Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

9. El concepto de Trabajo Social. El Trabajo Social como pro

No description
by

Karla Martinez Galvan

on 8 October 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of 9. El concepto de Trabajo Social. El Trabajo Social como pro

9. El concepto de Trabajo Social. El Trabajo Social como profesión: la identidad del trabajador social. El Trabajo Social como disciplina científica. La tecnología y el Trabajo Social.
Carmen Celedón Lagos
1. El concepto de Trabajo Social: su definición
2. El Trabajo Social como profesión: la identidad profesional
3. El Trabajo Social como disciplina científica
INTEGRANTES
MARTINEZ GALVAN KARLA
MARTINEZ FLORES IRAIDA MADELEIN
JIMENEZ NARVAEZ NANCY CTLALY
VAZQUEZ RODRIGUEZ WENDY YUZMETH
JULIAN HUERTA DANIELA SAN JUANA
MORENO LEDEZMA LEONARDO
HUARTA GARCIA JOSUE

1.1 Introducción: la evolución histórica de la definición del Trabajo Social.
El origen del Trabajo Social hay que situarlo a finales del siglo XIX y primeros del XX en Gran Bretaña, los problemas sociales provocados por la Revolución Industrial y el liberalismo económico suscitaron la necesidad de intervenciones sociales que paliaran las fuertes desigualdades sociales que este período trajo consigo.
Desde entonces hasta nuestros días la profesión ha tenido varias denominaciones hasta llegar a lo que hoy llamamos Trabajo Social.

1.2 Las etapas históricas
1.2.1 Etapa de ayuda técnica
Surge en el tránsito del Estado liberal al Estado intervencionista y se prolonga hasta la Segunda Guerra Mundial.
La intervención del Estado ante situaciones carenciales dio lugar a la asistencia social. La asistencia social surgió como derecho de los sujetos a recibir prestaciones para satisfacer necesidades de urgencia social por ser miembros activos de la sociedad en la medida en que contribuían con su trabajo a la economía general de ésta y no se encontraban protegidos por los seguros sociales del momento. De esta manera la asistencia social se convirtió en el modo complementario de los seguros sociales en materia de protección social. La prestación de esta asistencia exigió una organización y unos profesionales debidamente adiestrados que supieran cómo establecer correctamente una relación de ayuda eficaz y justa que fuera respetuosa con la dignidad humana y promoviera la autonomía de la persona.
1.2.2 Etapa de actividad precientífica
En esta época, década de los treinta a los cuarenta del siglo XX,” aportan al Trabajo Social elementos que facilitan el conocimiento del usuario y la humanización de la relación profesional. Durante este período la profesora Gordon Hamilton elabora el concepto de caso psicosocial y otorga a la profesión un carácter humanista en el que priman los valores éticos; dicha autora afirma:
Que el mejoramiento humano es objetivo de toda la sociedad.
Que en la medida en que los recursos económicos y culturales puedan desarrollarse el nivel de vida debería ir mejorando progresivamente para todos.
Que el lazo social entre el individuo y la humanidad debería conducir al viejo sueño de la fraternidad universal.

1.2.3 Etapa de profesión específica
Durante este periodo la actividad del Trabajo Social adquiere la caracterización de profesión y se generaliza la denominación de Trabajo Social, que se adoptó en España en el I Congreso de Asistentes Sociales celebrado en Barcelona en 1968

Naciones Unidas (1957):
“Trabajo Social es una actividad organizada cuyo objeto es contribuir a una adaptación mutua entre los individuos y su medio social. Este objeto se logra mediante el empleo de técnicas y métodos destinados a que los individuos, grupos y comunidades puedan satisfacer sus necesidades y resolver sus problemas de adaptación a un tipo de sociedad

Walter A. Friedlander (1984):
“El Trabajo Social es un servicio profesional basado en el conocimiento científico y en la destreza en las relaciones humanas, que ayuda a los individuos solos o en grupos a obtener satisfacción social y personal e independencia”.


Según el profesor Moix (1991), en esta etapa autores como Elizabeth Samlley (1972) definen el Trabajo Social como una profesión que se basa en el reconocimiento de que en nuestra compleja sociedad, son sus demandas frecuentemente conflictivas y su desigual provisión de oportunidades para los distintos individuos, se producen inevitables presiones cuando los individuos, los grupos y las comunidades enteras tratan de encontrar un lugar pleno de sentido y productivo para ellos mismos dentro del contexto social.

Lo que tenemos que tener claro en esta etapa es que el Trabajo Social aparece como una actividad profesional cuyo fin sigue siendo perseguir la mejora en las personas, grupos y comunidades.

1.2.4 Etapa de intento de conceptualización
Sobre este intento de conceptualización han trabajado también algunos trabajadores sociales latinoamericanos como Nydia Alwyn, Ezequiel Ander- Egg y Natalio Kisnerman.

Natalio Kisnerman (1984):
Es una disciplina que se ocupa de conocer las causa-efectos de los problemas sociales y de lograr que las personas asuman una acción organizada, en la realidad social, para conocerla-transformarla y contribuir con otras profesiones a lograr el bienestar social

Amaia Ituarte (1991) nos propone “Objeto del Trabajo Social es la persona, a nivel individual, familiar, grupal o comunitario, que se encuentra en una situación-problema que se produce, manifiesta o incide en su interacción con el medio, impidiendo o dificultando el desarrollo integral de sus potencialidades en relación a sí misma o en su entorno y que precisa de una intervención profesional sistematizada para el tratamiento y/o resolución de esa situación-problema

Para Fernández García (1992) el Trabajo Social es una disciplina científica, metódicamente formada y ordenada que constituye una rama del saber de las ciencias sociales porque contribuye a incrementar el funcionamiento individual y social de las personas y a potenciar

El Trabajo Social profesional está abocado a resolver los problemas sociales cambiantes a los que se enfrentan las personas más vulnerables. Así los trabajadores sociales se convierten en agentes de cambio en la sociedad, en las vidas de los individuos, en sus familias y en sus comunidades.
2. El Trabajo Social como profesión: la identidad profesional
2.1 Introducción: una profesión multifacética.
2.2 La formación: elemento imprescindible de la capacitación profesional
La formación de los trabajadores sociales ha sido una de las preocupaciones fundamentales de las escuelas de Trabajo Social.

2.2.1 Orientaciones generales de la formación profesional en el Trabajo Social
En España, en el año 1990, con la publicación del Real Decreto 1431/1990, de 26 de octubre, se establecen el título universitario de Diplomado en Trabajo Social y las directrices generales de los planes de estudio en las escuelas de Trabajo Social.
En el año 1975, la profesora K. Kendall, secretaria general de la Asociación Internacional de Escuelas de Trabajo Social, afirmaba:
“Es axiomático que todos los profesionales, sean cuales fueran sus actividades, han de profundizar y necesitan adquirir los siguientes conocimientos y aptitudes:
- un conocimiento acerca del hombre y de la sociedad,
- un conocimiento de sus métodos y técnicas, así como la adquisición de habilidades para su aplicación,
- un conocimiento de las Instituciones y de los servicios sociales,
- un cierto grado de responsabilidad social basada en el respeto a la persona humana y su dignidad”.

2.2.2 Las escuelas de Trabajo Social
La incorporación de las escuelas de Trabajo Social al marco académico institucional de la universidad ha producido un cambio profundo en sus planes de estudio al transformar el currículo de la profesión. Los estudios universitarios tienen como misión la estructuración y la transmisión del saber en una o unas áreas del conocimiento que preparen a los individuos para adaptarse mejor a entornos profesionales cambiantes e incluso a nuevas situaciones profesionales, distintas de aquellas para las que han sido formados (Arriola y Setién, 1998).

2.3 El perfil profesional: un estilo de hacer
El perfil profesional de esta formación no está aun totalmente diseñado debido a la relativa juventud de esta profesión y a los diferentes roles que se ha visto obligada a asumir.
2.3.1 Los espacios de la intervención del trabajador social
El trabajador social desarrolla su actividad en el espacio social que engloba al individuo y a su mundo de relaciones. Este espacio social en el que ejerce su profesión el trabajador social incluye a la persona y a los grupos primarios (familia) y secundarios (amistades, conocidos) con los que se relaciona y, a veces, incluye también el nivel comunitario (municipio, barrio). Es, por tanto, fundamentalmente el ámbito de lo microsocial.
2.3.2 La naturaleza de los problemas y su abordaje por el trabajador social
Los problemas que aborda el trabajador social son de distinto orden y de variado origen; se puede enfrentar, por ejemplo, con: a) carencias personales de individuos o familias, b) problemas psicosociales de integración al medio, c) problemas derivados de la influencia negativa del medio y d) problemas de insuficiencia del medio.

2.4 La integración práctica de los saberes: la necesaria interdisciplinariedad del Trabajo Social
Si el objeto del Trabajo Social son las múltiples dimensiones de los problemas sociales que dificultan la vida de relación de las personas, es decir, que le exige el uso simultáneo e integrado de diversas elaboraciones teóricas y metodológicas provenientes de otras disciplinas.
2.4.1 ¿Qué se entiende por interdisciplinariedad en el Trabajo Social?
Los aspectos que ocupan y preocupan al Trabajo Social son, evidentemente, objeto también de interés y estudio para otras disciplinas, como es el caso de las distintas ramas de las ciencias sociales, como la sociología, la psicología o la antropología. Pero el Trabajo Social no es un auxiliar de estas disciplinas académicas, sino que las utiliza para una mejor comprensión del ser humano, en cuyo caso recurre a la psicología, o para el conocimiento de fenómenos sociales, y entonces echa mano de la sociología.
El trabajador social buscará por tanto, en su práctica, un enfoque interdisciplinar, es decir, la comprensión de un problema desde múltiples puntos de vista.

2.4.2 El enfoque global característico del trabajador social
De acuerdo con esta definición de Gaitán (1990), la intervención del trabajador social debe regirse por el principio totalizador, desde el cual pueden derivarse varias consideraciones:
- Primero: la consideración del sujeto como un todo, es decir, no puede ser parcializado.
- En segundo lugar: debe tenerse en cuenta el medio en que actúa y las interrelaciones que establece con él.

2.5 La profesionalización del Trabajo Social
El Trabajo Social se ha profesionalizado porque bajo la presión de los actores sociales se ha desarrollado el Estado del bienestar, porque la población más consciente de sus derechos sociales ha demandado sus servicios y porque la universidad ha impulsado y definido el perfil académico y laboral de esta nueva disciplina (Martínez, 2000).
El quehacer del Trabajo Social ha estado vinculado al origen, evolución y organización de los servicios sociales debido al desarrollo del Estado del bienestar, y sus actividades profesionales pueden agruparse en: a) satisfacción de necesidades del individuo y de la sociedad, b) restauración de las capacidades disminuidas y c) prevención de las eventuales disfunciones

3. El Trabajo Social como disciplina científica
3.1 Introducción: el estatus científico del Trabajo Social
La consideración del Trabajo Social como ciencia o disciplina científica ha constituido uno de los acicates más importantes de la reflexión teórica de los trabajadores sociales durante las últimas décadas.
La ciencia en sentido amplio se ha entendido como el conjunto de conocimientos que la humanidad ha ido acumulando a lo largo de la historia acerca de la naturaleza, la sociedad, el hombre y su pensamiento.
3.1.1 El conocimiento vulgar o espontáneo
Se denomina vulgar al modo común de conocer que se adquiere de forma espontánea en el trato directo con las personas y con las cosas. Hace referencia al saber de la vida diaria, es subjetivo y no se busca intencionadamente. Se adquiere de forma vivencial y sin utilizar ningún método.

3.1.2 El conocimiento científico
Aunque no se tenga una noción precisa de lo que es el conocimiento científico, todo el mundo conoce algunas de las operaciones que realiza. La ciencia mide, pesa, calcula, establece relaciones entre fenómenos aparentemente dispersos..
A efectos de tener una comprensión sencilla y útil de la ciencia, podemos entenderla como aquel cuerpo de conocimiento teórico que tiene un campo propio de actuación y que se sirve del método científico como procedimiento de actuación. Esta afirmación nos lleva a afirmar que la ciencia reúne los siguientes atributos:
- Es un conocimiento teórico en su principio y en su final.
- Tiene un campo propio de actuación.
- Se sirve del método científico.
- Tiene por objetivo deliberado la contrastación; en efecto, la superioridad del método científico radica en que lo que se afirma sirve en la medida en que es confirmado o refutado (contrastado) con la realidad.
- Puede ser comprobable por cualquier observador “ajeno”.

3.2 Ciencia social y método científico en el Trabajo Social
Según afirma N. de la Red (1993), citando a J.P. Monserrat, no todas las ciencias alcanzan el mismo nivel de exactitud, cuantificación, precisión y seguridad de que hacen gala las ciencias de la naturaleza. De hecho en las ciencias sociales, cuyo objeto de estudio es en cierto sentido más complejo, no se verifican las regularidades observables en las leyes de la física. Se logran simplemente regularidades probables, pero aunque esta probabilidad sea relativa, ello no implica una diferencia de esencia en cuanto a la ambición científica, sino únicamente de grado, según González Seara (1983).

3.2.1 La especificidad de lo social desde el enfoque del Trabajo Social

- En primer lugar, se trata de aspectos cuyas características observables remiten a estructuras profundas del ser humano.
- En segundo lugar, conviene tener en cuenta que lo social no puede ser estudiado de forma absolutamente desapasionada, como las propiedades químicas de un elemento, sino que constituye la envoltura en la que vivimos y da sentido a nuestra vida.
- En tercer lugar, la vida social es compleja y en ella intervienen múltiples factores al mismo tiempo. Difícilmente pueden aislarse factores o causas para explicar los fenómenos sociales; es más, lo normal suele ser al contrario.
- En cuarto lugar, conviene tener en cuenta que el individuo es un ser cambiante: sus comportamientos no están prefijados genéticamente y, en consecuencia, su conducta tiene un grado de variabilidad que le otorga una dosis de inestabilidad y que le impide conducirse de la misma manera dos días seguidos.
- Por último, en la medida en que el objeto de estudio de las ciencias sociales es el individuo y la sociedad en la que está inmerso, es además difícil aislar el análisis de la realidad social en unas condiciones experimentales perfectas.

3.2.2 El Trabajo Social como disciplina científica
Existe cierta discrepancia entre los autores a la hora de determinar si el Trabajo Social es una disciplina científica. Varias son las circunstancias que contribuyen a dificultar una clarificación: a) es una ciencia relativamente joven que se ha ido afirmando progresivamente; b) comparte con otras ciencias sociales su campo de investigación, “lo social”, que de por sí es complejo, a la vez que cambiante y dinámico, y c) se considera como causa de inespecificidad del Trabajo Social la falta de una teoría integrada que fortalezca el desarrollo de la disciplina.

3.3 Características del Trabajo Social como disciplina científica
- El Trabajo Social es ciencia en la medida en que se convierte el conocimiento (conceptos y teorías) producido por los científicos sociales en principios para el ejercicio de la práctica utilizables por los especialistas en casos, grupos y organización de la comunidad.
- El carácter científico del Trabajo Social como disciplina está avalado porque cuenta con un objeto propio de investigación.
- Con frecuencia, por la propia naturaleza de la disciplina, el trabajador social recurre al método sistémico de resolución de problemas o de conflicto con el fin de acercar la situación de hecho, lo vivido, a lo deseable.
- El trabajador social establece en su quehacer profesional un diálogo permanente con la práctica, la investigación aplicada, el conocimiento científico y la investigación básica.

4. La tecnología y el Trabajo Social
4.1 Introducción: ¿qué es la tecnología?
La tecnología es la aplicación del conocimiento científico a objetivos prácticos, es decir, la tecnología es ciencia aplicada. Como señalan García y Melián (1993):
Por tecnología estamos entendiendo esa capacidad manipulativa que alcanza determinados objetivos. Ahora bien, al referirnos a la realidad de las relaciones humanas, en que se desarrolla el Trabajo Social, en principio vamos a entender mejor la técnica empleando los conceptos modernos de tecnología/ingeniería.

4.2 ¿Qué es la tecnología social?
Definido como tecnología, el Trabajo Social tiende a identificarse con la “ingeniería social” en cuanto que aquélla busca el conocimiento para aplicarlos a un objeto. La ciencia es un hacer-para-conocer, la tecnología es un hacer-para-transformar la realidad, para alcanzar determinados objetivos. La dimensión dependerá de los objetivos que se quiera alcanzar.

4.3 Ciencia predictiva y tecnología social
La tecnología social, como conjunto de procedimientos o técnicas, debe valerse de este conocimiento en profundidad de las relaciones sociales y de la predicción, aportada por la ciencia, para establecer con más eficacia la estrategia más idónea para que se alcancen los objetivos propuestos.
La tecnología social, en Trabajo Social, selecciona con el mayor rigor y adecuación, aquellas teorías y técnicas que permitan responder, del modo más eficaz y eficiente posible, a la interacción entre las necesidades y recursos sociales. La práctica constituye el modo de verificar la validez y oportunidad de la teoría y la tecnología social en una situación determinada, nos proporciona nuevos interrogantes y aportaciones a sucesivos procesos teóricos, se requiere que los datos recogidos de la prácticas sean sometidos a un proceso riguroso de sistematización, lo que nos proporcionará conclusiones que puedan aportar nuevos elementos a las teorías existentes (N. de la Red, 1993).

4.4 El Trabajo Social como tecnología y los nuevos modelos de acción
El Trabajo Social, como tecnología-ingeniería social, genera según García y Melián (1993) los nuevos modelos de acción de forma creativa y cuestionar los modelos de acción que hasta ahora ha venido utilizando. La labor investigadora del Trabajo Social como tecnología deberá orientarse por consiguiente hacia las siguientes áreas:
1. Desarrollo y profundización de los modelos de acción existentes o utilizados hasta ahora (los más válidos y fiables).
2. Creación de nuevos modelos de acción.
3. Aplicación de modelos de acción a fines distintos.
4. Análisis de los factores favorables o contrarios a la puesta en práctica de los modelos de acción.
5. Análisis de nuevos potenciales de acción susceptibles de ser utilizados por el Trabajo Social como tecnología.
6. Estudio en profundidad de las posibilidades reales de las más variadas técnicas que a su vez puedan configurar un modelo de acción.
7. Generar nuevas técnicas. Utilización de técnicas nuevas, aunque procedan de otras disciplinas.
8. Estudio de las técnicas antes mencionada, configurándolas en los distintos niveles de intervención del trabajador social.
9. Estudio y creación de las técnicas adecuadas para el control, supervisión y evaluación del modelo de acción, técnicas que permitan evaluar la eficacia de los modelos de acción y su coste.
10. Estudio y análisis de los modelos de acción generados por el Trabajo Social, así como por otras ciencias sociales, en relación con el marco institucional de los servicios sociales.

4.5 El Trabajo Social como “buen hacer”
La consideración del Trabajo Social es sin duda, una exigencia de la propia profesionalización de esta disciplina, que ha de enmarcarse en el contexto más amplio de la política social y basarse en criterios científicos.
Sin embargo, la misma evolución histórica del Trabajo Social nos recuerda que éste no deja de ser, un “buen hacer”, que, evidentemente, es algo mucho más difícil de reducir a simples “modelos de acción”, susceptibles de evaluación objetiva porque depende fundamentalmente de la capacidad subjetiva de percepción de los problemas personales y sociales y de la sensibilidad e intuición creativa del propio trabajador social.
Full transcript