Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

TEMA 1: CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DEL SISTEMA FINANCIERO ES

No description
by

Noelia Muñoz

on 25 September 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of TEMA 1: CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DEL SISTEMA FINANCIERO ES

TEMA 1: CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DEL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL
1.1. Concepto, características y funciones de un sistema financiero.

1.2. Activos financieros:
1.2.1. Características
1.2.2. Clasificación

1.3. Intermediarios financieros

1.4. Mercados financieros
1.4.1. Características
1.4.2. Clasificación
OBJETIVOS

Conocer en sentido amplio el significado de un sistema financiero y lograr identificar sus características, funciones y elementos.

Estudiar la función de los productos financieros, denominados activos financieros, como vehículo que pone en contacto a los agentes participantes del sistema financiero.

Identificar la figura de los intermediarios financieros y conocer su función dentro del sistema financiero.

Distinguir la gran variedad de mercados financieros e identificar sus principales características y funciones en cada uno de los ámbitos donde se ubiquen.
1.1. CONCEPTO, CARACTERÍSTICAS Y FUNCIONES DE UN SISTEMA FINANCIERO
DEFINICIÓN: Cualquier sistema financiero está compuesto por una serie de mercados,
medios e instituciones cuya finalidad última es la canalización del ahorro que
generan las unidades económicas con superávit hacia el gasto de las
unidades económicas con déficit.
En particular el sistema financiero está formado por un conjunto de intermediarios financieros que compran y venden activos financieros en los
mercados financieros..

Estos intermediarios financieros actúan con libertad, pero se haya sometidos al marco normativo establecido por los poderes
públicos y al control y supervisión de las autoridades competentes.
EJEMPLO:

Supongamos un individuo que deposita su excedente
financiero en una cuenta de ahorro de un determinado banco.

Con ese mismo dinero, dicho banco a su vez concede un
crédito a una empresa cualquiera.

En este caso, el banco tiene un derecho directo sobre la empresa, mientras que el impositor únicamente mantiene un depósito bancario, con unas características de riesgo y liquidez distintas a las vinculadas
con el préstamo otorgado a la empresa.

Así mientras el depósito es un activo financiero más seguro y líquido,
el préstamo presenta un riesgo de incumplimiento y puede no
tener una liquidez inmediata.

De la comparación de ambos activos financieros puede observarse como a lo largo del flujo de capitales pueden modificarse o transferirse el riesgo y la liquidez de los instrumentos financieros, que deben ser
asumidos bien sea por el propio banco o por la institución que
garantice los depósitos del banco.
Adquirir directamente acciones de una
determinada compañía emisora.
individuo decide invertir sus ahorros en una cuenta de una
aseguradora (intermediario). A su vez invierte dichos fondos
en bonos del Estado (mercado). A través del intermediario
financiero dicha persona suministra indirectamente fondos al
Estado.
Considérese una entidad bancaria que decide emitir acciones
y bonos en el mercado de valores con el fin de obtener fondos
y ofrecer nuevos préstamos a unidades deficitarias.
De la observación del flujo de capitales se pueden extraer las siguientes consideraciones:

1. No coinciden las figuras de ahorradores e inversores.

2. Las preferencias de los ahorradores tampoco coinciden con las los de los
inversores respecto al grado de liquidez, riesgo y rentabilidad de los
activos financieros. Por lo tanto, es función de los intermediarios realizar
la transformación de los activos con el fin de hacerlos más atractivos de
cara a los ahorradores. La eficiencia lograda será mayor cuanto mayor
sea el flujo de recursos y más se adapten a las preferencias individuales.


Funciones de un sistema financiero:

1. Realizar una asignación eficiente de los recursos financieros, es decir, el sistema financiero tiene que proporcionar los medios adecuados para que fluyan los recursos monetarios de unos agentes a otros, garantizando precios, volumen y condiciones apropiadas.

La eficiencia significa dotar al sistema financiero de fluidez, elasticidad, gran variedad de activos y sobretodo de libertad.

Libertad de operaciones. Se debe facilitar tanto a los oferentes como a los demandantes realizar todo tipo de operaciones (dentro del marco regulatorio) que satisfagan sus necesidades.

Libertad de entrada y salida de los agentes financieros. Sin embargo resulta necesario el establecimiento de ciertas garantías de solvencia a los agentes para preservar la administración de los recursos ajenos.

2. Contribuir a la estabilidad monetaria y financiera del país, permitiendo el desarrollo de una política monetaria activa. De esta manera el sistema financiero debe velar por el buen funcionamiento de las instituciones integrantes del sistema (Bancos, Cajas de Ahorro, compañías de seguros, etc.)

1.2. ACTIVOS FINANCIEROS
FUNCIONES DEL SISTEMA FINANCIERO
DEFINICIÓN: Los activos financieros son los títulos emitidos por las unidades económicas con déficit, destinados a cubrir el desequilibrio existente entre sus gastos e ingresos.

Dichos títulos son adquiridos por las unidades con fondos
excedentarios (superávit) como instrumentos para invertir sus ahorros y mantener su riqueza.

De modo que, representan un activo o derecho para el adquiriente, y un pasivo para quien los emite.
Activos reales: Son los bienes físicos que forman la riqueza material.

Activos financieros: que no contribuyen a incrementar la riqueza general, pero al ser pasivos de otras
unidades canalizan los recursos reales de una economía.

Activos financieros directos o primarios a los
títulos emitidos (acciones, obligaciones, etc.) por las unidades con déficit a través de intermediarios financieros, que no crean ningún tipo de activo financiero, sino que realizan únicamente la función de mediación hacia las unidades con superávit.

Activos financieros indirectos o
secundarios a aquellos que emiten los intermediarios financieros (cuentas de ahorro, depósitos, etc.) y cuya aceptación por parte de las unidades con superávit permite la labor de intermediación en sentido estricto.
Los activos financieros cumplen así dos funciones importantes para la economía de un país:
por un lado, se utilizan como instrumentos de
transferencia de capital entre unidades económicas.
por otro lado, constituyen por sí mismos un vehículo de transferencia de riesgo.

Por tanto, la tenencia de un activo financiero confiere a su titular un derecho sobre los recursos del emisor al vencimiento de dicho activo.

Asimismo, dado que los recursos pueden sufrir variaciones positivas o negativas en función de
la actividad del emisor, el tenedor del activo debe asumir parte del riesgo generado.
CARACTERÍSTICAS
En función de estas características, los agentes comparan los activos y ordenan sus carteras eligiendo las combinaciones que
más se adecuen a sus preferencias.
Liquidez: mide la capacidad de un activo financiero para convertirse en dinero en efectivo (activo más líquido) de forma rápida en el corto plazo sin sufrir pérdida alguna.

El grado de liquidez de los activos depende de
este modo de dos condiciones:
De la facilidad y rapidez que puedan ser convertidos en dinero sin sufrir pérdidas significativas.
De la certidumbre de su conversión.

EJEMPLO


Los depósitos de ahorro y a plazo cumplen las dos condiciones.

Sin embargo las obligaciones públicas o privadas emitidas en mercados con gran volumen de operativa, pueden no cumplir bien la segunda condición debido a que su valor de cambio dependerá de su cotización en el momento de la venta.
Riesgo: mide la probabilidad de que llegado el vencimiento de un activo financiero, el emisor incumpla el compromiso financiero asumido.

Por tanto, el riesgo depende de la solvencia del emisor, cuanto mayor sea la solvencia del emisor menor será el riesgo, y de las garantías acordadas entre ambas partes.
Rentabilidad: mide la capacidad de generar ciertos rendimientos al tenedor del activo financiero como contraprestación por su cesión temporal y asunción del riesgo asociado.

El tipo del activo financiero condiciona la obtención de la rentabilidad.
Por lo general, puede establecerse una relación directa entre rentabilidad y
riesgo: los activos con mayor riesgo ofrecen una mayor rentabilidad. Y una
relación indirecta entre rentabilidad y liquidez un activo es más rentable
cuanto menor es su grado de liquidez y mayor sea el riesgo asumido.


En gran medida la liquidez y el riesgo son los determinantes de los tipos de interés de los activos financieros, pero existen otros factores adicionales que pueden influir de manera decisiva en su determinación como pueden ser los
vinculados a la coyuntura económica del país, a las expectativas y a
elementos de especulación generados en los mercados.
1.
2.
3.
CLASIFICACIÓN
Según el grado de liquidez relativa, se puede distinguir entre (de forma decreciente en función de la liquidez):
Dinero legal: monedas y billetes de curso legal.
Dinero bancario: depósitos bancarios.
Depósitos a la vista (cuentas corrientes).
Depósitos de ahorro (cuentas de ahorro).
Depósitos a plazo (imposiciones a plazo fijo).
Deuda pública a corto plazo: son títulos negociables en los mercados financieros que son emitidos por el Tesoro Público Español y con vencimiento a corto plazo (Letras del Tesoro).
Pagarés de empresa: son activos financieros a corto plazo (inferior o igual a 18 meses) emitidos por empresas que presumiblemente deben ser muy solventes ya que no tienen una garantía real.
Deuda pública negociable a medio y largo plazo:
Para el medio plazo: Bonos del Estado (3 y 5 años).
Para el largo plazo: Obligaciones del Estado (10, 15 y 30 años).
Renta fija privada a medio y largo plazo: son títulos de deuda con vencimiento a medio y largo plazo pero que son emitidos por empresas privadas (bonos y obligaciones). Son menos líquidos ya que el volumen de emisión es menor.
Acciones: se trata de títulos de renta variable y son los más sensibles ante cambios en el mercado. Se puede distinguir dos tipos según coticen o no coticen en bolsa:
Acciones negociadas en Bolsa.
Acciones sin cotización oficial.


En función de quien sea la unidad emisora de dichos activos se puede distinguir entre:
Banco Central: emite billetes de curso legal.
Tesoro público: emite todos los valores negociables de deuda pública (Letras del Tesoro, Bonos del Estado, Obligaciones del Estado).
Bancos: emiten depósitos, títulos de renta fija privada, acciones, etc.
Empresas no financieras: emiten acciones, pagarés de
empresa, títulos de renta fija a medio o largo plazo,
etc., en función de sus características propias.
CARACTERÍSTICAS
1.3. INTERMEDIARIOS FINANCIEROS
DEFINICIÓN: los intermediarios financieros son los encargados de transformar los activos financieros de quienes colocan sus
fondos en otros activos asumibles por los receptores finales.
En la función de mediación, se generan diversas ventajas:
De un lado, los oferentes, se benefician de nuevos activos financieros a unos costes inferiores a los que ofrece el mercado directamente.
De otro lado, también se beneficia a los prestatarios, en la medida en que se facilita la movilidad de
fondos y se reducen los costes asociados a su financiación.
Tipos de intermediarios financieros
Intermediarios financieros bancarios: se caracterizan porque algunos de sus pasivos monetarios son aceptados generalmente por el público como medios de pago (billetes y depósitos a la vista) y por tanto, tienen capacidad para financiar recursos financieros (crear dinero), no limitándose a la función mediadora.

Están constituidos por el Banco Central y las entidades bancarias.
Intermediarios financieros no bancarios: su función es únicamente mediadora ya que sus pasivos no son dinero. Pueden destacarse tres tipologías:

Intermediarios cuyos pasivos tienen un valor monetario fijo y pueden ser convertidos en dinero con facilidad. Se trata por ejemplo de las instituciones de ahorro.

Intermediarios cuyos pasivos tienen un valor monetario variable. Son por ejemplo fondos y sociedades de inversión.

Instituciones aseguradoras que se caracterizan por acumular reservas a partir de primas de los asegurados y que invierten en otros títulos tales como obligaciones o acciones. Sus pasivos sólo pueden convertirse en dinero ante un evento determinado (jubilación, accidente, etc.). En mayor medida se trata de compañías aseguradoras o fondos de pensiones.

Los intermediarios financieros forman un entramado complejo dentro de los
mercados financieros. Concretamente en España se pueden distinguir tres
instituciones tutelares que se encargan de controlar a diversos intermediarios,
mercados e instituciones, según la naturaleza de sus actividades: El Banco de
España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la Dirección
General de Seguros.
Las principales características que se derivan de
la actuación de los intermediarios financieros:

1. Permiten reducir el riesgo de los activos financieros a través de la diversificación de las carteras. Además los inversores pueden obtener a largo plazo un rendimiento superior al que lograrían de manera individual, al aprovecharse las economías de escala que se derivan de la gestión de dichas carteras.

2. Permiten adecuar los activos financieros a las necesidades de los prestamistas y prestatarios mediante la transformación de los activos y de los plazos de las operaciones.

3. Realizan la denominada “gestión del mecanismo de pagos”. Para ellos los intermediarios aceptan entre otros, depósitos a cuenta corriente, cuyos talones se utilizan frecuentemente como medio de pago.
CARACTERÍSTICAS
1.4. MERCADOS FINANCIEROS
DEFINICIÓN: Un mercado financiero es un lugar o medio (no necesariamente físico) donde se produce un intercambio de los activos financieros entre los agentes que participan en él y a unos precios determinados que permiten la canalización
de los recursos de las unidades con superávit hacia las unidades con déficit.
Cualquier mercado financiero será más eficiente cuanto mejor se cumplan las siguientes funciones que tiene asignadas:

Poner en contacto a los agentes que intervienen en él, ya sean individuos, empresas, organismos públicos o meros intermediarios financieros que conectan la oferta y la demanda.

Fijar los precios de todos los instrumentos financieros que se intercambien en él. Para la fijación de los precios en los mercados de emisión, se toma como referencia la situación del mercado respecto a los tipos de interés que se fijan en el mismo.

Aportar liquidez a los activos, ofreciendo una conversión rápida y sin pérdidas significantes en dinero.

Reducir costes de intercambio y plazos en la negociación y en la entrega de los activos.

FUNCIONES
CARACTERÍSTICAS
Se pueden concretar las siguientes:

Amplitud: gran volumen de activos que permitan satisfacer las necesidades de todos los agentes, existiendo por tanto una amplia variedad de activos con diferentes características. Un mercado amplio permite una rápida estabilización de los precios y de los tipos de interés.

Transparencia: ofrece una información más rigurosa, exacta y sin barreras de acceso, ya sean relativas a comisiones o a la fragmentación del mercado. Cuanto más integrado esté un mercado, con mayor rapidez y facilidad fluirán las transacciones entre los agentes participantes.

Libertad: no establece barreras de entrada a los agentes y tampoco impone limitaciones en las transacciones que se realizan en él (por ejemplo en cuanto a cantidad o precios).

Profundidad: asegura un volumen elevado de órdenes de compra y venta para cada activo.

Flexibilidad: procura que exista una rápida reacción ante movimientos inesperados. Para ello se necesita de las características precedentes de transparencia, de información y de amplitud que permitan a los agentes tomar decisiones seguras y acertadas en función de sus preferencias.
Un mercado financiero eficiente, son aquellas que conforman el denominado “mercado perfecto”, caracterizado por la ausencia de intervención, libre concurrencia, libertad de los agentes financieros en la toma de decisiones y transparencia en la información
ofrecida.
CLASIFICACIÓN
Criterios más comunes para clasificar los mercados:
Atendiendo a su funcionamiento:
Directos: aquellos en los que los intercambios de activos se realizan entre los agentes oferentes y los agentes demandantes sin la intervención de ningún intermediario que medie entre ellos. En este mercado la información es menos transparente.

Como ejemplo están los mercados donde se compran y venden títulos
no cotizados en Bolsa.

Intermediarios: son los mercados donde al menos uno de los agentes que participan en el intercambio de activos es un intermediario financiero. Como ya se ha citado anteriormente, este intermediario se hace imprescindible en estos mercados ya que es conocedor pleno de la información necesaria y tiene la capacidad de transformar los activos de las unidades con déficit en activos más atractivos para las unidades con superávit.

Un ejemplo de mercado con intermediarios es una subasta, siendo el más característico es la Bolsa de Valores.
Puede aparecer la figura del “dealer” que actúa como mediador que no transforma activos pero que asume el riesgo de las operaciones y otorga plena liquidez a cambio de obtener ganancias en las operaciones.
Atendiendo a sus activos::

Monetarios: se caracterizan porque los activos que se intercambian en ellos ofrecen una gran liquidez en un corto plazo, lo que lleva a asegurar un escaso riesgo en las transacciones. Los emisores de dichos activos son entidades públicas, empresas o intermediarios con una gran solvencia que acreditan una garantía para las unidades receptoras de los activos ofrecidos.

El mercado interbancario es un ejemplo de mercado monetario, al igual que el mercado de deuda pública anotada.

De capitales: sus operaciones se caracterizan por realizarse a largo plazo y por ser la vía principal de canalización de recursos financieros desde las unidades con superávit hacia las unidades con déficit.

Un ejemplo de mercado de capitales es el mercado de valores o el mercado de crédito a largo plazo. El mercado de valores a su vez puede dividirse en mercado de renta fija, (sus activos tienen un tipo de interés fijado en la emisión de los títulos), y en mercado de renta variable (su tipo de interés no es fijo sobre el nominal de sus activos y su rentabilidad depende de los beneficios que sea capaz de generar la entidad emisora).

Atendiendo al grado de intervención:

Libres: aquellos que no tienen ningún grado de intervención, y el precio y el volumen de activos financieros se fija por la libre interacción entre la oferta y la demanda.

Regulados: son los que poseen cierto grado de intervención. En estos mercados, el precio, el volumen o los requisitos que deben cumplir los instrumentos financieros o los agentes que participan en él se ven alterados por las decisiones de una autoridad competente.
Atendiendo a la maduración de sus activos:

Primarios: se caracterizan porque los activos que en ellos se intercambian son activos de nueva creación y que nunca antes han sido emitidos. Como ejemplo de mercado primario se puede citar a la subasta de deuda pública que realiza la Dirección General del Tesoro a través del Banco de España, o la colocación directa de títulos de renta fija mediante intermediarios financieros.

Secundarios: Son aquellos donde se negocian activos ya existentes previamente y que permiten cambiar la titularidad de los mismos entre los agentes.
Función facilitar que el propietario de activos financieros se deshaga de ellos al venderlos a otro agente, con lo que su inversión se convierte en liquidez sin tener que esperar al vencimiento de los títulos.

Un ejemplo de ellos es la Bolsa de Valores o el mercado de deuda pública gestionado por el Banco de España.


Atendiendo al grado de organización:

Organizados: aquellos que están totalmente controlados y reglamentados y que negocia gran volumen de títulos simultáneamente. Estos mercados pueden ser oficiales, como por ejemplo la Bolsa de Valores, el mercado de deuda pública anotada, mercado de futuros y opciones, MEFF, etc., y no oficiales como por ejemplo el formado por la Asociación de Intermediarios de Activos Financieros (AIAF).

No organizados: también llamados mercados OTC (en inglés “Over the Counter”) donde los compradores y vendedores de activos financieros establecen libremente las características, condiciones y forma de negociación sin sometimiento de reglamentación alguna.
Atendiendo al grado de concentración:

Centralizados: mercados que suelen negociar un alto volumen de títulos y se encuentran en grandes centros financieros.

Descentralizados: se pueden encontrar en las ciudades de cierta importancia donde exista una institución financiera donde tengan lugar transacciones negociadas con un acuerdo entre las partes.
Full transcript