Loading presentation...
Prezi is an interactive zooming presentation

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

EL JUEGO EN LA EDUCACIÓN INICIAL

No description
by

yarly araque

on 24 September 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of EL JUEGO EN LA EDUCACIÓN INICIAL

Por ser aceptada la idea de que el juego es tan importante para la
primera infancia, este se ha trabajado y estudiado desde diferentes enfoques que se
reflejan, sin lugar a dudas, en las prácticas de los maestros, las maestras y otros agentes
educativos. En dichos enfoques, se piensa el juego como herramienta, como estrategia,
como fin en sí mismo y como elemento de la cultura que constituye
Girando alrededor del juego como el trompo sobre sí mismo
¡Luces, cámara, acción pedagógica!
Se sugieren algunas propuestas pedagógicas para promover experiencias en torno al juego.

Las propuestas están organizadas en cuatro grandes momentos en los cuales se pueden reconocer las facetas que tiene el juego en el desarrollo de la niña y el niño.
GRACIAS
La puesta en escena del juego
El juego se potencia dependiendo de las condiciones de contexto, se orienta según la cultura y las costumbres y se vive de acuerdo con los saberes específicos de cada territorio, del grupo poblacional, de las niñas, los niños, las maestras, los maestros y agentes educativos.
DUBBY NAYIBE
EL JUEGO EN LA EDUCACIÓN INICIAL
YARLY ARAQUE
COORPORACIÓN SIN FRONTERAS

UNA VENTANA PARA OBSERVAR EL JUEGO
El juego, hace parte vital de las relaciones con el mundo de las personas y el mundo exterior, con los objetos y el espacio. En las interacciones repetitivas y placenteras con los objetos, la niña y el niño descubren sus habilidades corporales y las características de las cosas.
El momento de juego es un periodo privilegiado para descubrir, crear e imaginar.
Para Winnicott (1982), “el juego es una experiencia siempre creadora, y es una experiencia en el continuo espacio-tiempo. Una forma básica de vida”
Imaginar el mundo de la infancia sin el juego es casi imposible. Las primeras interacciones corporales con el bebé están impregnadas del espíritu lúdico: las cosquillas, los balanceos, esos juegos de crianza de los que habla Camels (2010): “Los juegos de crianza dan nacimiento a lo que denominó juego corporal
remite a la presencia del cuerpo y sus manifestaciones. Implica esencialmente
tomar y poner el cuerpo como objeto y motor del jugar” (p. 1).
Estos juegos corporales iniciales que se despliegan en la interacción entre la niño(a), su maestro(a) y agente educativo contienen toda la riqueza lúdica del arrullo, el vaivén y el ocultamiento, que son la base de la confianza, la seguridad y la identidad del sujeto.

El juego es un lenguaje natural porque es precisamente en esos momentos lúdicos en los que la niña y el niño sienten mayor necesidad de expresar al otro sus intenciones, sus deseos, sus emociones y sus sentimientos.
Bruner (1995) propone una serie de características inherentes a la actividad lúdica: no tiene consecuencias frustrantes para la niña o el niño; hay una pérdida de vínculos ente medios y fines; no está vinculada excesivamente a los resultados; permite la flexibilidad; es una proyección del mundo interior y proporciona placer.

el juego se convierte en un “contexto de escucha” de las capacidades y potencialidades
de las niñas y los niños, donde las y los maestros y los agentes educativos
pueden realmente reconocerlos desde la multiplicidad de sus lenguajes, como sostiene
Malaguzzi (2001).

En la atención integral a la primera infancia entendemos el juego como un derecho
que debe ser garantizado en todos los entornos en el hogar, en el educativo, de salud y en los espacios públicos.

Juegan con su cuerpo

Cuando un bebé juega, hay un intercambio comunicativo en el que los cuerpos y las
disposiciones corporales de cada sujeto implicado hablan.

Juegan explorando
La exploración es un proceso que se destaca dentro del juego con los bebés, puesto que de esta manera conocen el entorno, a los otros y a sí mismos por medio de los sentidos; esta exploración profunda de los objetos es muy importante porque a partir de ello pueden llegar a otorgar otros significados a los objetos, lo cual es primordial
dentro del juego
Juegan imitando y simbolizando

La imitación es la base del juego simbólico: ayuda a reinventar los objetos, a elaborar nuevos significados; por ejemplo, la niña o el niño que imita la acción de amasar, posteriormente puede jugar a
ser como si fuera un panadero.
Juegan construyendo

Los juegos de construcción se pueden entrelazar con los juegos simbólicos en la medida en que se construyen escenarios para desarrollar en ellos creaciones con personajes, como si fuera la selva, la ranchería, etc. Son juegos a los que las niñas y niños se entregan con gran concentración, que posibilitan
hacer configuraciones de todo tipo y resolver problemas, además de brindar un conocimiento de las cualidades físicas de los objetos.
Juegan desde la tradición
Los juegos tradicionales, son testimonios vivos de una historia, de una cultura, de una sociedad; dicho de otro modo, los juegos tradicionales se hacen lenguaje porque representan sentidos y significados articulados con prácticas sociales que solo se comprenden con referencia a una comunidad, a un momento histórico y en el marco de una relación específica con la infancia.

Juegan construyendo la regla
Es necesario desarrollar operaciones en las que se comprenda la estructura profunda del juego, es decir, en las que se perciban los marcos del problema que se plantea en juegos tan complejos como el fútbol, las escondidas, el parqués y el dominó, entre otros.
Los protagonistas: ¿cómo interpretan su papel los jugadores?

Siguiendo con esta perspectiva, se invita a los adultos a observar y reconocer el juego de las niñas y los niños en la primera infancia con la certeza de que ello constituye el puntode partida para implementar acciones pedagógicas, con miras a potenciar su desarrollo.
Martha Glanzer (2000) expresa que los juegos han sido infinitamente variados y que las diferentes comunidades los han ido marcando con sus características étnicas y sociales específicas.
Esta autora manifiesta que la niña y el niño reflejan en sus conducta y en sus juegos las particularidades que caracterizan una determinada sociedad contextualizada en un momento histórico definido.

Huizinga (1987),amplia la noción más allá de la
niñez, hasta el conjunto de las manifestaciones humanas, ya que el juego constituye al
sujeto y está presente a lo largo de la vida; lo que sucede es que la manera de jugar se va
transformando, así como el modo en que el sujeto se posiciona frente a él.

D. W. Winnicott (1982),define el juego como esa capacidad de crear un espacio intermedio entre lo que está afuera y lo que está adentro: el espacio potencial que existe entre el bebé y la madre, entre las niñas y los niños, entre la niña o el niño y la familia, entre el individuo y la sociedad o el mundo.
desde una perspectiva educativa, se han identificado dos orientaciones en el juego:

la primera se origina en la escuela activa
La segunda orientación es la propuesta del juego-trabajo
Con autores como (Decroly y Monchamp, 2002), en la que se retoman los planteamientos de Froebel; estos autores apuestan por la experiencia y la educación de los sentidos, ya que el supuesto básico del que parten es que manipular es aprender
escuela activa
juego-trabajo
desarrollada por Freinet (1971), en la cual se plantea que el juego, como actividad placentera, y el trabajo, como tarea establecida para llegar a un fin, pueden articularse dentro de un proceso pedagógico indisoluble para iniciar a la niña o al niño al trabajo a través
del juego.Desde esta concepción, Freinet entiende que
el trabajo en la escuela no debe estar subordinado a la adquisición de la formación intelectual, sino que debe considerarse como un elemento constitutivo, propio de la actividad educativa y, por tanto, integrado en ella, en su vínculo con el juego.
El juego como interacción y expresión implica reconocer la expresividad como una construcción en la que el contexto social, cultural e histórico confluyen.
Por ejemplo,el contacto físico que emerge de los juegos se va inscribiendo en su cuerpo como memoria de sensaciones y emociones que se manifiestan a través de la expresión corporal.
según Garvey (1983), se evidencia cuando un objeto o juguete no es familiar para la niña o el niño y, por ende, tiende a establecer una cadena de exploración, familiarización y eventual entendimiento,una secuencia que, repetida con frecuencia, conduce a conceptos másmaduros acerca de las propiedades físicas (tamaño, textura, forma) de los objetos.


Bruner (1984) hace referencia a tres de las características del
juego en la primera infancia: el juego es en sí mismo un motivo de exploración, es una actividad para uno mismo y no para
los otros, es un medio para la invención
Vigotsky(1933), desde un enfoque psicológico,
manifiesta que la imitación es una regla
interna de todo juego de representación.
Mediante ella, la niña y el niño se apropian del sentido sociocultural de toda actividad
humana.
En este tipo de juegos, las niñas y los niños construyen variadas rutas que reconocen a los otros como adversarios y que implican razonamientos para pensar en qué y cómo lograr cooperar con el fin de llegar a la meta del juego y resolver el problema que este plantea.

Por ejemplo, en el juego de las escondidas la niña y el niño deben resolver
el problema de esconderse, y en ese sentido, ponerse en el lugar de quien los busca y pensar en dónde deben ocultarse sin ser descubiertos; pero, así mismo, el que emprende la búsqueda debe pensar como el otro, resolviendo el problema que propone el juego, y preguntarse “¿en dónde se escondió mi amigo para que yo no lo encuentre?”.

El acompañamiento del adulto desde su ser corporal es fundamental para potenciar
y enriquecer los momentos de juego de las niñas y los niños; se necesita de otro que
propone, que espera su turno, que desea que el otro continúe las acciones, que encuentra
en el cuerpo del otro un potencial afectivo que da rienda suelta a la generación de
vínculos, de risas y de complicidad en el juego.
El acompañamiento por medio de la interacción tiene una gran carga afectiva que se evidencia en el contacto físico. Esto, sin lugar a dudas, les da seguridad y confianza en ellos mismos y en los demás.
El acompañamiento al juego desde la observación participante es una de las maneras ideales de acercarse a la complejidad del mundo infantil, a su contexto sociocultural, sus intereses y sus
expectativas.
Del juego sensoriomotor a la imitación
La niña y el niño, a través del movimiento y los sentidos, entran en contacto consigo mismos y con el medio que les rodea; esta vivencia corporal da paso a la imitación, en la
que se ejecuta una acción que reproduce algo de manera diferida: por ejemplo, simulan que están durmiendo.
DE LA IMITACIÓN A LA SIMBOLIZACIÓN
Alrededor de los dos años aparecen los juegos simbólicos,
en los que se evocan acciones y personajes que no están presentes en el momento. Este tipo de juegos permite resignificar los objetos y darles un uso diferente;
DE LA SIMBOLIZACIÓN A LOS ROLES MAS ESTRUCUTURADOS
En el juego de roles se asume el papel de otro. Las niñas y los niños sienten un gran placer al representar, al actuar como otro y hacer creer al compañero de juego que el papel asumido
es caracterizado de manera fiel a la realidad. Se puede organizar el ambiente y disponer los materiales por rincones, según los roles y situaciones que se quieran representar.
DE LOS ROLES A LAS REGLAS
Las niñas y los niños comienzan a encontrar sentido a los turnos y a reconocer al
otro en el juego; se configuran las primeras reglas, y muestran interés por los juegos y
rondas tradicionales, los juegos de persecución o con un personaje central.
PRIMER TRIMESTRE
Los juegos con objetos sonoros como: sonajeros, maracas u objetos con
semillas variadas, elaborados por sus familias, maestras, maestros y agentes
educativos que lo acompañan.
• Juegos con texturas como: guantes, telas, cepillos, plumas, etc.
• Juegos con objetos que están suspendidos.
• Juegos de acercarse y alejarse con el cuerpo, con títeres o con muñecos.
• Juegos de mecer o acunar en los brazos, en telas o en hamacas, que realizan las familias, las maestras, los maestros y agentes educativos de manera natural.
JUEGOS SONOROS
Jugar con las manos y los dedos, contando y cantando historias; o las cosquillas, que generan gritos y gorjeos.
• Juegos de aparecer y desaparecer con telas.
• Juegos de arrastre en diferentes superficies.
• Juegos de balanceo en hamacas, telas y pelotas grandes.
• Juegos que involucran movimientos hacia adelante y hacia atrás, hacia un lado y hacia el otro.
CUANDO SE SIENTAN
Juegos con agua, empleando juguetes y objetos que se hunden y flotan en el
agua y que puedan presionar, hundir o lanzar.
• Juegos de introducir y sacar objetos de una canasta y de trasvasar de un recipiente
a otro.
• Juegos de apilar bloques de madera o de plástico.
• Juegos con un espejo en el que el adulto aparece y desaparece.
• Juego con pelotas de tamaños medianos, con el fin de lanzarlas y rodarlas.
• Juegos en el piso, tanto en superficies estables como inestables: colchonetas,
rampas o túneles para que la niña o el niño las recorra de manera libre y
espontánea, decida cómo desplazarse y resuelva el problema de superar cada
obstáculo. También podrá decidir cuándo entrar y salir de los túneles.
• Juegos con telas grandes en el piso o suspendidas del techo.
CUANDO SE DESPLAZAN
Juegan con pelotas de diferentes tamaños, a lanzarlas y a encestarlas en aros,
cajas, canastos y diversos recipientes.
• Juegos de armar y desarmar, entrar y salir, meter y sacar, reunir y separar y
acumular objetos.
• Juegos de envolverse y desenvolverse.
• Juegos con carros, trenes y objetos con ruedas para desplazarlos.
• Juegos de persecución, que disfrutan las niñas y los niños. Generalmente el
adulto hace como si persiguiera a la niña o al niño mientras
tratan de escapar de él.
• Inicio de juegos de escondite que ya son propuestos por el adulto. Para estos
juegos son oportunos los espacios diseñados, donde la niña o el niño logran
esconderse por momentos de la mirada del adulto.
• Juegos de rondas: es en esta edad en la que las niñas y los niños comienzan a
imitar las acciones referenciadas en las canciones infantiles o rondas que se
le proponen, a mover su cuerpo, hacer palmas y otros movimientos al ritmo
de la melodía.
Se evidencian otros juegos simbólicos que tienen que ver con imitar animales.
• Juegos turbulentos de girar y correr: son aquellos de contacto, en los que se juega
a la lucha cuerpo a cuerpo; son rudos y aparentemente desordenados.
• Juegos de empuje en los que disfrutan impulsando a otros.
• Juegos de construcción: hacen torres o filas para luego derrumbarlas, y esto se
relaciona las nociones de orden y desorden.
Juegan a ser como superhéroes o personajes de mitos y leyendas, con disfraces
o sin ellos.
• Juegan a lo que hacen los adultos: profesiones u oficios, ser personajes de la comunidad
o estar en situaciones particulares, como rituales, fiestas, celebraciones.
• Juegan a construir cuevas con telas, bohíos con palitos, ciudades con cajas
o pistas con arena por su propia iniciativa, ya que en este tipo de juegos se
resignifican los espacios y objetos.
• Juegos de construcción más elaborados que incorporan diferentes
materiales y formas.
• Juegos al aire libre con redes, columpios, rodaderos o troncos, entre otros.
• Juegos con triciclos, carritos o carretillas en los que las niñas y los niños
disfrutan de las distintas velocidades, hacen acrobacias, aceleran, frenan y se
proponen diferentes retos para afianzar sus habilidades.
• Juegos de manos que siguen los ritmos y las canciones propias de las regiones.
• Rondas y juegos tradicionales de movimiento y persecución.
Se dan los juegos motores y de reglas como:
• Juegos con pelota.
• Juegos de lanzamiento, como el cucunubá y la rana.
• Juegos con objetos como el trompo, la coca, la pirinola, canicas y maras.
• Juegos de atrapar, como “la gallina ciega”.
• Juegos de competencia motriz en los que las niñas y los niños se retan y comparan
buscando cada vez mayores logros, como la yuca, saltar lazo y la lleva.
Full transcript