Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

EL SUJETO, ESCRITOR, NARRADOR, PERSONAJE

No description
by

Andrea Salgado

on 26 February 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of EL SUJETO, ESCRITOR, NARRADOR, PERSONAJE

EL SUJETO: escritor, narrador, personaje.
Acción y carácter

El Universo de la Creación Narrativa
(Isaías Peña)

EL ESCRITOR
Es quien a través de la escritura alfabética inventa o crea realidades; de ahí el halo de misterio que lo rodea. A él se le ha adjudicado, casi con exclusividad, esa significación.
El escritor ha sido el creador, el mago, y hasta el brujo. Maneja un alfabeto como medio de comunicación, y cuanto escribe expresa su especial poder de interpretación de la realidad. Un poder que supera los canales de acceso a la primera, o última realidad, de una persona cualquiera. Su sensibilidad, su inteligencia, su intuición, le permiten incubar y trasmitir sensaciones, ideas o imágenes, que otra persona común no lo podría hacer.
La brasilera Clarice Lispector, en una carta a Olga Borelli, le dice: "Creo que al escribir se entiende al mundo un poco más que cuando no se escribe. Es una lucidez algo nebulosa, porque no tenemos conciencia clara de ella (...). Mis libros no se preocupan tanto por los hechos en sí, porque, para mí, lo importante no son los hechos en sí, sino las repercusiones de los hechos en el individuo".
Antonio Sarabia, autor mexicano, dice: "Mi quehacer literario es, ante todo, una exploración de mi mismo, de mis posibilidades de escritor y del universo que me rodea. Yo no escribo tanto sobre lo que sé como sobre lo que deseo saber"
"Un buen escritor es un artista consciente que se expone a problemas infinitos y grandes riesgos para buscar su material", decía Ernest Hemingway.
Al pedírsele que se definiera como escritor, el novelista colombiano Octavio Escobar Giraldo, dijo: "Cualquier aproximación a uno mismo es difícil. Me gusta pensar que llego a todos los públicos y que en la medida de lo posible, sin traicionar mis temas o a mis personajes, hay una ética subyacente a todo, también una estética. Ambas sufren cambios, evolucionan, y eso se plasma en el papel"
EL NARRADOR
Hoy entendemos al narrador como el sujeto que, bajo cualquier formato narrativo (novela, cuento, testimonio), relaciona hechos, circunstancias, conductas, estados de ánimo y, en total, cuenta la historia. Se dice que es ficticio, como lo son los personajes, pero no por eso deja de ser real e independiente y diferente del autor.
Se ha llegado a decir que el narrador es algo así como el parlante por donde se escucha la voz del autor-escritor, y a la distancia, podría admitirse. Pero, en estricto sentido, no.
Desde la construcción inicial del relato, el autor debe adoptar un sujeto narrador que responda por la relación de los hechos, y a esa responsabilidad el autor debe corresponder con la cesión de una completa autonomía y soberanía.
1. El narrador debe poseer un tono, un timbre, y una vida. Al narrador puede dársele tanta importancia hasta el punto de convertirlo en la novela misma, como si no fuera él un “instrumento” para contar la novela, sino su propia novela. Y hablamos no sólo del narrador-personaje (sobre todo si es el protagonista principal), sino del omnisciente, aquel que, en apariencia, se mantiene ajeno a la historia narrada por él.

2. En la creación narrativa, el autor debiera caracterizar al narrador como tiene que hacerlo con los personajes, así no vaya a “actuar” en la obra (así sea omnisciente total). Su voz, sus maneras de ser, su formación educativa, su ideología y sus creencias religiosas, sus enfermedades y limitaciones –así sea el narrador omnisciente, insistimos-, deben estar presentes en el escritor al momento de crear el narrador.
LA NOVELA DE NARRADOR
http://www.literatura.org/TEMartinez/cricf.html
Carlos fuentes sobre
Santa Evita
Un autor puede o no darle importancia al narrador; puede dejarlo como el simple parlante, o convertirlo en el eje principal, hasta confundirlo con el autor “total” (sin que llegue, por eso, a ser el autor real, puesto que la ficción se lo impide). Este sujeto interactivo de la obra narrativa, así se adueña de un espacio amplio y movedizo, que alcanza desde lo real hasta lo metaliterario. Con los años, esta importancia ha cobrado mayor peso. Como si el demiurgo no fuera el escritor, sino el narrador (la maravillosa voz del narrador).
Esto ha posibilitado el juego interactivo de sujetos entre autor, escritor, narrador y personaje, fraguando realidad y ficción.
En los juegos metaliterarios, por ejemplo, el el escritor pueden asumir los puestos del narrador o de un personaje (o lo contrario).

Charles Bukowski (cuyo apellido original es Chinaski), quien en tantas ocasiones se incluye como personaje en sus obras, como en este fragmento de su novela Pulp:
“Red estaba en la librería.-¡Qué suerte tienes! –me dijo-. Se acaba de ir ese borracho de Chinaski. Ha estado fanfarroneando con la báscula nueva que tiene en correos, una Pelouze.-No le hagas caso –le contesté-. ¿Tienes algún ejemplar firmado del Mientras agonizo de Faulkner?”.

En este ejemplo, no sólo el escritor del texto se convierte en personaje, sino que el narrador trae a colación a otro autor y novela de la vida real.
La Rosa Púrpura del Cairo
Woody Allen
Woody Allen Habla de
la película:
Más extraño que la ficción
Marc Foster
El PERSONAJE
Es un sujeto principal o secundario, activo o pasivo, de la historia o de los hechos o comportamientos relacionados en la narración. El autor, el escritor y el narrador, como hemos visto, pueden o no ser personajes de la historia escrita.
Puede hablarse de una literatura de personajes
http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/poe/william.htm
En estos casos el autor pone a disposición del personaje central toda la trama; todos los hilos conducen a él, y podríamos decir que el autor recrea un gran retrato, de cuerpo entero, del personaje.
En otras ocasiones, se trabaja con una gama amplia de personajes que da como resultado un gran mural de caracteres.
El personaje puede ser un ser humano, como sucede en la mayoría de los casos, o adoptar la forma de un animal que sirve de metáfora o de alegoría, como en las fábulas, o de animales que actúan directamente.
En otras ocasiones, los elementos de la naturaleza se convierten en el personaje principal de la novela: una tormenta en el mar, una borrasca en las montañas, o la selva amenzadora
Los doce arquetipos de
Carol Pearson
Lajos Egri y el estudio del Caracter
http://novela3uacm.files.wordpress.com/2012/02/lajosegri_premisa.pdf
el carácter (la manera de ser) y la acción (la manera de obrar), son concomitantes o pueden alternarse vistos desde el momento de creación de la obra narrativa. Si primero se concibe la acción (el argumento), los caracteres de los personajes deben ser creados, de inmediato, de manera concordante, de tal forma, por ejemplo, que si se piensa en una carrera de carros fórmula 1, no se puede pensar en un piloto de tres años de edad; y si se conciben inicialmente los personajes y sus caracteres, se pensará por obligación en una acción concordante, de tal forma que si, por ejemplo, imagino como personaje a un piloto de carreras, africano, de 22 años, que desea ganar la fórmula uno, la acción que surgirá, por obligación, será algo relativo a las capacidades (o caracteres propios o similares) de dicho piloto, aunque no necesariamente tenga que ser una carrera de fórmula 1. Desde el punto de vista de la creación, sin embargo, pareciera ser más práctico pensar, inicialmente, en la conformación del carácter de los personajes, pues con ellos se habrá adelantado medio camino en la construcción de la obra total. Pero, por supuesto, el carácter, por sí solo, tampoco hace la acción. Grandes caracteres pueden conducir a grandes retratos o fisonomías, y mientras no se empleen dentro de una acción que realice una idea motriz, jamás habrá obra narrativa. Lo ideal y recomendable, por tanto, será bocetear ambos elementos: el personaje como encarnación de unos caracteres, y la acción como dearrollo y realización de unos objetivos a través de una trama o peripecia.
Basándose en los arquetipos del inconsciente colectivo que trabajara el psicoanalista Carl Jung, la psicóloga norteamericana Carol Pearson ha dividido la personalidad, para efectos del tratamiento psicológico de los jóvenes que hacen el tránsito entre adolescencia y juventud, en 12 clases, las cuales podrían tenerse en cuenta para la creación de personajes literarios. Esos 12 arquetipos son (se incluyen para cada uno, solamente, dos indicadores, uno positivo y otro negativo, aunque pueden ser más):
1. El inocente (confianzudo; sumiso); 2, el huérfano (escéptico; incapaz); 3, el guerrero (capaz; dominante); 4, el bienhechor o protector (sensible; descuidado de sí mismo); 5, el buscador o explorador (indagador; inestable); 6, el destructor (limpieza; insensibilidad); 7, el amante (amoroso; infiel); 8, el creador (talentoso; compulsivo); 9, el gobernante (líder; anarquista); 10, el mago (gestor de cambios; manipulador); 11, el sabio (inteligente; intolerante); y, 12, el bufón (humorista; irresponsable).
Lajos Egri en su obra Cómo escribir un drama, dedica un largo capítulo (pp. 26-79) al estudio del Carácter como elemento esencial en la creación de un personaje
“Fisiología: 1. Sexo. 2. Edad. 3. Altura y peso. 4. Color del cabello, ojos, piel. 5. Postura [se refiere a la postura del cuerpo]. 6. Aspecto: Bien parecido, gordo o flaco, limpio, gallardo, simpático, desaliñado. Forma de la cabeza, cara, piernas. 7. Defectos: Deformidades, anormalidades, marcas de nacimiento. Enfermedades. 8. Herencia.
“Sociología: 1. Clase: Trabajador, dirigente, pequeño burgués. 2. Ocupación: Tipo de trabajo, horas de trabajo, renta, condición de trabajo, agremiadoo no, actitud hacia la organización, adaptabilidad al trabajo. 3. Educación: Cantidad, clase de escuelas, calificaciones, materias favoritas, materias más pobremente estudiadas. 4. Vida de hogar: Si viven los padres, autoridad que merecen, huérfano, padres separados o divorciados, costumbres de los padres, desarrollo mental de los padres, vicios de los padres, descuido. Estado legal del carácter matrimonial. 5. I. Q. 6. Religión. 7. Raza, nacionalidad. 8. Lugar que ocupa en la colectividad: Si sobresale entre los amigos, clubes, deportes. 9. Filiación política. 10. Pasatiempos, manías: Libros, diarios, revistas que lee.
“Psicología: 1. Vida sexual, normas morales. 2. Premisa personal, ambición. 3. Contratiempos, primeros desengaños. 4. Temperamento: Colérico, sereno, pesimista, optimista. 5. Actitud hacia la vida: Resignado, combatiente, derrotista. 6. Complejos: Obsesiones, inhibiciones, supersticiones, manías, fobias. 7. Extrovertido, introvertido, ambivertido. 8. Facultades: Lenguaje, talento. 9. Cualidades: Imaginación, criterio, afición, talante”.
El Estilo debe vivir . Nietzsche.
http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/opin/nietz01.htm
https://docs.google.com/document/d/1yyahWauvQHKxt5W7NBwZVIb4NmtNReYdLU7giPBHe-I/edit
Kurt Vonnegut y Kilgore Trout.
Full transcript