Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

No description
by

Alicia Somoza

on 11 September 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Alicia Somoza Muñoz
Trabajo de Fin de Grado - Grado en Pedagogía

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad
TDAH

Diagnóstico y orientación en las diferentes etapas educativas
Conceptualización
DSM-IV-TR
Causas
exposición temprana a la televisión
alteraciones en la estructura social
problemas perinatales
trastornos del sueño
alimentación
prácticas educativas
Detección y evaluación
El proceso deberá adaptarse a las características de cada centro, a cada etapa educativa y a cada alumno.
Consecuencias
Establecer las medidas de acción pertinentes para minimizar las futuras consecuencias negativas derivadas del trastorno.
Conclusión
Afecto y firmeza en las pautas establecidas con sus hijos: claridad de los límites impuestos en la convivencia familiar.
Ofrecerles oportunidades para que practiquen manualidades y actividades motrices, para evitar que se vuelvan más inquietos y desatentos.
Deben estar bien informados de las características de sus hijos y contar con pautas que les permitan canalizar adecuadamente su potencial motriz e intelectual.
Introducción
Incidencia en la población escolar entre un 3 y un 5%, mayor en varones.

Recientemente está aumentando su incidencia y su prevalencia está entre el 7 y el 15% del colectivo infantil = un alumno por aula

La incidencia es muy elevada, afecta a un gran número de individuos y repercute en la sociedad
Esquema y objetivos
Conceptualización del TDAH
Causas del TDAH
Prevención del TDAH
Detección y evaluación del TDAH
Intervención del TDAH


Consecuencias y efectos de padecer TDAH
Conclusiones



Ámbito educativo
Ámbito familiar
Analizar y concretar las causas del TDAH

Definir los pasos a seguir y las decisiones a tomar en los procesos de detección, evaluación y diagnóstico del TDAH
Estudiar y analizar las posibles vías de intervención del TDAH
Proponer mejoras en el diagnóstico y la orientación del TDAH
Analizar las consecuencias del TDAH
TDAH
alteración de origen neurobiológico de inicio en la infancia
desatención
exceso de actividad
impulsividad
Necesidad de dar una respuesta adecuada.
Prevención
Imposible la
prevención primaria
por la etiología de base genética.
Intervención
Al ser el TDAH un trastorno multidimensional, el tratamiento adecuado debe ser
multidisciplinario.
CIE-10
Denominación

Edad de inicio

Duración de síntomas

Síntomas centrales

Nº síntomas necesarios
para el diagnóstico

Presencia de síntomas
en varios contextos

Áreas afectadas por
el trastorno

Subtipos
Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad
Trastornos hipercinéticos
Antes de los 7
Antes de los 6
6 meses
6 meses
Desatención
hiperactividad-impulsividad
Falta de atención
hiperactividad
6 o más de los
9 propuestos
Presencia de falta de atención e hiperactividad excesivas para la edad y CI del afectado
En 2 o más
En más de uno
Actividad social,
académica o
laboral
Actividad social,
académica o
laboral
Predominio del déficit de atención
Predominio hiperactivo-impulsivo
Tipo combinado
No especificado

T. de la actividad y la atención
T. hipercinético disocial
Otros t. hipercinéticos
T. hipercinético sin especificación
Déficit de atención
Pobre ejecución ante pruebas que requieren atención sostenida
Menor grado de compromiso en las tareas que otros niños.
Pierden su concentración en las tareas rutinarias.
Rechazan las tareas que no suscitan su interés.
Los padres y los profesores interpretan la desobediencia de estos niños como un mal comportamiento consciente en lugar de atribuirla a un fallo motivacional o a una escasa capacidad de regulación.
Hiperactividad
Impulsividad
Los niños pequeños y preescolares con TDAH suelen levantarse a menudo, tienen dificultades para participar en actividades sedentarias, hablan en exceso y producen ruidos durante actividades tranquilas.
Entre los 6 y los 11 años de edad la actividad motriz en más elevada que la de sus iguales.
A partir de los 12 años las diferencias se minimizan.
Fracaso en la espera de emisión de una respuesta hasta haber retenido suficiente información.
Rapidez excesiva en el procesamiento de la información
La impulsividad puede dar lugar a accidentes al realizar actividades peligrosas sin considerar las posibles consecuencias.
Aún no se conoce la causa fundamental.
En la comunidad científica hay consenso de que existen unas bases biológicas determinantes del trastorno.
Se perfila actualmente como un síndrome clínico hereditario y resultado de diversas causas, asociado a una pobre actividad de las regiones cerebrales situadas en la región prefrontal.
No hay una causa única
Factores biológicos + Factores ambientales
Principal causa: una alteración neurobiológica producida por una deficiencia genética.
El desarrollo del trastorno se verá más o menos favorecido (no provocado) por diferentes
causas ambientales.
funciones
ejecutivas
Actuar sobre algunos factores no genéticos
Detección precoz - atención a población de riesgo.
Iniciar intervención temprana - reducir consecuencias y problemas asociados.
Observar síntomas en los niños - intensidad y persistencia, problemas de conducta y repercusión en entornos cercanos.
Difícil detección temprana - importante identificación del pediatra y de la escuela.
Asesoramiento de especialistas - diagnóstico diferencial
Otro nivel de
prevención

Pediatras de atención primaria
Profesionales educativos
Familia
Trabajo conjunto
Los criterios para el diagnóstico del TDAH según el DSM-IV son:
Los criterios para el diagnóstico del TDAH según el DSM-IV son:
Desatención:
-No presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades.
-Tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas.
-Parece no escuchar cuando se le habla directamente.
-No sigue las instrucciones, no finaliza las tareas escolares, encargos u obligaciones en el centro de trabajo (no se debe a un comportamiento negativista o a su incapacidad para comprender las instrucciones).
-Tiene dificultades para organizar tareas y actividades.
-Evita, le disgusta o se muestra reacio a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos).
-Extravía objetos necesarios para realizar tareas u otras actividades.
-Se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
-Es descuidado en las actividades diarias.
-Habla en exceso.
Hiperactividad:
-Mueve en exceso manos o pies, o se mueve en el asiento.
-Abandona su asiento en las clases o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado.
-Corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo.
-Tiene dificultades para dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
-“Está en marcha” o suele actuar como si tuviera un motor.
Impulsividad:
-Precipita respuestas antes de que hayan terminado de formularle las preguntas.
-Tiene dificultades para guardar turno.
-Interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros.
Presenta 6 o más síntomas de desatención o de hiperactividad-impulsividad.
Están presentes durante un mínimo de 6 meses.
Los síntomas se dan en dos o más situaciones.
La sintomatología altera sustancialmente la vida de la persona que lo padece.
Detección:
La primera sospecha puede provenir de la
familia
, el pediatra, un
profesor
o del propio orientador educativo, ante la presencia de determinadas dificultades en el alumno.
Son observadores privilegiados y figuras clave en el acceso a la información y a la observación de la realidad cotidiana del alumno.
Detección en la escuela
Detección en la familia
Son inquietos, molestos y tienden a maltratar los juguetes.
Cambian frecuentemente de actividad sin planificar lo que tienen que hacer.
Tienen dificultades de aprendizaje, baja tolerancia a la frustración y se distraen con facilidad.
Su principal dificultad es mantener la atención y adaptarse a nuevos requerimientos de atención.
Manifiestan retraso en la adquisición de las habilidades motoras.
Se levantan durante la noche el doble de veces que los niños sin este trastorno, tienen mayor actividad motriz mientras duermen y también suelen presentar enuresis nocturna.
Los síntomas son detectados fácil y precozmente por los padres ya que pasan la mayor parte del tiempo con ellos en el inicio de su etapa vital.
Estos síntomas también se repetirán en la escuela y serán ratificados por el profesorado.
Al existir relación entre la atención y la adquisición de conocimientos, se espera que tengan dificultades de aprendizaje.
Realizan deficientemente tareas de aprendizaje en las que se necesitan estrategias complejas para la adquisición de la información.
Suelen presentar torpeza para dibujar o escribir, tienen dificultades en la realización de operaciones matemáticas y su lectura es muy pobre, con escasa capacidad para retener la información adecuada a su edad.
Presentan insuficiencias en las funciones perceptivo-cognitivas y tienen dificultad para captar las ideas abstractas, pensar detenidamente en ideas complejas o distinguir la información relevante de la irrelevante.
Relacionado con el aprendizaje, se pueden detectar en la escuela algunos síntomas que indiquen un posible caso de TDAH como los siguientes.
Déficit en las
funciones ejecutivas:
procesos cognitivos vinculados al funcionamiento de los lóbulos frontales, que se involucran tanto en el control de la
cognición
como en la regulación de la
conducta
y el
pensamiento
.
Valoración multidimensional y multicontextualizada del comportamiento


Combinación de múltiples instrumentos y procedimientos.
En todas las etapas, el TDAH se caracteriza por
Evaluación:
Disfunciones cognitivas o neuropsicológicas
Manifestaciones conductuales
impacto generalizado en las distintas etapas de desarrollo.
Evaluación en la primera infancia
Bebés con un temperamento difícil, especialmente activos, irritables y con continuas demandas de atención.
Presentan problemas del sueño tanto en la primera infancia como durante toda la etapa preescolar.
inmadurez neuropsicológica
nivel anormal de actividad
tendencia a responder de forma exagerada a la estimulación
falta de regulación emocional
funcionamiento cognitivo bajo
A partir de los 3 o 4 años
Hasta los 3 años el TDAH se manifiesta:
Los problemas de falta de inhibición conductual aparecen en torno a los 3- 4 años.
Los problemas de inatención no se manifiestan hasta los 5-7 años.
Inicio de educación infantil. Entorno escolar y familiar empieza a hacer mayores demandas al niño.
Empiezan a manifestarse de forma más clara los síntomas más característicos del TDAH.
Retraso en el inicio del habla.
Dificultades en el desarrollo motor.
Evaluación en la etapa de educación primaria
Por lo general, en esta etapa se realiza el diagnóstico de TDAH.
La mitad de los niños que manifiestan la sintomatología en la edad preescolar son diagnosticados como TDAH en la preadolescencia.

Los problemas que aparecen en el periodo preescolar persisten a lo largo de la infancia.
diagnóstico más tardío
El subtipo inatento es más difícil de detectar
El diagnóstico clínico del TDAH se realiza mayoritariamente en los primeros años de la educación primaria.


Se diagnostica más tempranamente al subtipo hiperactivo-impulsivo y al combinado, pues la sintomatología se manifiesta antes y más claramente.
manifestación de síntomas entre los 5 y los 7 años
Evaluación en la adolescencia
Entre un 50% y un 80% de los alumnos con TDAH en la edad escolar continúan reuniendo los criterios diagnósticos del trastorno en la adolescencia.
En esta etapa una parte de los síntomas centrales del trastorno
pierden

intensidad
, de forma más acusada en el caso de los síntomas de hiperactividad y algo menos en el caso de la inatención.
Aunque la intensidad de los síntomas es menor,
la persistencia sigue siendo mayor
que los alumnos que no padecen TDAH.
Evaluación en la edad adulta
Psiquiatras infantiles y juveniles evidencian que muchos niños y adolescentes con TDAH continúan teniendo dificultades en la edad adulta y siguen necesitando ayuda.
Problemas en el diagnóstico de TDAH adulto
Los adultos con TDAH manifiestan las mismas características y respuestas que los niños y adolescentes con TDAH.
La proporción de hombres diagnosticados es mayor que la de las mujeres.
Tienen un menor nivel de funcionamiento cognitivo.
Pertenecen a un nivel socioeconómico menor que otros adultos.
No existen definiciones de TDAH adulto en el DSM-IV-TR. Categoría “en remisión parcial” para identificar a aquellos que siguen teniendo síntomas pero ya no cumplen todos los criterios de diagnóstico.
conducta hiperactiva canalizada
síntomas de inatención más evidentes
Problemas de atención, actividad excesiva o impulsividad observadas por una persona del entorno o manifestadas por la persona afectada.
PASO 1: CRIBADO
PASO 2: EVALUACIÓN MULTIMÉTODO Y MULTIINFORMANTE
PASO 3: VALORACIÓN DE LOS RESULTADOS
PASO 4: ELABORACIÓN DE UN PLAN DE TRATAMIENTO
PASO 5: EVALUACIÓN DEL TRATAMIENTO
Entrevistas y escalas de valoración para heteroinformantes (niño o adolescente)
Entrevista adulto
¿Alcanzan rango clínico los problemas?

No
Consultar con el referente y analizar sus valoraciones
Analizar las exigencias del ambiente o el comportamiento diferencial de la persona
Entrevistas a padres, profesores, pareja o persona evaluada.
Escalas de valoración del comportamiento.
Observación de la conducta en situaciones naturales y análogas.
Evaluación de la persona: atención, memoria, capacidades viso-motoras, inteligencia, estilo cognitivo, lenguaje, autoconcepto, habilidades sociales, adaptación escolar y laboral, habilidades académicas.
Frecuencia e intensidad de las conductas de hiperactividad, impulsividad e inatención.
Desviación de las normas de edad y sexo, según informantes.
Persistencia de los síntomas en diferentes contextos y situaciones.
Establecimiento de las habilidades y dificultades de la persona en las áreas evaluadas.
Grado de deterioro del funcionamiento.
Evaluar la presencia de otros síntomas y conductas alteradas.
Descartar la presencia de otros trastornos.
Basado en:
Necesidad de la persona.
Severidad de los síntomas.
Habilidades y dificultades.
Presencia de otros trastornos asociados.
Respuesta a tratamientos previos.
Recursos disponibles.
Recogida periódica de datos.
Revisión de la eficacia del plan de tratamiento.
Pasos del proceso de evaluación
Actuaciones concretas sobre la conducta, la estructura emocional, el rendimiento escolar y las habilidades sociales.
La intervención médica
Pautas dietéticas, suplementos nutricionales y tratamiento farmacológico.
La intervención educativa
La intervención psicológica
Limitación del tratamiento farmacológico como única alternativa.
Adaptaciones curriculares y estrategias educativas para:
mejorar las habilidades académicas
prevenir y superar dificultades de aprendizaje
mejorar la conducta
mejorar la motivación ante el estudio
mejorar su autoconcepto académico
fomentar la adquisición de hábitos de estudio
Participación del profesorado en programas de modificación de conducta.
Modificar la situación del alumno en el aula o las condiciones y exigencias del trabajo académico.
Entrenamiento familiar.
Entrenamiento en habilidades sociales.
Aspectos conductuales y emocionales.
Información sobre el TDAH, estrategias de manejo de la conducta y de comunicación.
Avanzar del control externo al autocontrol.
Mejorar sus relaciones afectivas y su propio autocontrol, mediante técnicas de mejora de la atención y la reflexividad.
Pertenecer a uno u otro subtipo tiene un impacto diferencial sobre la conducta, el aprendizaje y el desarrollo cognitivo.
Son menos populares, menos competentes socialmente y rechazados por sus compañeros.
Están aislados o son abandonados por sus compañeros.
Combinado
Inatento
Presentan más problemas de lectura, deletreo y rendimiento matemático que el hiperactivo.
Dificultades en la comprensión lectora y resolución de problemas.
Mayor posibilidad de tener problemas específicos de aprendizaje.
Suele presentar mayor cantidad de errores en la caligrafía.
Consecuencias en la primera infancia
Consecuencias en la etapa de educación primaria
Consecuencias en la adolescencia
Consecuencias en la edad adulta
Falta de inhibición conductual.
Problemas de conducta.
Problemas de lenguaje y retrasos en el inicio del habla.
Dificultades en el desarrollo motor: movimientos asociados, coordinación y estabilidad.
dominar el espacio
comprender el mundo que le rodea
coordinar sus movimientos
desarrolla su equilibrio
mejora su interacción social con el adulto
entrena en la autosuperación.
Dificultades en el juego simbólico, mediante el cual los niños:
Dificultades en el juego funcional, en el cual el niño aprende a:
comprenden el entorno que les rodea
conocen los roles socialmente establecidos
verbalizan sus acciones y desarrollan el lenguaje, la imaginación y la creatividad.
Dificultades en la relación con otros niños y la formación de su autoconcepto.
Problemas de desadaptación en:
el entorno escolar
las actividades de ocio
las relaciones sociales con sus compañeros
las relaciones familiares.
Probables problemas en el seno familiar debido a que las conductas de los niños impactan en las relaciones con sus padres y en sus circunstancias laborales y sociales.
Inquietud, imprudencia, escasa percepción del peligro, exposición permanente a riesgos.
Aparición de dificultades de aprendizaje asociadas.
Trastornos del lenguaje.
Rechazo por parte de otros niños.
Los antecedentes familiares de este trastorno, las deficiencias en las relaciones sociales y la asociación con trastornos de conducta, de ansiedad o de la afectividad, aumentan el riesgo de persistencia de los síntomas del TDAH.
Probabilidades de desarrollar alteraciones emocionales, dependencia y abuso del alcohol y otras drogas.
Relaciones sexuales precoces y sin protección: embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual.
Conducción temeraria: multas de tráfico o accidentes.
Probabilidad de caer en la delincuencia, de fracasar en la escolarización y de tener problemas sociales y de salud mental.
Autoconcepto distorsionado y dificultades para mantener la estabilidad emocional.
Son solitarios, se sienten incomprendidos y es frecuente que desarrollen trastornos asociados de ansiedad o depresión.
Poca popularidad y aislamiento: trastornos alimenticios como la bulimia.
Presentan mayores tasas de suicidio consumado, intentos de suicidio y muertes accidentales.
Los adolescentes TDAH que tienen más confianza en su propia competencia académica muestran a largo plazo una mayor reducción de los síntomas, mejoras en su rendimiento académico y menor abuso de sustancias.
inatención más evidente
Distracción, dificultad para mantener la atención, impaciencia, inquietud mental, poca diligencia, baja tolerancia a la frustración, labilidad emocional, baja autoestima, bajo rendimiento, búsqueda permanente de estímulos fuertes, intolerancia al aburrimiento, tendencia a preocuparse en exceso o sentido de inseguridad.
Fracasan o abandonan los estudios superiores.
Cambios frecuentes de trabajo por despido o por abandono, tardan en encontrar un puesto de trabajo, tienen mayores índices de absentismo laboral, retrasos en el trabajo, mayor número de errores, incapacidad para cumplir con sus funciones y tienen dificultades interpersonales con sus superiores y con sus colegas.
Tienen un estatus socioeconómico más bajo.
Índices muy elevados de separaciones y de matrimonios múltiples.
Frecuentes cambios de humor sin causas externas, reacciones iracundas y enfados ante pequeños contratiempos.
Drogodependencia y abuso de alcohol.
Dificultades en el juego de reglas, que les enseñan a:
tolerar la frustración
respetar normas y turnos
desarrollo del lenguaje, la memoria, el razonamiento, la atención y la reflexión.
problemas de conducta
cuadros ansiosos y depresivos
hiperactividad remite
más infracciones en el código de circulación
mayor porcentaje de retirada del carné
conducción más agresiva
mayor número de accidentes de circulación
Inadaptación psicológica general
Aprovechar todos sus recursos cognitivos para sacar el máximo rendimiento a su aprendizaje.
Tomar las medidas de prevención y de intervención pertinentes para evitar mayores consecuencias o dificultades de aprendizaje.
Colaboración para que las pautas establecidas en el hogar se reproduzcan en el marco académico.
La colaboración de la familia, de la escuela y de muchos especialistas médicos es vital para llevar a cabo un diagnóstico acertado y un tratamiento ajustado a las necesidades del paciente, que provoque mejoras significativas en todos sus ámbitos de desarrollo personal.
Familia
Escuela
Propuestas de mejora en el diagnóstico y la orientación del TDAH en las diferentes etapas educativas
Edad preescolar
Etapa de educación primaria
Adolescencia
Edad adulta
Informar a la familia sobre las características del TDAH (asociaciones, escuelas de padres, pediatras, escuelas de educación infantil...) para que puedan ser comprensivos con sus hijos y puedan llevar a cabo las pautas y estrategias oportunas.
Observación de las conductas y del desarrollo del niño en varios contextos.
Relación de la familia con otros padres.
Procurar relacionar al niño con sus iguales desde edades tempranas.
Permitir al niño canalizar su actividad motriz mediante el juego o la música.
No reforzar las conductas no deseadas, ignorarlas.
Aclarar normas de convivencia, refuerzo positivo de las conductas positivas.
Dedicar íntegramente pequeños momentos familiares al niño con TDAH.
Mostrar afecto y firmeza en las pautas educativas.
Procurar su participación en deportes, lo cual favorecerá su socialización y canalizará su hiperactividad.
Procurar que en la escuela se siente cerca de algún compañero que pueda ayudarle.
Procurar motivarle en el aula, favoreciendo material adaptado en el caso de matemáticas y lengua.
Favorecer las actividades lúdicas en grupo.
Respetar sus tiempos de aprendizaje.
Seguimiento continuo del desarrollo del niño.
Prevenir conductas de riesgo (relaciones sexuales sin protección, abuso de alcohol y drogas, conductas delictivas...) mediante actividades lúdico-educativas tanto dentro como fuera del ámbito escolar.
Ofrecer alternativas de ocio saludable.
Procurar su integración con adolescentes mediante asociaciones juveniles, deportes o música.
Motivar al alumno en el aula y reforzar su esfuerzo.
Recibir terapia conductual.
Supervisión parental constante, con ciertos márgenes de libertad.
Apoyar a la familia mediante entrenamiento familiar.
Realizar deporte o buscar empleos que requieren actividad física.
Orientar el proceso de aprendizaje en estudios superiores, motivando al alumno a que continúe.
Recibir terapia familiar y matrimonial.
Recibir asesoramiento profesional y ayuda en el ámbito laboral.
Realizar actividades que favorezcan el clima de trabajo y las relaciones entre los trabajadores.
Informar a su familia de las características del TDAH y llevar a cabo terapia familiar.
Más trastornos depresivos, baja autoestima y problemas de motivación.
Full transcript