Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Psicopatología de la adultez y la vejez

Psicología
by

Genessis Peñaranda

on 5 April 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Psicopatología de la adultez y la vejez

F23 Trastornos psicóticos agudos y transitorios
Demencia en la enfermedad de alzheimer
demencia vascular y demencia en enfermedades clasificadas en otro lugar


F20 ESQUIZOFRENIA.
F30 Hipomanía
No hay una causa única para el trastorno bipolar—sino el acuerdo científico es que son muchos factores que actúan en conjunto y producen la enfermedad. Debido a que el trastorno bipolar tiende a prevalecer en las familias, los investigadores han tratado de buscar un gen específico que se transfiera por generaciones y el cual pueda incrementar las posibilidades de una persona de desarrollar la enfermedad. Con ello, la búsqueda mediante investigación de genes sugiere que el trastorno bipolar, como otras enfermedades mentales, no ocurre debido a un sólo gen.
F31 Bipolaridad
En los episodios depresivos típicos el enfermo que lo padece sufre un humor depresivo, una pérdida de la capacidad de interesarse y disfrutar de las cosas, una disminución de su vitalidad que lleva una reducción de su nivel de actividad y a un cansancio exagerado que aparece incluso tras un esfuerzo mínimo. (CIE-10)
F32 Episodios depresivos.
Psicopatología de la adultez y la vejez
Las formas más comunes de demencia en los ancianos son la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular, que es un endurecimiento de las arterias en el cerebro que causa el bloqueo en el flujo sanguíneo.

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa cerebral primaria.

La demencia en la enfermedad de Alzheimer se considera hoy día irreversible.

Demencia
Es una disminución en la función cognitiva o capacidad mental de - pensar, razonar y recordar. Las personas con demencia tienen dificultad para la realización de forma independiente de las tareas diarias que han realizado rutinariamente a lo largo de su vida.

F00
ETIOLOGÍA

Desconocida.

PRESENTA

Rasgos neuropatológicos y neuroquímicos característicos.

TRANSCURSO

El trastorno se inicia por lo general de manera insidiosa y lenta y evoluciona progresivamente durante un período de años.

EVOLUCIÓN

El período evolutivo puede ser corto, dos o tres años, pero en ocasiones es bastante más largo.

EDAD

Puede comenzar en la edad madura o incluso antes (enfermedad de Alzheimer de inicio presenil).

Pero la incidencia es mayor hacia el final de la vida (enfermedad de Alzheimer de inicio senil).

Demencia en la enfermedad de Alzheimer
En casos con inicio antes de los 65 a 70 años es posible tener antecedentes familiares de una demencia similar, el curso es más rápido y predominan síntomas de lesión en los lóbulos temporales y parietales, entre ellos disfasias o dispraxias.
En los casos de inicio más tardío, el curso tiende a ser más lento y a caracterizarse por un deterioro más global de las funciones corticales superiores. Los enfermos con síndrome de Down tienen un alto riesgo de desarrollar una enfermedad de Alzheimer.
Pautas para el diagnóstico

Comienzo insidioso y deterioro lento. El momento exacto del inicio del cuadro es difícil de precisar, aunque los que conviven con el enfermo suelen referir un comienzo brusco.

Ausencia de datos clínicos o en las exploraciones complementarias que sugieran que el trastorno mental pudiera ser debido a otra enfermedad cerebral ó sistémica capaces de dar lugar a una demencia (por ejemplo, hipotiroidismo, hipercalcemia, deficiencia de vitamina B12, deficiencia de niacina, neurosífilis, hidrocefalia normotensiva o hematoma subdural).

Ausencia de un inicio apoplético, súbito o de signos neurológicos focales, tales como hemiparesia, déficits sensoriales, defectos del campo visual o falta de coordinación de movimientos, signos estos que no han tenido que estar presentes en la etapas iniciales de la enfermedad (aunque puedan superponerse a ella en períodos más avanzados).



Incluye: Demencia degenerativa de tipo Alzheimer.

En un cierto número de casos, los rasgos de la enfermedad de Alzheimer y los de la demencia vascular pueden estar simultáneamente presentes. Si ambos coinciden claramente deberá hacerse un doble diagnóstico (y codificación). Si una demencia vascular precede a una enfermedad de Alzheimer, es posible que esta última sea imposible de diagnosticar en la práctica clínica.
Demencia en la enfermedad de Alzheimer
F00.0

Demencia en la enfermedad de Alzheimer de inicio precoz

ETIOLOGÍA

Desconocida.

PRESENTA

En la mayoría de los casos se presentan, en períodos relativamente precoces de la evolución, afasias, agrafía, alexia o apraxias.

TRANSCURSO

Rápido

EVOLUCIÓN

El deterioro tiene una evolución más rápida, con marcadas alteraciones de las funciones corticales superiores.

EDAD

El inicio es más precoz que el de F00.1 (antes de los 65 años).

Pautas para el diagnóstico

Las mismas que para F00, pero teniendo en cuenta el comienzo más temprano que la forma senil, es decir, antes de los 65 años. El curso progresivo suele ser rápido.

Incluye:
Enfermedad de Alzheimer de tipo 2.
Demencia presenil de tipo Alzheimer.
F00.1

Demencia en la enfermedad de Alzheimer de inicio tardío

ETIOLOGÍA

Desconocida
PRESENTA

El rasgo más prominente es el deterioro de la memoria.

TRANSCURSO

Progresa lentamente

EDAD

Después de la edad de los 65 años normalmente hacia finales de los 70 e incluso más tarde.
Pautas para el diagnóstico
Las mismas que para F00, teniendo en cuenta además la presencia o ausencia de los rasgos que la diferencian de la forma de comienzo precoz (F00.0).

Incluye:
Enfermedad de Alzheimer de tipo 1.
Demencia senil de tipo Alzheimer.

Demencias cuyas características no se ajustan a las descripciones y pautas para el diagnóstico de F00.0 y F00.1 y demencias mixtas, vascular y de Alzheimer.
La demencia vascular (antes llamada demencia arteriosclerótica) incluye a la demencia multi-infarto, y se distingue de la demencia en la enfermedad de Alzheimer por el modo de comienzo, las características clínicas y la evolución.

F01

Demencia vascular

ETIOLOGÍA

La demencia puede también ser consecutiva a una serie de accidentes vasculares agudos o más rara vez a un único ataque apoplético mayor. Es entonces cuando se manifiesta un cierto deterioro de la memoria y del pensamiento.
PRESENTA

Lo más característico es que haya antecedentes de ictus transitorios, con breves trastornos de conciencia y paresias o pérdidas de visión fugaces.
EVOLUCIÓN

El cuadro suele ser brusco, como consecuencia de un episodio isquémico aislado o la demencia puede ir haciéndose presente de una manera más gradual.
EDAD
Tiene lugar en la edad avanzada.

La demencia es la consecuencia de los infartos del tejido cerebral secundarios a una enfermedad vascular, incluida la enfermedad vascular hipertensiva.
Por lo general, los infartos son pequeños y sus efectos son acumulativos.
Presencia de demencia

Deterioro cognoscitivo, que suele ser desigual, de tal manera que puede haber una pérdida de memoria, un deterioro intelectual y signos neurológicos focales, mientras que la conciencia de enfermedad y la capacidad de juicio pueden estar relativamente conservadas.

Un comienzo brusco, un deterioro escalonado y la presencia de síntomas y signos neurológicos focales aumenta la probabilidad del diagnóstico de demencia vascular, cuya confirmación vendrá sólo, en algunos casos, de la tomografía axial computarizada o en último extremo de la neuropatología.

Otras características son: hipertensión arterial, soplos carotídeos, labilidad emocional con distimias depresivas pasajeras, llantos o risas intempestivas, episodios transitorios de obnubilación de conciencia o de delirium, a menudo provocados por nuevos infartos. Suele aceptarse que la personalidad se mantiene relativamente bien conservada, pero en algunos casos hay cambios evidentes de la misma, apareciendo apatía o desinhibición o acentuación de rasgos previos, tales como egocentrismo, actitudes paranoides o irritabilidad.
Pautas para el diagnóstico

Incluye: Demencia arteriosclerótica.
La demencia vascular puede coexistir con la de Alzheimer. En este caso utilizar el código F00.2, como en los casos en los que un accidente vascular surge sobre un cuadro clínico y unos antecedentes que sugieren la presencia de una enfermedad de Alzheimer.

Nombre
Etiología
Evolución
F01.0
Demencia vascular de inicio agudo

Se desarrolla tras una serie de ictus debidos a trombosis vasculares, embolias o hemorragias. En casos raros, la causa puede ser un único infarto de gran tamaño.
Rápida

F01.1

F01.2

F01.3

F01.8

F01.9

Demencia multi-infarto

Normalmente precedido de varios episodios isquémicos menores que producen un número creciente de infartos del parénquima cerebral.
Tiene un inicio más gradual que la forma aguda

Demencia vascular subcortical

Generalmente la corteza cerebral está indemne, lo cual contrasta con el cuadro clínico, que puede parecerse mucho al de una demencia de la enfermedad de Alzheimer Pueden existir antecedentes de hipertensión arterial y de focos de destrucción isquémica en las zonas profundas de la sustancia blanca de los hemisferios cerebrales.
Demencia vascular mixta, cortical y subcortical

Con componentes mixtos, cortical y subcortical.

Otra demencia vascular 

Demencia vascular sin especificación

F02 Demencia en enfermedades clasificadas en otro lugar

Se clasifican aquí los casos de demencia debidos a una etiología distinta

A la enfermedad
de Alzheimer
A la enfermedad
vascular

Pueden comenzar en cualquier período de la vida, aunque raramente en la edad avanzada
Demencia que aparece en el curso de una clara enfermedad de Parkinson (en especial en sus formas más graves).

No se han demostrado rasgos clínicos que permitan distinguirla de otras demencias.

La demencia que aparece en el .curso de una enfermedad de Parkinson puede ser diferenciada de la de la enfermedad de Alzheimer o de la de una demencia vascular. Sin embargo, hay evidencia de que existe una comorbilidad entre estos trastornos y la enfermedad de Parkinson.
Pautas para el diagnóstico
La demencia aparece en un individuo que ya padece una enfermedad de Parkinson avanzada, generalmente grave.

Incluye:
Demencia en los parkinsonismos.
Demencia en la parálisis agitante

Demencia en la enfermedad de Parkinson
F02.3
F02.4
Demencia en la infección por VIH

Presenta
quejas de fallos de memoria, enlentecimiento, déficits de concentración y dificultades para la lectura y la resolución de problemas.
Son
frecuentes
la apatía, reducción de la espontaneidad y retraimiento social.
En una minoría significativa de individuos afectados la enfermedad puede
presentarse
de forma atípica, como por ejemplo, trastorno del humor (afectivo), psicosis o convulsiones
En la exploración somática se
objetiva
a menudo temblor, dificultades para efectuar movimientos rápidos y repetitivos, falta de equilibrio, entre otros
La demencia por VIH suele
evolucionar
casi siempre de forma rápida, en el plazo de semanas o meses hacia una demencia global grave, estado de mutismo y la muerte
Trastorno
caracterizado
por déficits cognoscitivos que satisfacen las pautas para el diagnóstico de demencia
Los niños
pueden presentar un trastorno del desarrollo neurológico debido al VIH,
caracterizado
por retraso en el desarrollo, hipertonía, microcefalia y calcificación de los ganglios básales
F03 DEMENCIA SIN ESPECIFICACION:

Se recurre a esta categoría cuando se satisfacen las pautas generales para el diagnóstico de demencia pero no es posible identificar ninguno de los tipos específicos (F00.0-F02.8).

Incluye:
Psicosis senil o presenil sin especificación
Demencia senil o presenil sin especificación
Demencia degenerativa primaria sin especificación.

Etiopatogenia:
No se ha logrado establecer una etiopatogenia clara para la esquizofrenia, pero se acepta que existe una interrelación entre factores biológicos y psicosociales que es responsable de la aparición de los síntomas así como del curso y pronóstico de la enfermedad.

Las investigaciones más recientes avalan la hipótesis que sugiere la existencia de una vulnerabilidad que se transmite genéticamente y que se expresa de manera variable según los factores ambientales que le afectan. La esquizofrenia es un síndrome neuropsiquiátrico complejo cuya correlación anatomopatológica y funcional es difícil de comprobar.

Cuadro Clínico:
Alteración a nivel de tomografía y de resonancia magnética. Se presenta como un trastorno degenerativo a causa de atrofia cerebral con preferencia frontal, reducción del tamaño de los lóbulos frontales, reducción del cuerpo calloso y aumento del ‘’Septum Pellucidum’’.
Criterios Diagnósticos:
• Presencia como mínimo de un síntoma muy evidente, o dos o más si son menos evidentes, de cualquiera de los grupos 1 a 4, o síntomas de por lo menos dos de los grupos referidos entre 5 y el 8 que hayan estado claramente presente la mayor parte del tiempo durante un período de un mes o más.
• Tampoco deberá diagnosticarse una esquizofrenia en presencia de una enfermedad cerebral manifiesta o durante una intoxicación por sustancias psicotrópicas o una abstinencia en las mismas. Los trastornos similares que se presentan en el curso de una epilepsia o de otra enfermedad cerebral deberán codificarse de acuerdo con la categoría F06.2 y aquellos inducidos por sustancias psicótropas como F1x.5.
• El diagnóstico de la esquizofrenia no deberá hacerse en presencia de síntomas depresivos o maníacos relevantes, a no ser que los síntomas esquizofrénicos antecedieran claramente al trastorno del humor (afectivo). Si los síntomas del trastorno del humor y los esquizofrénicos se presentan juntos y con la misma intensidad, debe recurrirse al diagnóstico del trastorno esquizo-afectivo (F25), aun cuando los síntomas esquizofrénicos justifican por si solos el diagnóstico de esquizofrenia.
Etiopatogenia:

El comienzo agudo se define como un cambio desde un estado sin características psicóticas a otro claramente anormal y psicótico en un periodo de dos semanas o menos. Hay pruebas de que el comienzo agudo es signo de buen pronóstico y es probable que cuanto más súbito sea el inicio, mejor sea el final.

Los síndromes típicos elegidos son primero, el estado rápidamente cambiante y variable, llamado “polimorfo” en el CIE 10, el cual ha sido descrito en los trastornos psicóticos agudos y, en segundo lugar la presencia de síntomas esquizofrénicos típicos.
Cuadro clínico:

Ausencia de una causa orgánica tan como conmoción cerebral, delirium o demencia. A menudo se observa perplejidad, preocupación o falta de atención hacia la conversación inmediata pero si estos síntomas son tan marcados o persistentes como para sugerir delirium o demencia de causa orgánica, el diagnostico debe ser pospuesto hasta que las exploraciones o la evolución hayan aclarado este punto.
Criterios
F23.0 Trastorno psicótico agudo polimorfo sin síntomas de esquizofrenia
A. Deben cumplirse los criterios generales del F23.
B. Los síntomas cambian rápidamente.
C. Presencia de algún tipo de alucinaciones o de ideas delirantes, durante al menos varias horas, en cualquier momento a partir de el inicio del trastorno.
D. Los síntomas de al menos dos de la siguiente categorías se producen al mismo tiempo:
1. Confusión emocional, caracterizada por sentimientos intensos de felicidad o éxtasis, ansiedad abrumadora o irritabilidad marcada.
2. Perplejidad o falso reconocimiento de personas o lugares.
3. Acentuado aumento o disminución de la actividad psicomotriz.
E. Pueden estar presentes algunos de los síntomas de esquizofrenia enumerados en el criterio G1.1 Y 2 de F20.0-F20.3, pero solo una parte mínima del tiempo desde el inicio, es decir no se cumple el criterio B de F23.1.
F. La duración completa del trastorno no pasa de los 3 meses.

F23.1 Trastorno psicótico agudo polimorfo con síntomas de esquizofrenia
A. Deben cumplirse los criterios A, B, C y D del F23.0.
B. Presencia de algunos síntomas de esquizofrenia (F20.0-F20.3) durante la mayor parte del tiempo desde el inicio del trastorno, aunque no es necesario que se cumplan todos los criterios, o sea, debe hallarse presente al menos uno de los síntomas de los criterios G1.1 a G1.2.
C. Los síntomas de esquizofrenia del criterio B no persisten más de un mes.

F23.2 Trastorno psicótico agudo de tipo esquizofrénico
A. Deben cumplirse los criterios generales de trastornos psicóticos agudos y transitorios (F23).
B. Se cumplen los criterios de esquizofrenia (F20.0-F20.3), excepto el criterio de duración.
C. Excluye los criterios B, C y D de F23.0.
D. La duración total del trastorno no excede de un mes.

F23.3 Trastorno psicótico agudo con predominio de ideas delirantes
A. Cumple los criterios generales de F23.
B. Presencia de ideas delirantes y/o alucinaciones constantes, pero no cumplen los criterios sintomáticos de esquizofrenia (F20.0-F20.3).
C. Excluye los criterios del F23.0.
D. Dura máximo 3 meses.

Trastornos episódicos en los cuales son prominentes ambos tipos de síntomas, afectivos y esquizofrénicos, pero no justifican el diagnóstico de esquizofrenia o de episodio depresivo maníaco

Se caracteriza por la combinación de síntomas psicóticos y síntomas episódicos depresivos, maniacos, y/o de tipo mixto. Esta concurrencia de síntomas afectivos y esquizofrénicos en la presentación clínica es vista por algunos expertos como:

1. El reflejo de la co-presencia de los dos trastornos psicopatológicos (esquizofrenia y trastornos del estado de ánimo).

2. Es una variante clínica de la esquizofrenia donde los síntomas afectivos son prominentes.

3. Se ubicaría dentro de los trastornos del estado de ánimo con síntomas psicóticos que persistirían con una gravedad y duración variable.

F.25 Trastornos Esquizoafectivos
F33 TRASTORNO DEPRESIVO RECURRENTE
El síntoma principal de estos trastornos es la presencia de una ansiedad, que no se limita a ninguna situación ambiental en particular. Pueden presentarse síntomas depresivos y obsesivos, e incluso algunos elementos de ansiedad fóbica, siempre que éstos sean claramente secundarios o menos graves.
F41 Otros trastornos de ansiedad
F42 Trastorno Obsesivo Compulsivo.
F44 Trastornos disociativos (de conversión)
F43 Reacciones a estrés grave y trastornos de adaptación
Etiopatogenía del trastorno esquizoafectivo

Se desconocen las causas exactas, se cree En la actualidad, que los cambios en los genes y químicos en el cerebro (neurotransmisores) pueden ser importantes en el inicio de la enfermedad, asimismo gracias a los estudios epidemiológicos y clínicos es posible sostener que factores socioambientales participan en la etiopatogenia del trastorno. Existen datos en la bibliografía que concluyen que los pacientes esquizoafectivos presentan mayor tasa de acontecimientos traumáticos (44% vs 25%; p=0.025) que los pacientes bipolares, y esto era debido a un mayor porcentaje de abuso físico, durante la infancia, en esta población.
Cuadro Clínico
• Síntomas positivos :

a- Alucinaciones (auditivas, cenestésicas, olfatorias, visuales).
b- Ideas delirantes.
c- Comportamiento extravagante (vestido y apariencia, comportamiento sexual, social, agresivo, agitado y conductas repetitivas).
d- Trastornos formales del pensamiento (descarrilamiento, tangencialidad, incoherencia, ilogicalidad, circunstancialidad, presión del habla, distraibilidad, asociaciones fonéticas).
• Síntomas negativos (éstos son menos agudos en TEA)

a) Pobreza afectiva.
b) Alogia.
c) Abulia-apatía.
d) Anhedonia-insociabilidad.
e) Atención.
Criterios Para el Diagnóstico

• Un período continuo de enfermedad durante el que se presenta en algún momento un episodio depresivo mayor, maníaco o mixto, simultáneamente con síntomas que cumplen el criterio A para la esquizofrenia.

• Durante el mismo período de enfermedad ha habido ideas delirantes o alucinaciones durante al menos dos semanas en ausencia de síntomas afectivos.

• La alteración no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (por ejemplo, una droga o abuso de medicamento) o a enfermedad médica.
F25.0 Trastorno Esquizoafectivo Maniaco

Trastorno en el que los síntomas de esquizofrenia y manía son ambos tan prominentes que el episodio de la enfermedad no justifica el diagnóstico de esquizofrenia ni de episodio maniaco.
Esta categoría debe utilizarse tanto para un único episodio como para un trastorno recurrente en el que la mayoría del episodio sea esquizoafectivo de tipo maniaco.
Incluye:
• Psicosis esquizofreniforme de tipo maniaco.

Cuadro Clínico

La alteración del humor es generalmente en forma de euforia acompañada de aumento de la estimación de sí mismo e ideas de grandeza, pero a veces son más evidentes la excitación o irritabilidad, acompañadas de un comportamiento agresivo y de ideas de persecución. En ambos casos existe un aumento de la vitalidad, hiperactividad, dificultades de concentración y una pérdida de la inhibición social normal. Pueden estar presentes ideas delirantes de referencia, de grandeza o de persecución, pero se requieren otros síntomas más típicamente esquizofrénicos para establecer el diagnóstico.
Criterios para el diagnóstico

Debe existir una exaltación marcada del humor, o una exaltación menos evidente del humor acompañada de irritabilidad o excitación. Deben hallarse claramente presentes dentro del mismo episodio, por lo menos uno y preferiblemente dos síntomas característicos de la esquizofrenia (tal y como se especifica en las pautas (a-(d) para el diagnóstico de F20.-, esquizofrenia).

F25.1 TRASTORNO ESQUIZOAFECTIVO DE TIPO DEPRESIVO
Trastorno en el cual los síntomas esquizofrénicos y depresivos son destacados en el mismo episodio de enfermedad. La depresión del humor suele acompañarse de varios síntomas depresivos característicos o de trastornos del comportamiento es el tipo más frecuente de esquizofrenia en la mayor parte del mundo.
Cuadro Clínico
Inhibición psicomotriz, insomnio, pérdida de vitalidad, de apetito o de peso, reducción en los intereses habituales, dificultades de concentración, sentimientos de culpa, de desesperanza e ideas de suicidio. Al mismo tiempo o dentro del mismo episodio están presentes otros síntomas típicamente esquizofrénicos.
Criterios Para el diagnostico
Debe aparecer un humor depresivo marcado, acompañado por lo menos por dos síntomas depresivos característicos o de trastornos del comportamiento enumerados en el episodio depresivo (F32.-). Además, deben hallarse dentro del mismo episodio, por lo menos uno y preferiblemente dos síntomas típicamente esquizofrénicos (tal y como se especifica para F20.-, en las pautas para el diagnóstico de esquizofrenia a)- d).
Incluye:
• Psicosis esquizofreniforme de tipo depresivo.

Se produce por una exaltación leve y persistente del ánimo, sus factores son de origen psicosocial, como periodos de excesiva euforia en la sociedad que puede llegar a ser contagiosa hasta hacer de una persona que tenga especial susceptibilidad pueda desarrollar la hipomanía.
La hipomanía muchas veces es un cuadro de difícil detección. Se caracteriza principalmente por un estado de ánimo elevado, expansivo o irritable (sin la intensidad que tendría en una fase maníaca) pero claramente diferente al estado de ánimo habitual del paciente.
Hagop Akiskal, propone criterios para distinguir la hipomanía de la alegría ‘normal’:
1. No tiene causa aparente;
2. Su intensidad puede llevar al paciente a auto medicarse;
3. Reduce la capacidad de juicio;
4. Es lábil (varía o fluctúa);
5. Está típicamente precedida o seguida de una depresión; y es recurrente
6. Necesidad disminuida del sueño
7. Aumento de la creatividad o juicio pobre e irritabilidad
8. Dura por lo menos cuatro días

Criterios
A) Humor elevado o irritable hasta un grado claramente anormal para el individuo y mantenido al menos 4 días consecutivos.
B) Deben estar presente al menos los 3 siguientes signos ocasionando alguna interferencia en el funcionamiento normal de la vida diaria.
•Aumento de la actividad o inquietud física.
•Aumento de la locuacidad.
•Dificultad para concentrarse o distraerse.
•Disminución de las necesidades del sueño.
•Aumento de vigor sexual.
•Leve aumento de los gastos u otros tipos de comportamientos temarios o irresponsables.
•Aumento de la sociabilidad o exceso de la familiaridad
C) El episodio no cumple criterios de manía (f30.1),(f30.2), o trastorno bipolar (f31) ; esquizoide depresivo (f32); ciclotimia (f34.0)


Patogenia
La fisiopatología y sus mecanismos subyacentes son pocos entendidos para el trastorno bipolar. La evidencia de los estudios preclínicos hasta ahora publicados sugiere que pueda compartir algunos mecanismos biológicos con la epilepsia. Se ha planteado que exista un desequilibrio entre aminoácidos excitadores, fundamentalmente glutamatos, y los inhibidores, principalmente el ácido γ-aminobutírico y la disfunción de las bombas de cationes como las bombas de sodio y calcio que explica la patogenia del trastorno bipolar y otras patologías como la epilepsia.
Trastorno de tipo orgánico, que destaca una afección cerebral en la que se produce una alteración de los mecanismos bioquímicos que regulan las emociones y el humor.
Trastorno caracterizado por la presencia de episodios reiterados (es decir, al menos dos) en los que el estado de ánimo y los niveles de actividad del enfermo están profundamente alterados, de forma que en ocasiones la alteración consiste en una exaltación del estado de ánimo y un aumento de la vitalidad y del nivel de actividad (manía o hipomanía) y en otras, en una disminución del estado de ánimo y un descenso de la vitalidad y de la actividad (depresión). Lo característico es que se produzca una recuperación completa entre los episodios aislados.
Los episodios de manía comienzan normalmente de manera brusca y se prolongan durante un período de tiempo que oscila entre dos semanas y cuarto a cinco meses (la duración mediana es de cuatro meses).
Periodo Depresivo
Una disminución del interés en las actividades diarias y/o placer producido por las actividades cotidianas pueden ser signos de la fase depresiva del paciente bipolar.
Las señales y los síntomas del período depresivo en el trastorno bipolar incluyen (pero en ningún sentido se limitan solo a ellos): sentimientos constantes de tristeza, ansiedad, culpa, ira y soledad y/o desesperanza, desórdenes de sueño, apetito, fatiga, pérdida de interés por actividades de las que la persona antes disfrutaba, problemas de concentración, odio hacia uno mismo, apatía o indiferencia, despersonalización, perdida de interés en la actividad sexual, timidez o ansiedad social, irritabilidad, dolor crónico (con o sin causa conocida), falta de motivación, e incluso ideas suicidas.

Durante la fase depresiva el paciente puede presentar:
• Pérdida de la autoestima.
• Desánimos continuos.
• Ensimismamiento.
• Sentimientos de desesperanza o minusvalía.
• Sentimientos de culpabilidad excesivos o inapropiados.
• Fatiga (cansancio o aburrimiento) que dura semanas o meses.
• Lentitud exagerada (inercia).
• Somnolencia diurna persistente.
• Insomnio.
• Problemas de concentración, fácil distracción por sucesos sin trascendencia.
• Dificultad para tomar decisiones y confusión general enfermiza, ejemplos: deciden un cambio repentino de empleo, una mudanza, o abandonar a las personas que más aman como puede ser una pareja o un familiar (cuando el paciente es tratado a tiempo deja de lado las situaciones "alocadas" y regresa a la vida real, para recuperar sus afectos y su vida).
• Pérdida del apetito.
• Pérdida involuntaria de peso.
• Pensamientos anormales sobre la muerte.
• Pensamientos sobre el suicidio, planificación de suicidio o intentos de suicidio.

Período Maníaco
Se encuentran en un episodio maníaco pueden estar eufóricas, irritables y/o suspicaces, con un incremento en sus actividades y cualidades tanto físicas como mentales.
El incremento en la energía y en las actividades es muy común; suele tener verborrea. La necesidad de dormir se encuentra disminuida. La persona suele distraerse rápidamente y puede manifestar e incluso llevar a la práctica ideas irreales, grandilocuentes y sobre optimistas. Las facultades sociales se ven disminuidas, y las ideas poco prácticas suelen llevar a indiscreciones tanto financieras como amorosas.

En la fase maníaca se pueden presentar:
• Exaltación del estado de ánimo.
• Aumento de las actividades orientadas hacia metas, delirios de grandeza, creencias falsas en habilidades especiales. Si los contradicen suelen enfadarse y volverse paranoicos, (pensar que el mundo está en su contra).
• Ideas fugaces o pensamiento acelerado (taquipsiquia).
• Enfadarse por cualquier cosa.
• Autoestima alta.
• Menor necesidad de dormir.
• Agitación.
• Verborrea (hablar más de lo usual o tener la necesidad de continuar hablando).
• Incremento en la actividad involuntaria (es decir, caminar de un lado a otro, torcer las manos).
• Inquietud excesiva.
• Aumento involuntario del peso.
• Bajo control del temperamento.
• Patrón de comportamiento irresponsable.
• Hostilidad.
• Aumento en la actividad dirigida al plano social o sexual.
• Compromiso excesivo y dañino en actividades placenteras que tienen un gran potencial de producir consecuencias dolorosas (andar en juergas, tener múltiples compañeros sexuales, consumir alcohol y otras drogas).
• Creencias falsas (delirios místicos y otros).

Cuadro Clínico
Hipomanía
Generalmente un episodio destructivo menor que la manía, y las personas que se encuentran en este episodio usualmente experimentan los síntomas de la manía en menor grado o menos síntomas. La duración es regularmente menor que la manía. Este es considerado como un período «artístico» del desorden, que se caracteriza por una gran cantidad de ideas, un pensamiento extremadamente ingenioso, y un incremento en la energía.

En el contexto del trastorno bipolar los períodos mixtos son aquellos en los cuales la manía y la depresión clínica ocurren simultáneamente (por ejemplo, la agitación, ansiedad, agresividad, confusión, fatiga, impulsividad, las ideas suicidas, el pánico y la paranoia, ideas de persecución, verborrea, pensamiento veloz y furia).33
Los episodios mixtos suelen ser los más volátiles dentro del estado bipolar, debido a que los estados pueden ser activados o desencadenados de forma rápida y simple. Los intentos suicidas, el abuso de substancias psicotrópicas y dañarse a sí mismo suele ocurrir en este estado.

Período mixto
Etiopatogenia
El origen de la depresión es muy complejo, debido a que hay aparición de múltiples factores como biológicos, genéticos y psicosociales. Cuando se refiere a lo biológico es la alteración de los neurotransmisores, citoquinas y hormonas que parecen influir de forma alarmante en el curso de dicha enfermedad puesto que existe una cierta relación entre la serotonina y el sistema inmune y que cuando el individuo se encuentra en este estado el sistema inmune se debilita y los niveles de serotonina varían; sin embargo algunos tipos de depresión suelen afectar a los miembros de la misma familia, podría decirse que existe una predisposición biológica, a causa de un grado severo que se presente puede ocurrir de generación en generación, no obstante puede afectar a personas que no tengan un historial de episodios depresivos.
Cuadro clínico
Este trastorno es orgánico debido a que se manifiestan alteraciones a nivel endocrino, la psiconeuroinmunologia ha evidenciado que en el eje hipotálamo-hipofisario-adrenal relacionado con los neurotransmisores alteran al sistema inmune asociado a las citoquinas, por ejemplo en el trastorno depresivo mayor (episodio depresivo grave con síntomas psicóticos) se reducen el número de neurotransmisores de serotonina en linfocitos de sangre periféricas del paciente depresivo, causando así la disminución del sistema inmune en presencia de esta patología.
Criterios
Humor depresivo.
Perdida de la capacidad de interesarse y de disfrutar de las cosas.
Disminución de su vitalidad que conlleva a una reducción de su nivel de actividad a un cansancio exagerado.
Disminución de la atención y concentración.
Perdida de la confianza en sí mismo y sentimiento de inferioridad.
Ideas de culpa y ser inútil
Perspectiva sobria del futuro.
Pensamientos de actos suicidas y agresión
Trastorno de sueño y pérdida del apetito.

Etiopatogenía

El origen de la depresión es complejo, ya que en su aparición influyen factores genéticos, biológicos y psicosociales.

Hay evidencias de alteraciones de los neurotransmisores, citoquinas y hormonas que parecen modular o influir de forma importante sobre la aparición y el curso de la enfermedad.
Cuadro clínico
En el trastorno depresivo intervienen esencialmente 3 neurotransmisores que pertenecen al grupo de las monoaminas (Stahl, 2003): 
Serotonina.
Noradrenalina.
Dopamina.

“A pesar del gran impacto que los trastornos del estado de ánimo tienen en la sociedad, actualmente todavía no se conocen la causalidad de este trastorno ni tampoco conocemos por completo las bases biológicas que la originan. Esto es debido a que hasta el momento los estudios acerca de la depresión se han centrado en los sistema de neurotransmisión monoaminérgicos.”

Criterios para el diagnostico

Incluye:
(F33.0 o F33.1) Episodios recurrentes de:
Reacción depresiva.
Depresión psicógena.
Depresión reactiva.
Trastorno afectivo estacional.
(F33.2 o F33.3) Episodios recurrentes de:
Depresión endógena.
Depresión mayor.
Psicosis maniaco-depresiva (de tipo depresivo).
Depresión psicótica psicógena o reactiva.
Depresión psicótica.
Depresión vital.
Excluye:
Episodios depresivos breves recurrentes (F38.1).

F33.0Trastorno depresivo recurrente, episodio actual leve
a) deben satisfacerse todas las pautas de trastorno depresivo recurrente (F33) y el episodio actual debe satisfacer las pautas para episodio depresivo leve (F32.0).

b) Además, por lo menos dos episodios deben haber durado un mínimo de dos semanas y entre ellos debe haber un intervalo libre de alteración significativa del humor de varios meses de duración.


F33.00 Sin síndrome somático
Se satisfacen totalmente las pautas de episodio depresivo leve y están presentes pocos síndrome somático o ninguno.
F33.01 Con síndrome somático
Se satisfacen las pautas de episodio depresivo leve y también están presentes cuatro o más de los síndrome somáticos (si están presentes sólo dos o tres, pero son de una gravedad excepcional, puede estar justificado utilizar esta categoría).
Puede especificarse, si es preciso, el tipo predominante de los episodios previos
(leve, moderado, grave, incierto).

F33.1 Trastorno depresivo recurrente, episodio actual moderado
a) deben satisfacerse todas las pautas de trastorno depresivo recurrente (F33) y el episodio actual debe satisfacer las pautas para episodio depresivo moderado (F32.1).

b) Además, por lo menos dos episodios deben haber durado un mínimo de dos semanas y deben haber estado separados por un período de varios meses libres de alteración significativa del humor.

F33.10 Sin síndrome somático

F33.11 Con síndrome somático

Puede especificarse, si es preciso, el tipo predominante de los episodios previos (leve, moderado, grave, incierto).
F33.2 Trastorno depresivo recurrente, episodio actual grave sin síntomas psicóticos
a) deben satisfacerse todas las pautas de trastorno depresivo recurrente (F33.-) y el episodio actual debe satisfacer las pautas para episodio depresivo grave sin síntomas psicóticos (F32.2).

b) Además, por lo menos dos episodios deben haber durado un mínimo de dos semanas y deben haber estado separados por un período de varios meses i libres de alteración significativa del humor.

F33.3 Trastorno depresivo recurrente, episodio actual grave con síntomas psicóticos
A) deben satisfacerse todas las pautas de trastorno depresivo recurrente (F33.-) y el episodio actual debe satisfacer las pautas para episodio depresivo grave con síntoma psicóticos (F32.3).

B) Además, por lo menos dos episodios deben haber durado un mínimo de dos semanas y deben haber estado separados por un período de varios meses libres de alteración significativa del humor.

F33.4 Trastorno depresivo recurrente actualmente en remisión
F33.8 Otros trastornos depresivos recurrentes

F33.9 Trastorno depresivo recurrente sin especificación

a) en el pasado debieron satisfacerse todas las pautas de trastorno depresivo recurrente (F33.-), pero el estado actual no satisface las pautas para episodio depresivo de cualquier gravedad, o para cualquier otro trastorno de F30-39.

b) Además, por lo menos dos episodios deben haber durado un mínimo de dos semanas y deben haber estado separados por un período de varios meses libres de alteración significativa del humor.

Incluye: Depresión monopolar sin especificación.
Etiopatogenia

Presencia de crisis recurrentes de ansiedad grave (pánico) no limitadas a ninguna situación o conjunto de circunstancias particulares.

Cuadro clínico
Aparición repentina de palpitaciones, dolor precordial, sensación de asfixia, mareo o vértigo y sensación de irrealidad (despersonalización o desrealización). Casi constantemente hay un temor secundario a morirse, a perder el control o a enloquecer.

A menudo el miedo y los síntomas vegetativos del ataque van creciendo de tal manera que los que los padecen terminan por salir, escapar, de donde se encuentran.
Criterios para el diagnóstico
El trastorno de pánico es el diagnóstico principal sólo en ausencia de F40 Trastornos de ansiedad fóbica.
Para un diagnóstico definitivo deben de presentarse varios ataques graves de ansiedad vegetativa al menos durante el período de un mes:

a) En circunstancias en las que no hay un peligro objetivo.

b) No deben presentarse sólo en situaciones conocidas o previsibles.

c) En el período entre las crisis el individuo debe además estar relativamente libre de ansiedad aunque es frecuente la ansiedad anticipatoria leve.

Incluye:

Ataques de pánico.
Estados de pánico.

F41.0 Trastorno de pánico (ansiedad paroxística episódica)
Etiopatogenia
La característica esencial de este trastorno es una ansiedad generalizada y persistente, que no está limitada y ni siquiera predomina en ninguna circunstancia ambiental.
Cuadro Clínico
Quejas de sentirse constantemente nervioso, con temblores, tensión muscular, sudo-ración, mareos, palpitaciones, vértigos y molestias epigástricas. A menudo se ponen de manifiesto temores a que uno mismo o un familiar vaya a caer enfermo o a tener un accidente, junto con otras preocupaciones y presentimientos muy diversos.
Criterios para el diagnóstico
El afectado debe tener síntomas de ansiedad la mayor parte de los días durante al menos varias semanas seguidas. Entre ellos deben estar presentes rasgos de:

a) Aprensión (preocupaciones acerca de calamidades venideras, sentirse "al límite", dificultades de concentración, etc.).

b) Tensión muscular (agitación e inquietud psicomotrices, cefaleas de tensión, temblores, incapacidad de relajarse).

c) Hiperactividad vegetativa (mareos, sudoración, taquicardia o taquipnea, molestias epigástricas, vértigo, sequedad de boca, etc.).

En los niños suelen ser llamativas la necesidad constante de seguridad y las quejas somáticas recurrentes.
La presencia transitoria (durante pocos días seguidos) de otros síntomas, en particular de depresión, no descarta un diagnóstico principal de trastorno de ansiedad generalizada, pero no deben satisfacerse las pautas de episodio depresivo (F32.-), trastorno de ansiedad fóbica (F40.-), trastorno de pánico (F41.0) o trastorno obsesivo-compulsivo (F42.-).

Incluye:

Estado de ansiedad.
Neurosis de ansiedad.
Reacción de ansiedad.




Neurastenia (F48.0).

F41.1 Trastorno de ansiedad generalizada
Excluye:
Etiopatogenía
Están presentes síntomas de ansiedad y de depresión, pero ninguno de ellos predomina claramente ni tiene la intensidad suficiente como para justificar un diagnóstico por separado.
Cuadro Clínico
Temblores, palpitaciones, sequedad de boca, molestias epigástricas.
Criterios para el diagnostico
Los síntomas vegetativos deben estar presentes aunque sólo sea de un modo intermitente. No debe utilizarse esta categoría si sólo aparecen preocupaciones respecto a estos síntomas vegetativos. Si síntomas que satisfacen las pautas de este trastorno se presentan estrechamente relacionados con cambios biográficos significativos o acontecimientos vitales estresantes, debe utilizarse la categoría F43.2, trastornos de adaptación.

Este tipo de enfermos con una mezcla de síntomas comparativamente leves se ve con frecuencia en atención primaria y su prevalencia es aún mayor en la población general, pero la mayoría de los afectados rara vez demandan cuidados médicos o psiquiátricos.

Incluye:
Depresión ansiosa (leve o no persistente).




Depresión ansiosa persistente (distimia F34.1).

F41.2 Trastorno mixto ansioso-depresivo
Excluye:
Etiopatogenía.

• Se manifiesta que existe una predisposición biológica ya que en algunos estudios se determina que existen alteraciones en el lóbulo frontal del cerebro y sustancias como la serotonina que también podría estar implicada como causa de dicho trastorno en el contorno biológico.

• En cuanto a lo social, existen muchos acontecimientos que pueden actuar como factores desencadenantes del TOC, como enfermedades, problemas de pareja, el fallecimiento de un ser querido, entre otros. Otro factor que influye y el cual posee un papel fundamental en su aparición es la educación recibida en la infancia, sobre todo si se trata de una educación demasiado rígida. Sucede con frecuencia cuando los padres obligan a sus hijos desde pequeños a aprender cierto tipo de conductas como por ejemplo el orden y simetría de la ropa o los juguetes organizados por color o tamaño.

Cuadro Clínico.
Este trastorno es orgánico debido a que se trata de una disfunción o afectación en determinadas áreas cerebrales como ganglios basales, sistema límbico y lóbulo frontal, creando una interacción entre si y permitiendo al individuo desencadenar una serie de actos mediante pensamientos reprimidos que muchas veces son irracionales y posteriormente intentar desecharlos por medio de actos compulsivos. También existe una alteración en sustancias como la serotonina, la cual juega papel importante debido a que al no poder controlar este tipo de situación la persona suele con el tiempo presentar un cuadro depresivo.
Criterios
• Pensamientos obsesivos.

• Actos compulsivos recurrentes.

• Se presenta una resistencia ineficaz.

• Emisión involuntaria de orina, durante las horas diurnas, o durante la noche.

• La idea o la realización del acto no deben ser en sí mismas placenteras (el simple alivio de la tensión o ansiedad no debe considerarse placentero en este sentido).

• Los pensamientos, imágenes o impulsos deben ser reiterados y molestos.

• Pasar por lo menos una hora al dia con este tipo de pensamientos.

No se sabe cuál es la causa concreta de esta alteración, pero los factores biológicos y sociales pueden explicarla:
Deben estar presentes y ser una fuente importante de angustia o de incapacidad durante la mayoría de los días, al menos durante dos semanas:
Etiopatogenia:
(Incluye F43.0, F43.1, F43.2, F43.20, F43.21, F43.22, F43.23, F43.24, F43.25)
• Su inicio depende de una exposición única o repetida a un acontecimiento traumático.
• Factores biológicos:
1. Neuroimagen
Disminución del volumen del hipocampo (5- 10%)

2. Neuroquímica

El TEPT refleja una sensibilidad biológica al trauma, debido posiblemente a experiencias previas

Reactividad fisiológica elevada
• Sistema catecolaminérgico (NA y DA)
• Sistema serotonérgico

• Respuesta a un estrés físico o psicológico excepcional y que por lo general remite en horas o días.
• Vulnerabilidad y capacidad de adaptación individual
• Período de adaptación a un cambio biográfico significativo o a un acontecimiento vital estresante.

NO ORGANICO

Ausencia de causa orgánica, con énfasis en causal emocional y psicológico.


Cuadro clínico:
Criterios:
Debe haber una relación temporal clara e inmediata entre el impacto de un agente estresante excepcional y la aparición de los síntomas, los cuales se presentan a lo sumo al cabo de unos pocos minutos, si no lo han hecho de un modo inmediato.

Se presentan mezclados y cambiantes, sumándose al estado inicial de "embotamiento", depresión, ansiedad, ira, desesperación, hiperactividad o aislamiento, aunque ninguno de estos síntomas debe predominar sobre los otros

Tienen una resolución rápida, como mucho en unas pocas horas en los casos en los que es posible apartar al enfermo del medio estresante. En los casos en que la situación estresante es por su propia naturaleza continua o irreversible, los síntomas comienzan a apagarse después de 24 a 48 horas y son mínimos al cabo de unos tres días.

No debe ser diagnosticado a menos que no esté totalmente claro que ha aparecido dentro de los seis meses posteriores a un hecho traumático de excepcional intensidad. Un diagnostico "probable" podría aún ser posible si el lapso entre el hecho y el comienzo de los síntomas es mayor de seis meses, con tal de que las manifestaciones clínicas sean típicas y no sea verosímil ningún otro diagnóstico alternativo (TEPT).
TRASTORNOS DEL HUMOR AFECTIVOS Y PERSISTENTES F.34

CICLOTIMIA F-34.0 DISTIMIA F-34.1

TRASTORNOS DEL HUMOR
AFECTIVOS Y PERSISTENTES
F.34

Suelen ser descritos: hipomaniacos o depresivos leves.

Duran años
Parte adulta de la vida del enfermo.

Malestar o incapacidad.

Se clasifican en trastornos de personalidad.

Relación genética con trastornos del humor.


Trastorno del estado de ánimo similar al trastorno bipolar.

Se caracteriza por oscilaciones del estado de ánimo de la hipomanía a la depresión.

Es un nivel leve de manía recibe el nombre de hipomanía.

La hipomanía puede hacer sentir bien a la persona que la experimenta y se puede incluso asociar a un buen funcionamiento y a un incremento de la productividad.
CICLOTIMIA
Aparece al inicio de la edad adulta.
Sigue un curso crónico.
Pasa desapercibida a la atención medica.
Los estados de ánimos son menos evidentes.


CUADRO CLINICO

No suele ser orgánico

Altera el sistema nervioso.

Inestabilidad persistente del estado de ánimo.

Números de episodios depresivos y euforia leve.


ETIPATOGENIA
CRITERIOS
No son suficientemente intensos y duraderos.

Como pasa en un trastorno bipolar o depresivo.

No lo percibe la atención medica.


DISTIMIA
Es un trastorno afectivo.

Carácter depresivo crónico.

Caracterizado por la baja autoestima y aparición de un estado de ánimo melancólico, triste y apesadumbrado.

No cumple con todos los patrones diagnósticos de la depresión.

El inicio suele ser temprano.
Aparece con doble frecuencia en mujeres que en hombres.
Sola o asociada a otros trastornos psiquiátricos, sobre todo depresiones graves y pérdida del apetito sexual.
Es frecuente en su evolución el deterioro social y el abuso de sustancias como alcohol y otras drogas.
ETIPATOGENIA:
CRITERIOS:
persistente casi todos los días a lo largo de al menos dos años.

Son pocas las personas que se recuperan completamente.
Lo habitual es que el tratamiento mejore significativamente el cuadro clínico.
Mantenimiento de la terapia de modo crónico.

Trastornos alimentarios: inapetencia o ingesta compulsiva.

Trastornos del sueño: insomnio o hipersomnia.

Sensación de déficit de energía vital (astenia), cansancio injustificado, fatiga continua.

Trastornos de la memoria y la capacidad de concentración.

Baja autoestima, sentimiento de incapacidad.

Sentimiento de desesperanza, pesimismo.

Incapacidad para la toma de decisiones.

Aislamiento o fobia social, falta de locuacidad, pérdida de interés por actividades placenteras o por la actividad sexual.

CUADRO CLINICO
TRASTORNOS DE LA ANSIEDAD FÓBICA F.40
Se ponen en marcha exclusiva o predominantemente en ciertas situaciones bien definidas o frente a objetos (externos al enfermo) que no son en sí mismos generalmente peligrosos.

AGORAFOBIA:

Se incluyen en él no sólo los temores a lugares abiertos, los relacionados con ellos, como temores a las multitudes y a la dificultad para poder escapar inmediatamente a un lugar seguro (por lo general el hogar).

CUADRO CLINICO

a) Los síntomas, psicológicos o vegetativos, son manifestaciones primarias de ansiedad y no secundarias a otros síntomas, como por ejemplo ideas delirantes u obsesivas.

b) Esta ansiedad se limita o predomina en al menos dos de las siguientes situaciones: multitudes, lugares públicos, viajar lejos de casa o viajar solo.

c) La evitación de la situación fóbica es, o ha sido, una característica destacada
FOBIAS SOCIALES
ETIOPATOGENIA:

Las fobias sociales suelen comenzar en la adolescencia.
Se presentan con igual frecuencia en varones y en mujeres.

CRITERIOS:

Giran en torno al miedo a ser enjuiciado por otras personas en el seno de un grupo comparativamente pequeño.

CUADRO CLINICO

a) Los síntomas psicológicos, comportamentales o vegetativos, son manifestaciones primarias de la ansiedad y no secundarias a otros síntomas como por ejemplo ideas delirantes u obsesivas.

b) Esta ansiedad se limita o predomina en situaciones sociales concretas y determinadas.

c) La situación fóbica es evitada, cuando ello es posible

ZOOFOBIA
Definida como un miedo irracional hacia los animales, pero existen muchas sub-fobias, que son específicas para distintos animales, pero al hablar de la zoofobia en general, se puede referir al miedo hacia cualquier especie animal.

Agrizofobia : a los animales salvajes.
Ailurofobia: a los gatos.
Apifobia: a las abejas.
Aracnofobia: a las arañas.
Cinofobia: a los perros.
Ictiofobia : a los peces .
Equinofobia: a los caballos .
Entomofobia: a los insectos .
Lutrafobia: a las nutrias 
Murofobia: a las ratas  y ratones.
Ofidiofobia: a las serpientes.
Ornitofobia: a las aves.
Selacofobia: a los tiburones.

Casi siempre adquirida desde la infancia.

Son comunes, pero generalmente afecta a más mujeres que a hombres.

¿QUÉ LO PRODUCE?

Debido a tener malas experiencias con animales, o por el miedo adquirido por ver distintas películas, series de televisión y documentales.

Esta fobia es considerada un acto irracional de los seres humanos.
CAUSAS
Miedo a los espacios cerrados, aquellos que la padecen suelen evitar los ascensores, los túneles, el metro, las habitaciones pequeñas.

CUADRO CLINICO:

Sensación de falta de aire.
Sudoración.
Latidos acelerados.
Falta de aliento o hiperventilación.
Temblores.
Aturdimiento o desmayos.
Náuseas.
Mareo.
Sensación de tener pavor, terror, pánico.

CAUSAS: Las personas que sufren de este trastorno mental deben evitar los espacios cerrados, ya que una vez que empieza este trastorno es difícil de controlar a la persona, ya que empieza a desesperarse.

¿QUÉ LO PRODUCE?
Experiencias desagradables en espacios cerrados
CLAUSTROFOBIA
Que la persona haya tenido en su infancia una experiencia traumática, a la que después asocia el elemento que le causa temor.
La asociación puede ser directa o indirecta.
Es directa cuando ha sido ese elemento la causa misma que desemboca en una fobia.
Es indirecta cuando el temor aparece desplazado: en la televisión, documentales, películas etc.

Cualquier persona sometida a un determinado estímulo puede desarrollar una fobia.
CAUSAS DE LAS FOBIAS
Pérdida parcial o completa de la integración normal entre ciertos recuerdos del pasado, la conciencia de la propia identidad, ciertas sensaciones inmediatas y el control de los movimientos corporales. Normalmente hay un considerable grado de control consciente sobre qué recuerdos y qué sensaciones pueden ser seleccionados por la atención inmediata y sobre qué movimientos hay que llevar a cabo. Se acepta que en los trastornos disociativos esta capacidad para ejercer un control consciente y selectivo se ha perdido en un grado que puede variar de día en día o de hora en hora. Por lo general, es muy difícil averiguar hasta qué punto parte de los déficits funcionales están bajo un control voluntario.

El término "conversión" se utiliza ampliamente para alguno de estos trastornos, e implica que sentimientos no satisfactorios originados por los problemas y conflictos que el enfermo no puede resolver se transformen de alguna manera en síntomas.
Criterios para el diagnóstico:
A. Presencia de las características clínicas ya especificadas en los trastornos aislados (F44.-).

B. Ausencia después de las exploraciones clínicas complementarias de un trastorno somático que pudiera explicar los síntomas.

C. Evidencia de una génesis psicógena, en la forma de una clara relación temporal con acontecimientos biográficos estresantes y problemas o relaciones personales alterados (aunque sean negados por el enfermo).

F44.0 Amnesia disociativa
La característica principal de este trastorno es la pérdida de memoria en general para hechos recientes importantes, no debida a un trastorno mental orgánico y demasiado intenso como para ser explicada por un olvido ordinario o por cansancio. La amnesia se centra habitualmente alrededor de acontecimientos traumáticos, tales como accidentes o duelos inesperados y suele ser parcial y selectiva. La extensión y alcance de la amnesia varía a menudo de día en día y según quién explore al enfermo, pero hay un núcleo común persistente que no puede ser recordado en estado de vigilia.
F44.1 Fuga disociativa.
Fuga que tiene todas las características de una amnesia disociativa, a la que se añade un desplazamiento intencionado lejos del hogar o del lugar de trabajo, durante el cual se mantiene el cuidado de sí mismo. En algunos casos puede asumirse una nueva identidad, por lo general sólo por unos pocos días, pero a veces incluso durante largos períodos de tiempo y con un grado sorprendente de aparente autenticidad. Los desplazamientos suelen ser a lugares previamente conocidos y de cierto significado afectivo para el enfermo. Aunque existe una amnesia para el período de la fuga, el comportamiento del enfermo durante ella puede ser aparentemente normal para el que, sin conocerle, la presencia.
F44.3 Trastornos de trance y de posesión
Trastornos en los que hay una pérdida temporal del sentido de la identidad personal y de la plena conciencia del entorno. En algunos casos el enfermo actúa como poseído por otra persona, espíritu, deidad o "fuerza". La atención y la conciencia del entorno pueden limitarse a sólo uno o dos aspectos inmediatos y a menudo se presenta un pequeño pero reiterado conjunto de movimientos, posturas y manifestaciones expresivas. Se incluyen aquí sólo aquellos estados de trance que son involuntarios o no deseados, que interfieren en la actividad cotidiana porque tienen lugar al margen (o son una prolongación de) ceremonias religiosas o culturales aceptadas.
Trastorno de la despersonalización:
F44.81 trastorno de personalidad múltiple
Cuadro clínico:

Las alteraciones se pueden observar a través de tomografías y/o resonancias magnéticas cuando la amnesia es producida por enfermedad o contusión.

Criterios:

A. La presencia de amnesia, parcial o completa, para hechos recientes de naturaleza traumática o estresante (lo cual a veces sólo pueden ponerse de manifiesto a través de información de terceros).

B. La ausencia de un trastorno orgánico cerebral, intoxicación o fatiga excesiva.

Cuadro clínico:

Se presenta como incapacidad de recordar partes o la totalidad del pasado, confusión sobre la propia identidad o adopción de una identidad (aunque solo parcial).Todo esto provoca malestar clínico importante o deterioro laboral y social añadido. En pruebas de imagen se han observado cambios en funciones límbico-corticales, probablemente porque las estructuras del sistema límbico se relacionan con los eventos autobiográficos.
Criterios:

A. Las características de la amnesia disociativa (F44.0).

B. Un desplazamiento intencionado más allá del ámbito cotidiano (el límite entrevagabundeo y desplazamiento depende del conocimiento de las circunstancias locales).

C. El mantenimiento del cuidado básico de sí mismo (en la comida, aseo, etc.) y de la interacción simple con extraños (como el comprar billetes o gasolina, preguntar por direcciones o encargar una comida).
Cuadro clínico:

Desconexión total de la realidad de parte del paciente, por presentar alucinaciones, ya sean; visuales , auditivas, sensoriales o todas en conjunto, así como también diversos síntomas somáticos, la pauta clave en este trastorno es que el paciente afirma estar poseído por un espíritu, refiere ser Dios o algún demonio, sus delirios y alucinaciones presentan un contexto religioso o esotérico. Generalmente, este trastorno se presenta con un episodio único pero puede llegar a ser crónico dependiendo del entorno en el que el paciente se desenvuelve y actitud que tome la familia ante este padecimiento.
Criterios:
Para que el diagnostico sea válido, el paciente no debió haber consumido ninguna droga psicoactiva, ni estar diagnosticado por otro trastorno que produzca síntomas psicóticos.
No deben ser causador por acción de la ingesta de sustancias psicotrópicas o por una entidad de tipo orgánica. Tampoco deben aparecer en el curso de una esquizofrenia o en trastornos del humor o afectivos.
Etiopatogenía:
Como fenómeno aislado y transitorio puede ocurrir en personas normales durante estados de fatiga, de privación de sueño, relajación intensa, consumo de marihuana y otras sustancias. El desencadenante más frecuente parece ser la ansiedad intensa. Varios estudios han documentado su aparición durante situaciones de amenaza vital inminente o estados de indefensión tal como ocurre en accidentes, violaciones, catástrofes naturales; también como síntomas asociados a días patológicos con momentos de ansiedad importantes como trastornos de pánico, depresión, episodios psicóticos, etc. Algunas entidades neurológicas, principalmente la epilepsia pero cefaleas tipo migraña. Ocasionalmente también se asocia con experiencias de despersonalización/desrealizacion.

Cuadro Clínico:
Varios autores han propuesto la idea de que la despersonalización, probablemente tiene su origen en una respuesta vestigial del sistema nervioso, que evoluciono con el fin de presentar conductas adaptativas durante situaciones caracterizadas por miedo y angustia, capaces de tener un efecto desorganizador en la conducta. Se ha propuesto que la despersonalización produciría la inhibición de respuestas emocionales con poco valor funcional. Es concebible que una inhibición del procesamiento tendrá el efecto de atenuar la experiencia emocional subjetiva, la cual a su vez producirá un sentimiento de extrañeza y distanciamiento emocional con el entorno.
Criterios:

a) Experiencias persistentes o recurrentes de distanciamiento o de ser un observador de sus procesos mentales o del cuerpo.

b) Durante el periodo de despersonalización el sentido de la realidad está intacto.

c) Hay malestar significativo o menoscabo en el desempeño social, laboral u otros

d) No aparece exclusivamente en curso de otro trastorno psiquiátrico y no se debe a efecto de una sustancia o una enfermedad médica.

Este trastorno es raro, y no hay acuerdo sobre hasta qué punto es iatrogénico o propio de una cultura específica. El hecho esencial es la existencia aparente de dos o más personalidades distintas en el mismo individuo, y el que cada vez se manifiesta sólo una de ellas. Cada personalidad es completa, con sus propios recuerdos, comportamiento y preferencias, que pueden ser muy diferentes a los de la personalidad premórbida única. En la forma común de dos personalidades, una personalidad domina pero nunca una tiene acceso a los recuerdos de la otra y casi siempre cada una ignora la existencia de la otra. Todos los estudios realizados hasta el momento concuerdan en asignar una naturaleza postraumática a este trastorno, según un modelo vedente. La presencia de trauma psíquico repetitivo durante la infancia alearía el proceso mediante el cual los diferentes estados alternos de conciencia, normalmente delimitados en los neonatos, se van integrando hasta llegar a conformar una única experiencia consciente con continuidad temporal.
Etiopatogenia:
Cuadro clínico:

Presencia en un mismo individuo de diferentes tipos de personalidades (5 a 10), manifestándose cada una de ellas en diferentes momentos, sin conciencia de las mismas y amnesia de cada una de ellas, produciéndose os cambios de una personalidad a otra de manera repentina y relacionados íntimamente con acontecimientos y situaciones traumáticas para el paciente. Es un trastorno raro y muy poco frecuente, es más prevalente en el sexo femenino. Más de 2/3 de los pacientes intenta suicidarse. Está relacionado con el trastorno de personalidad limite o borderline.
Criterios:

a) Presencia de dos o más identidades o estados de personalidad, cada una con un patrón propio y relativamente persistente de percepción, interacción y concepción del entorno y de sí mismo.

b) Al menos dos de estos estados de personalidad controlan de forma recurrente el comportamiento.

c) Incapacidad para recordar información personal importante.
d) No se debe a efectos de una sustancia o enfermedad médica.
Presentación reiterada de síntomas somáticos acompañados de demandas persistentes de exploraciones clínicas, a pesar de repetidos resultados negativos de exploraciones clínicas y de continuas garantías de los médicos de que los síntomas no tienen una justificación somática. Aun en los casos en los que realmente estuvieran presentes trastornos somáticos, éstos no explican la naturaleza e intensidad de los síntomas, ni el malestar y la preocupación que manifiesta el enfermo.
F45 Trastornos somatomorfos
F48 Otros trastornos neuróticos
F50 TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA
Etiopatogenia:

Para considerar este código debe descartarse que esto no sea síntoma de otro trastorno mental o somático y esto debe hacerse en función de la presentación y curso clínicos, asi como en las consideraciones terapéuticas y prioridades en el momento de la consulta. Esta categoría solo incluye aquellos trastornos del sueño en los cuales se considere que las causas emocionales son un factor primario.

Cuadro clínico:
No orgánico.

F51 Trastornos no orgánicos del sueño
Las disfunciones sexuales abarcan diferentes formas de incapacidad para participar en una relación sexual deseada. Según los casos, se trata de una falta de interés, una imposibilidad de sentir placer, un fracaso en la respuesta fisiológica necesaria para una interacción sexual efectiva (por ejemplo, erección) o una incapacidad para controlar o sentir un orgasmo.
F52 Disfunciones sexuales de origen no orgánico
Excluye:
Trastornos disociativos (F44.-).

Tricotilomanía (F63.3).

Lambdacismo (F80.0).

Ceceo (F80.8).

Onicofagia (F98.8).

Factores psicológicos y del comportamiento en trastornos o enfermedades clasificados en otro lugar (F54.-).

Disfunciones sexuales no orgánicas (F52.-).

Movimientos estereotipados (F98.4).

Succión del pulgar (F98.8).

Síndrome de Gilíes de la Tourette (F95.2).

Trastornos de tics en la infancia y adolescencia (F95.-).

ETIOPATOGENÍA

La fisiopatología de la somatización y el trastorno somatomorfo permanece desconocida. Los trastornos somatomorfos primarios pueden estar asociados con una mayor conciencia de las sensaciones corporales normales que puede verse aunado con un sesgo cognitivo durante la interpretación de cualquier síntoma físico como indicio de una enfermedad médica inminente.9 La excitación autonómica puede ser elevada en algunos pacientes con somatización, que puede estar asociada con efectos fisiológicos de los componentes noradrenérgicos endógenos, tales como la taquicardia e hipermotilidad gástrica. Esta mayor excitación también puede inducir la tensión muscular y el dolor asociado con la hiperactividad muscular, como se ve con la tensión muscular durante los dolores de cabeza.
CUADRO CLÍNICO

Los trastornos somatomorfos pueden presentarse bajo una variedad de síntomas, por ejemplo:

• Respiratorios: el paciente puede referir un sentimiento de asfixia o dificultad respiratoria, sensación de presión cardiovascular y sensación de ansiedad en el pecho y taquicardia.
• Tracto gastrointestinal: dispepsia y síndrome del intestino irritable, con náuseas, hinchazón, dolor abdominal, heces irregulares, etc.
• Ginecológicos: dolor pélvico crónico, dolor abdominal bajo incluyendo el sacro.
• Urológicos: vejiga, próstata y/o uretra irritable, aumento en la frecuencia de las micciones, dolor al orinar, sensación de dificultad para orinar
• Dolor persistente, sin correlacionar con los hallazgos de la exploración física.

Los pacientes a menudo refieren síntomas que indican una fuerte excitación del sistema nervioso autónomo, temblores o trastornos endocrinos. Adicionalmente, hay pacientes con otros trastornos psiquiátricos añadidos, en particular los trastornos depresivos, trastornos de ansiedad y trastorno de personalidad.
F45.0 Trastorno de somatización
El rasgo más destacado de este trastorno es la existencia de síntomas somáticos múltiples, recurrentes y, con frecuencia, variables, que por lo general han estado presentes durante varios años antes de que el enfermo haya sido remitido al psiquiatra.
F45.4 Trastorno de dolor somatomorfo persistente
Persistencia de un dolor intenso y penoso que no puede ser explicado totalmente por un proceso fisiológico o un trastorno somático. El dolor se presenta con frecuencia en circunstancias que sugieren que el dolor está relacionado con conflictos o problemas, o que da lugar a un aumento significativo del apoyo y la atención que recibe el enfermo, por parte del médico, de otras personas, pero no siempre es así.
F45.2 Trastorno hipocondriaco
La característica esencial de este trastorno es la preocupación persistente de la posibilidad de tener una o más enfermedades somáticas graves progresivas, puesta de manifiesto por la presencia de quejas somáticas persistentes o por preocupaciones persistentes sobre el aspecto físico.
Pautas para el diagnóstico

a) Síntomas somáticos múltiples y variables para los que no se ha encontrado una adecuada explicación somática que han persistido al menos durante dos años.

b) La negativa persistente a aceptar las explicaciones o garantías reiteradas de médicos diferentes de que no existe una explicación somática para los síntomas.

c) Cierto grado de deterioro del comportamiento social y familiar, atribuible a la naturaleza de los síntomas y al comportamiento consecuente.

Incluye:
Trastorno psicosomático múltiple.
Trastorno de quejas múltiples.

Pautas para el diagnóstico

a) Creencia persistente de la presencia de al menos una enfermedad somática grave, que subyacen al síntoma o síntomas presentes, aun cuando cuando exploraciones y exámenes repetidos no hayan conseguido encontrar una explicación somática adecuada para los mismos o una preocupación persistente sobre una deformidad supuesto.

b) Negativa insistente a aceptar las explicaciones y las garantías reiteradas de médicos diferentes de que tras los síntomas no se esconde ninguna enfermedad o anormalidad somática.

Incluye:
Hipocondría.
Neurosis hipocondriaca.
Nosofobia.
Dismorfofobia (no delirante).
Trastorno corporal dismórfico.
Incluye:

Psicalgia.
Lumbalgia psicógena.
Cefalea psicógena.
Dolor somatomorfo psicógeno.

Excluye:

Dolor sin especificación (R52.-).
Cefalea de tensión (G44.2).
Lumbalgia sin especificación (M54.9).

ETIOPATOGENÍA:

Los cuadros neuróticos se producen como consecuencia de conflictos en la estructura psíquica de la persona.

Dichos conflictos son inconscientes. Aunque las causas son inconscientes, poco tiempo antes de la aparición del cuadro puede observarse que ha ocurrido un hecho de cierta significación, como la pubertad, embarazo, adolescencia, fallecimiento de un ser querido, divorcio, entre otros.

Para algunos autores, son enfermedades menores de la organización de la personalidad cuyos síntomas simbolizan los conflictos inconscientes y las defensas contra la angustia.

CUADRO CLINICO:


La neurosis es un trastorno psíquico sin una alteración orgánica demostrable. Se caracteriza por la presencia de un alto grado de ansiedad. Esto quiere decir que ciertos síntomas somáticos (con evidencia corporal) pueden tener su origen en procesos emocionales.

Síntomas

Cada neurosis presenta un conjunto de síntomas que la definen.
Estos índices comunes a todas las formas clínicas neuróticas son:

Conservación del juicio de la realidad: el sujeto neurótico, a diferencia del psicótico, mantiene sus vínculos con el mundo externo y el juicio crítico de sus actos.

Conciencia de enfermedad: el paciente padece los síntomas y sabe que debe modificar algo. Presencia de sentimientos de angustia y culpa. Trastornos somáticos funcionales.

Vivencia egodistónica de los síntomas: el paciente vive sus producciones patológicas como algo que no le pertenece, ajenas a su yo.

Egosintónico es un término psicológico que se refiere a los comportamientos, valores y sentimientos que están en armonía o son aceptables para las necesidades y objetivos del ego o yo, y son coherentes con los ideales de su autoimagen.

F48.0 NEURASTENIA:
Trastorno caracterizado por:
Debilidad
Fatigabilidad
Sentimiento de encontrarse exhausto
Existe depresión y sentimiento de autodesprecio.
Este tipo de neurosis es frecuente en la adolescencia tardía.

F48.1 TRASTORNO DE DESPERSONALIZACION - DESREALIZACION
Los síntomas más característicos son sentimiento de irrealidad y de extrañeza hacia si mismo, hacia su cuerpo y hacia el ambiente.
Se asocia con las primeras etapas de reacciones esquizofrénicas.
Los síntomas se asocian a trastornos neurológicos que afectan a los lóbulos temporal y parietal.
Desrealizacion
Distracción
Tener la sensación de mirar a través de un velo gris
"Disminución sensorial"
Despistado
"estar en otro mundo"
"Estar en una pecera"
"detrás de un cristal"
"Estar en un sueño de Disney-World"
" sentirse aislado o distante del entorno inmediato"
"Ser como el espectador de un juego extraño y sin sentido"
"los objetos aparecen disminuidos"
"Deprimido"
"estar como en un sueño"
"Estar como en una serie de dibujos animados"
"artificial"

F48.8 Otros trastornos neuróticos especificados
F48.9 Trastorno neurótico sin especificación.

A.) Algunas de las siguientes deben de estar presentes:
1. Continúas molestias, quejas de cansancio físico o mental tras realizar, o al intentar realizar tareas cotidianas que no recuerden un esfuerzo mental extraordinario
2. Continúas molestias, quejas de cansancio y debilidad física, tras esfuerzos físicos normales o mínimos.
B.) Presencia de al menos 2 de los siguientes síntomas:
1. Sensación de dolor muscular
2. Mareo
3. Cefaleas de Tensión
4. Trastornos de sueño
5. Incapacidad para relajarse.
6. dispepsia

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) engloban varias enfermedades crónicas y progresivas que, a pesar de que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, en realidad consisten en una gama muy compleja de síntomas entre los que prevalece una alteración o distorsión de la auto-imagen corporal, un gran temor a subir de peso y la adquisición de una serie de valores a través de una imagen corporal.

Excluye:

Trastorno de la conducta alimentaria en la infancia (F98.2).
Dificultades y malos cuidados alimentarios (R63.3).
Anorexia o disminución del apetito sin especificar (R63.0).
Pica de la infancia (F98.3).
Etiopatogenía

A pesar de que las causas fundamentales siguen sin conocerse, hay una evidencia cada vez mayor de que existen una serie de factores socioculturales y biológicos que interactúan entre sí contribuyendo a su presentación, en la que participan también mecanismos psicológicos menos específicos y una vulnerabilidad de la personalidad.
F50.0 ANOREXIA NERVIOSA
F50.2 BULIMIA NERVIOSA
F50.4 HIPERFAGIA EN OTRAS ALTERACIONES PSICOLÓGICAS
Cuadro Clínico
• Las pulsaciones cardiacas se reducen.
• Se producen arritmias que pueden derivar en un paro cardiaco.
• Baja la presión arterial.
• Desaparece la menstruación en las mujeres (amenorrea).
• Disminuye la masa ósea y, en los casos muy tempranos, se frena la velocidad de crecimiento.
• Disminución de la motilidad intestinal.
• Anemia.
• Aparece un vello fino y largo, llamado lanudo, en la espalda, los antebrazos, los muslos, el cuello y las mejillas.
• Estreñimiento crónico.
• La disminución del gasto energético produce una sensación constante de frío.
• La piel se deshidrata, se seca y se agrieta.
• Coloración amarillenta en las palmas de las manos y las plantas de los pies por la acumulación de carótenos en las glándulas sebáceas.
• Las uñas se quiebran.
• Pérdida de cabello.
• Problemas con los dientes y edemas periféricos. Hinchazones y dolores abdominales.

Pautas para el diagnostico
Pérdida significativa de peso (índice de masa corporal o de Quetelet1 de menos de 17,5). Los enfermos prepúberes pueden no experimentar la ganancia de peso propia del período de crecimiento.

La pérdida de peso está originada por el propio enfermo, a través de: 1) evitación de consumo de "alimentos que engordan" y por uno o más de uno de los síntomas siguientes: 2) vómitos autoprovocados, 3) purgas intestinales autoprovocadas, 4) ejercicio excesivo y 5) consumo de fármacos anorexígenos o diuréticos.

Distorsión de la imagen corporal que consiste en una psicopatología específica caracterizada por la persistencia, con el carácter de idea sobrevalorada intrusa, de pavor ante la gordura o la flacidez de las formas corporales, de modo que el enfermo se impone a sí mismo el permanecer por debajo de un límite máximo de peso corporal.
Síndrome caracterizado por episodios repetidos de ingesta excesiva de alimentos y por una preocupación exagerada por el control del peso corporal lo que lleva al enfermo a adoptar medidas extremas para mitigar el aumento de peso producido por la ingesta de comida. Este término debería restringirse a las formas del trastorno que estén relacionadas con la anorexia nerviosa por el hecho de compartir la misma psicopatología. La distribución por edades y sexo es similar a la de la anorexia nerviosa aunque la edad de presentación tiende a ser ligeramente más tardía.
Cuadro clínico

Debilidad, dolores de cabeza; hinchazón del rostro por el aumento de las glándulas salivales y parótidas, problemas con los dientes, mareos, pérdida de cabello, irregularidades menstruales, y bruscos aumentos y reducciones de peso, aunque generalmente no sufren una oscilación de peso tan importante como la que se manifiesta en la anorexia. La bulimia puede ir acompañada de otros trastornos como la cleptomanía, el alcoholismo o la promiscuidad sexual.
Consecuencias clínicas:
• Arritmias que pueden desembocar en infartos.
• Deshidratación.
• Colon irritable y megacolon.
• Reflujo gastrointestinal.
• Hernia hiatal.
• Pérdida de masa ósea.
• Perforación esofágica.
• Roturas gástricas.
• Pancreatitis.

Pautas para el diagnóstico:

La obesidad como causa de alteraciones psicológicas no debe ser codificada aquí. La obesidad puede hacer que el enfermo se sienta muy sensibilizado acerca de su aspecto y desencadenar una falta de confianza en las relaciones interpersonales. Puede exagerarse la valoración subjetiva de las dimensiones corporales. Para codificar la obesidad como causa misma de alteración psicológica se deben usar categorías tales como F38.-, otros trastornos del humor (afectivos), F41.2, trastorno mixto ansioso-depresivo, o F48.9, trastorno neurótico sin especificación, más un código de E66.- para indicar el tipo de obesidad.
Ingesta excesiva como una reacción a acontecimientos estresantes y que da lugar a obesidad. Duelos, accidentes, intervenciones quirúrgicas y acontecimientos emocionalmente estresantes pueden dar lugar a una "obesidad reactiva", en especial en enfermos predispuestos a la ganancia de peso.
Criterios:

A. La persona se queja de problemas para conciliar y mantenerse dormido, además de un sueño no reparador.
B. La alteración del sueño se origina al menos tres veces por semana, durante al menos un mes.
C. Produce un malestar personal marcado o una interferencia en el funcionamiento personal de la vida diaria.
D. No hay factor orgánico pero puede ser debido al consumo de sustancia o a medicación.
F51.1 Hipersomnia no orgánica
A. El individuo se queja de somnolencia diurna excesiva o de ataques de sueño, o de una transición prolongada desde el sueño hasta un estado de vigilia plena (borrachera de sueño), y no se debe a una cantidad insuficiente de sueño.
B. Se presenta casi todos los días durante al menos un mes o de forma consecutiva en periodos corotos de tiempo, y causa un malestar marcado o una interferencia en el funcionamiento personal.
C. No existen síntomas secundarios de narcolepsia como cataplejía, parálisis del sueño o alucinaciones hipnagógicas y no hay pruebas clínicas de apnea del sueño como apneas nocturnas, ronquidos intermitentes típicos…
D. Criterio D de F51.0.
F51.2 Trastorno no orgánico del ciclo sueño-vigilia

A. El patrón sueño-vigilia del sujeto no está sincronizado con el ciclo sueño-vigilia deseable o común en el resto de los individuos de una sociedad.
B. El individuo padece insomnio durante el periodo en que los demás duermen, o hipersomnia en el tiempo que los demás están despiertos. La frecuencia es casi diaria durante un mes o de forma recurrente por cortos periodos de tiempo.
C. La cantidad, el tiempo y la calidad de sueño ocasionan malestar personal o interfieren en la función diaria del individuo
D. Criterio D del F51.0.

F51.3 Sonambulismo

A. Episodios reiterados (dos o más) en los cuales el individuo se levanta de la cama, generalmente durante el primer tercio del sueño nocturno, y deambula durante varios minutos hasta por media hora.
B. Durante el episodio presenta la facies inexpresivas, la mirada fija, una relativa falta de respuesta a los esfuerzos de los demás por modificar el episodio o para comunicarse con el, y solo puede ser despertado con un esfuerzo considerable.
C. Al despertar no se recuerda nada.
D. Cuando despierta no hay trastornos de la actividad mental o del comportamiento, pero al inicio puede haber confusión y desorientación por un corto periodo.
E. No hay pruebas de un trastorno mental orgánico, o de un trastorno somático.

F51.4 Terrores nocturnos
A. Episodios repetidos dos o más veces en los cuales el individuo se levanta del sueño con un grito de pánico e intensa ansiedad, movimientos brucos e hiperactividad vegetativa.
B. Se presentan durante el primer tercio del sueño.
C. Dura menos de 10 minutos.
D. No responde a los intentos de los demás por calmarlo y se continúa con desorientación y movimientos perseverantes.
E. Se tiene recuerdos limitados del episodio.
F. Cumple criterio D del F51.0.

F51.0 Insomnio no orgánico

A. Al despertar presenta recuerdos vívidos y detallados de sueños intensamente terroríficos, relacionados normalmente con amenazas a la supervivencia, a la seguridad o a la autoestima. El despertar puede producirse en cualquier momento del periodo de sueño, pero típicamente suele producirse durante la segunda mitad.
B. Después de despertar el sujeto pasa a estar orientado y alerta.
C. La experiencia onírica en si misma y la alteración en el sueño a la que dan lugar los despertares con los episodios causan un malestar marcado al individuo.
D. Cumple criterio D del F51.0
F51.5 Pesadillas
F52.0 Ausencia o pérdida del deseo sexual

Pérdida del deseo sexual sea el problema principal y no sea secundario a otras dificultades sexuales como el fracaso en la erección o la dispareunia. La ausencia de deseo sexual no excluye el placer o la excitación, pero hace menos probable que el individuo emprenda alguna actividad sexual en este sentido.

F52.1 Rechazo sexual y ausencia de placer sexual
F52.2 Fracaso de la respuesta genital
En los varones, el problema fundamental es disfunción para la erección, por ejemplo, una dificultad en alcanzar o mantener una erección adecuada para una penetración satisfactoria. Si la erección se presenta con normalidad en determinadas situaciones (durante la masturbación o el sueño, o con una pareja diferente), es probable que la causa sea psicógena. Si no es así, el diagnóstico correcto de este trastorno puede depender de una exploración específica (por ejemplo, medida de la intumescencia nocturna del pene) o de la respuesta al tratamiento psicológico.
F52.3 Disfunción orgásmica
Cuando se presenta este trastorno, el orgasmo no se produce o se retrasa excesivamente. El trastorno puede aparecer en situaciones concretas (por ejemplo, únicamente en determinadas circunstancias, en cuyo caso la etiología es probablemente psicógena) o permanente, en cuyo caso no se pueden excluir con facilidad factores somáticos o constitucionales, excepto si hay una respuesta satisfactoria a un tratamiento psicológico. La disfunción orgásmica es más frecuente en mujeres que en varones.
F52.7 Impulso sexual excesivo
Tanto los varones como las mujeres pueden quejarse ocasionalmente de un impulso sexual excesivo como un problema en sí mismo, generalmente durante el final de la adolescencia o en el comienzo de la edad adulta, cuando el impulso sexual excesivo es secundario a un trastorno del humor (afectivo) (F30-F39) o cuando aparece en los estadios iniciales de la demencia (F00-F03) debe codificarse aquí.
F52.11 Ausencia de placer sexual

Se presentan respuestas sexuales normales y tiene lugar el orgasmo, pero existe una ausencia del placer correspondiente. Esta queja es mucho más frecuente entre las mujeres que entre los varones.

F52.10 Rechazo sexual

La perspectiva de interacción sexual con una pareja se acompaña de intensos sentimientos negativos y produce la suficiente ansiedad y miedo como para evitar la actividad sexual.

En las mujeres, el problema fundamental es la sequedad vaginal o fracaso en la lubricación, que pueden ser de origen psicógeno, patológico (por ejemplo, infeccioso) o por una deficiencia de estrógenos (por ejemplo, tras la menopausia). Es poco frecuente que las mujeres se quejen primariamente de sequedad vaginal, excepto como síntoma de una deficiencia postmenopáusica de estrógenos.
Cuadro clínico:
NO ORGANICO

En el F52 las características que se presentan nos permiten dar un criterio de un cuadro clínico “No orgánico” ya que, su etiopatogenia es psicógena, no obstante, a pesar de de que no es orgánico desencadena síntomas o disfunciones orgánicas en el sujeto como es en el sistema límbico( hipocampo , hipotálamo, amígdala), el fracaso en la erección o la dispareunia , la disfunción orgásmica(F52.3), el fracaso de la respuesta genital (F52.2 ), así mismo, en los varones, se efectúa por frecuencia la disfunción para la erección, mientras que en las mujeres, se da la sequedad vaginal o fracaso en la lubricación.

Criterios Diagnósticos
F52.1 Rechazo sexual y ausencia de placer sexual
F52.2 Fracaso de la respuesta genital
Deben cumplirse los criterios generales de disfunción sexual (F52)
A. Fracaso en conseguir una erección suficiente al intentar la penetración vaginal
B. Hay una ausencia de respuesta genital, experimentada como ausencia de lubricación vaginal, además de una tumescencia inadecuada de los labios
C. La disfunción se manifiesta como uno de los síntomas siguientes
D. La disfunción se manifiesta como uno de los síntomas siguientes
– la erección completa se consigue durante el juego amoroso inicial, pero desaparece o disminuye al intentar la penetración (y antes de que tenga lugar la eyaculación)
– Se consigue erección, pero únicamente cuando no se intenta la penetración
– Se consigue una erección parcial, no completa, insuficiente para la penetración
– No se consigue ninguna intumescencia penenana
E. La disfunción se manifiesta como uno de los síntomas siguientes
– General: ausencia de lubricación en todas las circunstancias relevantes
– La lubricación puede producirse inicialmente, pero no dura el tiempo suficiente para permitir la penetración adecuada
– Situacional: la lubricación sólo se produce en algunas situaciones (por ej, con una determinada pareja, pero no con otra, durante la masturbación o cuando el coito no se plantea)
F52.3 Disfunción orgásmica

• Deben cumplirse los criterios generales de disfunción sexual
• Existe una disfunción orgásmica (tanto ausencia como retraso del orgasmo) que se manifiesta de una de las siguientes maneras
– El orgasmo no se ha producido en ninguna situación
– La disfunción orgásmica se ha desarrollado después de un período de respuesta relativamente normal
• General: la disfunción se produce en todas las situaciones y con cualquier pareja
• Situacional:
– El orgasmo se produce en determinadas situaciones (por ej., durante la masturbación o con determinadas parejas)
– Se pueden aplicar uno de los siguientes criterios: el orgasmo
• Sólo se produce durante el sueño, nunca durante la vigilia
• Nunca en presencia de una pareja • se produce en presencia de una pareja, pero nunca durante el coito.
F52.10 Rechazo sexual

A. Deben cumplirse los criterios generales (F52)
B. La perspectiva de una interacción sexual con una pareja produce tanta aversión, miedo o ansiedad, que la actividad sexual se evita o, si ésta sucede, se acompaña de fuertes sentimientos negativos y de incapacidad para experimentar cualquier placer
C. La aversión no es una consecuencia de ansiedad en la actuación (reacción a fracaso previo de la respuesta sexual)

F52 Disfunciones sexuales de origen no orgánico

G1.El individuo es incapaz de participar en una relación sexual tal como desearía.
G2.La disfunción se presentan frecuentemente pero puede no ocurrir en algunas ocasiones.
G3.Presencia de las disfunciones durante al menos seis meses.
G4.El trastorno no puede atribuirse en su totalidad a ningún otro de los trastorno mentales y del comportamiento de la CIE 10, ni a otros trastornos físicos (como una alteración endocrina) o secundario a tratamientos farmacológicos.

F52.0 Ausencia o pérdida del deseo sexual

A. Deben cumplirse los criterios generales (F52)

B. Ausencia o pérdida del deseo sexual, que se pone de manifiesto por la disminución de búsqueda de estímulos de contenido sexual, de pensamientos sexuales asociados a sentimientos de deseos o apetitos sexuales, o de fantasías sexuales.

C. Ausencia de interés para para iniciar una actividad sexual tanto como de una pareja como de masturbación solitaria, que da a lugar a una frecuencia de actividad claramente interior a la esperada, teniendo en cuenta la edad y el contexto, o una frecuencia claramente reducida, respecto a niveles previos muy superiores.


A. Deben cumplirse los criterios generales de disfunción sexual (F52)
B. La respuesta genital (orgasmo y/o eyaculación) se produce mediante la estimulación sexual pero no se acompaña de sensaciones placenteras o sentimientos agradables de excitación
C. No existe un temor o ansiedad manifiestos y persistentes durante la actividad sexual.

F52.11 Ausencia de placer sexual
F55 Abuso de sustancias que no producen dependencia.
Aunque el número de sustancias medicinales, remedios populares y fármacos registrados que pueden dar lugar a diagnósticos de este apartado es muy grande, la mayoría de ellas pertenecen a uno de estos tres grupos: fármacos psicotropos que no dan lugar a dependencia (como los antidepresivos), laxantes y analgésicos que no necesitan receta (como la aspirina y el paracetamol). Alguno de estos productos pudo haber sido recetado en una primera instancia en el pasado, pero a partir de entonces se ha desarrollado un consumo prolongado innecesario o a dosis excesivas, favorecido por su facilidad de adquisición.

El consumo persistente e injustificado de estas sustancias da lugar a gastos y a contactos con dispositivos asistenciales innecesarios y a menudo a daños somático. Los intentos de disuadir o impedir el consumo de la sustancia se enfrentan a una gran resistencia, a pesar de advertir al enfermo sobre el riesgo o la presencia de consecuencias tales como daño renal o alteraciones electrolíticas, a las que puede dar lugar el consumo de analgésicos o de laxantes. Aunque suele ser evidente que el enfermo tiene una gran predisposición a consumir la sustancia, no se presentan síntomas de dependencia ni de abstinencia como en el caso de las sustancias psicotropas referidas en F10-F19.

Debe usarse un cuarto carácter para identificar el tipo de sustancia implicada:

Ninguna de las sustancias debe estar medicamente indicadas.
Padecimiento por daños somáticos
Suele coexistir con otro trastorno
Firme oposición al abandono de este producto
Requiere de evaluación con equipo multidisciplinario, ya que, son necesarios exámenes médicos para verificar el consumo excesivo de sustancias y sus consecuencias en el cuerpo.
Criterios para diagnostico:
Etiopatogenia:
Los antidepresivos aumentan el estado de ánimo o sociabilidad; estos pueden relajar los músculos para individuos que sufren de espasmos y dolor muscular. Las drogas también pueden reducir el ritmo cardíaco y la presión arterial. Entre sus efectos pueden llevar a la incapacidad mental, son anti-convulsionantes, a la anestesia, insomnio y relajación muscular.

Cuadro clínico:
El uso de antidepresivos provoca engrosamiento arterial, contribuyendo al riesgo de enfermedad cardíaca y accidentes cerebrovasculares (ACV o ACVA).
Otros efectos graves del abuso de los antidepresivos incluyen: Suicidio, violencia y tendencias homicidas, diabetes tipo 2, osteoporosis, muertes fetales, problemas inmunes, conversión de la depresión unipolar al diagnóstico más grave de enfermedad bipolar, y deterioro cognitivo, con el uso a largo plazo.
F55.0 Antidepresivos (tricíclico, tetracíclicos, IMAO):
F55.1 Laxantes:
Etiopatogenia:

El abuso crónico de laxantes ocasiona estreñimiento crónico y se presenta en tres formas.
1. Pacientes con estreñimiento que terapéuticamente usan laxantes sin prescripción médica y en forma excesiva.
2. Pacientes bulímicos que usan laxantes para bajar de peso.
3. Abusadores subrepticia (a escondidas) de laxantes.

Colon Catártico Secundario al Uso Crónico de Laxantes.

El colon catártico es una consecuencia del uso prolongado de laxantes irritantes, por lo general durante 15 o más años. Debido a sobreestimulación la musculatura colónica, se produciría un desgaste en la inervación y un deterioro en la musculatura que nos daría un colon sin movimientos

El segundo grupo de consumidores de laxante se compone de los pacientes con trastornos alimenticios como la bulimia nerviosa, que se estima que se presente hasta en el 19% de las mujeres en edad universitaria.
La bulimia es distinta de la anorexia y se caracteriza por atracones secretos de comida, seguidos por varios métodos de purga, como laxantes, diuréticos y el vómito auto inducido.
Uso de laxantes en la bulimia

El tercer grupo de pacientes con abuso crónico de laxantes incluye a aquellos que usan laxantes a escondidas y presentan diarrea de causa desconocida o con anomalías metabólicas relacionadas con el mal uso de laxantes a largo plazo.
Abuso de laxantes subrepticia
Cuadro clínico:
Colon Catártico Secundario al Uso Crónico de Laxantes:
Los síntomas del colon catártico incluyen distensión o hinchazón abdominal, sensación de llenura, dolor en el abdomen, sensación de no evacuar completo, estreñimiento crónico.
Algunas de las consecuencias que se producen a causa de la ingesta excesiva de laxantes son:

1. Efectos agudos:

- Pueden producir diarreas acuosas con severa pérdida de agua.
- Dolor cólico.
- Diarrea en hijos de madres lactantes.
2. Efectos crónicos:

- Pérdida de la función normal del intestino cuando se usa excesivamente.
- Mala absorción de nutrientes.
- Colon catártico.
- Constipación después de la catarsis.
- Pigmentación oscura de la mucosa rectal.

Uso de laxantes en la bulimia:

Un cuadro clínico similar puede observarse en el contexto del síndrome de Munchausen, es un trastorno mental que se caracteriza por los padecimientos a consecuencia de crear dolencias para asumir el papel de enfermo. El paciente «crea» y hasta se produce autolesiones para lograr unos síntomas físicos y/o psicológicos con conciencia de acción, pero forzado a ello por una impulsión relacionada a su necesidad de consideración por terceras personas de ser asistido/a

Criterios Diagnósticos:

Un estudio diagnóstico para el abuso crónico de laxantes puede incluir un examen de sangre y orina en busca de las sustancias activas de los laxantes. También, la rectosigmoidoscopia, examinen de heces para determinar el sodio, el potasio y la osmolalidad.
Dado que los laxantes no son adictivos, las personas que los utilizan subrepticiamente presentan un estado psicológico grave, por lo general ansiedad, depresión o la enfermedad crónica ficticia con síntomas físicos, también conocido como síndrome de Munchausen.
Abuso de laxantes subrepticia

F55.2 Analgésicos (no especificados como psicotropos en F10-F19: aspirina, paracetamol, fenacetina).
Etiopatogenía:

Aunque muchos medicamentos pueden ser objeto de abuso, las tres siguientes clases de medicamentos son las que se abusan con más frecuencia:
•Los opioides, que generalmente se prescriben para tratar el dolor;
•Los depresores del sistema nervioso central (SNC), que se utilizan para tratar la ansiedad y los trastornos del sueño;
•Los estimulantes, que son recetados con más frecuencia para el tratamiento del trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH, también conocido como ADHD, por sus
siglas en inglés.

Cuadro clínico:
Los opioides
actúan adhiriéndose a proteínas específicas llamadas receptores de opioides, que se encuentran en el cerebro, la médula espinal, el tracto gastrointestinal y otros órganos en el cuerpo. Cuando estas drogas se adhieren a sus receptores, reducen la percepción del dolor. Pueden producir somnolencia, confusión mental, náusea, estreñimiento y, dependiendo de la cantidad de la droga consumida, pueden deprimir la respiración. Algunas personas experimentan una respuesta eufórica a los opioides, ya que estos fármacos también afectan a las regiones del cerebro implicadas en la gratificación.
Los depresores
La mayoría de los depresores del SNC actúan sobre el cerebro afectando al neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA). Los neurotransmisores son sustancias químicas en el cerebro que facilitan la comunicación entre las células del cerebro. A pesar de que las diferentes clases de depresores del SNC trabajan en maneras únicas, es a través de su capacidad para aumentar el GABA, y así inhibir la actividad cerebral, que producen un efecto de somnolencia o calma que es beneficioso para aquellos que sufren de trastornos de ansiedad o del sueño.
Los estimulantes
Los estimulantes, como la dextro-anfetamina (Dexedrina y Adderall) y el metilfenidato (Ritalina y Concerta), actúan en el cerebro de manera similar a una familia clave de neurotransmisores cerebrales llamados monoaminas, que incluyen la norepinefrina y la dopamina. Los estimulantes aumentan los efectos de estas sustancias químicas en el cerebro. El consiguiente incremento de la dopamina puede inducir una sensación de euforia cuando los estimulantes se toman por razones no médicas. Los estimulantes también aumentan la presión arterial y la frecuencia cardiaca, comprimen los vasos sanguíneos, aumentan la glucosa en la sangre y abren las vías respiratorias.
Etiopatogenia

El abuso o uso prolongado –todos los días durante dos o más años– de medicamentos antiácidos, que habitualmente se emplean en el tratamiento del reflujo gastroesofágico o para proteger el estómago cuando se toman fármacos agresivos, está asociado con un déficit de vitamina B12, una carencia que puede causar desde anemia a problemas neurológicos.

Cuadro Clínico

F55.3 Antiácidos:

La malabsorción de nutrientes La función principal de ácido del estómago es para promover la absorción de los nutrientes de los alimentos ingeridos. Se logra mediante la estimulación de ciertos ácidos estomacales que absorben los nutrientes esenciales como proteínas, minerales y vitaminas de los alimentos digeridos. Sin embargo, el efecto de neutralización de antiácidos puede privar al cuerpo de nutrientes esenciales. Esto sucede debido a que los ácidos del estómago ya no son capaces de trabajar de manera eficiente la absorción de nutrientes y así pasan a segundo plano, gracias al uso excesivo de antiácidos.
Entre estos nutrientes se encuentra la vitamina b12, al ser es deficiente produce Los siguientes síntomas neurológicos : entumecimiento y cosquilleo de los brazos y, más comúnmente, de las piernas, dificultad para caminar, pérdida de memoria, desorientación y demencia con o sin cambios de humor. Aunque, la progresión de las complicaciones neurológicas generalmente es gradual, dichos síntomas no siempre son reversibles con el tratamiento de la deficiencia de vitamina B12, especialmente si han estado presentes por mucho tiempo.
F00.2 Demencia en la enfermedad de Alzheimer atípica o mixta
F00.9 Demencia en la enfermedad de Alzheimer sin especificación
F55.4 Vitaminas.
Etiopatogenia:

El uso inadecuado de estas sustancias, se basa en la creencia errónea de que son sustancias que poseen efectos antidepresivos.

Cuadro clínico
Las alteraciones mas frecuentes son dadas por el abuso de vitaminas A, D y B12.
Cambios en el estado de conciencia.
Somnolencia.
Cambios en la visión.
Fatiga excesiva.
Debilitación muscular.
Dolores de cabeza, mareos, desubicación y pérdida de memoria
Exceso de calcio en la orina (hipercalciuria)
Sed excesiva (polidipsia).

Criterios:
Para diagnosticar hipervitaminosis es necesario realizar pruebas como:
Radiografías de los huesos
Examen de calcio en la sangre
Prueba de la función hepática.

F55.5 Hormonas o sustancias esteroideas.
Etiopatogenia:
Estas sustancias se consumen para mejorar el rendimiento muscular o con fines estéticos.
Cuadro clínico:
Incremento de la agresividad, síntomas depresivos y distorsiones del esquema corporal. Disfunciones hepáticas y cardiovasculares. En el varón atrofia testicular, reducción de la espermatogénesis. En la mujer, alargamiento del clítoris, reducción del tamaño del pecho e irregularidades menstruales.
Trastornos específicos de la personalidad
Dentro de esta clasificación de estas alteraciones anudadas al comportamiento, los cuales comprometen según determinada cultura, su manera de pensar, sentir, y relacionarse con los demás de manera no operativa, en el cual en ciertos casos estos se acompañan de problemas de adaptación social, variedad en grados de tensión subjetiva, afectando ámbito personales y sociales, por lo cual cabe una significativa importancia por si mismo.

"Los trastornos de la personalidad deben distinguirse de los rasgos de personalidad que no alcanzan el umbral para un trastorno de la personalidad". Sólo en el caso de que dichos rasgos sean inflexibles, desadaptativos y persistentes, y ocasionen un deterioro funcional o un malestar subjetivo significativos, se diagnostican como trastornos de la personalidad.

Etiopatogenia

Este trastorno se puede considerar como no orgánico, debido a que es originario de alteraciones en el desarrollo y transformación de la personalidad la cual es adquirida, por lo que no es una alteración incidental a otros trastornos secundarios o lesiones cerebrales, este se manifiestan en la niñez y adolescencia, y continua hasta la etapa adulta, puede persistir o detonarse tras situaciones estresantes graves o prolongadas, de privaciones ambientales extremas, de trastornos psiquiátricos graves o de lesiones o enfermedades cerebrales.

F60.0 Trastorno especifico de la personalidad
Cuadro clínico:
Afección en determinados aspectos de la personalidad, alteraciones sociales y personales muy marcados.
Criterios diagnósticos:

Debe existir una alteración de la personalidad sin antecedente orgánico por lesión cerebral o a otros trastornos psiquiátricos que reúna las siguientes pautas:
a)Actitudes y comportamiento marcadamente faltos de armonía, que afectan por lo general a varios aspectos de la personalidad, por ejemplo, a la afectividad, a la excitabilidad, al control de los impulsos, a las formas de percibir y de pensar y al estilo de relacionarse con los demás.
b) La forma de comportamiento anormal es duradera, de larga evolución y no se limita a episodios concretos de enfermedad mental.
c) La forma de comportamiento anormal es generalizada y claramente desadaptativa para un conjunto amplio de situaciones individuales y sociales.
d) Las manifestaciones anteriores aparecen siempre durante la infancia o la adolescencia y persisten en la madurez.
e) El trastorno conlleva un considerable malestar personal, aunque éste puede también aparecer sólo en etapas avanzadas de su evolución.
f) El trastorno se acompaña, por lo general aunque no siempre, de un deterioro significativo del rendimiento profesional y social.
F60.0 Trastorno paranoide de la personalidad
Es un trastorno de personalidad caracterizado por:
a) Sensibilidad excesiva a los contratiempos y desaires.
b) Incapacidad para perdonar agravios o perjuicios y predisposición a rencores persistentes.
c) Suspicacia y tendencia generalizada a distorsionar las experiencias propias interpretando las manifestaciones neutrales o amistosas de los demás como hostiles o despectivas.
d) Sentido combativo y tenaz de los propios derechos al margen de la realidad.
e) Predisposición a los celos patológicos.
f) Predisposición a sentirse excesivamente importante, puesta de manifestado por una actitud autorreferencial constante.
g) Preocupación por "conspiraciones" sin fundamento de acontecimientos del entorno inmediato o del mundo en general.
Este trastorno puede estar acompañado de una personalidad expansiva, personalidad paranoide, personalidad sensitiva paranoide o personalidad querulante, inclusive se puede incluir con trastorno expansivo de la personalidad, trastorno sensitivo paranoide de la personalidad y trastorno querulante de la personalidad.
Se debe tener en cuenta que en caso de presentarse Esquizofrenia (F20.-) o trastorno de ideas delirantes (F22.-), se excluye la posibilidad de diagnosticar un F60.
F60.1 Trastorno esquizoide de la personalidad

Este trastorno de la personalidad, suele estar relacionado con la esquizofrenia (F20) o trastorno esquizotipico (F21), trastornos de ideas delirantes (F22.0) y aunque comparten muchos de los factores de riesgo, no provoca la desconexión de la realidad (en la forma de alucinaciones o delirios) que ocurre en la esquizofrenia sin tratamiento (o resistente al tratamiento). Por lo que no es incapacitante. Por lo que es importante tomar en cuenta las siguientes características, que tienen lugar dentro de los criterios diagnósticos:
Son personas con incapacidad de sentir placer, y expresar sentimientos de ternura, simpatía y ira hacia los demás. Suelen ser fríos emocionalmente, en individuo puede no reaccionar en absoluto a las circunstancias que por lo general evocan emociones fuertes en los demás, manifiestan escasa reacción ante elogios o criticas, bajo interés por actividad sexual, suelen ser personas muy reservadas y que suelen realizar actividades solitarias, la cual se acompaña por una actitud de introspección. No suelen poseer relaciones personales con vínculo de intimidad, además poseen una considerable dificultad por acatar normas sociales, por lo que suelen ser muy excéntricos.
F60.2 Trastorno disocial de la personalidad

Se trata de un trastorno de personalidad que, normalmente, llama la atención debido a la gran disparidad entre las normas sociales prevalecientes y su comportamiento; puede ir acompañado de Trastorno de personalidad sociopática, trastorno de personalidad amoral, trastorno de personalidad asocial, trastorno de personalidad antisocial, trastorno de personalidad psicopática. El F60.2 se caracteriza por:

Estos individuos manifiestan una cruel despreocupación por los sentimientos de los demás y falta de capacidad de empatia, despreocupación por normas sociales, torpeza para sostener relaciones personales duraderas, son personas que poseen baja tolerancia a la frustración, dando lugar a un comportamiento violento, no tienen capacidad de sentir culpa y de aprender de la experiencia en especial del castigo, tienen gran facilidad de culpar a personas ajenas, describen sus conductas desadaptivas de manera racional, de manera que no lo encuentra como algo anomal.
F60.3 Trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad

Su principal característica se centra en una marcada predisposición a actuar de un modo impulsivo sin tener en cuenta las consecuencias, junto a un ánimo inestable y caprichoso. La capacidad de planificación es mínima y es frecuente que intensos arrebatos de ira conduzcan a actitudes violentas o a manifestaciones explosivas; éstas son fácilmente provocadas al recibir críticas o al ser frustrados en sus actos impulsivos. Se diferencian dos variantes de este trastorno de personalidad que comparten estos aspectos generales de impulsividad y falta de control de sí mismo.
F60.4 Trastorno histriónico de la personalidad
La palabra histrión hace referencia a un actor teatral, o sujeto que se expresa con exageración que caracteriza a los actores, por lo que se ubica como un trastorno de la personalidad con alteraciones notables en la expresión emocional, cambios del llanto a la risa, y tendencia egocentrista. Se puede reconocer este trastorno tras percatarse de las siguientes conductas en el individuo como una tendencia a teatralidad y expresión exagerada de las emociones, son personas vulnerables a ser influidas por los demás, suelen desarrollar actividades donde sean el centro de atención, y experimentan una excesiva preocupación por su apariencia, lo cual puede incluir egocentrismo, necesidad de ser apreciado, uso de la manipulación y manifiestan sentimientos de ser fácilmente heridos.


Para apuntar a un diagnostico coherente de esta patología es necesario valorar la presencia de las siguientes manifestaciones en el individuo, con una presencia de al menos 6 meses, considerando además, que este no presente trastorno obsesivo compulsivo (F42).
Se reconoce este trastorno por una falta de decisión, pensamientos de duda y preocupaciones excesivas en el individuo, tienen una marcada Tendencia patológica al perfeccionismo, minuciosidad, hiperresponsabilidad, tendencia al control y la previsión, sentido exacerbado de la justicia, exigencia excesiva consigo y con los demás, amante exagerado del orden. Son personas rígidas y con una facilidad a experimentar terquedad, poseen una irrupción no deseada e insistencia excesiva consigo y con los demás, por lo que es común a que sean amantes exagerados del orden, en ocasiones se muestras como personas pedantes y de capacidad limitada para la expresión emocional e insisten en que los demás se sometan a sus propias rutinas, se resisten si razón a que los demás realicen sus actividades

F60.5 Trastorno anancástico de la personalidad

La principal dificultad que genera este trastorno en el individuo es un miedo exagerado a la critica y a la desaprobación social, lo cual genera en el individuo síntomas de ansiedad, y preocupaciones constantes de ser un fracasado o con poco atractivo personal y una tendencia marcada a evitar contactos sociales y a cohibirse de entablar relaciones personales a menos que tenga la seguridad de ser aceptado.
F60.6 Trastorno ansioso (con conducta de evitación) de la personalidad

Según los criterios diagnósticos de este trastorno, se describen como características principales de esta patología, la dependencia y sumisión excesiva a su propios deseos, son personas que delegan y le permiten a otras personas sus propias responsabilidades, lo cual suele generar una incapacidad de tomar decisiones cotidianas sin el concejo o consentimiento de los demás, su autoconcepto y autoestima se ven alterados por considerarse inútil, incompetente o falto de resistencia, sienten malestar o abandono al encontrarse solos por lo cual constantemente poseen un miedo de excesivo de cuidarse por si solo.

Este trastorno puede estar acompañado de Personalidad asténica, personalidad inadecuada, personalidad pasiva, personalidad derrotista, trastorno asténico de la personalidad, trastorno inadecuado de la personalidad, trastorno pasivo de la personalidad, trastorno derrotista asténico de la personalidad.
F60.7 Trastorno dependiente de la personalidad
F60.8 Otros trastornos específicos de la personalidad
En esta clasificación se encuentran ubicados los trastornos de la personalidad que no satisfacen ninguna de las pautas de los tipos específicos dentro del F60.0 Hasta el F60.7. Dentro de esta clasificación se pueden incluir lo siguiente:

Personalidad narcisista.
Personalidad excéntrica.
Personalidad inestable.
Personalidad inmadura.
Personalidad pasivo-agresiva.
Personalidad psiconeurótica.
Trastorno narcisista de la personalidad.
Trastorno excéntrico de la personalidad.
Trastorno inestable de la personalidad.
Trastorno inmaduro de la personalidad.
Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad.
Trastorno psiconeurótico de la personalidad.

F60.9 Trastorno de la personalidad sin especificación
Incluye:
Neurosis de carácter.
Personalidad patológica.
Es importante tener en cuenta que ciertas tendencias de comportamientos anormales y no operativos, de la personalidad, que se presenten con cierta frecuencia en determinadas zonas y regiones en el mundo, pueden cumplir la clasificación como otros trastornos de personalidad e identificarse mediante un quinto carácter, predestinado a una posible adaptación de la CIE-10 para determinada región o país en particular.


Dentro de sus características predomina la inestabilidad emocional, ausencia de control de impulsos, comportamiento amenazante, en especial frente a críticas, explosiones violentas, este trastorno puede ir acompañado de Personalidad explosiva y agresiva y trastorno explosivo y agresivo de la personalidad.
F60.30 Trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad de tipo impulsivo


Este trastorno incluye característica de la inestabilidad emocional, posee una autoimagen y preferencias internas confusas, son personas que viven relaciones intensas, inestables, con presencia de crisis emocionales repetidas generalmente acompañadas de amenazas suicidas o de actos autoagresivos aun sin algo específico que incite esta conducta. Esta patología se puede acompañar de Personalidad "borderline".Trastorno "borderline" de la personalidad.
F60.31 Trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad de tipo límite.
El trastorno de la inclinación sexual hace referencia a una serie de comportamientos sexuales caracterizados por la excitación del sujeto ante es objetos y situaciones que no forma parte de los patrones sexuales normativos, o porque el sujeto necesita para obtener placer la presencia de determinados estímulos que se consideran estímulos sexuales normales.
F65 trastorno de la inclinación sexual
Estas transformaciones o cambios de la personalidad duraderos suelen presentarse después de experiencias traumáticas de una intensidad extraordinaria, aunque también pueden hacerlo como consecuencia de un trastorno mental grave prolongado o recurrente. Puede ser difícil la diferenciación entre los rasgos de personalidad adquiridos y el desenmascaramiento o exacerbación de un trastorno de la personalidad tras una situación estresante, de una tensión mantenida o de una experiencia psicótica. Las transformaciones duraderas de la personalidad deberán ser diagnosticadas únicamente cuando el cambio constituya una manera de ser permanente o diferente, cuya etiología pueda referirse a una experiencia profunda y existencialmente extrema.
F62 Transformación persistente de la personalidad no atribuible a lesión o enfermedad cerebral
F63 Trastornos de los hábitos y del control de impulsos
No debe considerarse como un trastorno a la orientación sexual en sí misma.
F66 Trastornos psicológicos y del comportamiento del desarrollo y orientación sexuales
Excluye: Trastornos mentales y del comportamiento debidos a enfermedad, lesión o disfunción cerebral (F07.-)
F62.0 Transformación persistente de la personalidad tras experiencia catastrófica
F62.1 transformación persistente de la personalidad tras enfermedad psiquiátrica
Transformación persistente de la personalidad atribuible a la experiencia traumática de sufrir una enfermedad psiquiátrica grave. Los cambios no pueden ser explicados por un trastorno de personalidad previo y deben diferenciarse de la esquizofrenia residual y de otros estados de recuperación incompleta de un trastorno mental previo.
F62.8 otras transformaciones persistentes de la personalidad
Incluye:
Trastorno de la personalidad persistente tras experiencias no mencionadas en F62.0 y F62.1, tales como el trastorno de la personalidad en el dolor crónico (psicosíndromealgógeno) y transformación de la personalidad por duelo.
F62.9 Transformación persistente de la personalidad sin especificación
Etiopatogenia:
Consiste en la transformación persistente de la personalidad, no se origina por alteraciones orgánicas. Sino por el contrario, puede tener lugar luego de ser expuesto ante situaciones trágicas prolongadas con un grado de estrés tan excesivo, que no es necesario tomar en cuenta la vulnerabilidad de sujeto para explicar la secuela que tiene en la personalidad. De igual forma puede presentarse como una secuela irreversible del Estrés Post-traumático (F43.1), sin embargo las exposiciones breves a dichas situaciones no son tomadas en cuenta en esta categoría
Criterios para el diagnostico
La transformación de la personalidad debe ser persistente y manifestarse como rasgos rígidos o desadaptativos que llevan a un deterioro de las relaciones personales y de la actividad social y laboral.
El diagnostico esencialmente se basa en la presencia de rasgos previamente ausentes como, por ejemplo:
a) Actitud permanente de desconfianza u hostilidad hacia al mundo.
b) Aislamiento social.
c) Sentimientos de vacío o desesperanza.
d) Sentimiento permanente de “estar al límite”, como si se estuviera constantemente amenazado.
e) Vivencia de extrañeza de sí mismo.
Esta transformación de la personalidad debe haber estado presente por lo menos durante dos años y no debe poder ser atribuida a un trastorno de la personalidad preexistente o a un trastorno mental distinto del Trastorno de Estrés Post-Traumático (F43.1)

Incluye:
Transformación de la personalidad tras experiencia de campo de concentración, desastres y catástrofes, cautiverio prolongado con un peligro inminente de ser ejecutado, exposición prolongada a situaciones amenazantes para la vida como ser víctima de un acto terrorista o torturas.

Excluye:
Trastorno de Estrés Post-Traumático (F43.1)

Para poder hacer este diagnóstico, la transformación de la personalidad debe manifestarse por rasgos clínicos como los siguientes:
a) Excesiva dependencia y demandas de terceras personas.
b) Convicción de estar cambiado o estigmatizado por la enfermedad procedente, lo que da lugar a una incapacidad para formar y mantener relaciones personales de confianza y a un aislamiento social.
c) Pasividad, reducción de los intereses y de la participación en entretenimientos.
d) Quejas constantes de estar enfermo que pueden acompañarse de demandas hipocondriacas y comportamiento de enfermedad.
e) Humos disfórico o lábil, no debido a un trastorno mental presente o previo con síntomas afectivos residuales.
f) Deterioro significativo del rendimiento social y ocupacional.
Las manifestaciones arriba señaladas deben haber estado presentes durante un periodo de por lo menos dos años. La transformación no puede ser atribuida a una enfermedad o lesión cerebral importante. Un diagnóstico previo de esquizofrenia no excluye el diagnostico.
Etiopatogenia:
Estos trastornos están caracterizados por actos repetidos que no tienen una motivación racional clara, no se pueden controlar y, generalmente, dañan los intereses del propio paciente y de los demás. El enfermo refiere que el comportamiento se asocia del impulso a la acción. La etiología de estos trastornos no está clara y se agrupan juntos debido a sus semejanzas descriptivas, pero no porque se sepa que compartan otro rasgo importante.
Cuadro clínico:
No es orgánico.
Criterios
F63.0 Juego patológico
A. Presencia de dos o más episodios de juego por un año.
B. Estos episodios carecen de provecho para el paciente, pero se repiten a pesar de los efectos perjudiciales sobre el entorno familiar y social, y a pesar del malestar personal que producen.
C. El paciente describe un impulso intenso a jugar que no puede controlar mediante su propia voluntad.
D. También se preocupa por imágenes mentales o pensamientos relacionados con el acto de jugar y su contexto.

F63.1 Conducta incendiaria patológica (piromanía)
A. Prender fuego sin motivo aparente en dos o más ocasiones.
B. Presencia de un impulso intenso a prender fuego a objetos, precedido de un sentimiento de tensión que se alivia al llevar a cabo la acción.
C. Presenta igual que en el criterio "D" del F63.0 preocupación por pensamientos o imagines ligados con el hecho de prender fuego.

F63.2 Cleptomanía
A. Dos o más episodios de robo sin aparente ganancia para sí mismo u otras personas.
B. Presencia de un impulso intenso a robar, que va precedido de tensión que se alivia al llevar a cabo la acción.

F63.3 Tricotilomanía
A. Notable pérdida del cabello debido a una incapacidad persistente y recurrente para resistir los impulsos de arrancarse cabellos.
B. Al igual que en los otros trastornos de esta categoría el sujeto describe que antes de efectuar la acción presenta tensión previa y una sensación de alivio al llevar a cabo la acción.
C. Ausencia de inflamación preexistente de la piel. No se presenta como respuesta a ideas delirantes o alucinaciones.

Etiopatogenia
En cuanto a la etiopatogenia del trastorno de la inclinación sexual, encontramos que el mismo no tiene una delimitación clara, debido a que son muchos los factores sociales y ambientales que influyen en el desarrollo de la inclinación y conducta sexual.
Los criterios diagnósticos son:
• Durante un periodo de por lo menos 6 meses, intensas necesidades recurrentes y fantasías sexualmente excitantes.
• El individuo ha actuado de acuerdo con estas necesidades o se encuentra marcadamente perturbado por ellas.
• La Normalidad-Anormalidad de estas conductas es el grado en que estas interfieren en el ajuste sexual de la persona.

Cuadro clínico
No se ha podido demostrar la existencia de ninguna alteración orgánica o psicológica que las explique. Se han formulado diversas hipótesis pero ninguna de ellas cuenta con pruebas científicas que las corroboren. Se ha sugerido que estas personas podrían tener unos niveles excesivamente altos de andrógenos y también se ha especulado sobre una posible relación entre conducta parafílica y lesión del lóbulo temporal. Desde el punto de vista psicológico, la teoría del aprendizaje supone que estas conductas se establecen por haber sido reforzadas en una época determinada, generalmente durante la pubertad.
F65.0 Fetichismo
El impulso sexual se dirige hacia un objeto inanimadotangible y manejable. Algunas veces el objeto es una prenda íntimamente en contacto con la piel y en otras ocasiones, son partes inanimadas del cuerpo femenino.

Esta sustitución se hace en base a otro objeto relacionado con el objeto normal, pero que es totalmente inapropiado para el fin sexual. La excitación sexual al observar o manipular objetos inanimados, por lo general va acompañada de la masturbación. El acto sexual se transfiere al objeto, íntimamente ligado al cuerpo.

Se distinguen varias graduaciones para el fetichismo, que van desde la simple preferencia por el objeto fetiche dentro del acto sexual, hasta la completa sustitución del compañero por el fetiche.

El fetichismo posiblemente se asociaría a dos patrones: la cleptomanía, o robo compulsivo de objetos con valor simbólico y gratificación sexual consecuente; y la piromanía o deseo compulsivo de prender fuego con implicaciones sexuales, donde la excitación gratificación se obtiene al observar las primeras etapas de compulsión, que derivan en un sentimiento de culpa después del orgasmo.

En el fetichismo atenuado se produce la sobrevaloración de ciertos atributos físicos que son especialmente deseados, o que son condición indispensable para el acto. En el fetichismo se produce una pérdida del interés por los genitales hasta llegar, en los casos más graves, al desinterés por la persona que se convierte sólo en el vehículo del fetiche. En el fetichismo profundo ya sólo interesa el objeto, obteniendo el orgasmo por la manipulación de éste, sin la necesidad de portadora.
F65.1 Transvestismofetichista
Este se limita al uso de ropas del sexo opuesto. Se refiere a hombres heterosexuales con fuertes impulsos y fantasías de vestirse con ropas femeninas para excitarse, agregado al coito o masturbación. Es una condición que puede iniciarse en la niñez adolescencia y también con el paso del tiempo. A veces, el uso de las ropas es constante y puede existir una prenda predilecta.

Los transvestistas experimentan placer y relajamiento al portar ropas del sexo opuesto y manifiestan fruición por la sensación física de la ropa y por mirarse al espejo. Le permite al hombre expresar su lado sensual, delicado, gracioso, fino, suave y tierno.
Desviación sexual donde el alardear de sí mismo se convierte en el fin en sí y en la fuente de gratificación sensual. la característica típica de los exhibicionistas es que muestran sus genitales para que, en reciprocidad, les sean enseñados los de la persona atacada. Se distingue porque, en vez de preparar al fin sexual normal, lo reprime. Se obtiene excitación al mostrar los genitales en lugares públicos a personas que, por lo general son desconocidas. es importante para el exhibicionista conservar la sorpresa de la observación de sus genitales. La excitación ocurre al anticiparse mentalmente la situación, y el orgasmo es producido por la masturbación.
F65.2 Exhibicionismo
Puede considerarse como la forma sexualidad de la curiosidad, convirtiéndose esta curiosidad como fin en sí". La contemplación constituye una perversión cuando se limita exclusivamente a los genitales, cuando aparece ligada al vencimiento de la repugnancia, o cuando en vez de preparar el fin sexual lo reprime.

Es la obtención de excitación sexual al observar en forma oculta y sin el consentimiento de las víctimas, quienes están desnudas o realizando alguna actividad sexual. Tal acto frecuentemente va asociado a la masturbación, pero no hay realización de acto sexual posterior a dicha conducta. El voyeurismo adquiere carácter compulsivo, puede ser pasajero pero frecuentemente es de curso crónico.
F65.3 Escoptofilia (VOYEURISMO)
Se trata de un tipo de perversión donde sólo se encuentra perturbado el objeto de la tendencia sexual, donde es reemplazado por otro antinatural.

Es la presencia de fantasías o conductas que implican actividad sexual entre un adulto y un niño. El sujeto debe presentar por al menos seis meses, deseos sexuales intenso y recurrentes hacia menores de trece años. Puede darse de diferentes formas: en relación a la orientación, pueden ser de tipos heterosexual, homosexual o ambas; en relación a objeto, éste puede ser exclusivamente pedofílico o no. Las conductas de la pedofilia van del simple exhibicionismo hasta la penetración. El adulto suele ganarse la confianza y el cariño del niño y, por lo general, es alguien conocido o familiar.
Se distinguen dos variantes en la pedofilia: la sentimental homoerótica y la agresiva heterosexual.

Los sentimentales homoeróticos tienen poco o ningún interés por las mujeres, toda su capacidad sexual se concentra en los niños, concretándose bajo la forma de caricias que le provocan el orgasmo. Los agresivos heterosexuales intentan satisfacer sus impulsos con niñas, con métodos que van desde la seducción a la violencia, terminando (muy pocas veces) en homicidio sádico-criminal.
F65.4 Paidofilia
Se analiza en conjunto con el sadismo, como una tendencia a causar dolor al objeto sexual o a ser maltratado por él. Su nombre deriva del novelista austriaco Leopold von Sacher- Masoch (1836-1895), quien narra sus experiencias sexuales.
El sadismo, por su parte, deriva del francés Marques de Sade, quien también cuenta sus historias sexuales. Algunos autores las describen como dos formas expresivas del mismo fin, placer por el dolor, en forma activa (sadismo) o en forma pasiva (masoquismo). Por lo tanto aquí el dolor es el fin en sí mismo, tanto el emitirlo como el recibirlo. Tal conducta implica alivio de la culpa generada por el sexo, donde es un requisito que el dolor recibido sea planeado, para la obtención de placer.
Generalmente estas conductas comienzan en la adolescencia y tienen curso crónico. Para muchos sexólogos, los masoquistas no es que deseen sufrir, sino que desean hacer significativa su resignación hacia su compañero y su sumisión hacia el maltrato físico y mental.
F65.5 Sadomasoquismo
F65.6 Trastornos múltiples de la inclinación sexual
FROTTEURISMO:
Es la obtención de placer exclusivo a través del frotamiento de los órganos genitales contra el cuerpo de una persona desconocida y sin su consentimiento, a veces utiliza las manos y acaricia a su víctima, se realiza en lugares públicos y concurridos. Esta conducta no es preludio de actividad sexual; en su mayoría, la masturbación acompaña al recuerdo de tal situación. El frotteurismo suele ser pasajero con prevalencia entre los 15 y 20 años de edad.

NECROFILIA:
Obtención de placer erótico con cadáveres. Como también se define como una Atracción que siente una persona hacia la muerte y hacia todos los aspectos relacionados con ella. O Conducta sexual de la persona que tiene relaciones sexuales con cadáveres humanos o siente atracción hacia ellos; se considera una perversión o una desviación sexual.
F 65.8 otros trastornos de la inclinación sexual
F65.9 Trastorno de la inclinación sexual sin especificar.
F66.0 Trastorno de la maduración sexual
El enfermo tiene una falta de claridad sobre su identidad genérica o de su orientación sexual, lo cual le produce ansiedad o depresión. Este trastorno se presenta con mayor frecuencia en adolescentes que no están seguros sobre si su orientación es homosexual, heterosexual o bisexual, o en individuos que después de un período de orientación sexual aparentemente estable, a menudo tras una larga relación de pareja, encuentran que su orientación sexual está cambiando.
En estos casos la identidad genérica, la orientación sexual o la preferencia sexual no se pone en duda, pero debido a la presencia de trastornos psicógenos o comportamentales, el individuo desea que fuera diferente, lo que puede llevarle a buscar tratamiento con el fin de cambiarlo.
F66.2 Trastorno de la relación sexual
El trastorno de la identidad genérica o de inclinación sexual es responsable de dificultades para formar o mantener una relación de pareja.
F66.1 orientación sexual egodistónica
Realizado por:
Genessis Andrea Peñaranda Alviarez
CI: 24.145.413
Estudiante del 8º trimestre de Psicología
Universidad Yacambu (UNY )
Venezuela-Portugues
Full transcript