Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

ESPANTOS DE AGOSTO

No description
by

on 10 June 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of ESPANTOS DE AGOSTO

Gabriel García Márquez
LITERATURA HISPANOAMERICANA
Tiene dos etapas:
-
Etapa colonia
l: abarca desde la conquista de los españoles hasta la rebelión de las colonias, está caracterizada por la dependencia política y cultural respecto a la metrópoli. Los escritores incorporan a su obra las peculiaridades de su región o país.

-
Etapa de independencia
: es el verdadero inicio de la literatura hispanoamericana y comienza a desarrollarse una literatura propia que busca la esencia de la identidad nacional y la gran diversidad creativa favorecida por el mestizaje de culturas que conforman la realidad americana.

AUTOR
Image by Tom Mooring
ESPANTOS DE AGOSTO
Llegamos a Arezzo un poco antes del mediodía, y perdimos más de dos horas buscando el castillo renacentista que el escritor venezolano Miguel Otero Silva había comprado en aquel recodo idílico de la campiña toscana. Era un domingo de principios de agosto, ardiente y bullicioso, y no era fácil encontrar a alguien que supiera algo en las calles abarrotadas de turistas. Al cabo de muchas tentativas inútiles volvimos al automóvil, abandonamos la ciudad por un sendero de cipreses sin indicaciones viales, y una vieja pastora de gansos nos indicó con precisión dónde estaba el castillo. Antes de despedirse nos preguntó si pensábamos dormir allí, y le contestamos, como lo teníamos previsto, que sólo íbamos a almorzar. — Menos mal — dijo ella— porque en esa casa espantan. Mi esposa y yo, que no creemos en aparecidos del medio día, nos burlamos de su credulidad. Pero nuestros dos hijos, de nueve y siete años, se pusieron dichosos de conocer un fantasma de cuerpo presente. Miguel Otero Silva, que además de buen escritor era un anfitrión espléndido y un comedor refinado, nos esperaba con un almuerzo de nunca olvidar. Como se nos había hecho tarde no tuvimos tiempo de conocer el interior del castillo antes de sentarnos a la mesa, pero su aspecto desde fuera no tenía nada de pavoroso, y cualquier inquietud se disipaba con la visión completa de la ciudad desde la terraza florida donde estábamos almorzando. Era difícil creer que en aquella colina de casas encaramadas, donde apenas cabían noventa mil personas, hubieran nacido tantos hombres de genio perdurable. Sin embargo, Miguel Otero Silva nos dijo con su humor caribe que ninguno de tantos era el más insigne de Arezzo. — El más grande — sentenció —fue Ludovico. Así, sin apellidos: Ludovico, el gran señor de las artes y de la guerra, que había construido aquel castillo de su desgracia, y de quién Miguel nos habló durante todo el almuerzo. Nos habló de su poder inmenso, de su amor contrariado y de su muerte espantosa. Nos contó cómo fue que en un instante de locura del corazón había apuñalado a su dama en el lecho donde acababan de amarse, y luego azuzó contra sí mismo a sus feroces perros de guerra que lo despedazaron a dentelladas. Nos aseguró, muy en serio, que a partir de la media noche el espectro de Ludovico deambulaba por la casa en tinieblas tratando de conseguir el sosiego en su purgatorio de amor. El castillo, en realidad, era inmenso y sombrío. Pero a pleno día, con el estómago lleno y el corazón contento, el relato de Miguel no podía parecer sino una broma como tantas otras suyas para entretener a sus invitados. Los ochenta y dos cuartos que recorrimos sin asombro después de la siesta, habían padecido toda clase de mudanza de sus dueños sucesivos. Miguel había restaurado por completo la planta baja y se había hecho construir un dormitorio moderno con suelos de mármol e instalaciones para sauna y cultura física, y la terraza de flores intensas donde habíamos almorzado. La segunda planta, que había sido la más usada en el curso de los siglos, era una sucesión de cuartos sin ningún carácter, con muebles de diferente épocas abandonados a su suerte. Pero en la última se conservaba una habitación intacta por donde el tiempo se había olvidado de pasar. Era el dormitorio de Ludovico. Fue un instante mágico. Allí estaba la cama de cortinas bordadas con hilos de oro, y el sobrecama de prodigios de pasamanería todavía acartonado por la sangre seca de la amante sacrificada. Estaba la chimenea con las cenizas heladas y el ultimo leño convertido en piedra, el armario con sus armas bien cebadas, y el retrato de óleo del caballero pensativo en un marco de oro, pintado por alguno de los maestros florentinos que no tuvieron la fortuna de sobrevivir a su tiempo. Sin embargo, lo que más me impresionó fue el olor de fresas recientes que permanecía estancado sin explicación posible en el ámbito del dormitorio. Los días del verano eran largos y parsimoniosos en la Toscana, y el horizonte se mantiene en su sitio hasta las nueve de la noche. Cuando terminamos de conocer el castillo eran más de las cinco, pero Miguel insistió en llevarnos a ver los frescos de Piero della Francesca en la Iglesia de San Francisco, luego nos tomamos un café bien conversado bajo las pérgolas de la plaza, y cuando regresamos para recoger las maletas encontramos la cena servida. De modo que nos quedamos a cenar. Mientras lo hacíamos, bajo un cielo malva con una sola estrella, los niños prendieron unas antorchas en la cocina, y se fueron a explorar las tinieblas en los pisos altos. Desde la mesa oíamos sus galopes de caballos cerreros por las escaleras, los lamentos de las puertas, los gritos felices llamando a Ludovico en los cuartos tenebrosos. Fue a ellos a quienes se les ocurrió la mala idea de quedarnos a dormir. Miguel Otero Silva los apoyó encantado, y nosotros no tuvimos el valor civil de decirles que no. Al contrario de lo que yo temía, dormimos muy bien, mi esposa y yo en un dormitorio de la planta baja y mis hijos en el cuarto contiguo. Ambos habían sido modernizados y no tenían nada de tenebrosos. Mientras trataba de conseguir el sueño conté los doce toques insomnes del reloj de péndulo de la sala, y me acordé de la advertencia pavorosa de la pastora de gansos. Pero estábamos tan cansados que nos dormimos muy pronto, en un sueño denso y continuo, y desperté después de las siete con un sol espléndido entre las enredaderas de la ventana. A mi lado, mi esposa navegaba en el mar apacible de los inocentes. «Qué tontería — me dije—, que alguien siga creyendo en fantasmas por estos tiempos». Sólo entonces me estremeció el olor de fresas recién cortadas, y vi la chimenea con las cenizas frías y el último leño convertido en piedra, y el retrato del caballero triste que nos miraba desde tres siglos antes en el marco de oro. Pues no estábamos en la alcoba de la planta baja donde nos habíamos acostado la noche anterior, sino en el dormitorio de Ludovico, bajo la cornisa y las cortinas polvorientas y las sábanas empapadas de sangre todavía caliente de su cama maldita.
ESPANTOS DE AGOSTO
CONTEXTO HISTÓRICO
-Nació en Colombia, el 6 de marzo de 1927.
-Cursó los primeros grados de secundaria en el colegio jesuita San José, donde publicó sus primeros poemas en la revista escolar Juventud.
-Después permaneció en Bogotá para estudiar derecho en la Universidad Nacional de Colombia, donde tuvo especial dedicación a la lectura.
-Ganó el Premio Nobel de Literatura en 1982.
-Estaba emocionado con la idea de escribir, no literatura tradicional, sino en un estilo similar a las historias de su abuela.
-Su deseo de ser escritor crecía. Poco después, publicó su primer cuento, La tercera resignación, que apareció en la edición del diario El Espectador.
-Aunque su pasión era la escritura, continuó con la carrera de derecho para complacer a su padre. Se trasladó y empezó a trabajar como reportero de El Universal.
-Desiste de convertirse en abogado para centrarse en el periodismo y se traslada otra vez para trabajar como columnista y reportero en el periódico El Heraldo.

REALISMO MÁGICO
Economía
Política
Cultura
Sociedad
Análisis del cuento
Definición
: Es una corriente narrativa de Hispanoamérica.
Sus rasgos son:

-
Cotidianidad de lo maravilloso
: los episodios fantásticos se relatan como sucesos normales.

-
Presencia del mito
: la narración se concibe como un universo mitológico que da una explicación simbólica del mundo.

-
Mezcla de la razón y superstición
: la razón y la superstición se complementan y lo onírico y sentimental se mezcla.

-
Tiempo circular
: se concibe el tiempo como un bucle circular.

-
Visión poética y experimentación
: el autor experimenta con el lenguaje para lograr un lenguaje depurado, de gran cuidado formal que refleje una visión poética de la realidad.

-
Obras y autores destacados
:






A principios del S.XIX, habrá un malestar de la burguesía criolla

Gabriel García Márquez

Juan Rulfo
Hombres del Maíz.
Cien años de Soledad.
Los criollos eran personas nacidas en América que descendían exclusivamente de padres españoles o de origen español.
Los criollos provocaban revueltas contra el imperio.
Y en el siglo XX, la economía americana estaba marcada por el desarrollo del norte y las carencias del sur
La invasión napoleónica favorecerá la independencia.
En 1824, terminará la emancipación, con las campañas de los líderes militares.
Las nuevas repúblicas americanas nacen con la división política entre los criollos y la población indígena.
Simon Bolívar
La independencia supondrá un estímulo para la cultura.
La literatura se convertirá en un vehículo para la búsqueda de la identidad americana.
Inca Garcilaso
Bernal Díaz
Se caracteriza por el mestizaje.
La marginación de los criollos precipita los cambios sociales. Se alistarán al ejército y favorecerá el sentimiento patriótico.
EL CUENTO
Definición:
es un subgénero que se revaloriza en Hispanoamérica durante el siglo XX.
Rasgos
:
-
Cuidado formal
: muestran una gran preocupación formal y se aprecia el uso de figuras retóricas.
-
Estilo propio
: los escritores experimentan con el lengua en la búsqueda de un estilo propio, original, elaborado y culto.
-
Narrador subjetivo
: hay una preferencia por estos, el relato se narra desde el punto de vista de un personaje. (1ª persona).
-
Juego literario
: en el cuento se mezcla la realidad con la ficción, se alude a otros libros...
-
Reflexión filosófica
: el relato se convierte en una herramienta de reflexión filosófica sobre la realidad, la sociedad o el ser humano.
Argumento
· El cuento trata sobre una familia que van a Arezzo a visitar el castillo recién comprado del escritor venezolano Miguel Otero Silva.
· Son avisados de que esa casa está supuestamente encantada por el fantasma de un personaje llamado Ludovico que había muerto allí.
· Durante todo el cuento nos relatan la visita y la comida en la casa que finalmente acaba con una cena y el alojamiento de esa noche.
· Al final observamos como le da un toque de ficción al cuento porque se despierta durmiendo en otra cama cuyas sábanas están llenas de sangre del conocido fantasma de esa casa, Ludovico.
Rasgos
Realismo mágico
Mezcla de razón y superstición.
Hay una presencia de un mito, que en este caso será el espíritu de Ludovico.
Hay episodios como la muerte de ludovico que son episodios fantásticos que se relatan como un suceso normal a este rasgo se le llama: Cotidianidad de lo maravilloso.
Existe también una duda del protagonista mientras que enfoca constantemente a los fantasmas diciendo que no existen y esto genera suspense en el cuento.

También existe un juego literario en el que mezcla la realidad con la ficción (cuando hace mención a los fantasmas).
Hay un narrador subjetivo, lo que quiere decir que va a relatar su historia según su punto de vista y dando su opinión, en vez de ser objetivo y contarlo desde un punto neutral. En este caso es el miembro de la familia que viaja a Arezzo y constantemente da su opinión sobre la existencia de los fantasmas.

Se da una reflexión filosófica, lo que quiero decir es que el cuento se convierte en un reflexión sobre la existencia de los fantasmas, para intentarnos convencer (a los lectores) de la existencia o no de estos mismos.
Full transcript