Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El Discurso y la Verdad: Parresia. Michel Foucault

El Gobierno de Si y de los Otros, Michel Foucault CLASE DEL 26 DE ENERO DE 1983. SEGUNDA HORA
by

Gabriel Aristizabal

on 4 September 2010

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El Discurso y la Verdad: Parresia. Michel Foucault

Las primeras apariciones de la palabra "parrhesia" en la literatura griega se encuentran en las siguientes tragedias de Eurípides: (1) Fenicias
(2) Hipólito
(3) Los Bacantes
(4) Electra
(5) Ion
(6) Orestes. Eurípides es conocido principalmente por haber remodelado la estructura formal de la tragedia ateniense mediante la utilización de personajes femeninos de gran fortaleza y esclavas inteligentes; asimismo por la sátira utilizada hacia muchos de los héroes de la mitología griega. Sus obras parecían modernas en comparación con las de sus contemporáneos, enfocándose en las vidas internas y los motivos que impulsaban a sus personajes de una manera no conocida por las audiencias griegas. Según Foucault Ion está totalmente dedicado al problema de la parresia ya que busca la respuesta a la pregunta: ¿Quién tiene el derecho, la responsabilidad y el coraje para hablar la verdad? El problema en Ion es concebido desde las relaciones entre los dioses y los seres humanos. La parrhesía como imprecación: el débil y su denuncia pública de la injusticia del poderoso 1 Injusticia cometida - proporción que no se ha conservado no se ha guardado.
Falta: Apolo no respeto la simetría, la homología.
Creúsa: Reproche, reivindicación, proclamación de injusticia, perfectamente definida
Acto de habla por el cual se proclama la injusticia frente a un poderoso que la ha cometido , cuando uno es débil, está abandonado y carece de poder, esa recriminación de injusticia lanzada contra el poderoso por quien es débil,
¿Qué puede hacer?
Volverse contra el poderoso.
Públicamente delante de todos, a la luz del día se dirige a ley y le dice su injusticia 2 En ese discurso de la injusticia proclamada por el débil contra el poderoso, hay una manera de destacar su propio derecho y, también una manera de desafiar al todo poderoso y, de algún modo hacerlo enfrentar con la verdad de injusticia. Acto ritual: de habla del débil que dice la verdad acerca de la injusticia del fuerte, puede cotejarse con otros actos no verbales: India huelga de hambre: aquel que no puede nada señala, delante del que todo lo puede, que él, que no puede nada ha sido víctima de una injusticia cometida por quien lo puede todo. Suicidio japonés: discurso agonístico pero construido en torno de esa estructura desigualitaria. 3 Parrhesía: discurso mediante el cual el débil a despecho de su debilidad, asume el riesgo de reprochar al fuerte la injusticia que éste ha cometido. Se define como algo consistente en que uno se dirija a personas que deben temer y honrar. Consiste en:
Hay un poderoso que ha cometido una falta, esa falta constituye una injusticia para alguien que es débil, no tiene ningún poder, ningún medio de represalia, que no puede realmente combatir , no puede vengarse, está en una situación de profunda desigualdad.
¿Qué le queda por hacer? Tomar la palabra y, a su propio riesgo, levantarse frente quien ha cometido la injusticia y hablar. Y al hacerlo, su palabra es lo que se llama Parrhesía.
¿A dónde dirigirse para reclamar justicia, si la iniquidad de los poderosos nos mata?
Y es menester reclamar justicia.
4 Parrhesía en el sentido político del término entendida como el derecho del más fuerte a hablar y guiar razonablemente la ciudad mediante su discurso. Aleturgia procedimientos para poner de manifiesto la verdad. Cambio de discurso de verdad, ese discurso de parrhesía en otro sentido inverso. El discurso racional que permite gobernar a los hombres El discurso del débil que reprocha al fuerte su injusticia. El discurso del débil que señala la injusticia del fuerte es una condición indispensable para que este último pueda gobernar a los hombres de acuerdo con el discurso de la razón humana. ¿Entonces qué es la Parresia? El concepto original griego implica no sólo la libertad de expresión sino la obligación de hablar con la verdad para el bien común, incluso frente al peligro individual. Ahora con Foucault el concepto se entiende como el habla abierta y sinceramente acerca de sí mismo o las propias opiniones sin recurrir a la retórica, la manipulación o la generalización y que el que utiliza la parresia no sólo es sincero si no que dice también la verdad. El concepto trabaja de algún modo las relaciones de poder, legitima un dominante y un dominado en un contexto o medio, por un lado “el discurso racional que permite gobernar a los hombres y el discurso del débil que reprocha al débil su injusticia”. Reconoce Foucault que decir la verdad es un deber para mejorar o ayudar a otras personas (tanto como a sí mismo). En parresia, el hablante usa su libertad y elige la franqueza en vez de la persuasión, la verdad en vez de la falsedad o el silencio, el riesgo de muerte en vez de la vida y la seguridad, la crítica en vez de la adulación y el deber moral en vez del auto-interés y la apatía moral No se trata de decir lo que conviene, ni lo que le conviene a uno sino hablar de manera franca y sincera sobre lo que se piensa y lo que se siente Se manifiestan principalmente dos confesiones •Confesión 1. La confesión del débil al fuerte. Recriminación del mutismo de Apolo. Recriminación al Dios por el abandono •Confesión 2. Pregunta - respuesta al anciano, pero este es quien revela el contenido mismo de la confesión y no quien se está confesando. En esta confesión hay una recriminación a sí misma (Creúsa) la confesión de la falta se presenta pues directamente como la falta misma de quien habla y no como la injusticia de aquel a quien uno se dirige. Entre las dos confesiones, con la segunda se borra toda acusación de Creúsa a Apolo. Es el tercero, el anciano quien recrimina a Apolo. En concreto se plantean dos maneras de confesar la misma verdad, no de manera complementaria una de otra porque cada una dice exactamente lo mismo, lo que tiene que decir. Se evidencia la necesidad de un tercero, en este caso el anciano pedagogo para legitimar de alguna manera esa confesión. Con la confesión de Creúsa se da: Confesión de imprecación, de confidencia, canto de ira y de diálogo con pedagogo. Finalmente Tenemos aquí una ambigüedad fundamental...Dos formas de discursos que se enfrentan, que están profundamente ligados uno a otro: el discurso racional que permite gobernar a los hombres y el discurso del débil que reprocha al fuerte su injusticia. CLASE DEL 26 DE ENERO DE 1983. SEGUNDA HORA
Curso en el Collège de France
(1982-1983)

Presentación
Diana María Ramírez
Fredy Alexánder Suárez
Gabriel Jaime Aristizábal
Full transcript