Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

VOCACIÓN Y MISION DEL CATEQUISTA

No description
by

Lilizeth Mandujano

on 20 August 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of VOCACIÓN Y MISION DEL CATEQUISTA

La primera llamada que todos hemos recibido de Dios es a la vida, a la existencia, y a lo largo de ella recibimos otras llamadas que nos llevan a una mayor relación de amor y de intimidad con Él, para alcanzar la plenitud y la felicidad a la que aspira todo ser humano en lo profundo de su corazón.
Esta vocación especifica del catequista, generar vida, tiene su origen en el sacramento del Bautismo, en la que todos los cristianos, pueblo de Dios, renacemos a la vida nueva, y estamos llamados a cooperar en el proyecto de salvación que Dios tiene sobre la humanidad: "Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Tim 2,4).
VOCACIÓN Y MISION DEL CATEQUISTA
LA VOCACIÓN UN LLAMADO DE DIOS
“Vocación” proviene de una palabra latina: “Vocatio”, que significa: “Llamado”.


Se refiere, desde la fe, a la llamada que Dios hace oír a la persona que escoge para que realice una misión. Solo Dios tiene la iniciativa y la potestad de llamarnos a un proyecto o a un estilo de vida, porque toda vocación viene de Dios. Dios llama y el hombre responde.

La vida es un don extraordinario, gratuito, único de Dios. La creación y la vida humana, en particular, es obra maestra de Dios
ELEGIDOS POR DIOS ...
Dios llama, elige, por lo tanto en el origen de toda vocación hay una elección y una voluntad divina a realizar.
Dios llama a algunos de una manera directa y personal, a otros a través de personas que emplea como instrumentos y a otros les llama a través de acontecimientos o circunstancias diversas en la vida y en la historia personal de cada uno.
Pero más allá de las circunstancias inmediatas hay siempre una iniciativa de Dios, es Él quien nos ha llamado, no por nuestros méritos, ni cualidades humanas, su llamada está por encima de todo esto. Es fruto de su bondad y de su amor.
Las respuestas de cada uno es personal e intransferible porque “muchos son los llamados, pero pocos los elegidos” (Mt 22,14). En el N.T. Jesús sigue llamando a una vida nueva, a la vida en el Espíritu, a la instauración de su Reino… “Si alguien quiere venir detrás de mí…(Mt 16,24).
Es posible que, ante esta tarea de catequizar,
nos sintamos con la incapacidad e insuficiencia.

También la tuvieron los profetas:
“No me van creer, ni van a escuchar mi voz” (Ex 4,1), decía Moisés:
“No se hablar, pues no soy más que un muchacho”
(Jr 1,6), manifestaba Jeremías.

Pero junto a la invitación a ser catequista
Dios da la fuerza para responder y superar, aun con alegría
las dificultades en el cumplimiento de esta vocación.
Jesucristo muestra en su predicación y en su persona todos los rasgos de la vocación (Elección, consagración, misión, respuesta y obediencia) y se presenta como el modelo perfecto de respuesta, el “Siervo de Dios” que escucha la voz del Padre y obedece.

Como Cristo es reflejo del Padre,
todo cristiano, y de manera particular, los catequistas,
somos llamados a reproducir el rostro de Cristo.
Así como Jesús fue enviado por su Padre, los apóstoles fueron enviados por Jesús a continuar la Misión que le fue confiada por Dios:

Hacer presente el Reino de Dios en este mundo…
¡Esta es, también, nuestra misión!

El catequista, enviado por la Iglesia, sirve y anuncia la Palabra
a sus hermanos.
Por eso, Dios sigue llamando hoy a determinados cristianos para encomendarles la tarea de catequizar; es decir a anunciar con su vida a Cristo.
VOCACIÓN A LA VIDA CRISTIANA
VOCACIÓN A LA VIDA
LLAMADOS POR DIOS PARA REALIZAR UNA MISION
• No debemos perder de vista a quien servimos (CT 30).
• Debemos trabajar integrados en la comunidad cristiana a la que pertenecemos y a la que servimos (CT24).
• Vivir en comunión con nuestro Obispo, párroco, laicos responsable de la catequesis.
• Conocer bien la realidad de nuestra comunidad, para así animar desde la catequesis, una fe que transforme esa realidad según el Evangelio.

REQUIERE... Amor, generosidad, oración, fidelidad a la Palabra, tiempo, apertura. alegría, preparación, diálogo...
Para llevar adelante nuestra misión:
Lilizeth
Full transcript