Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

LA MEDICINA EN LA EPOCA PREHISTORICA

No description

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LA MEDICINA EN LA EPOCA PREHISTORICA

LA MEDICINA EN LA EPOCA PREHISTORICA
Francisco Javier Toledo Cisneros MD MSP
Docente principal de Historia de la Medicina
UAM-Managua, Nicaragua 2016
La historia de la Medicina es, pues, tanto la serie de las actividades personales, colectivas e institucionales en cuya virtud el hombre ha ido realizando, conforme a determinados paradigmas científicos y dentro de situaciones histórico-sociales diferentes, sus sucesivas capacidades para entender, curar y prevenir la enfermedad, más ampliamente, para promover la salud, como, por otra parte, el relato sistemático de esa constante obra creadora y operativa.
Ahora bien: en lo relativo a la Medicina, ¿cuándo ha comenzado la creación de novedades cuyo conocimiento sea interesante para el médico actual?; y, sobre todo, ¿qué utilidad puede brindar al médico el hecho de conocerlas?
La respuesta del positivismo a la primera de estas dos interrogaciones dice así: «Para el hombre de ciencia, e incluso para todo hombre reflexivo, el pasado sólo comienza a poseer interés verdadero, deja de ser, por tanto, mera curiosidad erudita, cuando la mente humana ha aprendido a atenerse exclusivamente a los hechos positivos (observación directa, cómputo matemático, medida instrumental o análisis experimental del mundo en torno) y a las relaciones científicas que entre ellos puedan establecerse.
De acuerdo a la teoría evolucionista, los primeros homínidos aparecieron hace más o menos 14 millones de años hasta el hombre Cromañón, en todo este período, el hombre sufre transformaciones tanto biológicas, culturales y patológicas. En vista que el hombre primitivo es dependiente de la caza y la recolección para su subsistencia, el desarrollo se basa en una tecnología basada en el uso de la piedra y con el tiempo le logra incorporar como material sólidos al hueso, la madera, el marfil y el asta.
Al pasar del tiempo aprende a dominar el fuego y con ello aprende a calentarse y darle cocción a sus alimentos, cazar y ahuyentar a las fieras salvajes de su entorno. Con el pasar del tiempo y el crecimiento del pensamiento, la inteligencia y el raciocinio, provoca en el hombre el crecimiento de su cráneo, eso también lleva consigo cambios morfológicos sobre todo en la pelvis de la hembra, los cuales merman su capacidad para correr y desplazarse mejor y comienza a hacer
Las primeras civilizaciones y culturas humanas basaron su práctica médica en dos pilares aparentemente opuestos: un empirismo primitivo y de carácter pragmático (aplicado fundamentalmente al uso de hierbas o remedios obtenidos de la naturaleza) y una medicina mágico-religiosa, que recurrió a los dioses para intentar comprender lo inexplicable.
Con Alcmeón de Crotona, en el año 500 a. C., se dio inicio a una etapa basada en la tekhné (‘técnica’), definida por la convicción de que la enfermedad se originaba por una serie de fenómenos naturales susceptibles de ser modificados o revertidos. Ese fue el germen de la medicina moderna, aunque a lo largo de los siguientes dos milenios surgirán otras muchas corrientes (mecanicismo, vitalismo...) y se incorporarán modelos médicos procedentes de otras culturas con una larga tradición médica, como la china.
Para hablar de los orígenes de la medicina, es preciso hacerlo antes de los rastros dejados por la enfermedad en los restos humanos más antiguos conocidos y, en la medida en que eso es posible, de las huellas que la actividad médica haya podido dejar en ellos.
Dentro de las patologías diagnosticadas en restos de seres humanos datados en el Neolítico se incluyen anomalías congénitas como la acondroplasia, enfermedades endocrinas (gigantismo, enanismo, acromegalia, gota), enfermedades degenerativas (artritis, espondilosis) e incluso algunos tumores(osteosarcomas), principalmente identificados sobre restos óseos.
Entre los vestigios arqueológicos de los primeros Homo sapiens es raro encontrar individuos por encima de los cincuenta años por lo que son escasas las evidencias de enfermedades degenerativas o relacionadas con la edad. Abundan, en cambio, los hallazgos relacionados con enfermedades o procesos traumáticos, fruto de una vida al aire libre y en un entorno poco domesticado.
Una de las hipótesis más aceptadas sobre el surgimiento del Mycobacterium (el germen causante de esta enfermedad) propone que el antepasado común denominado Marchaicum, "bacteria libre", habría dado origen a los modernos Mycobacterium, incluido el M. tuberculosis. La mutación se habría producido durante el Neolítico, en relación con la domesticación de bóvidos salvajes en África.
Las primeras evidencias de tuberculosis en humanos se han encontrado en restos óseos del Neolítico, en un cementerio próximo a Heidelberg, supuestamente pertenecientes a un adulto joven, y datados en torno a 5000 años antes de nuestra era. También se han encontrado datos sugestivos de tuberculosis en momias egipcias datadas entre los años 3000 y 2400 a. C.
En cuanto a los primeros tratamientos médicos de los que se tiene constancia hay que hacer mención a la práctica de la trepanación (perforación de los huesos de la cabeza para acceder al encéfalo). Existen hallazgos arqueológicos de cráneos con signos evidentes de trepanación datados del período Neolítico, hace entre 4000 y 2400 años, por razones que se supone pueden ser diversas.
Restos óseos trepanados con un excelente nivel de conservación, obtenidos por excavaciones arqueológicas realizadas en Ensisheim (Alsacia), permiten suponer que ya se practicaban intervenciones quirúrgicas craneales más de 7000 años atrás.
Full transcript