Prezi

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in the manual

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Cuidados de Enfermería en la Fototerapia Neonatal

El objetivo de este artículo es conocer la fototerapia y las curas de enfermería que se han de tener en cuenta para evitar complicaciones y asegurar correctamente la efectividad de la terapia.
by macuesmo cuesmo on 17 October 2011

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Cuidados de Enfermería en la Fototerapia Neonatal

Introducción Definición La fototerapia Cuidados de enfermería Durante la fototerapia: Despues la fototerapia: Complicaciones Conclusiones Antes de la fototerapia: Objetivo
Fototerapia Descomponer el exceso de bilirrubina
por foto-oxidación y acelerar su eliminación
a través de la bilis, orina y heces. Material Aparato de
fototerapia. Incubadora Antifaz. Pañal. Sensor de temperatura
o termómetro. Cuidados de Enfermería en la Fototerapia Neonatal En la década de los años cincuenta,
enfermeras que cuidaban a recién nacidos relacionaron
la exposición a la luz solar con la disminución de la ictericia neonatal.

A partir de estas observaciones el doctor Cremer,
en 1958, difundió el uso de lámparas fluorescentes que imitasen
la luz solar para tratar la ictericia neonatal. En la actualidad,
la ictericia es uno de los fenómenos clínicos
más frecuentes durante el período neonatal y es la causa
más común de reingreso en unidades neonatales durante
las dos primeras semanas de vida.

Alrededor de un 60% de neonatos a término y un 80% de prematuros muestran ictericia, la mayor parte de las veces en un hecho fisiológico pero en ocasiones los niveles de bilirrubina sobrepasan los límites considerados
no fisiológicos o patológicos Los procedimientos diagnósticos tienden a diferenciar la ictericia fisiológica de la ictericia no fisiológica y se basan en la historia clínica, el examen clínico y de laboratorio (grupo RH, bilirrubi-na total, hemograma, coombs directo e indirecto, etc...). La clave del éxito consiste
en el diagnóstico precoz de la ictericia
y la instauración de un tratamiento adecuado
y efectivo. La ictericia es la coloración amarillenta de piel, mucosas y esclerótica, producida por una cantidad de bilirrubina en sangre superior a la normal. Esto se debe a la fragmentación de los glóbulos rojos, ya que cuando se rompen la hemoglobina se libera y se convierte en una sustancia amarilla llamada bilirrubina. La bilirrubina llega al hígado y se convierte en hidrosoluble, así se puede eliminar a través de la bilis, orina y deposiciones. Existen
dos tipos de
ictericia: La fototerapia consiste en la exposición directa del recién nacido
debajo de una luz fluorescente intensa, azul o blanca, que provoca
la oxidación de la bilirrubina y la convierte en un pigmento hidrosoluble
fácil de ser eliminado por el organismo.
Verificar el correcto funcionamiento del aparato de fototerapia.
Verificar la temperatura correcta de la incubadora según la edad y peso del neonato.
Comprobar que la distancia entre la luz y el niño sea de 50-70 cm.
Desnudar al bebé.
Tomar la temperatura corporal.
Pesar, medir la talla, el perímetro abdominal y craneal.
Colocar un pañal para cubrir los genitales, sobretodo los masculinos.
Colocar el antifaz para protegerle los ojos y evitar lesiones en la retina.
Colocar el sensor de temperatura en el abdomen.
Informar a los padres sobre la terapia, resolver sus dudas y apoyarles psicológicamente. Explicar a la familia los cuidados durante la fototerapia.
Control de la temperatura corporal cada 2-3 horas y regular
la temperatura de la incubadora según sea preciso.
Cambiar de postura cada 2 horas.
Dar el biberón o lactancia materna cada 3 horas y entre tomas
ofrecerle agua bidestilada según pauta médica.
Pesar cada día y tomar las constantes vitales.
Evaluar el estado neurológico.


Pesar.
Valorar el aspecto del recién nacido.
Continuar la rehidratación mínimo 24 horas después.
Durante 2 días realizar muestras sanguíneas.
Reiniciar la lactancia materna si esta ha sido suspendida
durante la fototerapia.
Aconsejar a los padres la exposición solar indirecta. Síndrome del niño bronceado por la estimulación
de la síntesis de melanina.
Quemaduras por la exposición prolongada.
Deshidratación por el aumento de las pérdidas
insensibles de agua a través de la piel y las heces.
Diarrea.
Intolerancia transitoria a la lactosa con la aparición
de heces fecales grises.
Hipertermia.
Hipotermia por la exposición del neonato desnudo.
Eritema por la lesión fotosensibilizada de los
mastocitos cutáneas.
Daño ocular (conjuntivitis). La fototerapia es un pilar básico en el tratamiento de la hiperbilirrubinemia neonatal
y su uso ha disminuido la práctica de la exanguinotransfusión.
Conocer la utilidad de la terapia y los cuidados que son necesarios antes, durante y después
de su realización, ayuda a disminuir las posibles complicaciones llegando a lograr su efectividad.
Por lo tanto, el papel de la enfermera es fundamental durante todo el proceso. Apagar la fototerapia durante la alimentación y cambio de pañal.
Pesar los pañales para el control de diuresis.
Registrar la frecuencia de las micciones y el color.
Observar si hay signos de deshidratación y si se precisa reponer líquidos.
Registrar el número, características y olor de las evacuaciones. Realizar el baño diario y la higiene perianal después de cada evacuación.
Realizar las pertinentes extracciones de sangre con la fototerapia apagada.
Vigilar los ojos y el estado de la piel. Cuando la fototerapia no es suficiente y los niveles de bilirrubina siguen siendo altos será preciso
la exanguinotransfusión, es decir, extraer
la sangre del bebé y reemplazarla por otra
a través de la vena umbilical. Bibliografia

1. Ruiz, M.D.; Martínez, M. R.; González Carrión, P. Enfermería S 21.
Enfermería del niño y adolescente. Edición D.A.E (grupo paradigma). 2000.

2. Chaure López, I.; Inarejos García, M. Enfermería pediátrica.
Elsevier Masson. 2007.

3. Rudolph, C.; Rudolph, A. Pediatría de Rudolph. 21ª Edición,
McGraw-Hill-Interamericana. 2003.

4. Diccionario Mosby de medicina y ciencias de salud. Edición Harcourt. 2001.

Enfermeras. Unidad de Neonatologia . Hospital de 2º y 3er nivel. Barcelona

AgInf, 2010, (55),14, 3, 106-109
See the full transcript