Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Libertad y valores

Libertad y valores etica profesional
by

ivan valles

on 26 May 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Libertad y valores

Libertad y valores
Ivan Valles Zarate
Cesar Carreño Mendoza
Alfonso Gonzalez Meza

El hecho moral como dato básico de la ética.
Lo primero que salta a la vista cuando se trata de estudiar el valor moral que existe. Como un hecho innegable. Un conjunto de conductas y realizaciones humanas que están afectadas por el carácter moral: son moralmente malas.
Por ejemplo. Existe como un hecho el fenómeno del arrepentimiento, el de la conciencia de la obligación, el del sentimiento, de responsabilidad, el de obediencia o descaro a la ley, etc. Todos estos hechos o fenómenos constituyen el presupuesto básico sobre el cual se construye la ciencia Ética.
Aun cuando no haya existido la ética en alguna época siempre ha existido el hecho moral, es decir, el fenómeno humano en donde se dan las cualidades necesarias para formular un juicio de valoración ética.

El hecho moral es un dato que no ofrece la historia; sobre ello no cabe discusión alguna, la sociología se encarga de estudiarlo, describirlo y catalogarlo. A la ética por su parte le corresponde la explicación filosófica de hecho moral, es decir, el paso al plano del derecho ¿es legítima la obligación? ¿En qué se puede fundamentar? ¿En que se fundamenta el valor moral? ¿Cuáles son las condiciones para que el remordimiento implique un auténtico valor moral?
Dentro de este intento de explicación veamos como surge una doble serie de actos ejecutados por el hombre. Unos poseen libertad y serán llamados actos humanos, otros carecen de libertad y serán llamados actos del hombre.
Actos humanos y actos del hombre
Hay que saber distinguir los actos humanos y los actos del hombre. Tanto unos como otros son ejecutados por el hombre en esto se asemejan. Pero los primeros son ejecutados consciente y libremente, es decir, en un nivel racional. A diferencia de los segundos, que carecen de conciencia o de libertad o de ambas cosas.
Los actos humanos son originados en la parte más típicamente humana del hombre, es decir sus facultades específicas, como son la inteligencia y la voluntad, estos actos le pertenecen al hombre porque en los ha ejecutado, pero no son propiamente humanos, porque su origen no está en el hombre en cuanto hombre, sino en cuanto animal.

Por ejemplo leer, escribir, trabajar, comer, etc. Son ordinariamente actos humanos, con tal de que se ejecuten de un modo consciente y voluntario. Por lo contrario, los actos ejecutados durante el sueño o distraídamente, así como los actos mecánicos o automáticos son actos del hombre.
Hay que tener en cuenta que un mismo acto puede ser humano en unas circunstancias, y del hombre en otras circunstancias. Por ejemplo, ordinariamente la respiración es un acto del hombre, pero en un atleta que realiza ejercicios conscientes y voluntarios de respiración, este acto se convierte en humano.

Efectivamente, los actos humanos, con las características ya descritas, son los únicos que pueden juzgarse como buenos o malos desde el punto de vista moral. Los actos del hombre, tal como han sido descritos, carecen de valor moral, son amorales, aun cuando pudieran ser buenos o malos bajo otro aspecto. Tomemos el caso de la digestión. En cuanto que no está dirigida en forma consciente y voluntaria es un acto del hombre. Por tanto, si acaso se juzga como buena o como mala, no será desde el punto de vista moral, sino bajo otro punto de vista, como el fisiológico, por ejemplo. En cambio, el acto de trabajar, es un acto humano.
Existen 2 tipos de valores:
Valor ontológico o metafísico de la conducta humana

El valor ontológico o metafísico de la conducta humana se refiere al hecho real, a la existencia, a la objetividad del acto.
El valor moral depende de ciertas condiciones subjetivas y propias de la persona que ejecuta dicho acto, como la intención, la libertad, el grado de conciencia, etc.
El valor moral se encuentra en los actos humanos, mas no en ellos actos del hombre, en cabio el valor ontológico se encuentra en las dos clases de actos
Por ultimo notemos a reserva de aclararlo posteriormente que una de las fuentes principales de los actos del hombre es el desequilibrio psíquico. En efecto, cuando se dan dichos desajustes, la persona humana no ejecuta sus actos con pleno conocimiento y con plena libertad, la neurosis suele limitar la libertad humana en forma considerable

Noción de fin o intención
Existe otro elemento psíquico del acto humano que también será motivo de una valoración moral. Analicemos brevemente ese carácter típico de la conducta humana que se llama fin o intención.
El hombre tiene la facultad de actuar en vista de un fin o intención; no se encierra en el acto presente que está realizando, sino que se asoma hacia un horizonte que pretende y que da sentido a su conducta actual. Todo acto humano tiene marcado un sello, una especie de flecha o dirección que nos dice cuál es la intención del que lo ejecuta.
Dos hombres ofrecen un donativo a una institución de beneficencia; externamente los dos actos son idénticos; pero internamente esos dos actos pueden estar orientados hacia finalidades diversas; el primero pretende ayudar efectivamente a menesterosos, mientras que el segundo solo pretende “mejorar la imagen de su firma”. Como puede notarse, dicha finalidad o intención produce una diferencia enorme en el valor moral del acto.
Existen casos en los que ni el mismo sujeto se entera de un modo claro y explicito acerca de los móviles que lo han llevado a determinada acción. También es posible el auto engaño: una persona puede convencerse a sí misma de que está actuando bien, cuando en el fondo sospecha acerca de sus malignas intenciones. Uno de los mecanismos de defensa es la negación de un dato de la percepción. De esta manera el sujeto aparece ante sí mismo como inconsciente, cuando en el fondo está actuando con mala intención, Este fenómeno de mala de se ha estudiado con profusión en la psicología y en la filosofía contemporánea.
En primer lugar, suele considerarse el fin próximo, el fin intermedio y el fin último.
El fin próximo es el que subordina a otros.
El fin último no se subordina a ningún otro.
El fn intermedio participa de los dos, es decir, se subordina al fin último y el mismo mantiene subordinado al fin próximo.
En una empresa, por ejemplo, suelen programarse objetivos a corto, mediano y largo plazo.
*En segundo lugar, cuando hablamos del fin como intención podemos referirnos al fin intrínseco del acto, o al fin del sujeto que ejecuta el acto.

La felicidad en cuanto fin último del hombre
El tema de la felicidad se ha hablado desde tiempos memorables, este tema indica que el hombre está hecho para ser feliz. La felicidad constituye el bien del hombre, y aquí es donde se conecta este tema con la ética, cuando una persona actualiza correctamente sus potencialidades, consigue al mismo tiempo la virtud, la felicidad, el bien y su fin último, en un capitulo posterior ampliaremos el enfoque aristotélico acerca de la ética, el bien la felicidad y el fin último

Existen tres tipos de felicidad: sensible. Espiritual, profundo
Felicidad sensible: es la experiencia de satisfacción y beneplácito a partir de los sentidos.
Felicidad espiritual: es superior a la anterior y se obtiene por el correcto funcionamiento de las potencialidades humanas en un nivel suprasensible.
Felicidad profunda: proviene del núcleo de identidad personal. Es una felicidad más refinada que las dos anteriores y solo se percibe cuando el individuo capta su propio núcleo por medio de un conocimiento conceptual y atenuativo.
Full transcript