Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

HISTORIA DEL VESTUARIO EN COLOMBIA

No description
by

juana patiño

on 5 November 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of HISTORIA DEL VESTUARIO EN COLOMBIA

HISTORIA DEL TRAJE EN COLOMBIA
conquistadores - indigenas

La moda no es un capricho ni una arbitrariedad, como lo suponen: obedece a la ley de la evolución, de comercio, de trabajo, de variedad, y es casi siempre el carácter de una época reflejado en las cosas físicas y morales susceptibles de mudanza. Es la vida misma en determinados momentos de su proceso.
Tomás Carrasquilla
INTRODUCCION
En la evolución del vestuario han influido diferentes estilos, modas, materiales y tecnologías, códigos sexuales y posición social, migraciones y tradiciones.
El siguiente material es una ayuda didáctica para el estudio de la historia del vestuario en Colombia, el cual se divide en el descubrimiento y conquista española, colonia, independencia, consolidación republicana y siglo XX.

Finales siglo XIX

Independencia 1810-1819

La Conquista 1509-1538

La Colonia 1550-1810
LA CONQUISTA
se refiere al periodo de conquista emprendido por el imperio Español en América.
Españoles y aborígenes fueron los protagonistas de esta época donde se puede ver la gran diferencia de vestuario entre estos; los españoles con corazas, armaduras y rodelas, muy contrario a los aborígenes con atuendos en plumas, collares de semillas policromas y breves faldellines de hojas secas, de plumas o de fibras vegetales
Capitanes y soldados:
 De izquierda a derecha: a) traje de combate de un Adelantado: cota de mallas recubierta de armadura de placas, calzas de seda, zapatos de cuero; b) soldado en traje civil o "de corte"; c) soldado con "ropilla": capa corta, calzón bombacho, calzas y polainas "de vuelta"; d) soldado con casco, rodela y espada, cota de mallas recubierta de armadora y polainas altas y ceñidas; e) lancero con casco y morrión, rodela, cota de mallas cubierta de armadura, calzón de terciopelo rojo y calzas de lana.

Ordenes monásticas:
De izquierda a derecha: a) fraile agustino en hábito de calle; veste negra de mangas muy anchas y largas, con capuchón; b) fraile benedictino: hábito y manto negros; c) fraile franciscano: hábito marrón, ceñido por una cuerda; d) fraile cartujo: hábito y capuchón de tela blanca; e) fraile capuchino: hábito marrón y capa corta con capuchón puntiagudo
Cacique aborigen:
Tocado completo de plumas: diadema, brazaletes, faldellín, bastón de mando y pectoral de oro. Los pectorales bruñidos eran usados por lo caciques como insignia de su dignidad y, en ocasiones, como emblema de las riquezas que poseían.

Indios coreguajes:
Aborígenes del Caquetá, actuando durante un baile ritual en atuendo de fiesta: llevan diademas de plumas, dobles collares y bandas cruzadas sobre el pecho, cinturones muy ajustados y breves faldellines de fibras vegetales. El tocado de flautista y del tamborilero es idéntico. El indio de la derecha lleva además, una guirnalda polícroma que desde la cabeza le cae a lo largo de la espada.

El hechicero:
Las máscaras rituales fueron de uso muy frecuente entre los aborígenes, quienes las usaban para "adquirir" los poderes de las deidades que ellas representaban. La máscara y el antifaz han formado parte del atuendo festivo de nuestras sociedades criollas, como derivación de los usos tradicionales españoles y de las creencias indígenas.

Toma de posesión territorial:

Al desembarcar, el Capitán o Adelantado de la "hueste" toma posesión de la tierra que acaba de descubrir. Como cinco de sus hombres, lleva calzón bombacho, calzas y borceguíes. Inmediatamente detrás de el tocado con un sombrero blando, de terciopelo rojo, llevando un jubón amarillo, se divisa un funcionario civil, escribano o justiciero.

Indios cosecheros

Sitiando un reducto

Conversión de indígenas

Bautizo de Aquiminzaque:
Aquí, también contrasta dramáticamente la desnudez del aborigen con las acorazadas vestiduras de los conquistadores y con los pavitos y cogullas de los religiosos. A la izquierda, Hernán Pérez de Quesada aparece luciendo largas espuelas, polainas altas de cuero de "venado" y banda roja terciada sobre la coraza. Aquiminzaque, despojado del señorío de Hunza (Tunja), fijó su residencia en Ramiriquí y se convirtió al cristianismo antes de ser cruelmente ajusticiado por los españoles.

LA COLONIA

La época colonial es la dominación de los españoles en el territorio Colombiano en aspectos políticos, las costumbres, la lengua y religión se mezclaron con la cultura indígena.
Durante la etapa colonial de nuestra historia, los blancos distinguidos siguieron las modas españolas de la época y luego las francesas. Los mestizos de las clases bajas, usaron trajes que se tipifican poco a poco y llegan -con ligeras variantes- hasta mediados del siglo XIX. A los indios sometidos, se les imponen sencillos vestuarios para cubrir su desnudez: túnicas, con mangas o sin ellas, para las mujeres y largas camisas para los hombres. 

Lanceros y alabarderos;
Atuendos militares de la época de Carlos I y Felipe II(1527-1598) A la izquierda soldado con cuerpo de lanceros y a la derecha un capitán de alabarderos. Ambos llevan morrión, gorguera blanca y armadura. El soldado usa polainas altas y ajustadas, el capitán calzas de raso rojo y botas altas de becerro.

Armadura de parada:
Gentil hombre vistiendo armadura completa. Lleva morrión con gran plumero, gorguera de encajes, calzón corto y abullonado y calcado de hocico de perro. Esta indumentaria guerrera se usaba hacia 1580. el personaje porta espada al cinto lleva en la mano derecha un bastón de mando.


Traje femenino de corte:
(Comienzos del siglo XVII) aquí se inicia el reinado de la imponente crinolina, cuyo uso suponía el del invisible miriñaque, armazón hecha de percal y varillas metálicas. El vestido es de dos piezas: saco con canesú, mangas abultonadas altos puños de encaje, en embudo o manopla, talle angosto, amplio y redondo faldón y falda doble.

Traje de campesina:
Óleo “Ruth espigando” Gregorio Vásquez de Arce y Cevallos se inspiro en el traje que usaban las campesinas de las vertientes occidentales de la cordillera oriental, en la zona del actual departamento de Cundinamarca. Esta sencilla túnica toda la sencilla y fácil elegancia del quinto griego.

Trajes de labradores criollos:
Óleo “Otoño” Gregorio Vasquez de Arce y Cevallos, el artista reprodujo los trajes de faena de una pareja de labradores criollos de su época y de su medio: la sabana de Bogotá. Se trata sin duda de estancieros acomodados. La mujer lleva un vestido sencillo sin mangas, que deja ver las de la camisa y un gran delantal azul; el hombre usa jubón con mangas, ceñido por una faja, calzas azules y botas altas de cuero de venado.

La Independencia
la época de la independencia es el proceso de emancipación de Colombia del imperio Español.
El traje, en esa etapa resonante y agitada, revela de una parte las tradiciones hispánicas y de otra la influencia francesa, a la que no tarda en añadirse la de las modas inglesas, traídas a nuestro país por los oficiales de la Legión Británica y luego por los comerciantes y agentes diplomáticos llegados de Inglaterra con sus familias.
Sombrereras de Bucaramanga

Las tejedoras y mercaderas de sombreros “nacuma” fueron figuras muy populares hacia 1850 en la entonces villa de Bucaramanga. En esa época las mujeres de la antigua provincia de Soto usaban blusas blancas escotadas, amplias faldas de lienzo azul y mantellinas de vivos colores; los hombres camisa blanca y pantalón de manta rayada.

Militar de alta graduación:
A la noble apostura de los guerreros de la independencia contribuyó a su atuendo: casaca de cuello alto y largos faldones, con ricas charreteras bordadas y banda tricolor a la cintura; calzón ajustado, botas altas, amplio y airoso capote y bicornio emplumado.

Campesinos de Tunja:
Tocados con clásicos sombreros de trenza, estos labriegos usaban grandes ruanas de lana tejida y pantalón de manta del Socorro, el de la izquierda lleva una montera debajo del sombrero, como era costumbre en las tierras frías. En jaulas ovaladas de chusque o de caña brava, los labriegos transportaban su volatería a los mercados pueblerinos.

Arriero y tejedora de Vélez:
La tejedora de sombreros nacuma lleva el cabello recogido en varias trenzas, rebozo de vivos colores, blusa “golona”, con amplísimo escote y falda y sobrefalda de lienzo azul. El arriero usa gran ruana listada, pantalón arriscado y alpargatas.

Jóvenes de Túquerres:
Tocados con sombreros de fieltro, ambos visten pantalón a cuadros, el de la izquierda usa amplio bayetón túquerreño y alpargatas; el de la derecha falda de dos fases y botines de cuero de soche. El bayetón se distinguía de la ruana por su forma, por su color uniforme por su “guarda” o “vivo” a rayas policromas

Indio de San Agustín:
Así vestían a mediados del siglo XIX, los aborígenes de la zona arqueológica de San Agustín. Su atuendo se componía de cuatro prendas: una especia de boina, de lana tejida; amplia y larga ruana del mismo material; camisón sin mangas y amplísima falada-pantalon a media pierna.


Mujeres de Antioquia:
Estas figuras captadas a mediados del siglo XIX, muestras los tres tipos de blusas usadas por las mujeres del pueblo antioqueño, que de ordinario andaban descalzas, la del centro lleva una “sobreblusa” sobre el corpiño. La de la derecha lleva una mantellina colgante de la cabeza.

Caballero a la moda “ imperio”:
Sombrero de copa con alas curvilíneas, camisa con alzacuello y pechera de boleros, chupa o casaca de largos faldones, pantalón ajustado y bastón de caña. La moda francesa hacia 1830, aun persistía en Colombia, pero iba siendo remplazada por la inglesa.

Militar de alta graduación:
La prenda mas característica de los uniformes militares de la oficialidad superior, a comienzos de la era republicana, la casaca ceñida a la cintura, con charreteras aborlonadas y amplísima solapas galoneadas en forma de escudo heráldico, debajo de esta casaca, se usaba camisa con alto cuello y chaleco blanco con cinco o seis botones. El cuello de la camisa se envolvía con un corbatón negro.

Soldados grancolombianos:
En los primeros tiempos de la República, existieron atuendos, pero no propiamente uniformes militares. Estos surgen propiamente para la suboficialidad y la tropa, al consolidarse la Gran Colombia. Húsares, lanceros, carabineros y otros cuerpos usaban altos chacós con penacho y visera, guerrera cortas con bandas distintivas cruzadas sobre el pecho y pantalón ancho entubado.

TRAJES POPULARES Y MODAS CIUDADANAS DE LA REPUBLICA
SIGLO XX
1910
Una nueva forma de vestir, caracterizada por grandes abrigos de lino y sombreros anudados con voluminosas bufandas, se toma el ambiente como una necesidad para resistir el viaje en el carro que se ha popularizado en esa época: el descapotable Ford T Al auge de la confección de vestidos sobre medidas de dos piezas en lino y algodón para el diario, sastres de popelina opaca y organdí transparente para la tarde y trajes de seda de cuello alto para la noche, se suma el interés por las faldas hasta el piso que sólo a finales de la década dejarán ver una pequeña parte de los tobillos Los abrigos más sofisticados eran los de Madame Paquin.

En 1916 se funda la revista Cromos. Acostumbra a usar pinturas de artistas colombianos y europeos (especialmente españoles) en sus portadas. Las primeras fueron usadas por Coriolano Leudo.

COSTUMBRES COLOMBIANAS

Alimentos, comida, vida cotidiana Bogotá

Mujeres Bogotá

Vestuario sabana de Bogotá

Paseo Elite

Bambuco, trajes elite

La mujer Colombiana sigue vistiendo como en la bella época, sin adoptar la sencillez que la guerra había adoptado en Europa

Llegan al país los primeros telares automaticos accionados con electricidad.

Coltejer fue la primera empresa textil, fundada por la familia Echavarria en 1907 y que comenzó la producción en 1908 en Medellín.

1920
En la primera década, las mujeres se quitan el corsé y abandonan la falda larga y toman una silueta sin curvas que produce la tendencia que se inclina hacia los sastres tejidos con chaquetas estilo capa y los trajes ligeros de manga sisa, capuchón, cuello con pinzas y talle bajo  o sin cintura. Para las noches es habitual la figura de barril sin mangas, con grandes paneles y cuentas de astrágalo y énfasis en una línea de cintura baja y una banda ancha estilo faja de smoking. Y para el día se usan vestidos de rayón o de fibras naturales como lino, lana, seda y algodón, en tonos morados neutros, cafés y azules. La moda para ir a los famosos tés bailables del Hotel Regina es falda hasta la rodilla para el día y la noche y luego, a finales de la década, hasta la mitad de la pantorrilla.

En Paris, la diseñadora Coco Chanel marcaba la moda del momento, pero indudablemente fue entre las mujeres de la alta sociedad estadounidense donde sus diseños tuvieron mas fuerza.

El cabello corto, llamado Bob, se empezó a usar en la primera Guerra Mundial pero se utilizo en los años 20

Los sombreros cloche eran el complemento perfecto para el corte Bob, pues eran piezas muy ajustadas a la cabeza.

En 1919, los colores eran fríos y discretos. Se conservaba la elegancia, pero no había sensualidad y la falda tocaba casi los pies.

En el inicio de la nueva década, el mismo estilo casual de años anteriores intensifica sus colores y la falda sube a la rodilla.

En 1925, la ropa femenina esta cargada de mayor sensualidad. La mujer esta un poco mas destapada y la falda permanece a la misma altura.

Un año después, las mujeres ya usaban una pieza fundamental en su ropero: el brasier, que entro en remplazo de la blusa corsé.

Al terminar la década, el vestido de baño llego para cambiar la vieja manera de meterse al agua con bata.

1920, se crea en Bello, Antioquia la matriz de Fabricato. Inicia en operaciones en 1823.

1924, se funda Valher, pionera de la confección en Pereira.

Los textileros lanzan al mercado el tweed.

1930
La ropa se toma más ligera y libre para privilegiar las siluetas naturales y delgadas acompañadas del pelo ondulado hasta los hombros Las importaciones se reducen como una de las últimas consecuencias de la depresión y obligan al uso de algodón y lana de producción nacional para elaborar vestidos con el talle en su lugar y largas cadenas en el cuello y las muñecas, carteras acolchadas y camelias falsas en la solapa de la chaqueta. Los colores son apagados a principios de la década pero, poco a poco, pasan a ser más vivos y se apoderan de la tendencia hasta cuando llegan los estampados con dibujos geométricos o abstractos en telas con ondas estrechas

El vestuario es sofisticado. Los trajes de noche moldean el cuerpo sin restarle movilidad.

Imagen; portada Cromos.

Los estampados son suaves, pequeños o medianos y persisten las flores.
A pesar de la recesión colombiana, coltejer inicia el proceso de estampación y modernización de los procesos de acabados.

1934 se crea el Concurso Nacional de Belleza.

Imagen; Cromos

1940
Los diseños más comunes son los trajes de chaqueta y falda hechos a la medida y para enfatizar las caderas. Aparecen también la abertura en la falda, el corte asimétrico, el escote curvo, los sombreros alargados. Marca la moda el Casquete... de copa elevada, líneas curvas y adornos florales. Las jóvenes, con ánimo de informalidad, por primera vez usan una ropa más deportiva compuesta por pantalones con enormes camisas y medias cortas, pulseras en el tobillo, botas y faldas tejidas.

La industria hebrea en Barranquilla logra dos avances muy importantes: producción de seda sintética (Rayón) e industrialización del calzado.

1940, se crea en Bogotá “Modelia S.A.” primera fabrica de Nylon en Colombia. Fundador; Fernando Mazuera.

1942 se funda Lafayette

1947 llega a Colombia el New Look de Dior, Fath, Balenciaga y demás diseñadores del momento. La moda colombiana sintetiza la tendencia europea y americana.

1947 en el comercio Bogotano ya no se encuentran trajes de baño de lana, este material fue remplazado por el látex, faya, tela encauchada y el jersey.

1950
Hace furor una falda ancha hecha con muchos metros de tela y acompañada por un cinturón apretado. La acompañan blusas de manga corta y sisas en forma de diamante, suéteres de manga larga con botones y apliques de lana y otro tipo de falda: la estrecha plisada hasta la rodilla o un poco más arriba. La ropa casual se mueve entre tonos sólidos y neutros con estampados de flores. Para la noche se usaban vestidos opacos en forma de corazón alargado o strapless en seda natural o nylon sobre el vestido, con adornos de tul, mantas y lazos de velvet. Brocados, satines y tafetán en texturas naturales y sintéticas. Flores brocadas en tonos sólidos y clásicos, con efectos que parecen sobrepuestos en chiffon. El azul pavo real y el rosado fuerte se convierten, junto al gris flanel, en los colores favoritos de la época. Las faldas y los pañuelos ostentan dibujos hechos a mano, aplicaciones, lentejuelas y brillantes.


El pantalón gana respetabilidad en la mujer.
Imagen; publicidad que promueve el uso del algodón, Cromos 1954.

Aparecen nuevas fibras como: orlón, nylon, terlenka, dacrón.


En 1956 nace Leonisa con el propósito de satisfacer la demanda de ropa interior femenina. Los Urrea descubrieron que la ropa interior era un mercado muy prometedor.
Por eso sistematizaron la producción de insumos como cintas y bordados para la cual fundaron pequeñas empresas. Recurrieron al sistema de la pequeña propiedad. Algo tradicional en Antioquia.


1960
Los vestidos empiezan a subir más allá de la rodilla y el pelo se usa por encima de los hombros o en colas de caballo que, en ese tiempo, implican un atrevimiento. La alta costura, amenazada con desaparecer por la llegada del prét-á porter, se mantiene aún con el uso conservador del conjunto de vestido y abrigo, sastres de chaqueta y falda y vestidos de noche hasta el tobillo. Un imagen imitada en Colombia fue la que dejó Jacqueline Kennedy cuando vino a Bogotá con el vestido que fue catalogado como vestido talego: cartera Chanel, sombrero píldora, pañoleta en el pelo y collar de perlas. También se empieza a usar pantalones, pantimedias y un vestuario que, en definitiva, se podría llamar masculino. Minifalda, botas altas y cartera al hombro y vestidos cortos y pintados con flores y motivos abstractos que se usan por igual para el día y la noche


Probablemente no se sabrá quien invento la minifalda; Mary Quant o André Courréges, pero en los sesentas causaron sensación
1960-1967 el diseño textil es influenciado por el
Op- Art.

1960 se funda la asociación Colombiana de Alta Costura.

1966 Brassier proyectil: destaca la importancia del busto sugiriendo provocativas y reveladoras abundancias.



1965 Arturo Tejada Cano abre una escuela de Diseño y patronaje industrial que surge por la necesidad en la industria que requiere técnicos modelistas y diseñadores patronistas.

1970
Es el boom de las camisetas sintéticas con remolinos sicodélicos, estampados de flores y motivos geométricos. Los jeans de bota campana hacen su aparición junto al furor causado por la maxifalda sin que por ello sea destronado el pantaloncito. Entran en escena cuellos y solapas desproporcionados y zapatos de plataforma y suecos. Blusas de lazo, crinolinas, escotes con boleros y camafeos. Aparecen tejidos ásperos y se da un retorno de lo étnico y primitivo de nylon, acrílico y otras fibras sintéticas.


Es la época de la revolución juvenil, los pantalones de pata de elefante y las suelas de plataforma; la moda disco influencia materiales y formas, pieles sintéticas, imitaciones de piel de tigre predominando el plateado y el blanco.

1970 El poliéster es el material elegido para confeccionar ropa de día y de noche.

1973 se consagra el blue-jean como prenda predilecta del genero humano. Se vende en el mundo 500 millones de unidades.

1974 se realiza la primera feria colombiana de la confección. Surge como iniciativa de María Victoria de Stankov.

1980
Es la década de la ostentación. Reina desde el conjunto victoriano de chaqueta y falda fruncida, acompañado de blusas con lazos, de gatica, hasta una silueta de hombros anchos y falda estrecha. Voluminosas hombreras y faldas de lycra y diversos materiales elásticos.
Es importante, como símbolo de poderío, el uso del sastre. Hay gran proliferación, a partir de lo mostrado en películas como Flashdance y Fama, de balacas y jeans rotos desteñidos.

La lycra empieza a popularizarse y a influir en la moda, esta surgió a finales de los años cincuenta concebida originariamente como tela de refuerzo.

1987 Se crea Inexmoda, instituto para la exportación y la moda.

1989 primera feria de Colombiatex en Medellín, muestra textil, de insumos y maquinaria para la confección y el hogar.

1989 se crea la carrera de Diseño de modas en la Colegiatura Colombiana de Diseño.

1990
Esta es la década en la que la moda es menos uniforme. Prima como valor el individualismo en el vestir: quien confía en sí misma y en sus opiniones es bella. Tal vez por eso prima una suerte de minimalismo tanto en las modelos como en los diseños. Es de notar también una marcada tendencia a incorporar en la moda elementos orientales que se notan, sobre todo, en la presencia de pliegues en los vestidos. También hacen su aparición las transparencias y el wonderbra.

Full transcript