Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Apologie pour l'histoire - Marc Bloch

Introducción a las Ciencias Sociales
by

Enrique Huerta Cuevas

on 9 September 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Apologie pour l'histoire - Marc Bloch

APOLOGIE POUR L'HISTOIRE


MARC BLOCH


1949

¿Para qué sirve la historia?

El problema que se plantea es, nada menos, que el de la legitimidad de la historia. "El espectáculo de las actividades humanas, que forma su objeto particular, está hecho, más que otro cualquiera, para seducir la imaginación de los hombres" (Bloch, 1975: 19 y 22).

"Es un esfuerzo para conocer mejor; una cosa en movimiento". Frente a la inmensa y confusa realidad el historiador tendrá que señalar, no se trata de una elección cualquiera, sino de "una elección de historiador"; ese siempre es un auténtico problema de acción (Bloch, 1975: 25 y 32).

¿Es la historia "una ciencia del pasado"?

Me parece una forma impropia de hablar; por historia debe entenderse "todo estudio de un cambio de duración". El objeto de la historia es el hombre, esencialmente los hombres, "la historia quiere aprehender a los hombres (...) allí donde huele la carne humana, sabe que está su presa" (Bloch, 1975: 33).

¿Qué es la historia?

La ciencia de los hombres en el tiempo. "La atmósfera en que su pensamiento respira naturalmente es la categoría de la duración". Ese tiempo verdadero no sólo es un continuo, también es cambio perpetuo; de la antítesis de estos dos atributos provienen los grandes problemas de la investigación histórica (Bloch, 1975: 36-37).
¿Creemos, pues, comprender a los hombres si sólo los estudiamos en sus reacciones frente a las circunstancias particulares de un momento?

"La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero no es, quizás, menos vano esforzarse por comprender el pasado si no se sabe nada del presente".

"Si yo fuera un anticuario sólo me gustaría ver las cosas viejas. Pero soy un historiador y por eso amo la vida. Esta facultad de captar lo vivo es, en efecto, la cualidad dominante del historiador".

"Ocurre que, en una línea determinada, el conocimiento del presente es directamente más importante todavía para la comprensión del pasado".

"No hay, pues, más que una ciencia de los hombres en el tiempo y esa ciencia tiene necesidad de unir el estudio de los muertos con el de los vivos".

Bloch (1975: 47-50).

¿Para qué sirven los testimonios?

El historiador se halla en la imposibilidad absoluta de comprobar por sí mismo los hechos que estudia. No podemos hablar de las épocas que nos han precedido sino recurriendo a los testimonios. El conocimiento del pasado es necesariamente indirecto (Bloch, 1975: 52).

"Toda investigación sobre cosas vistas está hecha en buena parte de cosas vistas por otro" (Bloch, 1975: 53).
¿Qué son los documentos?

La primera característica del conocimiento de los hechos humanos del pasado, y de la mayor parte de los del presente, consiste en ser un conocimiento por huellas. Un documento es una huella, "la marca que ha dejado un fenómeno" (Bloch, 1975: 57).

¿Qué es el pasado?

Un dato que ya nada habrá de modificar. El conocimiento del pasado es algo que está en constante progreso, que se transforma y se perfecciona sin cesar (Bloch, 1975: 59).

"Lo que se encuentra así puesto en juego es nada menos que el pasado del recuerdo a través de las generaciones" (Bloch, 1975: 69).

"Las circunstancias que, en este caso preciso, deciden de la pérdida o de la conservación, de la accesibilidad o de la inaccesibilidad de los testimonios, tiene su origen en fuerzas históricas de carácter general" (Bloch, 1975: 72).

¿Qué es la crítica? (Sobre el método de la historia)

La crítica que --originalmente en Kant-- era designada para referirse a un "juicio del gusto"; no obstante pronto pasó a adquirir el sentido de "prueba de veracidad" (Bloch, 1975: 77).

"El historiador sabe que sus testigos pueden equivocarse y mentir. Pero ante todo se esfuerza por hacerles hablar, por comprenderlos" (Bloch, 1975: 83).
La crítica del testimonio será siempre un arte lleno de sutilezas, pero es también un arte racional que descansa en la práctica metódica de algunas de las grandes operaciones del espíritu:

"Siempre quedarán las trampas tendidas por los mismos documentos: algunos imprecisos pudieron ser, por ligereza o mala fe, transcritos inexactamente; otros serán excepcionales" (Bloch, 1975: 97 y 104).

¿Es legítimo hablar de la posibilidad de un hecho pasado?

"En sentido absoluto, evidentemente no. Sólo el porvenir es aleatorio. El pasado es un dato que ya no deja lugar a lo posible" (Bloch, 1975: 108).

"La probabilidad vive, pues, en el porvenir, pero la línea del presente ha sido, en cierta manera, imaginariamente retirada hacia atrás, de tal modo que es un porvenir de antaño construido con un fragmento de lo que actualmente es, para nosotros, el pasado" (Bloch, 1975: 108).

"El historiador --Ranke-- no se propone más que describir las cosas tales como fueron". El historiador escoge y entresaca (Bloch, 1975: 118 y 123).

"El historiador no sale nunca del tiempo, pero por oscilación necesaria, considera unas veces las grandes ondas de fenómenos emparentados que atraviesan la duración de parte a parte, y otras el momento humano en que estas corrientes se estrechan en la intrincada maraña de las conciencias" (Bloch, 1975: 131).


Full transcript