Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

SENSIBILIDADES SOMÁTICAS-UCE-FISIOLOGÍA

No description
by

Ivanova Chamorro

on 25 February 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of SENSIBILIDADES SOMÁTICAS-UCE-FISIOLOGÍA

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR
FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS
ESCUELA DE MEDICINA
CÁTEDRA DE FISIOLOGÍA
DR. SANTIAGO CARRASCO


Organización general:
Sensaciones táctil y posicional.

Clasificación de las sensibilidades somáticas
Detección y transmisión de las sensaciones táctiles

Otras clasificaciones de las sensibilidades somáticas
Integrantes:
Cañar Zambrano Lesly Mishell
Casa Yánez Milton Andrés
Chamorro Bedoya Olga Ivanova
Chimbo Villacís Cristhian Javier
Cuatín Ruiz Alex Kevin
Egas Flores Jhonatan Patricio

GRUPO

Tercer semestre
Paralelo: P2

Sensibilidad somática mecanorreceptoras
táctiles y posicionales
Sensibilidad de dolor
Sensibilidades termorreceptoras
Las sensibilidades somáticas se clasifican en tres tipos fisiológicos:
Sensación táctil
TACTO
COSQUILLEO
VIBRACIÓN
PRESIÓN
Sensación posicional
VELOCIDAD DE MOVIMIENTO
POSICIÓN ESTÁTICA
Interrelaciones entre las sensaciones táctiles de contacto, presión y vibración.
Esta se identifican mediante los mismos receptores pero existen tres diferencias principales entre ellas:
Sensación del tacto:
Sensación de presión:
Sensación de vibración:
Receptores táctiles
Al menos hay seis tipos de receptores táctiles totalmente diferentes, sus características especiales son las siguientes:
Algunas terminaciones nerviosas libres, que están distribuidas por todas las partes en la piel y en otros tejidos, son capaces de detectar el tacto y la presión.
Por ejemplo, incluso un contacto suave con la córnea del ojo, que solo contiene terminaciones nerviosas libres, puede llegar a despertar sensaciones de tacto y presión.
Un receptor al tacto dotado de una gran sensibilidad es el
corpúsculo de Meissner
, que es una terminación nerviosa encapsulada alargada perteneciente a una gran fibra nerviosa sensitiva mielínica.
Se encuentran en las partes de la piel desprovista de pelos o lampiñas, abundantes en las yemas de los dedos y en los labios.
Los corpúsculos de Meissner se adaptan en cuestión de una fracción de segundo después de ser estimulados.
Las yemas de los dedos y otras zonas que contienen gran cantidad de corpúsculos de Meissner también suelen albergar
receptores táctiles de terminación bulbar
, como lo son los discos de Merkel.
Las partes de piel dotadas de pelo presentan así mismo una cuantía moderada de receptores de terminación bulbar.
Estas estructuras difieren de los corpúsculos de Meissner porque al principio transmiten una señal intensa pero parcialmente aceptable.
Por tanto, son responsables de suministrar las señales estables que permiten determinar un contacto continuo de los objetos contra la piel.
Discos de Merkel están agrupados en un órgano receptor llamado receptor en cúpula de Iggo.
Adopta una orientación ascendente contra la cara inferior del epitelio cutáneo
El leve movimiento de cualquier pelo sobre el cuerpo estimula una fibra nerviosa que se enrosca en su base.
Cada pelo junto a su fibra nerviosa basal se denomina órgano terminal del pelo, que constituyen receptores del tacto.
Un receptor se adapta con rapidez y detecta básicamente:
El movimiento de los objetos sobre la superficie del cuerpo.
Su contacto inicial con el mismo
Ubicados en las capas más profundas de la piel y en los tejidos internos, encontramos muchas terminaciones de Ruffini.
Estas terminaciones se adaptan muy lentamente, y por consiguiente,resultan importantes para comunicar un estado de deformación continua en el tejido.
También se encuentran en las cápsulas articulares y sirven para indicar el grado de rotación articular.
Los corpúsculos de Paccini, se hallan inmediatamente por debajo de la piel y quedan profundos en los tejidos de las fascias del organisomo.
Únicamente son estimulados por una compresión local rápida de los tejidos debido a que se adaptan en unas pocas centésimas de segundo.
Son importantes para detectar la vibración tisular en el estado mecánico de los tejidos.
Transmisión de señales táctiles en las fibras nerviosas periféricas
Los corpúsculos de Meissner, los receptores de cúpula de Iggo, los receptores pilosos, los corpúsculos de Pacini y las terminaciones de Ruffini envían sus señales por fibras nerviosas de tipo A (velocidad de transmisión entre 30 y 70 m/s.
Los receptores táctiles de las terminaciones nerviosas libres mandan señales de una velocidad de 5 a 30m/s.
Algunas terminaciones nerviosas libres para el tacto recurren a fibras amielínicas de tipo C cuyas velocidades oscilan desde mucho menos de 1m hasta 2m/s.
En este caso, envían señales hacia la médula espinal y la parte inferior del tronco del encéfalo, al servicio de la sensación de cosquilleo.
Detección de la vibración
Todos los receptores táctiles participan en la detección de las vibraciones.
Los corpúsculos de Paccini pueden identificar vibraciones con señales desde 300 hasta 800 ciclos por segundo.
Las vibraciones de baja frecuencia, desde 2 ciclos por segundo hasta 80, son estimulados por otros receptores como los corpúsculos de Meissner.
Detección de cosquilleo y el picor por terminaciones nerviosas libres mecanoreceptoras
La sensación de picor consiste en atraer la atención hacia los estímulos superficiales leves, como el avance de una pulga sobre la piel.
El picor puede aliviarse con el rascado si así se elimina al agente causante o si tiene la suficiente contundencia como para generar dolor.
Se cree que las señales de dolor suprimen las señales de pico en la médula por una inhibición lateral.
Vías sensitivas para la transmisión de señales somáticas en el sistema nervioso central.
Casi todo la información sensitiva procedente de los segmentos somáticos corporales penetra en la médula espinal a través de las raíces dorsales de los nervios raquídeos, y más tarde por el encéfalo por una de las dos vías:
Sistema de la columna dorsal-lemnisco medial
Sistema anterolateral.
Estos dos caminos vuelve a reunirse parcialmente a nivel del tálamo.
Sistema de la columna dorsal-lemnisco medial
Transporta señales en sentido ascendente por las columnas dorsales de la médula hacia el bulbo raquídeo en el encéfalo.
Después de hacer sinapsis y al lado opuesto a este nivel, sigue subiendo a través del tronco del encéfalo hasta el tálamo dentro del lemnisco medial.
Está compuesto por fibras nerviosas mielínicas grandes que transmiten señales hacia el cerebro a una velocidad de 30-110m/s.
Tipos de sensaciones del sistema de la columna dorsal-lemnisco medial.
S. tacto,
que requieren un alto grado de localización del estímulo.
S. tacto,
que requieren la transmisión una fina gradación de intensidades.
S. fásicas,
como las vibratorias.
Sensaciones que indican un
movimiento
contra la piel.
S. presión,
relacionadas con una gran finura en la estimación de su intensidad.
Sensaciones
posicionales
desde las articulaciones
Sistema anterolateral
Las señales del sistema anterolateral, nada más entrar en la médula espinal procedentes de las raíces dorsales de los nervios raquídeos, hacen sinapsis en las astas dorsales de la sustancia gris medular.
Después cruzan al lado apuesto y ascienden a través de sus columnas blancas anterior y lateral.
Su terminación se produce a todos los niveles de la parte inferior del tronco del encéfalo y en el tálamo.
Está integrado por fibras mielínicas más pequeñas cuya velocidad de transmisión oscila desde unos pocos m/s hasta 40m/s.
Tipos de sensaciones del sistema anterolateral
Dolor
S. térmicas,
incluidas las de calor y frío.
S. presión y tacto grosero,
capaces únicamente de una burda facultad de localización sobre la superficie corporal.
Sensación de cosquilleo y de picor.
Sensaciones sexuales.
Transmisión por el sistema de la columna dorsal-lemnisco medial.
Anatomía del sistema de la columna dorsal-lemnisco medial.
Al penetrar en la médula espinal las grandes fibras mielínicas dan lugar a rama medial y rama lateral
La rama medial gira primero en este sentido y después hacia arriba por la columna dorsal, siguiendo su avance a través de esta vía durante todo su proyecto hasta el encéfalo.
La rama lateral penetra en el asta dorsal de la sustancia gris medular y a continuación se divide muchas veces para suministrar terminales que hagan sinapsis con las neuronas locales.
Una parte de ellas emite fibras que entran en las columnas dorsales de la médula y después ascienden hacia el encéfalo.
Muchas de las fibras son muy cortas y acaban a nivel local en la sustancia gris de la médula espinal para producir reflejos locales de esta estructura.
Otras dan origen a los fascículos espinocerebelosos.
Las ramas locales cumples tres funciones:
Las fibras nerviosas que penetran en las columnas dorsales siguen su trayecto sin interrupción hasta la zona dorsal del bulbo raquídeo, donde hacen sinapsis en los núcleos de la columna dorsal
Las neuronas de segundo orden se decusan hacia el lado opuesto del tronco del encéfalo, a través de los lemniscos mediales hasta el tálamo.
En el tálamo, las fibras del lemnisco medial terminan en la zona talámica de relevo sensitivo, llamada complejo ventrobasal.
Desde ese punto, se proyectan las neuronas de 3er orden hacia el área sensitiva somática I.
Corteza somatosensitiva
Es la manera de referirse a las diferentes áreas funcionales existentes en la corteza humana.
Primero debemos tener en cuenta lo siguiente:
Lóbulo parietal –
Señales somatosensitivas
Lóbulo occipital -
Señales visuales
Lóbulo temporal –
Señales auditivas
Corteza Motora –
Contracciones musculares
Áreas somatosensitivas I y II
El área somatosentitiva I presenta un grado acusado de localización de las diferentes porciones corporales.
Son necesarias las proyecciones desde el área somatosensitiva I para que funcione el área somatosentiva II.
El área somatosensitiva I es más extensa y de mayor importancia que el área somatosentiva II.
Características Generales de la transmisión y el análisis de las señales en el sistema de la columna dorsal-lemnisco medial.
Circuito neuronal básico en el sistema de la columna dorsal-lemnisco medial.
Distinción entre dos puntos
Transmisión de sensaciones repetitivas y con variaciones
Sensibilidad vibratoria
Interpretación de la intensidad de los estímulos sensitivos
El objetivo final de la mayor parte de la estimulación sensitiva consiste en informar a la pisque sobre el estado del cuerpo y su entorno.
Una cuestión que viene a la mente es la siguiente:
¿Cómo es posible que el sistema nervioso transmita experiencias de este carácter que poseen una intensidad tremendamente variable?
Por ejemplo, el sistema auditivo es capaz de detectar el susurro más débil posible, pero también discernir los significados de un sonido explosivo.
Aún cuando las intensidades de estas dos experiencias pueden variar más de 10.000 millones de veces
Los ojos pueden ver más imágenes visuales con una intensidad luminosa que abarca hasta medio millón de veces.
Como respuesta parcial, encontramos la relación entre el potencial de receptor producido por el Corpúsculo de Paccini y la intensidad del estímulo sensitivo.
Importancia de la tremenda gama de intensidades para la recepción sensitiva
Si no fuera por esta gama de intensidades los diversos sistemas sensitivos estarían operando dentro de un intervalo erróneo.
Si se deja en manos de un juicio intuitivo sobre la intensidad de la luz, una persona casi siempre sobreexpone los días luminosos y subexpone profundamente al crepúsculo.
Estimación de la intensidad de los estímulos
Weber y Fechner propusieron el principio de que las Gradaciones en la potencia del estímulo se distinguen en proporción aproximada al logaritmo de esta potencia.
En este caso, la proporción de cambio necesaria en la potencia del estímulo para su detección permanece básicamente constante de 1 a 30 que es lo que significa el principio logarítmico.
Cuando se obtengan unos valores cuantitativos adecuados para las constantes se obtendrá una posición lineal entre la potencia del estímulo interpretado y la del estímulo real.
Sensibilidades posicionales
Receptores sensitivos posicionales
Procesamiento de la información sobre la sensibilidad posicional en la vía de la columna dorsal- lemnisco medial.
Anatomía de la vía anterolateral
Las fibras anterolaterales cruzan de inmediato por la comisura anterior de la médula hacia las columnas blancas anterior y lateral del lado opuesto, donde giran en sentido ascendente hacia el encéfalo a través de los fascículos espinotalámicos anterior y lateral.
La estación terminal superior de los dos fascículos espinotalámicos básicamente es doble:
A través de los núcleos de la formación reticular en el tronco del encéfalo
En dos complejos nucleares diferentes del tálamo, el complejo ventrobasal y los núcleos intralaminares.
Función del tálamo en la sensibilidad somática.
Características de la transmisión por la vía anterolateral
La velocidad de transmisión oscila entre 8 y 40 m/s.
El grado de localización espacial de las señales es escaso
La gradación de las intensidades también es mucho menos precisa, y en la mayoría de las sensaciones se identifican de 10 a 20.
La capacidad para transmitir señales que se repitan o varíen con rapidez es mala.
Transmite señales de dolor, temperatura, cosquilleo, picor, sensaciones sexuales, tacto grosero y la presión.
Aspectos especiales del funcionamiento somatosensitivo
Control cortical de la sensibilidad sensitiva: señales “corticófugas”
En sentido retrógrado desde la corteza cerebral hacia las estaciones de revelo sensitivo inferiores en el tálamo, el bulbo raquídeo y la médula espinal.
Se encargan de controlar la intensidad de la sensibilidad que presentan las entradas sensitivas.
Tienen un carácter inhibidor casi en su integridad, cuando la intensidad de la entrada sensitiva adquiere demasiado volumen, su intervención reduce la transmisión automáticamente en los núcleos de relevo.
Disminuye la dispersión lateral de las señales sensitivas hacia las neuronas adyacentes, Acentúa el grado de nitidez en el patrón de la señal.
Mantiene al sistema sensitivo operando dentro de unos márgenes de sensibilidad que no son tan bajos como para que las señales resulten inútiles ni tan altos como para que el sistema quede anegado por encima de su capacidad para diferenciar los patrones sensitivos
Campos segmentarios de la sensación: dermatomas
Cada nervio raquídeo se encarga de un “campo segmentario” de la piel denominado dermatomas.

La región anal del cuerpo corresponde al dermatoma del segmento medular más distal o dermatoma S5.
En el embrión, esta es la zona de la cola y la porción más distal del organismo.

Las piernas presentan su origen embrionario en los segmentos lumbares y sacros superiores (de L2 a S3), en vez de en los segmentos sacros distales, lo que resulta patente en el mapa de dermatomas.

Orientación espacial de las señales procedentes de distintas partes del cuerpo en el área somatosensitiva I
Cada lado de la corteza recibe información sensitiva casi exclusivamente del lado corporal opuesto.
Algunas regiones están representadas por grandes zonas en la corteza somática (labios, cara), el tronco y la parte inferior del cuerpo están representadas por zonas pequeñas. Los tamaños de estos territorios son directamente proporcionales al número de receptores sensitivos especializados, en el organismo.
El área somatosensitiva I se halla inmediatamente detrás de la cisura central, situada en la circunvolución poscentral de la corteza cerebral humana, corresponde a las áreas de Brodmann 3, 1 y 2).
Capas de la corteza somatosensitiva y su función.
La corteza cerebral contiene seis capas de neuronas, comenzando por la capa I próxima a la superficie cerebral y siguiendo cada vez por zonas más profundas hasta la capa VI.
FUNCIONES DE LAS CAPAS:
La señal sensitiva entrante excita en primer lugar la capa neuronal IV, luego se propaga a la superficie de la corteza y hacia otras capas
Las capas I y II reciben señales entrantes difusas inespecíficas procedentes de los centros inferiores del encéfalo
Las neuronas de las capas II y III envían axones hacia las porciones emparentadas entre sí de la corteza cerebral en el lado opuesto del cerebro a través del cuerpo calloso.
Las neuronas de las capas V y VI mandan axones hacia las partes más profundas del sistema nervioso. Las de la capa V se proyectan hacia ganglios basales, tronco del encéfalo y médula espinal; las de la capa VI se extienden hacia el tálamo.
La corteza sensitiva está organizada en columnas verticales de neuronas; cada columna detecta un lugar sensitivo diferente en el cuerpo con una modalidad sensitiva específica
Las neuronas de la corteza somatosensitiva están dispuestas formando columnas verticales que se extienden a lo largo de las seis capas corticales (10.000 Neuronas).

Cada una de estas columnas se dedica a una sola modalidad sensitiva específica : algunas responden a los receptores de estiramiento que rodean las articulaciones, otras a los receptores táctiles pilosos.

En los 5 a 10 mm más anteriores de la circunvolución poscentral, situados en el área 3ra de Brodmann en la profundidad de la cisura central, una porción de las columnas verticales responde a los receptores de estiramiento articulares, tendinosos y musculares.
A medida que uno se aleja hacia atrás en el área somatosensitiva I, las columnas verticales responden cada vez más a los receptores cutáneos de adaptación lenta.
En la porción más posterior del área somatosensitiva I, el 6% de las columnas verticales responde solo cuando un estímulo se desplaza a través de la piel en una dirección particular.

Funciones del área somatosensitiva I
La persona es incapaz de localizar las diversas sensaciones de forma diferenciada en las distintas partes del cuerpo. Sin embargo, si pueden hacerlo de un modo rudimentario.
La persona es incapaz de valorar un grado crítico de presión sobre el cuerpo
La persona es incapaz de valorar el peso de los objetos.
La persona es incapaz de valorar las formas o la configuración de los objetos. Esto se llama ASTEREOGNOSIA.
La persona es incapaz de valorar la textura de los materiales porque este tipo de evaluación depende de sensaciones muy críticas originadas por el movimiento de los dedos sobre la superficie que se pretende explorar.
“Ante una ausencia específica del área somatosensitiva I, aún se conserva la apreciación del dolor y temperatura”
Áreas de asociación somatosensitiva
Las áreas 5 y 7 de Brodmann de la corteza cerebral, situadas en la corteza parietal detrás del área somatosensitiva I, ocupan un lugar importante en la labor de descifrar los significados más profundos de la información sensitiva en las áreas somatosensitivas. Por lo tanto se las llama áreas de asociación somatosensitiva.
Su función consiste en combinar información procedente de múltiples puntos repartidos por el área somatosensitiva primaria para desvelar su significado.
Efectos de la resección del área de asociación somatosensitiva: amorfosíntesis
Cuando se elimina el área de asociación somatosensitiva en un lado del cerebro, la persona pierde su capacidad de reconocer objetos y formas complejas percibidos por el lado opuesto del cuerpo.
Receptores táctiles
SENSIBILIDADES SOMÁTICAS:
Mecanismo nervioso ---> recopila la información sensitiva de todo el cuerpo.
Full transcript