Prezi

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in the manual

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Copy of Copy of Untitled Prezi

No description
by janson guzman on 8 May 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Copy of Copy of Untitled Prezi

Mosquera Colombia Herbalife Herbalife Oportunidad de negocio Analisis dofa Compañía de nutrición
global activa en 82 países
mediante 2,5 millones de distribuidores.
Reconocida por WFDSA y ACOVEDI.
Desempeño financiero Linea de productos Cuidado personal
Cuidan y protegen el rostro, la piel y el cabello

Nutrición
Aportan nutrientes y antioxidantes para complementar
la alimentación. Misión de Herbalife Cambiar las vidas de la gente ofreciéndoles la mejor oportunidad de negocio de ventas directas y los mejores productos de control de peso y nutrición en el mundo.

Responsabilidad social:
Familia Herbalife.
Live Green.

Herbalife Analisis de mercado


Que es? In nomine Patris et Filii, et Spiritus Sancti. Amen
Introibo ad altare Dei.
Los fieles: Ad Deum qui lætificat juventutem meam.
Salmo 42: Iúdica me - El alma, perseguida por el mundo y el demonio, busca refugio en Dios, su
y su alegría. Este salmo se omite en las Misas de los difuntos.
Judica me, Deux, et discerne causam meam de gente non sancta: ab homine
iniquo, et doloso erue me.
Quia tu est, Deus, fortitudo mea: quare me repulisti, et quare tristis
incedo, dum affligit me inimicus?
Emitte lucem tuam, et veritatem tuam: ipsa me deduxerunt, et adduxerunt in
montem sanctum tuum, et in tabernacula tua.
Et introibo ad altare Dei: ad Deum qui lætificat juventutem meam.
Confitebor tibi in cithara, Deus, Deus meus: quare tristis es, anima mea, et
quare conturbas me?
Spera in Deo, quoniam adhuc confitebor illi: salutare vultus mei, et
Deus meus.
Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto.
Sicut erat in principio, et nunc, et semper: et in sæcula sæculorum.
Amen.
Introibo ad altare Dei.
Ad Deum qui lætificat juventutem meam.
Adjutorium nostrum in nomine Domini.
Qui fecit cœlum et terram.
Confiteor Deo omnipotenti, etc.
Misereatur tui omnipotens Deus, et, dimissis peccatis tuis, perducat
te ad vitam æternam.
Amen
Confiteor Deo omnipotenti, beatæ Mariæ semper Virgini, beato Michaelo archangelo, beato Joanni Baptistæ, sanctis apostolis Petro et
Paulo, omnibus sanctis, et tibi, pater: quia peccavi nimis cogitatione,
verbo et opere: mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa. Ideo precor
beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem archangelum,
beatum Joannem Baptistam, sanctos apostolos Petrum et Paulum,
omnes sanctos, et te, pater, orare pro me ad Dominum Deum nostrum.
Misereatur vestri omnipotens Deus, et dimissis peccatis vestris, perducat vos
ad vitam æternam.
Amen
Indulgentiam, absolutionem, et remissionem peccatorum nostrorum tribuat
Ordinario de la Misa
Último EvangElio
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Principio del Santo Evangelio según San Juan.
R. Gloria a Ti, Señor.
En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios. Él
estaba desde el principio en Dios. Por Él fueron hechas todas las cosas, y sin
Él nada se hizo de cuanto ha sido hecho. En Él estaba la Vida, y la Vida era la
Luz de los hombres; y la Luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la
recibieron.
Hubo un hombre enviado de Dios, cuyo nombre era Juan. Éste vino como
testigo a dar testimonio de la Luz, a fin de que por él todos creyesen. No era él
la Luz, sino enviado para dar testimonio de la Luz.
El Verbo era la Luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este
mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por Él: mas el mundo no
le conoció. Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron. Pero a cuantos le
recibieron, a los que creen en su nombre, dióles poder de llegar a ser hijos
de Dios, los cuales no nacen de sangre, ni de concupiscencia de carne, ni de
voluntad de varón, sino de Dios (aquí dobla la rodilla). Y el Verbo se hizo carne, y
habitó entre nosotros; y vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre,
lleno de gracia y de verdad.
R. Demos gracias a Dios.
2
23Ordinario de la Misa
Primera Parte de la misa
El Celebrante, al pie del altar, hecha la debida reverencia, dice, alternando con el Ministro, arrodillado
a su izquierda:
† En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
Ant. Me acercaré al altar de Dios.
R. A Dios que alegra mi juventud.
Hazme justicia, ¡oh Dios!, y defiende mi causa contra la gente malvada: del
hombre perverso y engañoso, líbrame.
R. Pues Tú, ¡oh Dios!, eres mi fortaleza: ¿por qué me rechazas, y por qué ando
triste y oprimido por mi enemigo?
Envía tu luz y tu verdad: ellas me guiarán y conducirán a tu monte santo, y a
tus moradas.
R. Y me acercaré al altar de Dios: a Dios que alegra mi juventud.
Te alabaré el son de la cítara; ¡oh Dios, Dios mío! ¿Por qué estás triste, alma
mía, y por qué me conturbas?
R. Espera en Dios, que aún le alabaré, Salvador de mi vida y mi Dios.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.
Amén.
Ant. Me acercaré al altar de Dios.
R. A Dios que alegra mi juventud.
Nuestra ayuda † está en el nombre del Señor.
R. Que hizo el cielo y la tierra.
El Celebrante, profundamente inclinado, reza el Yo, pecador, y el Ministro responde:
R. Dios todopoderoso tenga misericordia de ti, y, perdonados tus pecados, te
lleve a la vida eterna.
Amén.
Yo, pecador me confiesoa Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Vir
gen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan
Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a
vos, Padre; que pequé gravemente con el pensamiento, palabra, y obra, (dándose
tres golpes de pecho) por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por
tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San
Miguel arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles
San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a
Dios nuestro Señor.
Dios todopoderoso tenga misericordia de vosotros y, perdonados vuestros peca
dos, os lleve a la vida eterna.
R. Amén.
† El Señor omnipotente y misericordioso nos conceda indulgencia, absolución
Ordinario de la Misa
Último EvangElio
Dominus vobiscum.
Et cum spiritu tuo.
Initium sancti Evangelii secundum Joannem.
Gloria tibi, Domine.
In principio erat Verbum, et Verbum era apud Deum, et Deus erat Verbum. Hoc
erat in pricipio apud Deum. Omnia per ipsum facta sunt: et sine ipso factum
est nihil, quod factum est: in ipso vita erat, et vita erat lux hominum: et lux in
tenebris lucet, et tenebræ eam non comprehenderunt.
Fuit homo missus a Deo, cui nomen erat Joannes. Hic venit in testimonium, ut
testimonium perhiberet de lumine, ut omnes crederent per illum. Non erat ille
lux, sed ut testimonium perhiberet de lumine.
Erat lux vera, quæ illuminat omnem hominem venientem in hunc mundum. In
mundo erat, et mundus per ipsum factum est, et mundus eum non cognovit.
In propria venit, et sui eum non receperunt. Quotquot autem receperunt
eum, dedit eis potestatem filios Dei fieri, is qui credunt in nomine ejus: qui
non ex sanguinibus, neque ex voluntate carnis, neque ex voluntate viri, sed ex
Deo nati sunt. (aquí dobla la rodilla) Et Verbum caro factum est, et habitativit in
nobis: et vidimus gloriam ejus, gloriam quasi Unigeniti a Patre, plenum gratiæ
et veritatis.
Deo gratias.
22 3Ordinario de la Misa
nobis omnipotens et misericors Dominus.
Amen
Deus, tu conversus vivificabis nos.
Et plebs tua lætabitur in te.
Ostende nobis, Domine, misericordiam tuam.
Et salutare tuum da nobis.
Domine, exaudi orationem meam.
Et clamor meus ad te veniat.
Dominus vobiscum.
Et cum spiritu tuo.
Oremus.
Aufer a nobis, quæsumus, Domine, iniquitates nostras: ut ad Sancta sanctorum
puris mereamus mentibus introire. Per Christum Dominum nostrum. Amen
Oramus te, Domine, per merita sanctorum tuorum, quorum reliquiæ hic sunt,
et omnium sanctorum: ut indulgere digneris omnia peccata mea. Amen.
INTROITO (varía según los días.)
Kyrie, eleison.
Kyrie, eleison.
Kyrie, eleison.
Christe, eleison.
Christe, eleison.
Christe, eleison.
Kyrie, eleison.
Kyrie, eleison.
Kyrie, eleison.
Gloria in excelsis Deo, et in terra pax hominibus bonæ volutatis. Laudamus
te, benedicimus te, adoramus te, glorificamus te, gratias agimus tibi propter
magnam gloriam tuam: Domine Deus, Rex cælestis, Deus Pater omnipotens.
Domine Fili unigenite, Jesu Christe; Domine Deus, Agnus Dei, Filius Patris:
Qui tollis peccata mundi, miserere nobis; qui tollis peccata mundi, suscipe
deprecationem nostram; qui sedes a dexteram Patris, miserere nobis. Quoniam
tu solus Sanctus, tu solus Dominus, tu solus Altissimus: Jesu Christe, cum Sancto
Spiritu: in gloria Dei Patris. Amen.
Dominus vobiscum.
Et cum spiritu tuo.
Ordinario de la Misa
La sangre de Nuestro Señor Jesucristo guarde mi alma para la vida eterna.
Amén.
Comunión de los fieles
He aquí el Cordero de Dios: he aquí el que quita los pecados del mundo.
Entonces, los fieles, mientras se golpean el pecho, dicen por tres veces junto con el celebrante:
Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa; mas di una sola palabra y mi
alma quedará sana.
El sacerdote da la comunión a cada fiel, diciendo:
El Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo guarde tu alma para la vida eterna.
Amén.
Se debe comulgar con respeto, de rodillas y nunca en la mano. Si no se comulga sacramentalmente, por lo
menos puede hacerse una comunión espiritual o de deseo.
Cuarta parte de lamisa - aCCión de graCias
El sacerdote presenta el cáliz al que ayuda, para las abluciones. Es decir, purifica en primer lugar el
cáliz y después los dedos con el agua y el vino. Hace esto empezando su acción de gracias, que continúa,
rezando, al lado de la Epístola, la antífona denominada “Comunión”.
Haz, Señor, que conservemos con alma pura lo que con la boca recibimos, y
que este don temporal nos sirva como remedio sempiterno.
Tu cuerpo, Señor, que he sumido, y tu sangre, que he bebido, adhiéranse a mi
corazón, y haz que no quede mancha de maldad en mí, a quien han alimentado
estos puros y santos sacramentos. Tú que vives y reinas por los siglos de los
siglos. Amén.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Poscomunión (varía según los días.)
...por todos los siglos de los siglos.
R. Amén.
El sacerdote pasa al centro, besa el altar y, vuelto al pueblo, dice:
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Idos, la Misa ha terminado.
R. Demos gracias a Dios.
Séate agradable, ¡oh Santa Trinidad!, el homenaje de tu siervo, y este sacrificio
que yo, indigno, he ofrecido a los ojos de tu Majestad, te sea aceptable, y a mí
y a todos aquellos por quienes lo he ofrecido sea, por tu piedad, propiciatorio.
Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
Después besa el altar, eleva los ojos y las manos, y vuelto al pueblo lo bendice:
Bendígaos Dios omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo.
R. Amén.
4
21Ordinario de la Misa
y perdón de nuestros pecados.
R. Amén.
Vuélvete a nosotros, oh Dios, y nos darás vida.
R. Y tu pueblo se alegrará en Ti.
Muéstranos, Señor, tu misericordia.
R. Y danos tu Salvador.
Escucha, Señor, mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Oremos. (El sacerdote sube al altar y reza en voz baja, pidiendo perdón por sus pecados.)
Te suplicamos, Señor, que borres nuestras iniquidades, para que merezcamos
entrar con pureza de alma en el Santuario. Por Jesucristo, Nuestro Señor.
Amén.
Rogámoste, Señor, que por los méritos de tus Santos, cuyas reliquias yacen
aquí (besa el ara), y de todos los Santos, te dignes perdonar todos mis pecados.
Amén.
INTROITO El sacerdote lee a la derecha del altar la antífona del comienzo de la Misa, llamada
“Introito”, que así como la Epístola, el Evangelio, etc., varía según los días.
Señor, ten misericordia de nosotros (tres veces).
Cristo, ten misericordia de nosotros (tres veces).
Señor, ten misericordia de nosotros (tres veces).
Glória in Excélsis
El “Glória in Excélsis” es un canto de alabanza y de alegría a la gloria de Dios y de Nuestro Señor
Jesucristo. Comienza por el himno que los ángeles cantaron en la noche de Navidad. Se omite en los
tiempos de penitencia, v.gr., en Adviento, Cuaresma y también en las misas de Difuntos.
Gloria a Dios en las alturas. Y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.
Te alabamos. Te bendecímos. Te adoramos. Te glorificamos. Te damos gracias
por tu inmensa gloria. Señor Dios, Rey de los Cielos, Dios Padre todopoderoso.
Señor Hijo unigénito, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre.
Tú, que quitas los pecados del mundo, apiádate de nosotros. Tú, que quitas los
pecados del mundo, acoge nuestra súplica. Tú, que estás sentado a la diestra del
Padre, apiádate de nosotros. Porque Tú sólo eres Santo. Tú sólo Señor. Tú sólo
Altísimo, Jesucristo. Con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.
El sacerdote besa el altar y se vuelve hacia el pueblo para saludarlo. Este saludo recíproco que se repite
varias veces durante la Misa, indica la unión que ha de existir entre el sacerdote y los fieles durante la
celebración de los santos misterios.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Ordinario de la Misa
Comunión de los fieles
Si comulgan los fieles, el ayudante reza el Confíteor y responde al Misereatur y al Indulgentiam (como
en la página 2). Luego, el sacerdote toma la Sagrada Hostia y la presenta a los fieles diciendo:
Ecce Agnus Dei, ecce qui tollit peccata mundi.
Domine, non sum dignus, ut intres sub tectum meum: sed tantum dic
verbo, et sanabitur anima mea. (3 fois)
Corpus Domini nostri Jesu Christi custodiat animam tuam in vitam æternam.
Amen
Cuarta parte de lamisa - aCCión de graCias
Quod ore sumpsimus, Domine, pura mente capiamus: et de munere temporali
fiat nobis remedium sempiternum.
Corpus tuum, Domine, quod sumpsi, et Sanguis, quem potavi, adhæreat
visceribus meis: et præsta; ut in me non remaneat scelerum macula, quem
pura et sancta refecerunt sacramenta: Qui vivis et regnas in sæcula sæculorum.
Amen.
Communion (varía según los días.)
Dominus vobiscum.
Et cum spiritu tuo.
Postcommunion. (varía según los días.)
... per omnia sæcula sæculorum.
Amen.
Dominus vobiscum.
Et cum spiritu tuo.
Ite, missa est.
Deo gratias.
El sacerdote se inclina en medio del altar y suplica por última vez a la Santísima Trinidad que tenga
por agradable el sacrificio que acaba de ofrecer.
Placeat tibi, sancta Trinitas, obsequium servitutis meæ: et præsta; ut sacrificium,
quod oculis tuæ majestatis indignus obtuli, tibi sit acceptabile, mihique et
omnibus, pro quibus illud obtuli sit, te miserante, propitiabile. Per Christum
Dominum nostrum. Amen.
Después besa el altar, eleva los ojos y las manos, y vuelto al pueblo lo bendice:
Benedicat vos omnipotens Deus, Pater, et Filius, et Spiritus Sanctus.
Amen.
20
5Ordinario de la Misa
Oremus (varía según los días.)
Segunda parte de la MiSa - inStrucción
Epístola (varía según los días.)
Al terminar la Epístola, se responde: Deo gratias.
Gradual - Aleluya - Tracto - Aleluya pascual
El Celebrante, profundamente inclinado en medio del altar, dice:
Munda, cor meum, ac labia mea, omnipotens Deus, qui labia Isaiæ prophetæ
calculo mundastis ignito: ita me tua gratia miseratione dignare mundare, ut
sanctum evangelium tuum digne valeam nuntiare. Per Christum Dominum
nostrum. Amen.
Jube, Domine, benedicere
Dominus sit in corde meo, et in labiis meis ut digne et competenter annuntiem
evangelium suum. Amen.
Hagamos con el sacerdote la señal de la Cruz, sobre la frente, sobre la boca y sobre el pecho, para mostrar
así que el Santo Evangelio debe ser la regla de nuestros pensamientos, de nuestras palabras y de los
afectos de nuestro corazón.
Dominus vobiscum.
Et cum spiritu tuo
Sequentia sancti Evangelii secundum…
Gloria tibi, Domine.
Al fin del Evangelio se responde:
Laus tibi, Christe.
Per evangelica dicta deleantur nostra delicta.
Los fieles, unidos al sacerdote, pronuncian el Símbolo o profesión de fe solemne del Concilio de Nicea.
Credo in unum Deum, Patrem omnipotentem, factorem cæli et terræ; visibilium
omnium et invisibilium.
Et in unum Dominum Jesum Christum, Filium Dei unigenitum. Et ex Patre
natum ante omnia sæcula. Deum de Deo, lumen de lumine, Deum verum de
Deo vero. Genitum, non factum, consubstantialem Patri: per quem omnia facta
sunt. Qui propter nos homines, et propter nostram salutem descendit de cælis.
(genuflexión).
Et incarnatus Est dE spiritu sancto Ex Maria VirginE: Et hoMo factus Est.
Crucifixus etiam pro nobis: sub Pontio Pilato passus, et sepultus est. Et resurrexit
tertia die, secundum Scripturas. Et ascendit in cælum: sedet ad dexteram Patris.
Et iterum venturus est cum gloria judicare vivos et mortuos: cujus regni non erit
finis.
Et in Spiritum Sanctum, Dominum et vivificantem: qui ex Patre, Filioque
procedit. Qui cum Patre, et Filio simul adoratur, et conglorificatur: qui locutus
est per Prophetas.
Ordinario de la Misa
La paz del Señor esté siempre con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Esta mezcla y consagración del Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo
nos sirva al recibirla para la vida eterna. Amén.
El sacerdote, antes de recibir a Nuestro Señor en la Santa Comunión, implora su
misericordia, llamándole con el nombre tan dulce que le dio San Juan Bautista: “Cordero
de Dios”. Se da tres golpes de pecho diciendo:
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ¡apiádate de nosotros!
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ¡apiádate de nosotros!
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ¡danos la paz!
Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: La paz os dejo, mi paz os doy; no
mires mis pecados, sino la fe de tu Iglesia; y dígnate darle paz y mantenerla
unida según tu voluntad. Tú, que vives y reinas, Dios, por los siglos de los
siglos. Amén.
Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, cooperando
el Espíritu Santo, diste con tu muerte vida al mundo: por este tu sacrosanto
Cuerpo y Sangre, líbrame de todas mis iniquidades y de todos los males, y haz
que siempre esté yo adherido a tus mandamientos, y no permitas que jamás
me separe de Ti; que, con el mismo Dios Padre y con el Espíritu Santo, vives y
reinas, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
La comunión de tu cuerpo, ¡Señor Jesucristo!, que yo, indigno, pretendo
recibir, no me sea ocasión de juicio y condenación: antes por tu piedad me
sirva para defensa de alma y cuerpo, y para remedio de mis males: Que vives y
reinas con Dios Padre, en unidad del Espíritu Santo, Dios, por todos los siglos
de los siglos. Amén.
El celebrante toma en sus manos la Sagrada Hostia, diciendo:
Tomaré el pan celestial, e invocaré el nombre del Señor.
El sacerdote se golpea el pecho tres veces, y, aplicando a su alma las palabras conmovedoras del centurión
del Evangelio, dice:
Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa; mas di una sola palabra y mi
alma quedará sana.
Comunión del saCerdote
Después el sacerdote comulga, tomando la Sagrada Hostia y la preciosa Sangre.
El Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo guarde mi alma para la vida eterna. Amén.
Luego, en acción de gracias, el sacerdote recita estos versículos de salmos:
¿Con qué pagaré al Señor todos los beneficios que de él he recibido? Tomaré el
cáliz de la salvación, e invocaré el nombre del Señor. Con alabanzas invocaré al
Señor, y me libraré de mis enemigos.
6
19Ordinario de la Misa
COLECTA Después, el Celebrante lee la oración que se llama “Colecta”, porque el sacerdote reúne
en ella, para ofrecerlas a Dios, las oraciones de todos los fieles. Se termina así: “Por Jesucristo Nuestro
Señor”, para mostrar que no podemos ir al Padre Celestial si no es por su Divino Hijo. El sacerdote
reza las colectas, levantadas las manos hacia Dios, según la costumbre de los primeros cristianos y en
memoria de Jesucristo crucificado. Hará lo mismo para las demás oraciones y para el “Canon”.
Segunda parte de la MiSa - inStrucción
Epístola - Al terminar la Epístola, se responde: Demos gracias a Dios.
Gradual - Aleluya - Tracto (En las misas votivas después de Septuagésima se omite el aleluya y
se dice el tracto) - Aleluya pascual (En Tiempo Pascual, omitidos el gradual y el aleluya, se dicen
dos aleluyas.)
Purifica mi corazón y mis labios, Dios omnipotente, que purificaste los labios
del profeta Isaías con un carbón encendido; dígnate con tu grata misericordia
purificarme de manera que pueda anunciar dignamente tu Santo Evangelio.
Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.
Dame, Señor, tu bendición. El Señor esté en mi corazón y en mis labios, para
que anuncie digna y debidamente su Evangelio.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Continuación del Santo Evangelio según….
R. Gloria a Ti, Señor.
Al fin del Evangelio se responde: Alabanza a ti, Cristo.
Credo (Símbolo de Nicea)
Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra,
de todas las cosas visibles e invisibles. Y en un solo Señor, Jesucristo, Hijo
unigénito de Dios. Y nacido del Padre antes de todos los siglos. Dios de
Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero. Engendrado, no hecho;
consubstancial al Padre; por quien todas las cosas fueron hechas. El cual, por
nosotros los hombres y por nuestra salvación, bajó de los cielos (genuflexión).
Y por obra del espíritu santo se encarnó de María Virgen, Y se hizo
hoMbre.
Crucificado también por nosotros, bajo el poder de Poncio Pilato, padeció
y fue sepultado. Y resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras. Y subió
al cielo, está sentado a la diestra del Padre. Y otra vez ha de venir con gloria
a juzgar a los vivos y a los muertos; y su Reino no tendrá fin. (Creo) en el
Espíritu Santo, Señor y vivificador, el cual procede del Padre y del Hijo.
Quien con el Padre y el Hijo juntamente es adorado y glorificado; el cual habló
por los Profetas.
(Creo) en la Iglesia, que es Una, Santa, Católica y Apostólica. Confieso un
Ordinario de la Misa
El sacerdote pone la porción de la Hostia en el Cáliz, para indicar la reunión del Cuerpo y de la Sangre
de Jesús, en el momento de su Resurrección, prenda de la nuestra.
Hæc commixtio et consecratio Corporis et Sanguinis Domini nostri Jesu
Christi, fiat accipientibus nobis in vitam æternam. Amen.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, dona nobis pacem.
Oraciones del sacerdote antes de la comunión
En la primera, que se omite en las Misas de difuntos, el sacerdote pide a Nuestro Señor paz y unión para
la Santa Iglesia. Después de esta oración, en las Misas solemnes, tiene lugar la ceremonia del Beso de la
Paz, como signo de unidad de espíritu y de afecto, que nos fue tan insistemente recomendada por Nuestro
Señor. El sacerdote empieza besando el altar, como para recibir la paz de Jesucristo mismo:
Domine Jesu Christe, qui dixisti Apostolis tuis: Pacem relinquo vobis, pacem
meam do vobis: ne respicias peccata mea, sed fidem Ecclesiæ tuæ: eamque
secundum voluntatem tuam pacificare et coadunare digneris: Qui vivis et regnas
Deus per omnia sæcula sæculorum. Amen.
Domine Jesu Christe, Fili Dei vivi, qui ex voluntate Patris, cooperante Spiritu
Sancto, per mortem tuam mundum vivificasti: libera me per hoc sacrosanctum
Corpus et Sanguinem tuum ab omnibus iniquitatibus meis, et universis malis:
et fac me tuis semper inhærere mandatis, et a te numquam separari permittas:
Qui cum eodem Deo Patre et Spiritu Sancto vivis et regnas Deus in sæcula
sæculorum. Amen.
Perceptio Corporis tui, Domine Jesu Christe, quod ego indignus sumere
præsumo, non mihi proveniat in judicium et condemnationem: sed pro tua pietate
prosit mihi ad tutamentum mentis et corporis, et ad medelam percipiendam:
Qui vivis et regnas cum Deo Patre in unitate Spiritus Sancti Deus, per omnia
sæcula sæculorum. Amen.
Panem cælestem accipiam, et nomen Domini invocabo.
Domine, non sum dignus, ut intres sub tectum meum: sed tantum dic verbo, et
sanabitur anima mea.
Comunión del saCerdote
Corpus Domini nostri Jesu Christi custodiat animam meam in vitam æternam.
Amen
Quid retribuam Domino pro omnibus quæ retribuit mihi? Calicem salutaris
accipiam, et nomen Domini invocabo. Laudans invocabo Dominum, et ab
inimicis mei salvus ero.
Sanguis Domini nostri Jesu Christi custodiat animam meam in vitam æternam.
Amen.
18 7Ordinario de la Misa
Et unam sanctam catholicam et apostolicam Ecclesiam. Confiteor unum
baptisma in remissionem peccatorum. Et expecto resurrectionem mortuorum.
Et vitam venturi sæculi. Amen.
Tercera parTe de la Misa - celebración del MisTerio
Dominus vobiscum.
Et cum spiritu tuo.
Ofertorio
Ofrecimiento de la Hostia - El sacerdote descubre el cáliz, toma la patena y ofrece a Dios por anticipado,
la Hostia y Víctima inmaculada, Jesucristo, cuyo Cuerpo será consagrado momentos más tarde.
Suscipe, sancte Pater, omnipotens æterne Deus, hanc immaculatam hostiam,
quam ego indignus famulus tuus offero tibi Deo meo, vivo et vero, pro
innumerabilibus peccatis, et offensionibus, et negligentiis meis, et pro omnibus
circumstantibus, sed et pro omnibus fidelibus christianis vivis atque defunctis:
ut mihi et illis proficiat ad salutem in vitam æternam. Amen.
Ofrecimiento del cáliz - El sacerdote ruega por sí mismo, por los asistentes y por todos los fieles.
Terminando esta oración, el sacerdote hace la señal de la cruz con la patena encima del lugar donde
va a colocar la hostia, para recordar nuevamente la pasión de Jesucristo y la cruz sobre la cual ofreció
su sacrificio. Luego, del lado de la epístola, pone vino y un poco de agua en el cáliz. Las gotas de agua
significan la unión de las dos naturalezas, divina y humana, en la encarnación.
Deus, qui humanæ substantiæ dignitatem mirabiliter condidisti et mirabilius
reformasti: da nobis, per hujus aquæ et vini mysterium, ejus divinitatis esse
consortes, qui humanitatis nostræ fieri dignatus est particeps, Jesus Christus,
Filius tuus, Dominus noster: Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti
Deus: per omnia sæcula sæculorum. Amen
Offerimus tibi, Domine, calicem salutaris, tuam deprecantes clementiam: ut in
conspectu divinæ majestatis tuæ, pro nostra et totius mundi salute, cum odore
suavitatis ascendat. Amen.
In spiritu humilitatis et in animo contrito suscipiamur a te, Domine: et sic fiat
sacrificium nostrum in conspectu tuo hodie, ut placeat tibi, Domine Deus.
Veni, sanctificator, omnipotens æterne Deus: et benedic hoc sacrificium, tuo
sancto nomini præparatum.
Lavabo inter innocentes manus meas: et circumdabo altare tuum, Domine.
Ut audiam vocem laudis, et enarrem universa mirabilia tua.
Domine, dilexi decorem domus tuæ, et locum habitationis gloriæ tuæ.
Ne perdas cum impiis, Deus, animam meam, et cum viris sanguinum vitam
meam:
Ordinario de la Misa
pecho, como muestra de humildad, y con los asistentes se reconoce pecador. Para ellos y para él mismo, va
a pedir el cielo en la compañía de los Santos, de los cuales nombra algunos mártires, honrados en Roma
con un culto particular.
También a nosotros, pecadores, tus siervos, que esperamos en la
muchedumbre de tus misericordias, dígnate darnos alguna participación en
compañía de tus Santos Apóstoles y Mártires: de Juan (Bautista), Esteban,
Matías, Bernabé, Ignacio, Alejandro, Marcelino, Pedro, Felicidad, Perpetua,
Águeda, Lucía, Inés, Cecilia, Anastasia, y de todos los Santos; en cuya
compañía te rogamos nos admitas, no por nuestros méritos, sino por tu
generosa clemencia. Por Cristo Nuestro Señor.
Por el cual creas siempre, Señor, todos estos dones, los santi ficas, los vivi
ficas, los ben dices y nos los comunicas.
Por Él, con Él y en Él, a Ti, Dios Padre omnipotente, en unidad del
Espíritu Santo, es dada toda honra y gloria. (El acólito toca la campanilla).
Por todos los siglos de los siglos.
Amén.
Pater Noster
El sacerdote, como preparación a la Comunión, dice en alta voz el “Pater”. Esta oración dispone
admirablemente para unirse a Dios, y para recibir sus gracias, ya que encierra, dice San Agustín, todo lo
que podemos y debemos pedirle para su gloria, para nuestro bien y el bien del prójimo.
Oremos. Amonestados con preceptos saludables, e instruidos por la enseñanza
divina, nos atrevemos a decir:
Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a
nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo.
El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así
como nos otros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la
tentación.
R. Mas líbranos del mal.
Amen.
Líbranos, Señor, te rogamos, de todos los males pasados, presentes y
venideros; y por la intercesión de la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen
María, Madre de Dios, con tus bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo, y
Andrés, y todos los Santos, danos propicia paz en nuestros días, para que,
ayudados con el auxilio de tu misericordia, seamos siempre libres de pecado
y seguros de toda perturbación. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor, tu
Hijo, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, Dios. Por todos los
siglos de los siglos.
R. Amén.
El sacerdote ha dividido la Hostia como lo hizo Nuestro Señor en la última Cena, tomando una parte de
ella como para invitar a los fieles a tomar la suya, y continúa en voz alta:
8
17Ordinario de la Misa
solo Bautismo para el perdón de los pecados. Y espero la resurrección de los
muertos. Y la vida del siglo venidero. Amén.
Tercera parTe de la Misa - celebración del MisTerio
El sacerdote y los fieles empiezan esta parte de la Misa deseándose mutuamente el socorro de Dios. Besa el
altar y, vuelto al pueblo, dice:
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Ofertorio Antes de empezar la celebración del misterio con el ofrecimiento del Pan y del Vino,
que van a ser transformados en el Cuerpo y en la Sangre de Jesucristo, el sacerdote exhorta a los fieles
a rezar, diciendo: Orémus… Oremos… Después reza la oración que se llama Ofertorio. Esta oración
recuerda las disposiciones que deben animar a los fieles, unidos al sacerdote, en el oblación del Santo
Sacrificio.
Recibe, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, esta hostia inmaculada, que
yo, indigno siervo tuyo, te ofrezco a Ti, Dios mío, vivo y verdadero, por mis
innumerables pecados, ofensas y negligencias; y por todos los circunstantes; y
también por todos los fieles cristianos, vivos y difuntos; a fin de que a mí y a
ellos aproveche para la salvación y vida eterna. Amén.
¡Oh Dios, que maravillosamente creaste en dignidad la naturaleza humana
y con mayores maravillas la reformaste! Concédenos, por el misterio de esta
agua y vino, que participemos de la divinidad de Aquel, que se dignó participar
de nuestra humanidad, Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro: El cual vive y reina
contigo en unidad del Espíritu Santo, Dios, por todos los siglos de los siglos.
Amén.
El sacerdote ofrece el cáliz, diciendo:
Ofrecémoste, Señor, el cáliz de salvación, implorando tu clemencia, para
que con suave fragancia suba ante el acatamiento de tu divina Majestad por
nuestra salvación y la de todo el mundo. Amén.
El sacerdote se inclina profundamente:
Con espíritu de humildad y corazón contrito seamos recibidos por Ti, Señor;
y de tal manera sea ofrecido hoy nuestro sacrificio en tu presencia, que Te sea
grato, Señor Dios.
Ven, Dios santificador, omnipotente y eterno, y bendice este sacrificio
preparado a tu santo nombre.
Lavábo - Esta misteriosa ceremonia nos enseña cuán puras deben ser nuestra vida y nuestras obras, si
es que de veras queremos acercarnos dignamente al Señor.
Lavaré mis manos entre los inocentes, y me acercaré a tu altar, Señor.
Para escuchar el cántico de alabanza, y contar todas tus maravillas.
Amé, Señor, la hermosura de tu casa, y el lugar donde habita tu gloria.
No condenes, oh Dios, mi alma con los impíos, ni mi vida con los varones
Ordinario de la Misa
Nobis quoque peccatoribus famulis tuis, de multitudine miserationum tuarum
sperantibus, partem aliquam et societatem donare digneris, cum tuis sanctis
Apostolis et Martyribus: cum Joanne, Stephano, Matthia, Barnaba, Ignatio,
Alexandro, Marcellino, Petro, Felicitate, Perpetua, Agatha, Lucia, Agnete,
Cæcilia, Anastasia, et omnibus Sanctis tuis: intra quorum nos consortium,
non æstimator meriti, sed veniæ, quæsumus, largitor admitte. Per Christum
Dominum nostrum.
Per quem hæc omnia, Domine, semper bona creas, sanctificas, vivificas,
benedicis et præstas nobis.
En el momento en que va a terminar la oración del Canon, la Santa Iglesia proclama que, por Nuestro
Señor Jesucristo, Dios nos concede todas las gracias y recibe toda gloria. Después el sacerdote ofrece de
nuevo a nuestras adoraciones la Santa Hostia, durante la Elevación menor.
Pequeña elevación
Per iPsum, et cum iPso, et in iPso, est tibi Deo Patri omniPotenti, in unitate
sPiritus sancti, omnis honor, et gloria.
Per omnia sæcula sæculorum.
Amen.
Pater Noster
Oremus
Præceptis salutaribus moniti, et divina institutione formati, audemus dicere:
Pater noster, qui est in cælis: Sanctificetur nomen tuum: Adveniat regnum tuum:
Fiat voluntas tua, sicut in cælo, et in terra. Panem nostrum quotidianum da
nobis hodie: Et dimitte nobis debita nostra, sicut et nos dimittimus debitoribus
nostris. Et ne nos inducas in tentationem.
Sed libera nos a malo.
Amen.
Libera nos, quæsumus, Domine, ab omnibus malis, præteritis, præsentibus et
futuris: et intercedente beata et gloriosa semper Virgine Dei Genitrice Maria,
cum beatis Apostolis tuis Petro et Paulo, atque Andrea, et omnibus Sanctis, da
propitius pacem in diebus nostris: ut, ope misericordiæ tuæ adjuti, et a peccato
simus semper liberi, et ab omni perturbatione securi. Per eumdem Dominum
nostrum Jesum Christum Filium tuum. Qui tecum vivit et regnat in unitate
Spiritu Sancti Deus. Per omnia sæcula sæculorum.
Amen.
Deseo De la Paz
Pax Domini sit semper vobiscum.
Et cum spiritu tuo.
16 9Ordinario de la Misa
In quorum manibus iniquitates sunt: dextera eorum repleta est muneribus.
Ego autem in innocentia mea ingressus sum: redime me, et miserere mei.
Pes meus stetit in directo: in ecclesiis benedicam te, Domine.
Gloria Patri…
El sacerdote, inclinándose en el centro del altar, suplica a la Santísima Trinidad que se digne aceptar este
sacrificio ofrecido a la gloria de Nuestro Señor Jesucristo, en honor de su Madre y de sus Santos, y para
nuestra salvación.
Suscipe, sancta Trinitas, hanc oblationem, quam tibi offerimus ob memoriam
passionis, resurrectionis, et ascensionis Jesu Christi, Domini nostri, et in
honorem beatæ Mariæ semper Virginis, et beati Joannis Baptistæ, et sanctorum
apostolorum Petri et Pauli, et istorum et ominum sanctorum: ut illis proficiat
ad honorem, nobis autem ad salutem: et illi pro nobis interecedere dignentur
in cælis, quorum memoriam agimus in terris. Per eumdem Christum Dominum
nostrum. Amen
El sacerdote besa el altar, se vuelve hacia los fieles y los invita a unirse a él, en una oración ferviente.
Orate, fratres: ut meum ac vestrum sacrificium acceptabile fiat apud Deum
Patrem omnipotentem.
Suscipiat Dominus sacrificium de manibus tuis ad laudem et gloriam
nominis sui, ad utilitatem quoque nostram, totiusque Ecclesiæ suæ
sanctæ.
Secreta (varía según los días.)
... per omnia sæcula sæculorum.
Amen.
Dominus vobiscum.
Et cum spiritu tuo.
Sursum corda.
Habemus ad Dominum.
Gratias agamus Domino Deo nostro.
Dignum et justum est.
Prefacio (varía según las fiestas.)
En el “Sanctus”, la Iglesia proclama la santidad y la gloria de la Santísima Trinidad, y saluda con gozo
al Salvador que va a bajar al altar.
Sanctus, Sanctus, Sanctus Dominus Deus Sabaoth. Pleni sunt cæli et terra gloria
tua. Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in
excelsis.
Canon de la Misa
T
e igitur, clementissime Pater, per Jesum Christum, Filium tuum, Dominum
nostrum, supplices rogamus, ac petimus, uti accepta habeas et benedicas
hæc dona, hæc munera, hæc sancta sacrificia illibata.
Ordinario de la Misa
PORQUE ESTO ES MI CUERPO.
Elevación y adoración- El sacerdote adora a Jesucristo presente en el altar, y eleva la Sagrada Hostia
para que sea adorada por los fieles arrodillados; mirémosla y digamos en voz baja, con gran fe, piedad y
amor: “Señor mío y Dios mío”.
El sacerdote pronuncia después las palabras que cambian la sustancia del vino en la Sangre de Nuestro
Señor Jesucristo.
De un modo semejante, después de haber cenado, tomando también este
precioso cáliz en sus santas y venerables manos (toma el Cáliz), dándote
asimismo gracias, lo ben dijo, y dio a sus discípulos, diciendo: Tomad y
bebed de él todos.
PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, DEL NUEVO
Y ETERNO TESTAMENTO, MISTERIO DE FE: QUE POR
VOSOTROS Y POR MUCHOS SERÁ DERRAMADA PARA LA
REMISIÓN DE LOS PECADOS.
Cuantas veces esto hiciéreis, hacedlo en memoria mía.
El sacerdote eleva el Cáliz para presentarlo a la adoración de los fieles.Hagamos un acto de fe y de
adoración.
El sacerdote, en nombre de la Santa Iglesia ofrece a Dios Padre el Cuerpo y la Sangre de su Divino
Hijo, como la única ofrenda digna de la Divina Majestad.
Por tanto, Señor, nosotros, tus siervos, y tu pueblo santo, en memoria de
la sagrada Pasión del mismo Cristo, tu Hijo, Señor nuestro, como de su
Resurrección de entre los muertos, y también de su gloriosa Ascensión a los
cielos, ofrecemos a tu excelsa Majestad de tus propios dones y dádivas, la
Hostia pura, la Hostia santa, la Hostia inmaculada, el Pan santo de
vida eterna, y el Cáliz de perpetua salud.
Sobre los cuales dígnate mirar con rostro propicio y sereno, y aceptar como
te dignaste aceptar los dones de tu siervo, el justo Abel, y el sacrificio de
nuestro patriarca Abraham, y el que te ofreció tu sumo sacerdote Melquisedec:
sacrificio santo, Hostia inmaculada.
Suplicámoste humildemente, ¡oh Dios todopoderoso!, mandes sean
llevados estos dones por manos de tu santo Ángel a tu sublime altar, ante el
acatamiento de tu divina Majestad; para que todos cuantos, participando de
este altar (lo besa), recibiéremos el sacrosanto Cuer po y San gre de tu
Hijo, seamos colmados de toda bendición y gracia celestial. Por el mismo
Cristo Nuestro Señor. Amén.
Acuérdate también, Señor, de tus siervos y siervas N. y N. (aquí se nombran
los difuntos que se quieren encomendar), que nos precedieron con la señal de
la fe, y duermen el sueño de la paz.A éstos, Señor, y a todos los que descansan
en Cristo, rogámoste les concedas el lugar de refrigerio, de luz y de paz. Por el
mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.
Mientras dice: “También a nosotros pecadores”, el sacerdote levanta un poco la voz y se da un golpe de
10 1514 Ordinario de la Misa 11
Consagración del vino
Simili modo postquam cenatum est, accipiens et hunc præclarum calicem in
sanctas ac venerabiles manus suas: item tibi gratias agens, benedixit, deditque
discipulis suis, dicens: Accipite, et bibite ex eo omnes.
Hic est enim calix sanguinis mei, novi et æterni testamenti:
mysteriumfidei:quiprovobisetpromultiseffundeturinremissionem
peccatorum.
Hæc quotiescumque feceritis, in mei memoriam facietis.
Oblación de la Sagrada Víctima
Unde et memores, Domine, nos servi tui, sed et plebs tua sancta, ejusdem Christi
Filii tui Domini nostri tam beatæ passionis, nec non et ab inferis resurrectionis,
sed et in cælos gloriosæ ascensionis: offerimus præclaræ majestati tuæ de tuis
donis ac datis, hostiam puram, hostiam sanctam, hostiam immaculatam, Panem
sanctum vitæ æternæ et Calicem salutis perpetuæ.
El sacerdote ruega a Dios que se digne aceptar este sacrificio como ha aceptado de las manos de los
Patriarcas sus sacrificios, figuras del de Nuestro Señor Jesucristo.
Supra quæ propitio ac sereno vultu respiscere digneris: et accepta habere, sicuti
accepta habere dignatus es munera pueri tui justi Abel, et sacrificium patriarchæ
nostri Abrahæ: et quod tibi obtulit summus sacerdos tuus Melchisedech,
sanctum sacrificium, immaculatam hostiam.
El sacerdote se inclina profundamente, suplicando a Dios todopoderoso, que reina en el cielo, que reciba
allí la oblación del sacrificio ofrecido aquí en la tierra.
Supplices te rogamus, omnipotens Deus: jube hæc perferri per manus sancti
Angeli tui in sublime altare tuum, in conspectu divinæ majestatis tuæ: ut
quotquot ex hac altaris participatione sacrosanctum Filii tui Corpus et
Sanguinem sumpserimus, omni benedictione cælesti et gratia repleamur. Per
eumdem Christum Dominum nostrum. Amen
Memento de difuntos:
El sacerdote pide para las almas del Purgatorio la entrada en el cielo en virtud del divino
sacrificio. Unidos al sacerdote, los fieles encomiendan a Dios las personas difuntas que les
son queridas.
Memento etiam, Domine, famulorum famularumque tuarum N. et N., qui nos
præcesserunt cum signo fidei, et dormiunt in somno pacis. Ipsis, Domine, et
omnibus in Christo quiescentibus, locum refrigerii, lucis et pacis, ut indulgeas,
deprecamur. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen
Ordinario de la Misa
sanguinarios.
Cuyas manos están llenas de maldad, y su diestra colmada de sobornos.
Mas yo he caminado en la inocencia; líbrame y apiádate de mí.
Mis pies están firmes en el camino recto: en las reuniones te alabaré, Señor.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
Recibe, ¡oh Santa Trinidad!, esta oblación que te ofrecemos en memoria de la
Pasión, Resurrección y Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo; y a honra de la
bienaventurada siempre Virgen María, y de San Juan Bautista, y de los Santos
Apóstoles Pedro y Pablo, y de estos Santos (cuyas reliquias yacen en el ara), y
de todos los Santos; para que redunde en honra de ellos, y en nuestra salvación;
y para que se dignen interceder por nosotros en el cielo aquellos cuya memoria
veneramos en la tierra. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.
El sacerdote besa el altar, se vuelve hacia los fieles y los invita a unirse a él, en una oración ferviente.
Orad, hermanos, para que este Sacrificio mío y vuestro sea aceptable a Dios
Padre todopoderoso.
R. Reciba el Señor de tus manos este Sacrificio para alabanza y gloria de su
nombre, y para provecho nuestro y de toda su santa Iglesia.
El sacerdote responde: Amén.
Secreta - Ahora el sacerdote lee en voz baja las oraciones que por este motivo se llaman “Secretas”.
Estas oraciones tienen como fin pedir a Dios que reciba favorablemente la oblación que está sobre el
altar, y que transforme nuestros corazones por su gracia, a fin de que puedan ser presentados como una
ofrenda agradable.
Por todos los siglos de los siglos.
R. Amén.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Elevad los corazones.
R. Los tenemos en el Señor.
Demos gracias a Nuestro Señor Dios.
R. Digno y justo es.
Prefacio - El Prefacio es la introducción a la solemne oración del Canon. Es una invitación
apremiante para elevar los corazones hacia Dios, para darle gracias por el gran misterio que se va a
cumplir en la Consagración.
Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios de los ejércitos. Llenos están los cielos
y la tierra de tu gloria. ¡Hosanna en las alturas! Bendito el que viene en el
nombre del Señor. ¡Hosanna en las alturas!
Canon de la Misa
La oración que comienza por “Te igitur”, para terminarse en el “Pater”, se llama Canon, de una palabra
griega que significa “Regla”. Es la oración por excelencia del Santo Sacrificio de la Misa; oración
casi siempre invariable, regulada por los Apóstoles y la tradición perpetua de la Iglesia. Encierra las 12 Ordinario de la Misa 13
In primis, quæ tibi offerimus pro Ecclesia tua sancta catholica: quam pacificare,
custodire, adunare et regere digneris toto orbe terrarum: una cum famulo tuo
Papa nostro N. et Antistite nostro N. et omnibus orthodoxis, atque catholicæ
et apostolicæ fidei cultoribus.
Memento de vivos - El sacerdote hace mención aquí de los que desea encomendar a Dios más
particularmente. Ruega también especialmente por los que asisten a la Misa. Formulen, con él, sus
intenciones particulares:
Memento, Domine, famulorum famularumque tuarum N. etN. et omnium
circumstantium, quorum tibi fides cognita est, et nota devotio, pro quibus tibi
offeriumus: vel qui tibi offerunt hoc sacrificium laudis, pro se, suisque omnibus:
pro redemptione animarum suarum, pro spe salutis et incolumitatis suæ: tibique
reddunt vota sua æterno Deo, vivo et vero.
Invocación de los santos - El sacerdote, para hacer a Dios favorable su oración, invoca a la
Santísima Virgen y a todos los Santos, especialmente a los Santos Apóstoles, a los primeros Papas y a los
principales Mártires de la Iglesia de Roma, madre de todas las Iglesias y centro del mundo católico.
Communicantes et memoriam venerantes, in primis gloriosæ semper Virginis
Mariæ Genitricis Dei et Domini nostri Jesu Christi: sed et beati Joseph eiusdem
Virginis Sponsi, et beatorum Apostolorum ac Martyrum tuorum, Petri et Pauli,
Andreæ, Jacobi, Joannis, Thomæ, Jacobi, Philippi, Bartholomæi, Matthæi,
Simonis et Thaddæi: Lini, Cleti, Clementis, Xysti, Cornelii, Cypriani, Laurentii,
Chrysogoni, Joannis et Pauli, Cosmæ et Damiani: et omnium Sanctorum
tuorum; quorum meritis precibusque concedas, ut in omnibus protectionis tuæ
muniamur auxilio. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen
El sacerdote extiende las manos sobre la hostia y el cáliz, para recordar, según un rito de la antigua Ley,
que Nuestro Señor Jesucristo, Víctima inocente, ha sido cargado ante su Padre con el peso de nuestros
pecados. (El acólito toca la campanilla)
Hanc igitur oblationem servitutis nostræ, sed et cunctæ familiæ tuæ, quæsumus,
Domine, ut placatus accipias: atque ab æterna damnatione nos eripi, et in
electorum tuorum jubeas grege numerari. Per Christum Dominum nostrum.
Amen.
Quam oblationem tu, Deus, in omnibus, quæsumus, benedictam, adscriptam,
ratam, rationabilem, acceptabilemque facere digneris: ut nobis Corpus, et
Sanguis fiat dilectissimi Filii tui Domini nostri Jesu Christi.
Consagración del pan
Qui pridie quam pateretur, accepit panem in sanctas ac venerabiles manus suas,
et elevatis oculis in cælum ad te Deum Patrem suum omnipotentem, tibi gratias
agens, benedixit, fregit, deditque discipulis suis, dicens: Accipite, et manducate
ex hoc omnes.
Hoc est enim corpus meum.
Ordinario de la Misa
palabras sacramentales de la Consagración. La señal indica las señales de la cruz que el sacerdote hace
sobre el cáliz y la hostia, recordándonos así que solamente por los méritos de Jesús crucificado podemos
obtener las bendiciones divinas. El sacerdote entra en un recogimiento más profundo y reza en voz baja.
Ruega en primer lugar por la Santa Iglesia, por el Papa, por el Obispo y por todos los que son fieles a la fe
de la Iglesia.
A Ti, ¡Padre clementísimo!, por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
humildemente rogamos y pedimos que aceptes y bendigas estos dones,
estas ofrendas, estos santos y puros sacrificios; los cuales te ofrecemos
primeramente por tu Santa Iglesia católica, para que te dignes pacificarla,
protegerla, mantenerla unida y gobernarla por toda la redondez de la tierra,
juntamente con tu siervo nuestro Papa N., nuestro Obispo N., y todos los que
profesan íntegramente la fe católica y apostólica.
Acuérdate, Señor, de tus siervos y siervas N. y N. (nombren a los que
quieran encomendar), y de todos los circunstantes, cuya fe y devoción te
son conocidas; por los cuales te ofrecemos, o ellos mismos te ofrecen, este
sacrificio de alabanza por sí y por todos los suyos, por la redención de sus
almas, por la esperanza de su salud y conservación, y rinden sus votos a Ti,
Dios eterno, vivo y verdadero.
Unidos por la comunión de los Santos, veneramos primeramente la memoria
de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de nuestro Dios y Señor Jesucristo,
y también la del Bienaventurado José, Esposo de la misma Virgen, y la de tus
Santos Apóstoles y Mártires Pedro y Pablo, Andrés, Santiago, Juan, Tomás,
Santiago, Felipe, Bartolomé, Mateo, Simón y Tadeo; Lino, Cleto, Clemente,
Sixto, Cornelio, Cipriano, Lorenzo, Crisógono, Juan y Pablo, Cosme y
Damián, y de todos tus Santos; por cuyos méritos y ruegos concédenos que en
todo seamos fortalecidos con el auxilio de tu protección. Por el mismo Cristo
Nuestro Señor. Amén.
Rogámoste, pues, Señor, recibas propicio esta ofrenda de tus siervos y también
de todo tu pueblo; que ordenes en tu paz nuestros días, y nos libres de la
condenación eterna, y nos cuentes en el número de tus elegidos. Por Cristo
Nuestro Señor. Amén.
Te rogamos, ¡oh Dios! que te dignes hacer esta ofrenda en todo ben dita,
apro bada, rati ficada, razonable y aceptable, a fin de que se nos convierta
en el Cuer po y San gre de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo.
El sacerdote pronuncia las palabras de la Consagración en nombre de Nuestro Señor Jesucristo, o mejor
dicho, el que consagra por boca del sacerdote es el mismo Jesucristo.
El cual, la víspera de su Pasión, tomó pan en sus santas y venerables
manos (toma la Hostia); y levantando sus ojos al cielo, a Ti, Dios, su Padre
omnipotente, dándote gracias (inclina la cabeza), lo ben dijo, lo partió, y se
lo dio a sus discípulos, diciendo: Tomad y comed todos de él
See the full transcript