Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Unidad 4

No description
by

Brenda Pablo Oliver

on 14 April 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Unidad 4

Unidad 4
Títulos de crédito reales

4.2 El certificado de depósito.
4.3.2 Efectos que su endoso produce.
4.3.1 Características.
Conclusion
Objetivo específico:
El alumno identificará la vinculación entre el bono de prenda y la titularidad del derecho de propiedad de los bienes consignados en él, así como el procedimiento de emisión, circulación y cobro, de las ventajas que representa su uso para los comerciantes.
4.3.4 Procedimiento de cobro.
4.2.2 Derechos que confiere.
4.1 Operatividad del depósito de mercancías en almacenes generales.
¿QUE SON LOS TÍTULOS DE CRÉDITO REALES?
Son aquellos cuyo objeto principal no consiste en un derecho de crédito, sino en un derecho real sobre la mercancía amparada por el titulo.

Por eso se dice que representan a las mercancías.

CARACTERÍSTICAS
I. En cuanto a su contenido, dan derecho no a una prestación en dinero, sino a una cantidad determinada de mercancías que se encuentran depositadas en poder del expendedor del documento.

II. El poseedor del titulo representativo estara en posesion de las mercancias por medio de un representante, o sea el depositario, el cual a su vez posee las mercancias nomine alieno.

III. Por lo que respecta al derecho que incorporan, no atribuyen solo un futuro derecho de crédito, sino que en consecuencia y como derivación de la posesión de las mercancías, atribuyen un derecho actual de disposición de las mismas.
Quiere esto decir, que quien posee el titulo posee la mercancía amparada por él, y que la razón de poseer la mercancía es la posesión del titulo.

Los títulos reales proporcionan un medio de circulación de las mercancías y se establece tan intima vinculación entre mercancías y títulos, que aquellas no pueden transferirse o gravarse, si no es transmitiendo o gravando el titulo mismo.

El titulo real o representativo contiene dos tipos de derechos:
A) un derecho de crédito, para exigir la entrega de las mercancías consignadas en el titulo.
B) un derecho real sobre estas mercancías .

¿QUÉ SON?
Los Almacenes Generales de Depósito (AGD) son organizaciones auxiliares de crédito, cuyo objetivo principal es el almacenamiento, guarda, conservación, manejo, control, distribución o comercialización de los bienes o mercancías que se encomiendan a su custodia amparados por un certificado de depósito y un bono de prenda.

Los AGD encuentran su fundamento en el

TITULO SEGUNDO
De las Organizaciones Auxiliares del Crédito

CAPITULO I
De los almacenes generales de depósito

de la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito a partir del art 11.
FUNCIONAMIENTO
El cliente del almacén deposita sus mercancías en un AGD y este a su vez expide un Certificado de Depósito y en su caso un Bono de Prenda, los que acreditan la propiedad del bien y la disponibilidad que tendrá el titular depositante sobre el bien.
Es importante señalar que la función del Almacén es la de guardar o conservar, manejar, controlar y distribuir o comercializar los bienes y mercancías que se encuentran bajo su custodia o que se encuentren en tránsito, amparados por certificados de depósito, así como certificar la calidad y valuar los bienes y mercancías.
Para que un almacén pueda funcionar como almacén general de depósito, deberá ser registrado y auditado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
Asímismo, pueden realizar:

Procesos de incorporación de valor agregado o la transformación, reparación y ensambles de las mercancías a fin de aumentar su valor.
Prestar el servicio de Apoderado Aduanal y algunos almacenes pueden operar como depósito fiscal para el diferimiento de los impuestos derivados de la importación.
Prestar servicios técnicos para la conservación y salubridad de mercancías.
Otorgar financiamiento con garantía de las mercancías depositadas.
Expedir Certificados de Depósito y Bonos de Prenda sobre las mercancías depositadas o en tránsito, como garantía a terceros; así como para la obtención de financiamiento con garantía prendaria.
Obtener prestamos y créditos de instituciones de crédito, de seguros y fianzas del país o de entidades financieras del exterior, destinados al cumplimiento de su objetivo social.
Tipos de Almacenes Generales de Depósito
Almacén de Depósito
Los que tienen por objeto el almacenamiento, guarda o conservación, manejo, control, distribución o comercialización de bienes o mercancías bajo su custodia o que se encuentren en tránsito, amparados por certificados de depósito y el otorgamiento de financiamientos con garantía de los mismos.
También podrán realizar procesos de incorporación de valor agregado, así como la transformación, reparación y ensamble de las mercancías depositadas a fin de aumentar su valor, sin variar esencialmente su naturaleza.

Sólo los almacenes estarán facultados para expedir certificados de depósito y bonos de prenda, se destinan a recibir depósitos de cualquier clase de mercancías y realizan las demás actividades a que se refiere la Ley, a excepción del depósito fiscal y del otorgamiento de financiamiento.
Los que además de realizar las actividades mencionadas en el párrafo anterior, pueden recibir mercancías en el régimen de depósito fiscal el cual se refiere a mercancías que producen del exterior o han sido producidas en el país para ser vendidas en el extranjero y por las cuales no se han cubierto todavía los impuestos correspondientes, sino que se pagarán al retirarse los bienes del almacén.

Estos almacenes quedarán sujetos al control de las autoridades aduaneras de conformidad con la ley de la materia.
Depósito Fiscal
Son los que además de estar facultados para realizar las actividades anteriormente mencionadas en los números anteriores, otorgan financiamiento sobre las mercancías que tienen en custodia.
Depósito Financiero
El depositario lleva su mercancía a guardar al Almacén General, y una vez hecho el depósito, el Almacén expide, desprendiendo de un libro talonario y numerado en forma progresiva, un certificado de depósito que ampare las mercancías. Al certificado deberá ir anexo un esqueleto de bono de prenda, para ser utilizado, teóricamente, al constituirse una garantía prendaria sobre las mercancías amparadas por el certificado.

El certificado de depósito es el más típico de los títulos representativos de mercancías. lo crean los Almacenes Generales que se encuentran reglamentados como Organizaciones Auxiliares de crédito. en los artículos del 11 al 23 de LEY GENERAL DE ORGANIZACIONES Y ACTIVIDADES AUXILIARES DEL CRÉDITO

CERTIFICADO DE DEPÓSITO.
Es un título de crédito expedido por un almacén general de depósito, que acredita la propiedad de mercancías o bienes depositados en el almacén que lo emite y que atribuye a su tenedor legítimo el derecho exclusivo de disponer de dichas mercancías o bienes.CERTIFICA

Artículo 229 LGTOC:
"El certificado de depósito acredita la propiedad de mercancías o bienes depositados en el almacén que lo emite..."
Artículo 238 LGTOC:
"Los certificados de depósito y los bonos de prenda deberán ser emitidos a favor del depositante o de un tercero"

Este certificado es esencialmente un titulo representativo de mercancías, en cuanto atribuye a su tenedor legítimo el derecho de disposición sobre las que en el mismo certificado se mencionan. (art. 19)


Suele afirmarse que el certificado de depósito es un título causal o concreto
El certificado de depósito deberá contener en su aspecto formal (Art. 231 LGTOC)
I. La mención de ser certificado de depósito (Documentales)
II. La designación y la firma del almacén (Personales)
III. El lugar del depósito (Relativos al depósito)
IV. El número de orden, que deberá ser igual para el certificado de depósito y para el bono o los bonos de prenda relativos, y el número progresivo de éstos, cuando se expidan varios en relación con un solo certificado. (Documentales)

V. La mención de haber sido constituido el depósito con designación individual o genérica de las mercancías o efectos respectivos. (Relativos al depósito)
VI. La especificación de las mercancías o bien depositados, con mención de su naturaleza, calidad y cantidad y de las demás circunstancias que sirvan para su identificación. (Relativos a las mercancías depositadas)
VII. El plazo señalado para el depósito. (Relativos al depósito)
VIII. El nombre del depositante, o en su caso, la mención de ser expedidos los títulos al portador. ( personales)
IX. La mención de estar sujetos o no sujetos los bienes o mercancías materia del depósito al pago de derechos, impuestos o responsabilidades fiscales, y cuando para la constitución del depósito sea requisito previo el formar liquidación de tales derechos, nota de esa liquidación. (Relativos al depósito)
X. la Mención de estar o no asegurados los bienes o mercancías depositados y el importe del seguro, en su caso. (Relativos a las mercancías depositadas)
XI. La mención de los adeudos o de las tarifas en favor del Almacén o en su caso, la mención de no existir tales adeudos. (Relativos al depósito)
4.2.1 Naturaleza jurídica.
El certificado de depósito es el más típico de los títulos
representativos de mercancías.

Lo crean los Almacenes Generales que se encuentran reglamentados como Organizaciones Auxiliares de crédito en los artículos del 11 al 23 de ley general de organizaciones y actividades auxiliares del crédito y autorizados por la SHCP.
Las constancias, recibos o certificados que otras personas o instituciones expidan para acreditar el depósito de bienes o mercancías, no producirán efectos como títulos de crédito.
el certificado de deposito surge como todos los titulos de crédito, ligado a una causa típica: el contrato de deposito.

Este titulo incorpora dos tipos de derecho:
1. el derecho de disposición sobre las mercancías amparadas por el título; y

2. el derecho de crédito para exigir del obligado la entrega de las mercancías o el valor de las mismas.
En lo que respecta a la función representativa y al derecho de disposición sobre las mercancías, debe considerarse que el título es concreto, puesto que la eficacia de la función representativa depende no sólo del depósito, sino de la persistencia de las mercancías en poder del suscriptor del título;
pero por lo que hace a la función meramente crediticia, o sea a la incorporación del derecho de crédito contra el creador del título, para exigir la entrega de las mercancías o su importe, el título deberá considerarse abstracto, porque al titular no podrá oponérsele como excepción la nulidad o inexistencia del depósito, o la inexistencia o destrucción de las mercancías.
ejemplo

En el sentido propuesto se resolvió el problema práctico: los funcionarios autorizados de un almacén general de depósito, expidieron certificados de algodón en tránsito, sin que el algodón existiera. Los títulos fueron negociados con un banco, y éste, como titular, acudió al almacén a recoger la mercancía amparada por los certificados.

La entrega era imposible, por inexistencia de la mercancía; pero el título no era inexistente, sino que incorporaba el derecho de crédito contra el almacén emisor. Y este derecho debe considerarse desvinculado de toda causa. No llegó el problema a los tribunales; pero se resolvió en el sentido indicado, por mediación de la Comisión Nacional Bancaria.
4.3 El bono de prenda.
Es el documento que acredita la constitución de un crédito prendario sobre las mercancías o bienes indicados en el certificado de deposito correspondiente. (Art. 229 LGTOC)
El Articulo 230 LGTOC dispone que el Bono de Prenda se expedirá anexo al certificado de deposito solo cuando el certificado no se expida como “no negociable”

Derivan del Warrant del derecho Ingles y del derecho Francés.
Tiene por finalidad permitir o facilitar la circulación de las mercancías y de los créditos prendarios que sobre ellas se constituyan.
Lo que expide el almacén no es un bono de prenda, sino un esqueleto de bono de prenda en blanco.



El bono de prenda deberá contener los requisitos señalados en el articulo 231 LGTOC.
El bono de prenda además deberá contener:

I. El nombre del tomador del bono.
II. El importe del crédito que el bono representa.
III. El tipo de interés pactado.
IV. La fecha del vencimiento, que no podra ser posterior a la fecha en que concluya el deposito.
V. La firma del tenedor del certificado que negocie el bono por primera vez.
VI. La mención, suscrita por el almacén o por la institución de crédito que intervenga en la primera negociación del bono, de haberse hecho la anotación respectiva en el certificado de deposito.


Artículo 233.- Cuando el bono de prenda no indique el monto del crédito que el bono representa, se
entenderá que éste afecta todo el valor de los bienes depositados en favor del tenedor de buena fe, salvo
el derecho del tenedor del certificado de depósito, para repetir por el exceso que reciba el tenedor del
bono sobre el importe real de su crédito.
Cuando no se indique el tipo de interés, se presumirá que el bono ha sido descontado.

Artículo 234.- Los Almacenes expedirán estos títulos y deberán llevar un registro en el que se contengan los mismos datos que en los documentos expedidos.

Artículo 235.- Cuando se expidan bonos de prenda múltiples en relación con un certificado, desde el momento de su expedición el Almacén debe hacer constar en los bonos los requisitos a que se refieren las fracciones II a IV del artículo 232, y en el certificado, la expedición de los bonos con las indicaciones Dichas.

Artículo 236.- El bono de prenda sólo podrá ser negociado por primera vez separadamente del certificado de depósito con intervención del Almacén que haya expedido los documentos, o de una institución de crédito.
Al negociarse el bono por primera vez, deberán llenarse en él los requisitos a que se refieren las fracciones I a VI del artículo 232, si se trata de un solo bono, o los requisitos a que se refieren las fracciones I, V y VI del artículo citado, en caso de bonos múltiples.
Las anotaciones a que este artículo se refiere, deberán ser suscritas por el tenedor del certificado y por el Almacén o por la institución de crédito que en ellas intervengan, y que serán responsables de los daños y perjuicios causados por las omisiones o inexactitudes en que incurran.
La institución de crédito que intervenga en la emisión del bono, deberá dar aviso de su intervención, por escrito, al Almacén que hubiere expedido el documento.

Artículo 237.- Los bonos de prenda múltiples a que el artículo 230 se refiere, serán expedidos amparando una cantidad global dividida entre tantas partes iguales como bonos se expidan respecto a cada certificado y haciéndose constar en cada bono que el crédito de su tenedor legítimo tendrá, en su cobro, el orden de prelación indicado con el número de orden propio del bono.

Artículo 238.- Los certificados de depósito y los bonos de prenda deberán ser emitidos a favor del depositante o de un tercero.

Una vez negociado el bono, circulara por su propio camino, y el certificado seguirá su destino propio y distinto.

El tercero adquiriente del certificado sabrá, por las consecuencias que en el mismo figuren, cuales son las condiciones del crédito prendario que gravita sobre la mercancía, y que deberán ser satisfechas por el tenedor , para poder recoger los bienes amparados por el certificado.

El tercero adquiriente se convierte en deudor prendario, hasta el importe de las mercancías, del tenedor del bono de prenda.
El bono ha tenido poca aplicación practica, porque los bancos, que son quienes generalmente negocian los créditos prendarios sobre estos títulos, exigen la entrega del certificado, y de esa forma hacen nugatoria la función del bono de prenda.

El articulo 50 de la Ley General de Instituciones de Crédito y Organizaciones Auxiliares menciona que los bonos de prenda solo se expiden a solicitud del depositante, por lo que han desaparecido prácticamente.

Artículo 249. Las acciones del tenedor del bono de prenda, contra los endosantes y sus avalistas, caducan:
Por no haber sido protestado el bono en los términos del artículo 242;
Por no haber pedido el tenedor, conforme al artículo 243, la venta de los bienes depositados;
Por no haberse ejercitado la acción dentro de los tres meses que sigan, a la fecha de la venta de los bienes depositados, al día en que los Almacenes notifiquen al tenedor del bono que esa venta no puede efectuarse, o al día en que los Almacenes se nieguen a entregar las cantidades a que se refiere el artículo 246 o entreguen solamente una suma inferior al importe del adeudo consignado en el bono.
No obstante la caducidad de las acciones contra los endosantes y sus avalistas, el tenedor del bono de prenda conserva su acción contra quien haya negociado el bono por primera vez separadamente del certificado y contra sus avalistas

obliga al endosante solidariamente con los demás responsables observándose, en su caso, lo que dispone el párrafo final del artículo 34.
Articulo 34: Cuando la ley establezca la responsabilidad solidaria de los endosantes, éstos pueden librarse de ella mediante la cláusula sin mi responsabilidad o alguna equivalente.

AVAL
Mediante el aval se garantiza en todo o en parte el pago de la letra de cambio.
Puede prestar el aval quien no ha intervenido y cualquiera de los signatarios de ella.
Mediante el aval se garantiza en todo o en parte el pago de la letra de cambio.

Puede prestar el aval quien no ha intervenido y cualquiera de los signatarios de ella.
A falta de mención de cantidad, se entiende que el aval garantiza todo el importe de la letra.
El avalista queda obligado solidariamente con aquel cuya firma ha garantizado, y su obligación es válida, aun cuando la obligación garantizada sea nula por cualquier causa.
El avalista que paga , tiene acción cambiaria contra el avalado y contra los que están obligados para con éste
. La acción cambiaria es directa o de regreso; directa, cuando se deduce contra el aceptante o sus avalistas; de regreso, cuando se ejercita contra cualquier otro obligado.
artículo 152, por importe del bono de prenda se entenderá la parte no pagada del adeudo consignado en éste, incluyendo los réditos caídos; y los intereses moratorios se calcularán al tipo estipulado para ellos; a falta de esa estipulación, al tipo de rédito fijado en el documento, y en defecto de ambos, al tipo legal.

El obligado en vía de regreso que paga la letra tiene derecho a exigir, por medio de la acción cambiaria:
El reembolso de lo que hubiere pagado, menos las costas a que haya sido condenado;
Intereses moratorios al tipo legal sobre esa suma desde la fecha de su pago;
Los gastos de cobranza y los demás gastos legítimos; y
El premio del cambio entre la plaza de su domicilio y la del reembolso, más los gastos de situación.


Los endosantes y los avalistas responden solidariamente por las prestaciones a que se refieren los dos artículos anteriores.
El último tenedor puede ejercitar la acción cambiaria contra todos los obligados a la vez, o contra alguno o algunos de ellos, sin perder en ese caso la acción contra los otros.


Los endosantes de una letra protestada, podrán exigir, luego que llegue a su noticia el protesto, que el tenedor reciba el importe con los gastos legítimos y la cuenta de gastos.

4.3.3 La titularidad del derecho de propiedad sobre las mercancías.
El Bono de Prenda sirve para comprobar la constitución de un crédito prendario sobre las mercancías o bienes indicados en el certificado de depósito correspondiente
El certificado de depósito acredita la propiedad de las mercancías o los bienes depositados en el almacén general de depósito que lo emite; por su parte el bono de prenda, acredita la existencia de un crédito prendario constituido sobre las mercancías o los bienes indicados en el certificado depósito correspondiente. Artículo 229 L.G.T.O.C.

atribuye a su tenedor la calidad de acreedor prendario, en la inteligencia, por supuesto, de que la prenda queda constituida directamente sobre la mercancía, pero además, la obligada consecuencia es la de que el tenedor del certificado no podrá retirar los bienes si no entrega al almacén el importe del crédito prendario, para su ulterior entrega al tenedor del bono.

Así pues, el citado bono asume un doble carácter como título de crédito que ampara dinero, y como documento que confiere a su tenedor el carácter de acreedor prendario.


Artículo 239 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito.
El tenedor legítimo del certificado de depósito y del bono o de los bonos de prenda respectivos, tiene pleno dominio sobre las mercancías o bienes depositados y puede en cualquier tiempo recogerlos, mediante la entrega del certificado y del o de los bonos de prenda correspondientes y el pago de sus obligaciones respectivas a favor del Fisco y de los Almacenes.

EL BONO DE PRENDA PRESENTADO A SU VENCIMIENTO Y NO PAGADO.
PROTESTO DEL BONO DE PRENDA ARTÍCULO 242 LGTOC
1.- Deberá realizarse en los mismos términos que la letra de cambio:
A más tardar al segundo día hábil,
En el almacén donde se depositó la prenda; y
En contra del tenedor eventual de éste.

2.- La anotación que realice el Almacén en el bono de prenda o en hoja anexa, surtirá los efectos del protesto.
ARTÍCULO 243 LGTOCBONO DE PRENDA PROTESTADO
El tenedor dentro de los ocho días siguientes al protesto, podrá exigirle al almacén que realice la subasta pública de las mercancías depositadas.

REALIZADA LA SUBASTA EL ALMACÉN (ARTÍCULO 244 LGTOC)

Lo obtenido por la venta de la mercancía se aplicará de la siguiente manera:

I.- El pago de las obligaciones con el estado;
II.- El pago a favor de los Almacenes;
III.- El pago a los bonos de prenda, cuando existan varios bonos relacionados con un certificado, se pagarán con forme al orden.

El sobrante será conservará en el Almacén a disposición del tenedor.

EN CASO DE SINIESTRO
ARTÍCULO 245 LGTOC

Si los bienes depositados están asegurados, la indemnización cubrirá los pagos en el orden antes mencionados.


PAGO PARCIAL ARTÍCULO 247 LGTOC

El almacén deberá hacer constar la cantidad pagada, en el mismo bono de prenda.


En caso de que esta cantidad no cubra el monto se indicara en el bono.

EL TENEDOR PUEDE EJERCER ACCIÓN CAMBIARIA EN CONTRA:
ARTÍCULO 248 LGTOC

ACCIÓN CAMBIARIA DIRECTA

1.- De la persona que haya negociado el bono por primera vez, separadamente del certificado de deposito.
2.- Los endosantes y avalistas posteriores.

ACCIÓN CAMBIARIA EN VÍA DE REGRESO
1.- Los signatarios anteriores.

CUANDO CADUCA LA ACCIÓN EL TENEDOR EN CONTRA DE LO ENDOSANTE Y AVALISTAS

ARTÍCULO 249 LGTOC

1.- Por no realizar el protesto (art. 242)
2.- Por no pedir la venta de los bienes depositados. (art. 243)
3.- Por no realizar la acción dentro de los 3 meses posteriores. (art. 246)
A la venta de los bienes.
De la notificación que la venta no cubre el monto.
Que el almacén se niegue a entregar el monto.

PRESCRIPCIÓN ARTÍCULO 250 LGTOC

La acción derivada del certificado de deposito, para el retiro prescribe en 3 años a partir del vencimiento del plazo señalado para el depósito en el certificado.

La acción que deriva del bono de prenda, prescribe en 3 años a partir del vencimiento del bono.

En 3 años prescribe la acción derivada del certificado de depósito para recoger la cantidad que obre en el almacén.

CRITERIOS
FEDERALES
Época: Quinta Época
Registro: 352313
Instancia: Tercera Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Tomo LXXII
Materia(s): Civil
Tesis:
Página: 953

CERTIFICADOS DE DEPOSITO, EMBARGO DE LOS BIENES QUE AMPARAN.


El artículo 287 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, determina que los bienes o mercancías objeto del depósito en los Almacenes Generales de Depósito y el producto de su venta, o el valor de la indemnización en caso de siniestro, no podrán ser reivindicados, embargados ni sujetos a cualquier otro vínculo, cuando se hayan expedido a su respecto, certificados de depósito, y el artículo 20 de la misma ley, dispone en forma terminante que el secuestro o cualesquiera otros vínculos sobre el derecho consignado en el título o sobre las mercancías por él representadas, no surtirán efectos si no comprenden el título mismo. Ahora bien, tomando en consideración las disposiciones legales mencionadas, debe decirse que si la autoridad judicial, al decretar una providencia precautoria, se limita a ordenar el embargo de los bienes depositados en los Almacenes Generales de Depósito y no el de los certificados de depósito y bonos de prenda respectivos, es de estimarse que tal acto resulta infundado e inmotivado y violatorio de garantías, en perjuicio de la institución citada, atentas las claras y terminantes disposiciones de los invocados artículos de la Ley General de Títulos y operaciones de Crédito. No obsta a lo anterior, que aparezca comprobado en autos que en una averiguación penal, abierta con motivo de un fraude, a instancias de la parte que promovió la providencia precautoria, se hubieran asegurado los certificados de depósito de que se trata, porque este aseguramiento no es definitivo y podría revocarse
en cualquier momento; por lo que en tales condiciones, no desaparece la posibilidad de que los certificados tantas veces dichos, lleguen a entrar a la circulación, con el peligro de que su tenedor exija a los Almacenes Generales de Depósito, la entrega de las mercancías que representan, sin que esta institución pudiera hacer esa entrega por impedírselo el embargo de tales mercancías, lo que traería como consecuencia que tuviera que responder con sus propios bienes, en perjuicio de sus intereses; de manera que no puede decirse que el aseguramiento penal ya expresado, sea suficiente en derecho, para estimar que el acto consistente en el embargo de las mercancías, no afecta los intereses jurídicos de los Almacenes Generales de Depósito, y si como antes quedó establecido, dicho embargo debe reputarse violatorio de garantías, se impone la concesión de la protección federal que la citada institución solicite, en contra del repetido embargo.

Amparo civil en revisión 4105/41. Almacenes Nacionales de Depósito, S. A. 14 de abril de 1942. Unanimidad de cuatro votos. El Ministro Emilio Pardo Aspe no asistió a la sesión por las razones que se expresan en el acta del día. La publicación no menciona el nombre del ponente.

Época: Quinta Época
Registro: 353578
Instancia: Tercera Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Tomo LXIX
Materia(s): Civil
Tesis:
Página: 2676

CERTIFICADOS DE DEPOSITO Y BONOS DE PRENDA, PRUEBA DE LA POSESION DE MERCANCIAS AMPARADAS POR.

Si bien el artículo 239 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, establece que el tenedor de los certificados de depósito y bonos de prenda, tiene pleno dominio sobre los bienes o mercancías que amparan, y puede, en todo tiempo recogerlas de la institución de crédito, mediante la devolución del título, ello no autoriza a concluir que si el quejoso no probó tener esos títulos, deba considerarse por ese solo hecho, que no justificó la posesión de las mercancías, si aparece que el mismo quejoso demostró plenamente, por otros medios de convicción, que las mercancías de que se trata, estaban en su posesión.

Amparo civil en revisión 1795/41. Quiebra de Guillermo Mac. Lachlan. 19 de agosto de 1941. Unanimidad de cuatro votos. Relator: Hilario Medina.

Época: Quinta Época
Registro: 353579
Instancia: Tercera Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Tomo LXIX
Materia(s): Civil
Tesis:
Página: 2676

CERTIFICADOS DE DEPOSITO Y BONOS DE PRENDA, EMBARGO DE MERCANCIAS DEPOSITADAS, ANTES DE LA EXPEDICION DE LOS.
Los artículos 20 y 239 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, estatuyen, respectivamente, la obligación, en caso de secuestro de mercancías amparadas por títulos de crédito, de que se asegure también el título mismo, para que el embargo sea operante, y la facultad del tenedor de recoger dichas mercancías, mediante la entrega material del documento; por tanto, si el embargo de unas mercancías entregadas en depósito, se llevó a cabo antes de que se expidieran los certificados de depósito y bonos de prenda que debieran amparar a las mismas, resulta que en tal caso el embargo es inoperante, y por lo mismo, debe concederse el amparo que se solicite contra la orden de que se entreguen las mencionadas mercancías al depositario designado en el secuestro.

Amparo civil en revisión 1795/41. Lachlan Guillermo Mac. (Quiebra de). 19 de agosto de 1941. Unanimidad de cuatro votos. Relator: Hilario Medina.

Época: Octava Época
Registro: 219633
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Tomo IX, Abril de 1992
Materia(s): Civil
Tesis:
Página: 449

CERTIFICADO DE DEPOSITO, ENDOSO EN GARANTIA DE. CONFIERE AL ENDOSATARIO EL DERECHO DE SOLICITAR LA ENTREGA DE LAS MERCANCIAS DEPOSITADAS SIN NECESIDAD DE ADQUIRIR PREVIAMENTE LA PROPIEDAD DE LOS CERTIFICADOS.

El artículo 36, primer párrafo, de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, estatuye que el endoso con las cláusulas "en garantía", "en prenda", u otra equivalente, atribuye al endosatario todos los derechos y obligaciones de un acreedor prendario respecto del título endosado y los derechos a él inherentes, comprendiendo las facultades que confiere el endoso en procuración. Por su parte, el artículo 240 del mismo ordenamiento legal, dispone que el que sólo sea tenedor del certificado de depósito tiene dominio sobre las mercancías o efectos depositados, pero no podrá retirarlos sino mediante el pago de las obligaciones que tenga contraídas para con el fisco y los almacenes, y el depósito en dichos almacenes de la cantidad amparada por el o los bonos de prenda respectivos. Estas prevenciones conducen a concluir que el endoso en garantía de los certificados de depósito, confiere al endosatario todos los derechos y obligaciones de un acreedor prendario, con facultades para ejercitar los derechos inherentes a tales títulos, entre los cuales se
encuentra el relativo a la entrega de las mercancías o bienes depositados. De aquí que el endosatario en garantía, en su calidad de acreedor prendario, si esté en aptitud de reclamar la entrega material de las mercancías depositadas, condicionada la misma al pago, por parte de la actora, de las obligaciones contraídas por el endosante para con el fisco y el almacén demandado con motivo del contrato de depósito, así como el depósito en dicho almacén de las cantidades de numerario amparadas por los bonos de prenda respectivos, y la sentencia que condicione la procedencia de la acción a la previa adquisición de la propiedad del certificado de depósito por parte del endosatario en garantía, es violatoria de garantías individuales.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL CUARTO CIRCUITO.

Amparo directo 34/92. Nacional Financiera, S.N.C. 18 de marzo de 1992. Unanimidad de votos. Ponente: Leandro Fernández Castillo. Secretario: Juan Manuel Rodríguez Gámez.

Época: Novena Época
Registro: 183131
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo XVIII, Octubre de 2003
Materia(s): Civil
Tesis: IV.3o.C.8 C
Página: 910

CERTIFICADOS DE DEPÓSITO Y BONOS DE PRENDA. PREVIO AL PAGO DE LAS OBLIGACIONES A CARGO DEL TENEDOR, ES OBLIGACIÓN DE LA ALMACENADORA DETERMINAR SU MONTO.

Del contenido del artículo 239 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito se advierte el pleno dominio que el tenedor de los certificados de depósito y bonos de prenda tiene sobre las mercancías o bienes depositados, así como la facultad de recogerlos en cualquier momento y las condiciones para hacer efectivo ese derecho; sin embargo, dicho precepto le impone un deber jurídico a su cargo, consistente en entregar los citados documentos y hacer el pago de sus obligaciones respectivas a favor del fisco y de la propia almacenadora, la cual está obligada a determinar el monto respectivo, a fin de que se esté en condiciones de hacer los pagos correspondientes.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL CUARTO CIRCUITO.

Full transcript