Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

UNIDAD 1° ETICA PARA AMADOR (Entregado)

No description
by

NIKOL RAMIREZ

on 21 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of UNIDAD 1° ETICA PARA AMADOR (Entregado)

ETICA PARA AMADOR
Capitulo 1
DE QUÉ VA LA ÉTICA
capitulo 2
ORDENES, COSTUMBRES Y CAPRICHOS

CAPITULO 3
HAZ LO QUE QUIERAS

capitulo 4
CAPITULO V
¡DESPIERTA, BABY!

EQUIPO
Hay ciencias que se estudian por simple interés; otras, para aprender una destreza, Si no sentimos curiosidad ni necesidad de realizar tales estudios podemos prescindir tranquilamente de ellos, nadie es capaz de saberlo todo, hora bien, otras cosas hay que saberlas, Saber lo que nos conviene, es decir: distinguir entre lo bueno y lo malo, es un conocimiento que todos intentamos adquirir
Hay ciencias que se estudian por simple interés; otras, para aprender una destreza, Si no sentimos curiosidad ni necesidad de realizar tales estudios podemos prescindir tranquilamente de ellos, nadie es capaz de saberlo todo, hora bien, otras cosas hay que saberlas, Saber lo que nos conviene, es decir: distinguir entre lo bueno y lo malo, es un conocimiento que todos intentamos adquirir.
En el terreno de las relaciones humanas, La mentira es algo en general malo destruye la confianza en la palabra, Por otra parte, al que siempre dice la verdad suele cogerle manía todo el mundo.
todos estamos de acuerdo, en que no estamos de acuerdo con todos, lo que vaya a ser nuestra vida es, resultado de lo que quiera cada cual.

Los hombres también estamos programados por la naturaleza. Pero se nos inculcan desde la cunita unas fidelidades y no otras. Todo ello pesa mucho y hace que seamos bastante previsibles. Pero los hombres siempre podemos optar finalmente por algo que no esté en el programa. Podemos decir sí o no, nunca tenemos un solo camino a seguir sino varios.
libertad es a esto a lo que me refiero, No somos libres de elegir lo que nos pasa sino libres para responder a lo que nos pasa, pero existen muchas fuerzas que limitan nuestra libertad, como terremotos, enfermedades o tiranos.
los hombres podemos inventar y elegir en parte nuestra forma de vida. Podemos optar por lo que es conveniente para nosotros.
En la vida hay cosas que nos convienen para vivir y otras no, pero no siempre está claro que cosas son las que nos convienen. Aunque no podemos elegir lo que nos pasa, podemos en cambio elegir lo que hace frente a lo que nos pasa.
Cuando vamos a hacer algo, lo hacemos por que preferimos hacer eso a hacer otra cosa, o porque preferimos hacerlo a no hacerlo. A veces las circunstancias nos imponen elegir entre dos opciones que no hemos elegido, hay opciones en las que elegimos aunque preferiríamos no elegir.
Nos conviene vivir - No nos conviene vivir
Por lo general uno no se pasa la vida dando vueltas a lo que nos conviene o no nos conviene hacer. La mayoría de nuestros actos los hacemos casi automáticamente, sin darle demasiadas vueltas al asunto.
El motivo es la reacción que tienes o al menos crees tener para hacer algo, la explicación más aceptable de la conducta cuando reflexiona un poco sobre ella. Otro tipo de motivo es una orden por la cual realizamos algo.

un asunto al que no le damos tanta importancia es ponernos los zapatos.
movimientos que pensamos
detenidamente .
Existen 3 tipos de motivaciones las ordenes, las costumbres y los caprichos. cada uno de estos motivos inclina la conducta en una dirección u otra, explica más o menos la preferencia por hacer lo que hace frente a otras muchas cosas que podrías hacer.
ORDENES COSTUMBRES CAPRICHOS
Decíamos antes la mayoría de las cosas las hacemos porque nos las mandan(los padres cuando se es joven, los superiores o las leyes cuando se es adulto).porque se acostumbra a hacerlas así. O sencillamente porque nos da la ventolera o el capricho de hacerlas así sin más ni más, pero resulta que en ocasiones importantes o cuando nos tomamos lo que vamos a hacer verdaderamente en serio, todas estas motivaciones corrientes resultan insatisfactorias: vamos, que saben a poco como suele decirse.
Ni órdenes ni costumbres bastan y no son cuestiones de capricho. El comandante nazi del campo de concentración al que acusan de la matanza de judíos intenta excusarse diciendo que “cumplió con órdenes”. O a los homosexuales por su preferencia amorosa. Eso tiene que ver con la cuestión de libertad, que es asunto del que se ocupa propiamente la ética.
La libertad es “decidir”, es el poder de decir “si” o ”no”, pero también no lo olvides, darte cuenta de que estas decidiendo. Lo más opuesto a dejarse llevar.











Y cuando me interrogo por segunda vez sobre mis caprichos, el resultado es parecido. En asuntos sin importancia el capricho puede ser aceptable, pero cuando se trata de cosas más serias, dejarme llevar por él sin reflexionar, puede resultar muy poco aconsejable.
Puede haber órdenes, costumbres y caprichos que sean motivos adecuados para obrar, pero en otros casos no tiene que ser así

Desde fuera a veces es difícil hacer una línea entre lo bueno y lo malo, entre lo que es correcto y lo que no. Por eso muchas veces es mejor como no sabemos lo que es bueno y lo malo, siguiendo los pasos del lema de Gargantúa que decía: “haz lo que quieras”.
Sería un poco idiota querer llevar la contraria a todas las órdenes y a todas las costumbres. Como también a todos los caprichos porque a veces resultaran más convenientes o agradables. Pero nunca una acción es buena solo por ser una orden, una costumbre o un capricho. Para saber si algo me resulta de veras conveniente o no tendré que examinar lo que hago más a fondo. Razonando por mí mismo. Nadie puede ser libre en mi lugar, es decir nadie puede dispensarme de elegir y de buscar por mí mismo.

"La ética humanista, en contraste con la ética autoritaria, puede distinguirse de ella por un criterio formal y otro material. Formalmente se basa en el principio de que solo el hombre por sí mismo puede determinar el criterio sobre virtud y pecado, y no una autoridad que lo trascienda. Materialmente se basa en el principio de que lo "bueno" es aquello que es bueno para el hombre y "malo" lo que le es nocivo, siendo el único criterio de valor ético el bienestar del hombre" (Erich Fromm, Ética y psicoanálisis).
"Pero aunque la razón basta cuando está plenamente desarrollada y perfeccionada, para instruirnos de las tendencias dañosas o útiles de las cualidades y de las acciones, no basta, por sí misma, para producir la censura o la aprobación moral. La utilidad no es más que una tendencia hacia un cierto fin; si el fin nos fuese totalmente indiferente, sentiríamos la misma indiferencia por los medios.

DATE LA BUENA VIDA
El lema "haz lo que quieras" parece al parecer una orden de todas maneras, "haz esto y no lo otro", aunque sea la orden de ser actué de forma libre.
La aparente contradicción que encierra el lema "haz lo que quieras “no es sino un reflejo del problema esencial de la libertad misma: a saber que no somos libres de no ser libres, que no tenemos más remedio que serlo. Actuar como esclavo u obedecer a todas las órdenes solo es una visión de tu libertad porque así se decidió y se quiere, en uso de la libertad.
De modo que "haz lo que quieras" no es más que una forma de expresar que se tome en serio el problema de tu libertad, lo que nadie puede dispensar al individuo de la responsabilidad creadora de escoger su camino.

Pero una cosa es "haz lo que quieras" y otra muy diferente son los caprichos es decir hacer lo que primero que se te venga en gana.
Pero a veces con los caprichos no se gana sino se pierde, a veces los hombres queremos cosas contradictorias que entran en conflicto unas con otras. Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre los caprichos y lo que en el fondo a la larga se quiere.
La vida está hecha de tiempo, nuestro presente está lleno de recuerdos y esperanzas además de eso nuestra vida está hecha de relaciones con los demás, son una parte de nuestra esencia que nos hace ser quienes somos.
Haz lo que quieras es pensar con detenimiento y a fondo que es lo que se quiere

El lema ético "haz lo que quieras" en el fondo es el grito de; atrévete a darte la buena vida. La ética no es más que el intento racional de averiguar cómo vivir mejor. Solo quien ha nacido para esclavo o quien tiene tanto miedo a la muerte que cree que todo le da igual que de dedica a los caprichos y vive de cualquier manera.
Ser humano; consiste en tener relaciones con los otros seres humanos, por lo tanto la buena vida humana es buena vida entre seres humanos o de lo contrario puede ser vida pero no será buena ni humana, los hombres lo que queremos ser es humanos, no, herramientas ni bichos. Y queremos también ser tratados como humanos, porque eso de la humanidad depende en buena medida de lo que lo unos hacemos con los otros, pero el hombre no nace ya hombre del todo ni nunca llega a serlo si los demás no le ayudan, porque el hombre no es solamente una realidad biológica, natural, sino también una realidad cultural (lenguaje, símbolos, costumbres).


La humanización (es decir, lo que nos convierte en humanos, en lo que queremos ser) es un proceso reciproco, es decir para que los demás puedan hacerme humano, tengo yo que hacerles humanos a ellos. Por eso darse la buena vida no es otra cosa que dar la buena vida a los semejantes.
El cazador esau, estaba convencido de que para cuatro días que va a vivir uno todo da igual, sigue el consejo de su barriga y renuncia a su derecho de primogeniatura por el buen plato de lentejas. El ciudado kane, por su parte, se dedicó durante mucho tiempo a vender todas las personas para poder compararse todas las cosas al final de su vida reconoce que cambia si pudiera su almacén repleto de cosas carisma por la única cosa humilde.
Que le recordaba a cierta persona a el mismo antes de dedicarse a la compraventa, cuando se réferi amar y ser amado que poseer o dominar. Tanto esau como kane estaban convencidos de hacer lo que querían, pero ninguno de ellos parece que consiguió darse una buena vida.

Y es que querer la buena vida no es querer cualquiera, como cuando uno quieres todo. Todos estos quereres son por decirlo así simples, se fijan en un solo aspecto de la realidad no tiene perspectivas de conjunto no tiene nada de malo en querer lentejas cuando e tiene hambre pero en el mundo hay otras relaciones en otras palabras
Esta bastante claro lo que queremos (darnos la buena vida) pero no lo está tanto eso de la buena vida. Y es que querer la buena vida no es un querer cualquiera, como por ejemplo los quereres simples (lentejas, cuadros, etc.) se fijan en un solo aspecto de la realidad: no tienen perspectiva de conjunto, pero no solo de superficialidades vive el hombre.

La muerte es una gran simplificadora, cuando alguien está a punto de morir se olvida de los más mínimos detalles de la vida (que son los que hacen diferencia), y se dedica solo a esperar el momento trágico. La vida en, cambio, es siempre complejidad y casi siempre complicaciones. Si rehúyes de toda complicación y buscas la gran simpleza no se busca vivir más y mejor, sino morirte de una vez.
La verdad del materialismo es que las cosas que tenemos nos tienen ellas también a nosotros en contra partida. Lo grave del asunto es tratar a las personas como cosas. Y la mayor complejidad de la vida es precisamente que las personas no son cosas.
Para comprender en que consiste eso de darse la buena vida hay que desengañarse de las cosas y del materialismo y no dejarse influenciar por los demás.

Precisamente la ética lo que intenta es averiguar en que consiste en el fondo, más allá de lo que nos cuenten o de lo que vemos, esa buena vida que nos gustaría vivir. Para todo ello se necesita poner atención que es, la disposición a reflexionar sobre lo que se hace y a intentar precisar lo mejor posible el sentido de esa buena vida que queremos vivir. Sin cómodas pero peligrosas simplificaciones, procurando comprender toda la complejidad del asunto de este vivir humanamente.
La primera e indispensable condición ética es la de estar decidido a no vivir de cualquier modo: estar convencido de que no todo da igual.
La moral nos enseña a comprender porque ciertos comportamientos nos convienen y otros no, comprender de que va la ética y que es lo que puede hacerla "buena" para nosotros los humanos. Pero la última palabra la tenemos nosotros, nadie puede ser libre por nosotros.

La primera e indispensable condición ética es la de estar decidido a no vivir de cualquier modo: estar convencido de que no todo da igual.
La moral nos enseña a comprender porque ciertos comportamientos nos convienen y otros no, comprender de que va la ética y que es lo que puede hacerla "buena" para nosotros los humanos. Pero la última palabra la tenemos nosotros, nadie puede ser libre por nosotros.

CAPITULO 6
APARECE PEPITO GRILLO

En la vida hay solo una obligación la de no ser un imbécil.
La palabra imbécil es más sustanciosa de lo que parece, es una palabra con un significado muy profundo, la cual proviene del latín baculus que significa ¨bastón¨, el imbécil necesita un bastón para caminar.

El imbécil puede ser todo lo ágil que quiera y dar brincos como una gacela olímpica, pero no se trata de eso, el imbécil cojea pero no con los pies, pero si cojea del ánimo: es su espíritu el debilucho, hay varios tipos de imbéciles:
a) El que cree que no quiere nada, al que todo le da igual y se siente permanentemente sin hacer nada.
b) El que cree que todo lo quiere, lo primero que se presenta y lo contrario que se presenta.
c) El que no sabe lo que quiere y ni se molesta en averiguarlo.
d) El que sabe lo que quiere pero lo quiere flojito, con miedo o con poca fuerza.
e) El que quiere con fuerza y ferocidad, se engaña a si mismo sobre lo que es la realidad y se despista enormemente y termina confundiendo lo que es la buena vida con aquello que va a hacerle polvo.

Todos estoy tipos necesitan bastón, necesitan apoyarse de algo ajeno no tiene nada que ver con la libertas y reflexión propia.
Lo contrario de ser moralmente imbécil es tener conciencia. Para lograr tener conciencia se necesitan algunas cualidades innatas, como para apreciar la música o disfrutar del arte y también son favorables ciertos requisitos sociales y económicos.
La conciencia consiste fundamentalmente en:
a) Saber que no toda da igual porque queremos realmente vivir y además vivir bien, humanamente bien.
b) Estar dispuestos a fijarnos en si lo que hacemos corresponde a lo que deberás queremos o no.

c) A base de práctica, ir desarrollando buen gusto moral de tal modo que haya ciertas cosas que nos repugne espontáneamente hacer.
d) Renunciar a buscar coartadas que disimulen que somos libres y por tanto razonablemente responsables de las consecuencias de nuestros actos.
La palabra egoísta suele tener mala prensa, se le llama egoísta a la persona que solo piensa en sí mismo y no en los demás, es el que se preocupa por su bien pensando que esa es la buena vida, el egoísta suele tratar a los demás como cosas sin darles importancia lo cual hace que se quede sin los regalos humanamente más apreciables de la vida, como el cariño sincero de los otros o su amistad sin calculo, lo único que adquiere es el odio de sus prójimos.

CAPITULO 7
PONTE EN SU LUGAR

La ética no se ocupa por las necesidades de supervivencia por cuanto comer, como cuidarse de la adversidades, lo que a la ética le interesa, lo que constituye su especialidad, es como vivir bien la vida humana, la vida que transcurre entre los humanos, una vida de compañía y sociabilidad entre ellos.
Si uno no sabe como arreglárselas para sobrevivir en los peligros naturales, pierda la vida, pero si uno no tiene idea de lo que es la ética lo que pierde es lo humano de su vida.
La ética es importante en el ser humano ya que nos hace distinguir lo correcto de lo malo, nos hace ser humanamente con otros a pesar de las diferencias de pensamientos, gustos y culturas porque a pesar de esas diferencias hay semejanzas que se pueden compartir no con arboles ni paredes si no con otros humanos.

A pesar de las diferencias humanas también hay semejanzas como la inteligencia, la capacidad de cálculo y proyecto en las pasiones y miedos.

La primera: Que quien roba, miente, traiciona, viola o abusa de cualquier modo sigue siendo un humano, aquí el lenguaje es engañoso porque al acuñar el titulo de infamia nos hace olvidar de que se trata simplemente de un ser humano que se comporta de manare no recordable pero sigue siendo humano y aun puede transformarse en lo conveniente para nosotros.
Marco Aurelio era un emperador y un filosofo pero no era nada imbécil sabía muy bien que hay gente que roba, que miente y que mata.
Pero tenía bastante claro 2 cosas:
La segunda: Una de las características de todos los seres humanos es nuestra capacidad de imitación. La mayor parte de nuestro comportamiento y nuestros gustos la copiamos de los demás. Por eso somos tan educables y vamos aprendiendo sin cesar los logros que conquistaron otras personas en el pasado o latitudes remotas.
CAPITULO 8
TANTO GUSTO

Cuando se habla de moral y sobre todo inmoralidad, el ochenta por ciento de las veces el sermón trata de algo referente al sexo. Tanto que algunos creen que la moral se dedica ante todo a juzgar lo que la gente hace con sus genitales.
El sexo no tiene nada inmoral claro hay gente que puede comportarse inmoralmente con el sexo. Con la relación sexual puede llegar a establecer vínculos muy poderosos y complicaciones afectivas muy delicadas entre la gente, es lógico que se consideren especialmente los miramientos debido a los semejantes en tales casos.

Pero no hay nada inmoral en lo que hace disfrutar a dos personas sin que dañe a alguno no hay nada malo. Somos un cuerpo, sin cuya satisfacción y bienestar no hay vida buena que valga.
Una de las funciones indudablemente importante del sexo es la procreación y es una consecuencia que no puede ser tomada a la ligera, pues impone obligaciones éticas.
El sexo es un mecanismo de reproducción para el hombre que también puede producir muchos efectos como la poesía lirica y la institución matrimonial.

La inmoralidad sexual no es nada más ni menos que uno de los más viejos temores sociales del hombre: el miedo al placer. El placer sexual destaca entre los más intensos y vivos que pueden sentirse, por eso se ve rodeado de tan enfáticos recelos.

El placer nos distrae a veces más de la cuenta, cosa que puede resultarnos fatal. Por eso los placeres se han visto siempre acosados por tabús y restricciones, cuidadosamente racionados, permitidos solamente en ciertas fechas.
Por otro lado están los que disfrutan no dejando disfrutar. Tienen tanto miedo a que el placer les resulte irresistible, se angustian tanto en lo que puede pasar si un día le dan de verdad gusto al cuerpo, que se convierten en calumniadores profesionales del placer o también llamados puritanos, es el que sostiene que tiene más merito sufrir que gozar.
MIGUE CASTRO ZUÑIGA
Como primera norma, en cuestiones de la que hablamos lo más prudente es desconfiar de quienes creen en que su obligación consiste en lanza siempre rayos y truenos morales contra la gente en general, sean los políticos, las mujeres, los judíos, los farmacéuticos o el pobre y simple ser humano tomando como especie.
¿Por qué tienen tan mala fama los políticos?, en la democracia políticos somos todos, directamente o representación de otros. Lo más probable es que los políticos se nos parezcan mucho a quienes les votamos, quizá incluso demasiado, si fuesen muy distintos a nosotros, mucho peores o exageradamente mejores que el resto, seguro que no les elegiríamos para representarnos en el gobierno.

Ocupan lugares especialmente visibles en la sociedad y también privilegiados. Sus defectos son más públicos que los de las restantes personas; además tienen ocasiones de incurrir en pequeños o grandes abusos que la mayoría de los ciudadanos de a pie. El hecho de ser conocidos, envidiados e incluso temidos tampoco contribuye a que sean tratados con ecuanimidad. Por otra parte, los políticos suelen estar dispuestos a hacer más promesas de las que sabrían o querrían cumplir. Tampoco faltan las diferencias importantes entre la ética y la política.

La ética no puede esperar a la política, no hagas caso de quienes te digan que el mundo es políticamente invivible, que esta que que nunca, que nadie puede pretender llevar una buena vida en esta situación tan injusta violenta y aberrante como la que vivimos. Ningún orden político es tan malo que en el ya nadie puede ser ni medio bueno: por muy adversa que sean las circunstancias, la responsabilidad final de sus propios actos la tiene cada uno y lo demás son coartadas, del mismo modo también son ganas de esconder la cabeza bajo el ala los sueños de un orden político tan impecable. Por mucho mal que haya suelto, siempre habrá bien para quien quiera bien; por mucho buen que hayamos logrado instalar públicamente, el mal siempre estará al alcance de quien quiera mal, a eso venimos llamando libertad.
Quien desee la vida buena para sí mismo, de acuerdo al proyecto ético, tiene también que desear que la comunidad política de los hombres se base en la libertad, la justicia y la asistencia. La democracia moderna ha intentado a lo largo de los dos últimos siglos establecer esas exigencias mínimas que debe cumplir la sociedad política:
son llamados derechos humanos.
La diversidad de formas de vida es algo esencial pero siempre que haya unas pautas mínimas de tolerancia entre ella y que ciertas cuestiones reúnan los esfuerzos de todos. Si no, lo que conseguiremos es una diversidad de crímenes y no culturas. El racismo, que clasifica a las personas en primera, segunda o tercera clase de acuerdo con fantasía psedocientifica; los nacionalismos feroces, que consideran que el individuo no es nada y la identidad colectiva lo es todo; las ideologías fantásticas, religiones o civiles, incapaces de respetar el pacifico conflicto entre opiniones, que exigen a todo el mundo creer y respetar de ellas
CAPITULO 9
Elecciones generales
Full transcript