Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Jorge Manrique

Es un trabajo sobre Jorge Manrique
by

Francisco Beltrán

on 21 March 2011

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Jorge Manrique

Jorge Manrique Nació en Paredes de Nava (Palencia), aunque se baraja la posibilidad de que naciese en Segura de la Sierra (Jaén) en el año 1440. Murió en una escaramuza de la guerra de Isabel y Fernando contra los partidarios de Juana la Beltraneja, reina destronada de Castilla y León, y fue herido de muerte en 1479. Como con el nacimiento, hay distintas versiones sobre el suceso: algunos cronistas como Hernando del Pulgar y Alonso de Palencia dan testimonio de que murió en la misma pelea, frente a los muros del castillo, o justo a continuación. Otros, como Jerónimo Zurita, sostuvieron con posterioridad (1562) que su muerte tuvo lugar días después de la batalla, en Santa María del Campo de Rus (Cuenca), donde estaba su campamento.
Le encontraron entre sus ropas dos coplas que comienzan: ¡Oh mundo, pues que me matas.... Fue enterrado en el monasterio de Uclés, cabeza de la orden de Santiago. La guerra terminó pocos meses después, en septiembre. Biografía fue partidario de combatir a los musulmanes y participó en el levantamiento de los nobles contra Enrique IV de Castilla siempre a favor de su primo, el infante don Alonso de Estúñiga, que aspiraba al priorato de San Juan; intervino en la victoria de Ajofrín y también jugó un papel en las intrigas y luchas en torno a la subida al trono de los Reyes Católicos, a favor de Isabel I y contra Juana la Beltraneja.
Su padre, Rodrigo Manrique, Conde de Paredes de Nava, que era maestre de la Orden de Santiago (aunque nunca fue oficialmente reconocido como tal), fue uno de los hombres más poderosos de su época y murió víctima de un cáncer que le desfiguró el rostro en 1476. Su madre murió cuando Manrique era un niño. Estudió Humanidades y las tareas propias de militar castellano. Su tío, Gómez Manrique, era también poeta eminente y autor dramático, y no faltaron en su familia otros hombres de armas y letras. La familia de los Manrique de Lara era una de las más antiguas familias nobles de España y poseía algunos de los títulos más importantes de Castilla, como el Ducado de Nájera, el Condado de Treviño y el Marquesado de Aguilar de Campo, así como varios cargos eclesiásticos. Jorge Manrique se casó en 1470 con la joven hermana de su madrastra, doña Guiomar. A los 24 años participa en los combates del asedio al castillo de Montizón (Villamanrique, Ciudad Real), donde ganará fama y prestigio como guerrero. Su mote era: "ni miento ni m'arrepiento". Permaneció un tiempo preso en Baza (Granada), donde murió su hermano Rodrigo, tras su entrada militar en la ciudad para ayudar a sus aliados, los Benavides, frente a los delegados regios (el conde de Cabra y el mariscal de Baena). Se enroló después con las tropas del bando de Isabel y Fernando en la guerra contra los partidarios de Juana la Beltraneja. Como teniente de la reina en Ciudad Real, junto a su padre don Rodrigo, hizo levantar el asedio que a Uclés habían puesto Juan Pacheco y el arzobispo de Toledo Alfonso Carrillo de Acuña. Poeta del Prerrenacimiento. Escribió unas 40 obras. Obra La más destacada es “Coplas por la Muerte de su Padre” escritas en 1476. Esta obra está formada por 49 coplas, de tema moral. 17 coplas se dedican a elogiar a su padre, el Maestre de Toledo, vencedor en más de 20 batallas y a expresar el dolor por su muerte. Las restantes coplas desarrollan el tema del dolor humano universal, lo efímero de las glorias mundanas y el recuerdo por la honra lograda en la vida terrenal.
La versificación utilizada es la llamada Copla de Pie Quebrado (dos versos octosílabos y un tercero de cuatro sílabas, unidos en grupos de doce, que riman con rima consonante, de la siguiente manera: ABc ABc DEf DEf). -Se puede clasificar en: AMOROSA
En este siglo la temática amorosa cortesana ya estaba muy repetida y gastada, y ahora ya, Manrique, como otros muchos poetas del XV, simplemente vuelve a emplear los tópicos de ese amor cortés (se reiteran temas, vocabulario, recursos poéticos…). En estos versos Manrique habla de damas y galanes, de los fuegos de los amadores, de siervos, de heridas de amor, de mal de ausencias, dolientes dulzuras, llagas mortales…
En esta lírica, por tanto, Manrique no es original, predomina lo ritual y cuesta encontrar su voz propia. Generalmente no se abre a lo personal, por lo que esta poesía cuenta sobre todo con cierto valor histórico y literario en tanto que repiten motivos y actitudes comunes del estilo trovadoresco. BURLESCA
Son tres composiciones. Estamos en el contexto del siglo XV, época de tensiones políticas e inestabilidad que ofrecen un buen terreno para el surgimiento de la burla y de la sátira, aunque en Jorge Manrique nunca llega a ser una sátira feroz sino más bien suave y humorística.
Se trata del poema burlesco titulado ‘A una prima suya que le estorbaba unos amores’ (nueve versos que juegan con el doble sentido y el equívoco), el más conocido y jocoso ‘Coplas a una beoda que tenía empeñado un brial en la taberna’ y finalmente ‘Un convite que hizo a su madrastra’, el más extenso y que iba dirigido a la que fue su cuñada y madrastra.
MORAL
Aquí se incluyen las cuarenta coplas dobles dedicadas a la muerte de su padre (480 versos) y 24 versos que, según la leyenda, se encontraron bajo la armadura de Manrique en el momento de su muerte. Son las Coplas las que confieren al poeta un puesto privilegiado en las letras castellanas y han oscurecido el resto de su obra.
Monumento a JOrge Manrique en paredes de Nava (palencia), su ciudad natal Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte 5
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer, 10
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

Pues si vemos lo presente
cómo en un punto se es ido
y acabado, 15
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por pasado.
No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar 20
lo que espera,
más que duró lo que vio
porque todo ha de pasar
por tal manera.

Nuestras vidas son los ríos 25
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir; 30
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos 35
y los ricos.
Las obras amorosas que ha hecho son:
Acordaos, por Dios, señora
Allá verás mis sentidos
Aquestos y mis enojos
Cada vez que mi memoria
Callé por mucho temor
Con dolorido cuidado
Con el gran mal que me sobra
Después qu'el fuego s'esfuerça
En vna llaga mortal
Entre bien y mal doblado
Entre dos fuegos lançado
Es amor fuerça tan fuerte
Es mi pena dessear
Es vna muerte escondida
Estando triste, seguro
Fortuna, no m'amenazes
Guay d'aquel que nunca atiende
Hallo que ningún poder
Hame tan bien defendido
Justa fue mi perdición
Los fuegos qu'en mí encendieron
Los males que son menores
Mi saber no es para solo
Mi temor ha sido tal
Ni beuir quiere que biua
Ni miento ni m'arrepiento
No sé por qué me fatigo
No tardes, muerte, que muero
O, muy alto Dios de amor
Pensando, señora, en vos
Por vuestro gran merescer
Porque me hiere vn dolor
Porqu'el tiempo es ya passado
Quanto más pienso seruiros
Qué amador tan desdichado
Quien no'stuviere en presencia
Quien tanto veros dessea
Quiero, pues quiere Razón
Según el mal me siguió
Ve, discreto mensagero
Ved qué congoxa la mía
Vos cometistes traición
Yo callé males sufriendo
Yo soy quien libre me vi Coplas por la muerte de su padre A una prima suya que le estorbaba unos amores

Cuanto el bien temprar concierta
al buen tañer y conviene,
tanta daña y desconcierta
la prima falsa que tiene;
pues no aprovecha templalla,
ni por ello mejor suena,
por no estar en esta pena,
muy mejor será quebralla
que pensar hacella buena. I

Hanme dicho que se atreve
una dueña a decir mal,
y he sabido cómo bebe
continuo sobre un brial;
y aun bebe de tal manera
que, siendo de terciopelo,
me dicen que a chico vuelo
será de la tabernera.


II

Está como un serafín
diciendo ya: -«¡Ojalá
estuviese San Martín
adonde mi casa está!»
De Valdiglesias se entiende
esta petición, y gana
por ser de allí parroquiana
pues que tal vino se vende.



III

Y reza de cada día,
esta devota señora,
esta santa letanía
que pondremos aquí ahora,
(en medio del suelo duro
hincados los sus hinojos,
llorando de los sus ojos
de beber el vino puro:)


IV

-«¡Oh, beata Madrigal
ora pro nobis a Dios!»
«¡Oh, santa Villa Real,
señora, ruega por nos!»
«¡Santos Yepes, Santa Coca,
rogad por nos al Señor,
porque de vuestro dulzor
no fallezca a la mi boca!»


V

«¡Santo Luque, yo te pido
que ruegues a Dios por mí;
y no pongas en olvido
de me dar vino de ti!»

«¡Oh, tú, Baeza beata,
Úbeda, santa bendita,
este deseo me quita
del torontés que me mata!» Coplas a una beoda que tenía empeñado un brial en la taberna I

Señora muy acabada:
tened vuestra gente presta,
que la triste hora es llegada
de la muy solemne fiesta.
Cuando yo un cuerno tocare,
moveréis todas al trote,
y a la que primer llegare, (sic)
de aquí le suelto el escote.


II

Entrará vuestra merced,
porque es más honesto entrar,
por cima de una pared
y dará en un muladar.
Entrarán vuestras doncellas
por bajo de un albollón,
hallaréis luego un rincón
donde os pongáis vos y ellas.


III

Por remedio del cansancio10
de este salto peligroso,

hallaréis luego un palacio
hecho para mi reposo;
sin ningún tejado el cielo,
cubierto de telarañas,
ortigas por espadañas,
derramadas por el suelo.


IV

Y luego que hayáis entrado,
volveréis a mano izquierda;
hallaréis luego un estrado
con la escalera de cuerda;
por alcatifa una estera;
por almohadas, albardas
con hilo blanco bordadas,
la paja toda de fuera.


V

La cama estará al sereno,
hecha a manera de lío
y un colchón de pulgas lleno
y de lana muy vacío;
una sábana no más
dos mantas de lana lucia,
una almohada tan sucia
que no se lavó jamás.


VI

Asentaréis en un poyo
mucho alto y muy estrecho;

la mesa estará en un hoyo,
porque esté más a provecho;
unos manteles de estopa;
por paños, paños menores:
servirán los servidores
en cueros vivos, sin ropa.


VII

Yo entraré con el manjar,
vestido de aqueste son;
sin camisa, en un jubón
sin mangas y sin collar;
una ropa corta y parda,
aforrada con garduñas;
y por pestañas, las uñas,
y en el hombro una espingarda.


VIII

Y unas calzas que de rotas
ya no pueden atacarse,
y unas viejas medias botas
que rabian por abajarse:
tan sin suelas, que las guijas
me tienen quitado el cuero;
y en la cabeza un sombrero
que un tiempo fue de vedijas.



IX

Vendrá luego una ensalada
de cebollas albarranas,
con mucha estopa picada
y cabezuelas de ranas;
vinagre vuelto con hiel,
y su aceite rosado,
en un casquete lanzado,
cubierto con un broquel.


X

El gallo de la Pasión
vendrá luego tras aquesto,
metido en un tinajón,
bien cubierto con un cesto,
y una gallina con pollos,
y dos conejos tondidos,
y pájaros con sus nidos
cocidos con sus repollos.


XI

Y el arroz hecho con grasa
de un collar viejo, sudado,
puesto por orden y tasa,
para cada uno un bocado,

por azúcar y canela,
alcrebite por ensomo,
y delante el mayordomo
con un cabo de candela.


XII

Acabada ya la cena,
vendrá una pasta real
hecha de cal y arena,
guisada en un hospital;
hollín y ceniza ensomo
en lugar de cardenillo,
hecho un emplasto todo
y puesto en el colodrillo.


XIII

La fiesta ya fenecida,
entrará luego una dueña
con una hacha encendida,
de aquellas de partir leña,
con dos velas sin pabilos,
hechas de cera de orejas;
las pestañas y las cejas
bien cosidas con dos hilos.


XIV

Y en el un pie dos chapines
y en el otro una chinela;

en las manos escarpines,
y tañendo una vihuela;
un tocino, por tocado;
por sartales, un raposo;
un brazo descoyuntado
y el otro todo velloso.


XV

CABO

Y una saya de sayal
forrada en peña tajada,
y una pescada cicial
de la garganta colgada,
y un balandrán rocegante,
hecho de nueva manera:
las faldas todas delante,
las nalgas todas de fuera. Un convite que hizo a su madrastra (doña Elvira de Castañeda) Otro monumento a Jorge Manrique en Segura de la Sierra, Jaén (El otro lugar donde se cree que nació)
Full transcript