Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Retroalimentación Clase 1 - Aula 779

No description
by

on 7 September 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Retroalimentación Clase 1 - Aula 779

Sus relatos
Diferentes características del relato (con música como los de
Sylvia, Claudia, Ana
o sin música como los de
Lorena, Valeria, Raquel, Sandra, Florencia.
, así como con cuál tipo de música) , con títulos tan sugestivos como los de
Karina P, Natalia, Soledad, Ma. Gabriela
entre otros, lo hacen único y particular pero sin dejar de ser parte de lo social y compartido. P. Roldán sostiene que “Las vivencias personales que relatamos sobre la evaluación, que tienen un alto valor identitario, que nos configuran como sujetos individuales, son, en realidad, construcciones culturales y sociales”.
Adela
recupera el valor de narrar las experiencias.Al contarnos, nos descubrimos parte de algo más grande. Entendernos parte del todo cultural permite comenzar a dilucidar los significados que permean nuestras representaciones, y poder entender un poco más esto que es la evaluación.
El relato
El relato fue el medio para presentarnos, contarnos quiénes somos, mostrarnos a los otros como sujetos sociales, históricos, culturales, atravesados por múltiples sentidos, representaciones
e imágenes sobre nosotros mismos, la educación, la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación. Somos lo que nos narramos. La identidad es circunstancial.
El relato, lo que decimos de nosotros es lo que nos constituye.
La mirada histórica genealógica da cuenta de nuestros procesos formativos, de nuestros hábitus que se ponen de manifiesto cuando se reeditan las situaciones. La revisión, la puesta de manifiesto de las evaluaciones que consideramos significativas y nos autorizamos a compartir son maneras de pensarnos y habilitar a otros a que nos acompañen a pensarnos y se piensen.
Hemos comenzado a recorrer este camino donde repensamos la evaluación y nos repensamos en ella, de manera individual y colectiva
Retroalimentación Clase 1: evaluación como relato
Las dos Fridas 1939 Frida Kahlo. “No sé si mis pinturas son o no surrealistas pero de lo que sí estoy segura es que son la expresión más franca de mi ser”.
Respecto a los comentarios sobre las anécdotas, han logrado recuperar la palabra de sus compañeros al punto que el desarrollo de esta actividad nos ha permitido reconocernos en un “otro” aun cuando no hayamos sido los protagonistas de todas las anécdotas narradas. A través de los relatos, encontraron que sus compañeros -al igual que ustedes- han vivenciado situaciones de evaluación similares con las cuales se identificaron como lo hizo
Federico
con la anécdota de
Karina P
así como
Gabriela y Soledad
con el relato de
Lucrecia
. Les permitieron rememorar lugares, personas y sensaciones, tal como lo expresan por ejemplo
Camila y Graciela.
También habilitaron a reflexiones como las que realizó
Verónica, Ana, Betina
,

entre otros.
El oficio del docente, es uno de los pocos oficios que comenzamos a aprender desde nuestro ingreso por el sistema educativo, antes de nuestra formación específica como docentes, comenzamos a aprenderlo desde niños en nuestro paso como alumnos… es por esto que reflexionar sobre los relatos acerca de la evaluación que nos rodean y nos influyen es muy importante. Objetivar estas experiencias, es lo que nos permite poner distancia, y reflexionar sobre nuestras decisiones y acciones en la actualidad. Como Frida se autorretrataba nosotros buscamos poder recuperar a través de nuestro relato huellas de nuestra autobiografía docente. Algunos recuperaron su anécdota desde su experiencia de estudiantes como
Adela, Mario A., Ma. Julia y Paula
; otros como docentes por ejemplo
Karina V., Jesús y Sylvia
.
A partir de los relatos de cada uno, se ha tomado distancia de la posición de docentes y se ha “viajado” entre los recuerdos como estudiantes para reflexionar sobre un tema tan complejo como es la evaluación y como cada uno se posiciona hoy como docentes provistos de innegables subjetividades, es decir, sobre la importancia que nos deja la experiencia vivida, sus huellas, que pueden ser positivas (como las de
Ma. Julia, Paula
)
y/o negativas (como la de
Karina O, Norma, Camila, Graciela
.), pero a la vez “movilizadoras” (como la de
Gabriel, Braian
nos marcan re afirmando, lo que deseamos y lo que no deseamos. En el caso de
Lorena.
le sirvió el aprendizaje para no repetir, con sus alumnos lo experimentado y realizar otras propuestas.
Aprendiendo a ser docentes desde que ingresamos al nivel inicial….
Aparecen otras características que significan el momento de la evaluación: como el control, el miedo, la tensión, los nervios y el sufrimiento (como lo expresan
Betina, Natalia y Karina O.
). Estas experiencias nos invitan a pensar: ¿por qué la evaluación se asocia como diría Perrenoud, con una tortura medieval? ¿Cuál es el fin? Observamos en las experiencias relatadas, lo que recuperamos en la clase 1, de Díaz Barriga, acerca de que en la evaluación muchas veces se invierten las relaciones de saber por relaciones de poder. “De tal manera que presentan las relaciones como si fueran de saber cuando fundamentalmente son de poder.”
Las relaciones de saber y las relaciones de poder
¿En dónde está el Otro en las evaluaciones?
¿Quiénes son estos Otros con los que comparto la aventura de enseñar y de aprender? ¿Sabemos algo del otro? ¿Considero al sujeto que aprende?
Los relatos de
Sandra, Norma, Raquel
manifiestan la enseñanza descentrada del estudiante, la concepción de un sujeto escindido,
Camila y Karina O
. nos invitan a partir de sus relatos a tener vigilancia sobre la posición desde la cual realizamos las intervenciones pedagógicas... ¡Cuánto cuidado hay que tener al Otro! entonces, a decir de Mèlich, “Educar es cuidar del otro, acompañarlo, acogerlo…dar tiempo y espacio al Otro…”
Partiendo de diferenciar que hablar de criterios de evaluación no implica hablar de formas/modalidades e instrumentos, podemos decir que muchos de los criterios de evaluación que muchas veces utilizamos los docentes no están escritos ni explicitados y son utilizados como parte de nuestra evaluación . Transparentar y construir con el alumno los criterios de evaluación como un verdadero ejercicio de democracia pedagógica… Las anécdotas, en general

ni los comentarios (a excepción de
Jesús)
, no recuperan éste aspecto de la evaluación. Cabe preguntarse: Entonces, ¿Cuál será el sentido de la explicitación de los criterios de evaluación? ¿Por qué deben explicitarse?
Quizás lo que Celman y Olmedo expresan en su texto nos ayude a pensarlo: “…conocer las reglas de juego con las que serán valoradas las acciones que nos incumben y someterlas a crítica es un derecho de todo sujeto democrático y a la vez, un espacio de aprendizaje en la construcción de esos propios derechos”.
¿Reglas claras?, ¿Criterios de evaluación?
Hablar de instrumentos nos conecta con los saberes y la pregunta que surge es ¿Qué evaluamos cuando evaluamos? También nos muestran la incoherencia de lo que se enseña y cómo se enseña en relación a la evaluación como parte de la enseñanza. Aquí se evidencian instrumentos como por ejemplo pruebas escritas de desarrollo, orales ...
Cualquier instrumento puede utilizarse en la evaluación de proceso o final. Cuando pensamos cómo evaluar, ¿consideramos las particularidades de nuestros estudiantes?¿Por qué un sólo instrumento para todos nuestros estudiantes?
De instrumentos y algo más...
Colorín colorado...
Nuestro desafío hoy es repensar esta práctica, poner en cuestionamiento las prácticas tradicionales que nos han formado, y preguntarnos , ¿Cómo dejar huellas y no cicatrices? ¿cómo queremos evaluar a nuestros estudiantes? ¿Podemos pensar en una evaluación más justa e inclusiva? ¿Cómo pueden ayudarnos las tecnologías?
Los invito a través de este recorrido a plantearnos nuevos interrogantes, poner en juego los relatos propios con los de los compañeros y los autores para recrear, reinventar nuestra evaluación, nuestra práctica pedagógica.
Continuamos juntos el camino...Ale
El machete, ese papelito chiquito, grande, en cantidades o escasas páginas es uno de los actores de reparto en esta película que es la evaluación (como en el relato de
Mario, Lucrecia
). Es posible pensar el machete como ‘la trampa’. Generalmente pensamos que los alumnos perdieron el respeto por los adultos, mienten, hacen trampa, se burlan; la ‘viveza criolla’. (será por ello que el compañero, en el relato de
Mario
, se apuró a tragarse el papel?) Pero ¿alguna vez nos detuvimos a pensar por qué acuden a este instrumento?¿No seremos nosotros quienes estamos queriendo enseñar absurdos mediante propuestas fuera de lugar y contexto histórico?¿Cómo hacemos para compartir con nuestros alumnos lo que consideramos importante y que sea válido y tenga sentido en sus vidas? ¿podemos utilizar “los machetes” a nuestro favor? Es posible que estos instrumentos se conviertan en nuestros aliados, si sabemos cómo manejarlo. Ayuda al aprendizaje cuando se construye el mismo. Trabajar en la elaboración “del machete” es una instancia que puede potenciar procesos de síntesis, capacidad de análisis, comprensión del aspecto central del problema. Y es una instancia significativa porque los estudiantes saben que lo que está allí es lo que está siendo evaluado. Hemos transparentado lo oculto, dando mayor seguridad permitiendo entender qué se selecciona y qué se deja afuera; qué es lo importante.
El machete
Full transcript