Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Métodos para el estudio de casos bioéticos

Una propuesta para sistematizar los procedimientos de análisis bioético
by

Manuel Gonzalez Avila

on 17 April 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Métodos para el estudio de casos bioéticos

Propuesta:
Método para estudiar casos y construir juicios bioéticos

Una propuesta de método para plantear, organizar, analizar y construir juicios bioéticos.

Dr. Manuel González Ávila
Noviembre de 2014
Es valioso y necesario que nos familiaricemos con algunos procedimientos básicos para trabajar los dilemas éticos y bioéticos.

Los límites y los condicionantes que tenemos para construir un método en cada caso son variados:
el conocimiento que tengamos del asunto
la imaginación y la creatividad
el manejo del lenguaje
la propia moral, individual y social
Tenemos que tener en cuenta que hay varias perspectivas sobre lo moral.

Pero también hay obstáculos para la comprensión plena y para elaborar juicios éticos, como por ejemplo:
el propio desconocimiento
las representaciones, imaginarios e ideologías
los valores y antivalores en la persona y en la sociedad.
Haga una
descripción lo más completa que sea posible
de la condición que será evaluada desde el enfoque bioético.
La descripción debe contener los elementos suficientes para comprender el caso bajo estudio y su contexto.
La descripción debe ilustrar los
procesos que están en marcha
e indicar sus
orígenes
, así como también las
consecuencias
de las distintas opciones de decisión.
1. Conocer a fondo de qué se trata el asunto, las opciones de decisión y acción, y las posibles consecuencias.
2. Seleccionar las perspectivas éticas que tienen pertinencia para enfocar el asunto y disponer una racionalidad entre ellas.
Principales valores y antivalores involucrados
Fundamentos deontológicos, ética del deber y deber ser
Procedimientos de consulta y deliberación, ética procedimental
Análisis de los resultados previstos, ética consecuencialista
La descripción debe incluir la información sobre cuáles son las condiciones de vida de las personas afectadas y sus respectivas situaciones biológica, psicológica, ambiental, social, económica u otra que sea pertinente. Y además, las personas (y grupos e instituciones) que pudieren salir afectados por las decisiones.
La descripción indica cuáles son las
intenciones
de las personas directamente afectadas y sus allegados.
Los
procesos biológicos, técnicos, farmacológicos, sociales y ambientales
deben ser conocidos exhaustivamente en su historia y con respecto a cómo será la intervención y el probable desenvolvimiento en el futuro. Hay que saber qué esperar con respecto a cada decisión.
Importante:
Recordar que no tiene sentido aplicar una perspectiva ética tras otra
sin conexión
entre ellas.
Elaborar y sostener la
coherencia
(articulación) entre las distintas perspectivas.
¿Qué características deseamos de un método que nos sirva para el estudio de un caso bioético?
Que sea:
Racional, laico, plural en sus perspectivas, deliberativo, coherente, firme, imparcial y creíble.
Constructivo hacia las dimensiones humanas individuales y sociales.
Ajustado a los principios éticos y bioéticos principales.
3. Reconocer los propios sentimientos hacia el problema planteado y la intuición propia.
Introspección y consideración hacia los demás.
Considerar la propia disposición con respecto al proceso estudiado y el proceso bajo análisis.
Utilizar el recurso del observador ideal.
Aplicar la regla de oro.
4. Procedimientos de síntesis
Es obvio que un juicio bioético puede ser conformado por una sola persona por su propio trabajo personal. Pero también es obvio que un procedimiento compartido con otras personas es muy superior.
Un juicio construido con una deliberación real facilita el logro de las características deseables en el método y sus resultados.
La deliberación es un recurso formidable para construir juicios éticos y bioéticos.
Para comprender amplia y profundamente el asunto tenemos algunos recursos. Son valiosos recursos de apoyo durante el proceso de elaboración de los juicios bioéticos. Ayudan a dar unidad a los centros del análisis.
Algunos recursos científicos y técnicos
Una explicación detallada sobre los procesos biológicos, sociales y morales implicados en el problema tratado. Una explicación que contenga los elementos principales del problema, de preferencia escrita y conocida por un equipo de trabajo.
Un mapa conceptual. Un mapa conceptual es un recurso técnico que facilita la visión de conjunto de varios elementos teóricos.
Básicamente consiste en distinguir los elementos (núcleos de sentido, procesos más pertinentes o centros de significado) principales con respecto al asunto planteado. A partir de ello, dichos elementos son conectados, agrupados, jerarquizados y reflexionados.
Durante la reflexión y la deliberación se construye una gráfica que relaciona los elementos más significativos.
En conclusión
Las decisiones éticas y bioéticas pueden ser superficiales o caprichosas. Si son construidas así son frágiles o, probablemente conducentes a consecuencias indeseables o imprevistas.

Tomemos nota que tenemos a la disposición varios recursos metodológicos para alcanzar criterios y juicios más sólidos. Si dichos recursos son ordenados en un plan racional, tendrán una mayor fortaleza. Las consecuencias derivadas del juicio ético habrán sido consideradas.
Decisión, comunicación y acción
El juicio ético conduce a decisiones y acciones.
El juicio ético debe ser comunicado eficazmente a los entes pertinentes.
Las acciones derivadas de dicho juicio deben ser congruentes con éste.
El estudio de los métodos (o del método) ha consumido un esfuerzo intelectual muy grande en ciencia y filosofía.
Sin embargo, es sorprendente que haya tenido tan poca atención en relación con la ética como estudio de lo moral.

Lo moral es una dimensión de lo real, constituyente de la vida humana, de lo social, componente importante de la intrasubjetividad y la intersubjetividad. Se expresa en el lenguaje, las acciones y las obras humanas. Es estudiable por la ciencia.
Es decir que podemos investigar lo moral como lo hacemos con otros objetos de estudio, explorar sobre ello en individuos, grupos y sociedades. Los métodos de la ciencia son utilizables para estudiar lo moral, especialmente los cualitativos.
La lógica básica del método científico constituye un recurso formidable. Utilicémosla.
Plantear el problema moral con precisión
Exponer los conocimientos y argumentos
Plantear las conclusiones con acciones.

Como en cualquier otro problema en la ciencia, los problemas éticos requieren procedimientos específicos para el caso particular.

A medida que tengamos mayor experiencia en el manejo de problemas éticos obtendremos mejores destrezas para

comprender lo moral y enfrentar los dilemas morales
crear métodos más efectivos para investigarlos y
comunicar los juicios éticos con más propiedad.
En conclusión
La lógica general para resolver los casos bioéticos desde un enfoque general de la ciencia, incluye los elementos lógicos de ésta aplicados al caso específico:
Descripción del caso con todos los elementos relevantes
Examen del dilema moral o la complejidad del conjunto de dilemas morales
Información y argumentación (marco teórico)
Conclusiones y recomendaciones (síntesis)
De manera que para comunicar eficazmente los resultados de un análisis bioético, nos apoyamos en una comunicación estructurada con base en:
Descripción completa del caso bioético y su contexto
Dilema moral (o conjunto de dilemas morales)
Información y argumentación (o marco teórico)
Conclusiones y recomendaciones (síntesis)

Al plantear el dilema o problema moral, obviamente no se trata de repetir los conocimientos médicos acerca del tema, ni tampoco de transcribir las normas legales.
Información y argumentación
Una manera sencilla de iniciar el análisis de lo moral es plantear cuál o cuáles son los conflictos. ¿Cuáles son los elementos confrontativos?
Muchas veces son los intereses (reflejo de los principios y valores) que están en juego. Hay intereses y aspiraciones (valores y principios) humanizantes o deshumanizantes, en general. A estos últimos podemos también referirlos como antivalores, reconociendo que éstos sólo lo son en un contexto expecífico. Tal vez la mayoría de conflictos morales se dan entre una opción deseable y buena y otra que también lo es, pero difieren en sus objetivos, procedimientos o consecuencias.
Una lista breve de los valores deshumanizantes, que producen ruptura social (o antivalores) es la siguiente: afán desmedido de lucro, autoritarismo, narcisismo, mediocridad, mentira, inequidad, exclusión, racismo, sexismo, clasismo, falta de reconocimiento de la dignidad, irrespeto, seducción, engaño, maleficencia, incoherencia, capricho, fundamentalismo, sectarismo, excesivo acomodamiento, pereza, desinterés, aislamiento, individualismo excesivo, despojo, abuso, negación del otro y otros.
Por el contrario, algunos valores y principios que persigue la práctica profesional son: autonomía, beneficencia, justicia, no maleficencia, salud, vida, evitar la enfermedad y la muerte prematura, equidad, libertad, verdad, calidad académica, calidad profesional, pertinencia social, servicio al prójimo, inteligencia y racionalidad, sensibilidad, empatía, comunicación, socialización, derechos humanos, diálogo, ciencia, pluralidad, democracia real, buen humor, coherencia, dignidad humana, respeto, ambiente natural, y otros.
Algunos dilemas bioéticos sencillos, se dan entre aspectos deseables e indeseables. Así, pueden presentársenos dilemas debido a conflictos entre, por un lado, el desmedido afán de lucro y, por el otro, la salud; entre el autoritarismo y la armonía institucional (salud mental), o el egoísmo y el tiempo de recuperación de un paciente.
Pero muchas veces, tal vez en la mayoría de casos, los conflictos que encontramos son dados entre dos o más valores, todos positivos. Éstos son los más usuales y también los que requieren mayor profundidad en el análisis. Ejemplos de éstos son los conflictos morales que observamos entre decir la verdad y cuidar la susceptibilidad de otra persona; o entre buscar el orden institucional, la firmeza para conducir a una institución y la información suficiente; o la autoridad necesaria y la diferencia de criterios.
Criterios de proporcionalidad
.
Cuando los dilemas se dan entre aspectos deseables y otros más deseables, o entre aspectos indeseables (o incorrectos) y otros más indeseables (o más incorrectos) debemos apelar a criterios de proporcionalidad, es decir, que la manera de analizarlos deben incluir juicios sobre cuál o cuáles valores deben prevalecer en el contexto del caso, con estimaciones relativas entre los valores y los elementos morales del caso.
El método consiste entonces en articular con coherencia las distintas fases del procedimiento
En conclusión
El enlace siguiente lleva a un texto que amplía conceptos discutidos aquí. Puede copiarlo en su navegador o hacer un clic sobre el enlace para ir directamente al texto.
http://issuu.com/mangonavi/docs/soluci__n_de_dilemas_bio__ticos-man_9ff8120543eaa6
Pero tomar siempre en cuenta que si lo moral es intersubjetivo (criterio ontológico), entonces nos acercaremos mejor a ello por medios deliberativos con los principales involucrados e interesados (criterio epistemológico).
Criterio fundamental
Aparte de que los dilemas morales suelen estar constituidos por conflictos de
valores
, también lo pueden ser por conflictos en las
perspectivas
morales.
Cómo organizamos nuestra comprensión de lo moral depende de nuestras concepciones éticas: deontológica, procedimental, consecuencialista, axiológica, ...
LA RACIONALIDAD Y EL CONSENSO CONSTRUYEN CREDIBILIDAD.

DEBEMOS DESARROLLAR LOS MÉTODOS BASADOS EN ELLOS.
Nuestro enfoque básicamente se basa en algunas premisas básicas:
• La primera es que lo moral es parte de la realidad humana, de la realidad concreta, propia del espacio de la intersubjetividad y la intrasubjetividad. Es parte del mundo, de la vida, de lo social y con nexos íntimos o inextricables con lo natural.
• La segunda es que lo moral se expresa de varias maneras y que hablamos de ello como intereses, ideales, fines, obligaciones, responsabilidades, justificaciones, evaluaciones, predisposiciones, utopías y aspiraciones. El contenido de estos términos y muchos más de este tipo, es moral o valorativo.
• La tercera es que lo moral implica rangos de valores con todas las bandas de gris entre lo muy adecuado y lo muy inadecuado, suficiente a insuficiente, correcto a incorrecto. Hay expresiones y acciones a las que nos afiliamos con convicción, otras con aprobación o simpatía, así como también hay algunas que nos son indiferentes, y otras más que nos causan repulsión y rechazo.
• La cuarta es que por ser lo moral algo que es parte de la realidad, es entonces estudiable por la ciencia y la filosofía. Por otro lado, la religión, la superstición, la costumbre, el capricho, el sectarismo y el fundamentalismo, entre otros, también se ocupan de dar pautas morales; pero éstas pueden ser contrarias a la razón, a la explicación racional, pues sus razones no se discuten y se asumen como infalibles. La explicación racional de lo moral es discutible y falible, pero ofrece soluciones no dogmáticas.
• La quinta es que con base en lo anterior podemos plantear una metodología racional (explicable, discutible y falible) y procedimientos metodológicos particulares para casos éticos particulares.
• La sexta es que cada caso particular requiere una metodología particular. No hay métodos prefabricados. Al menos, no en la ciencia. No existe un método único, definitivo e infalible. Los procedimientos deben ser cuidadosamente considerados y planificados de conformidad con el problema estudiado. Los procedimientos de ciencia son falibles y debatibles.

El mundo social se presenta a las personas mediante acciones y expresiones (ver el extremo inferior izquierdo del diagrama). La complejidad de lo real reconoce que los seres humanos tenemos siempre dimensiones naturales y sociales, y que estamos inmersos en procesos históricos que tienen contexto y futuro. Pero, ¿cómo podemos estudiar tal complejidad en un proceso u objeto concreto? Para hacerlo tenemos nuestro alcance las acciones (procesos y hechos tangibles) y las expresiones (lenguaje, comunicación, símbolos, códigos) relacionadas con dicho proceso u objeto. Éstas pueden ser puntos de partida para indagar sobre cuál es el sentido y la direccionalidad moral (y estética) del objeto de estudio, pues tienen presencia observable en el mundo empírico. Por otro lado, el sentido y la direccionalidad se encuentran en los dominios de la intersubjetividad y la intrasubjetividad. Sobre ellas podemos generar comprensiones e interpretaciones, por medio de investigaciones científicas y filosóficas. Por lo dicho podemos ver que lo moral es una parte sustantiva de la realidad social y, por lo tanto, un legítimo objeto de estudio para la ciencia y la filosofía. Es de mucha importancia estudiarlo en investigaciones sociales, políticas y culturales.
Siendo las personas seres dotados de voluntad, de comprensión de las opciones de pensamiento y acción disponibles en su particular circunstancia, y de cierto grado de libertad, inevitablemente tenemos diferencias y conflictos (Mouffe, 2000). Así como también tenemos concordancias, paralelismos y capacidad para llegar a acuerdos. El conflicto y el poder inherente a las relaciones humanas se manifiestan por medio de acciones y expresiones. Responden a valoraciones e intereses que nos llevan a desarrollar acuerdos y desacuerdos que hacen los lazos, los conflictos, las relaciones y las interacciones, que forman la complejidad de lo social.
González A., M. En: http://issuu.com/mangonavi/docs/mga-lo_moral_como_parte_de_lo_real3
Full transcript