Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

contratos "re"

contratos re en derecho romano
by

nedick marquez

on 5 October 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of contratos "re"

Derecho Romano II
CONTRATOS ‘’RE’’
Los contratos re o contratos reales son aquellos que para su perfección necesitan dos elementos: La entrega de la cosa (datio rei) y el acuerdo de las partes (conventio) y va dirigido fundamentalmente a crear una obligación de restitución a cargo del que la recibe.
Mutuum
El mutuum o Préstamo de consumo, es un contrato por el cual una parte trasfiere a otra la propiedad de cierta cantidad de cosas que son apreciables en peso, numero, o medida con la obligación de restituir al cabo de determinado tiempo la misma cantidad de cosa, especie y calidad.
Comodato
El comodato es la entrega gratuita de una cosa a otra persona(comodatario) para su uso,debe devolverla despues de haber hecho el mismo.
‘’Pignus” o contrato de prenda
En cuanto a las cosas que podían ser objeto de pignus, varios juriconsultos pensaban que no eran más que los muebles. Esta noción ha sido ampliada más tarde a los inmuebles; pero, en la práctica, el pignus tenía, sobre todo, por objeto cosas muebles.
El depósito
El depósito es un contrato real, bilateral imperfecto, gratuito, por el que una persona llamada depositante, confía a otra llamada depositario una cosa mueble, para que la guarde, la conserve y la devuelva a petición del depositante; sin embargo, el Derecho justinianeo no considera contrario a la naturaleza del contrato el pago de una módica cantidad como agradecimiento.
Si alguno de estos dos elementos falla, el vínculo obligatorio no surge; si no había acuerdo no había contrato y si faltaba la entrega, el contrato era nulo.
El Derecho Romano conoció cuatro clases de contratos re, según las Instituciones de Justiniano:
Mutuo (mutum), comodato (comodatum), deposito (depositum) y prenda (pignus).
La finalidad de la entrega de la cosa, variaba según los contratos. en el mutuo la entrega implica transmisión de la propiedad, en la prenda transmisión de la posesión y en el comodato y depósito, transmisión de la mera tenencia.
Tomando en cuenta que el “Nexun” era de “Derecho Civil” y era especial para los ciudadanos “Romanos”; mientras que el “Mutuum” era el “Derecho De Gente”, accesible a los ciudadanos.
El “Mutuum” es un contrato unilateral, este engendra una sola obligación a cargo del prestatario, quien estaba obligado a restituir el equivalente de lo que ha recibido. Queda libre de la obligación del “Mutuum” si la cosa perece por caso fortuito.
La obligación nacida del “Mutuum” es de estricto derecho y estaba sancionada por la “Condictio Certae Creditae Pecuniae” cuando se trata de un préstamo de dinero y por la “Condictio Triticaria “cuando el contrato tiene por objeto cualquier otra cantidad de dinero.
Hay que distinguir que los otros tres (3) contratos “RE O REALES” “El Comodato; “El Depósito y La Prenda”, se diferencian del “mutuum”, por caracteres totalmente distintos. En el “Mutuum”, la tradición es necesaria a la perfección del contrato de lo cual debe ser traslativa de propiedad.
En el comodato, el depósito y la prenda, la propiedad de la cosa entregada no cambia de titular.
En los efectos y modalidades,encontramos que a el comodato se le atribuye una obligacion de devolver la cosa,la cual puede engendrar 2 consecuencias:
a)La libertad de la obligacion si la cosa ha perecido por caso fortuito.

b)Queda obligado al pago de daños e intereses si esta perecio por dolo o falta suya.
En cuanto al comodante,se dificulta mas que se genere alguna obligacion al menos que:

a)los vicios de la cosa le hayan causado danos o prejuicios al comodatario
b)debe reembolsar al comodatario en caso de algun gasto extraordinario para efecto de la conservacion de la cosa.
Es un contrato por el que el deudor o un tercero entrega una cosa a un acreedor para seguridad de su crédito, con cargo para este acreedor de restituirla después de haber recibido satisfacción.
Como derecho, no se extinguía con la muerte, es decir, se transmitía a los herederos de las partes.
Dentro de este negocio las obligaciones eran unilaterales. El pignoratario debía conservar y restituir la cosa una vez cumplida la obligación que garantizaba. Además, debía soportar los gastos ordinarios y responder por dolo, culpa y hurto.

Cumplimiento de la obligación principal.
Caución en que el deudor se obligaba de otra manera a cumplir, como con fianzas.
Renuncia mediante un pacto en el cual se extinguía la prenda, otorgando la Exceptio Pacti al pignorante para hacerlo operativo.
Confusión de titularidad entre las partes.
Destrucción o especificación de la cosa pignorada.
Venta de la cosa. En virtud del Pacto de Vendendo, el comprador la adquiere sin calidad de prenda.
Longi Temporis Praescriptio en provincias. Si cosa estaba en manos de un tercero por 10 a 20 años haciendo imposible su persecución.
Remisión tacita de la prenda, como por autorización la venta de la cosa sin pacto de vendendo, etc.
El derecho de prenda caducaba por las siguientes causas:
Depósito necesario. Llaman los intérpretes depósito necesario o miserable aquél efectuado por causa de tumulto, incendio, ruina, naufragio, etc. En tales circunstancias, y habida cuenta de que el depositante no podía elegir libremente al depositario, si éste no cumplía su obligación de restituir, el depositante, mediante la actio depositi, podía obtener el doble del valor de la cosa depositada.
Secuestro. Según Paulo (D. 16, 3, 6), se llama secuestro (sequestrum) a aquel depósito en que varias personas, normalmente contendientes en un litigio, confían la cosa litigiosa a un tercero (sequester), que se obliga a restituirla al vencedor del mismo.
Depósito irregular. Es el depósito de cosas fungibles en el que el depositario se obliga a devolver, no las mismas cosas, sino otro tanto del mismo género. Su objeto consistía normalmente en sumas de dinero depositadas por los particulares en un banco (depositario), el cual se obligaba a restituirlas con intereses.
Aunque al principio tal relación fue considerada como mutuo, Justiniano la reputa definitivamente como depósito (D. 16, 3, 25), el cual, como negocio de buena fe, tenía la ventaja de poder acordar intereses mediante simple pacto adjunto, sin necesidad de recurrir a una estipulación como ocurría en el mutuo.
Full transcript