Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Trabajo Social Clínico, Salud Mental y Psicoterapia.

Ponencia: IV Congreso Nacional de Estudiantes de Trabajo Social 2012 - Universidad Arturo Prat, Iquique - Chile.
by

Diego Reyes Barría

on 30 June 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Trabajo Social Clínico, Salud Mental y Psicoterapia.

Trabajo Social Clínico
Salud Mental y Psicoterapia:

Diego Reyes Barría
Trabajador Social, Licenciado en Trabajo Social. Universidad de La Frontera
Diplomado de Postítulo en Psicoterapia Sistémica y Familiar. Universidad de Chile
Magíster (c) en Psicología Clínica de Adultos mención Psicoterapia Sistémica-Relacional.
Programa interdisciplinario de la Facultad de Medicina (Clínica Psiquiátrica Universitaria) y Facultad de Ciencias Sociales (Departamento de Psicología). Universidad de Chile
diegoreyesbarria@gmail.com
Temuco, Chile.
Pasos hacia una práctica
Integral en los servicios de
la salud mental.

In memoriam:
Mario Quiroz Neira (Universidad de Concepción)
Asistente Social/Terapeuta Familiar y de Pareja
1. La metamorfosis del Trabajo Social
en los servicios de la salud mental:
¿Un Trabajo Social Clínico?
“el asistente social encuentra trastornos, frustraciones y traumas que surgen de la vida familiar, y tiene que tratar con estas desviaciones. Para muchas personas no son accesibles los psiquiatras, ni procuran este tipo de tratamiento. Los asistentes sociales constantemente tratan con personas que, proyectando sus problemas en factores sociales o en otras personas, no buscan inicialmente ayuda porque no reconocen su autoimplicación. Es inevitable que los asistentes sociales se preparen para la psicoterapia”. (Hamilton, 1967: 282)
Red de Salud Mental
Van delimitando una rama del Trabajo Social denominada Trabajo Social Clínico
Hogares
Protegidos
Servicios
de Psiquiatría
Centros
de Rehabilitación Psicosociales
Centros
Comunitarios de Salud Mental
Comunidades
Terapéuticas
Reorganizar una
explicación sobre la génesis desde
nuestro lugar geográfico
Formas de intervención y métodos
Casework
(Trabajo Social de
Caso o Individual)
Trabajo Psicosocial
o Terapia Psicosocial
Trabajo Social
Psiquiátrico
la búsqueda de sentido de los trabajadores sociales que se dedican a la salud mental, y defender lo propio en Trabajo Social, nos hemos reencontrado con una modalidad que ha sobrevivido y sigue siendo ejercida desde la salud pública.
Para Josefa Fombuena y Amparo Martí

“el trabajo social clínico ha sido recuperado desde la práctica
profesionales que ya no encontraban en las posiciones macrosociales respuestas a sus dificultades. ¿Cómo intervenir con una persona toxicómana, con un adolescente que se niega a acudir a la escuela, con una joven que busca en la maternidad aquella familia de origen que no pudo atenderla?”
Para Eva Garcés “el Trabajo Social en Salud Mental es fundamentalmente un Trabajo Social Clínico que tiene lugar con una población determinada.

- En los Servicios de Salud Mental se realiza desde múltiples concepciones del proceso terapéutico.

- Su metodología combina aspectos psicoterapéuticos personales junto con la conexión con intervenciones sociales

- La población con la que trabaja y su psicopatología define la intervención del Trabajador social en salud mental.

- Un Trabajo Social que tiene que ver con la valoración de la interacción entre la experiencia biológica, psicológica y social del individuo, (guía para la intervención clínica).

- El interés del clínico por el contexto social dentro del cual se producen o son modificados los problemas individuales o familiares”.
su función ya no es generalista, sino clínica. Tiene que adaptar sus métodos a las personas que poseen problemas de salud mental.
Es en este contexto donde se hace vigente una exploración hacia otros conocimientos los cuales no están presentes en la formación común de pregrado o post-grado en Latinoamérica
Definiciones que permiten delimitar el Trabajo Social Clínico
Barker define como Trabajo Social Clínico: “la aplicación profesional de los métodos y teorías del Trabajo Social al diagnostico, tratamiento y prevención de disfunciones psicosociales, incluyendo desordenes emocionales, mentales y conductuales”
La N.A.S.W dice que : “El Trabajo Social Clínico tiene un enfoque primario sobre el bienestar mental, emocional y conductual de individuos, parejas, familias y grupos. Se centra en un acercamiento holístico a la psicoterapia y a la relación del cliente con su medio ambiente. El Trabajo Social Clínico ve la relación del cliente con su medio ambiente como esencial para la planificación de un tratamiento. Por lo tanto, los trabajadores sociales clínicos, a menudo son los primeros en diagnosticar y tratar a personas con desordenes mentales y varias perturbaciones emocionales conductuales.
La American Board of Examiners in Clinical Social Work define el Trabajo Social Clínico como : “Una profesión de la salud mental cuyos profesionales, educados en las escuelas de postgrado en trabajo social y entrenados bajo supervisión, poseen un cuerpo maestro distintivo de conocimientos y habilidades a fin de evaluar, diagnosticar y mejorar los problemas, trastornos y condiciones que interfieren con la salud bio-psico-social del funcionamiento de personas-individuos, parejas, familias, grupos de todas las edades y procedencias”.
Angela Maria Quinteros tomando las ideas de Peña, Quiroz & Segal, nos dice que: “desde una perspectiva más amplia el Trabajo Social ha incursionado en la clínica y pese a que solamente pocos países en el contexto latino, acreditan el título como tal, tiene impacto y relevancia en las relaciones interdisciplinarias. La principal orientación teórica del Trabajo Social Clínico es la de los sistemas ecológicos y sociales, entendiendo al individuo como un sistema biopsicosocial que interactúa con una red de individuos y sistemas sociales.
Según Antipan, Isabel. Está práctica se origino dentro de los servicios de la salud mental en Chile debido a 2 razones:
1. Debido a que el trabajador social desde sus inicios en la salud mental ha estado ligado al tratamiento social de las personas producto de un equipo profesional limitado (psiquiatras, enfermeras, técnicos paramédicos). Situación que obligo a los trabajadores sociales asumir otras capacidades y habilidades para la atención de personas con dificultades emocionales que influían directamente en la dinámica personal y familiar del tratamiento.
2. Debido a que la atención psiquiátrica solo colocaba énfasis en el usuario y su problema emocional del momento, centrándose en proporcionar ayuda farmacológica para disminuir los síntomas negativos excluyendo variables sociofamiliares. Situación que conllevo al trabajador social por derivaciones del psiquiatra, ha intervenir en las problemáticas psicosociales de los usuarios.
Antipan, Isabel define como Trabajo Social Clínico:

“Una rama especializada del Trabajo Social, ejercida por un profesional trabajador social, formado y capacitado para intervenir en materia de salud mental, con la finalidad de reconocer problemas de patología mental, como también para contener y enfrentar situaciones de alto stress emocional y de deterioro en la salud. Ejecutando medidas profesionales que ayuden a fortalecer, potenciar, tratar, reparar y mejorar la calidad de vida en las personas; a través de atención, diagnóstico, tratamiento y apoyo profesional, por medio de una relación terapéutica en la cual se implementan los conocimientos y métodos del Trabajo Social con una orientación clínica, la cual facilita la articulación de sistemas protección social y servicios sociales, en conjunto con la administración de la psicoterapia se contribuye a solución de necesidades y problemas que las personas consideran como factores negativos en su desarrollo de vida personal, de pareja, familiar, grupal o comunitario”.
¿Quién es el trabajador social clínico?
(Gomez, 2000) Se define al trabajador social clínico: “como aquel que está, por formación y experiencia, profesionalmente cualificado a un nivel de práctica autónoma, para proveer servicios directos de diagnóstico, preventivos y de tratamiento a individuos, familias o grupos cuyo funcionamiento está amenazado o afectado por stress social o psicológico o por deterioro de salud. Por tanto, como profesional de la atención de la salud que es, va a proporcionar apoyo a individuos y familias, y este apoyo es el que puede incluir a la psicoterapia”
Para Ángela María Quinteros , los dos rasgos particulares y originales de los trabajadores sociales clínicos son:

1)El uso de las técnicas de planeación social y organización de la comunidad en cambios efectivos y promoción de grupos más poblados.

2)El uso de la intervención clínica dirigida hacia el desarrollo y cambio en individuos, familias, grupos pequeños y en situaciones que influyen en ellos, puede ser conceptualizado como más allá de la psicoterapia”.
la Doctora y asistente social clínica Martha Chescheir ,
quién propone cinco áreas propias del Trabajo Social
y las particularidades que tiene el Trabajo Social Clínico
cuando ejerce en dichas áreas.
Según ella, existen cinco áreas
que le competen al trabajador social.
1.- Trabajo con personas
en el contexto de su situación social
- Establecer un equilibrio entre las necesidades personales y las oportunidades que ofrece la vida.

- Lograr un ajuste entre lo que le conviene al individuo con lo que le conviene al sistema social.

- Relacionar a las personas con los recursos y comenzar un medio psicosocial, ya sea con la persona o con el sistema social.

- Ayudar a personas de todas las clases y condiciones para que se adapten a situaciones realistas, y cómo cambiar estas condiciones sociales para adecuarlas a las necesidades de las personas.
2.- Trabajo con la familia
como medio de ayuda
- Evitar una desintegración familiar y/o reconstituir familias desintegradas.

- Intervención en familias en momentos de crisis.

- Trabajar en los hogares cuando es necesario, para así, movilizar recursos internos como externos para mejorar y conservar el funcionamiento familiar.

- La terapia familiar y el asesoramiento matrimonial también le competen a trabajador social, pero no están limitados solamente a estos modelos en particular.
3.- Trabajo de terapia con grupos
en actividades cuyas tareas estén relacionadas
- Concebir y utilizar las dinámicas del proceso grupal para conservar y mejorar el funcionamiento social.

- El conocimiento de la dinámica de grupos y comprensión del contexto organizacional, para buscar cambios en marcos institucionales.

- Los grupos de terapia y socialización, ayudan a rehabilitar personas con dificultades de relaciones interpersonales y que carecen de habilidades sociales.
4. Trabajo con organizaciones
y sistemas sociales para mejorar situaciones sociales
- Comprender la importancia de sistemas de apoyo naturales para presentar a los clientes a medida que los necesitan.

- Como defensores de los pobres y de los grupos minoritarios, defender a aquellas personas que no pueden hacerlo por sí mismas. Cuando las organizaciones e instituciones dejan de funcionar en beneficio de las personas.

- Promover por cambios en los sistemas para humanizar las condiciones sociales.

- Crear un medio que custodie y cuide a las personas, facilitar la expresión de la preocupación por los demás y trabajar juntos por el bien común.
5.- Trabajo con personas que
se enfrentan a crisis de situación o de maduración”
- Ayuda en toda clase de crisis. Estas pueden ser de situación o de maduración:

* las primeras son aquellas como un trauma físico o una pérdida aguda personas significativas, por lo cual pueden ayudar a las personas a recuperar su fuerza anterior, incluso mejoran su nivel de funcionamiento social.

* Las segundas se llaman de transición de vida (niñez, adolescencia, adultez y senectud) producen crecimiento; pero la forma en que una persona los aborda es el resultado de múltiples factores, incluyendo la organización intrasíquica individual, los patrones de interacción familiar y la presencia o ausencia de sistemas de apoyo naturales.
El trabajo social clínico cuenta con toda la legitimidad teórica. Además posee un ejercicio sistematizado sobre sus propios propósitos y fundamentos metodológicos. Estos renacen de los cimientos de quienes fueron fundadoras y pensadoras del Trabajo Social, como por ejemplo: Mary Richmond, Gordon Hamilton, Florence Hollis, Hellen Harris Perlman y Virginia Satir.
2.¿Salud Mental? Un área de
indefiniciones profesionales:
Como reconocer lo propio del
Trabajo Social sin caer
en reducciones psíquicas.
“En psiquiatría es imposible trazar una secuencia de progresos claramente definidos y contrastables. Sin embargo, han afectado durante su apogeo a miles y miles de seres humanos de los que simplemente nadie se acuerda, sobre los cuales casi nadie escribe, y que sacrificaron su salud, sus derechos, y muchas veces sus vidas, sin que nadie se sienta obligado a dar explicaciones o disculpas”. (Carlos Perez Soto)
“entendemos por salud mental la actitud de asumir, elaborar y arbitrar alternativas de solución frente a situaciones problemáticas que crean tensiones. De acuerdo con esto, salud mental como programa comprende toda la problemática de salud-enfermedad mental, su etiología, promoción, prevención, recuperación, rehabilitación, reubicación social de enfermos, docencia, investigación y servicios destinados a atender dicha problemática. Como problema es relevante, pues la propia vida moderna y la situación enajenante del hombre en el medio urbano contribuyen a aumentar la vulnerabilidad a los desordenes psíquicos. Señalemos la enorme responsabilidad que a todos nos compete en esta tarea de prevención y recuperación de enfermos mentales, sobre todo teniendo en cuenta que su incidencia aumenta día a día y amenaza con ser una nueva peste que azote al mundo”.
“en la crisis social contemporánea no hay razón para dejarse estar. Especialmente al médico, el psiquiatra, el trabajador social, el educador, el líder religioso –todos encargados de curar y proteger los desdichados e incapacitados- deben trabajar juntos para salvaguardar los valores esenciales de la familia del hombre. Al mismo tiempo debemos estar continuamente atentos para oponernos al cultivo de una eficiencia de tipo mecánico, para oponernos a que surjan técnicos entrenados que operan con precisión, pero que son insensibles ante el sufrimiento de la gente. Los que cesan de sentir cesan de aprender, el insensible se vuelve tonto. No debemos permitirnos a nosotros mismos que nos seduzcan los valores enfermizos de la era maquinistas, esos mismos valores que procuramos curar”.
Para Richard Rabkin

“la salud mental no es un problema práctico según interpretamos el término. No es lo mismo que limpiar una casa o aprender la forma de resolver problemas matemáticos. No se trata simplemente de sentarse con alguien y aprender sobre eso o sobre cómo hacerlo”
Patrick Coupechoux dice que “como la enfermedad mental no se cura como una gripe, los pacientes vuelven. Es lo que los médicos llaman la política del molinete o del eterno retorno. Para enfrentar el problema de la cronicidad –no salen del hospital curados- el sistema envía a los pacientes con sus familias, que soportan una enorme carga, al médico social y con mayor frecuencia al asistente social, por no decir a la caridad pública”.
Eduardo Durán nos dice que “por otro lado las personas siguen enfermas, necesitan atención médica permanentemente, medicamentos, asistencia social, previsión y techo. Las familias que los asisten rápidamente colapsan y estas personas pasan a integrar el grupo de vagabundos y desposeídos, en la miseria misma. Es el epílogo de esta historia, sin que hasta aquí surja el cuestionamiento ni el análisis de una política de Salud Mental. Falta la propuesta concreta. Juan que comenzó un día como sujeto afectado de su salud mental, hoy día es un mero objeto, además es una lista de síntomas que pueden tratarse con un medicamento y ya está, que muera donde pueda. Adiós al planteamiento humanista de ser persona, ser ciudadano con derechos ha quedado en el papel, sólo anécdotas y hermosas palabras”.
¿Cuál es el papel histórico del Trabajo Social?
¿Cuáles son las motivaciones y lo propio desde la disciplina para abordar la salud mental?
Esta alianza entre la medicina y el Trabajo Social, dio origen al Trabajo Social Psiquiátrico, en donde los profesionales asistentes sociales, desenvolvían funciones y roles específicos en la intervención al interior de los hospitales psiquiátricos.

Se daba prioridad a la situación social del paciente, ya sea entregando asistencia social (recursos económicos, ajustes en el sistema de protección social, regulación jurídica) o entregando tratamiento psicosocial a las familias de los pacientes, interviniendo principalmente en los sistemas sociales, con la finalidad de lograr una adaptación a su núcleo cercano, sea este la comunidad o los grupos en donde participa o participará el paciente.
“Psiquiatras y asistentes sociales, son dos profesionales que, colaborando juntos, orientan la terapia de estas personas. Sin embargo, difícilmente conseguirían algún resultado sin la participación de los grupos donde el enfermo se mueve y convive. Familia, trabajo y escuela, son lugares en los que vive la persona y cada vez más se siente la urgente necesidad de que conozcan su propia responsabilidad en el tratamiento del paciente. Incluso el mismo enfermo, es protagonista de su curación, teoría que sostienen las modernas técnicas terapéuticas”
María Castellanos (1962): “el trabajo social psiquiátrico es una especialización del Trabajo Social. Persigue la rehabilitación o reestructuración de la personalidad del paciente (la cual se lleva a cabo en hospitales, dispensarios psiquiátricos, clínicas de conducta, reformatorios, etc.), y la profilaxis psicosocial, que tiende a evitar los desajustes humanos.
Ángela María Quintero “El abordaje a la familia, como una orientación en el tratamiento de los problemas de un individuo, se inició en la década de los cincuenta, por un grupo de investigadores clínicos, en Estados Unidos, conformados por médicos psiquiatras y trabajadores sociales psiquiátricos quienes, basados en el creciente auge de la Teoría General de Sistemas y en las experiencias terapéuticas con pacientes esquizofrénicos y sus familias, plantearon nuevas formas de abordar e intervenir los fenómenos humanos.” Estos hechos dieron origen y forma al movimiento de Terapia Familiar a principios de 1960 en Norteamérica.
IV Congreso Nacional de Estudiantes de Trabajo Social
Universidad Arturo Prat de Iquique - 2012 - Chile.

Campos de
acción del
trabajador Psiquiátrico
1.- Período de admisión:
Se aclaran conceptos y se ayuda al paciente a fin de que acepte su hospitalización.

Atenciones intangibles:

Las actividades que tienden a despejar dudas del paciente, tal como: ¿Dónde estoy? ¿cómo es esto? ¿Qué van a hacerme? ¿Qué debo yo hacer? ¿Cuánto tiempo voy a estar aquí? El trabajador social dará respuestas sensatas, tratando de ofrecer seguridad y encauzado favorablemente sus sentimientos de duda, temor u hostilidad, para estimularlo a la cooperación con todos los miembros de la institución.

Atenciones tangibles:

Turnar al paciente a los distintos servicios concretos de la institución; asegurar la autorización de los familiares, aplicar al paciente determinado tipo de tratamiento, servicios concretos que necesita el paciente en el hospital, etc.
2.- Historia Social:
Hacer la historia social es la principal responsabilidad
del trabajador social, debido a que es de vital importancia
determinar las condiciones ambientales del paciente,
por ellos, reunir los datos correctos, que encaucen
el diagnostico y tratamiento, constituye una
de las aportaciones más valiosas.
3.-Período de hospitalización:
El tratamiento o terapéutica psicosocial se efectúa preferentemente en la hospitalización.

El trabajador social asume la responsabilidad del tratamiento de los familiares, colabora suministrando servicios tangibles o concretos (contactos con agencias de la comunidad cuando el paciente concurre a clínicas o consultas externas, suministro de medicinas, contactos con familiares, etc.).

Atenciones:las cuales pueden ser ayuda o terapéutica relacionada con los sentimientos, actitudes y conflictos del paciente y familiares, como también, el trato directo con el paciente desarrollando en éste confianza, estímulo y seguridad. Trato directo con el paciente desarrollando en éste confianza, estímulo y seguridad.

El recurso principal es la entrevista personal, en la cual se desarrolla la psicoterapia del paciente por el trabajador social. Esta es parte del tratamiento global aprobado por el personal médico, y tiende a desarrollar la introvisión del cliente en relación a su problema, tratando de disminuir sus debilidades y estimulando sus potencialidades.
4.-Alta psiquiátrica:
Muchos pacientes dados de alta del hospital, recaen en su enfermedad porque no se consideran los conflictos inherentes a su reincorporación al medio familiar, que puede no estar preparado para recibirlo, ni él para reincorporarse. El trabajador social tiene la responsabilidad de preparar a la familia y avisar al personal médico del hospital cuando llegue el momento oportuno para el “alta”, la cual no debe otorgarse mientras el medio y el paciente no estén preparados.
5.- Convalecencia y
atención postinstitucional:
La responsabilidad de continuar observando al paciente dado de alta del hospital y velar por él, es la justificación máxima del trabajador social en el personal de hospitales psiquiátricos. El trabajador social tiene la responsabilidad de estudiar y seleccionar los hogares de convalecencia, recomendando aquellos que considere adecuados para el paciente una vez conocida la prescripción del psiquiatra. El trabajador social debe informar al psiquiatra encargado del caso o durante las reuniones del personal hospitalario, la evolución de los casos bajo su responsabilidad.
Esta breve cartografía de las principales funciones, tareas y actividades que realiza el trabajador social en los servicios de psiquiatría, permite visualizar las principales razones que fundan su participación en todo momento respecto al trabajo que realiza con las personas portadoras de problemas de salud mental.

Para rescatar lo propio de la profesión, debemos tener en presentes los fundamentos que legitiman su hacer en los servicios de la salud mental. Respondiendo desde la génesis, podremos contemplar su legitimidad profesional, la cual vela por humanizar las relaciones entre los sistemas sociales y el sufrimiento humano de las personas en la sociedad actual.
Para Nidia Aylwin “las relaciones entre Salud Mental y Trabajo Social debe hacerse a la luz de los cambios que se están produciendo en la concepción de Salud Mental. Como consecuencia, la salud mental ya no concierne únicamente a los equipos tradicionales de salud mental, sino que, concebida como bienestar psicosocial, pasan a colaborar en ella otras disciplinas que se preocupan del hombre y de la sociedad, y también la propia comunidad y personas que son sujetos de la acción profesional. Lógicamente, este cambio de enfoque supone una permeabilización de los límites rígidos que hemos construido en torno a nuestras disciplinas, y un traspaso mutuo de conocimientos. Debe existir una cierta delegación de los conocimientos (y del poder) de los profesionales que tradicionalmente han formado parte de los equipos de salud mental, no sólo a otros profesionales, sino en algún grado a la comunidad toda, y muy particularmente, a las personas atendidas, para que, según sus posibilidades, se conviertan en agentes de su propia curación”.
Para Ana María Salamé y Patricia Castañeda “las dinámicas del mercado laboral, ligadas a la polifuncionalidad y la flexibilidad profesional, comienzan a sobrepasar una formación unidisciplinaria –organizada en torno a una clasificación y jerarquía de disciplinas y un método de enseñanza-, generando una creciente demanda por profesionales con manejo transdisciplinario. Esto se transforma en un complejo desafío para la formación, que debe realizar un necesario ajuste en su tarea, develando las oportunidades de convergencia comunes a conjuntos de profesiones, constituyendo así, ámbitos de formación transdisciplinaria que amplíen las fronteras de los dominios de la acción y la reflexión en sus estudiantes”.
Mario Quiroz
¿Qué tipo de profesional queremos formar? ¿Un especialista en la persona y la familia? ¿Con que paradigma?
¿Cuál es el límite que marque las fronterizaciones entre lo que nosotros hacemos como Trabajadores sociales y los terapeutas?
¿Podemos formar psicoterapeutas y terapeutas familiares?
3.Psicoterapia:
¿Para algunos o para todos?
Problemática medular que la profesión experimenta
Fundamentos epistemológicos y metodológicos
Desarrollo profundo al Trabajo Social
Alta complejización de la práctica del trabajador social
Pensar otras fuentes teóricas
Reformular las propuestas paradigmas/métodos
Aportar nuevos modelos
Proceso de contracción (saber-conocer-intervenir)
Expansión disciplinar
psicoterapia, espiritualidad, ciencias cognitivas, psicopatología, epistemología
indispensables para su campo de acción
conocimientos van transformando su praxis e intervención profesional.
El Trabajo Social en la Salud Mental
Problema en la realidad latinoamericana y Chile.
Ausencia de dichos saberes (pre-grado y post-grado).
Limitación del desarrollo disciplinar
Formación anclada en bajo los sesgos conservadores
Constante dominación profesional sobre nuestros propios conocimientos y campos de acción profesional.
Necesidad de problematizar el Trabajo Social
Problematización de la psicoterapia.
Dimensión de intervención intima del trabajador social
¿Existe una dimensión terapéutica en la intervención?
¿Se puede definir como una dimensión psicoterapéutica?
¿Toda terapia es necesariamente psíquica?
¿Solo profesionales pseudolegitimados pueden ejercer una labor terapéutica?
¿Qué es un proceso terapéutico?
¿Qué es un terapeuta?
¿Quiénes pueden ser terapeutas?
Nathan Ackerman decía que:
“la psicoterapia es una función derivada de la naturaleza dinámica del problema del paciente, y no una técnica arbitrariamente modela para que se encuadre en la enseñanza convencional de una profesión particular. La buena psicoterapia debe ser en esencia un mismo proceso, ya sea ejecutada por una profesión o por otra. Teóricamente, la psicoterapia también podría ser suministrada por los médicos generales, los asistentes sociales psiquiátricos, los psicólogos, además de los psiquiatras, a condición de que su actividad esté respaldada por una rigurosa preparación técnica, y de que una supervisión adecuada que asegure el mantenimiento de los estándares”
Conceptos de Psicoterapia
(cc) image by anemoneprojectors on Flickr
Virginia Satir
“las técnicas psicoterapéuticas confinadas
y rígidas son inadecuadas para hacer frente a las
necesidades de crecimiento del ser humano,
que cambia constantemente.
He tratado de eliminar las barreras
que existen entre las distintas disciplinas,
formas y métodos”
Para el diccionario de términos psicológicos y psicoanalíticos de
English & English :
“Psicoterapia es el uso de cualquier
técnica en el tratamiento de trastornos mentales o inadaptaciones.
El término no implica la gravedad del desorden,
la duración o intensidad del tratamiento
o la orientación teórica del terapeuta.
Pero el término se reserva para el tratamiento
llevado a cabo por un profesional:
psicólogo clínico, psiquiatra o trabajador social psiquiátrico”.
Zeig & Munion
dicen que “La psicoterapia es un proceso orientado al cambio que ocurre en el contexto de una relación profesional, empática, poderosa y contractual. Su razón de ser s centra explícita o implícitamente en la personalidad de los clientes, la técnica de la psicoterapia o ambas cosas. Afecta a un cambio duradero en múltiples aspectos de las vidas de los clientes. El proceso es idiosincrásico y está determinado por las posiciones
Para Hamilton:
“el propósito de la psicoterapia es contribuir a que el paciente logre satisfacciones más completas y menos distorsionadas, una mejor integración de sí mismo, una mayor autodeterminación y una actuación social más creadora y cómoda. Esto significa menos angustia, placer más normal y saludable, y una mejor adaptación a las exigencias de la sociedad en el trabajo, en el juego y en otras relaciones. La terapia utiliza varias combinaciones de técnicas expresivas o liberadoras –la reeducación, la comprensión y el apoyo-, todas dirigidas hacia la restauración de las fuerzas de la personalidad y asistidas por recursos sociales de que se disponga”
Pensar el proceso de cambio del trabajador social
Poco se insiste, en como pensamos
la intervención profesional del trabajador social.
pensamos que la intervención social enraizada en
conocimientos externos a nuestro propio hacer
negamos que nuestro hacer tenga cimientos
teóricos fundados desde nuestro saber-hacer disciplinar.
Tomando las Ideas de Elisa Bianchi,
las enseñanzas del Trabajo Social
no se pueden entender solo como una enseñanza
<<aplicativa>> de teorías elaboradas en el ámbito
de otras disciplinas. Tampoco la <<teoría>>
del Trabajo Social se puede solo entender
como una descripción de la operatividad profesional”.
(cc) image by nuonsolarteam on Flickr
Para Gunnar Bernler y Lisbeth Johnsoon,
el ejercicio profesional del trabajador social está dentro del siguiente
esquema, el cual representa su intervención de trabajo:
Para Marcelo Pakman “si el encuentro psicoterapéutico es visto como de seres encarnados, el proceso reflexivo en que se involucran a través de la conversación no estará acotado por los límites que separan el terreno de la psicología de otras dimensiones significativas. La psicoterapia puede ser un espacio para reflexionar sobre las condiciones de vida, sean estas económicas, familiares, políticas, físicas, emocionales, socioculturales, etcétera”.
Trabajo Social se enmarca dentro de un proceso terapéutico en su hacer. Problema de nomenclatura “intervención social”.
Reducción de los procesos de comprensión-acción del trabajador social. Cuestionamiento al interior de la disciplina
¿forma parte de terapia familiar o de la psicoterapia?
Los “especialistas” niegan al trabajador social como terapeuta
Trabajo Social no ha producido conocimientos (teorías) en dichas áreas
El trabajador social no tiene trabajo directo con las personas/no tiene entrenamiento clínico o no maneja la clínica.
Saul Kars
la clínica como concepto “es utilizada sobre todo por corrientes psicológicas y psicoanalíticas que, escindidas en orientaciones divergentes, no otorgan sin embargo a la clínica el mismo sentido, ni contenidos idénticos. Multiplicidad que, justamente, conforta la representación corriente, que asocia clínica y psicología, y/o psicoanálisis, y/o psiquiatría: la clínica sería automáticamente psíquica. Algo semejante ocurre con lo que se denomina <<análisis de la práctica>>, del que la clínica sería un sinónimo intercambiable, o incluso una especie de prototipo del que el análisis de la práctica sería una emanación. La clínica parece compartir el ambiguo estatus del análisis de la práctica: a la vez término genérico que engloba variadas modalidades de comprensión y evaluación de las intervenciones sociales”.
Suposiciones sobre el psicólogo y/o el psiquiatra serían por esencia potencialmente terapeutas
Visión que limita lo terapéutico en un reduccionismo psíquico
el neuropsiquiatra Maurizio Andolfi nos dice que
“si tratamos de desembarazarnos tanto del modelo medico de los problemas emocionales, como de la tradición de la asistencia, podemos concebir la psicoterapia como una ocasión de aprender un método de aprendizaje”.
“ya no tiene sentido razonar según una modalidad diagnostica tradicional, y por ende es también inútil el uso de conceptos y términos inherentes al modelo médico”.

El trabajador social cuando se transforma en terapeuta, debe abandonar los viejos paradigmas que hacen suponer la terapia como un proceso de curación, siguiendo sus ideas dice que “el trabajador social debe entrar a formar parte del sistema familiar con su bagaje técnico de experiencias, pero también con su personalidad, su fantasía, su sentido del humor, su capacidad para participar en las emociones de los demás, renunciando al atavío mágico y falso del curador”
Constantemente negamos el método de caso (trabajo social de caso)
Tipo de Trabajo Social que se sigue desarrollando en la práctica
El trabajador social aplica la psicoterapia para la atención de personas
Método de trabajo debe resucitar y transformarse a los desafíos de nuestra sociedad
Scott Briar “la imagen del trabajador de caso individual moderno, es ante toda la de un terapeuta, vale decir, la de alguien que cumple principalmente una función terapéutica. Así pues, con el transcurso del tiempo, ha habido una constricción progresiva de las funciones cumplidas por el trabajador de caso individual; de toda una gama de actuaciones ha quedado una sola, la de terapeuta. Este problema ha quedado ahora en estado latente, como disuelto por el consenso de que, por supuesto, el servicio de caso individual es terapia –una terapia psicosocial especifica tal vez, pero terapia al fin”
Carolina Rojas Madrigal: “Se entiende por dimensión terapéutica del Trabajo Social, los procesos de investigación-intervención realizados por un o una profesional, que pretenden lograr el cambio subjetivo, relacional y comunicativo de las y los sujetos, con el fin de que translaboren, resignifiquen y superen el sufrimiento subjetivo, o bien, que rompan con la repetitividad de su historia personal, familiar o comunitaria, cuando ésta se presenta como un obstáculo para su bienestar y el de su entorno.
Por consiguiente, las estrategias de investigación o de intervención utilizadas para lograr el cambio requerido, van a estar direccionadas a que las personas, a través del proceso terapéutico, comprendan y superen el malestar subjetivo que las aqueja, o bien, logren que sus vínculos y sus procesos comunicativos sean potenciadores de bienestar, y superen pautas estereotipadas. Es importante señalar, que desde la dimensión terapéutica el Trabajo Social puede tratar una variedad importante de objetos de intervención.
Secuelas de desastres
Consecuencias de distintas manifestaciones de violencia
Conflictos familiares
Crisis del desarrollo
Separaciones y divorcios

Imperativo continuar, con las labores asistenciales,
socioeducativas, terapeuticas, promocionales y de denuncia del
irrespeto a los derechos humanos.”
4. Propuestas de reflexión y cierre
Trabajo Social no está exigiendo algo que no le compete
reivindicar el sustento teórico y práctico de nuestra disciplina ha aportado en su trayectoria a la psicoterpia.
Juicios desde Latinoamérica a nuestra profesión ante la burocracia de la psicología,
negación y rechazo a los trabajadores sociales
marginación de los procesos formativos para la terapia.
La figura del terapeuta no es precondición de la psiquiatría o de la psicología, sino más bien, este se va formando y para ello la profesión de pre-grado debe ser homologable para todos aquellos que trabajan directamente con personas.

El terapeuta finalmente es un producto cualificadamente humano, quién quiere transformarse en terapeuta deberá considerar un proceso de desarrollo personal intenso, junto a la adscripción de valores humanos que defiendan la integridad del hombre, a su vez, será necesaria la potenciación de la creatividad por medio del arte; el cual tendrá un sustento e importancia vital en hacer, por ultimo el conocimiento científico aportará nuevos avances en el proceso de desarrollo humano.
Full transcript