Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Teatro durante el franquismo

No description
by

Amy Day

on 9 December 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Teatro durante el franquismo

Contexto Histórico
Crisis social
Censura
Amanda y Elena
Teatro durante el franquismo
La Guerra Civil supone una convulsión histórica en la vida de los españoles.
El régimen de Franco impone una dictadura, caracterizada entre otras cosas por la represión política y la censura. Esto se reflejó en el teatro.
Y además provocó el descontento de la población y el exilio de algunos autores.

La crisis social y económica que sufre España impone serias restricciones al teatro de la época.
Teatro del absurdo
Teatro experimental
Teatro comprometido
Miguel Mihura
Tres sombreros de copa
Antonio Buero Vallejo
Historia de una escalera
Alfonso Sastre
Francisco Nieva

“El “teatro furioso” viene de estímulos contra la España autoritaria, es una rebelión; es más acusatorio y directo contra la “España Negra”, contra las instituciones españolas y los valores oficiales;
el “teatro de farsa y calamidad”, en cambio, es más metafísico y poético. Y mientras en el “furioso” los ataques son globales, en éste el tratamiento es más individual, más personal”

“Primero, la censura, desde luego. Ante un teatro como el mío se le hacían los dedos huéspedes. En cada frase de carácter surrealista se empeñaban en ver un mensaje secreto. Eso era lo que me diferenciaba de los autores de mi generación: yo era más directo y más directamente surrealista, sin preocuparme de que hubiera o no un mensaje subliminal fijado en la política. Pero para la suspicacia de la censura no había frase mía que, según ellos, no tuviese un contenido subversivo. En este sentido, se han hecho cosas verdaderamente grotescas, o divertidas. A mí no me pudieron tachar ni una palabra, por la sencilla razón de que en vida de Franco, no pude estrenar”
Buenas noches. Soy el actor (nombre del actor) y aquí hago el papel del escritor Alfonso Sastre. Ejem. (Ligera pausa) Ejem, voy a contarles una curiosa anécdota de mi vida. (Entra en la materia sin más preludio). En una breve polémica que yo mantuve durante el franquismo con mi colega Antonio Buero Vallejo, éste me reprochaba que yo fuera (decía él) “imposibilista”, en el sentido de que escribía obras para que me las prohibiera la censura y poder presumir así de mi libertad personal y política frente al Régimen y contra él. Desde luego, puede entenderse así que yo dijera que había que escribir “como si la censura no existiera”, en una libertad de la que no gozábamos; pero lo hacía justamente para denunciar así su existencia, y no darle el trabajo hecho, que eso es precisamente la autocensura [...]
Desde luego, tratar el tema de unos soldados que matan en una guerra a su jefe parecía un buen argumento para quienes pensaran que yo era autor consciente de escribir obras imposibles. ¿Qué pasó para que yo hiciera tal cosa? Pasó… que pasó por Madrid un director inglés de un teatro de vanguardia y que este director me pidió una obra para hacerla en Londres y que entonces yo pude escribir este drama sin temor alguno a la censura española. Aquel proyecto inglés no se realizó y yo di mi obra a un “Teatro Popular Universitario”, con una operación, ¡sí!, de autocensura, que consistió en cambiar los nombres de los personajes: por ejemplo, el cabo de la escuadra, que se llamaba Ruiz, pasó a llamarse Goban, un apellido inventado, como los demás. Los uniformes podían recordar a los del ejército finlandés o algo parecido.

¡Con estos cambios, el texto pasó por la censura sin corte alguno!


http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/7999450/juan-y-luis-goytisolo-y-francisco-nieva-candidatos-al-premio-cervantes#.Ttt1ZmbZsUyQEKQ

Full transcript