Prezi

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in the manual

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

¿CUÁL ES EL PAPEL QUE JUEGA EL OBJETO EN EL DESARROLLO DE LA COMUNICACIÓN DEL NIÑO?

se intentará develar el papel que juegan los objetos en el desarrollo de la comunicación desde una postura pragmatista d
by Javier Fernando Acosta rojas on 11 December 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of ¿CUÁL ES EL PAPEL QUE JUEGA EL OBJETO EN EL DESARROLLO DE LA COMUNICACIÓN DEL NIÑO?

¿CUÁL ES EL PAPEL QUE JUEGA EL OBJETO
EN EL DESARROLLO DE LA COMUNICACIÓN DEL NIÑO? Mariajo Análisis de los tres Dar cuenta a través del juego, cómo los niños
interactúan con sus padres para formar
un significado de su mundo, mediante las
acciones que realizan los niños con
Otros (Padre/Madre), sobre los objetos durante el proceso del juego. Alvaro Inicialmente Álvaro opera de manera no convencional con los objetos, es decir, que sus acciones sobre el objeto son manipulaciones diferenciadas en relación a las que A ejerce sobre éste. Ahora bien, se puede decir que Álvaro no ha constituido aun el uso convencional de los objetos presentados por A, debido a que éste muestra muestra atención hacia las acciones que A ejerce sobre el objeto pero no replica los usos. Un aspecto importante a resaltar, es la relación que las emociones y los mediadores comunicativos pueden tener al momento de converger en lo canónico o antes de lo canónico, es decir, que en lo no canónico las emociones que se acompañan de los mediadores pueden dar un indicio a que la iniciativa surja en el niño, entendiendo claro, que la iniciativa sea el momento en el que el niño “use el objeto de una manera quasi canónica” (Rodríguez y Moro, 1999. Pág. 164). En conclusión, Álvaro puede encontrarse en un momento no canónico del uso de los objetos, pero será a través de la interacción con A que sus acciones se organicen y se regulen en torno a lo canónico del objeto. Nicol En segunda instancia, los mediadores comunicativos hacen parte de la toma de iniciativa en el niño, debido a que cuando los niños interpretan las estelas de signos de A comienzan a elaborar relaciones entre Objeto y Representamen en la forma como A lo presenta. Dicho en otras palabras, los niños son interpretes de las acciones de A sobre los objetos. Caso que se puede evidenciar en Álvaro cuando observa las acciones de A que le habla y le muestra el objeto: “A le muestra el objeto a Ñ (0:01s-0:04s), mientras Ñ se fija en el objeto y segundos después coloca una de sus manos sobre el teléfono” o cuando A le pone el auricular en la oreja a Ñ éste mira a A mientras A le dice "aló, hable pues, aló"(0:29-0:32s). Conclusiones Se puede decir primero, que pocos actos de Álvaro permiten afirmar que sus usos son premisas de lo canónico, como sustento se menciona la siguiente cita de las observaciones: cuando Ñ sacude y golpea el objeto (0:12s)” o cuando “después de que A toma un cubilete y se lo enseña a Ñ, A lo manipula intentando introducirlo por uno de los agujeros, segundos después Ñ sujeta el cubilete con una de sus manos y lo mira (1:30-1:38s) Esta ultima hace referencia a las premisas de lo canónico en Álvaro debido a que los usos proporcionados de Ñ a O no sólo hacen referencia a los golpes, ajetreos y sacudidas que Ñ realiza al manipular de distintas formas el objeto. Cabe resaltar, que se ha escogido
como pilar de análisis la “iniciativa”
como una característica que se
desarrolla en los niños de la
misma forma en que los objetos
se van haciendo signos de sus usos. A lo largo de la relación se encuentra un significativo paso de uso no canónico a uso canónico en Nicol, quien usa el auricular solo para moverlo con las manos mientras mira la cámara, o para arrastrarlo (usos no aprobados por A). No obstante, luego de un primer intento de A, Nicol muestra una premisa de uso canónico y un uso canónico del objeto (teléfono), este es: Nicol toma el auricular con la mano izq. lo pasa a la derecha hasta tenerlo en sus dos manos (premisa de uso canónico) y lo dirige a su oreja derecha (uso canónico-aprobado por A). Mientras Nicol Mira hacia arriba un poco cerca a la parte derecha de la cámara. Toma el teléfono con las dos manos. Luego pasa el auricular a la mano derecha y mira la cámara, mientras sonríe. (01:03-01:20). En la Mediación Semiótica en el juego entre A y Ñ se puede observar que, Ñ no ha construido totalmente los signos para los usos de los objetos (teléfono-carro), donde A es quien por medio de Mediadores Comunicativos de uso intenta alcanzar dicho fin. Al mostrar A los posibles usos de los objetos (teléfono y carro), Ñ realiza varios usos y no siempre la misma acción mostrada por A, solo lo hace cuando A medía la relación objeto- Niño, y solo pocas veces de manera autónoma. En otras palabras, las acciones de Ñ no dan muestra de una práctica CANÓNICA establecida sino de usos y significados FLUCTUANTES de los objetos, por ejemplo que el cubilete sirve para chuparlo y morderlo como para meterlo por el agujero del carro. Cabe resaltar, que la afirmación que se hace no tiende a plantear que Ñ no posea un conocimiento acerca del juego (puesto que, Ñ realiza usos canónicos que coinciden con A), sino que, Ñ varía en los usos y significados de los objetos. Ñ interpreta por medio de los mediadores comunicativos de usos presentados por A, aunque de manera fluctuante que debe acercarse el auricular a la oreja y meter el cubilete al agujero, pero lo lleva a cabo solo cuando A comparte la responsabilidad y no solo recae sobre él. En conclusión, se puede afirmar que el conocimiento pragmático del objeto tiene mucho que ver con las Estelas de Signos que presenta A, y de la interpretación que Ñ le pueda dar a las mismas, mientras estas conlleven a acciones conjuntas de Atención sobre el mismo referente, aunque Ñ fluctúe en la convencionalidad de los signos para hacer uso de los objetos. En principio lo que se encuentra en las observaciones en Mariajo es una acción mas coordinada y especifica sobre los objetos, es decir., en cuanto al tren Mariajo muestra una clara convención en el momento de arrastrarlo (empujarlo).

Mariajo le ha asignado toda una estela de signos al objeto que le han llevado a interpretar la acción de A y de comprender en mayor medida el uso que A hace sobre los objetos. Mariajo sin asistencia alguna de A realiza el acto convencional de posicionar la bocina en su oído y en otro momento de arrastra nuevamente sin asistencia alguna de A el tren; con la bocina (1:25); con el carro (3:24s; 3:28s) es aquí donde se puede encontrar indicio que el objeto se ha consolidad como símbolo de su uso.
El lenguaje como prosodia en A influye en Mariajo. En una de las observaciones cuando imita la verbalización que A hace repetidas veces diciendo; aloooó, en referencia a Mariajo mientras manipula el teléfono; Ñ, en el momento en que A interactúa con el objeto con ella acercando la bocina hacia Ñ verbaliza; " aaahhoo" (1:02s)
Hay un momento significativo en el cual la interpretación de Mariajo no esta en relación con el uso que A hace con el objeto, pero la intención es bien leida por ella; “Llamar al Papito” -A verbaliza "Al papito¡ llame al papito Hugo¡"(1:35s) Ñ lo observa detenidamente y camina a la sala mientras verbaliza; "Paaa´aaa¡¡¡¡" (1:39s). En definitiva; Mariajo comprende una cantidad considerable de las verbalizaciones de A y de la acción con los objetos, esto se evidencia significativamente en el hecho de que A disminuye la cantidad prosódica y utiliza mas el señalamiento con Mariajo, se ve que hay un símbolo en el acto de señalar que ya se ha constituido en Mariajo el cual, esta es capaz de comprender. En primera instancia cuando los niños empiezan a tomar iniciativa pasan de los usos físicos y no canónicos sobre el objeto a acciones mas especificas como las de A. Por ejemplo cuando Álvaro (bebé de siete meses) realiza acciones sobre los objetos, sus acciones son centrifugas aun, en adición a los mediadores comunicativos de A que se basan en demostraciones del objeto con Nicol (bebé de 10 meses) que presenta iniciativas pero con usos y significados fluctuantes, es decir, que Nicol por su cuenta realiza el uso convencional sobre los objetos, pero también da un uso no convencional a los mismos: usa el cubilete tanto para chuparlo y morderlo (uso no canónico) como para introducirlo en el agujero (uso canónico y aprobado por A). La diferencia entre los dos niños anteriores y Mariajo puntualiza en la acción mas dirigida e independiente, es decir, voluntaria, de la cual A sólo aporta una cantidad de signos de los cuales Mariajo puede “abducir” algunas acciones de A y por tanto realizar su propio comportamiento sobre el objeto. Claro está, sin excluir a A en la interacción con éste. La constitución del signo no se da de forma arbitraria y al igual que el desarrollo se da de manera constructiva y reconstructiva a través del tiempo, evidenciado en el caso del bebé de 7 meses, 10 meses y 13 meses. Esto se va fortaleciendo durante las condiciones de interacción con el mundo de los objetos en relación con un mediador que facilite la entrada del niño al mundo del uso canónico y por ende a la consolidación de la significación a través del uso (estadios pre lingüísticos). Partiendo de la noción que dicha constitución no es un proceso unidireccional, sino precisamente, un proceso en el cual tanto el niño como el adulto confluyen activamente en la acción sobre los objetos. La entrada al mundo de los usos canónicos de los objetos encuentra en la interacción que el niño y el adulto establecen frente a un objeto manipulable y posteriormente utilizable, sin embargo, un componente esencial para que esta interacción se dé radica en la atención conjunta entre los dos sujetos, en tanto el adulto interprete o intente interpretar las estelas de signos que el niño produce cuando está en presencia de este y del objeto y del mismo modo sobre la atención que el niño logre sobre la acción del adulto sobre el objeto lo cual lleve con el tiempo a constituir el signo y posteriormente a organizado en formas simbólicas de uso frente a el objeto que permitan la germinación del uso canónico de este para el niño y por ende la germinación del lenguaje. Sobre el aspecto de la iniciativa, se le puede concebir como uno de los pilares de lo convencional, pues en tal fenómeno el niño se apropia del objeto y de su uso a veces no tan canónico como el de A, pero si le acerca a lo que en un futuro desarrollará como lo simbólico. En el caso de la presente investigación, se obtuvo que la iniciativa es un aspecto importante para el desarrollo del uso convencional y por tanto del lenguaje, puesto que el niño de siete meses al no poseer iniciativa sobre los objetos le exigirá a A mas participación sobre el juego que la propia por parte del niño; mientras que en niveles mas posteriores (10 y 13 meses) a iniciativa permite una interacción un poco mas rica en referente al objeto en común debido a que no sólo A deberá ostentar y demostrar el objeto, sino que el niño también generará usos desde su participación.
See the full transcript