Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Tema 5: El Contexto no es Pretexto

No description
by

Marygrecia Ramirez

on 17 April 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Tema 5: El Contexto no es Pretexto

Dios puede usar una debilidad para fortalecerce en él,
y alcanzar lo que nos manda ensu nombre, tiene planes y también tiempos para cumplir esos planes, el contexto no debe ser un pretexto, sino debe ser nuestra oportunidad para mirar la grandeza de nuestro Dios.
Introducción
Existen varios aspectos que nos limitan para ir por más, puede ser nuestro pasado, fracasos o incluso los éxitos que lleguemos a tener, pues nos colocan en una zona de comodidad que nos impide esforzarnos e ir por más.
Nosotros también debemos ser personas que aprendan a esperar su tiempo, antes no es bueno, después tampoco, las cosas correctas se hacen en su tiempo correcto, todo tiene su tiempo.
Tema 5: El Contexto no es Pretexto
Gálatas 4:4
4Sin embargo, cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la ley.
Hay personas que se quejan de todo y empiezan a culpar al contexto del cual vienen, o viven por cada uno de sus fracasos que van teniendo. abraham, es un gran ejemplo para probar que el contexto no debe ser pretexto.
Módulo 3
Principios del Reino
Hechos 2:1
1El día de Pentecostés, todos los creyentes estaban reunidos en un mismo lugar.
El Padre esperó el tiempo adecuado para enviar a su hijo Jesucrito a la tierra, Jesús por su parte esperó el tiempo preciso para morir en la cruz.
Él sabía que su Padre tenía un plan y habría que esperar ese tiempo, pero tampoco lo podría retrasar como no lo podría adelantar.
Muchas personas ponemos por pretexto que no estamos listos para servir en el Reino de Dios pórque estamos muy jóvenes, muy viejos o porque sentimos que no somos tan capaces como otros.
¿Donde está escondido el fracaso?
En nuestra Actitud
Cuándo nos encondemos detrás de la mentalidad de queja y autoestima, qué nos llega?
El Fracaso
"Mi contexto no es un pretexto para no lograr los planes de Dios para mi vida"
Cuando somos débiles en algo, es la oportunidad de Dios para mostrarse:
Fuerte
y en su fuerza
Alcanzar
Lo que nos ha
Prometido.
La gente que tiene éxito, es la que vio una gran oportunidad de probar un milagro y fortaleza de Dios en medio de lo endeble.
En la poca habilidad siempre está escondido un
secreto
, y esa es una
oportunidad
de Dios para sacar de lo vil
algo hermoso
Juan 9:1
1Mientras caminaba, Jesús vio a un hombre que era ciego de nacimiento.2—Rabí, ¿por qué nació ciego este hombre? —le preguntaron sus discípulos—. ¿Fue por sus propios pecados o por los de sus padres?3—No fue por sus pecados ni tampoco por los de sus padres —contestó Jesús—, nació ciego para que todos vieran el poder de Dios en él. 4Debemos llevar a cabo cuanto antes las tareas que nos encargó el que nos envió. Pronto viene la noche cuando nadie puede trabajar; 5pero mientras estoy aquí en el mundo, yo soy la luz del mundo.6Luego escupió en el suelo, hizo lodo con la saliva y lo untó en los ojos del ciego. 7Le dijo: «Ve a lavarte en el estanque de Siloé», (Siloé significa «enviado»). Entonces el hombre fue, se lavó, ¡y regresó viendo!8Sus vecinos y otros que lo conocían como un pordiosero ciego se preguntaban: «¿No es ese el hombre que solía sentarse a mendigar?». 9Algunos decían que sí, y otros decían: «No, solo se le parece».Pero el mendigo seguía diciendo: «¡Sí, soy yo!».10Le preguntaron:—¿Quién te sanó? ¿Cómo sucedió?11Él les dijo:—El hombre al que llaman Jesús hizo lodo, me lo untó en los ojos y me dijo: “Ve al estanque de Siloé y lávate”. Entonces fui, me lavé, ¡y ahora puedo ver!12—¿Dónde está él ahora? —le preguntaron.—No lo sé —contestó.
Quizá estemos en la condición para que Dios nos muestre que este es el momento en el que él va a intervenir parfa convertir nuestra:
Debilidad
en
Fortaleza
Depresión
en
Gozo
Derrota
en

Victoria
Enfermedad
en
Salud
Nunca tu
contexto
debe ser tu
pretexto
Siempre debes ver lo que Dios quiere hacer en medio de tus
circunstancias.
App Ministerial
App Personal
Creo que todos en algún momento de la vida nos dejamos agobiar por nuestro contexto en que vivimos. Quizás lleve un orden en la manera que el enemigos nos quiere hacer trastabillar en el camino de Dios y sobre todo en recibir sus bendiciones.
Algunos, nos agobiamos con nuestro pasado y nos ponemos límites para alcanzar el éxito que Dios quiere darnos. El pasaso tiene ataduras muy fuertes, tanto que no nos permite ver lo que viene. Otra limitante es mi servicio a Dios. Habemos personas que servimos por buenos motivos, y otras, por los malos. Hay quien besa a su esposa y luego le da un beso a su amante y piensa que sus motivos son buenos y que Dios le va a bendecir en lo que emprenda.
Hay quien inicia su empresa por que no quiere tener jefe, y no porque quiere superarse, y creemos en el corazón que tenemos buenos motivos, que Dios va a bendecir eso. Existe también otro límite que la gente encuentra, y es el por qué sirve a Dios. Hay quien sirve por agradecimiento, hay quien lo ve como una manera de encontrar bendiciones, que lo ve como negocio: "Si se da este negocio que tengo en mente, entonces sí te sirvo", "Si me sanas", " si me sacas de esta crisis".
Es como si yo fuera con mi jefe y le digo: "Si me das ese bono, ahora si trabajo de verdad" Cuando la verdad, es que debo servir a Dios por el motivo correcto. No porque no tenga nada que hacer o por entretenimiento.
La gente que fracasa tiene temor de iniciar de nuevo una empresa que un dia quebró. Pero cuando venimos a Jesús, ese pasado debemos sepultarlo y extendernos hacia adelante.
Este tema me sorprendió mucho, y sacó a la luz áreas de mi vida en las cuales pensé que iba bien, pero la verdad es que me falta mucho. Manejo una actitud tranquila, pero a menudo se pasa de tranquila al grado de que siento que no avanzo. En este momento me siento estancada en unas áreas y en otras por el contrario.
Me siento muy contenta porque Dios me ayudó a dar el enganche de la franquicia que tengo visualizado emprender, creo con firmeza que es un bendición emprender mi negocio y sobre todo, que para mí, no es cualquier negocio, es algo que amo hacer: crear, diseñar, los colores, desarrollar cosas novedosas y creativas.
Desde que el pastor nos lanzó el reto de que para este año emprendiéramos un negocio, yo la verdad lo hice mío, y ha sido difícil iniciar, por la cuestión del dinero. Pero al mismo tiempo estoy en un proceso de selección para entrar a trabajar a Femsa Comercio donde mi sueldo sea mayor para poder juntar los otros $53,904 para que me liberen la franquicia completa y poder arrancar.
Sin embargo, no todo es perfecto, excelente quizás. Aún me falta el proyecto de la iglesia, la verdad es que voy avanzando lento, ya pasaron varios meses y aún no termino, y el princicipal obstáculo es que me da miedo que algo salga mal, es decir, la responsabilidad que conlleva es la que me paraliza, pues no quiero fallar a mis pastores. No se compara para nada con emprender la franquicia, pues en esta si me equivoco, no hay problema, lo hago diferente y vuelvo a empezar, pero con la planeación debo tener más cuidado pues si lo hago mal, no me afecto solo yo, si no a los pastores y a toda la iglesia.
Tal vez suene incoherente, pero es la verdad, y es con lo que he estado batallando mucho, ese temor a fallar. Sin embargo debo echarle ganas extras, no se de donde sacarlas siendo honesta, pues tengo la semana retacada de ocupaciones. Sin embargo, es una tarea que me fue asignada y no quiero que al final me tengan que decir: ¡¡Siervo reinútil, lo que se te pidió no lo hiciste!!
Reto de Fe
Estoy muy contenta porque Dios me ayudó a pagar los $15,000 de enganche para la franquicia. Quiero compartirlo, porque en serio tengo la certeza de que algo grande Dios está por soltar para mi familia y para mí.
El siguiente reto de fe es seguir orando y meterle turbo a mis acciones en cuanto a ser aceptada en el nuevo trabajo de Femsa Comercio y ya avanzar a la siguiente etapa del proyecto de la iglesia.
Full transcript