o al presenciar o participar en sus consecuencias.
E.
No se provoca un incendio para obtener un beneficio económico, ni como expresión de una ideología sociopolítica, ni para ocultar una actividad criminal, expresar rabia o venganza, mejorar las condiciones de vida personales, ni en respuesta a un delirio o alucinación, ni como resultado de una alteración del juicio.
F.
La provocación de incendios no se explica mejor por un trastorno de la conducta, un episodio maniaco o un trastorno de la personalidad antisocial.
Diagnóstico diferencial
Otras causas de provocación de incendios intencionados.
Otros trastornos mentales.
Comorbilidades
Parece haber una alta concurrencia de la piromanía con los trastornos por consumo de sustancias, la ludopatía, los trastornos depresivos y bipolar, y otros trastornos disruptivos del control de los impulsos y de la conducta
Etiología
La mayoría de los estudios sobre la relación de casualidad en relación con la piromanía se han centrado en niños y adolescentes que han provocado incendios. Existe diversos factores entre ellas:
Factores individuales
Comportamiento y actividades antisociales.
Mala supervisión de los padres.
Psicopatología.
Presión de grupo.
Tratamiento
Terapia de modificación.
Entrevista estructurada con los padres.
Adoptar a cada niño y su situación en el hogar.
Psicoterapia.
Terapia familiar.
Inhibidor selectivo (serotonina).
312.32(F63.2) CLEPTOMANÍA
La cleptomanía es un trastorno psicológico por el cual la persona denominada cleptómana o cleptomaníaca tiene una conducta repetitiva de apropiarse de aquello que le es ajeno. Hay que distinguirlo de la actividad del ladrón esporádico o habitual, cuyo objetivo es el enriquecimiento ilícito buscando un beneficio personal. En cambio, en la cleptomanía, el momento del robo se convierte en sí mismo en la finalidad del acto, no persiguiendo un enriquecimiento personal ni el perjuicio de la persona a quien roba.
Criterios diagnósticos
A.
Fracaso recurrente para resistir el impulso de robar objetos que no son necesarios para uso personal ni por su valor monetario.
B.
Aumento de la sensación de tensión inmediatamente antes de cometer el robo.
C.
Placer, gratificación o alivio en el momento de cometerlo.
D.
el robo no se comete para expresar rabia ni venganza, ni en respuesta a un delirio o una alucinación.
E.
El robo no se explica mejor por un trastorno de la conducta, un episodio maniaco o un trastorno de la personalidad antisocial.
Diagnóstico diferencial
Robo ordinario.
Hacerse el enfermo.
Trastorno de la personalidad antisocial y trastorno de la conducta.
Episodio maniaco, episodio psicótico y trastorno neurocognitivo mayor.
Etiología
No se conoce la causa de la cleptomanía. Hay varias teorías que sugieren que los cambios en el cerebro pueden ser la raíz de la cleptomanía.
Modelos biológicos
Modelos psicoanalíticos
Modelos cognitivos-conductuales
Tratamiento
La 
terapia cognitivo-conductual
 se ha convertido en el enfoque para el tratamiento de la cleptomanía. En general, la terapia cognitivo-conductual le ayuda a identificar las pensamientos y comportamientos negativos y sustituirlos por conductas sanas y positivas.

Hay poca investigación científica sólida sobre el uso de medicamentos psiquiátricos para el tratamiento de la cleptomanía. Sin embargo, algunos medicamentos pueden ser útiles. Qué medicamento es mejor para usted depende de su situación general y las demás condiciones que pueda tener, tales como la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo.
Técnicas de relajación y respiración
, para aumentar el control ante situaciones de estrés y ansiedad previos a cometer el acto de sustracción, de forma que consiga rebajar esas sensaciones físicas que le incitan a cometer el acto.
Técnicas de comunicación
, por las cuales enseñar al paciente a aprender a expresar de forma positiva y constructiva la tensión interna, dándole la oportunidad así de reconocer que tiene un problema y que requiere de ayuda para superarlo; como ayudarle a mejorar las habilidades sociales, aumentando así su círculo de amistades y con ello contar con un mayor número de apoyos para superar la enfermedad.
Trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta no especificado.
312.9(F91.9)
Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas caracterizados de un trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta, que causan un malestar clínicamente significativo o deterioro en las aéreas social, profesional o de otro tipo importantes para el individuo, pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de la categoría diagnostica de trastornos disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta. La categoría trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta no especificada se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por no especificar el motivo del incumplimiento de los criterios de un trastorno disruptivo, del control de los impulsos y de la conducta especifico e incluye las presentaciones en las que no existe suficiente información para hacer un diagnostico mas especifico (p. ej., en servicios de urgencia).
Full transcript