Loading presentation...
Prezi is an interactive zooming presentation

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

MASACRE DE LAS BANANERAS 1928

No description
by

Daniela Burgos Jiménez

on 26 September 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of MASACRE DE LAS BANANERAS 1928

MASACRE DE LAS BANANERAS 1928
INTRODUCCIÓN
La Masacre de las Bananeras fue un exterminio de los trabajadores sindicalizados de la United Fruit Company que se produjo entre el 5 y el 6 de diciembre de 1928 en el municipio de Ciénaga, cerca de Santa Marta, en el departamento del Magdalena, Colombia, que realizaron una huelga con el fin de reclamar mejores condiciones de trabajo.

Esa terrible noche ha sido grabada en la conciencia de los colombianos, por novelistas como
Gabriel García Márquez
, en su obra "
Cien años de soledad"
, quien nació en la zona bananera el mismo año de la huelga,
Álvaro Cepeda Samudio
, en su novela "
La casa grande"
, y por el dramaturgo
Carlos José Reyes
, quien cuenta la historia a través de los ojos de un soldado recluta.
ANTECEDENTES

A finales del siglo XIX y comienzos del XX, varias compañías extranjeras intervinieron en agricultura y en producción ganadera en la Costa Atlántica colombiana, especialmente en las regiones del río Sinú, Mompox y Santa Marta.

Alrededor de 1887 se fundó la primera Sociedad de Agricultores y sus miembros comenzaron a experimentar con un nuevo producto, el banano.

Aunque la iniciativa fue colombiana, los empresarios locales no podían desarrollar plenamente la industria bananera. La producción en gran escala para mercados internacionales requería enormes cantidades de capital, por fuera de la capacidad de cualquier individuo o compañía en Colombia a finales del siglo XIX.
Minor Cooper Keith, quién sería el director de la United Fruit Company, después de construir un ferrocarril en Costa Rica, comienza la producción de banano como carga para que la via ferroviaria fuero rentable. Pocos años más tarde extendió sus operaciones bananeras a Santa Marta en Colombia y a Bocas del Toro en Panamá.

En 1899 se unió con otros dos estadounidenses para crear la United Fruit Company (Compañía Frutera Unida), una empresa cuya sede comercial estaba situada en Boston, Massachusetts, Estados Unidos de América.

Con la United Fruit Company muchos colombianos se vieron beneficiados por las nuevas posibilidades de empleo, mercado y el crecimiento de la economía monetaria. La zona bananera fue inundada por trabajadores del puerto, del ferrocarril y del campo, por pequeños agricultores, comerciantes, tenderos y agricultores ansiosos de producir banano.
Minor Cooper Keith
UNITED FRUIT COMPANY
La United Fruit Company (UFCO) (1899–1970),también conocida como la frutera,una firma comercial multinacional estadounidense, fundada en 1899 que producía y comercializaba frutas tropicales (principalmente banano) cultivados en América Latina, y que se convirtió en una fuerza política y económica determinante en muchos países de dicha región durante el siglo XX, influyendo decisivamente sobre gobiernos y partidos para mantener sus operaciones con el mayor margen posible de ganancias, al extremo de auspiciar golpes de estado y sobornar políticos.

Esta empresa es conocida principalmente por la disputa con Colombia llamada la Masacre de las Bananeras en el año 1928. Tras su quiebra en la década de 1970, se reorganizó como «Chiquita Brands International».
LA HUELGA
El 6 de octubre de 1928 una asamblea de la Unión Sindical de Trabajadores del Magdalena, en Ciénaga, aprobó las siguientes peticiones a la United Fruit Company y a los productores nacionales:

Seguro colectivo obligatorio
Reparación por accidentes de trabajo
Habitaciones higiénicas y descanso dominical
Aumentó en 50% de los jornales de los empleados que ganaban menos de 100 pesos mensuales
Supresión de los comisariatos
Cesación de préstamos por medio de vales
Pago semanal
Abolición del sistema de contratista
Mejor servicio hospitalario.

Fundamentalmente la Unión de Sindical de Trabajadores del Magdalena solicitaba a la United Fruit Company que reconociera a sus empleados; aunque la compañía negara su existencia, estos trabajadores le producían su riqueza. Ellos exigían su reconocimiento y para ello insistieron que la United Fruit Company aboliera el sistema de contratos indirectos y les concediera los derechos que les garantiza la ley colombiana.
El 7 de octubre, Eramos Coronel , Nicanor Serrano y Pedro M. del Río los tres negociadores escogidos por los trabajadores de las plantaciones viajaron a Santa Marta para presentar el pliego de peticiones a la United Fruit Company. El gerente, Thomas Bradshaw se negó a recibirlos. Tres semanas más tarde, Bradshaw les hizo saber que no podía considerar este pliego porque los delegados, y los trabajadores a quienes representaban, no eran empleados de la compañía

El 28 de octubre, y nuevamente el 6 de noviembre, el gerente de la United Fruit Company rechazó a la delegación de los trabajadores. Finalmente, el comité ejecutivo de la Unión Sindical de Trabajadores del Magdalena le entregó a la United Fruit Company un ultimátum: o se acordaba negociar o los trabajadores iniciaban una huelga.

El sábado 10 de noviembre, Thomas Bradshaw dio la orden de que toda la fruta de la zona fuera cortada y embarcada. La Unión Sindical de Trabajadores del Magdalena, temiendo que la compañía acabará con la fruta y cerrará sus operaciones antes que se declarara la huelga, citó a una reunión de emergencia.
En la noche del 11 de noviembre el comité ejecutivo de la Unión Sindical, el comité negociador y los representantes de 63 fincas se reunieron en la casa de Cristian Vengal, director de la Federación de Trabajadores del Ferrocarril, era un líder laboral respetado en la zona bananera; su casa se convirtió en sede del comité ejecutivo de la Unión Sindical durante la huelga.

La discusión fue agitada y larga. A las once de la noche fue tomada la decisión fatal: el día siguiente los trabajadores de la zona bananera entrarían en huelga contra la United Fruit Company y los productores nacionales.
LA MASACRE
El 12 de noviembre de 1928 se estalló la gran huelga en la zona bananera de Ciénaga, Colombia. Más de 25.000 trabajadores de las plantaciones se negaron a cortar los bananos producidos por la United Fruit Company, querían obligar a la compañía a reconocer la ley colombiana y los derechos laborales colombianos.

Por esta razón el gobierno de los Estados Unidos de América amenazó con invadir Colombia a través de su Cuerpo de Marines, si el gobierno colombiano no actuaba para proteger los intereses de la United Fruit.

Ante la amenaza de EE.UU y el no llegar a un acuerdo colectivo entre la United Fruit Company y sus trabajadores, la huelga terminó con un número desconocido de trabajadores muertos, después de que el gobierno de Miguel Abadía Méndez decidiera enviar al ejército colombiano a poner fin a la huelga, en la noche del 5 y 6 de diciembre.

Se dice que muchos cuerpos fueron rápidamente cargados en trenes y arrojados al mar y otros enterrados en fosas comunes en las fincas bananeras
En trenes militares el ejército buscaba en plantaciones y en campamentos a huelguistas que en adelante se llamarían «cuadros de malhechores». Los soldados destruyeron las casas sindicales en Ciénaga y dispararon y encarcelaron a numerosas personas. La mayoría de los obreros, sin armamento y sin organización, optó por huir de las plantaciones, buscando refugio en el interior del país. Pero solo pequeños grupos de trabajadores se quedaron atrás para vengarse del ejército y de la compañía que había asesinado a sus compañeros.

El encuentro más sangriento ocurrió el 6 de diciembre en Sevilla, donde los huelguistas atacan a la superintendencia de la United Fruit Company y donde empleados norteamericanos y el ejército colombiano les dispararon. Un soldado y 29 obreros, encontraron allí la muerte

A mediados de diciembre, el general Cortés Vargas reportó que la zona bananera estaba pacificada, pero los militares continuaron con el control hasta marzo de 1929.

La huelga había terminado. La represión había triunfado sobre la negociación, y los trabajadores habían sido derrotados. La organización sindical había desaparecido totalmente y los obreros de la zona, hambrientos y con miedo, comenzaron a regresar a las plantaciones. La derrota de la huelga bananera fue un golpe serio para el movimiento laboral colombiano.
RESTABLECIMIENTO DEL ORDEN PÚBLICO
Después de la Masacre, la zona cayó en la peor condición política y económica, hubo enfrentamientos políticos , infiltración de sindicatos y bajas condiciones salariales.

A comienzos de 1929, un joven abogado, llamado Jorge Eliécer Gaitán, fue elegido para su primer periodo en la Cámara de Representantes. Varios meses después realizó una gira de información por la zona bananera.

En lenguaje conmovedor y elocuente, Gaitán denunció al general Cortés Vargas (ordenó la Masacre de las Bananeras) y al gobierno conservador que lo había apoyado. El gobierno arbitrariamente había encarcelado y asesinado a su propia gente para proteger a una compañía extranjera, que había corrompido a las autoridades colombianas y había establecido un estado dentro del Estado.

Los huelguistas de la zona bananera no eran revolucionarios comunistas ni criminales, sino ciudadanos colombianos a quienes se les habían negado sus esperanzas y sus derechos. En estos discursos, Gaitán encontró su público y su estilo retórico. Fusionó el sentimiento nacionalista y el populismo, mezcla sobre la cual construiría su formidable atractivo político en los años siguientes.
CONSECUENCIAS
General Cortés Vargas
Jorge Eliécer Gaitán
INTEGRANTES
Isabella Bedoya García
Daniela Burgos Jiménez
Angela Valeria Jiménez
Angie Daniela Mora

9-1
Full transcript