Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Habilidades

No description
by

Miguel Madueño Sanz

on 10 November 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Habilidades

Coaching e inteligencia emocional:
portafolio

Habilidades y competencias transversales
Miguel Madueño Sanz
Doble grado en Física y Matemáticas. Primer curso

Índice
Según el tema a tratar, distinguimos 4 bloques:
- Metas y obstáculos
- Resistencia
- Comunicación
- Inteligencia emocional
Metas y proyectos de vida:
motivación, obstáculos y lucha
¿Me considero alguien resistente? Sí. Puede haber diferentes tipos de resistencia pero en cualquier caso la base es la misma: voluntad y creer en uno mismo. De ahí que las personas que se adaptan bien a situaciones adversas sean resistentes, lo que va acompañado generalmente de optimismo y fuerza. Un ejemplo de esto puede ser la historia de Malala Yousafzai, Nobel de la Paz con tan solo 16 años y que ha destacado por su incansable lucha a favor de la educación y derechos de la mujer. A pesar de, ya no solo impedimentos sociales y culturales (comentaba en su blog cómo seguía de forma clandestina clases) sino incluso un intento de asesinato por parte del grupo terrorista TTP, Malala no se detuvo y continuó formándose y luchando por los derechos de las mujeres a la educación.
La resistencia
Comunicación
En cualquier caso creo que hablar no es lo único difícil. Escuchar también lo es, sobre todo cuando se trata de aceptar cosas nuevas. Me explico: ante ideas que no hemos considerado nunca u opiniones con las que no estamos de acuerdo, tendemos a tirar hacia lo nuestro. Esta actitud, nos está impidiendo valorar y considerar realmente lo que se nos está diciendo. Por taanto, escuchar no es tan facil cuando hay prejucios de por medio.

Me gustaría mejorar mi comunicación tanto en la soltura y fluidez con que hacerla como en la precisión y detalle con que expresar lo que pienso.

escuchar requiere tb un esfuerzo de entender. hay que aprender a escuchar tb, no lo dejemos atras

*Las cuestiones no serán expuestas de forma explícita; se responderán de manera implícita a medida que desarrollemos los diferentes puntos de la presentación.
Superación de obstáculos: la resistencia
El ser humano, como cualquier otro ser vivo, basa su actividad en tres funciones vitales: la nutrición, la relación, y la reproducción. Estamos programados en cierto sentido para cubrir estas necesidades, de tal forma que, biológicamente, el organismo premia o genera buenas sensaciones, en términos generales, con aquellas acciones que propician un buen cubrimiento de estas necesidades y por tanto, que aportan salud y dan cierta garantía de supervivencia. Por ejemplo: endorfinas liberadas tras la actividad física, el gusto, bastante extendido, por azúcares y glúcidos (en pastas, dulces, etc.), con alto contenido energético, relaciones sociales (de amistad, de pareja, sexuales, etc.)
Sin embargo, el hombre es un animal racional; tiene otras facetas que van más allá del sexo, la alimentación o la relación con el medio que le pueden llegar a proporcionar bienestar, como el ejercicio de la razón, la moral, etc. Nuestros planes de vida no suelen limitarse a lo únicamente instintivo y básico, sino que aspiramos a mejorar profesional y personalmente. Va en nuestra moral por tanto que queramos marcarnos metas, objetivos.
Yo, personalmente, tengo metas precisas, tanto inmediatas como a largo plazo: me gustaría, profesionalmente, encontrar algo relacionado con la física o las matemáticas, a ser posible en la investigación o en la docencia (más en la universidad que en instituto). Aún así, me parece bastante interesante, y esto ya va más por la parte de investigar, aplicar la innovación a sectores que lo necesiten, desde energías renovables hasta el terrreno más social, dedicando la investigación a mejorar la calidad de vida de otras personas (extendiendo la educación a través de la divulgación, con el desarrollo de proyectos de bajo coste y mucha eficiencia, pero que puedan mejorar la vida de poblaciones con pocos recursos, etc.). Fuera del ámbito laboral, quiero conseguir establecerme bien, económicamente sobre todo, lo que me permitiría tener más independencia y cubrir ciertas necesidades. Ello me daría la posibilidad de vivir fuera; viajar y moverme por el mundo, algo que me encantaría.
A parte de todo esto, claro está, es igualmente importante el aspecto social (amigos, relaciones, familia). De buenas a primeras, todo esto parecería ser una lista de tareas más que un plan de vida, que más que acercarnos a una buena vida nos abruma; y es que debemos recordar que todo esto no es más que para ser felices y tener una vida digna. Por tanto, no tiene sentido perseguir las metas que sean si con ello no estamos logrando lo que queremos. De ahí a que considere que lo más importante es ser feliz, no como algo utópico, sino tratando el tema de forma realista, estabilidad y calidad de vida (claro que eso engloba la compañía, el afecto, una buena situación económica, familiar etc.). Esos serían objetivos a largo plazo. No obstante, además de mirar hacia el futuro, debemos tener en cuenta que siempre, antes de eso, hay que vivir el presente: disfrutar, aprender, madurar, y, sobre todo, en nuestro caso, tener una buena etapa universitaria.
En cualquier caso es importante planificarse a la hora de lograr un objetivo. Solo hacernos con un plan nos ayuda a aclarar nuestras ideas, y por tanto saber qué es importante y qué no. En resumidas cuentas, para planear bien algo, la clave está en priorizar y abordarlo con mente fría.

Si me preguntaran si voy a lograr mis objetivos, yo diría que sí: considero que es necesario tener una actitud positiva hacia las cosas y por tanto confío y tengo la certeza de que voy a llegar a donde quiero llegar. Me veo en unos años terminando mi preparación y consiguiendo el puesto que quiero, con un buen equipo de trabajo, con familia, etc. pero sobre todo, me veo bien, disfrutando del día a día, simplemente.
Para conseguir objetivos, habrá gente que se vea impulsada a hacer cosas por moda, por fama, compitiendo. En mi caso no lo siento así; una de las cosas que más me motivan es la satisfacción por hacer algo bien, con esfuerzo, superarme y avanzar, sin compararme, solo viendo desde donde parto y cuán alto llego, decidiendo como de lejos quiero llevar las cosas y demostrando cuánto puedo. Básicamente mi principal móvil es tanto la meta en sí, lo que consigo, como la satisfacción por alcanzarla.
Sin embargo, el mundo no es ideal; ni somos perfectos ni todo lo que queremos lograr podemos abordarlo sin que nada se nos ponga por delante. Los obstáculos, de la índole que sean, son una realidad que debemos aceptar y con la que debemos lidiar. A lo largo de la vida podremos encontrar obstáculos debidos al azar, o a la mala suerte, que suelen ser los menos. A parte, también existen obstáculos externos, como la gente que se opone a nuestras metas, nos desanima, quizá por frustración con ellas mismas, o que intenta que no las alcancemos. Sin embargo, lo que más nos frena es lo que viene de dentro. Predisponerse a no hacerlo o a no ser capaz de hacerlo bien; temer, el miedo a fallar, etc. Todo consiste en un esfuerzo por nuestra parte, por parte de cada uno, de pararse, autoanalizarse y ver que es lo que esta pasando ahí dentro, qué te está frenado.
Si fracaso, la respuesta que primero daría serías no huir; claramente luchar. Si embargo, y con esto no quiero decir de haya que tirar la toalla, a veces conviene replantear las cosas y formularlas de otra manera. Si aún así vemos que, tras muchos intentos, en situaciones muy concretas, insistir nos está perjudicando más que otra cosa, no es tan descabellado abandonar (tener en cuenta que a veces no es lo que hacemos lo que falla, sino cómo lo hacemos).
¿Me considero una persona creativa? Sí, de hecho a veces me cuesta no dejar volar la imaginación. No obstante, el haber tocado diferentes palos (sobre todo ciencias y arte, concretamente, la música) me ha hecho ver que hay muy diferentes tipos de creatividad, para cada una de las cuales la mente trabaja de formas diferentes aunque la base sea la misma: crear, desarrollar. Por ejemplo, a la hora de componer, se utiliza una imaginación muchas veces intuitiva y espontánea, mientras que en matemáticas, la "imaginación" que se tiene que tener para demostrar alguna proposición tiene que ver más que nada con idear relaciones entre conceptos. Un caso es algo más racional; el otro, de sentido común.
El ser humano es un animal social. Por tanto la comunicación es algo básico y sin lo que no puede pasar. De hecho, la mayor parte de problemas los solucionamos echando mano de ella; es decir, expresarnos y, en este sentido, compartir información, es primordial y esencial para la supervivencia.

Lo curiosos es que la capacidad para comunicar está tan arraiagada en nuestra naturaleza que, lo hacemos de manera inconsciente. Es más, podemos llegar a influir en un receptor transmitiendo información que este no percibe de forma consciente pero que sí interpreta, y que lo acaban predisponiendo a hacer una cosa u otra. De ahí la importancia no solo de qué se transmite, sino de la forma en que se hace, que puede llegar a ser determinante.
En lo que a mí respecta, considero que no me comunico mal, aunque me quedan muchas cosas por mejorar. Tanto a nivel escrito como oral, y de igual manera, en lo que es lo no verbal (posutras, etc.). Mi principal barrera es, en parte, la timidez. Pero lo es también simplemente pensar demasiado, lo que entorpece a veces que verbalice o que la información la exprese de manera fluída. Igualmente, los nervios pueden ser una barrera para expresarse. Paradójicamente, a la hora de hablar en público, tampoco muestro, creo yo, inseguridad. No suele ser algo excesivamente incómodo. Eso no quita aún así que deba mejorar la forma de abarcar un público.
Inteligencia emocional
La inteligencia emocional es una de las vertientes de la inteligencia humana que más impacto ha tenido a nivel tanto laboral como no laboral. La capacidad de gestionar emociones es algo muy valorado hoy en día, y, de hecho, cada vez más. En el ámbito profesional, por ejemplo, el que un trabajador sea más o menos bueno no solo depende de cómo de hábil sea haciendo su tarea; si al mismo tiempo tiene habilidades sociales, una buena relación con sus compañeros, y sabe trabajar en grupo, o incuso liderarlo, las posibilidades finales de éxito en conjunto aumentan considerablemente.
Pero ya no solo a nivel profesional.
En general, una buena gestión de las emociones nos ayuda a mantener ciertos niveles de confort, de tranquilidad a nivel mental. Esto nos permite regular diferentes impulsos y sentimientos de una forma positiva (motivarnos, empatizar con los demás, etc.), lo que nos acaba beneficiando.



Todo esto, por tanto, está muy relacionado con el tema de la empatía(la identificación con las emociones de otra persona; esto es, ponerse en su lugar y entender sus sentimientos) o la persuasión (más relacionada con la comunicación y la forma de transmitir un mensaje, y que se basa en la capacidad de convencer mediante argumentos), entre otras habilidades sociales.


En lo que a mí respecta, sí, puedo llegar a ser empático o convincente, pero, como ya señalaba antes, la parte de comunicar y en general, la gestión de emociones, es una parte que aún debo mejorar: me considero algo más intelectual que emocional. En cualquier caso, en lo que respecta a la motivación, sí suelo gestionarlo bien, especialmente con mensajes del tipo "ánimo","tú puedes","vamos","demuestra lo que vales"
Full transcript