Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Copy of conviccion

No description
by

Cristian Mondragon

on 3 March 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Copy of conviccion

APLICACIÓN TEOTERAPICA 2. UNICO INTRODUCCION •Sobre la fe se ha hablado mucho en la literatura cristiana y se ha definido con precisión, pero para muchos hijos de Dios sigue siendo un concepto abstracto y poco entendible. •En hebreos Cap.11:1 explica la fe con dos términos específicos no admiten interpretaciones erradas:

•Certeza: La certeza es asociada con el tiempo •Convicción: La convicción con el sentido de la vista. En cuanto a la vista, tenemos que hay dos tipos de covicción: en lo que veo y en lo que no veo.
•La convicción en lo que no veo se llama fe. La convicción en lo que veo se llama razón.

Entonces cabría preguntarse:¿La razón es convicción? Algunas personas pensarían que no pero la verdad es que sí: la razón también es certeza y es convicción. En otras palabras, a la fe y la razón son inherentes la certeza y la razón. Cuando hay en el presente y podemos verlo estamos usando la razón, y cuando esperamos algo y aún no lo hemos visto estamos usando la fe.
Como se puede ver, a la vista se le suma el tiempo: la razón es la convicción de lo que se ve en el aquí y en el ahora. La fe es la convicción de lo que no se ve en el presente, pero se tiene plena certeza de que se vera en el futuro. CAPITULO 1 EL ENTENDIMIENTO DE LA FE CAPITULO 2 LAS 4 C CAPITULO 3 ¿QUIEN SOY YO PARA DIOS? Ahora,veamos que es fe. Hay cuatro palabras que la definen. Son palabras complementarias que nos ayudan a entender por que debemos vivir por fe. las denominamos las 4 C:
·Convicción
·Certeza
·Confianza
·Credibilidad 1. Convicción 1.1. Implicaciones de la convicción En hebreos 11 la Biblia hace una detallada lista de hombres y mujeres de convicción, y en ellos encontramos unos rasgos comunes.
Veamos a continuación doce términos asociados a la convicción: ·Constancia: En la palabra de Dios ser constante es sinónimo de perseverar, y se refiere a continuar con lo que se ha empezado. Hace referencia a un esfuerzo continuo. Hechos 13:43
·Conocimiento: la fe me lleva a crecer en el conocimiento de Dios; no es sinónimo de ceguera ni ignorancia. Colosenses 3:10
·Certidumbre: es tener plena certeza. Hebreos 10:22ª.
Complacencia: la única manera como yo complazco y agrado a Dios es con una vida de fe y convicción. Hebreos 11:6
·Crecimiento: la convicción va creciendo; no es algo nominal ni estatico . en la medida que vamos madurando nuestra fe va creciendo (2 Tesalonicenses 1:3). Cada uno de nosotros tiene una medida de fe: en unos es poca, en otros puede ser mucha. Hubo ocasiones en que el Señor no pudo obrar por la poca fe de los discípulos. Y hubo casos como el del centurión romano en que se sorprendio al ver su gran fe, la cual le fue muy provechosa y efectiva, pues su siervo fue sanado. Mateo 8: 10, 13
·Corazon puro: la convicción se cultiva es los corazones limpios. Hebreos 10:22b.
·Conciencia: una persona de convicción tiene la conciencia limpia. 1 Timoteo 1: 19.
·Conversión: alguien de convicción se ha vuelto de sus caminos y se ha convertido a Dios hechos 3:19 Y despedida la congregación, muchos de los judíos y de los prosélitos piadosos siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes hablándoles, les persuadían a que perseverasen en la gracia de Dios.
Hechos 13:43 Colosenses 3:10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe…
Hebreos 10:22ª Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.
Hebreos 11:6 Mateo 8:10 Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.
Mateo 8:13 Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora. purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.
Hebreos 10:22b. manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos
1 Timoteo 1:19 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.
Hechos 3:19 ·Coraza: la fe nos protege como una coraza y nos permirte ver, con la perspectiva de Dios, mas de alla de las presentes circunstancias. 1 tesalonicenses 5:8
·Comunicación: a través de la fe tenemos una comunicación efectiva con Dios para acercarnos y orar con certeza; de lo contrario, nuestras palabras son inocuas, no valen, no son efectivas. Mateo 21:22
·Caminar: estamos llamados a andar por fe y no por vista. 2 Corintios 5:7
·Convencimiento: los hombres y mujeres de fe tienen tal convecimiento que nada puede debilitarlos. Romanos 4:21 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.
1 tesalonicenses 5:8 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.
Mateo 21:22 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.
1 Tesalonicenses 5:8 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.
Mateo 21:22 1.2 ¿En que debemos cifrar nuestra convicción? 1.1. Implicaciones de la convicción


Cristo: Nuestra convicción es en Cristo, porque Él es el autor de la palabra. Esta convicción nos lleva a permanecer en su presencia y en su amor. A menos que centremos nuestra mirada en Él, titubeamos al mirarnos a nosotros mismos y al contemplar las circunstancias presentes (Hebreos 12:1-2). 1.2 ¿En que debemos cifrar nuestra convicción? 1.1. Implicaciones de la convicción


•Cumplimiento de las promesas: Dios tiene promesas para nosotros en su palabra, pero la pregunta es:¿Estamos poniendo nuestra convicción en Dios y en su palabra o en lo que vemos? Aplicar convicción implica ya no guiarnos por lo que vemos, pues si lo vemos ya no sería promesa. 1.2 ¿En que debemos cifrar nuestra convicción? 1.1. Implicaciones de la convicción


•CEPC-CENTI: Si Dios nos permitió nacer en esta familia en la fe, es porque tiene un propósito con nuestra vida. Esta convicción nos lleva a tener seguridad en Dios y a creer todo lo que Dios habla a través de sus siervos; de esta manera seremos prosperados (2 Crónicas 20:20) 1.2 ¿En que debemos cifrar nuestra convicción? 1.1. Implicaciones de la convicción

•CINCO VISIONES: Conviccion en las cinco visiones dadas por Dios como teoterapía en esta generación.
-Visión de Dios como padre, lo cual me lleva a buscarlo, a conocerlo y a hacer su voluntad.
-Visión de mí mismo como hijo de Dios, como hombre de linaje, ciudadano eterno e instrumento de Dios para sus propósitos.
-Visión de Capernaum como le lugar donde nos ha colocado para ser de bendición y cumplir nuestra misión.
-Visión de Israel como la tierra escogida por Dios para subir a ella y volver sobre las huellas frescas de Jesús.
-Visión del mundo como nuestro objetivo, pues hemos de llevar las buenas nuevas con un lenguaje teoterápico a todos los rincones de la Tierra. 1.2 ¿En que debemos cifrar nuestra convicción? 1.1. Implicaciones de la convicción


•CONQUISTA: Convicción de nuestra visión: cumplirle a Dios, enfrentar a los gigantes y conquistar nuestros “montes” Aliados de la convicción . EL ESPIRITU SANTO: Este maravilloso regalo que nos ha sido dado no es una figura decorativa. Cuando no lo entristecemos, no lo apagamos, sino que vivimos su total plenitud, indefectiblemente llegamos a ser hombre de fe. Aliados de la convicción • EL AMOR: El amor es el aliado de la fe, pues precisamente la fe obra por el amor, y estos dos son la base de la teoterapia; luego, un Teoterapista esta llamado a vestirse de amor como el vinculo perfecto. Aliados de la convicción • LA oración: La oración de convicción es una oración de confianza que refleja una credibilidad total en la fidelidad de Dios y nos permite tener certeza en lo que esperamos. El apóstol Santiago nos ilustra la oración de la convicción: una persona enferma yace postrada: mi certeza basada en la razón es la enfermedad; la convicción de que Dios la va a levantar y la certeza que espero es que va a ser sana. Hoy veo la sanidad con base en la fe. (Santiago 5:15). Aliados de la convicción •LA VERDAD: la fe esta asociada con la verdad de Dios, y la razón esta asociada con la realidad del hombre. Nosotros necesitamos decidir de acuerdo con que viviremos: con la realidad (lo que veo), o con la verdad de Dios (lo que me ha dicho). Por eso la fe nos hace hombres de verdad (1Timoteo 2:7). Aliados de la convicción • LA BUENA DOCTRINA: La fe esta asociada con la buena doctrina; es una combinación maravillosa. En el corazón de un hombre de convicción mora abundantemente su palabra no adulterada (1 Timoteo 4:6). Aliados de la convicción EL ARREPENTIMIENTO: nuestro llamado es a testificar a otros acerca del arrepentimiento y de la fe en Dios. En otras palabras, les hacemos un llamado a que cambien de actitud con Dios y le confíen su vida. De eso se trata nuestro testimonio (Hechos 20:21). • LA BUENA CONCIENCIA: La buena conciencia también va ligada a la fe. Cada vez que deliberadamente ignoremos la voz de Dios a través de nuestra conciencia se endurecerá nuestro corazón y naufragara la fe (1 Timoteo 1:19) Aliados de la convicción Aliados de la convicción • LA BONDAD: La fe va ligada a la bondad, pues ambas son fruto de la llenura del Espíritu Santo. Los propósitos de bondad de Dios con nosotros van ligados con las obras de la fe, no con las obras de la ley. (2 Tesalonicenses 1:11). •LA ESPERANZA: La fe y la esperanza son inseparables, pero es necesario comprender de que no son sinónimos. La esperanza es una manera de entender la fe, pero no la única. A la certeza de lo que se espera se debe añadir la convicción de lo que no se ve (1 Pedro 1:21). Aliados de la convicción •LA PACIENCIA: Las promesas de Dios exigen paciencia, pues si no, comienza a decaer la fe y la persona se resiente contra Dios. En el mundo actual la gente tiende a ser muy inmediatista e impaciente; todo lo quiere para ya; pero el hombre de fe y de convicción ejercita la paciencia hasta que todo se de en el tiempo de Dios (Hebreos 6:12; Apocalipsis 13:10) Aliados de la convicción 1.4 Enemigos de la convicción Veamos a continuación catorce enemigos que se oponen a la convicción:

•La razón: La sabiduría de los hombres se fundamenta en la razón, y la fe se fundamenta en el poder de Dios. Luego, la sabiduría de los hombres esta con contraposición con la de Dios (1 Corintios 2:5). •Las obras de la ley: Cuando deposito mi confianza en el Señor, soy salvo y declarado justo por mi identificación en Él; de lo contrario, me muevo por obras y termino como un legalista o moralista. La vida cristiana no es una vida de obras, sino de fe (Gálatas 2:16). •La incredulidad: Es un gran enemigo de la convicción, pues es lo opuesto a la fe. En una ocasión los discípulos no pudieron liberar a un joven oprimido (Marcos 9:17-29). El Señor Jesús les reprocho su incredulidad como algo que le resulta insoportable:”…¡Oh generación incrédula! ¿hasta cuando os he de soportar?..” . En el pasaje paralelo de Mateo 17:19-20 el Señor asocia la incredulidad con la poca fe: “…por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuvieres fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: pásate de aquí allá y se pasaría” (Mateo 17:20). Distinto tratamiento le da el Señor Jesús al padre del joven, quien reconoce que el problema no es lo que esta viviendo su hijo, sino su incredulidad. Por esto la confiesa y pide ayuda; así muestra su confianza en la misericordia de Dios. Vemos, entonces, que el verdadero problema es la incredulidad, y este genero que requiere oración y ayuno para ser victoriosos:” ..¿Porque nosotros no pudimos echarle fuera? Y les dijo: Este genero con nada puede salir, sino con oración y ayuno” (Marcos 9:28-29). La palabra de Dios habla de fe desde genesis1:1 hasta Apocalipsis, pues la fe permite que todo el plan de Dios se consume a través de quien es el Autor de ella (Hebreos 12) Dios nos enseña que la fe está asociada con entender; en otras palabra, la fe me lleva por el El camino del entendimiento. Así nos lo dice Hebreos 11: 3 sin embargo tristemente encontramos a muchos líderes cristianos que con base en sus propios razonamientos tratan de explicar la creación .Dudan del poder de Dios para crear; su fe no les es suficiente, por lo cual le añaden la razón 1.Viendo lo que no se ve Hay una frase muy conocida en el mundo: “Yo tengo que ver para creer”.
¿De dónde se originó ?
San Juan 20:24-29 Lo que Tomás quiso decirle a Jesús fue: “Déjame ver más de cerca déjame tocar”
Podemos preguntar, entonces:
¿la fe de un hijo de Dios es ciega?
Aparentemente está ciega respecto al presente, pero en realidad tiene una completa certeza respecto al futuro (convicción de lo que no se ve).
Dios me lleva a ver lo que no veo es decir me permite tener no visita si no visión. EJEMPLO NOE vio el Diluvio: por la convicción de lo que no veía Noé preparo el arca, y de esta manera condenó al mundo. (Hebreos11:7)
El mundo tenía una convicción fundamentada en su razón: en un sistema meteorológico como el de entonces un diluvio de tales magnitudes era imposible. Pero la convicción de Noé se cimentaba en su fe : aunque no veía lluvia, tenia certeza de que vendría un diluvio, conforme a la palabra que Dios le había dado NOE  Salió sin saber a dónde iba
 No conocía el lugar pero salió de su tierra porque deposito su fe en la promesa dada
(Hebreos 11:8) ABRAHAM Dejo Egipto (no temió la ira del rey a quien sí veía por que se sostenía viendo al invisible .
Hebreos 11: 27

Esto es una paradoja interesante: vemos lo que es invisible. Debido a nuestra tendencia humana tememos por lo que vemos; pero lo que nos sostiene y nos da seguridad es ver lo que no vemos MOISES La fe no es pasiva no es estática
La fe lleva actuar 2. convicción: ¿lo que veo? ¿lo que oigo? En la convicción están involucrados dos sentidos: la vista y el oído ( lo que no se ve y lo que oigo ). La fe está asociada con el oír ; por eso yo tengo que decidir a quién oigo y que oigo Lo que veo es razón, y no necesita de fe. por ejemplo , usted no necesita fe para decir que lo que tiene en este momento delante de sus ojos es un libro.
La fe se origina en el oír . La razón se origina en la vista (Romanos10:17)
De esta manera, la convicción basada en el oír se llama fe; basada en la vista se llama razón.
Dios nos habla a través de su palabra. pero no basta oír ; es necesario oír con fe (Gálatas3:2). Es cierto que la fe viene por el oír; pero el mero oír no causa fe . Un ejemplo de esto lo encontramos en los judíos: habían oído suficientemente una y otra vez, pero seguían desobedeciendo. (hebreos4:2) Vemos, entonces, que la palabra se anuncia a todos pero para unos es provechosa y para otros no; si no hay fe la buena nueva de Dios (su palabra) resulta vacía e inútil.


El emisor de la palabra es el mismo, y la palabra es la misma; la diferencia es la fe del que oye. Si lo que yo oigo no es convicción de lo que no se ve, no me aprovecha. Dios no me dice que no vea, pero mi vista debe estar sujeta y sometida a mi oído (lo que oigo). Las dificultades presentes no deben ensombrecer la promesa de Dios. Lo que vemos nos transmite una información, y lo que oímos, otra de tal manera que se contradicen; pero yo debo decidir cuál es mi convicción: lo que veo o lo que oigo.
Con base en lo que oigo (su Palabra) puedo tener certeza y convicción en el hoy y en el ahora, aunque aún mis ojos no vean lo esperado. Es decir, estoy experimentando una realidad pero tengo certeza en la verdad que espero, aunque todavía no pueda verla. La pregunta que tenemos que hacernos es: ¿Estamos depositando nuestra fe en lo que oímos o en lo que vemos? Si la respuesta es en lo que oímos, estamos viviendo por fe, y este es el plan de Dios para nuestra vida: (Romanos1:17).
¿Cuál es mi convicción? Si yo le creo a la palabra de Dios, Él me permitirá ver lo que hoy no estoy viendo. Una vez cumplida la Palabra, si miramos en retrospectiva, estaremos viendo lo que antes no veíamos. Por ejemplo, si se trata de una sanidad, veríamos en pie a una persona que ayer estaba postrada en su lecho. 3. Creyendole a Aquel a quien amo No solo es importante qué oigo, sino a quien oigo. Cuando me inicié en la vida cristiana me enseñaron que debía poner mi fe en Dios y en su palabra, pues la palabra no puede ir separada de su autor. Las palabras pueden ser muy bonitas, pero dependen de quien las pronuncie; sólo si el “autor” tiene credibilidad, sus palabras también tendrán credibilidad. Algunos escritores actuales dicen que la palabra es poder; yo no creo eso.
Las palabra son poder en la medida que el autor tenga poder; de lo contrario, es sólo retórica. Hoy nos están inundando de mensajes muy bonitos. Si usted entra a una oficina, encontrará un cartel con palabra muy bellas, que conmueven. En la red circulan cantidad de mensajes motivacionales, y le piden a usted que los reenvíe a todos sus contactos para que así el mundo cambie. En si estos mensajes que no tienen nada malo, pero que para mí no tienen sentido a menos que yo conozca al autor. Si el autor tiene credibilidad, creo en su palabra; de lo contrario, no por ejemplo ¿cómo creer en las palabras de Benjamín Spock, pediatra y autor norteamericano quien postulo que a los hijos no debía disciplinarles para que no se truncara su personalidad, cuando el propio hijo del doctor Spock se suicidó? La sugerencia del doctor Spock pudo ser- y aún hoy es – adoptada como una excelente sugerencia, “por el bien de los hijos”; pero no produce vida. Toca la fibra más sensible de todos los padres y pretender dar una manera de criar a personas saludables, seguras y equilibradas. Pero es una teoría sin fundamentos válidos, realmente vacía. A diferencia de estos mensajes, la palabra de Dios es viva y eficaz, pues por ella fue constituido el universo. (Hebreos 4: 12).
Es viva y eficaz por que quien la pronuncia está vivo, y esto garantiza que se cumpla. El apóstol Pablo, en la primera carta a los Corintios, nos los explica (1 corintios 15:14) Por otro lado, la fe y el amor siempre van juntos; podríamos decir que son inseparables. El hombre, por naturaleza, sólo confía en quien sabe que lo ama, y ante el amor responde con confianza. En otra palabra, yo le creo a ese a Quien amo, y como consecuencia ya no tengo temor 1 juan4:18 vemos, entonces que el temor no lo generan las situaciones amenazantes de la vida; lo ocasiona el no tener convicción en lo que oigo. Lo que como hijo de Dios me hace sentir seguro es la confianza en Aquel a quien amo, y por esa confianza el temor no me puede doblegar. Otro aspecto asociado a la convicción es la seguridad. La palabra de Dios nos ratifica que nuestra fuente de seguridad y lo que debe determinar nuestra vida es lo que oímos. (Proverbios1:33) Este fue el estilo de vida del apóstol pablo en medio de todas las situaciones tenía convicción y certeza de que nada lo podría separar del eterno e incondicional amor de Dios (romanos 8:38-39) Hoy nosotros también estamos llamados a acercarnos a Dios con plena certidumbre de fe entendiendo la fe como seguridad en su amor, lo cual nos llevará a confiarle, como padre todo asunto de nuestra vida (hebreos 10: 22 ) El auto concepto es el conjunto de ideas que tenemos acerca de nosotros mismos. Actualmente en los cursos de superación personal a la gente se le enseña a tener claridad sobre quiénes son para ellos mismos y para los demás. En la Biblia encontramos que cultivar un adecuado auto concepto es tener convicción de quién somos para Dios. Es aprender a vernos como Él nos ve. En la Teoterapia el aspecto clave para tener una adecuada imagen de nosotros mismos es tener una visión clara de quién es Cristo, identificarnos con Él y apropiarnos de esa posición que ahora tenemos. Esto nos llevara a interiorizar el concepto que Dios padre tiene de nosotros. La verdad de la biblia referente a usted y a mi es el punto de partida para formar un concepto saludable de quiénes somos, independientemente de la realidad de nuestras circunstancias. Como hijos de Dios estamos llamados a opinar de nosotros mismos solamente después de haber escuchado al que nos creó y nos redimió; de esta manera nos miraremos y actuaremos como Él quiere que lo hagamos. Si somos de Cristo, descendiente de Abraham somos; luego, todas las promesas dadas son para nosotros. Sin embargo, no basta saberlo; se requiere vivir de acuerdo con esa verdad y renunciar a la incredulidad y a la razón. 1. Especial Cuando algo se define como especial es porque es muy valioso, de una gran significancia, de la más alta valía. Lo contrario sería algo ordinario, común. Luego, como hijos de Dios no somos uno más; somos especiales tesoros. (Deuteronomio 7: 6-8). En este pasaje encontramos una aparente contradicción: Israel era el pueblo más insignificante, pero algo lo hacía especial: que Dios lo había amado. Esto aplica perfectamente para nuestras vidas como linaje de Abraham: somos especiales para Dios no por nuestro mérito sino porque Dios nos ha amado. Ahora bien, si creemos realmente que Dios nos ama y nos ha hecho por una razón especial, tal como la Biblia lo enseña, podemos aceptar con gratitud nuestra apariencia , capacidades, linaje y medio ambiente. Una vez aceptamos estas cosas por fe resulta fácil aceptarnos y amarnos a nosotros mismos. La pregunta es: ¿nos hemos apropiado del amor de Dios? Con demasiada frecuencia olvidamos que Dios nos ama con amor incondicional, inmerecido e inmotivado; amor que fue demostrado al mandar a Su Hijo a morir por nosotros. Quizá hemos aceptado de un modo “intelectual” este amor. ¿Pero lo estamos experimentando? La fe y la convicción nos permiten apropiarnos de esa verdad y creerle a Dios y sus promesas para vivir y actuar como personas especiales. Dios lo hizo a usted para que fuera su hijo, y como buen Padre puso en usted lo mejor; por eso lo ve de una forma única y especial.
Luego, hemos de hablar un lenguaje personalizado: no es “Soy un hijo de Dios más”, sino “soy el hijo amado de Dios”. (Deuteronomio 14:2). Lo singular es irrepetible, no es clonado, por lo tanto es escaso. ¿Por qué son tan costosos los diamantes? Precisamente porque son difíciles de hallar, de extraer y de refinar. No se encuentran en todas partes como las rocas, pues si así fuera nadie los usaría o serian muy baratos. Dios tenía una idea muy clara de cómo íbamos a ser, aun antes de que naciéramos; sabía lo que estaba haciendo cuando nos hizo, ¡y lo hizo bien! En la vida de todo hijo de Dios ha sido colocada una huella, una marca de bendición. Esta huella nos ha dado características propias y singulares, diseñadas para que vivamos según nuestro linaje. Esta convicción nos llevará a agradecerle a Dios por ser objeto de su amor y por habernos hecho tal y como nos hizo. Somos valiosos porque somos una creación única de Dios Padre y fuimos redimidos en la cruz. No somos un código o número más. Somos ese diamante de gran valor para Dios. Pero, ¿le creemos? Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.
Hebreos 4:2 Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás;
2 Tesalonicenses 1:3 (porque por fe andamos, no por vista);
2 Corintios 5:7 plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido;
Romanos 4:21 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra.
Hebreos 12:1-2 •la sabiduría humana: El apóstol Pablo contrasta la sabiduría de Dios con la sabiduría del hombre. La sabiduría del hombre opera en el plano de la racional y lo natural; por eso necesitamos someter nuestro entendimiento a la revelación (1 Corintios 2:5). •la vista: Nuestro andar lo debe caracterizar no lo que vemos sino que oímos (2 Corintios 5:7).




• La duda: Lo opuesto a la fe es la duda. La fe me lleva a creer; la duda me lleva a la incredulidad. Los hombres de fe, como Abraham, aunque pase el tiempo, viven convencidos de la promesa (Judas 22). Excelencia de palabras: Pablo era un expositor brillante que podía mantener cautivados a sus oyentes, pero su convicción no radicaba en su agudo intelecto o en su habilidad para hablar, sino en la guía del Espiritu Santo y en el poder de la palabra de Dios (1 Corintios 2:1) •Palabras persuasivas: El hombre de convicción no necesita cautivar con expresiones elocuentes o palabras rebuscadas; tampoco necesitan usar ornamentos retóricos; que no pueden añadir un ápice a la revelación de Dios. (1 Corintios 2:4).




•la incertidumbre: La sabiduría humana esta relacionada con lo natural, con los sentidos y con asuntos de la vida presente; por eso se manifiesta en actitudes carnales, de miedos y temores. Contrario a esto, el hombre de convicción tiene la sabiduría que desciende de lo alto y que se manifiesta en forma de certeza, seguridad y paz (Santiago 3:17). La hipocresía: El que no vive por fe es hipócrita; duda y tiene doblez de animo. Esto lo lleva a ser inconstante y a guardar imagen (Santiago 3:17).




•El temor: hay momentos en que al guiarnos por lo que vemos y acudir a la razón nos llenamos de temor. Ante el temor se prueba la fe y debo tomar una decisión: decisión en lo que he oído, confío en Dios, y en Sus promesas, o basado en lo que veo doy lugar al temor (Salmo56:3,11). • La confusión: Cuando confiamos en las promesas de Dios no pasamos vergüenza alguna ni nos decepcionamos. Todo lo contrario sucede cuando damos lugar a la incerdulidad (Salmo 31:1, Isaías 42:17).

• El trastorno: La fe esta expuesta y puede ser trastornada; por eso necesitamos desarrollar convicciones en las promesas dadas (2 Timoteo 2:18) • La pereza: lo contrario a la paciencia es la pereza. El perezoso no se esfuerza, pero el que confía si. Hoy hay una tendencia en los hijos de Dios a ser inmediatista y cómodos; no se esfuerzan y lo quieren todo fácil. Estamos llamados a imitar a aquellos que con fe y paciencia heredaron las promesas (Hebreos 6:12). 1.5 ¿conviccion o condición? La convicción de un hijo de Dios debe estar basada en el oír; sin embargo, vemos que muchas condicionan sus fidelidad y su obediencia a sus propias circunstancias y propia conveniencia. Es como un o escuchar expresiones como: “si Dios me da lo que le pido lo busco mas”, “si Dios me da el trabajo que le estoy pidiendo le sirvo”, etc.

El mismo Señor Jesus se enfrento a esta situación en su ministerio: (Juan 6:26-27). La vida de condicionamientos y conveniencia se contraponen a la vida de fe. De esta manera, estas personas nunca dan pasos de fe si no que viven del aquí y el ahora, y de sus razonamientos, su vida es un vaivén y no tienen certeza para su futuro. Sino reciben lo que esta pidiendo, se llenan de dudas, y de manera absurda se resienten contra Dios. La convicción de nuestro padre Abraham Abraham entendió que por la palabra pronunciada por el Dios vivo se constituiría sus descendencia. Sometió su visión a lo que Dios le dijo (Génesis 12:1-2). Cuando recibió esta promesa Abram tenia sesenta y cinco años, y su esposa Sarai tenia sesenta y cinco. Después de veinticinco años, es decir, cuando Abram ya tenia cien años la circunstancias empeoraron: Saria no había sido sana de su esterilidad y además ya era menopaúsica. Sin embargo le creyó a Dios y su promesa y todo se cumplió. -“creyo en esperanza contra esperanza”( v18). Abraham antepuso la esperanza basada en la certeza de lo que Dios le había a la esperanza basada en el hoy y el ahora. Debemos decir que su esperanza estaba en contra de la razón.


-“no se debilito en la fe”(v19). Mas bien, su fe se fortalecía ante las imposibilidades.


-“no dudo por incredulidad” (v20). La incredulidad lleva a la duda, y siempre se manifiestan juntas. Abraham nunca dudo de las promesas.


-“se fortaleció en la fe” (v20). la tendencia humana es que con el paso de los años nos debilitamos. En el caso de Abraham cuanto mas pasaba el tiempo mas crecía su fe. -“plenamente convencido” (v21). Cuando Dios, para probar a Abraham, le pidió que sacrificara a sus hijo Isaac, aun sabiendo que su descendencia seria en el, obedeció y se dispuso a entregarlo (Hebreos 11:17-20).

Abraham estaba ante un dilema: si obedecía y le quitaba la vida a Isaac, con el también se moriría la promesa; pero si no obedecía y no le quitaba la vida a Isaac, significaria que no se había apropiado de la promesa, y por la tanto no tendría descendencia. Cuando levanto su mano contra su hijo, Dios se lo impidió, pero Abraham se consumo el sacrificio, pues obedeció.



Abraham es el padre de la fe, pues el primer hombre en creer que Dios levantaría de los muertos, y el que fue levantado de entre los muertos fue Jesucristo. Por eso la única manera como yo puedo experimentar vida y salvación es con la fe de mi padre Abraham: creer que Dios levanto de los muertos al Señor Jesucristo. Si no creemos esto, vana es nuestra fe. Es de suma importancia entender que nuestra fe debe ser la fe de nuestro padre Abraham. Esa es la decisión mas importante en nuestra vida. De esa fe depende que tengamos eternidad o muerte, determina si somos o no linaje de Abraham. Lo que significa ser linaje de Abraham: -La simiente de Abraham es Cristo. Si yo fuera de Cristo y no de Abraham, Pablo hablaría en plural, pero habla en singular porque se trata de una sola simiente. “Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo” (Galatas 3:16).
-Al estar en Cristo la bendición de Abraham nos alcanza y por esa fe recibimos la promesa del Espíritu. “Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu” (Gálatas 3:14). -Esta herencia viene por la promesa (Palabra de Dios) dada a Abraham, no por la obras de la ley. Si fuera por las obras de la ley, Sara, que era estéril, jamas hubiera concebido, e Isaac hubiera muerto. Pero como fue por la promesa, Sara concibió mediante la fe de Abraham. “Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a Abraham mediante la promesa” (Gálatas3:18)

-La fe de Abraham al creer que Dios levantaría de los muertos (refiriéndose a Jesucristo) es la fe que me ha sido dada por la promesa; no ha sido dada de otra manera.” Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes” (Gálatas 3:22). -Somos herederos según la promesa, no según la ley. En Cristo Jesús todas las promesas que Dios dio a Abraham son ara nosotros, pero necesitamos apropiarnos de ellas como verdaderos israelitas que somos.” Si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa” (Gálatas 3:29). Si bien es cierto que somos linaje de Abraham y herederos de las promesas, vale la pena preguntarnos: ¿los estamos viviendo?

A diferencia de los hijos de Dios, los judíos están convencidos de que son el pueblo de Dios, para ellos. En el panorama mundial se destacan por ser prósperos, creativos, emprendedores y hombres de ciencia. Aunque están convencidos de que las promesas son para ellos, no lo dan por hecho; se esfuerzan porque conocen su herencia. A diferencia de esto, tristemente, hoy muchos hijos de Dios no están experimentando la bendición de los israelitas; más bien experimentan frustración, confusión y dudas. Son mediocres, conformistas; no brillan, cuando deberían ser los mejores estudiantes, los mejores empresarios, los mejores en su oficio o profesión. Esto sucede porque no tienen convicción de que son descendientes de Abraham y no imitan su fe. A diferencia de esto, tristemente, hoy muchos hijos de Dios no están experimentando la bendición de los israelitas; más bien experimentan frustración, confusión y dudas. Son mediocres, conformistas; no brillan, cuando deberían ser los mejores estudiantes, los mejores empresarios, los mejores en su oficio o profesión. Esto sucede porque no tienen convicción de que son descendientes de Abraham y no imitan su fe. 2.Certeza 2.1 “de cierto” o “desierto” Asociada con el termino certeza encontramos una expresión que viene desde los tiempos de Abraham y que constantemente usaba el Señor Jesús: “De cierto, de cierto os digo”. Siendo el autor de la palabra, el Señor la uso cuando quería transmitir un mensaje inequívoco, que con toda seguridad se cumpliría. Si la parafraseáramos, sería como decir: “tengo la certeza”, “tenga la convicción”, “tenga fe en esto…”. En contraste con esta expresión, esta el desierto. Si no oímos con fe su palabra, que es certeza para nosotros, vamos a vivir un desierto en nuestra vida. O nuestra vida es De cierto, de cierto, o va a ser un desierto; esto lo determina nuestra fe.. Ahora hagamos un paralelo de las implicaciones de ambos conceptos: “DE CIERTO,DE CIERTO" DESIERTO -Bendición y multiplicación (Génesis 22:18)
Abraham deposito su confianza no en lo que veía sino en Quien le había dado la promesa. Sujeto la vista al oído y le creyó al “de cierto “ de Dios. -Esterilidad y estancamiento
Siendo del linaje de Abraham y herederos de las promesas, muchos hijos de Dios, por incredulidad, no viven como descendientes suyos. -Recompensa(Mateo 10:42)
La convicción nos lleva a dsifrutar del galardón. -Perdida
La incredulidad lleva a la perdida de la recompensa. -Lo imposible es posible (Mateo 17:20)
Tan solo con un poco de convicción, con un grano de mostaza, nada seria imposible. -Lo imposible es imposible
La razón dice que lo imposible va a permanecer imposible .
Lo que vemos hoy es lo que veremos mañana; es mas, será peor. “DE CIERTO,DE CIERTO" DESIERTO -Conversión (Mateo 21:31b)
Nos volvemos de nuestros ídolos al Dios vivo. -Moralismo
Nos quedamos señalando a otros, en una actitud moralista, conductista e hipócrita. -Arrepentimiento y perdón (Marcos 3:28)
Disfrutamos la gracia de Dios y la proyectamos a otros. -Dureza y culpas
Las culpas nos llevan a sentrinos lejos de Dios y de sus promesas . un triste ejemplo fue Judas: su remordimiento lo llevo a una decisión fatal. -Libertad y credulidad (Marcos 10:15)
Somos como un niño, que basa su fe en lo que oye y cree en su padre que le da. -Esquemas mentales y razonamiento.
A quien no oye la palabra de Dios como un niño su incredulidad lo lleva a volverse cuadriculado, rígido, intransigente y calculador. “DE CIERTO,DE CIERTO" DESIERTO -Generosidad (Marcos 12:43)
En la visión del Señor Jesús la viuda ofrendo mas que todos porque echo lo que tenia. -Egoísmo
Los discípulos estaban ciegos: la convicción de lo que se ve (realidad) es ceguera porque la vista es equivoca. -Eternidad y vida (Juan 5:24)
La eternidad se experimenta desde la tierra y hace referencia a una mejor calidad de vida, una vida de excelencia. -Muerte
Por causa de la incredulidad la vida se vuelve osura; otra vez se experimenta separación de Dios. -Paternidad y libertad
La convicción lleva a crecer en una relación intima con Dios como Papá, lo cual trae mayor libertad. -Orfandad y esclavitud
Aun siendo hijo las marcas de esclavitud no dejan disfrutar la condición de heredero. “DE CIERTO,DE CIERTO" DESIERTO -Mayores obras (Juan 14:12)
La convicción nos llevara a hacer mayores obras que las que hizo el Señor Jesús. -Retorica y conformismo
Al no creerle a Dios la persona se queda solo hablando palabras bonitas. -Respuesta (Juan 16:23)
La oración obtiene respuesta de Dios: un “sí”, un “no” o un “espere”. El esperar desarrolla paciencia y perfecciona la fe. -Frustación
Como va acompañada de fe, la oración no trae provecho. Dios no responde una oración que no tenga convicción. -Llenura del Espíritu Santo (Hechos 2:18)
Disfruta la plenitud de la presencia de Dios. -Carencia de poder
Vive como raquítico espiritual, debilitado en su fe y derrotado. 2.2 “Ciertamente”o “Cierta mente” Otra expresión muy usada en la escritura para referirse a las promesas de Dios es “ciertamente”: un hecho certero y convincente que se espera como resultado de la fe. Esta expresión contrasta con “ciertamente”. Que refleja la tendencia humana a dejarse llevar por lo que se y por la razón.


Veamos a continuación la comparación de estas dos expresiones: CIERTAMENTE CIERTA MENTE -Promesa de Dios (Génesis 17:19)
Abraham estaba creciendo en la fe, pues ahora Dios les aseguro que la promesa del hijo se cumpliría a través de Sara (de edad de noventa año) y no de otra mujer. Abraham no escucho su mente sino el ciertamente de Dios. -Realidad que se opone
Lo que se lleva a cuestionar las promesas de Dios, sobre todo cuando ha pasado mucho tiempo. Abaham pudo haber cuestionado la esterilidad y la edad de Sara, pero no lo hizo. -Certeza (Génesis 50:24-25)
Por la fe José, antes de morir, dio mandato de que llevaran sus huesos a la tierra prometida, y efectivamente así se cumplió (Hebreos 11:22). -Incertidumbre
Debido a la incredulidad la persona no tiene nada cierto. Ha dado lugar a la duda y al temor. -Convicción en lo que no se ve
El “ciertamente” de Dios para Israel era la tierra prometida que fluía leche y miel (Números 14:8). La fe no es ciega: Caleb vio a los gigantes, pero exhorto al pueblo a que no olvidaran la promesa de Dios. (Números 30:30) -Convicción en la vista
El “ciertamente” del pueblo es el lamento y el deseo de regresar a la esclavitud de Egipto. Un lenguaje de desconfianza, pereza e impaciencia. Basaron su convicción en lo que se veían y en su razón. CIERTAMENTE CIERTA MENTE -Confianza en la presencia de Dios (Números 14:9)
Josué y Caleb se apartaron del mal informe que dieron los otros diez espías. Específicamente, Caleb tenía una convicción diferente: vencerían porque la presencia de Dios estaba con ellos. -Temor y frustración
Basados en lo que vieron, el informe de diez de los doce espías que fueron a reconocer la tierra prometida era desesperanzador. La “realidad” del presente es que estaban ante un pueblo más fuerte que, según ellos, ciertamente los derrotaría (Números 13:27-28,31) -Se apropia de la promesa (Josué 14:9)
Cuarenta y cinco días más tarde, Caleb pelea con los gigantes y recibe como heredad el Monte Hebrón, porque tenía certeza de la promesa dada. -Perece
La incredulidad no permite alcanzar las promesas de Dios para su vida y esto lleva a perecer en el desierto de la frustración y la amargura. -Obedece por fe (1 Samuel 15:22)
Dios no se complace en sacrificios de machos cabríos, sino en la obediencia. El sacrificio a Dios hoy en día sigue siendo la obediencia, tal como lo hizo nuestro padre Abraham. -Rebelde por razonamiento
Contrariando la instrucción de Dios y guiado por su razón, Saúl preserva lo mejor del ganado destinado al holocausto. La obediencia es por fe, pero la incredulidad nos lleva a rebeldía. CIERTAMENTE CIERTA MENTE -Certeza en el futuro (Salmo 23:6)
David hizo caso omiso a su “ciertamente” y vivió los ciertamente de Dios. Tenia certeza de que en el futuro le esperaban el bien y la misericordia de Dios. -Temor al futuro
La falta de convicción genera inseguridad respecto al porvenir. En lugar de reafirmar las promesas de Dios, se llena de malos presagios. -Paciencia (Salmo 25:3)
Quien sabe esperar los tiempos de Dios hereda las promesas y nunca será avergonzado ni confundido -Confusión
La persona impaciente se angustia con el paso del tiempo, y por eso se debilita su fe. -Galardón (Salmo 58:11)
Los “ciertamente” de Dios nos llevan a perseverar en Su voluntad, sabiendo que habrá recompensa. -Juicio
La razón lleva a claudicar y a seguir su propio camino, desagradando a Dios CIERTAMENTE CIERTA MENTE -Es escuchado (Salmo 66:18-19)
La oración de convicción produce la respuesta de Dios y el gozo de saberse atendido por Él. -Siente que Dios no atiende
Aunque pide insistente y caprichosamente, se frustra porque no ve la repuesta. -Acercarse a Dios trae el bien (Salmo 73:1,27-28)
Experimenta en todos sus caminos la bondad de Dios, pues todo cuanto ayudan a bien. -Alejarse lleva a perecer
No disfruta la tierra prometida ni las promesas heredadas. Perece en sus propios razonamientos. -Sirve a Dios (Salmo 116:16)
Tiene certeza en su identidad de hijo-siervo y vive a agradar al que lo llamo. -Sirve al mundo y a la carne
Habiendo entrado en “pacto” con Dios, se deja seducir de la filosofía del mundo y de sus propios deseos. 3. Confianza El termino fe, en su tradición original, esta asociado a confianza .Se trata, entonces, de creerle a “alguien”; tanto, que le confiamos toda nuestra vida. Le creemos a Dios Padre y la palabra que ha pronunciado. 3.1 confiando en Dios y en su palabra. Una palabra en si no tiene sentido. El sentido se lo da quien la pronuncia; por eso lo importante es a quien estoy oyendo. No importa lo bello que alguien hable o escriba; es imprescindible la credulidad que esa persona tengo. Aquí quiero citar un ejemplo que encontramos en el libro de Job. Como personaje, Job está asociado con “la paciencia de del santo Job”.


Él era un hombre temeros de Dios y muy prospero en todo, pero en cierto momento Dios lo probo permitiendo que pasara por circunstancias dolorosas: perdió todos sus bienes y su salud y sus hijos murieron. En este escenario tan desconcertante aparecieron tres “amigos” aparentemente para ayudarlo, pero sus palabras resultaron inefectivas, pues no venían de parte de Dios, aunque sonaban bonitas. Elifaz, Bildad y Zofar se las daban de espirituales e hicieron un discurso muy florido, con conmovedoras palabras, acerca de la situación de Job. Se volvieron cada vez mas severos y amenazantes, y al final, haciendo uso de razonamientos, lo acusaron abiertamente: Job debia haber cometido algún crimen para que Dios permitiera su aflicción (Algunas personas, respetar en contexto, citan muchas frases de los tres amigos de Job, sin darse cuenta de quienes las pronunciaron). Cuando Dios finalmente hizo su aparición, mostro su desagrado, desaprobó todas estas palabras y los exhorto a que tuvieran temor de Él como su siervo Job. Ellos podían engañar a cualquiera, pero no a Dios. En ese momento todas esas bonitas palabras se cayeron; no tenían ningún sentido (Job 42:7) En la medida en que confiamos en Dios creemos Sus promesas, porque Él es un Padre muy confiable y Su Palabra debe sernos suficiente. El problema, entonces, siempre será en que creemos y a quien creemos. Luego, cuando Papá Dios ha dado promesa, ya no hay necesidad de pedir más, pues ya no se trata de “si Dios quiere”, ya que Él lo expreso claramente. Esto lo aprendemos de Abraham. Dios le dio la promesa de una descendencia, aun antes de llegar a su tierra prometida. Abraham nunca pidió un hijo; al contrario, era Dios quien le insistía y le ratificaba la promesa una y otra vez. Contrario a esta actitud de Abraham, muchos hijos de Dios se acercan a Él como aquel niño caprichoso que pide insistentemente dulces y llora y hace pataletas como si su Papá fuera sordo. Insisten en una repetitiva oración y piden siempre la misma cosa, y de manera absurda hay quienes hasta lo admiran y quieren imitarlos. También son semejantes que hace todo lo contrario a las instrucciones de su padre. Si le dice, por ejemplo, que se aleje de las escaleras o de cualquier otro peligro, el niño mas bien desafía la orden dada. El Señor nos ha hablado reiteradamente las mismas cosas a través de Su Palabra y no lo oímos. Hay quienes después de que Dios les da promesa dicen “Si Dios quiere”, cuando ya se explicito que Dios si quiere.


Esta frase es una herencia cultural tanto secular como cristiana; es muy común oír “mañana nos vemos si Dios quiere”. Pero esto no es convicción sin duda.



Cuando nuestra credibilidad esta basada en la promesas de Dios como Padre, depositamos nuestra convicción en Él y en lo que ha prometido hacer y de ahí en adelante comenzamos a ver conformidad con lo que hemos oído. 3.2 la fe si tiene ojos La fe no es ciega, pues Dios no nos pide que dejemos de ver; por el contrario, la fe lo que hace e quitar las fallas de los ojos y permitir ver claramente.


no nos basta de la palabra de Dios y queremos apoyarnos en la razón, cuando esta no nos puede guiar en todos los aspectos. Escuchar a Dios padre es lo que debe determinar nuestra visión. En la palabra de Dios encontramos varios ejemplos de como Él nos anima a ver:


-A Abraham Dios le dijo que se fijara en la arena del mar y las estrellas del cielo, pues así seria su descendencia. Abraham lo escucho y con base em eso fue enfocando su visión, de esta manera, sujeto su vista al oído.

-A Moises le dijo que abriera sus ojos para ver la tierra prometida, que le seria dada a su pueblo.


-A los doce espías les indico que miraren la tierra, sus frutos y sus pobladores.


-A Caleb no le dijo que dejara de ver gigantes, sino que cuando los viera no se amedrentara. Él vio los mismos gigantes que vieron sus amigos, pero la vista no determino su convicción. Contrario a lo que muchos líderes aconsejan a la gente, que no miren los gigantes porque se debilitan, la instrucción del Señor es que los miremos, pero no permitamos que nos determinen nuestra fe.


Cuando mi vista está supeditada a mi oído, se llama visión. Por eso tomar la decisión de tener convicción es someter nuestra visión a lo que oímos de Dios. 3.3 Implicaciones •Viene a depositar nuestra fe en Él. No es una fe ciega. “Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste”. 2 Samuel 22:3

•Nos lleva a vivir como hijos confiados y seguros. Ya no hay lugar para los temores y las inseguridades: “En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado”. Salmo 4:8

•Causa alegría en nuestra vida. Si un hijo de Dios pierde el gozo y cae en depresión, es porque no vive por fe. “Pero alégrense todos los que en ti confían; Den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes; En ti se regocijen los que aman tu nombre”. Salmo 5:11 •Nos trae salvación y liberación. “Jehová Dios mío, en ti he confiado; Sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame” Salmo 7:1


•Nos da libertad para acercarnos a Dios Papá. La única manera de acercarnos a Él es por medio de la fe, confiando en que Por su misericordia nos perdona y nos levanta. No es por las obras de la ley. “Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación” Salmo 13:5


•Somos guardados. “Guárdame, oh Dios, porque en ti he confiado”. Salmo 16:1

•Recibimos fuerza, fortaleza y protección. “Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio” Salmo 18:2 •Nunca seremos avergonzados. “Dios mío, en ti confío; No sea yo avergonzado, No se alegren de mí mis enemigos”. Salmo 25:2


•Nunca seremos confundidos. La confusión viene cuando lo que oímos no va acompañado de fe. “En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás; Líbrame en tu justicia” Salmo 31:1


•Seremos bienaventurados. “Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira”. Salmo 40:4


•Nos mantenemos firmes. “Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, Que no se mueve, sino que permanece para siempre”. Salmo125:1 •Habitamos confiadamente. La fe es esencial para experimentar diariamente la Teoterapia. “Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal”. Proverbios 1:33


•No temeremos a los hombres. Nuestro único temor será no oír al Señor y perder nuestra confianza en Él. “En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos”. Proverbios 14:26


•Seremos prosperados. cuando el oír va acompañado de fe, nuestra vida experimentara prosperidad total. “El altivo de ánimo suscita contiendas; Mas el que confía en Jehová prosperará.


•Seremos exaltados. Dios honra a quienes depositan su confianza en Él. “El temor del hombre pondrá lazo; Mas el que confía en Jehová será exaltado”. Proverbios 29:25 •Experimentaremos paz. La paz no viene de lo que vemos, sino de lo que oímos. No importa lo que veamos, nos sostenemos como Moisés: viendo al Invisible. “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”. Isaias 26:3


•Experimentamos todo el bien de Dios Padre. “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová”. Jeremías 17:7. Lo contrario también se experimenta cuando dejamos a Dios y confiamos En el hombre. (Jeremías 17:5).


•Seremos guardados de todo daño. Daniel vio los leones, pero deposito su confianza en lo que oia de Dios. “Entonces se alegró el rey en gran manera a causa de él, y mandó sacar a Daniel del foso; y fue Daniel sacado del foso, y ninguna lesión se halló en él, porque había confiado en su Dios” Daniel 6:23


•Seremos guardados de confiar en las riquezas. El problema no son las riquezas, sino depositar nuestra confianza en ellas. “Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas!”. Marcos 10:24. •Tendremos acceso a Su presencia. “En quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él”. Efesios 3:12


•Perseveramos hasta el fin. “Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio”. Hebreos 3:14


•Alcanzamos misericordia. “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. Hebreos 4:16


•Tendremos certeza de ser oídos. “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”. 1 Juan 5:14 3.4 El caso de Bartimeo De camino a Jerusalén, Jesús entro a Jericó. Allí se encontraba un ciego mendigando junto al camino, el cual le grito con voz fuerte voz: “Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!” Marcos 10:47. Aunque lo reprendían para que no gritara, Bartimeo seguía clamando. Al oírlo Jesús lo mando a llamar:” Entonces Jesús, deteniéndose, mando llamarle y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza, levántate, te llaman” Marcos 10:49


De esta manera, vemos que a nuestro clamor por misericordia, Dios responde pidiéndonos confianza. En vano clamamos si no nos acercamos a Él confiadamente. 4. CREDIBILIDAD 4.1 lo que obtengo de la fe - somos bendecidos. Al ser linaje de Abraham hemos sido justificados por la fe al estar en Cristo Jesús y como consecuencia recibimos todo el bien de de Dios para nuestra vida. “Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham”. Galatas 3:8-9

- vivimos por fe. Por fe nos movemos, nos acostamos, nos levantamos, confiando siempre en Dios y su palabra. “Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá”. Gálatas 3:11 - Disfrutamos de la paternidad de Dios. Como hijos de Dios nos acercamos a Él con libertad para disfrutar como herederos y con esa visión le servimos.”pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús”. Galatas 3:26


- Nos apropiamos del amor incondicional de Papá Dios. Vivimos con la certeza de que ya nada hara que aumente o disminuya el amor que Dios nos tiene. Dejaremos de mendigar amor y nos convertiremos mas bien para que ese amor fluya hacia otros. “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”. Romanos 8:38-39


- Somos llenos del Espíritu Santo. Es un acto de fe vaciar nuestra vida de nuestro ego y rendirla para disfrutar de la total plenitud del Espíritu Santo. “Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?” Galatas 3:2 -Permanecemos firmes. La fortaleza (musculatura) de un hombre de Dios esta en su fe; no puede estar cimentada en la razón. Ser de convicción nos hace fuertes frente a cualquier situación que enfrentemos. “No que nos enseñoreemos de vuestra fe, sino que colaboramos para vuestro gozo; porque por la fe estáis firmes”. 2 Corintios 1:24



- Andamos por fe. Nuestro andar es guiado por lo que hemos oído de Dios Padre, no por lo que nuestros ojos ven. “(porque por fe andamos, no por vista)” 2 Corintios 5:7 4.2 Dando buen testimonio La palabra testimonio esta siempre asociada a la fe. La extensa lista de personas de fe que aparecen en Hebreos 11 tienen algo en común: todas dieron buen testimonio por medio de su fe, y eso las hizo diferente a las demás. No se trato de que tuvieran buena conducta. “Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido”. Hebreos 11:39


Queda claro, entonces que el testimonio de un hijo de Dios es su fe; cuanto mayor sea su fe, mayor será su testimonio. En la actualidad de muchos cristianos creen que el testimonio es una conducta o un comportamiento, como si se tratara de hacer unas cosas y dejar de hacer otras, basándose en estándares aceptable socialmente.

Lo que da testimonio es vivir y actuar basado en lo oído de Dios. “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. Hebreos 11:6 3 Su exclusiva posesión Nada ejerce tanta influencia negativa sobre nuestra vida como el sentimiento de soledad y orfandad. En todo tiempo necesitamos sentir que pertenecemos a alguien: ¡necesitamos un padre! En su Palabra Dios Papá nos ha declarado que somos Suyos, le pertenecemos; luego, no nos va a dejar ni a descuidar. (Deuteronomio 26: 18-19). Como amoroso Padre, Dios nos ha tenido paciencia, soporta nuestra inmadureces y no nos dejará hasta que cumpla su buen propósito con nuestra vida. Porque somos de su exclusiva posesión se ha propuesto exaltarnos sobre todos los demás pueblos, de tal manera que su nombre sea conocido y glorificado.




Así nos ve Dios papá: especiales, únicos y de su exclusiva posesión. Nuestro problema es que a causa de nuestra incredulidad no nos vemos como Él nos ve ni queremos vivir conforme a nuestra herencia. En la medida que les demos más créditos a los pensamientos de Dios que a los nuestros cambiaremos la percepción que tenemos de nosotros y le confiaremos a Él nuestra vida. De eso se trata tener convicción de lo que somos para Dios. Hoy abundan los cristianos pero escasea la fe. Aunque aumentan los templos y las congregaciones, tristemente lo que está menguando es la fe Esto necesariamente es señal de que se està enfriando el amor hacia a Dios, pues uno confía es en aquel a quien ama.


La pregunta obligada es: “… Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallarà fe en la tierra (Lucas 18:8).



En la actualidad cada vez hay menos hombres de convicción; por eso entre los hijos de Dios cada vez hay más debilidad, confusión trastorno, incredulidad y duda
Full transcript