Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Lechner, N. (1992). El debate sobre el Estado y el Mercado.

No description
by

Guillermo Barrera

on 8 November 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Lechner, N. (1992). El debate sobre el Estado y el Mercado.

Lechner, N. (1992). El debate sobre el Estado y el Mercado. Nueva Sociedad , 70-86.
El debate sobre el Estado y el Mercado
El texto está ambientado entre la transición hacia una democracia y una transición hacia una economía de libre mercado, bajo la mirada de un proceso democrático y un desarrollo económico.
Crisis de un modelo
El continuo gasto fiscal, los desbordes de los ingresos tributarios, el proteccionismo que distorsionaba la competencia de las nuevas industrias, entre otros; genero una crisis del rol del Estado en la economía y con ello su crítica.
La importancia del Estado
Lechner señala que la importancia del Estado no radica en una racionalidad superior de este, sino en el problema de la integración social.
Racionalidad del mercado e instituciones
Conviene recordar que la racionalidad del mercado opera en determinado marco de condiciones. En primer lugar, el marco legal que incluye tanto el derecho positivo como la conciencia jurídica. (Lechner, 1992, pág. 78)
Política y economía
A mitad del siglo XX era común sostener la discusión entre el Estado y el mercado, donde se enfrentaban posturas ideológicas antagónicas, hoy en día esta discusión se ha perdido dando paso a una desideologización del debate, donde los gobiernos pasan a ejecutar programas muchas veces en contradicción con sus propuestas electorales, optando por un profundo pragmatismo.
perspectiva histórica
Lechner realiza una distinción entre Europa y América Latina, la segunda no ha vivido un proceso en el cual se haya conformado una sociedad capitalista con anterioridad al desarrollo del Estado durante el siglo XIX. Ha sido el Estado quien sumió instaurar un sociedad moderna, esto generó que en la región se llevará a la practica un modelo de desarrollo desde el Estado. En América Latina el Estado más que un corrector del mercado, ha sido quien ha promovido el desarrollo económico y social.

La economía paso a ser una razón de Estado.
Un contexto global y fragmentado
Vivimos un siglo en el cual se globalizan las conductas de consumo, los campos culturales, el marco normativo de la acción política, entre otros. Pero por otro lado una fragmentación, en la cual se acentúan las segmentaciones económicas entre los países y la desintegración al interior de los países, “Dicho brutalmente: es el mismo proceso de globalización el que provoca y/o agrava los procesos de descomposición social.” (Lechner, 1992, pág. 74)
En estas condiciones resulta difícil asegurar aquella cohesión social mínima para poder hablar de una sociedad en tanto orden colectivo. En particular, es difícil compartir aquel sentimiento de «comunidad» que sustenta el reconocimiento de procedimientos democráticos. En la medida en que la desintegración social se profundiza, crece la tentación de integrar la vida social mediante dictaduras y aumenta el riesgo de regresiones populistas y/o fundamentalistas. (Lechner, 1992, pág. 76)
De esta forma
1. El Estado no se opone a una economía capitalista, sino que la estructura en función de los cambios de la sociedad.

2. El Estado representa una iniciativa política.

El neoliberalismo

El neoliberalismo aparece para denunciar no sólo el estatismo, sino para condenarlo, olvidando que el Estado fue el impulsor de la modernización industrial, entre otros.

El modelo neoliberal en lugar de privilegiar las demandas sociales, pone énfasis en la producción.

De esta forma el

Estado queda restringido a medidas focalizadas de asistencia a los más pobres, sin poder contrarrestar de modo sistemático la creciente desintegración social que genera el avance del mercado. Sin embargo, la reducción del aparato estatal también implica ventajas: no solamente disminuye la corrupción e ineficacia burocrática, sino que elimina la mentalidad rentista. Por otra parte, el modelo neoliberal supone una fuerte intervención del Estado para reprimir las reivindicaciones sociales e imponer la liberalización de los mercados a los sindicatos (leyes laborales) y a los empresarios (política crediticia y monetaria). En realidad, la transformación de las estructuras económicas se lleva a cabo bajo dictaduras o bajo regímenes presidencialistas con rasgos autoritarios. (Lechner, 1992, pág. 73)

Problema para el desarrollo y propuesta
Parece difícil impulsar un desarrollo sostenido en América Latina mientras la relación de mercado y Estado sea visualizada como una «suma cero» en que el avance de un elemento necesariamente implica el retroceso del otro. La consigna «menos Estado, más mercado» refleja una ingenuidad peligrosa. Dicho en otras palabras: dado el carácter social del mercado, el ordenamiento de la sociedad es un factor determinante de la eficiencia macroeconómica. Si queremos afianzar una economía social de mercado, entonces debemos encarar el fortalecimiento del orden social. A ello debiera apuntar una reforma del Estado; no a más o menos, sino a otro Estado. Es decir, un Estado democrático que integre efectivamente a todos los ciudadanos. (Lechner, 1992, pág. 80)
Full transcript