Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Clase 2 Maf 2016 Superando la Crisis

Clase 2 Maf
by

José Manuel Rivas Zacatares

on 25 January 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Clase 2 Maf 2016 Superando la Crisis

Si Superamos la crisis sólo será haciendo de forma aún más inteligente lo que hemos hecho hasta ahora.
Nazca, Perú. Desde la superficie, al lado de ellas, solo se aprecian piedras de diversos tamaños con colores que tienden a negro y rojizo. Apenas se insinúa que por allí hay algo, de repente un sendero, aunque no se logra distinguir nada más. No obstante, basta con sobrevolar Nazca y Palpa y el panorama es espectacular. Los misterios afloran y la búsqueda de respuestas se apropia de la conversación de los sorprendidos visitantes.
Por lo general, estas personas son más inteligentes que sus jefes y a la mayor parte no les gusta.
Las personas inteligentes son empleados cuyas capacidades no resultan fáciles de emitar y que añaden un valor desproporcionado a sus organizaciones.
Las mejores empresas buscan los mejores talentos, el problema radica que muchas ocasiones es difícil retenerlos.
Esto es un factor de motivación: los individuos inteligentes prosperan cuando tienen la sensación de que están rodeados de personas que son tan inteligentes como ellos o incluso más-
Uno de los indicadores más certeros para medir el nivel de pertenencia y de confianza es el grado en que los miembros de un equipo pueden expresar sus inquietudes sin temor a las consecuencias. Cuando la represión por diferencias de criterio es elevada, las organizaciones se dividen entre quienes ostentan el poder de marginar o coaccionar y los que aspiran a un cambio para ser protagonistas en la gestión del futuro colectivo.
Todo el mundo aquí es mas inteligente que yo.
Algo similar nos ocurre en las organizaciones. Estamos en medio de ellas, en el día a día, con un ritmo ajetreado y con una visión tan interesada solo en lo inmediato, que perdemos la perspectiva global. A veces, ni siquiera apreciamos lo positivo que tienen tanto la empresa, como nuestro paso por ella.
Recibir un importante ascenso a una posición sin poseer las capacidades necesarias es una encrucijada de alto riesgo. Si no se reacciona a tiempo, el descenso se inicia allí mismo. Esto se asemeja a tres paradojas que se experimentan cuando después de un largo viaje, se percata que la maleta fue extraviada en el camino, pero el equipaje no…
La primera paradoja era estar en semejante suite sin nada más que mi computadora y un libro.
De inmediato reflexioné sobre las personas que llegan a posiciones de altísimo impacto, pero que carecen de aptitudes básicas para desempeñarlas. Con tal de disfrutar los privilegios que eso conlleva, disimulan su desconocimiento “aplanchando” o estirando los pocos que tienen. Pero ese disimulo no es sostenible y las “arrugas” serán notables.
La segunda paradoja le sucede a quienes estando en un aprieto no recurren al auxilio de los que tienen conocimientos y actitudes para ayudarles, sino que se encierran en rutinas y en una falsa autosuficiencia que no soluciona nada. Por más estrictos que sean los procedimientos, éstos son cumplidos por personas y las relaciones entre ellas son las que harán que funcionen o no.
La tercera paradoja, fue que para los seminaristas mi presentación externa y mis vicisitudes serían irrelevantes, si yo llevaba en mi equipaje interno, en mis conocimientos que compartiría, algo de valor para ellos.
Paradoja de un viaje
Alcanzar posiciones relevantes, poseer prestigio y ser premiados con el éxito está muy bien; el problema comienza cuando se cruza la delgada frontera entre el sano orgullo por esas satisfacciones y la arrogancia, que es el orgullo enfermo. Los efectos son devastadores para el liderazgo y el ambiente de trabajo.
En el mundo de las organizaciones se escucha con frecuencia, que ningún trabajo es insignificante, pero que hay quienes por error se creen insignificantes al hacerlo.

Curiosamente, la palabra servicio proviene del latín “servus” (esclavo, siervo) o “servitium” (estar a la disposición de los demás). Marcan diferencia quienes siempre piensan con anticipación qué necesitan sus clientes internos y externos, los que satisfacen esas necesidades en un modo sorprendente, más allá del deber, y sin reclamar recompensas. Saben que la consecuencia de un trabajo bien hecho es la demanda para hacerlo más y mejor, entonces nunca habrá preocupación por el mañana. Lo bueno siempre crece.
El secreto de los que progresan es que dedican más horas que sus compañeros al análisis creativo de cómo hacer las cosas, cada día, superándose a sí mismos. Con esa disciplina siempre se mantienen inmunes ante el virus de la mediocridad, que se multiplica en los oscuros rincones del conformismo. (virus de la actitud)
La Rentable Minuciosidad
Heineken "El Candidato"
Full transcript