Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Expansionismo Romano siglo IIAC

No description
by

Andrés Sáez

on 2 November 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Expansionismo Romano siglo IIAC

Roma y la expansión Mediterránea
siglos IV-I a.C
Parte I: El Mediterráneo Occidental

Historia Antigua 2016
Universidad de la frontera
Profesor: Mg. Andres sáez Geoffroy

La discusión historiográfica se ha centrada en dos tópicos esenciales
En segundo lugar la
discusión historiográfica
se ha centrado en establecer el "cuando" podemos hablar de este proceso expansivo como un
"imperialismo"
o si es que podemos referirnos al proceso bajo esa denominación"
"El término «imperialismo» supone una transposición a la historia romana de un concepto empleado a partir del siglo pasado para designar las actividades coloniales en ultramar de las potencias europeas. En latín no existía una palabra para designar la actividad conocida hay en día como «imperialismo»"
Alonso-Núñez JM, "REFLEXIONES SOBRE EL IMPERIALISMO ROMANO EN HISPANIA" Studia historica. Historia antigua Nº7, 1987 p.7
Pues, a decir verdad, ¿habrá hombre tan estúpido y negligente que no apetezca saber cómo y por qué género de gobierno los romanos llegaron en cincuenta y tres años no cumplidos a sojuzgar casi toda la tierra, acción hasta entonces sin ejemplo?
El libro precedente sirvió para exponer en qué tiempo los romanos, asegurada la Italia, iniciaron el emprender las conquistas exteriores, cómo pasaron más tarde a la Sicilia y por qué causas sostuvieron guerra contra los cartagineses sobre esta isla
Además, habría que referirse a los motivos, lo que no quiere decir creer descubrir una «naturaleza» del imperialismo romano: motivo inicial pero remanente de la religión, que informaba las relaciones de Roma con sus vecinos, que orientaba, en sentido estricto, su acción, que se prolongaba en una especie de teología de la Fides, fuente de relaciones originales, desiguales pero ventajosas. Motivo insistente —tanto entre los romanos como entre sus adversarios-de la economía; primero, en su forma más brutal: los beneficios individuales y colectivos de la guerra, el deseo de apoderarse de bienes escasos (metales, madera, etc.); luego, en la forma más elaborada de una fiscalidad provincial destinada a salvaguardar y privilegiar a los ciudadanos. Asimismo, el deseo de arruinar a los competidores peligrosos, de asegurar la libertad de los mares y el respeto de los italianos. Será necesario evaluar el alcance exacto y los límites de este tipo de motivaciones. Finalmente, la conquista desembocó en el imperio, es decir, en la organización de un poder. En consecuencia, hay que distinguir la praxis de las doctrinas (si es que las hubo) y calibrar, por otro lado, los cambios que la responsabilidad de administrar el mundo —mejor o peor— impuso en el centro del poder.
Se trata de hechos nebulosos, que los analistas interpretan en tono edificante, para hacer creer que la política romana tan sólo estuvo dictada por la preocupación de sostener guerras justas y de respetar fielmente las alianzas. Sin embargo, por tendencioso que sea ese relato, incurriríamos en un error si no admitiéramos, ya entonces, para el indiscutible imperialismo romano, una embarazosa necesidad de justificación moral y la exigente conciencia de una fides Romana. Lo que dificulta, sobre todo, la apreciación de los hechos es que acontecen en Roma, en Capua y entre los samnitas, interna y externamente, y que las fuerzas económico-sociales ya analizadas como factores de presión, intervienen sin cesar en las contradicciones de la diplomacia y en los móviles profundos de las situaciones violentas.
Consideraciones de carácter político interno hacían aun más difícil la adopción de una decisión. Una gran guerra habría reforzado inevitablemente los elementos militares de la corriente democrática campesina y llevaría nuevos hombres al poder, cosa que no convenía a la antigua nobleza. Pero la misma consideración hacía que los jefes democráticos desearan la guerra.

Además, entre algunos elementos de la sociedad romana (en verdad aún no muy numerosos) se notaban ya tendencias agresivas frente a Sicilia. Por primitiva que fuese la economía romana en los comienzos del siglo ni, sin embargo, como ya hemos dicho en el capítulo anterior, las tendencias de su desarrollo llevaban, lenta pero directamente, hacia el aumento de la gran propiedad agraria y hacia el fortalecimiento del esclavismo. Desde este punto de vista, la conquista de la fértil y floreciente Sicilia era una posibilidad muy seductora. En realidad no se trataría sino del desarrollo ulterior de la política meridional de Roma. Repetimos: numerosos "imperialistas" en aquel tiempo eran aún muy poco numerosos pero empezában a nacer y a ejercer una cierta influencia sobre la opinión pública.
"En sus comienzos, Roma era una pequeña ciudad-Estado en el Río líber, en el centro de Italia. Poseía pocas ventajas naturales: sin defensas, suelos metales valiosos o útiles, ni puertos excelentes. Alcanzó su poderío basada en su pueblo, formado por campesinos tenaces y soldados fuertes y decididos, en sus instituciones sociales y su Constitución republicana. Muchos de los elemental que contribuyeron al éxito de Roma se conformaron antes de que se fundara la República romana, cuando los reyes gobernaban Roma. "
"El fin de la Lucha por las Órdenes trajo paz bajo una Constitución republicana dominada por una aristocracia senatorial capaz aunque limitada. El gobierno estaba controlado por el Senadora comiti centuriata votaba en asuntos relacionados con la guerra y la paz, pero en la información que se tiene no se registra ningún caso en el que el pueblo rechazara una decisión senatorial para la guerra."
La guerra y el estado estaban intrínsecamente ligados para los romanos durante la República, de hecho, con la posible excepción de Esparta, para ninguna otra sociedad del mundo antiguo estos dos elementos se encontraban tan fundamentalmente relacionados. La guerra unió a todas las clases de la sociedad romana siendo una parte integral del estado y de la vida social, política y cultural. La guerra no sólo se benefició al Estado romano (…) De ello se deduce que el estado romano era imperialista, y que los propios romanos favorecieron la guerra como una externalización de su propio sistema socio-político.
"En un proceso tan complejo como el del imperialismo romano de época republicana resulta difícil aislar los móviles que en cada momento o cada fase impulsaron el proceso expansionista. objetivos políticos, económicos y sociales son dificilmente aislables en una empresa quedesde muy pronto se ligó a la supervivencia del propio Estado." p.47

Bravo. G "Historia de la Roma Antigua
(Madrid, 1998)
C.Nicolet, Roma y la conquista del mundo meditarráneo 264-27: la génesis de un Imperio, (Barcelona,1984) p.744
J. Heurgon, Roma y el mediterráneo occidental hasta las guerras Púnicas. (Barcelona,1982) p.225
Kovaliov S.I, Historia de Roma, tomo II .- La República (Buenos Aires,1959) p.19
KAGAN D, Sobre las causas de la preservación de la paz, (FCE,2003) p.214 y 217
VV.AA "THE CAMBRIDGE HISTORY OF GREEK
AND ROMAN WARFARE" Part II Rome and hellenistic World, "Warfarse and State" p.482-483
Los Moviles de la
expansión romana
Control del
Mediterráneo
Imperialismo como nueva forma de producción
Necesidad Aristocrática
Control del Hinterland inmediato
Ejército
Diplomacia
Romanización
Derecho
Dominio de Italia (483-270)
Guerras Púnicas (241-202, 146)
Grecia y Macedonia (198-168-146)
Asia y medio oriente (100-31)
Hispania (200-133)
Asia menor (133-129)
Formas de Asociación (v.gr Badian)
Cives Romani
+ Tiempo y + dificil
- Traslado a Roma
Sine Suffragio
(Municipium: romanas o no)
Latinos (Ius latii)
Matrimonio
Comercio
Avecindamiento
Socii
Foedus
Deditio
-in Dictionem
- in Fides
(Stipendium)
CONFLICTOS EXPANSIONISMO ROMANO
Cartago renuncia a Sicilia
Debe pagar 3200 talentos en 10 años
"Mare Nostrum"
Roma domina el mediterráneo Occidental
Proceso de provincialización: no pasan al ager sino que pagan un stipendium
Cambio social del siglo II
Inicio de la economía monetaria
Modelo esclavista
Roma es potencia del mundo antiguo
Necesidad de organizar provincias
“Democratización de Facto” (Pericot)
El primer es en
los móviles
que habrían provocado el proceso expansionista romano. Estos móviles hacen referencia a los
objetivos a cumplir
por el desarrollo de esta expansión pero además a la influencia de los diferentes
grupos sociales
presentes en la república romana
Consolidación del sistema político
Ius Civile (Roma o sus colonias)
Coloniae civium romanorum
Las teorías historiográficas sobre el expansionismo
Problemas de establecer cronologías concretas y unificadoras, Mommsen habla por ejemplo de un imperialismo defensivo otros de un imperialismo incipiente.
Hacia el fin del conflicto Cartago estaba en ruinas, su vida como Estado había terminado y su cultura estaba casi totalmente extinguida. Entre 265 y 146 Roma pasó de ser un poder itálico a una posición de dominio sin igual en toda la cuenca mediterránea, y estaba en la vía correcta para crear el imperio que controlaría el oeste de Europa, el norte de África y el Cercano Oriente durante más de cinco siglos . La intervención en Sicilia que llevó a la confrontación con Cartago fue la primera ocasión en que un ejército romano fue enviado fuera de Italia. El Imperialismo romano no comenzó con las guerras púnicas, hacia 265 Roma había absorbido toda la península italiana al sur del río Po, proceso que fue acelerado en gran medida por la guerra con Cartago.
A. Goldsworthy. "The Fall of Carthage" (Londres, 2006) p.12-13
Full transcript