Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Tratado Herrán-Hay

No description
by

Jose David Ortegon Aviez

on 11 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Tratado Herrán-Hay

Tratado Herrán-Hay
Canal de Panamá
1903
¿En Que Consistió?
El Tratado Herrán-Hay es como se conoce al tratado internacional firmado entre la República de Colombia y Estados Unidos a través de los designados plenipotenciarios, el Secretario de Estado John M. Hay y el ministro colombiano, Dr. Tomás Herrán, en Washington el 22 de enero de 1903, con el objeto de la construcción de un canal transoceánico que uniese el océano Atlántico y el océano Pacífico por el istmo de Panamá.
Las rutas comerciales a finales del siglo XIX se verían seriamente beneficiadas con la construcción de un canal transoceánico aprovechando los istmos centroamericanos. Tras una extensa historia de intentos malogrados, se elige Panamá como sitio último del canal que sería construido con capital estadounidense. El tratado se firma en medio de eventos de índole político-económicos que marcan su fallida ratificación ulterior.
Antecedentes
Debido a la importancia estratégica del Golfo del Darién, la Colombia|Nueva Granada]] en 1822 y 1826 empezó a recibir propuestas para construir un canal interoceánico por Panamá, pero ninguna de ellas prosperó debido a la convicción de Bogotá, que consideraba que la ruta debería ser construida con recursos propios y administrada por autoridades locales.
Rechazo del Tratado
Dados los hechos indicativos de una política expansionista británica en el área, y al sentirse impotente para neutralizarla, cuando el gobierno estadounidense invitó a la Colombia|Nueva Granada]] a celebrar un Tratado de Paz, Navegación y Comercio, ésta lo consideró conveniente. La intención granadina era garantizar la soberanía a perpetuidad del Istmo poniéndolo a salvo del predominio francés y las ambiciones británicas.
El 26 de enero de 1870 Estados Unidos de Colombia y Estados Unidos de Norteamérica, firmaron el tratado Arosemena, Sánchez-Hurlbut en el cual Colombia concedía un plazo de tres años a los EE.UU. para estudiar el terreno del Istmo, cinco años para comenzar las obras y quince para terminar el canal, cediendo doscientas mil hectáreas de tierras despobladas a los EE.UU. para el efecto, a partir de la fecha de canje de ratificaciones del tratado; este tratado jamás fue remitido al congreso de Estados Unidos para su aprobación.
La conclusión de los trabajos se pronosticó para 1889 pero al cumplirse el plazo sólo una quinta parte se habría completado. De Lesseps había incurrido en errores de ingeniería, como planear un canal al nivel del mar y subestimar la tierra húmeda y encharcada de Panamá, pero también debido a plagas como la tuberculosis, la fiebre amarilla y la malaria que diezmarían a buena parte de los trabajadores.16 En diciembre de 1889, la compañía francesa quebró y De Lesseps no tuvo otra opción que anunciar el fracaso de la gran obra.
el 20 de octubre de 1894, con un capital de sesenta millones de francos, se logró constituir la Nueva Compañía Francesa Interoceánica Universal del Canal, capital que fue obtenido a través de la suscripción pública, dictámenes favorables a demandas interpuestas contra compañías o personas que se habían lucrado ilegalmente de las extravagancias de la vieja compañía y la puesta en venta de acciones, y que iniciaría operaciones seguidamente
El 5 de agosto de 1903 a las 10 de la mañana, el nuevo embajador de Estados Unidos en Colombia, el señor Arthur MatthiasBeaupré, daba parte del rechazo al tratado, informando al secretario Hay de las objeciones que el congreso colombiano había presentado y que se detallan a continuación:
Primero. En el preámbulo las referencias a la ley de Spooner deberán ser suprimidas.
Segundo. En el artículo 1 se introducirá la condición de que la Panamá Railroad y la Compañía del Canal, serán obligadas de antemano a realizar acuerdos con el gobierno colombiano, en los que serán establecidas las condiciones bajo las cuales ese gobierno dará el consentimiento necesario para permitir a estas compañías transferir sus derechos a los Estados Unidos.
Se hará explícito que Colombia recuperará la propiedad de todas las concesiones de tierra que estén actualmente en la posesión de dichas compañías, sin la excepción de ninguna de tales tierras, con el fin de que las ciudades de Panamá y de Colón puedan quedar excluidas efectiva y totalmente de la zona que es tema de la concesión.

Tercero. Las cláusulas de los artículos 2 y 3 serán modificadas de tal manera que expresen claramente que Colombia concede a Estados Unidos solamente derecho al uso de la zona y parte del territorio adyacente.
Debe expresarse con precisión que los derechos concedidos a los Estados Unidos son en carácter de arrendamiento, eliminando la idea de propiedad, que establece de una manera perentoria la perpetuidad de la concesión.
Cuarto. En el artículo 7 la concesión del derecho del usufructo gratuito de las aguas de los lagos, las lagunas, los ríos, y de todas las aguas no navegables, sean naturales o artificiales. Se establecerá que este derecho sea exclusivo solamente en cuanto se refiere al usufructo de tales aguas para el abastecimiento y el mantenimiento del canal, o de los canales auxiliares, sin permitir que las concesiones vayan a impedir la utilización de tales aguas por terceros en virtud a sus legítimos derechos para cualquier propósito que no sea uno de navegación y no perturbara, estorbara, o perjudicara el empleo que los Estados Unidos pudiesen desear dar a tales aguas para los propósitos antedichos. El uso de aguas o ríos fuera de la zona del canal para el transporte de materiales, etc., no será un derecho exclusivo de los Estados Unidos, pero se les otorga el derecho de usufructuar las aguas, sin impuesto o cobro de ninguna clase, siempre y cuando el uso se relacione con el mantenimiento y las operaciones de la concesión.
La propiedad de los recursos naturales de la República que Los Estados Unidos puedan requerir para la obra será determinada con la mayor precisión posible, limitando esta concesión al departamento de Panamá, y determinando que las compensaciones a que hubiere lugar bajo el artículo 7 en todos los casos estarán conformes a lo que estipula el artículo 14.

Quinto. En el artículo 8 será corregida la incertidumbre de la cláusula bajo la cual no se cobrará arancel alguno en las ciudades de Panamá y Colón, a excepción de la mercancía destinada a ser introducida para el consumo del resto de la República.
Sexto. En el artículo 13 será suprimido todo lo referente al establecimiento de tribunales de Estados Unidos y la aplicación de las leyes de Estados Unidos dentro del territorio colombiano, ya que esto contradice el artículo 10 de la constitución, y se establecerá que los reglamentos sanitarios y de policía, que estarán vigentes en la zona deberán estar sujetos a un acuerdo entre los dos gobiernos.
Octavo. En el artículo 24 se introducirá una cláusula de confiscación estipulando el plazo, que, de ser excedido, y si el trabajo no hubiera sido ejecutado, todas las concesiones deberán dejar de existir y todas las propiedades y derechos de la empresa se revertirán a Colombia. El último párrafo, del artículo 25, que empieza "Pero ninguna demora", será suprimido.
Noveno. En una cláusula adicional debe indicarse el tribunal, que debe decidir sobre las diferencias que puedan presentarse entre las partes contratantes en cuanto al cumplimiento del tratado.
La Guerra De Los Mil Dias
La Guerra de los Mil Días fue una guerra civil de Colombia disputada entre el 17 de octubre de 1899 y el 21 de noviembre de 1902, en un principio entre el Partido Liberal y el gobierno del Partido Nacional en cabeza del presidente Manuel Antonio Sanclemente, quien fue derrocado el 31 de julio de 1900 por José Manuel Marroquín, representante del Partido Conservador, en alianza con el liberal Aquileo Parra; a partir de entonces, y a pesar de dicha alianza, la guerra continuaría entre liberales y conservadores históricos. Esta guerra se caracterizó por un enfrentamiento irregular entre el ejército gubernamental (en un principio nacionalista, después conservador) bien organizado y un ejército de guerrillas liberales mal entrenado y anárquico.
Antecedentes
Consecuencias
Ampliación del Canal de Panamá
El Tercer juego de Esclusas es un proyecto gigante para expandir el Canal de Panamá. Esta ampliación será la mayor desde la construcción del Canal. La Autoridad del Canal de Panamá propuso el proyecto después de años de estudios. El presidente panameño Martín Torrijos presentó el plan el 24 de abril de 2006 y los ciudadanos panameños lo aprobaron en un referéndum nacional del 22 de octubre de 2006 por 76,8% del voto. El proyecto prevé doblar la capacidad del canal y permitir más tráfico.

El proyecto creará un nuevo carro de tráfico a lo largo del canal construyendo un nuevo juego de esclusas. Los detalles del proyecto incluyen los componentes siguientes:

Construcción de dos complejos de esclusas nuevos, uno en el lado Atlántico y otro en el Pacífico, cada uno con tres cámaras, y con tinas adicionales para reciclaje de agua;
Excavación de nuevos canales de acceso a las nuevas esclusas y ensanche de los canales de navegación existentes;
Profundización de los canales de navegación y elevación del nivel de agua de operación del lago Gatún.

Según lo estipulado por la Constitución panameña, cualquier proyecto para ampliar el canal tiene que ser aprobado por el gabinete de ministros, por la Asamblea Nacional y por referéndum. El viernes 14 de julio de 2006 la Asamblea Nacional aprobó unánimemente el proyecto. Además, la asamblea aprobó una ley que ordenó un referéndum nacional sobre la propuesta. El referéndum de la Ampliación del Canal de Panamá fue celebrado el 22 de octubre de 2006 con resultado de aprobación.

El proyecto de la Ampliación del Canal de Panamá se inició oficialmente el 3 de septiembre de 2007
Empresa
Los consorcios C.A.N.A.L.; Atlántico-Pacífico de Panamá; Bechtel, Taisei, Mitsubishi Corporation y Grupo Unidos por el Canal cumplieron las exigencias mínimas de precalificación para participar en la última fase de la licitación para el diseño y construcción de las nuevas esclusas.
Conflicto
la empresa española queria acabar antes de tiempo para ganar 50 millones de euros como premio, pero la actividad se suspendio por falta de liquidez

Las dos plantas industriales que serán instaladas en ambas partes del canal empezarán a funcionar a principios de enero, dos meses antes del plazo inicialmente previsto. El contrato firmado por Sacyr y sus socios con la Autoridad derl Canal de Panamá (ACP) estipula un incentivo de 215.000 dólares por cada día de anticipación en la finalización de las obras, con un máximo de 50 millones de euros, lo que supondría
un adelanto de 232 días sobre la fecha límite del 21 octubre de 2014, cuando se cumple el primer centenario de su inauguración.
separación de Panamá

En 1855 se conforma el Estado Soberano de Panamá, que cuenta con autonomía fiscal y política. Un tratado con Estados Unidos ha permitido la construcción del ferrocarril por una empresa privada que genera un enorme revolcón económico con un flujo grande de pasajeros, carga y correo. La fiebre del oro en California precipita un éxodo de aventureros de todo el mundo, pero también el ferrocarril de Panamá comunica el Este de Estados Unidos con el Oeste.
La Constitución de 1863 deja en firme el federalismo y Panamá goza además de la exoneración de la aduana, siendo un lugar de libre cambio y trasbordo del comercio mundial que toma fuerza en la segunda mitad del siglo XIX. En 1869 se completa el ferrocarril entre Nueva York, San Francisco y Oregon, lo que le quita la mayor parte de los negocios a Panamá y ésta cae en una profunda recesión. La actividad se reanima hacia 1881 con la iniciación del canal por una empresa francesa que fracasa técnica y financieramente siete años más tarde.
En 1880 Rafael Núñez gana las elecciones presidenciales en los Estados Unidos de Colombia y seis años más tarde promulga una nueva constitución que liquida el federalismo, adhiere al monopolio religioso y hace del proteccionismo una política de estado. Los panameños se sienten particularmente agredidos con el restablecimiento de la aduana. Ven cómo se escapa su futuro económico. Se sienten explotados además porque reciben una pequeña fracción del rendimiento de su recurso geográfico, en especial cuando los franceses compran el ferrocarril.
Siguen tres guerras civiles y la de los mil días se libra cruentamente también en Panamá, que por lo general no participaba en las guerras colombianas, con una adhesión masiva a favor del liberalismo. Vuelven a ganar los conservadores, quienes además rechazan el tratado Herrán-Hay con Estados Unidos en 1903, que era bastante ventajoso para construir el canal, ante el desmayo de la élite panameña.
Los panameños deciden entonces que no se van a tragar otro medio siglo de hegemonía conservadora y se van de la mano de los norteamericanos, bajo condiciones bastante onerosas.
La historia de Panamá muestra una faceta diferente a la que nos inventamos los colombianos. Antes que nada, hubo un nacionalismo panameño temprano basado en los intereses comerciales de su élite. En 1823 un grupo de comerciantes del istmo buscó una asociación con Jamaica e Inglaterra, que fue frustrada y reemplazada por su anexión a La Gran Colombia. En 1840, en medio de la guerra civil de “Los Supremos”, Panamá se separó de la República de la Nueva Granada: parecía que iba a triunfar el conservatismo hirsuto con sus políticas de centralismo autoritario, monopolio religioso y protección. Un año más tarde volvieron a integrarse contando con una comunión de intereses en torno al federalismo de la mayoría de las regiones que componían la república.
En el siglo XIX se registraron en Colombia numerosos conflictos regionales y guerras civiles, inicialmente entre bolivarianos y santanderistas que fueron evolucionando a conflictos entre conservadores y liberales.
La Constitución de Rionegro, que reforzaba el estado federal establecido por los conservadores, sembró cada vez más las distinciones locales, como entre los mismos estados que en ocasiones tenían ejércitos mucho más grandes que los del gobierno central y tenían derecho a declararse la guerra entre ellos. En una situación salpicada de conflictos sociales y guerras civiles, se redactó la Constitución de 1886 que pretendía, al contrario de la constitución anterior, un estado central fuerte.
Con la Constitución de 1886 se dio también el concordato con la Santa Sede, mediante el cual la educación en Colombia quedaba bajo el control de la iglesia católica, la cual determinaba los textos escolares y universitarios que podían estudiarse estableciendo una censura por motivos religiosos o políticos. Igualmente, todos los nombramiento de docentes quedaron bajo su supervisión, desatándose en los centros educativos del país la persecución y expulsión de los educadores que no profesaran la fe católica. Los empleados públicos liberales fueron despedidos y como lo relata Lucas Caballero en sus memorias, periodistas y críticos de los gobiernos hegemónicos, como Ospina y Santiago Pérez, fueron encarcelados o condenados al destierro, sin embargo la oposición de otros como Rafael Uribe Uribe y Marceliano Vélez fue permitida. Los liberales realizaron un intento de insurrección en 1895, la exaltación y los conflictos del momento generaron rencillas, entre los candidatos de la oposición y los del gobierno oficial. Los empresarios y comerciantes opositores de los gobiernos de turno eran hostigados y sus actividades eran obstaculizadas. Terminando el siglo XIX, en el congreso de Colombia solo había un congresista liberal.
El 13 de noviembre Estados Unidos reconoce formalmente a la República de Panamá (después de haberla reconocido extraoficialmente del 6 al 7 de noviembre), Francia lo haría al día siguiente y antes de finalizar noviembre, otros quince países de América, Europa y Asia lo harían también.
Para el 18 de noviembre de ese mismo año, el secretario de Estado norteamericano, John Milton Hay, firma en unión de Phillipe Bunau-Varilla un tratado para la construcción del Canal de Panamá, aunque fue muy controvertido por la celeridad con que fue aprobado y porque Bunau-Varilla se había propuesto a sí mismo como representante del gobierno panameño. El tratado fue ratificado después por la Junta Provisional de Gobierno de Panamá y por el Senado de Estados Unidos.
cuando la noticia llego a bogota, hubo entonces dos clases de respuesta: enviar a Panamá una misión diplomática para averiguar si los panameños estarían dispuestos a echar marcha atrás. También se ofrecía a reconsiderar el tratado Herrán-Hay, rechazado por el Senado colombiano, e inclusive hasta se prometía convertir a la ciudad de Panamá en la capital de Colombia. La misión se reunió a bordo del navío estadounidense USS Mayflower. La delegación panameña que estaba formada por Constantino Arosemena, Tomás Arias y Eusebio A. Morales, rechazó todas las propuestas.
Colombia envía entonces otra delegación del más alto nivel, en la cual sobresalían el general Rafael Reyes, Pedro Nel Ospina, Jorge Holguín y Lucas Caballero. Panamá estuvo representado de nuevo por Constantino Arosemena y Tomás Arias, ahora acompañados por Carlos A. Mendoza, Nicanor de Obarrio y Antonio Zubieta. Las reuniones se desarrollaron en el barco Canadá, de dicho país. No hubo acuerdo entre los representantes y Rafael Reyes regresó a Estados Unidos de América.
Full transcript