Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Fenómenos Naturales y sus Impactos Ambientales.

No description
by

Genesis Amundaray

on 2 February 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Fenómenos Naturales y sus Impactos Ambientales.

Concienciación Ambiental.
Fenómenos Naturales y sus Impactos Ambientales.
Este es un documento indicativo y preliminar centrado en los impactos de los desastres de origen natural. Otros tipos de desastres asociados a la acción del hombre como explosiones, incendios, accidentes de avión, no se tratan en esta presentacion.
En un contexto orientado hacia la prevención y mitigación de los impactos de los desastres naturales es importante tener presente las diferencias conceptuales entre desastre natural, amenaza natural, evento físico o fenómeno natural, evento peligroso, riesgo de desastre, riesgo ambiental y vulnerabilidad ambiental.
Los tipos de desastres, sus impactos en el medio ambiente y la infraestructura y las consideraciones ambientales
La experiencia adquirida analizando los impactos ambientales de los más recientes desastres naturales, nos indica que la magnitud del desastre (daños humanos, físicos, materiales y ambientales) no siempre tiene directa relación con la magnitud del evento natural que afecta un territorio. En la mayoría de los casos la mayor parte de la población afectada, es la que se encuentra asentada en zonas de riesgo natural, lechos de ríos, zonas de pendientes altas, de suelos frágiles o marginales, en que no existe o no se aplica una normativa para que regule el uso del suelo acorde a su capacidad o fragilidad. Lo anterior, combinado con prácticas inadecuadas de uso y manejo de los recursos naturales, que exceden la capacidad de carga de los ecosistemas en general, produce un deterioro y degradación del medio físico y biológico, que hace muy vulnerables estos espacios territoriales o unidades geofísicas y a quienes las habitan, a los efectos de eventos hidrometeorológicos, especialmente. huracanes, ciclones tropicales, y sus efectos secundarios, como deslizamientos de laderas, inundaciones, avalanchas de barro. Las poblaciones afectadas, son en general las de menos recursos, lo que conlleva a un círculo vicioso, en el cual no se puede escapar a la marginalidad si no se toman medidas integrales por parte de todos los actores involucrados.
La relación entre el tipo y magnitud del evento natural y los impactos ambientales resultantes, dependen en gran medida de la vulnerabilidad ambiental
La vida del hombre en el planeta se desarrolla en un contexto de permanente interacción con el sistema natural. Un desastre natural se produce por una relación inadecuada entre las personas y dicho sistema. Los riesgos naturales son eventos naturales extremos percibidos por el hombre, que constituyen una amenaza para su vida y para la propiedad. El desastre natural es la materialización del riesgo percibido. Es el hombre quién al ocupar áreas de riesgo establece el daño potencial de un evento natural. En consecuencia, un evento natural extremo adquiere la connotación de desastre únicamente cuando el hombre y/o sus actividades y sus bienes se encuentran involucrados (P. Larraín y P. Simpson-Housley, 1994).

Un desastre natural es un evento peligroso que causa efectos o alteraciones ambientales (físicas, biológicas, sociales, económicas) de tal magnitud, que los ecosistemas y/o la sociedad no son capaces de soportar sin ver destruidos sus elementos de funcionamiento básicos y sus equilibrios dinámicos.
Desastre natural

Un desastre es siempre un producto social donde el fenómeno físico no determina necesariamente el resultado. Factores políticos, sociales, económicos y ambientales se combinan de tal manera que minan la capacidad de una sociedad y su ecosistema de soportar nuevas tensiones (Ball, 1979).

En este contexto se define como desastre natural a una relación extrema entre fenómenos físicos y la estructura y organización de la sociedad de tal manera que se constituyen coyunturas en que se supera la capacidad material de la población para absorber, amortiguar o evitar los efectos negativos del acontecimiento.

Evento físico o fenómeno natural, amenaza natural y evento peligroso
En general se considera que un evento físico, por ejemplo, una erupción volcánica que no afecta al ser humano, es un fenómeno natural, y no una amenaza natural. Al contrario, un fenómeno natural que ocurre en un área poblada es un evento peligroso y se constituye entonces en una amenaza natural. Este último concepto se define como “aquellos elementos del medio ambiente que son peligrosos al hombre y que están causados por fuerzas extrañas a él” (Burton, 1978).
Riesgo ambiental
Es la combinación de vulnerabilidad y una probabilidad estimada de ocurrencia como base de la toma de decisiones en condiciones de incertidumbre. Por otra parte, el riesgo ambiental puede ser reducido con el uso de tecnología, por ejemplo, la pérdida de vidas causada por un ciclón tropical puede disminuir enormemente por la alerta de monitores satelitales. Las clasificaciones de los riesgos ambientales se basan en procesos geofísicos y enfatizan en el impacto de un único elemento tal como velocidad del viento o tormenta. Pero en la práctica los riesgos más severos están compuestos por efectos sinérgicos, tales como el viento asociado a precipitaciones lo que produce caída de árboles, estancamiento de ríos e inundaciones o deslizamiento de laderas.
Vulnerabilidad Ambiental
No todo fenómeno físico genera una crisis que se cataloga de desastre. Ello depende del grado de vulnerabilidad de la zona afectada. La vulnerabilidad es la condición en virtud de la cual una población está, o queda expuesta, o en peligro de resultar afectada por un fenómeno de origen humano o natural, denominado amenaza. La amenaza provocada por un fenómeno natural es un factor externo.
Los fenómenos naturales más importantes de acuerdo con su recurrencia a nivel mundial en las últimas décadas, han sido: inundaciones, tifones, huracanes y ciclones, tornados, vendavales, y tormentas eléctricas, ventiscas y nevadas, ondas cálidas, ondas frías, deslizamientos y avalanchas, maremotos, terremotos, granizadas, heladas, sequías y tormentas de arena y polvaredas.

Un análisis estadístico de las catástrofes de origen natural evidencia que en el presente siglo han incrementado su frecuencia los de índole hidrometeorológico; en tanto que los de origen geológico (sísmico, vulcanológico) mantienen ritmos históricos

El ciclo de gestión de desastres y las consideraciones ambientales.
Fase de Emergencia
La fase de emergencia cubre el período más inmediato después de ocurrido un fenómeno catastrófico. En esta etapa es prioritario salvar vidas. Diferentes grupos como policía, brigadas sanitarias, de transporte, comunicaciones, energía y agua se concentran en la reparación de servicios básicos bajo la coordinación de las autoridades encargadas de la emergencia.
Fase de Reconstrucción
Fase de Preparación
La prevención de desastres y las cuestiones ambientales deben ser incluidas en la agenda de desarrollo de los países con el objetivo de convertirlos en políticas de Estado. La agenda debe ser holística, abarcando objetivos económicos y sociales y debe tener sólidos fundamentos científicos.
El ciclo de gestión de desastres naturales puede ser dividido en seis fases: respuesta, recuperación, desarrollo, prevención, mitigación y preparación. Las tres primeras fases corresponden al llamado estado ex-post, es decir a la respuestas que se producen como consecuencia del evento, tales como ayuda humanitaria (incluyendo actividades de salvamento) y reconstrucción de infraestructuras básicas (carreteras, hospitales, viviendas). Las otras tres fases corresponden al estado ex-ante e incluyen las medidas destinadas a la prevención y mitigación del impacto del desastre.

Con la excepción de la fase de “respuesta” inmediatamente después de que se produce el desastre (principalmente de naturaleza humanitaria y de emergencia), todas las otras fases deben considerar aspectos ambientales, especialmente las tres fases ex-ante. . Estas tres fases en conjunto reflejan el grado de preparación de una comunidad para enfrentar un desastre.

Impacto del Desastre
RESPUESTA
Siguiendo un esquema similar, la CEPAL divide el estado ex-post en tres fases: emergencia, rehabilitación y recuperación inmediata o transición y reconstrucción (CEPAL, 1991). En este enfoque, los elementos de mitigación y reducción de vulnerabilidad y riesgo se asocian a la fase de reconstrucción.
La rehabilitación o transición cubre el período de tiempo destinado a la restauración de los principales servicios y la infraestructura social más esencial. Incluye la construcción de albergues temporales, así como el restablecimiento de la infraestructura de transporte y los servicios públicos básicos. Las medidas tomadas en esta fase tienen como objetivo principal apoyar a las comunidades afectadas en el retorno a las condiciones “normales” de vida.
La fase de reconstrucción abarca el período necesario para reponer la infraestructura física, los servicios y sistemas de producción dañados por el desastre. Tal reposición implica una mejora relativa respecto de las condiciones previas (nuevas normas que mitiguen la vulnerabilidad o reduzcan el riesgo), que se puede traducir en mejoras de diseño, relocalización de actividades y asentamientos humanos, reforzar viviendas e infraestructuras existentes y fortalecimiento institucional que eleve los niveles de de preparación y prevención. La integración de los aspectos ambientales en esta etapa del proceso es fundamental para lograr que las actividades de reconstrucción aseguren un impacto menor (o nulo) de un posible desastre natural posterior.

En muchas ocasiones, los planes de reconstrucción no toman en cuenta factores y variables ambientales en la medida necesaria, por lo que se corre el riesgo de repetir errores, muchos de ellos con consecuencias fatales. Es especialmente importante considerar el efecto acumulativo de los eventos naturales y de la acción antrópica, lo que se traduce en un medio ambiente cada vez más vulnerable al impacto de nuevos desastres.

RECUPERACION
PREPARACION
MITIGACION
PREVENCION
DESARROLLO
La urbanización aumenta la vulnerabilidad ambiental
El número y densidad de personas que se localizan en zonas sísmicas o afectadas por ciclones tropicales ha aumentado en las últimas décadas. Existen presiones de la población, que fuerzan los campos a cultivos marginales y vuelven vulnerables las áreas a avalanchas o derrumbes.

Existe consenso entre los expertos, respecto de que la rápida urbanización aumenta el riesgo de los desastres naturales. La demanda de suelo para el crecimiento de la ciudad utiliza tierras inapropiadas expuestas a riesgos naturales; el rápido crecimiento implica un aumento de las edificaciones, muchas veces mal construidas ó con una mantención inapropiada. La obturación de canales de drenaje natural; la localización de industrias y de materiales peligrosos en las zonas urbanas, somete a peligros ulteriores a la población, Estos elementos entre otros se constituyen como amenazas adicionales en el caso de los desastres. Si estos fenómenos no empiezan a revertirse, comenzando por claros compromisos políticos, locales y nacionales, de políticas para ciudades más seguras, las catástrofes cobrarán un número aún mayor de vidas y daños materiales.

La importancia de la valorización de los ecosistemas
A fin de conocer realmente la magnitud de los daños en los ecosistemas y compararla con el costo de las medidas de prevención, mitigación y recuperación, en caso de desastres naturales, es importante contar con metodologías más precisas para valorarlos. La importancia de valorar, no radica exclusivamente en asignar un precio a los servicios ambientales, sino también para resaltar el papel que prestan tanto en el desarrollo económico de los países, como en la protección de los impactos de los eventos naturales. La valoración económica posibilita también un reconocimiento objetivo de la relación entre la compleja dinámica de los procesos físicos y biológicos y su influencia sobre el bienestar humano. La subvaloración de los servicios ambientales genera estrategias de desarrollo de mediano y largo plazo no sostenibles.
Importancia de definir el concepto de medio ambiente en relación con los desastres naturales
Para efecto de las evaluaciones de impacto ambiental y las valoraciones de daños en caso de los desastres, es importante, que exista uniformidad de criterios respecto al concepto de medio ambiente y que sea definido de forma amplia, incluyendo el ambiente urbanizado (por ejemplo, infraestructuras, viviendas, industrias), agricultura, silvicultura y pesca, y salud humana. Esta definición amplia contribuye a reconocer las responsabilidades en la protección del medio ambiente tanto de la comunidad así como de instituciones de gobierno en distintos ámbitos territoriales y sectoriales.
Full transcript