Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Resumen "La hija del espantapájaros"

No description
by

Camila Escobal c:

on 25 June 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Resumen "La hija del espantapájaros"

Notes
Ideas
Ideas
Ideas
LA HIJA DEL ESPANTAPÁJAROS
Biografía de María Gripe
Nació en Estocolmo(Suecia). Cuando tenía 12 años escribió una novela de caballería. Empezó a escribir al casarse y tener una hija a la que le gustaban mucho las historias. María Gripe puso por escrito los cuentos que ideaba para su hija, su marido los ilustró y una editorial los publicó. Después se dedicó exclusivamente a escribir para niños y jóvenes. Su tarea ha sido reconocida con muchos premios, entre ellos el Hans Christian Andersen, en 1974, al conjunto de su obra.
Capítulo 1
Loella tenía 12 años. Vivía en una cabaña en el bosque con sus dos hermanos pequeños Rudolph y Conrad. Ellos pasaban la mayor parte del tiempo solos porque sus padres se habían separado. Vivían con su madre, pero su madre pasaba el tiempo en América(por su trabajo). Loella estaba enojada porque su madre le había dicho que llegaría en octubre, pero ya era primero de noviembre. De vez en cuando iba su tía Adina para llevarles comida y a veces a lavar la ropa. Adina les insistía que se fueran a vivir con ella y su marido, pero Loella no quería porque a un seguía esperando a que llegara su madre.
Capitulo 9
Toda la cuidad tenía adornos y la gente compraba regalos, ya que quedaba un mes para Navidad. Un día en la calle, se encontró con dos amigas de la escuela, empezaron a hablar y las niñas le preguntaron que le iba a regalar a su padre, ella dijo que no sabía ya que su papá siempre estaba en el mar y que había visitado la mayoría de los países. Una de las niñas le pidió los sellos de las cartas que le mande su padre. Loella le dijo que si. Finalmente las niñas le dijieron que le comprara una crema para la barba, ella la compró ya que estaba segura de que su papá llegaría.
Capitulo 12
Llegó una niña nueva a la habitacion de Loella(Mona Flinck). Tenía 14 años. Ellas no se llevaban bien. En las noches Mona se arreglaba poniendose rulos y cremas para después poder rezar.
Capitulo 19
Loella ya perdió la esperanza de que llegara su padre y decía que se estaba mintiendo a ella misma al creer que volvería. Le escribió a tía Adina diciéndole que iba a volver a la cabaña cuando termine la escuela. Tía Adina le respondió diciendo que tenía todo preparado para su regreso.
Capitulo 21
Capitulo 2
Capitulo 13
Loella fue al centro y vió una tienda de sellos. Entró y ayudó al viejo de la tienda, gracias a eso el le dió una bolsita a Loella. Eva empezó a recibir uno cada día. Por un tiempo Loella llevaba hojas en blanco y le pegaba sellos, para que creyeran que eran las cartas que le mandaba su padre. Un día ella fingía leer una de las "cartas" y de pronto llega un niño que estaba jugando y se la quitó. El le grita a Loella; "¡mentirosa!", y le dice al director. Después tubo que inventar una excusa al director.
Capitulo 10
Capitulo 3
Capitulo 4
Capitulo 5
Capitulo 6
Capitulo 7
Capitulo 14
Capitulo 15
Capitulo 16
Capitulo 17
Capitulo 18
Capitulo 20
Capitulo 22
Loella ya estaba en la cuidad, encontró todo diferente. En el hogar habían niños de diferentes edades. Le dieron una habitación para ella sola. Le parecía extraño que la gente no se esforzara para vivir y que cuando se cruzaban en la calle no se saludaban.
Tía Svea(la directora del hogar) la llevó a visitar al director de la escuela. A Loella le iba muy bien en las pruebas. Ella iba a la escuela con niños de su misma edad. Su maestra era la señorita Skog. Luego la maestra les hizo hacer un dibujo para el día del padre, ella no sabía a quien dárselo pero igual hizo el dibujo con la esperanza que su padre algún día llegaría.
Loella siempre iba a visitar a sus hermanos. Cada día los iba a ver menos ya que el hijo de Agda(Tomy) era muy amigo de los mellizos y cuando ella iba no la tomaban en cuenta.
Capitulo 8
Loella estaba apunto de votar la crema, pero se contuvo. Unos días después fue a casa de Agda, para preguntarle sobre su padre.
Capitulo 11
Navidad y Año Nuevo ya pasaron. Mona fue a donde su tía y Loella ya no tenía compañera de habitacion. Empezaron nuevamente las clases. Mona siempre fumaba y le decia a Loella que no le dijiera a nadie. Cada vez se respetaban más.
Loella se puso la blusa y el collar que le regaló su mamá, todos los niños se juntaban con ella para ver su ropa. Un día Eva(la que pidió los sellos) le preguntó si su ropa se la regaló su papá, ella dijo que si, luego la amiga preguntó por los sellos que le había prometido, pero Loella no sabía que decir. Ella siempre soñaba con su padre, que llegaba y le decía; "entonces tu debes ser mi hija".
FIN
Camila E.
Camila F.
Stephani K.
Integrantes
Había un anciano(Fredrik Olsson), vivía aun más lejos que Loella. Al señor Fredrik no le gustaba hablar mucho con otras personas, pero era muy servicial. Todos los días iba al pueblo a comprar cosas y a buscar el correo de Loella. Loella puso un espantapájaros para proteger las plantas de los pájaros, y a veces el señor Fredrik dejaba en los bolsillos dulces y cartas de su madre, ella como recompensa le dejaba los sellos de las cartas, porque el señor Fredrik los coleccionaba. Un día encontró en el bolsillo de papá Pelerin una carta de su madre. La carta decía que se iba a quedar en América durante un año porque se iba a quedar trabajando con una familia y le iban a pagar bien. A Loella la iban a mandar a un hogar de niños de la ciudad, y a sus hermanos se iban a quedar en la casa de una amiga de su madre(Agda lundkvist).
Tía Adina un día cuando iba en camino a ver a Loella se trpesó y se rompió una pierna, mando a su marido para que cuidara a Loella y sus hermanos. Después de una semana la despensa estaba vacía. Detrás de la carnicería y de la panadería botaban las cosas que no sabían bien y de ahí sacaba su comida. La tía Adina mando una carta, preguntando cómo estaban y diciendo que los quería mucho. Ya iba a llegar el invierno y a Loella le preocupaba que Agda los fuera a buscar.
Ya había llegado la nieve, y se había acabado la comida así que Loella tuvo que ir a la ciudad a conseguirse más. Cuando volvió sintió un motor, una puerta cerrándose y voces. Escuchó la conversación de una mujer(Agda) y un hombre. Agda le decía al hombre que la mamá de Loella le pagaba para cuidar a los niños y también hablaron de el padre de Loella, dijeron que era igual a ella en carácter. Tocaron la puerta y los mellizos se pusieron a llorar. De repente Loella escuchó que Agda decía que el padre de Loella la quería mucho pero no se pudo ir con ella porque su madre no quiso. Loella no soportó más su presencia y se subió el techo para asustarlos, les tiro bolas de nieve y ellos se fueron.
A la mañana siguiente Loella estaba cocinando y dejó a sus hermanos salir a jugar afuera. De repente aparecieron dos señoras en la cabaña y le mostraron una carta de su madre diciendo que se tenían que hacer cargo de ella(el hogar). Después apareció Agda con Rudolph y Conrad en los brazos para llevárselos. Las dos señoras guardaron la ropa de los mellizos en una maleta. Loella guardó las llaves de la cabaña en un bolsillo. Cuando se estaba yendo al auto vio Papá Pelerín y se dio cuenta que tenía los brazos abiertos y pensó que era para darle un abrazo, ella se acercó, se lo dio y se fue.
Terminaron las clases y Loella le había ido muy bien en las pruebas finales. Le compró regalos a tía Svea, tía Adina y a Mona. Fue a una tienda de jabones y olió todos hasta que encontró el que queria, compró el jabón que olía a la señorita Skog.
Loella estaba arreglando su maleta para irse, mientras lo hacía se encontró el dibujo que hizo para el día del padre y la crema para barba, lo tiró a la basura. Mona lo recogió y le preguntó donde hiba a vivir, sin haber respondido tomó el dibujo y la crema, la guardó en la maleta y se fue. Ella desde que llegó a la cuidad admiraba una pileta, se le ocurrió bañarse en ella, así que se sacó la ropa tomó el jabón que compró y se metió, Loella estaba muy feliz jabonándose con su jabón en la pileta donde siempre se había querido bañar. Llegó un policía y a ella no le importó por que estaba feliz. Después tía Svea, Mona y Loella fueron a buscar a los mellizos, después fueron a la estación de trenes. Se despidieron y Loella le dio sus regalos y se fue.
Loella se bajó del tren abrazó a tía Adina y le dio su regalo. Estaba feliz porque escuchaba el sonido del silencio nuevamente. Buscaba a Papá Pelerín y no lo encontraba. De pronto vio a un hombre con el sombrero del espantapájaros y con los brazos abiertos. Loella muy enojada le dice que se lo saque. El hombre le explicó que vino a buscar a su hija, el dijo que su hija se llamaba Loella. Ella le pidió que repitiera el nombre una y otra vez, le dijo que ella se llamaba así y el hombre le dijo: "entonces tu debes ser mi hija".
Tía Adina le preguntaba a Loella si quería ir a vivir con ella ya que ahora hacia más calor, pero ella dijo que no porque tenía que terminar sus clases, pero no era por eso que se quería quedar, porque la verdadera razón era que estaba esperando a que llegara su padre. Loella en las noches veía que Mona se escapaba y salia por la ventana, así fue varias noches. Una noche Mona llegó con una amiga(Maggie), se pusieron a jugar a un juego, se trataba de que los espíritus respondían tus preguntas. Ellas invitaron a jugar a Loella, ella dijo que si. En la hoja habían como respuestas si, no y el abecedario completo. Era el turno de Loella, preguntó secretamente cuando volvería su padre, el vaso se movió deletreando "Abril". Ella estaba feliz porque iba a volver pronto.
Pasaba Abril de a poco. Loella decía en las mañanas " quizás hoy", y en la noches decía "quizás mañana". A Loella no le gustaban los libros, decía que eran un montón de palabras y se le enredaban, le gustaba ir al cine porque decía que no es necesario concentrarse tanto y siempre le había gustado las cosas que se mueven, ella tenía las suficientes cosas en qué pensar. Un día escuchó a un hombre hablando en la radio, estaba recitando una poesía y le gustó, se dijo a ella misma que las palabras bien usadas crean algo muy lindo.
Era el ultimo día de Abril, Loella no entendía por qué no llegaba su padre. Loella entró a la pieza y vio a Mona vestida. Loella le pidió a Mona si podía ir con ella. Loella pensaba que en esas horas vendría papá. Salieron por la ventana. Afuera las esperaba un auto. Estaban Johnny, Maggie y Bert. Johnny manejaba muy rápido y habían puesto la radio a todo volumen, todos cantaban. Se detuvieron en una plaza a conversar con otros. Loella se quedó sola pensando y de repente llegó Mona y le dijo que había que irse. Después fueron al puerto y Loella pensó que ahí encontraría a su padre. Loella todavía tenía esperanzas aunque no lo haya encontrado. Después se fueron por un camino que era más largo pero más bonito. Pero de repente el auto chocó, ninguno se había hecho daño. De repente llegó la policía y llevó a Mona y a Loella al hogar. Tía Svea las esperaba y las retó.
Loella estaba triste porque aun no llegaba su papá. Una noche Loella sintió que Mona lloraba, era porque echaba de menos su casa. Mona le contó que su madre se había ido con su hermana menor y se casó con otro. Su padre también se casó con otra y él le hizo entender que ella estorbaba. Mona hizo más amigos y para entretenerse robaban tiendas, pero un día la descubrieron y su padre se enojó mucho y la mando al Patronato de Menores. Loella le preguntó por qué no había pasado lo que había preguntado en el juego y ella dijo que era una broma y que ese mes era una costumbre decir mentiras para divertirse.
Full transcript