Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

HA 2, VI y VII

No description
by

Ign Zubi

on 12 June 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of HA 2, VI y VII

Unidad XIV. Un balance historiográfico actual: desafíos y debates
Lempérière, Annick, “La cuestión colonial”
• “Mi propia propuesta consistió en
cuestionar el uso
al mismo tiempo a-crítico y maquinal, tendencioso y reificado que, a mi manera de ver, nosotros los historiadores latinoamericanistas solemos hacer del
adjetivo “colonial”
para calificar y describir sin discriminación cualquier dato, cualquier fenómeno histórico ocurrido en América durante el período anterior a la independencia.”

• Implica “valores y
valoraciones altamente polémicas, cargadas de afectividad, de ideología, de pasiones
” etc., quedando muy
vinculado con el término del siglo XIX, colonialismo
. Por ese motivo, lleva una carga peyorativa difícil de eludir.

La propuesta de la autora:
Historizando el concepto "colonia"
• Luego de la experiencia “colonialista” europea de mediados a fines del s. XIX, “colonia” implicó “un territorio extranjero sometido a una dominación política casi exclusivamente dirigida hacia la explotación económica llevada a cabo por los capitalistas metropolitanos”. Eso llevaría a releer lo ocurrido antes entre España y América como el “nacimiento del colonialismo europeo” o el “primer imperialismo moderno” y promovería la teoría de la dependencia de los años 60/70.
• Por todos estos motivos la palabra “colonia” tiene un sesgo muy peyorativo cuando “durante siglos, la voz “colonia” no tuvo ninguna connotación peyorativa y conservó los significados que los romanos habían dado a la palabra latina. Colonizar era, ante todo, poblar."

Luego de las conquistas, los territorios americanos eran llamados “reinos”, “provincias”, “dominios”, las colonias eran las posesiones extranjeras (francesa, inglesa, etc.)

• Es con los borbones que la palabra “colonia” se utiliza para América, y se vincula más que nada a su relación monopólica comercial (con utilidad para la metrópoli). Aún así, hasta bien entrado el siglo XIX la palabra “colonia” no tenía un significado negativo.

• “La profunda injusticia de la colonización no apareció sino
después de la elaboración de una serie de conceptos y principios enteramente nuevos
respecto a lo que se concebía como la justicia y el derecho en las relaciones entre las comunidades humanas y dentro de ellas: como el derecho del hombre, la soberanía de las naciones, la autodeterminación de los pueblos, etc.

• “
Es difícil admitir
, para cualquier historiador, que una misma palabra, en este caso “colonial”, pueda designar
realidades absolutamente idénticas a lo largo de tres siglos
; más aun si pensamos en la diversidad de “realidades” que supone la existencia de un conjunto territorial y humano del tamaño de la América Española”.

Para ella, la formula “
antiguo régimen
” es más precisa y por lo tanto más satisfactoria que el calificativo colonia.
• Sobre muchas instituciones “coloniales”,
más que como herramientas de dominación
“pueden ser interpretados también en calidad de
medios de socialización, aprendizaje, formación de hábitos e inculcación de valores
y saberes que no sólo “integraban” a los indios sino que eran productores de autonomía individual y colectiva.”


La dominación, de origen radicalmente ilegítima, se va legitimando con el tiempo.
Las sociedades indianas se fueron amoldando y
se sentían partes integrantes del orden jurídico, político y cultural
que sería “lícito conceptualizar tal orden, para el siglo XVIII como mínimo, como un
“Antiguo Régimen”
en la medida en que el conjunto de las instituciones monárquicas, corporativas y estamentales dentro de las cuales se desempeñaba el quehacer social,
presenta efectivamente rasgos muy similares a los de las sociedades europeas contemporáneas.


Por ello,
no puede sólo ocurrir “reproducción” durante 3 siglos sino que acontecen “creaciones, innovaciones, hibridaciones, mutaciones”



• Annick Lempérière tiene razón al recordar que el estatus legal de los indios es el de vasallos, pero
una cosa son las leyes y otra los actos.


En el siglo XVI
hubo personas que impugnaron la explotación de los indios
y la ilegitimidad de la instalación de los españoles en detrimento de los señoríos naturales. Por eso no puedo sostener de ninguna forma la idea expresada por Annick Lempérière que se trataba de “una migración y
una fundación que no implicaba la dominación de un pueblo
sobre otro sino la toma de posesión de un territorio”.

• En cuanto a las reivindicaciones étnicas de los pueblos indígenas (que luchan ante todo por la cuestión del “derecho colectivo” y que tienen como foro las Naciones Unidas y otros organismos internacionales), no puede uno tacharlas simplemente de fundamentalistas.

Bernand, Carmen, “De colonialismos e imperios: respuesta a Annick Lempérière”
• Este planteo incita a cuestionar toda reflexión basada en la
utilización de modelos interpretativos construidos fuera de los contextos de origen
. Si bien comparto con Annick Lempérière el mismo recelo ante toda forma de descontextualización, creo también (y lo uno no niega lo otro) que
los modelos y los conceptos nos ayudan a entender los hechos
, y que más allá de la singularidad y de la contingencia, aquellos nos ayudan a trazar tendencias, orientaciones, configuraciones formas o estructuras comparables.
Legitima el uso de "conceptos anacrónicos"

• El que estas palabras no aparecieran en los escritos de la época no significa que los hechos designados por ellas no existieran. Se entiende por
imperialismo
la « politique par laquelle un grand Etat cherche à étendre sa domination».

• La
vocación imperial
precede a la elección del Emperador
Carlos V
. Recordemos que el tratado de Tordesillas de 1494 divide el mundo entre España y Portugal. Se trata de una forma de imperialismo.

• La
colonización
, en la acepción más general, implica
imposición de un poder exterior a las poblaciones sometidas
; explotación de los recursos en beneficio principal sino exclusivo del país “colonizador”, ausencia de derechos políticos a los indígenas, asimilación forzada. Todos estos rasgos son aplicables a la expansión ibérica en el Nuevo Mundo.
Justificación de "colonia"

• Las
diferencias jurídicas entre los derechos de un señor indígena novohispano y de un noble napolitano
en el siglo XVI, son demasiado evidentes como para extendernos demasiado sobre el asunto. La conquista militar de pueblos no cristianos, otorga unos derechos que son absolutamente incompatibles con los resultantes de la compleja estructuración jurídica que surge en el marco de la sucesión dinástica sobre pueblos cristianos (y europeos).

• Están las
matanzas
que, sin caer para nada en la “leyenda negra”, son
inadmisibles de olvidar
.


Levene
propuso que los historiadores dejasen de utilizar la palabra colonias en sus trabajos. Todo esto debe ser entendido en el marco de la ola de
“hispanismo”
.

• ¿Y cuáles son los argumentos que esgrime Levene? La “prueba”: la Real Orden de la Junta Suprema de Sevilla de 1809, que había proclamado que «los vastos y preciosos dominios que España posee en las Indias no son propiamente Colonias o Factorías como las de otras naciones sino una parte esencial e integrante de la monarquía española », no son más que manotazos de ahogado y puro cálculo político de un pequeño grupo de liberales.

Alguna importancia tendrían que tener estas colonias a ojos de los contemporáneos para que durante quince años se enviaran tantas personas a la muerte por intentar preservarlas.

• Es obvio que el uso del término “periodo colonial”, o “época colonial” para hablar de todo el lapso que va desde 1492 á 1825, si bien es una convención generalmente aceptada por los historiadores de ambos lados del Atlántico, poco nos dice sobre los cambios y permanencias que la(s) sociedad(es) en cuestión ha(n) tenido en esos tres largos siglos.

• El problema que quisiera tratar aquí es otro y a él me quiero referir. Es decir, ¿existe algo que podemos llamar “relación colonial”, sea que lo analicemos desde el punto de vista político, sea que lo estudiemos desde una mirada estrictamente económica? Este es, para mí, el punto más relevante y desde el cual se deberán leer las páginas que siguen.
Garavaglia, Juan Carlos, “La cuestión colonial”

• Así, desde el inicio mismo de la aventura americana, los metales preciosos ocuparon un papel fundamental en el flujo mercantil América/viejo mundo. Durante más de tres siglos y medio el metal precioso sería la mercancía por excelencia en las relaciones entre las nuevas colonias y Europa. Hasta fines del periodo colonial, alrededor del 75% del valor de lo exportado desde América consistió en plata y oro.
Formas del comercio y formas del trabajo
Aunque un porcentaje importante del metálico quedaba en América y reactivaba su economía, la mayor parte iba a Sevilla, e incluso luego, se iba filtrando a las naciones más ricas de Europa e incluso al Asia

• Analiza las formas de trabajo en las minas, la relación de trabajadores libres, esclavos y semi esclavos, y las formas de cobrar que tenían por su labor.

• Quiere demostrar que si bien los indios trabajaban y lo hacían del modo que lo hacían, eso era no sólo por una imposición, sino también por negociaciones con los líderes aborígenes, no obstante, remarca:
trabajaban porque habían sido vencidos, los indios no eran súbditos como los aragoneses o los napolitanos. Llamar a esa relación “subordinación colonial no parece fuera de lugar.”


También existió un enorme aumento en el cobro de tributo de los encomenderos a los indios, en niveles tan asfixiantes que otros súbditos europeos de la Corona no lo hubiesen considera legítimo ni posible.
Conclusión del tema desde la economía:

• Nuestros propios estudios sobre el comercio rioplatense confirman esta relación entre el nivel de las exportaciones y el de las importaciones o para decirlo más claramente: la metrópoli envía a las colonias menos de lo que recibe de ellas.

• ¿Qué quiere decir en realidad que la plata tiene en América un costo de producción más bajo? La plata es más barata y que por lo tanto, todas las mercancías –y en especial, aquellas que han sido importadas desde Europa y Asia- son más caras. Hace falta más plata para adquirir las mismas mercancías.

He aquí la explicación de una parte del misterio de la relación colonial y de porqué entran a Europa más valores de los que salen para América. Parece claro que, económicamente, las “Indias” eran efectivamente colonias.
Unidad VIII. La consolidación del régimen colonial: instituciones y cultura material.
Céspedes del Castillo, Guillermo, “La organización institucional”

Casa de Contratación de las Indias
, en Sevilla, 1503, para organizar y fiscalizar el comercio transatlántico.

• El
Consejo de Indias
, para ejercer el gobierno de los territorios de Ultramar, legislar y actuar como tribunal supremo de justicia.

• En América, y siguiendo el orden medieval, en cada pequeña comunidad política se establece
el cabildo
: conceder tierras a los vecinos, elegir autoridades, reclutar fuerzas militares, administrar justicia, etc.


Tensión
entre impulsos “absolutistas” de los monarcas y autonomistas de las autoridades indianas (conquistadores).


Triunfó la Corona
gracias a las Leyes Nuevas (1542) impulsadas por los virreyes Martín Enríquez en Nueva España y Francisco Toledo en Perú.

Las instituciones
Organización "política"
• La
organización “definitiva”
(al menos hasta fines del XVIII) de las Indias se alcanzó entre 1565 y 1575.

• Organización “política” (considerando que la mayoría de los cargos se superponían pues tenían atributos políticos, militares y judiciales a la vez)


Dos virreinatos, 5 gobernadores
(los virreyes eran a su vez gobernadores) subordinados directamente al rey y al Consejo. Eran además “capitanes generales”. Luego había
12 provincias
con una audiencia (tribunal de justicia compuesto por oidores y alcaldes). Había
39 provincias menores
a cargo de un gobernador de menor jerarquía que los otros denominados superiores.
Capitanías generales
existían en las zonas fronterizas.

• Los
corregidores
tenían su función en las ciudades como jueces y comandantes militares. Los corregidores fueron restándole poder a los Cabildos.

Organización económica
• Las cajas reales, administradas por oficiales reales y un tesorero, estaban en las capitales, en las zonas densamente pobladas –donde cobraban tributo a los indios- y en zonas mineras.

• La alcabala fue un impuesto a las ventas y al consumo.

• Se establecieron aduanas y para monetizar la economía, se establecieron casas de moneda en las principales ciudades.

• Los productos que llegaban a América, tenían un precio, con respecto a los de Sevilla, 10 veces más alto que en México y 20 más que en el Alto Perú.

• El comercio era “monopolizado” por grandes comerciantes que incluso actuaban de banqueros con la Corona y lograron institucionalizar los consulados de Lima y México. Existió también mucho contrabando.

Instituciones eclesiásticas
• “En teoría, la distinción entre poder temporal y espiritual era muy clara, mas en la práctica resultaba casi imposible, dada la parcial pero extensísima coincidencia de objetivos y responsabilidades, acrecentada en ocasiones con la designación de clérigos para cargos políticos, como en el caso notorio de los obispos y arzobispos.

No era raro que existieran conflictos de jurisdicciones.

• A partir de Trento, tomó cada vez más influencia el clero secular, “mejoró su organización y en él cristalizó un nuevo espíritu: menos fervor y más eficacia, menos iniciativa y más disciplina, menos atención a las misiones y más a las ciudades y pueblos.”

• Tareas de docencia y beneficencia.

Los aborígenes

La república de los indios
: si en teoría tenían igualdad jurídica la república de españoles y de indios: “coexistieron mezcladas en el espacio y tuvieron intereses antagónico”.

Muchos indios fueron a vivir a las ciudades y gradualmente se integraron a la cultura occidental, otros, la mayoría, se mantuvieron en sus comunidades, y fueron regidos por el
corregidor de indios
, el que debía administrar justicia, garantizar la evangelización y recaudar el tributo. También debía destinar un porcentaje significativo de indios al trabajo forzado.


Esclavitud
: indios de frontera –araucanos, chichimecas-, de hecho lo fueron aunque no de derecho, la esclavitud no estaba permitida a los aborígenes. Pero sí a los africanos.

Bauer, A. J. “La invasión europea, cultura material en la Colonia”
• “Mientras que los regímenes coloniales europeos dejaron esencialmente intactas las grandes poblaciones de China, India y la región oriental de Asia, los españoles y portugueses introdujeron en América cambios demográficos en gran escala que tuvieron enorme influjo.” Inmensa mortalidad, se calcula una cifra aproximada al 70% de la población en las zonas centrales mesoamericanas y andinas. En las zonas tropicales fue aún peor.

• Con el segundo viaje de Colón, tal arca de Noé, llegaron todo tipo de productos europeos, y plantas. Los conquistadores querían seguir consumiendo la trinidad de la dieta mediterránea, pan de
trigo, oliva y vino
. Los españoles tomaron el pavo y el chocolate, pero poco más de la dieta mesoamericana, la que desdeñaban.
Fueron exitosos en hacer que los andinos produjeran trigo para pagar sus tributos
, pueblos que también se adaptaron al ganado menor europeo: mulas, cabras, ovejas. A los nativos les costó incorporar el trigo, creían superior, más fácil de cosechar y procesar, al maíz. Pero el pan se terminó imponiendo, en parte por status, y en parte por predilección de los mestizos, cada vez más numerosos.
Bebidas
• Bebidas alcohólicas, la cerveza casi no se consumía, los religiosos, para poder usarlo en misa, se ocuparon de
cultivar la vid, que logró florecer en Chile y Argentina
. En otros lugares era difícil su consumo entre nativos, sólo las elites criollas lo consumían importándolo de Europa. El
pulque
en México y la
chicha
en Sudamérica eran las bebidas alcohólicas consumidas por los nativos, asociadas a fiestas religiosas y a grandes borracheras, los españoles miraban la cultura alcohólica americana con desprecio.

• Telas y ropas. Importancia, desde tiempos precoloniales, que tenía la vestimenta para la demostración de la situación social.


• “Opinaban los funcionarios y clérigos adscritos a la Corona que, como las jerarquías eran indispensables en un mundo ordenado, la cultura material en América debía reflejar y mantener ciertas divisiones en la sociedad colonial.”


No es cierto que los sectores populares vestían siempre igual, la moda allí también era importante, los diseños y formas de hacer la vestimenta variaban, en su mayor parte por la influencia que ejercían las ciudades al campo. La esquiladora mecánica, nuevas variedades de algodón y la lana de oveja fueron importantes introducciones europeas en América.
• Los españoles también
sistematizaron el trabajo, en una suerte de industria precaria, pero en donde se concentraban trabajadores nativos para realizar tejidos para la venta comercial, llamados obrajes
. Existía allí división de trabajo en telares más complejos que los nativos. Existieron obrajes en México, Ecuador y cerca de Cuzco. Los mestizos trataban de imitar la ropa que utilizaban los españoles y criollos.

Propuesta:
La cuestión política
• La invasión española y la introducción, casi simultánea, de africanos y de sus culturas, trastornó al mundo americano introduciendo de súbito categorías de raza y clase.
Alimentos
• Vivienda, moviliario y espacio público: la mayoría de la población americana comía en el suelo, carecía de sillas y dormía en cañas cubiertas con toscas frazadas de lana.

• Las casas de los “vecinos”, en las ciudades en damero, eran construidas por albañiles indios o negros, de un piso siguiendo los lineamientos mediterráneos o moros, con patio interno y fuentes.

• “A pesar de su asombrosa habilidad para obtener rentas en el Nuevos Mundo, ni la administración colonial de los Habsburgo ni la de los Borbones invirtieron grandes sumas en edificios públicos, y ni siquiera en caminos, puertos o mejoras urbanas.” Sólo se invirtió de forma considerable en la construcción de fortalezas en los grandes puertos y en las múltiples Iglesias.

• Importancia de la cultura material “cristiana”. Ejemplos, construcción de Iglesias, trabajo, descanso dominical, días festivos, diezmo y exigía “decencia” para vestirse.

• Cultura material de la música, instrumentos de cuerda.

Ruiz Ibáñez, José J., “Introducción: las Monarquías Ibéricas y sus vecindades”
"...un campo de reflexión que permita superar la percepción clásica que, por un lado, entiende la Monarquía como algo limitado a sus propios dominios, y, por otro, considera su proyección meramente como un asunto de relaciones internacionales, de grandes y de príncipes (...) dar una visión no estática de la Monarquía"

* CONCEPTO DE VECINDAD
"...hasta ahora solo se han analizado los casos de forma individual o regional, insistiendo en su carácter particular y sin comprender (y en muchos casos sin siquiera plantear el problema) que se trató de la expresión local (y consecuentemente única) de un fenómeno global"
procesos de recepción, aceptación o definición de un modelo hispánico
Full transcript