Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

LA GUERRA DEL PACÍFICO (1879 - 1883)

No description
by

Bastian Ignacio Muñoz

on 30 September 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LA GUERRA DEL PACÍFICO (1879 - 1883)

LA GUERRA DEL PACÍFICO (1879 - 1883)
THANK YOU!
¿Qué sabemos de la Guerra del Pacífico?
ANTECEDENTES
El límite entre Boliviay Chile era incierto.Mientras para Bolivia era el paralelo 25°, para Chile era el 23°. Ambos países llegaron a un acuerdo, para fijar el límite en el punto medio: paralelo 24°.
CAUSAS DE LA GUERRA DEL PACÍFICO
Problemas limítrofes
Desde los inicios de la República, se sostenía que nuestro límite norte era el "Desierto de Atacama" o el "Despoblado de Atacama". Esta imprecisión generó los conflictos iniciales.
Intereses económicos en Juego
A partir de la década de 1940, la industria del guano (fertilizante) comienza a tomar mucha importancia económica, por lo que la actividad de empresarios se expande a esa zona. Posteriormente, se descubre la existencia de salitre (denominado el "oro blanco") y la plata en el desierto, lo que genera que Chile reclame su soberaníahasta el paralelo 23°
Expansión chilena al norte salitrero
Finalmente, el interés económico genera una fuerte migración de empresarios extranjeros y chilenos al norte salitrero, especialmente de la
Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta
(de capitales ingleses y chilenos).
Hasta ese momento, regía un acuerdo (1866 y 1874) entre Bolivia y Perú que fijaba el paralelo 24° como frontera, repartiendo los impuestos entre ambos países. Además, existía una cláusula que estipulaba que las autoridades bolivianas no elevarían los impuestos a las compañías salitreras chilenas ubicadas en su periodo.
Tratado de Alianza etre Perú y Bolivia
Además, existía un Tratado secreto entre Perú y Bolivia que establecía la mutua defensa frente a cualquier eventualidad.
Hilarión Daza, Presidente de Bolivia
Mariano Prado, presidente de Perú.
En 1878 y en un contexto de crisis económica, el Gobierno Boliviano decide aumentar el impuesto al quintal de salitre en 10 centavos a la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta. La empresa se niega a pagar el impuesto y, como respuesta, Chile envía 100 soldados a Antofagasta el mismo día en que suben los impuestos. Chile, ese mismo día, le declara la Guerra a Bolivia y a Perú, el
14 de febrero de 1879
.
Antecedente inmediato de la Guerra
Se inicia, así, la Guerra que, en su primera etapa se denomina la Campaña Marítima
Combate Naval de Iquique (21 de mayo de 1879)
La escuadra chilena, al mando de Juan Williams Rebolledo, había decidido realizar un bloqueo al puerto peruano de Iquique, epicentro económico de la actividad salitrera de Tarapacá. El bloqueo quedó a cargo de la corbeta Esmeralda y la goleta Covadonga, mientras que el resto de la escuadra partía rumbo al norte en busca de la flota peruana.
Pero ambas escuadras se cruzaron sin divisarse y los más poderosos buques peruanos arribaron a Iquique decididos a romper el bloqueo. En la rada de Iquique se enfrentaron entonces el monitor Huáscar, capitaneado por Miguel Grau, y la corbeta Esmeralda bajo el mando de Arturo Prat, quien perdería la vida al saltar al abordaje junto a la mayoría de su tripulación al ser hundida la corbeta.
Mientras la Esmeralda se batía en duelo con el Huáscar, la Covadonga, capitaneada por Carlos Condell, hacía lo propio un poco más al sur de Iquique, en Punta Gruesa, con la Independencia. La nave chilena, aprovechando su menor tamaño, maniobraba apegada a la costa para evitar los embates del enemigo que, finalmente, terminó encallado en las rocas y debió rendirse ante la Covadonga.
Condell abandonó el lugar debido a que el Huáscar, luego de hundir la Esmeralda, llegaba en socorro del buque peruano inmovilizado en Punta Gruesa. El Huáscar seguía siendo la principal pesadilla de las tropas chilenas.
Monitor Huáscar

Al ancla, Pisagua, Junio 2 de 1879

Dignísima señora:

Un sagrado deber me autoriza a dirigirme a Ud. y siento profundamente que esta carta, por las luchas que va a rememorar, contribuya a aumentar el dolor que hoy justamente debe dominarla. En el combate naval del 21 próximo pasado que tuvo lugar en las aguas de Iquique, entre las naves peruanas y chilenas, su digno y valeroso esposo, el capitán de fragata don Arturo Prat, comandante de la “Esmeralda”, como usted no lo ignorara ya, fue víctima de su temerario arrojo en defensa y gloria de la bandera de su patria. Deplorando sinceramente tan infausto acontecimiento y acompañándola en su duelo, cumplo con el penoso y triste deber de enviarle las para usted inestimables prendas que se encontraron en su poder, y que son las que figuran en la lista adjunta. Ellas le servirán indudablemente de algún consuelo en medio de su desgracia y por eso me he anticipado a remitírselas.

Reiterándole mis sentimientos de condolencia, logro, señora, la oportunidad para ofrecerle mis servicios, consideraciones y respetos con que me suscribo de usted, señora, muy afectísimo seguro servidor.

Miguel Grau
Carta de don Miguel Grau a Carmela Carvajal, Viuda de Prat.
“Era preciso que se diera fin a un drama que no conoce ejemplo en la Historia del mundo... Después de la catástrofe... siguió el estupor y el silencio en todos. La impresión que en los habitantes de Iquique produjo el hundimiento del buque, pudo más que la alegría y la apagó. ¡Tremendos misterios del corazón humano! … Lo último que desaparece en las aguas es el pabellón chileno; no se oye el más leve grito ni clamor alguno de socorro; ni siquiera resuenan vítores… a todnos nos tiene anonadados el horror de aquella tremenda escena…

Los ecos del combate se expandieron por todo el territorio chileno: ese gesto de heroísmo caló profundamente en el alma nacional y según aseguran algunos historiadores, en ese momento Chile ganó la guerra. El sentimiento nacional se derramó sobre todo el país... la gran mayoría de los niños nacidos en ese tiempo fueron bautizados con los nombres de Esmeralda y Arturo”.

Modesto Molina: el Comercio de Iquique, en: Pascual Ahumada (1888), Guerra del Pacífico, Tomo I).

Combate Naval de Angamos (8 de Octubre de 1879)
En la noche del 10 de julio de 1879, se produjo un nuevo combate entre el Huáscar y la corbeta Magallanes, que durante media hora brindó una feroz resistencia al acorazado peruano. Ante la llegada inminente del blindado chileno Cochrane, el Huáscar huyó rumbo al norte.

A partir de ese momento, el Huáscar, única amenaza para el dominio marítimo de la escuadra chilena, se transformó en objetivo prioritario de captura o destrucción. Luego de varias acciones navales del buque peruano, se logró dar caza al escurridizo Huáscar en Punta Angamos el 8 de octubre de 1879. La batalla final se libraría frente a Mejillones cuando los blindados chilenos Cochrane y Blanco Encalada dieron caza al Huáscar, que intentaba huir al norte, en compañía de la Unión, que sí logró alejarse del lugar.

Alrededor de las 8:40 el Cochrane, comandado por Juan José Latorre, abrió fuego contra el Huáscar, que intentaba resistir, pero la pericia de la artillería del blindado chileno pronto dio con la torre de mando, acabando trágicamente con la vida del capitán Miguel Grau. Luego de la llegada del otro blindado chileno, el Blanco Encalada, la resistencia de la tripulación del monitor Huáscar se limitó a tratar de hundir el buque, sin lograr su objetivo. El Huáscar fue capturado y llevado a reparaciones al puerto de Valparaíso, para luego navegar bajo bandera chilena.

Una vez resuelta la Guerra sobre el mar, quedaba ocupar el territorio, etapa conocida como las "campañas terrestres"
Campaña de Tacna y Arica
La campaña de Tacna y Arica se caracterizó por las largas marchas a través de un desierto completamente estéril, y por las tácticas de asalto frontal de Baquedano, que causaron un gran número de bajas. El 26 de mayo las tropas chilenas derrotaron a las peruanas en Campo de la Alianza, con un saldo de casi 500 soldados chilenos muertos y alrededor de 1 600 heridos. Baquedano siguió a Arica y el 7 de junio, una fuerza al mando del coronel Pedro Lagos asaltó la principal fortaleza, el Morro, capturándola en 55 minutos.
La Campaña de Lima
El Presidente Pinto no estaba convencido de la necesidad de llevar la guerra hasta Lima. Sin embargo, Estados Unidos alentó a los peruanos a no ceder territorios, mientras que les vendía armamento, pues consideraba el triunfo chileno un avance del imperialismo británico en América del Sur.
Pinto aceptó la idea de ocupar Lima, reconociendo que de otra forma Bolivia no aceptaría las condiciones chilenas. Vergara organizó la expedición que partió de Tacna, en total una fuerza de 26 472 hombres.
La capital del Perú fue ocupada tras dos sangrientos combates: Chorrillos, el 13 de enero de 1881, y Miraflores, dos días después. Patricio Lynch fue designado gobernador político y militar de la zona ocupada, y Manuel Baquedano regresó triunfante a la capital.


Campaña de la Sierra
La guerra no terminó en 1881. Las fuerzas peruanas se replegaron a la Sierra, al interior del Perú, donde prosiguieron la resistencia mediante una lucha irregular de montoneras. La campaña de la Sierra fue difícil y sangrienta, y no contó con gran apoyo de la opinión pública en Chile.
Destruido el último foco de resistencia peruano y concluidas las escaramuzas militares, tres meses después –el 20 de octubre de 1883- se firmaría, en Ancón, el armisticio que puso fin a la guerra.
Consecuencias de la Guerra del Pacífico
Consecuencias territoriales:
Chile firma el Tratado de Lima con Perú (1929), que deja a Chile con la rica provincia salitrera de Tarapacá. Deja a Arica en posesión chilena y a Tacna en posesión peruana. Además, se firma el tratado con Bolivia (1904), que deja en posesión de Chile la región de Antofagasta, con su riqueza minera y sus puertos. En paralelo, sin embargo, cedemos la Patagonia a la República de Argentina.
Consecuencias económicas:
la incorporación de la actual zona Norte de Chile implica un gigante aumento de inversión extranjera en la zona, lo que implica un consiguiente aumento de las arcas fiscales (vía impuestos). Además, se produce un fuerte flujo migratorio de las ciudades del sur de Chile al norte salitrero.
Consecuencias internas:
la riqueza del salitre permite una alta inversión en infraestructura y modernización de la estructua productiva del país, sin embargo, contribuiá a generar tensiones entre las elites y el bajo pueblo chileno. Además, el potencial militar chileno será aprovechado para desarrollar la denominada "Pacificación de la Araucanía".
Full transcript