Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

la ética profesional del comunicador audiovisual

No description
by

Natalia Ramirez

on 18 June 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of la ética profesional del comunicador audiovisual

Por: Natalia Ramírez
La ética profesional del
comunicador audiovisual

Profesionalismo
Autorregulación
Función regulativa:
mamá
Los valores en el profesional
de la comunicación
Revolución comunicativa:

La comunicación como

tarea ética
Libertad de expresión
La ética y la moral se refieren a aquellas actitudes, valores y normas que forjan nuestra persona en el buen carácter para enfrentar la vida con humanidad. Desde la perspectiva de Adela Cortina, autora del libro “El Mundo de los Valores”, nos ayudan a:

“Labrarnos un buen carácter para ser personas en el pleno sentido de la palabra; (…) Y lo que decimos de las personas podemos decirlo también de las instituciones, los sistemas y las sociedades.”
De este modo, nos adentramos en el universo de la
ética y los valores
involucrando nuestra humanidad en un campo en el que nos desarrollamos la mayor parte de nuestra vida. El campo laboral.
Para ser más precisos, vamos a abordar algunos aspectos relevantes de la profesión del comunicador desde la Licenciatura en Comunicación e Informática Educativa, a partir del documento llamado “Autonomía profesional y códigos deontológicos de la comunicación audiovisual” de Vicent Gozálvez y Félix Lozano, y algunos apartados del libro “El Mundo de los Valores. Ética mínima y educación” de Adela Cortina.
Licenciado en Comunicación e Informática Educativa, como comunicador, incluyendo su desarrollo en áreas como el periodismo, la producción audiovisual, radial, etc., y sus repercusiones en la sociedad.
¿Qué son los códigos deontológicos?
Su tarea es hacer explícita la manera ética y moral de proceder en la profesión. Recuperar la comunicación en un mundo que necesita reivindicar sus intereses consumistas. No se trata de imponer deberes y normas. Es más bien un tema de conciencia.
Funciones
Aspecto guía:
Dirige la conducta de los profesionales en su área, evitando conflictos entre moralidad e intereses propios.

Aspecto contrato:
Se trata de la confianza que los espectadores depositan en los profesionales, dándoles legitimidad ante la sociedad.

Aspecto judicial:
Ayuda a hacer efectivo el código profesional, entendiendo que los que no lo cumplen pagarán por ello, por medio del refuerzo de la moral.
Es la que determina la
ideología profesional
de un grupo de personas, cuyo objetivo es conseguir o mantener un estatus dentro de su área profesional.
Esta función es esencial en los comunicadores, ya que ellos trabajan con
bienes inmateriales: ideas, opiniones, símbolos, reflexiones
, etc. que influyen en los comportamientos y actitudes de los receptores.
Objetivos:
Mantener el prestigio profesional.
Asumir responsabilidades.
Promover el incremento de conocimientos científicos.
Definir el comportamiento correcto.
Evitar la competencia desleal.
Servir de base para la aplicación de medidas disciplinarias.
Estas propuestas contribuyen a estimular la conciencia de los periodistas, impulsándolos a efectuar y defender la
función social
de su profesión.
Para esto ayuda también la opinión pública, la cual exige respuestas verídicas desde todos los ángulos posibles, exigiendo a los profesionales ser más estrictos en su quehacer.
Así se establecen los límites en su tarea de acuerdo con unos valores considerados como dignos de ser perseguidos, permitiendo la


autorregulación
La
autorregulación
sirve para que cada profesional ejerza su autonomía individual basada en buenas razones dentro del código colectivo. Esto funciona como complemento a las leyes establecidas que penalizan las malas prácticas profesionales.
El Mundo de los Valores
de Adela Cortina nos dice que hay que adaptar los valores a la realidad creativamente, ya que no significan algo arbitrario para las personas.
Los valores están allí, lo que hay que hacer es darles dinamismo en nuestra realidad para poder vivir con ellos a diario. Ese es precisamente, uno de los más grandes valores que tienen los periodistas.
La información tiene un
valor
al que no se le puede poner
precio
. Por tanto, un buen comunicador, debe reconocerlo y trabajar con él para llevar al público información veraz y precisa, haciendo efectivos sus propios
códigos deontológicos
.
Los valores siempre serán positivos o negativos
Este juego de maniqueísmo es sumamente necesario en un mundo de valores como el nuestro, ya que como dice Adela Cortina:

“Diferencias enriquecedoras hay entre mujeres y varones, entre gentes de distintas culturas y razas, entre niños, jóvenes y ancianos. Y son enriquecedoras porque siempre el pluralismo de actitudes, posibilidades y propuestas amplía nuestro horizonte y acrecienta nuestra capacidad de acción…”
Los valores malos (la injusticia, la desigualdad, la fealdad, la impracticidad) nos presentan el espectro con el que valoramos las cosas que consideramos buenas (utilidad, belleza, igualdad, justicia) y por ello son absolutamente necesarios.
¿Qué factores diferencian un periodista de un buen periodista?
Lo que se considera valioso, reconocido y querido: Como los esfuerzos que realizan los periodistas por enviar al mundo la información sobre injusticias sociales o sobre los estragos de la guerra. En suma, el ejercicio que se atreven a realizar sin importar las amenazas de muerte, tortura o daño físico y sicológico.
Un buen profesional también se puede determinar en la medida en que cumpla o supere las expectativas que la ciudadanía u otros entes sociales tengan sobre él.
Autonomía
profesional:
Implica ejercer la profesión con la plena libertad desde la propia
autodeterminación,
sin aceptar presiones políticas, económicas u otra índole que impida el ejercicio adecuado de esta.

Ser un comunicador
autónomo
significa comprometerse a llevar un proceso para liberar al pensamiento de visiones preconcebidas y sesgos cognitivos, donde la parcialidad es el comportamiento habitual.
Autonomía bajo sospecha:
Gracias a la masificación de medios como la televisión, la ciudadanía se ha visto convertida en una masa de espectadores a quienes se les proporciona una cantidad de información que desborda sus capacidades receptivas.
Así se dan informaciones contradictorias, falsas y manipuladas por aquellos comunicadores carentes de escrúpulos que obedecen a intereses de entes poderosos económicamente.
Es así como el periodista pierde por completo su autonomía profesional, convirtiéndose en un simple reproductor técnico de sucesos de actualidad; sin tener en cuenta todas las variables que existen en el entorno, todas las posibles narraciones de los hechos.
Desde los códigos deontológicos de la comunicación audiovisual se presentan una serie de componentes que contribuyen a que la profesión sea ejercida entre los cánones ideales de
autonomía,

profesionalismo
y
libertad.
Nuestro quehacer profesional podrá ser libre en la medida que lo llevemos a cabo con independencia y autonomía.
También puede ser justo en el plano de lo humanitario, de lo consciente y lo que significa realmente estar al servicio de la comunidad, de aquellos que quieren y necesitan divulgar sus afecciones.
Y podrá ser honorable cuando comprendamos que ser profesional no es solo tener un papel que lo certifique, sino que implica atravesar situaciones donde se presentará la oportunidad de obrar mal para sacar beneficios extra, a lo cual debemos hacer caso omiso, haciendo de nuestra profesión aquella que se lleva a cabo con transparencia y humildad.
Estos y otros valores le podemos atribuir a nuestro quehacer en la comunicación, sin embargo debemos comprender desde los apuntes de lo que nos dice Adela Cortina,
no son cosas irreales, pero tampoco son físicas…
También nos ayudan a definir qué queremos hacer en nuestro diario vivir como profesionales de la comunicación, ya que podemos discernir entre lo que está bien y mal hecho, y entre lo que deberíamos hacer en términos creativos y qué no funcionaría tan bien para el espectador.
Por el contrario, aquel periodista que no ve el valor irremplazable que tiene la información, es susceptible de colocarle precio y no valor. Y cuando algo tiene precio, por más grande que sea su valor, este se pierde, entre los intereses de enriquecimiento de los más poderosos.
Función ideológica:
No podremos encontrar una cosa que se llame justicia o libertad, ya que estos son valores, y los valores los podemos hallar en acciones, comportamientos, palabras, etc. Estos son precisamente los pilares más valiosos en el ejercicio de cualquier profesión, los cuales nunca debemos perder de vista.
Full transcript