Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

El rol de la mujer en el siglo XX y XXI

No description
by

Coti Azcona

on 4 July 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El rol de la mujer en el siglo XX y XXI

La nueva mujer en nuestro país
Sin duda alguna uno de los mayores cambios del siglo XX ha sido la incursión de la mujer en la vida social, política, y económica, y su participación activa en todos estos ámbitos, cosa que antes le estaba negada. Puede que uno de los factores decisivos en este cambio, hayan sido las guerras, ¿por qué?, debido a que en muchos casos las mujeres han tenido que reemplazar a los hombres, quienes al enlistarse en el ejército, delegaban sus trabajos y ocupaciones a sus mujeres. Quizá esta razón no sea la más importante para este cambio, pero ha sido un paso para lograrlo.
Cambios del siglo XX
En los siglos XVIII y XIX, las mujeres se percibían como frágiles y delicadas, ideas que se nutrían de las creencias de que no eran aptas para el exigente trabajo físico e intelectual. La mujer era marginada hasta el punto casi de no considerarse como persona; por su condición sexual, se le educaba para el matrimonio; saber lavar, cocinar, planchar, coser y bordar; y primordialmente para tener hijos y ser madres, su biología predeterminaba su destino y su papel en la sociedad y en la familia.
La mujer antigua...
Cuando la mujer comienza a ingresar al ámbito social, económico y político a mediados del siglo XVIII, con la Revolución Industrial, a trabajar en las fábricas, lo hace desde el más bajo nivel sufriendo tanto malas condiciones de trabajo, salarios mínimos, discriminación racial y acoso sexual. A esta situación se sumó a una idea que rondaba en el mundo de la época que proponían los filósofos de la Ilustración: igualdad entre varones y mujeres. A pesar de ello, todavía eran voces aisladas que dependían y eran controladas primero por sus padres y luego por sus maridos. Esto quiere decir que las mujeres no tenían derecho alguno, ni siquiera a poder usar anestesia durante el parto debido a que creían que eso estaba en contra de la voluntad de Dios. Se justificaban a través del decreto bíblico que sentenciaba a las mujeres: "con dolor darás a luz los hijos".
Cuando comienzan los cambios?
La mujer del siglo XXI
La igualdad jurídica entre hombres y mujeres en Argentina se fue perfeccionando con el paso del tiempo, aunque aún quedan muchos aspectos por tratar. la reforma que marcó un antes y un después en la vida de las mujeres fue la que ocurrió en 1968 con la ley Nº 17.711, otorgándoles a las mujeres la plena capacidad civil, es decir igualándolas jurídicamente a los hombres.
Algunas desigualdades para la mujer casada subsistieron: el domicilio de la pareja siguió siendo el del marido, el padre conservó en principio la patria potestad, como así también la ley de nombre Nº 18.248 la obligaba a utilizar, después del apellido de soltera, la preposición “de” y el apellido del esposo.

La mujer frente a los prejuicios, el sexismo, la misoginia y el machismo
El resultado de un proceso
La visibilidad de las mujeres en el hogar, la escuela, los mercados de trabajo y la sociedad en general, ha evolucionado notoriamente. Algunos de los avances fueron:
• Las mujeres van más a la escuela que los hombres.
Hoy en día, en casi todos los países de la región la brecha de escolaridad favorece a las mujeres.

La participación laboral femenina ha aumentado, mientras la de los hombres se mantiene casi constante.
La mayor parte del aumento en la participación laboral femenina en las últimas dos décadas se explica por el aumento entre las mujeres casadas jóvenes. Durante el mismo período, la participación de la fuerza de trabajo masculina se mantuvo casi constante en la región.

La proporción de hogares encabezados por mujeres aumentó.


La fecundidad ha caído.
Este fenómeno se refleja, entre otras, en las estadísticas sobre la presencia de niños en los hogares.

Las decisiones de matrimonio, la educación y el trabajo han evolucionado.
La mujer del siglo XXI
Un proceso que no termina... La igualdad como objetivo
Se observa un fuerte proceso de expansión de la fuerza de trabajo femenina, la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo ha aumentado considerablemente en las últimas décadas; y su presencia tiende a ser permanente.
Las mujeres han logrado progresos importantes en cuanto a su participación en los mercados de trabajo y el capital humano que aportan a él, pero los mercados siguen recompensándolas por debajo de sus pares hombres. Esta situación de desventaja de la mujer frente al varón se constata analizando algunas características del mercado de trabajo femenino:

Un mercado laboral muy segmentado horizontalmente,
concentración de las mujeres en un conjunto reducido de ocupaciones que se definen como femeninas en términos culturales. Las mujeres trabajan, fundamentalmente como maestras y profesoras, enfermeras, secretarias, empleadas de oficina y vendedoras de comercio, etc.

Las mujeres se encuentran sobre-representadas en actividades vinculadas al sector servicio de baja calificación laboral,
el servicio doméstico ocupa un lugar preponderante, sobre el total de la ocupación femenina el sector representa el 18%.

Al mismo tiempo se observa un mercado laboral muy segmentado verticalmente.
Concentración de las mujeres en los puestos de menor jerarquía de cada ocupación, lo cual implica puestos de trabajo peor remunerados y más inestables.

Brecha salarial entre varones y mujeres.
El ingreso percibido por las mujeres durante su vida activa, es inferior al de los hombres, en promedio, alrededor de un 30 % menos. Las mujeres están concentradas en los grupos de ingresos bajos y medios mientras que los varones se concentran principalmente en los grupos de ingresos medios y altos.

Las mujeres han presentado mayores índices de desocupación que los varones durante la década.

La mujer en el siglo XXI
La mujer actual... buen o mal resultado?
Es hoy en día cuando la cosificación de la mujer se ha vuelto más relevante, han pasado a convertirse en una mercancía dedicada al disfrute, generalmente, del hombre. En la cosificación de la mujer presente en la publicidad se ve claramente como la mujer es privada de su dignidad como ser humano inteligente y solamente se le considera como un “cuerpo vacío”. Esta forma de violencia simbólica, que resulta casi imperceptible, somete a todas las mujeres a través de la publicidad, las revistas, las series de televisión, las películas, los videos musicales, las noticias, etc. ¿Pero en qué consiste realmente la cosificación? Se trata del acto de representar o tratar a una persona como a un objeto. Y más concretamente, la cosificación sexual consiste en representar o tratar a una persona como un objeto sexual, ignorando sus cualidades y habilidades intelectuales y personales y reduciéndolas a meros instrumentos para el deleite sexual de otra persona.
El rol de la mujer en el siglo XX y XXI
Los
prejuicios
generan las diferencias sexuales entre los géneros (femeninos y masculinos) subordinando a la mujer; se sostiene que los estereotipos de géneros, y la asociación de la mujer a determinados roles sociales son uno de los obstáculos que debe enfrentar. Para operar o conducir un país, los hombres parecían más confiables y si se trata de enseñar o cuidar niños, las mujeres eran consideradas como más competentes.
El
sexismo
contra las mujeres forma parte de la teoría feminista y, por lo tanto, de la acción en defensa de las mujeres que promueve el feminismo.
Por otro lado la
misoginia
es la aversión u odio a las mujeres, la tendencia ideológica que consiste en despreciar a la mujer como sexo y con ello todo lo considerado como femenino. La misoginia no consiste en ser partidario del predominio del hombre sobre la mujer (machismo), sino en pensar que el hombre debe liberarse de cualquier tipo de dependencia del género femenino.
Sexismo, machismo y misoginia son los factores de riesgo de la violencia contra las mujeres o violencia desde la perspectiva de género.
La mujer es muy importante en la actual sociedad, su influencia es muy importante en la actualidad. Por eso, si se deteriora a la mujer y a su dignidad y valores, se corrompe a la sociedad.
No obstante, a pesar de que el aumento de la participación femenina en el mercado laboral, ha ido acompañado de un incremento en su nivel de escolaridad, la inserción en el mercado de trabajo no se produce en un marco de igualdad de condiciones con los varones, ya que las mujeres se insertan con ciertas desventajas que dificultan su acceso y permanencia.
Full transcript