Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Fausto, el niño migrante

No description
by

Lupita Mar :)

on 10 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Fausto, el niño migrante

"Está bien me voy a ir, le voy a ayudar a mis papás a salir adelante, porque aquí por más que uno trabaje pos no hay trabajo, le voy a echar ganas"
Persiguen el sueño americano
Abraza Fausto el sueño americano
La meta de Fausto se concretó
La decisión representaba una mayor desintegración familiar.

Ese 1 de mayo de 2005, Fausto salió de El Platanar. Con dolor, la mujer vio a su hijo desaparecer rumbo a la ciudad de Tlapa donde a él y a una decena de jóvenes los esperaba un pollero.

Cruzan la frontera por el desierto durante días, asumen los costos y las dificultades.
En Times Square, los mixtecos han hallado fuentes de trabajo en docenas de restaurantes.

La "pasada", se ha complicado por el aumento de vigilancia y de la delincuencia organizada. Muchos regresan sin dinero, tras múltiples intentos.

En menos de dos semanas Fausto logró cruzar sin problema, llegando a Nueva York.
En 2008, tres años después de su llegada a EU. Con el apoyo de su hermano compró un terreno en El Platanar donde erigió una casa con tres habitaciones, cocina, sala y comedor.
Prado, H. (2011, Agosto 8). Abraza Fausto el Sueño Americano. Periódico Reforma.
El Platanar
Rodean carencias la cuna de Fausto
Los mixtecos son hostilizados en las calles y barrios neoyorquinos.
Regresa en ataúd
Fausto nació en la madrugada del 27 de junio de 1990, en su casa hecha de palma de la comunidad de El Platanar, en la Montaña de Guerrero. Su madre Margarita Sabino Rodríguez tenía 22 años, él era su segundo hijo.
El Secretario de Desarrollo Social en Guerrero, David Jiménez, quien vivió en Estados Unidos, dice que algunos mixtecos se enrolan en pandillas. "Está muy arraigado el pandillerismo. Tenemos un fenómeno detectado, se han dividido en dos fracciones; unos, se hacen llamar norteños y otros, sureños", comenta.
La madrugada del 30 de mayo, Fausto Armenta salió hacia su departamento en Corona, Queens, Nueva York, cuando el reloj marcaba las cuatro de la mañana, Juan, su hermano mayor, despertó, miró a la cama superior de la litera que compartía con él y estaba vacía.
Dos horas más tarde, la Policía se presentó en la casa de Juan, le pidió que acudiera al hospital Elmhurst, para reconocer a un joven golpeado que agonizaba.

Fausto, el niño migrante
El platanar es una de las 12 pequeñas localidades que integran el Municipio de Xalpatláhuac, una de las zonas más deprimidas de México.
No cuenta con agua potable, los habitantes transportan el líquido en garrafones sobre asnos, tampoco hay drenaje.
A 20 minutos caminando está Cuba Libre, la comunidad más próxima que tiene dispensario médico, donde atiende una enfermera que sólo acude de lunes a viernes de ocho a tres de la tarde.
Las artesanías y la agricultura son las actividades tradicionales, pero el dinero que se obtiene es insuficiente para sortear necesidades básicas de educación, vestido, salud y alimentación.

Algunos obtienen ingresos de la venta de sombreros de palma, pero la paga es inferior al esfuerzo.
En la pobreza, los hijos se convierten en fuente de ingreso. Los varones migran a Estados Unidos para mandar remesas. Las mujeres tienen precio: son vendidas. Por ello, los varones regresan con sus ahorros y compran una "esposa". Así, se ven mujeres jóvenes ya con varios hijos.
La primaria bilingüe Luis Donaldo Colosio (mixteco-español) fue el primer centro de estudios de Fausto.

Cuenta con siete aulas y piso de tierra, albergan a nueve grupos de diferentes grados, los pobladores donaron pedacería de madera, cartón, unicel y viejas láminas, con lo cual construyeron tres aulas más.

Los profesores son "mil usos" imparten todas las materias, son intendentes, intervienen en problemáticas comunitarias y fungen como gestores, abogados y hasta doctores.
Nueva York deja aulas vacías en El Platanar. De los 166 alumnos de primaria, sólo 28 llegan a la telesecundaria. La mayoría de los desertores emigra.
En 2002, el padre y el hermano mayo de Fausto abandonaron el hogar para cruzar la frontera.
En 2005, a sus 14 años y a pocos meses de concluir la primaria, Fausto eligió viajar a Estados Unidos, a Nueva York, como todos los del pueblo.
Fausto se apersonó en Manhattan, Nueva York. Los primeros 24 meses vivió en un departamento con su hermano mayor Juan, su papá y su prima Delfina; luego, los varones se mudaron al condado de Queens.
Trabajó en cocinas de los restaurantes, donde los migrantes son contratados para lavar trastes, cortar verduras, cocinar, limpiar mesas y entregar alimentos.
Entre el terreno lleno de piedras y la escasez de lluvias sólo crecen maíz y matitas de ejote. Pocas cosechas se venden, la mayoría es para consumo propio.
Los sueldos son de 5 dólares la hora, por lo que hay que quedarse tiempo extra.
Fausto y Juan enviaban remesas de 350 a 400 dólares al mes cada uno.
Un lunar materno en el pómulo derecho fue la seña ineludible de su identidad.
El mixteco, de 20 años, había sido encontrado por los agentes a unas cuadras de su casa.
Lucía moribundo a mitad de la calle, le sobresalía un severo golpe en la cabeza, posiblemente hecho con algún objeto contundente como un tubo o una varilla.

De los agresores no había rastro.

Para el martes 31 de mayo, los médicos consideraron que ya no había salvación y que debía ser desconectado de los aparatos que lo mantenían en una situación vegetativa.
Requirieron un documento que autorizara la desconexión y la
la dirección del hospital telefoneó a El Platanar, para hablar con los padres de Fausto.
Su madre Margarita se negaba a aceptar el dictamen, pero ellos decían que no tenía salvación: "Lo único que podemos hacer es que venga a despedirlo", le dijeron.

Consiguieron un préstamo de 19 mil pesos para viajar a Nueva York. En el Puente Internacional dijeron que iban por su hijo y les concedieron un permiso humanitario.
Con su equipaje en una bolsa, el jueves 2 de junio abordaron un vuelo a Ciudad Juárez.


El domingo 5 de junio, después de seis años sin verlo, Margarita llegó al hospital y entró al cuarto donde estaba su hijo. Lo abrazó con dificultad. Inmóvil, tendido en la cama médica, Fausto no hablaba.
"Llegué allá y todavía movió su brazo dos veces. Yo decía por qué quieren matar a mi hijo si todavía se mueve, todavía está brincando su corazón, respira", recuerda su madre.

Una traductora contratada por el hospital informó las determinaciones médicas "el enfermo debía ser desconectado", los padres entendieron que no les dejaban alternativa.

A 18 días de cumplir 21 años, la vida del joven mixteco fue apagada. El 9 de junio, los médicos le extrajeron corazón, riñones, hígado y páncreas para trasplantarlos a otras personas.
El día 12, ante el vencimiento de la visa humanitaria Margarita y Rodolfo salieron de EU, no pudieron quedarse al funeral que amigos y familiares de Nueva York organizaron.

La espera del cuerpo, que sería llevado a El Platanar, duró dos días. El Gobierno de Guerrero sufragó los gastos de estancia en un hotel cercano al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Por fin, el 15 de junio a las 15:20 horas, procedente de Miami Fausto llegó en un ataúd de madera.
Tras el viaje de cuatro horas a Chilpancingo, la caravana fúnebre subió a La Montaña de Guerrero.
Una camioneta blanca con un ataúd llegó a El Platanar la madrugada del 16 de junio.

La caja mortuoria fue colocada frente a la habitación de Fausto. El féretro fue abierto e inmediatamente sus padres y hermanos Odilón y Rodolfo se abalanzaron para acariciarlo,se posaron también las manitas de Yahir y Lizbeth, sus hermanos a quienes sólo conoció en fotografías.
Dos días los vecinos de la humilde comunidad, donde sobresalen casas vistosas con antenas de televisión pagadas por el sueño americano, cobijaron al joven mixteco con rezos, música de banda, cervezas y abundante comida.

Luego, en procesión, los mixtecos emprendieron rumbo al campo santo, para la última despedida.
Como un ritual mixteco le fueron colocadas 13 monedas bajo el brazo para que pague cuentas pendientes. Le calzaron huaraches de palma; en el ataúd pusieron comida y también en una maleta, algunas de sus prendas de vestir.

La tierra que vio nacer a Fausto un 27 de junio, se lo llevó un día 17 del mismo mes.
Full transcript