Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Habilidades Sociales e Inteligencia Emocional

No description
by

Álvaro Gómez

on 23 May 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Habilidades Sociales e Inteligencia Emocional

Indefensión, fatalismo. Genera frustración y falta de confianza en las relaciones, por lo que exagera el temor a no ser aceptado por los demás. Las opiniones y deseos de los demás prevalecen sobre las propias. La situación le suele dominar. Deja perder oportunidades, por falta de acción. Ligado a una baja autoestima. El objetivo es evitar el conflicto. Esclavo de los deseos ajenos. Renuncia a los derechos propios por no contrariar a los demás. ESTILO PASIVO Impulsividad, visceralidad. Genera satisfacción a corto plazo, que se puede convertir en falta de confianza a largo plazo. Se intentan imporner las opiniones y deseos propios. La situación le suele dominar. Consigue objetivos, pero a costa de perder relaciones. Ligado a una baja autoestima. El objetivo es conseguir lo que quiere, a cualquier precio. Centrado en los deseos propios. ESTILO AGRESIVO No le importa violar los derechos ajenos para conseguir los propios. Equilibrio, tranquilidad. Da sensación de autoeficacia. Ofrece información al otro sobre qué quiere y cómo espera que actúe. Suele dominar a la situación. Suele conseguir lo que se propone y mantiene buenas relaciones. Ligado a una alta autoestima. El objetivo es crear bienestar y buena comunicación. Equilibrio entre las necesidades propias y ajenas. Defiende sus derechos sin lesionar los ajenos. ESTILO ASERTIVO ESTILOS DE RELACIÓN INTERPERSONAL Contrasta con otros dos estilos de relación interpersonal: el agresivo y el pasivo. Basada en la reciprocidad, consiste en responder eficazmente a los abusos sin dañar las relaciones: dar y recibir lo que se da. La conducta asertiva se caracteriza por la defensa de los derechos propios sin violar los ajenos. ASERTIVIDAD La falta de autocontrol está asociada a características como baja tolerancia a la frustración, irritabilidad, ansiedad o el uso desproporcionado de la crítica hacia los demás o la autocrítica. No es una represión de emociones, sino más bien la canalización en beneficio propio de estados emocionales inconvenientes. Propio de estados avanzados en el desarrollo moral de la persona. Es una de las habilidades intrapersonales asociadas a la madurez y al pleno desarrollo de la personalidad. Es la capacidad de regular las propias emociones, pensamientos y conductas, especialmente las de carácter negativo. AUTOCONTROL Quien más poder tiene, menos lo utiliza. Las fuentes de poder son complementarias: se pueden usar varias simultáneamente. Poder de las alianzas. Poder de repartir recompensas y castigos. Poder referente. Poder legítimo. Poder empático. (+) Poder intimidatorio. (-) Hay profesores que "pueden" con sus alumnos y otros que "no pueden". Los profesores que "pueden" obtienen su poder, partiendo de la taxonomía de French y Raven (1960), de las siguientes fuentes: PODER: capacidad de influencia de una persona sobre otra. PODER Combatir el fracaso socioemocional No sobra ninguno Con aquellos con los que no se puede conseguir lo primero, deberíamos centrarnos en lo segundo: de todos los alumnos se puede conseguir alguna mejora/transformación. Buenos ciudadanos Buenos estudiantes Dos metas básicas Cada vez tienen menos sentido los profesores-porteadores-transmisores de información y cobran mayor importancia los profesores-entrenadores centrados en el desarrollo de competencias socioemocionales de sus alumnos que les faciliten un aprendizaje autónomo. perseverancia capacidad de superación de adversidades autocontrol fuerza de voluntad Los resultados académicos sólo se producen si están asentados sobre un lecho de competencias socioemocionales imprescindibles para alcanzar el éxito en cualquier campo Principios. Variedad. Paciencia. Persistencia. CALMA: LA DESCONEXIÓN EMOCIONAL; afrontar los problemas con los menos aditamentos emocionales posibles para afrontarlos de forma más relajada y despersonalizada, pues la firmeza no tiene por qué ir acompañada de tensión, que suele reforzar las conductas que se quieren inhibir. PROACTIVIDAD; es una actitud centrada, no en resolver el conflicto pasado, sino en evitar la repetición del mismo en el futuro, convirtiendo cualquier conflicto presente en una ocasión para evitar-prevenir futuros conflictos similares. UNIFICACIÓN DE CRITERIOS; es primordial ponerse de acuerdo y comprometerse colectivamente en la aplicación de estrategias conjuntas. Suele ser complicado en la práctica debido a las diferencias de talante personal y de estilos profesionales. EFICACIA; una estrategia es eficaz cuando evita/resuelve problemas, y si no, hay que sustituirla por otras. ECONOMÍA; de papeles, de tiempo, de personas. Lo complicado no funciona. Antes de decidir las acciones a poner en práctica, conviene establecer unos principios de actuación que sirvan de vacuna contra la incoherencia y la improvisación: PRINCIPIOS Para tener éxito, estas estrategias requieren ciertas condiciones: Fortalecer actitudes y hábitos sanos de convivencia, transferibles a la vida extraescolar. Educar-entrenar socioemocionalmente a los alumnos mediante la corrección sistemática de conductas y actitudes inadecuadas. Casi todos los conflictos presentes en las aulas son un reflejo de la ausencia de competencias socioemocionales: faltas de respeto y autocontrol, agresividad, desmotivación, ausencia de límites... Recordar que se tiene derecho a dar clase, pero no cualquier clase. Mantener la calma. Evitar actitudes evasivas. Dotarse de habilidades de conducción de la clase. Compartir los problemas. Relativizar los problemas. Tener confianza en uno mismo. Implicación calculada. Algunas reflexiones sobre dichos factores: Social (cómo se relaciona). Laboral (cómo progresa). Cognitiva (lo que piensa). Teórica (lo que sabe). Profesional (cómo trabaja). Pedagógica (cómo enseña). Personal (cómo es). El modo de asumir la función docente de cada profesor depende de una serie de variables: Incongruente: cuando cambia de sentido, de una actitud negativa a otra positiva. Congruente: cuando se cambia de intensidad, pero no de sentido, es decir que un alumno con una actitud muy negativa pase a otra menos negativa o neutra. El proceso de persuasión puede ser de dos tipos: Si se consigue obligarle a ello. Si se consigue que vea la utilidad y la rentabilidad del esfuerzo. Si se provoca el interés del alumno hacia la tarea. Sólo se producirá en tres supuestos: Primer objetivo: conseguir en los alumnos, especialmente en aquellos que no quieren, una actitud favorable o al menos no hostil. El rendimiento depende más de la actitud que de las capacidades intelectuales. ACTITUD: "Combinación de conceptos, información y emociones que da lugar a una predisposición para responder favorable o desfavorablemente a personas, grupos, tareas o ideas". LA EDUCACIÓN SOCIOEMOCIONAL: ANTÍDOTO CONTRA LOS CONFLICTOS LA ACTITUD DEL PROFESOR CAMBIO DE ACTITUD: LA PERSUASIÓN ACTITUD FAVORABLE LA OLVIDADA FORMACIÓN INTEGRAL: EL FRACASO ACADÉMICO Y EL FRACASO SOCIOEMOCIONAL Capacidades socioemocionales Capacidades cognitivas Convivencia + Aprendizaje FORMACIÓN INTEGRAL DEL ALUMNO Grupo de Aprendizaje Colectivo
Escuela Abierta - Dic. 2011 Habilidades sociales e Inteligencia emocional ENTRENAMIENTO DE LA RECIPROCIDAD: EL RESPETO MUTUO Dentro de las relaciones de reciprocidad, el respeto mutuo es la dimensión fundamental para construir relaciones pro-sociales y democráticas. Respetar al alumno como alumno y como persona, al tiempo que se exige respeto a los derechos del profesor y de los demás alumnos favorece relaciones sociales responsables. De esta idea central se pueden desgranar otras alusivas a cada situación concreta. Algunos ejemplos serían los siguientes: Invertir la espiral: la generosidad o reciprocidad positiva. La reciprocidad, entendida como el equilibrio entre lo que obtenemos y lo que ofrecemos, se pude romper en dos direcciones Negativa, consistente en buscar un modelo negativo para ponerse a su altura y justificar una conducta negligente o inadecuada. Positiva, consistente en fijarse en modelos positivos de acción, para intentar realizar conductas similares a las observadas. Priorizar derechos colectivos. Es una estrategia asertiva que consiste en confrontar los derechos que tiene el grupo a recibir clase en condiciones con los del alumno problemático. Aprender a decir no y entrenar la aceptación del no. Unas interacciones asertivas requieren dos habilidades complementarias: Saber decir no. Aceptar que nos digan no. La abnegación, el esfuerzo, la fuerza de voluntad o la automotivación están ligados a la capacidad de renunciar-aplazar la obtención de recompensas rápidas y fáciles, cuando éstas nos apartan de logros de mayor alcance. Son patrones de conducta que, si se mantienen con regularidad, acaban por fortalecer al alumno frente a las frustraciones y lo hacen más capaz de afrontar retos de medio y largo alcance. EMPATÍA La empatía, una de las habilidades sociales básicas, es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, saber qué piensa y siente, y obrar en consecuencia para conseguir una relación positiva. Una relación de empatía se basa fundamentalmente en la confianza, el respeto, la calidez y el aprecio mutuos. Mejorar la transferencia emocional mediante dos habilidades complementarias: Sintonía emocional Irradiación emocional Conocer y comprender a los alumnos. Saber cómo nos ven y conseguir que nos entiendan mejor. Reflexionar sobre sus relaciones con los alumnos. Capacidad para captar estados emocionales ajenos, es decir, conocer lo que el otro siente y piensa sin que nos lo diga. Capacidad de transmitir estados emocionales propios a otra persona. Expresión creíble de afectos positivos. Diplomacia ("mano izquierda"). Habilidad para hacer jugadas prosociales. Observación activa del alumno: conocerlos En el caso del profesor, es preciso conocer a sus alumnos para poder interactuar con ellos e influirles positivamente, para lo cual ha de adoptar una actritud escrutadora de observación activa, poniéndose en la perspectiva del alumno para poder apreciar la "otra cara de la moneda". Algunas características que se han de observar prioritariamente son: Qué les gusta (intereses y valores). Qué se les da bien (aptitudes y destrezas). Qué rol representa en clase (personalidad, autoestima). A quién hace caso (vías de influencia). Algunas estrategias Mantener conversaciones informales con los alumnos. Profesor por un día. Trabajar juntos: "¿Qué podemos hacer para arreglar esto?". Revisar el estilo comunicativo propio. Acabar la clase amistosa y distendidamente. Mala conducta, mal alumno, mala persona. AUTOESTIMA Hay dos conceptos clave para entender por qué unos alumnos "se enganchan" al estudio y otros no: el autoconcepto y la autoestima. Autoconcepto Autoestima Conjunto de creencias y opiniones que cada uno tiene sobre sí mismo, y que influye en las acciones que ejecuta, el esfuerzo que les dedica y lo que piensa al realizarlas. Al ser una representación subjetiva, puede corresponderse o no con la realidad: puede haber autoconceptos realistas y autoconceptos desviados de la realidad por exceso (sobrevaloración) o por defecto (minusvaloración). Se va modificando en función de una serie de factores: Las percepciones propias (la valoración del propio potencial). Los logros (lo que se consigue). Las percepciones sobre los demás (lo que se observa). Las emociones que se experimentan (lo que se siente). Los mensajes que los demás nos envían (lo que nos dicen). El autoconcepto académico Es el conjunto de creencias del alumno referidas a la propia competencia para afrontar retos escolares. Es uno de los factores determinantes del éxito académico. El profesor debe procurar estar atento a los alumnos con acusado déficit en él con el fin de hacerles ver que todos tienen potencialidades que explotar, y que si lo intentan, van a recibir las ayudas necesarias. Autoestima es el grado de satisfacción asociado al concepto de sí mismo (sentirse bien consigo mismo) y, según Yela (1976), está asociada a dos necesidades básicas de la persona: Percibir que uno vale para algo (éxito). Percibir que uno vale para alguien (reconocimiento). Mantiene con el éxito académico una relación en espiral: Los éxitos académicos elevan la autoestima y la mejora de éstos lleva a nuevos logros académicos. Del mismo modo los alumnos que no consiguen elevar su autoestima por vías académicas, buscarán vías alternativas para ello (ser chistoso, sentirse poderoso intimidando, etc...). La potenciación de la autoestima académica es la vía motivacional de mayor alcance, de mayor sostenibilidad en el tiempo y de mayor independencia respecto a la presencia del profesor. Potenciadores de la autoestima Mantener entrevistas periódicas con el alumno, tendentes a averiguar qué es capaz de hacer qué está dispuesto a hacer, sin adoptar enfoques competitivos, dejándole claro que todos tenemos capacidades y que con esfuerzo y ayudas llegan los éxitos. Conseguir que crea en sus posibilidades, puees lo decisivo es la capacidad creída, más que la real. Adaptar los objetivos y el nivel de dificultad de las tareas a las posibilidades de cada alumno ("no pedir peras al olmo, pero exigirle sombra"). Acordar con el alumno un plan de aproximaciones progresivas (moldeado) que a través del esfuerzo le lleven a una superación continua. Procurar que el alumno se sienta seguro, respetado y aceptado, conociendo sus capacidades y limitaciones (qué puede hacer y qué no), y evitando en todo momento prejuicios y etiquetas. Enseñarle a considerar el error como ocasión de aprender y avanzar, evitando a toda costa que se avergüence o se le ridiculice. Potenciar la participación y las intervenciones en clase, procurando ver la cara positiva de las mismas. MOTIVACIÓN Un alumno está motivado hacia una tarea cuando ésta se encuentra dentro de sus prioridades en ese momento: motivar al alumnado hacia el estudio es pues dirigir sus intereses de forma que priorice la tarea escolar sobre otras actividades alternativas. El alumno sólo aprende si "quiere" aprender, pero esta disposición favorable no suele darse espontáneamente, sino que la mayoría de las veces tiene que ser inducida por el profesor. El problema es "cómo" hacerlo. Motivación y control Las estrategias de motivación deben complementarse con estrategias de control que ayuden con presión externa, al menos en los estadios iniciales del proceso, hasta que el alumno sea capaz de mantener autónomamente una disposición favorable al estudio exclusivamente mediante la presión interna que proporciona la automotivación. Vías motivacionales Inducción de una actitud favorable: predisponerlos. Inducción de expectativas: conseguir que esperen algo de la clase. Motivación intrínseca o interés directo por la materia. Motivación de logro o satisfacción por las actividades realizadas con éxito. Motivación extrínseca, se trata de la derivada de la obtención de recompensas. Expectativas y rendimiento Las expectativas reflejan lo que espera el alumno de la actividad escolar, y se puede definir como "la probabilidad, subjetivamente estimada por el individuo, de poder alcanzar un objetivo concreto con una acción y en una situación espcíficas" (Burón, 1995). Permiten explicar por qué unos alumnos se deciden a realizar las tareas escolares otros no: sólo los que esperan obtener algún tipo de satisfacción (tienen algo que ganar) se sumergen en la actividad escolar. Abrir puertas: inducir expectativas donde no las hay. Difundir claramente los objetivos: te pido esto porque lo puedes dar. Diversificar objetivos. Graduar los objetivos. Motivación intrínseca La motivación intrínseca en el ámbito escolar viene dada por el interés directo por la materia: los alumnos motivados intrínsecamente disfrutan aprendiendo sin necesidad de recompensas externas. Este interés por la materia, que es la vía motivacional más durardera y transferible, aunque a veces se da espontáneamente en algunos alumnos y materias, la mayoría de ocasiones debe ser inducido por el profesor. Hay dos vías fundamentales para motivar intrínsecamente: Selección de contenidos lo suficientemente interesantes como para atraer la atención de los alumnos. Presentación atractiva. Motivación de logro La motivación de logro es el deseo de tener éxito y alcanzar una buena actuación en situaciones que suponen un reto, aumentando, de esta forma, la estimación sobre la propia valía. Factores influyentes en la motivación de logro: Nivel de aspiración. Es lo que cada uno cree que le es posib le alcanzar en las tareas que emprende, en función, entre otras causas, de sus éxitos y fracasos anteriores. Nivel de esfuerzo. Experiencias pasadas. Estrategias de aprendizaje. Valor y utilidad de las tareas. Motivación extrínseca Las calificaciones son una de las principales fuentes de recompensa (también de castigo) a disposición del profesorado, pero suelen utilizarse poco (tres veces al año) y no se suelen explotar como incentivador del esfuerzo. Su eficacia como reforzador puede incrementarse adoptando medidas como las siguientes: Llevar a cabo una evaluación continua real, de caracter formativo. Aplicar criterios de evaluación diversificados, que incluyan variables alcanzables por todos los alumnos sin excepción. Entrega de los boletines de calificación conjuntamente a padres y alumnos. Aumentar el número de evaluaciones a algunos alumnos/grupos. Informe personalizado. La automotivación es la capacidad de iniciar y mantener de forma autónoma conductas dirigidas al logro de un objetivo. Como es evidente que un profesor no puede estar continuamente "tirando del carro"¨y pendiente de buscar estrategias motivadoras, hay que auspiciar en los alumnos la capacidad de motivarse a sí mismos, sin rendirse al desánimo o la ansiedad, y sacando fuerzas de flaqueza frente a los obstáculos. Promover la automotivación de los alumnos Esta presentación ha sido elaborada a partir de las ideas principales recogidas en los siguientes libros: Como dar clase a los que no quieren El profesor emocionalmente competente Joan Vaello Orts Editorial Graó Joan Vaello Orts Editorial Graó
Full transcript