Prezi

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in the manual

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Frontera Colombo- Venezolana

Presentado a: Usuardo Ramirez
by Angie Paola Muñoz C on 22 January 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Frontera Colombo- Venezolana

Budapest
San
Francisco

FRONTERA
COLOMBO
-VENEZOLANA

Presentado por:

Liliana Hoyos y Angie Muñoz
Programa de Geografía
Octavo -
Semestre
Con 2.219 kilómetros de frontera común, Colombia y Venezuela tienen suficientes motivos para compartir avances y problemas...
El intento de definir las fronteras de Colombia y Venezuela se remonta a la época en la cual ambas naciones eran colonias de España. Al ser separada la Capitanía General de Venezuela del Virreinato de la Nueva Granada
por medio de la real cédula del 8 de septiembre de 1777.
Hubo varias disputas por la pertenencia de la provincia de Riohacha. Para dirimir tal cuestión se redactó
la real cédula del 13 de agosto de 1790
en la cual se ordenó segregar de la provincia de Riohacha el establecimiento de Sinamaica y agregarlo a la provincia de Maracaibo en la Capitanía General de Venezuela. El 1 de agosto de 1792 se llevó a cabo la transferencia de dicho territorio.
Durante gran parte del siglo XIX, Colombia en cada una de sus

constituciones definía sus límites como los mismos que en el año de 1810
dividían el territorio del Virreinato de Nueva Granada del de las Capitanías generales de Venezuela. Es decir, que los nuevos estados surgidos tenían como fronteras las que le correspondían de las colonias españolas en el año 1810, provisionalmente hasta la existencia de un tratado
A través de la aplicación de este principio (llamado Uti possidetis iure: en ingles UTI POSSIDETIS JURIS.(del latín, "como poseías [de acuerdo al derecho], poseerás") Colombia determinaba su frontera con Venezuela de una manera y por aquella época Venezuela determinaba sus linderos con la Nueva Granada de otra forma.
En el año de 1833 el general venezolano
José Antonio Páez
formó una comisión para normalizar sus relaciones con la República de la Nueva Granada, particularmente para fijar formalmente sus fronteras.

Es así que Paéz comisiona a su secretario de Hacienda y Relaciones Exteriores
, Santos Michelena,
el se presenta ante el presidente de la república, el general
Francisco de Paula Santander
, designa a su secretario de Interiores y Relaciones Exteriores
Lino de Pombo
como el encargado de realizar las negociaciones. Y más se demoró en ser aprobado, que en entrar en litigio.

Las negociaciones entre ambos países dio como resultado el Tratado Michelena-Pombo, que fue el primer acuerdo internacional entre Colombia y Venezuela.
El gobierno de la Nueva Granada quería someter el diferendo al

arbitraje extranjero
, a lo que el gobierno de Venezuela se oponía. Esa situación de indefinición permaneció inalterable hasta el 14 de septiembre de 1881, cuando se celebra el

Tratado Arosemena-Guzmán
por medio del cual ambos países toman la decisión de someter su diferencia al procedimiento arbitral.
Paso luego frente
al Consejo Federal Suizo,
el cual dictó sentencia el 24 de mayo de 1922 en lo referente a los territorios de San Faustino, Catatumbo, Zulia, Yavita, Pimichin, Arauca y Meta. favorece al Estado Colombiano, incrementando a su territorio alrededor de 150.000 Km2
El 16 de marzo de 1891 se dicta en Madrid
el Laudo Arbitral de la Reina María Cristina de España
, por medio del cual se determinó gran parte de las fronteras entre los dos países. El territorio que cubrió el Laudo fue: Guajira, Serranías Perijá y Motilones, San Faustino, Serranía Tama, Ríos Sarare, Arauca, Meta, Orinoco y Negro
El Tratado Michelena-Pombo fue aprobado por el Congreso de la Nueva Granada en 1834, en tanto fue rechazado por el Congreso de Venezuela en 1835 por encontrarlo desfavorable a la nación en varias de sus partes.
Entre 1901 y 1938 se llevaron a cabo las labores de demarcación y de colocación de hitos(poste de piedra que señala los límites de un territorio) por parte de la Comisión Fronteriza Bilateral. Debido a algunas discrepancias entre la delimitación las labores de amojonamiento se suspendieron en 1932.
Después de varias negociaciones, correcciones y notas diplomáticas al respecto se reanudaron estas tareas, que culminaron el 5 de abril de 1941 en Cúcuta, cuando los Ministros de Relaciones de Exteriores de Venezuela, Esteban Gil Borges, y de Colombia, Luis López de Mesa firmaron el
Tratado de Demarcación de Fronteras y Navegación
de los ríos comunes entre Colombia y Venezuela, también conocido como
Tratado López de Mesa-Gil Borges;
en dicho acuerdo ambas partes reconocen que la frontera ha sido completamente demarcada.
Sin embargo, luego de la II Guerra Mundial y como consecuencia de los descubrimientos submarinos y las concurridas razones de seguridad, Estados Unidos de América proclamo de forma impositiva su dominio sobre las zonas adyacentes al límite del Mar Territorial en Alta Mar, ahora conocida como
Plataforma Continental Submarina.

La respuesta internacional a dicho fenómeno estuvo a cargo de las Naciones Unidas reunida en la Convención Internacional de Ginebra de 1958 sobre derecho del mar, en la cual el Estado Colombiano solicito delimitar sus aguas dentro del golfo de Venezuela, esto condujo a reiniciar las disputas fronterizas.
la tesis colombiana se endereza a sostener que las aguas del golfo de coquivacoa no constituyen plataforma continental sino que siguen siendo parte del mar territorial colombiano; tesis contraria es la sostenida por el Estado Venezolano llamada “tesis de la costa seca” de acuerdo con la cual la totalidad del Golfo de Venezuela sería soberanía del dicho país.
La segunda razón de peso para justificar dicha disputa diplomática, tiene su origen en la conveniencia económico, los recursos propensos a explotar; el hecho de que estas aguas sirvan de enlace entre el Lago de Maracaibo y el Mar Caribe, que el lago y sus zonas adyacentes contenga reservas de petróleo crudo y de gas natural.
Con intereses comunes, las relaciones entre Colombia y Venezuela se estabilizaron por largo tiempo, pero al igual que en el siglo XIX, siempre siguió vigente el diferendo limítrofe, sobre todo desde 1952, cuando Colombia, contra los pactos vigentes,
renunció a la soberanía de Venezuela sobre el archipiélago de Los Monjes
. El reconocimiento de la soberanía venezolana la otorgo el canciller colombiano Juan Uribe Holguín con apoyo durante el gobierno del presidente interino Roberto Urdaneta Arbeláez.
En su momento se especuló que fue el pago que hizo el gobierno Rojas Pinilla por el favor venezolano de repatriar al jefe guerrillero Eliseo Cheíto Velásquez, luego asesinado.
El congreso colombiano no avaló el actuar del canciller debido a que el reconocimiento fue mediante una nota diplomática, y teniendo como base las normas constitucionales colombianas relativas a la firma y aprobación de los tratados públicos, se prohíbe variar el territorio sin el visto bueno del Congreso.
Los primeros intentos de la negociación se dieron en 1969 en Paipa, Boyacá, donde los presidentes Carlos Lleras Restrepo de Colombia y Rafael Caldera de Venezuela firmaron la
Declaración de Sochagota
el 9 de agosto de ese año, conversaciones que se iniciaron en 1970 y que finalizaron en Roma en 1973 sin llegar a ningún punto de arreglo
La concesión de prospección petrolera por Colombia directamente frente a Castilletes en la década de 1960 caldeó la relación entre los gobiernos de ambos países. Luego de largas negociaciones los presidentes de ambos países acordaron en 1975 fijar la delimitación marítima y hacer un uso conjunto de las zonas fronterizas potencialmente ricas en petróleo, lo que generó un fuerte rechazo en Venezuela de dicha propuesta.
A partir de esta reacción, se generó en Venezuela la tesis de la costa seca (1980) la cual plantea que la totalidad del Golfo de Venezuela sería soberanía del país homónimo y Colombia no tendría jurisdicción alguna sobre las aguas del golfo, tomando el meridiano de Punta Espada como el límite entre los mares territoriales de Venezuela y Colombia. En el mismo año la
Comisión Fronteriza Bilateral presentó la propuesta conocida como «Hipótesis de Caraballeda»
para una delimitación en la región del Golfo.
En el mismo año la Comisión Fronteriza Bilateral presentó la propuesta conocida como «Hipótesis de Caraballeda» para una delimitación en la región del Golfo.
A raíz de la crisis surgió la
Declaración de Ureña,
firmada por los Presidentes de Venezuela y Colombia el 28 de marzo de 1989, en virtud de la cual se designaron los miembros de la Comisión Permanente de la Conciliación, establecida en el
"Tratado de No Agresión,
Conciliación, Arbitraje y Arreglo Judicial de 1939", y de cuatro altos Comisionados para hacer el inventario de las principales cuestiones por examinar entre ambos países y formular propuestas de tratamiento y de solución.
El 9 de agosto de 1987 se produce la crisis de la Corbeta Caldas, en la cual la embarcación antes mencionada ingresó en aguas consideradas por Venezuela como propias y por Colombia como en disputa. Esto provocó que el presidente Jaime Lusinchi ordenara una fuerte movilización de las fuerzas armadas venezolanas con la intención de disuadir la incursión colombiana.
De conformidad con el
Acta de San Pedro Alejandrino,
suscrita por los Presidentes de Colombia Virgilio Barco Vargas y de Venezuela Carlos Andrés Pérez, el 6 de marzo de 1990, uno de los temas a tratar por los Altos Comisionados de Colombia y Venezuela es él referente a la delimitación de áreas marinas y submarinas. Desde entonces las negociaciones respecto al tema han estado congeladas
El diferendo limítrofe volvió a los cauces diplomáticos, pero empezó a cobrar fuerza la nueva encrucijada: la presencia de jefes guerrilleros en territorio venezolano
Gracias... !!!
See the full transcript